La muerte del cura (Capítulo 4) 

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Un  hombre  amarra  un niño  desnudo  a  una  cruz,  sujetándolo  con  cuerdas,  y  lo  deja  de  alimento  a  los  cuervos”.

Marqués  de  Sade <<120  días  de  Sodoma>>. 

 

Ya  ha  pasado  un buen  de  tiempo  de la  muerte  del  cura,  de  los  curas,  cuando  apareció  otro   sacerdote  asesinado.

Definitivamente  esta  muerte  de  éste  último  cura,  no  es  fruto  del  serial.

Tenía   69  puñaladas  en  todo  el  cuerpo,  también  lo  castraron,  pero  su  castración  fue  muy  sucia,  las  otras  fueron  quirúrgicas  y  perfectas,   el  asesinato  de  éste  último  fue  todo  un  desorden  y  dejaron  muchas  huellas  tanto  de  manos,  como  de  pisadas.

No  tardaremos  de  dar  con  el asesino  de  ésta  última  muerte,  pero  no  es  el  mismo  de  las  otras  7  muertes.  Todo  pinta  un  crimen  pasional,  lo  más  seguro  es  que  lo  haya  asesinado  un  amante  descontento  por  no  cumplirle  un  capricho.

Además,  el  ahora  asesinado  es  de  la  confianza  del  obispo,   era  el  que  se  relacionaba  directamente  con  el  gobernador,  le  llevaba  los  cheques  de  pago  mensuales  al  obispo,  una  cantidad  nada  despreciable  para  callar  los  berrinches  de  “denuncia”  del  obispo.   Era  bien  sabido  entre  los  pasillos  del  palacio  de  gobierno,  que  éste  cura  llevaba  una  vida  homosexual  desenfrenada,  el  gobierno  pagaba  sus  despilfarros  económicos  para  sus  fiestas  gay  y  viajes  al  extranjero,    se  rumoraba  que  llevaba  jovencitos  para  las  orgías   del  gobernador  y  del  obispo,  carne  virgen  y   fresca ¡Hijos  de  puta!.

No  creo   en  el  infierno,  pero  gustaría  ver  arder  a  todos  esos  hijos  de  puta  que  no  llenan   de  poder  y  dinero.

La   gente  después  de  las  muertes  de  los   curas,  comenzaron  a  pensar,  y  a  pensar  juntos.

Comenzaron  a  cuestionar  a  la  jerarquía  católica,  otros  no   menos  empezaron  a  desconfiar  de sus  pastores  y   también  se  unieron  las  otras  confesiones  de  fe,  otros  más  no  menos  críticos,  decidieron  convocar  en  las  plazas  públicas  para  buscar  acciones  ante  estas  situaciones  que  eran  nuevas  en  la  ciudad.  Con  los  asesinatos  la  gente  comenzó  a  ver  el  verdadero  rostro  de  sus  pastores.

Las  personas  de  esa  ciudad  tranquila  y  tradicionalista,  donde  nunca  pasaba  nada  aprendió  a  no  mirar  para  otro  lado,  descubrió   cómo  era  verdaderamente  su  clero,  sólo  buscaban  dinero  y  en  su  mayoría  eran  homosexuales.

Las  mujeres  y  los  hombres  comunes  corrieron  la  voz  para  hacer  un  boicot   económico a  la  Iglesia,  comenzarían  por  no  dar  colectas  en  las  misas,  no  pagar  por  los  sacramentos  y  no  dar   el  diezmo.

Esto  sólo  sería  el  principio,  pues  después  vendría  el  boicot   contra  el  gobierno,  de  hecho  hubo linchamientos  contra  los  políticos, pocos pero  los  hubo,  esto  sirvió   para  que  huyeran   y  dejaran  sus  puestos  públicos.

La  ciudad  perdió  el  miedo, comenzaron  a  cuestionar   todo y   a  todos,  por  fin  rompieron  las  cadenas  de  la  ley  del  silencio   y  de la complicidad,  se  unieron  para  contra   todo  atropello, vinieran  de  quien  viniera.

En los  anales  de la  historia  de  esa  ciudad,  se  cuenta  que  este  fue  el  último  encuentro  entre  el  gobernador  y  el  obispo.

  • ¿Qué  vamos  hacer?
  • Me  exilio  y  dejo  el  cargo,  mi  partido  me  ha  dado  la  espalda  y  me  ha  dejado  que  me  rasque  con  mis  propias  uñas,  y  el  presidente  no  me  contesta,  mucho  menos  me  atiende. Lo  bueno,  con  todo  lo  que  me  he robado,  puedo  vivir  tranquilamente.
  • El  Vaticano  ya  puso  su  mira  en  mí,   me  va   a  sacrificar,  no  me  van  a  defender.
  • ¿No  que  los  obispos  eran  eternos  e  intocables?
  • A  la  puta  de  Babilonia,  siempre  hará  lo  que  le  conviene,  que  es  mantener  el  poder  y  el  dinero  con  una  imagen  de  “santa”.
  • Nunca   imaginé   que  llegara  un  día  como  éste,  en  el  que  el  pueblucho   se  uniera   para  pedirnos  cuentas.   Haya  sido  como  haya  sido  monseñor,  nunca  olvidaré  nuestras  fiestas ¿Tú?

“Apártate  de  los  que  tienen  la  mente  corrupta.  Están  tan  alejados  de  la  verdad  que  para  ellos  la  religión  es  puro  negocio”.

Biblia  N. T. 1ª Timoteo 6, 5 -.  

Algunos   sacerdotes  comenzaron   a  dejar  solas  las  Iglesias  y  los  pocos  que  se  quedaban,  eran  cuestionados   hasta  la  más  mínima  acción.

Las  iglesias  comenzaron  a  ser  dirigidas   por  las  y  los  laicos,  estaban  naciendo  en  las  parroquias  los  liderazgos  colectivos,  sin  la  necesidad  del  clero.

Lo  que  se  estaba  viviendo  en  aquella  ciudad,  no   tardó  en  hacerse  viral  en  todas  las  redes  sociales  a  nivel  mundial.

Se  rumoraba  en  los  pasillos  de  la  Roma  eterna,  la  manera  de  convocar  a  un  nuevo  concilio,  para  tratar  la  problemática  de  esa  diócesis,  pues  ésta  fue la  que  derramo  la  gota  del  vaso  y  destapó  lo  inevitable,  la  cloaca  que  era  la  jerarquía  católica,  estaba  en  juego  la  humanidad  de  su  jerarquía  y  la  credibilidad  de la  Iglesia.

El  sonido  de la  lluvia  en  los  techos  de las  casas  y   en  las  calles,  era  como  el  de  un  arrullo   celestial,  estaba  cayendo  la  tarde,  cuando  un  figura  clerical  se  acercaba  a  la  casa  del  obispo.  Sonó  el  timbre  de  la  puerta  donde  su  eminencia  había  gobernado  por  más  de  11  años.

En  el  micrófono  se  escuchó  una  voz   de  mujer  serena  y  dulce.

  • ¿Quién  es?
  • Soy  el  padre. . .  Vengo  a  hablar  con  monseñor.
  • ¡Ah  padre!  Adelante.

Continuará. . .

“Por  los  muertos  nadie  paga  tragos,  pensó. . .

La  muerte  es  una  neblina  que  al  principio  desorienta,  pero  que  después  se  va  disipando.

Es  el  fin  de  la  memoria,  también  el  principio  de  los  recuerdos”.

Alejandro  Páez  Varela <<El  reino  de  las  moscas>> Ed. Alfaguara 2012. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Anuncios

La muerte del cura (Capítulo 3)

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

antes  que  el  poderoso  César  cayera,  quedaron  vacíos  los  sepulcros,  y   los  amortajados   cadáveres  vagaron  por  las  calles  de  la  ciudad  gimiendo  con  voz  confusa”.

William Shakespeare <<Hamlet>> Ed. Salvat 1969. 

 

En el  transporte  público:

  • ¡Están  matando  sacerdotes! Esto  no  había  ocurrido  nunca  en  nuestra  tranquila  ciudad.
  • ¿Esteremos  ante  el  juicio  final?  Aunque,  se  dice  que  los  padres  que  mataron,  se  lo  merecían,  pues  eran  pederastas.
  • ¿Estás  segura?
  • No,  pero  ¿por  qué  los  matarían?  Algo  debieron  haber  hecho.
  • No  creo,  que  esos  padrecitos  hayan  sido  violadores  de  niños.
  • Mira,  primero  habían  dicho  que  habían  muerto  por  enfermedad,  ahora  nos  salen  que  los  asesinaron  y  no  creo  que  su  muerte  haya  sido  así  como  así.
  • ¿Nos  estarán  ocultando  algo?
  • Pues  el   gobierno  y  la  iglesia  en  más  de  una  ocasión  se  ponen  de  acuerdo,  además  la   iglesia  casi  siempre  ha  estado  del  lado  que  le  conviene,  y  el  gobierno  no  se  diga,  está  peor.
  • ¡Ay  manita  en  éstos  días  en  quién  hay  que  creer!

Estos  asesinatos  me llevan  a  un  callejón  sin  salida,  no  hay  lógica  en  ellos.  Esos  sacerdotes  serían  elegidos  al  azar,  o  tendrían  algún  sentido,  aunque  la  muerte  así  de  esa  manera  carece  de  toda  lógica.  Aunque  de  lo  que  más  estoy  asombrado  es  del  resto  del  clero.

Ahora  que  estoy  entre  las  sotanas,  me  cercioro   que  la  mayoría  del  clero  es  homosexual,  el  equipo  del  obispo  que  se  rodea  llevan  una  vida  muy  libertina  y  de  despilfarro,  en  especial  un  sacerdote  del  consejo,  o  no sé  cómo  le  llaman  ellos,  pero  es  el  que  tiene  más  poder.   Es  de  conocimiento  público  sus  fiestas  gay   y  está  rodeado  de  puros  efebos,  incluso  lo  que  he  descubierto,  es  que  le  lleva  jovencitos  a  las  fiestas  privadas  del  gobernador  y  a  sus  compinches.

Esto  ante  los  ojos  de  los  católicos  conservadores,  no  creo  que  sea  bien  visto.  Aquí  es  donde  no  entiendo  a  la  iglesia  católica,  no  voy  a  misa,  no  me  considero  católico  y  ¿creer  en  Dios?  Pero  estoy  enterado  que  su  discurso  es  homofóbico,   pero  en la  vida  real  sus  sacerdotes  en  su  mayoría  son  homosexuales,  se  contradicen  ellos  mismos,  no  son  honestos.

¿Qué  significará  en  todas  las  escenas  de  los  crímenes  los  cuerpos  tengan  aceite?

Ellos  le  llaman  la  extremaunción,  o  algo así  ¿los  ungieron  antes  de  su  muerte?  Lo  que  si  revelan  las  autopsias,   es  cuando  los   castraron   todavía  estaban  vivos.

¿Será   acaso  un  sacerdote  el  asesino?  O  ¿alguien  que  esté  imitando  a  un sacerdote?

Anda  muy  tenso  el  clero,  algunos  otros  con  miedo  y   otros  no  menos,  muy  cuidadosos.

Tiempo  después,  en  la  terraza  de  la  casa  del  obispo,  últimamente  han  tenido  reuniones  extraordinarias  y  no   oficiales:  su  eminencia  y  el  gobernador.

  • Nosotros  no  tenemos  nada  qué  ver  con  esas  muertes  monseñor.
  • ¿Seguro?
  • Sí,  ahora  no  hemos  metido  la  mano  en  esas  muertes,  si  hubiéramos  sido  nosotros,  habríamos  matado  a  otros  padres,  que  esos  sí,  que  nos  estorban  ¿seguro  que  a  ti  no  te  estaban  estorbando  esos  sacerdotes?
  • No.  Lo  habría  hecho  más   fácil,  los  hubiera  cambiado  de  parroquia,  o  los  hubiera  mandado  a  un  retiro   por  varios  meses,  en  último  caso,  les  hubiera  quitado  el  ministerio  sacerdotal  y  reducirles  a  laicos.
  • Ahora  sí,  que  tendremos  que  investigar  en  serio: ha, ha, ha.
  • Por  cierto ¿cómo  van  las  investigaciones?
  • Ninguna  pista  sobre  el  asesino  o  secta  satánica  puede  ser.  Eso  sí,   monseñor  tienen  bien  checado  a  tu  clero,  parece  que   los  muertitos,  sí  eran  buenos  y  los  que  te  quedan  son  puros  vividores  y  homosexuales,  pero  bueno,  esto  te  tiene  sin  cuidado,  pues  los  verdaderos  hombres  como  nosotros  de  poder,  solamente  somos  dignos  de  ser  amados  por  otro  hombre,  los  jodidos   nunca  van  entender  eso.
  • En  estos  días  me  está  invadiendo  el  terror,  creo  que  ahora  sí  que  debemos  de  preocuparnos.
  • ¿Preocuparnos?

“Todas  sus  puertas  desoladas,  sus  sacerdotes  gimiendo,  afligidas  sus  vírgenes ¡Y  ella  misma  en  amargura!”.

      A.T. Libro  de  las  Lamentaciones 1, 4 -.

A  estas  alturas  el  obispo  estará   un  poco  nervioso,  las  muertes  comenzaron  a  sembrar  lo  que  esperaba,  tal  vez  es  hora  de  darle  una  visitada  a  su  eminencia,  por  lo  pronto  sigo  disfrutando  el  placer  que  me  da  ésta  pieza: Duettino  Sull’ Aria Le  Nozze  di  Figaro.

Se  le  ve  como  ser  humano  libre  y  sin  remordimientos,  echado  en  su  sofá  reclinatorio,  se  va  perdiendo  en  esa  bella  pieza  de  ópera.

Continuará. . .

“La  locura  es  como  una  manifestación  en  la  humanidad,  de  un  elemento  oscuro  y  acuático,  sombrío  desorden,  es  el  caos  en  movimiento”.

Michel Foucault <<Historia  de  la  locura  en  la  época  clásica>> Ed. FCE. 2002.

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

La muerte del cura (capítulo 2)

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“No  cometerás  actos  impuros  nunca  más ¿correcto? ¿correcto,  inmundo  pedazo  de  mierda, correcto? . . .

Quedaba  claro  que  aquél  era  un  caso  muy  especial,  y  la  identidad  del muerto  debía  seguir  siendo  un  secreto.

Por el  bien  de   todos”.

Juan  Gómez  Jurado <<El  espía  de  Dios>> Ed. ROCA 2006.

 

En  la  oscuridad  se  escuchaba  el  Pace  pace   de  Verdi  y  no  se  cansaba  de  ver  una  foto  de  una  joven,  tenía  menos  de  un  año  que  no  sabía  de  ella,  y  hasta  ahora  no  sabía  nada  de  ella,  pero  ahora  no  se  aburría  de  ver  su  foto.  Era  una  foto  reciente,  del  mes  pasado.

Dejó  de  ver  la  foto,  pues  eso  lo  distraía  de  los  pensamientos  que  últimamente  le  ocupaban.

Le  gusta  escuchar  ópera,  para  concentrarse  eso  le  ayudaba,  se  imaginaba  que  andaba  en  Italia,  no  le  gustaba  viajar,  pero  el  cine,  la  literatura  y  la  música  eran  sus  boletos  para   viajar,  sin  la  necesidad  de  moverse  de  su  casa.

Habían  transcurrido  varias  semanas  de  la  muerte  del  cura.

Su  muerte  pasó  como  una  cucaracha  en  busca  de  un  pedazo  de  mierda,  como  algo  normal,  no  provocó  lo  que  se  esperaba  en  la  opinión  pública,  ni  siquiera  se  abrió  una  línea  de  investigación.

Evangelio  según  San  Lucas  17, 36 -. “Y  le  dijeron: ¿dónde  está  Maestro? Él  les  contestó:  donde  esté  el  cuerpo,  allí  se  reunirán  los  buitres”. 

Volvió  a  ocurrir.

Otro  asesinato,  de  igual  manera  y  también  la  víctima,  una  vez  más,  era  un  sacerdote.

Así  fueron  apareciendo,  más  sacerdotes  muertos,  el  tiempo  entre  uno  y  otro  era  de  un  mes,  en  dos   ocasiones  fue  de  dos  meses.  Hasta  la  fecha  suman  ya  7  víctimas.

Los  medios  comprados  decían  la  misma  mentira,  no  fue  hasta  que  otros  medios  de  comunicación  foráneos,  manejaban  otra  versión  a  la  oficialista;  hablaban  de  asesinatos  y  no  de  muertes  por  enfermedades,  se  decía   que  el  Vaticano  tenía  puestos  sus  ojos  en  la  diócesis.

Comenzaban  los  rumores  entre  las  calles  de la  ciudad  y  en  las  redes  sociales  corrían  un  sin  fin  de  hipótesis,  los  rumores  corrieron  como  una  epidemia,  ya  era  imposible  detenerlos.

Se  abre  una  investigación,  el  obispo  no  tenía   opción,  tuvo  que  hablar  de  las  muertes  recientes  de  sus  curas,  que  ya  no  era  uno,  sino  7.

En  la  ciudad  se  comenzaba  a  respirar  un  clima de  miedo,  de  confusión  y  más  que  de  terror.

Los  mediocres  investigadores,  solamente  se  entretenían   y  se  burlaban.

Pero,  entre  la  inmundicia   y  la  mediocridad   también  surge  la  radicalidad  y  la  responsabilidad.

Él,  sí  que  era  un   inepto,  al  menos  esa  era  imagen  que  tenían  sus  compañeros  y  su  jefe,  más  bien  dicho,  él  creía  en la  verdad  y  en la  justicia,  solamente  se  esforzaba  en  hacer  con  totalidad  su  trabajo,  eso  lo  llevaba  a  ser  incómodo  ante  la  corrupción  que  se  vive  a  diario  en  la  ciudad.

Como  una  hormiga,  lleva  el  recuento  de  los  asesinatos  y  bien  detalladamente  las  investigaciones,  no   creía  en  Dios,  pero  esos  asesinatos   le  llevó  a  creer  que  para  eso  había  nacido,  para  resolverlos,  se  lo  tomó con  el  celo  de  un  monje  de  la  edad  media, casi  como  una  misión  divina.

Hasta  ahora  suman  7  víctimas   de  asesinato  brutales  y  que  sobrepasan  toda  nuestra  imaginación.

El  móvil  es  el  mismo,  estamos  ante  un  asesino  serial,  algo  nuevo  en  la  ciudad.

Las  víctimas  son  7  hombres  de  las  edades  de  entre  los  40  a  60  años.

A   todos  se  les  torturo  de  diferente  manera, pero  a  todos  sin  excepción  se  les  cortó  los  testículos  y  el  pene,   se  los  metieron  en  su  boca  y  en  su  ano.

No  hay  evidencia  de  que  el  asesino  o  asesina,  no  hay  que  descartar  que  pueda  ser  una  mujer  la  asesina,  no  hay  pista  de  que  haya  entrado  por  la  fuerza,  pues  hasta  ahora  no  se  ha  encontrada  violentada  las  entradas  de las  casas.  Queda  descartado  que  haya  sido  el  narcotráfico.

Todos  fueron  por  la  noche  entre  las  21: 00  y  00: 00  horas.

A  todos  se  les  descubrió  por  la  mañana  antes  del  mediodía,  más  tardar.

Los  rumores: ¡están  matando  sacerdotes! ¡es el   juicio  final!

Lo  que  le seguía  cuestionando   eran  las  víctimas,  recabando  información  entre  la  gente  de  las  parroquias  y  la  curia,  se  decía  de  ellos,  sin  excepción  que  eran  buenos,  demasiado  buenos.

Investigando  sus  computadoras,  móviles,  correos,  llamadas,  su  vida  íntima  no  veía  nada  que  estuviera  fuera  de  lugar,  todos  eran   hombres  heterosexuales,  sin  vida  sexual  activa,  ni  siquiera  en  sus  computadoras  había  registro  que  fueran  aficionados  a  la  pornografía,   no  tenían  amante,  ni   hijos,  no  tenían  deudas  económicas. Llevaban  una  vida  muy  tranquila  y   muy  acorde  a  su  ministerio,  se  veía  a  leguas  que  eran  fieles   y  responsables  ante  su  investidura  y  misión.

La  primera  impresión  que  daban   los  asesinatos  eran  de  venganza,  por  su  forma  tan  cruel  y  bizarra  de  llevarlos  a cabo,  pero  las  víctimas  no  encajaban.  Era  claro  que  la  asesina  o  el  asesino  no  lo  motivaba  la  venganza  o  el  ajuste  de  cuentas,   cada  vez  que  se adentraba  en  la  profundidad  de  esas  muertes,  se  convencía  que  el  serial   estaba  mandando  un  mensaje,  pero  ¿qué  nos  quiere  decir?  Y  ¿quién  o/a  quiénes?

Saboreando  un  whisky  en  las  rocas  el  gobernador  y  el  obispo  mantienen  una  conversación  de  hastío.

  • Monseñor  te  están  asesinando  a  tus  curas.
  • Ya  lo  sé,  no  necesitas  traérmelo  a  la  mente.
  • Estos  asesinatos  nos  caen  como  oro,  la  gente  se  está  distrayendo  en  eso,  no  hablan  de  otra  cosa  que  la  muerte  del  cura.  (Ha, haa, haaa)  Hasta  hablan  del  juicio  final.  Se  olvidan  de  los  fraudes,  de  nuestros  robos,  y   de  los  desaparecidos  y  de  la  problemática  del  estado. Oye  y  tú  crees  en  Dios  monseñor  y  en  esas  cosas  que  dices  los  domingos  en la  catedral. . .

De  verdad ¿Tú  no  estás  detrás  de  todo  esto  monseñor?

  • La  misma  pregunta  te  hago  a  ti.

Continuará. . .

“Pero ¿por qué? ¿para torturarlo?  No  creo  que  lleguemos  jamás  a  saberlo.  Nunca  sabremos  quién  fue,  ni  por qué,  ni  qué  ocurrió  en  aquella  casa  aquella  noche”.

Truman  Capote <<A  sangre  fría>> Ed. DEBOLSiLLO  2015. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

La muerte del cura

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Capítulo 1

 

El  teléfono  de  la  oficina  de  la secretaria  particular  del  obispo  no  dejaba  de  sonar,   son  de  ese  tipo  de  llamadas  que  intuyes  que  ya  te  cargó  la  chingada.

Desde  los  primeros  minutos   de  aquel  amanecer   de  aquel  invierno ¡Bendita  mañana!  Por  no  decir  mal agraciada  mañana.

¿Quiénes,  o  quién  desesperadamente  buscaba  hablar  con  el  obispo?

En  su  desesperación  querían  parecer  a  unos   diques  que  detuvieran,  algo  que  ni  su  imaginación   podría  concebir,  una  avalancha  que  no  saben  por  dónde  los  sorprendió.

Las   radios  de  los  policías  se  escuchaban  claves,  las cuales,  cuando  eran  escuchadas  en  algunos despertaba  miedo  y  asombro,  en  otros  no  menos,  burlas.

Los  medios  de  comunicación con  que  uno  se  haya  enterado,  corrían  la  voz  que  algo  inusual  había  ocurrido.

No   fueran  extraordinarias  las  llamadas,  sino  fueran  del   gobernador.

Era  el  mismo  gobernador  que  buscaba  con  tanta  insistencia  hablar  con  el  alto  jerarca  de  la  iglesia  católica  de  su  estado  al  mando.

Llegó  el  momento  que  atendió  la  llamada  el  obispo,  en  su  móvil  privado.

  • ¿Monseñor?
  • Sí. . .
  • Me  están  informando  los  peritos  que  hay  un  cuerpo  de  un  hombre  más  o  menos  de  50  años,  sin  vida.   Es  sacerdote.
  • Sabes  ¿quién  es?
  • Si
  • ¿Y   hay  algún  problema?
  • Pues. . . Si
  • ¿Cuál  es?
  • La  forma  en  que  lo  encontraron
  • (Silencio  un  poco  largo  e  incómodo). . .  Adelante
  • Fue  asesinado  y   torturado.   Lo  castraron,  para  meterle  sus  propios  testículos  a  la  boca  y   el  pene  se  lo  introdujeron  a  su   ano.
  • (Silencio  un  poco  largo  de  no  comprensión)
  • Me  imagino,  que  no  quieres  que  se  ventile  esto,   en  los  medios  monseñor,  por  eso  estoy  hablando  contigo.

Esa  ocasión   fue  la  primera  vez  que  el   obispo  no  salía  en  su  automóvil  de  lujo  con  su  chofer,  también  salía  por  primera  vez,  sin  su  hábito  y  su  vestimenta  de  púrpura.

Ahora,  era  todo  un  civil  de  a  pie,  común  y  corriente  con  gorra  y  gafas  oscuras,  como  si  se  estuviera  escondiendo  de  un  club  de  fans.

El  destino:  la  parroquia  donde  encontraron  asesinado  a  uno  de  sus  curas.

¿Qué   le  estará   pasando  por la  mente  al  obispo?

Le  conocía  poco,  pero  lo  suficiente  para  saber  que  ese  sacerdote  pasaba  desapercibido  y  que  era  de  los  más  íntegros  de  su  clero.

Al  entrar  a  la  habitación,  el  obispo  se  convenció  de  lo  que  dijeron  por  teléfono:  era  el  padre  Luis  Anguíano  Zárate,  de  54  años,  era  de  los  curas  más  obedientes  y  que  menos  le  causaba  problemas  a  su  eminencia.

El  gobernador   y   el  obispo  tuvieron  una   breve  conversación,  en  el baño  de  la  habitación  del  ahora  occiso.

El  gobernador  salió  primero,  se  dirigió   directo  a  los  medios,  que  ya  abundaban  como  una  pandilla  de  moscas,  sedientas  de  mierda.

Se  confirma: acaba  de  morir   el  padre  Luis  Anguíano   Zárate,  las  primeras  indagaciones  son,  que  fue  un  paro  cardíaco.  Hoy  nuestra  ciudad  está  luto,  pues  acaba  de  perder  a  un  hombre  santo  y  humilde.   Les   pido  de  favor  que  no  publiquen  nada,  hasta  que  se  les  informe  a  sus  familiares,  gracias.

En  privado  a  los  que  se  encontraban  allí,  se  les  dio  línea,  que  se  dijeran  eso  a  todo  aquel  que  preguntara,  era  la  versión  oficial,  ya   estaban  acostumbrados  a  esa  orden.

Al  obispo  y  al  gobernador,  se  les  notó   despreocupados,  más  al  obispo,  su   rostro  no  reflejaba  dolor  alguno,  por  descubrir  esa  mañana  fría,  a  uno  de  sus  sacerdotes  muerto,  aunque  deberíamos  de  decir  asesinado  de  una  manera  muy  bizarra  y  cruel.

Los  dos   van  caminando  muy  campantes,  como  si  no  hubiera  pasado  nada,  se  fueron  almorzar  a  una  casa  de  seguridad  del   gobernador.

Dan  la  impresión  que  no  les  preocupa  la  tormenta  que  se  avecina,  un  pronóstico  que  nadie  había  previsto  y  que  derrumbaría  toda  quietud  que  se  vivía  en  la  ciudad.

Continuará. . .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán 

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor 

         

Sobre las visiones de Sor Gofina III 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

¿Cómo  están  mis  queridas  y  queridos  fieles? ¿Cómo se  dice?. . .

¡Bendecidooos! Amén.

He  andado  muy  ocupada  con  la  canonización  de  nuestro  próximo  patrono  en  vida,  el  casi  Beato  Humberto Moreira Valdez – PRI,  sin  olvidar  a  nuestro  amado  Padre  Marcial Maciel  fundador  glorioso  de  los  Millonarios  de  Cristo.

El  Espíritu  Santo  y  yo  hemos  decidido  como  ya  saben,  iniciar  la  congregación  de  las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas;  bajo  la  bendición  de la  Virgen  del  Chorro  Parado.

Que  día  a  día  crece  el  número  de  seguidoras  y  seguidores  a  mis  visiones,  que  todo  sea  para  gloria  de  nuestro  crecimiento  económico,  para  seguir  llenando  las  arcas  de  la  jerarquía  católica  y  de  los  partidos  políticos.

¡Bienaventurados  aquellas  y  aquellos  que  no  leen para  no  pensar  y  actuar!

Así  es,  mis  queridas – queridos  seguidores,  no  hay  mejor  manera  de  ser  católico ¡No  lean!  Esto  les  hará  mucho  daño,  les  quitará  lo  ignorante  y  lo  mediocre  y  nuestros  Padres  fundadores  los  quieren  así,  de  pasivos  e  iletrados  para que  sigan  indiferentes  y  pasivos.

Le  he  dicho  que  no  vayan  a  misas  donde  los  pongan  a  pensar  para  dar  razón  de  su  fe,  y  mucho  menos  asistan  a  misas  donde  se  hable  de  justicia,  menos  donde  difaman  a  nuestro  Profe bailarín,  el casi  santo  Don Humberto Moreira Valdez – PRI,  saben  de  antemano  que  él  es  un  ángel  enviado  por  nuestro  glorioso  PRI  para  su  bienestar,  saben  que  con  su  hermano  en  el  poder  es  lo  mejor  que  nos  ha  pasado  en  estos  últimos  años.

Las  y  los  invito  a  que  sigan  asistiendo  a  misas  y  a  parroquias  donde  los  duerman  en  las  eucaristías,  donde  se  rinda  culto  divino  a  sus  párrocos  y  donde  no  se  trabaje  por  el  Reino  de  amor  y  de  justicia.

Sigan  asistiendo  a  parroquias,  donde  no  hay  transparencia  en  las  cuentas  económicas,  donde  el  párroco  controla  todo  su  dinero,  donde  les  sigan  dando  homilías  espiritualoides  y  los  duerman  para  que  todo  siga  igual.  Vayan  donde  sientan  bonito  y  les  pongan  los  ojos  en  blanco  y  los  desmayen  en  “descanso  en  espíritu”.

Llenen  aquellas  parroquias,  donde se  fomente  la  corrupción  y  todas – todos  sean cómplices  unos  con  otros  y  no se  rindan  cuentas  de  nada,  sigan  rezando  el  rosario  y  pidan  milagros  a  nuestro  amado  Padre  fundador  Marcial Maciel  y  al  Profe  bailarín y  verán  como  nuestro  México  renacerá  grande  con  sus  mega deudas  estatales.

Piden  la  bendición  de  nuestro  amado  Norberto Rivera Carrera,  con  eso  les  bastará.

Y  por  último,  antes  de  despedirme,  no  le  apuesten  a la  verdadera  educación,  la  educación  los  hará  libres  y  verdaderos  ciudadanos,  así  no  entrarán  al  Cielo,  es  mejor  que sigan  así,  sin   moverse  y  de  agachones  para  gloria  de los  nos  mandan.

No  se  les  olvide  mandarme  su  dinero,  ahora  estamos  haciendo  una  colecta,  para  juntar  dinero  para  ir  a  Jerusalén,  pues  vamos  a  traer  el  prepucio  de   San  Díaz  Ordaz – PRI,  su  reliquia  visitará  sus  parroquias  para  reforzar  a  todas  las  lideresas  y  comelonches.

Número  de  la  cuenta  bancaria  del  Banco  Mundial  del  Vaticano  donde  pueden  depositar  su  dinero: 901 575 666

¡No olviden  que  hay  que  seguir  pagando  impuestos  a  nuestro  narcogobierno  y  seguir  dando  su  dinero  ciegamente  a  las  alcancías  de la  jerarquía  católica!

Entre  más  dinero  den  a  sus  párrocos,  a  mí  y  mi  congregación,  serán  más  bendecidos  y  así  apartarán  su  pasaporte  directo  ViP  al  Cielo.

¡Paz  y  bien!

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Prosa perdida

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen tomada de es.pinterest.com

imagen tomada de es.pinterest.com

 

“Cuando  esté  en  las  puertas  del  cielo.

Esto  formará  parte  de  mi  videotape”.

<<Radiohead  de  su  rola: Videotape>>

 

Ya  no  sé  dónde  vivo,  pero  bastó  un   beso  tuyo  para  desencadenar  toda  la  furia  de  mi  vientre   reprimida,  que   tu  sexo   liberó.

No  digo  que  hayas  sido  el  único,  ni  el   último,  soy   una  creyente  de  los  instantes,  mi  existencia   está  hecha  de  trozos,  de  sobras,  no  tengo   tiempo   para  creer  en  Dios,  y   no   puedo   darme  el  lujo   de  creer  en  la  eternidad,  esas  banalidades  son  para  los  demás,  no  para  ti,  o  para  mí.

La  muerte  siempre  va  conmigo,  aunque  todavía  no  se  atreva  abrazarme,  pero  aquí  está  en  este  instante,  siempre   me  acompaña   cuando  tú no  estás  a  mi  lado.

¿A   quién  jodidos  le  importa  la  verdad   en  este  momento?

¿Qué  es  más  real,  la  verdad  o,  el amor?  Sólo   tengo   la  certeza,  de  que  te  tuve  entre  mis  piernas,  esa  es  la  única  realidad.

Ahora  mi  memoria  anda  deambulando  entre  las  sombras   de  tus  recuerdos,  que  con  el  paso  del  tiempo,  serán  reliquias   de  la  santificación  de  alguna  vez  probamos  la  juventud.

No   suelo  ser  de  esas  mujeres  que  viven  con  miedo,  sin  embargo,  ahora   tu  sola   mirada  me  llena  de  temores,  que  basta   uno  de  ellos  para  sentirme  viva,  el  volverte  a  mirar  a   tus   ojos.

Me  siento  atrapada  como  en  aquella  novela  de   Benedetti,  con   la  necia  ilusión  de  hacer  una  tregua  con  Dios.

Una  tregua  donde   no  sienta  la  necesidad  de   creer  en  ti,  como  con  ese  Dios:  que  no   crea  en  mí  y  no  creer  en  Él,  solo  dejarnos  en  paz,  ni  Él  ni  yo,  solo  creer  en  tus  besos,  aunque  hayan  sido  besos   fariseos.

Ya  no  me  reconozco,  me  he  convertido  en  una   ficción  nauseabunda,  en  una  historia  más   que  extraña,  cada   día   que  pasa  frente  a  mí,  me  convenzo   que  todo  lo  hemos  hecho  mal,  o   hemos  creído  equivocadamente.

El   rompimiento  de  la  memoria  tendrá   sentido,  para  alguien  que  no  sea   la    historia   que  he  sido  hasta  éste  instante ¡malditos   instantes!

Despertarás   en  algún  abril   y   darte  cuenta  que  estás  viva,  que   tal vez,  tomaste  la  vuelta  de  la  esquina  equivocada  ¿jodidamente  cómo  saber  que  estás  equivocada?

En  más  de  una  ocasión  luché   por  tu  sonrisa  escasa,  ahora  me  voy   al  exilio  de  la  patria  de  tu  cuerpo,  ya  no  recorreré  los  mapas  de  aquel  cuerpo  que  me  llevo  a  sentirme  viva,  más  que   viva,  tal  vez,  nunca  te  des  cuenta  lo  que  un beso   tuyo  despertaba  a  media  noche.

Contigo  no  existía  la  normalidad,  eres  un  caos,  ese  orden  que   casi   medio  mundo  le  tiene  miedo,  ahora  la  gris  rutina   ha   vuelto,  y  de  verdad   que  es  una  asesina.

Tu   llegada  era   como  una  bomba  lanzada  como  un  golpe  de  Estado,  desestabilizabas   todo.

Mis   sueños  ahora  son   espesos,  como  aquellos  cuando  duermes  despierta,  siempre  me  persigue  la  duda.   La  duda  si  fuiste  real,  o   fuiste  un  personaje  que  me  inventé  para  no  sentirme  sola.

Quisiera  desaparecerme  como   tú  lo  haces  ahora,   ser   como  aquellas  estrellas  fugaces,  o   simplemente   ser  como  los  besos  de  los  marineros  que  desaparecen   en  cada   puerto  que  visitan   y  se  van  desdibujando   entre  la  mar.

Tu   ausencia   es  como la  explosión  de  una  granada  de  fragmentos,  que  me  deja   toda   aturdida,  al  no  escuchar  tus  pasos  y  juntos   con  ellos  verte  llegar,  solo  está   ese  zumbido   en  los   oídos  que  te  desesperan  y   creer  que  está   cerca  la  muerte,  pero  no  llega.

Ahora   escribir  me  resulta  sospechoso  y  clandestino,  no   porque  infrinja  alguna  ley,  sino,  porque  nunca  supe  ser  la  revolución  que  necesitabas.

Nuestros  enemigos  no  lo  son  el  tiempo,  las  distancias,  la  vejez,  los  dogmas  o,  las   reglas  morales,  somos  nosotros  mismos ¿estaremos  vivos   para  nuestro  encuentro?

Vivir  en  la  clandestinidad  de  tu  amor,  es  una  postura  ante  la  realidad  que  nos  pintan.  La  lectura  de  tus   escasos  mensajes  se  han  vuelto  un  combate  ante  la  desmemoria.

No  se  puede  quedar  así  una,  tiene  que  vaciarse  toda  de  ti  hasta  la  más  mínima   gota  de  tu  saliva  en  mi  cuerpo  reseco  como  el  desierto,  por la  falta  de   tus  manos  recorriendo  éste  cuerpo.

La  esperanza,  ese  error  humano  y  de la  imaginación,  llega  a  decirme  que  al  fin  al cabo,  lo   único  real  es  la  muerte.

Me  aferraré  a  la  existencia,  hasta   sobrevivir  en  tu  memoria,  será  acaso  lo  único  que  sobrevivirá  después  de la  muerte,  no  creo  que  sobreviva  algo  de  nuestra  existencia  cuando  llegue  la  muerte.

“Esta  es  mi  manera  de  decir  adiós. . .

Porque  sé  que  hoy  es  el  día  más  perfecto  que  jamás  he  visto”.

<<Radiohead: Videotape>>

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Sobre las visiones de Sor Gofina II

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Gofina" (imagen enviada por el autor del texto)

“Gofina” (imagen enviada por el autor del texto)

.

No  dejo  de  rezar  por  todos  ustedes  ateos,  paganos,  sexosos  y  pecadores,  ya  mis  rodillas  están  ensangrentadas  de  tanto  pedir  por  su  conversión.

Mi  pobreza  y  humildad  no  me  permiten  decir   todos  los  sacrificios  que  hago  por  todos  ustedes  penitentes.

Empero,  deberían  de  agradecerme,  en  los  últimos  días  he  dado  dirección  espiritual  a  sus  autoridades  eclesiásticas  y  gubernamentales,  gracias  a  ello, logré  que  les  regalarán  pantallas,  para  que  sigan  alimentándose   del   bien  de  las   telenovelas,  la  rosa  de  Guadalupe  y  cada  quien  su  santo.

Gracias  a  mis  ayunos  logré   que  desaparecieran   a  esos  revoltosos  de los  normalistas  rurales ¡Ya  vamos  logrando  más  victorias! Pues,  antes  había   49   normales  rurales,  ahora  sólo  quedan  17   por  cerrar.

Mi  padrino  el  profe   me  pidió  mi  bendición,  pues  piensa  regresar  a  un  cargo  público,  de  hecho  le  recomendé   que  se  lanzara  a  la  grande  para  el  2018 ¡Ahora  si  gana!

Les  vuelvo  a  pedir  que  me  hagan  la  caridad  cristiana,  de  que  no  hagan  caso  de  ciertas  voces  que   tratan  de  confundirlos  y  engañar   con  el  sofisma  de  que  deben  luchar  por  una  ciudadanía  adulta,  participativa  y  crítica,  por lo  tanto,  de  que  nuestro  México   creyente  necesita  de  un   cambio.

De  eso  nos  encargamos  nosotros,  mis   fieles  seguidoras,  mis  compinches  sacerdotes  y   toda  la  clase  política   y demás  colados  en  el  poder  corrupto.   Trabajamos  unidos   por   todos  ustedes  y  su  bienestar,  para  eso  estamos “De  la  seguridad  me  encargo  yo”  y  mis  rezos,  para  que  las  reformas  se  lleven  a cabo,  en  santa  paz.

Me  despido  de  ustedes  mis fieles  seguidoras  y  seguidores,  no  sin  antes  recordarles  que  no  dejen  de  ser  caritativos,  pues  no  olviden: “El  que  da  con  alegría,  Dios  lo  ama”.  Hagan  caso  omiso  de  ciertas  voces  que  dicen  que  yo  y  mi  congregación  <<Las  persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>> vivimos  con  lujos  ¡eso no  es  verdad! No  son  lujos,  son  necesidades  espirituales,  para  seguir  evangelizando  y  llevar  mí  mensaje  de  resignación  a  todos,  de  hecho,  les  adelanto  una  buena  noticia, ya  pronto  publicarán  mi  libro,  donde  podrán  leer   y  alimentarse  espiritualmente  de  mis visiones  y  mensajes,  sólo  constará  la  pequeña  cantidad  de $3000. oo pesitos,  es  una  pequeña  cuota  de  recuperación,  lo  que  se  recaude,  será   utilizado   para construir  una casa  de  descanso  espiritual   para  nuestros  políticos   y  servidores  públicos cansados  de  tanto  trabajar  por  nuestro  México.

No  dejen  de  encomendarse   a  nuestro  padre  inspirador  Papá  Maciel  y   a  nuestra  beata   Chavelita  del   Chorro  Parado,  ya  mero   será  beatificada  orgullosamente  de  nuestra  congragación,  nada  más  no  dejen  de  dar  su  cooperación  económica,  pues  necesitamos  más   dinero  para  que  sea  llevada  a  los  altares.

Si  necesitan  una  oración de  su  pobre  servidora   para  ustedes,  con  intención  especial,  no  dejen  de  enviar  su  dinero   a   nuestra  cuenta   bancaria   901 575 666.  Las  oraciones  especiales   cuestan  $5000.oo (cinco mil pesos).   Ustedes  tengan  fe  que  su  dinero  se  convertirá  en  esa  bendición  que  tanto  necesitas.

Por  último,  no  lean   Letras Del Norte,  eso  no  es  de  Diosito,  ese  blog  es  del  diablo,  y  sus  colaboradores  son  unos  herejes,   amancebados  y  unos  furcios;  ellos   y  los  que  lo   lean  se  irán  al  infierno.

Paz  y bien   para  toda   tu  familia.

Facobook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

09/03/2017

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

"Sexo y magia" de Carolina Comba en el portal artistasdelatierra.com

“Sexo y magia” de Carolina Comba en el portal artistasdelatierra.com

 

“Porque  la  muerte  es  infinitamente  un  acto  amoroso”.

Alberto  Quintero  Álvarez.

 

Estornudé,  siempre  me  daba  terror  escuchar  que  una  voz  me  dijera: ¡salud!

 

Y  llegó  ese  maldito  instante,  a las 03: 13 de la madrugada.

 

No sabía,  si  dar  gracias  o,  preguntar ¿Quién  está  allí?

 

Estar  mucho  tiempo  con la  soledad,  te  hace  indagar   en  estas  cuestiones inútiles.

 

Lo  que  nunca  falta  es  ese  horrible  silencio,   aunque  en esta  ocasión,  el  silencio  era  diferente,  como  decirlo,  único.

Es  de  esos  silencios  que  te  dan  paz,  que  te  susurran  al  oído  que  no  le  debes  nada  a  nadie.

Es  como  si  el  silencio  le  valiera  madres  la  existencia  de  Dios,   y  la  única  certeza  que  tienes,  es  que   vas  a  morir.

La  muerte  del  amor,  de  un  amor  que  alguna  vez,  te  dio  el  impulso  para  luchar  contra  sí misma.

 

Vivo  sola  desde  mis  29  años,  nunca  escuché  algo  que  me  sobresaltará  tanto  como  esa  madrugada,  sentía  como  el  miedo  invadía  cada  bello  de  mi  cuerpo.

 

Estaba  por  darme  un  resfriado  y  me  despertó  mi  destornudo,  fue  cuando  escuché bien  claro: ¡salud!

 

Cuando  pensé  con  mis  ovarios  y  me  armé  de  valor,  contesté:  gracias. . .

 

Titulares  de  un  periódico  en  algún lugar no muy lejano:

Cae  avión  presidencial  mexicano,  no  se  encuentran  sobrevivientes ¡México está  en la  descomposición  social  total!

Caen  los  precios  del  crudo,  hay  una  contingencia  económica.

EUA  invade  y  ataca  Corea  del  Norte.

Confirman en la  frontera  norte  de  México  es  laboratorio  de  masacres  y  desapariciones  forzadas para  crear  terror  entre  la  población.

Director  de la  televisora  más  poderosa  se  destapa  como  candidato  a la  presidencia  para  el  2018.

El  Papa  se  declara  abiertamente  homosexual.

Mujer  solitaria  de  39  años  de  edad  es  encontrada  muerta  en  su  departamento,  se  ignora  las causas  de  su  muerte.

 

“La  muerte  estaba  allí,  blanca,  en  la  silla,  con  su   rostro”.

José  Revueltas en <<El  luto  humano>> Ed. 1990.  

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

 

 

Paseo en bicicleta

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen taringa.net

imagen taringa.net

.

“La  irrealidad  del  mundo  se  agravó  entonces”.

<<José  Revueltas  en  Los  muros  de  agua>> Ed. ERA 1989.

 

De  niña  recuerdo  que  a  muy   duras  penas  terminé  la  primaria,  cuando  llegó  él,  su  amor  me  impulsó  a  seguir  estudiando  y  vencer  las  burlas  de  los  prejuicios  tontos  de la  gente  que  presume  ser “normal” ¿Qué  es  ser  normal?

Ahora  me  encuentro  cursando  la  universidad,  en  la  facultad  de  literatura  y  letras.

Desde  muy   temprana  edad  me  dio  una  parálisis  corporal  muy  extraña  y  nada  usual,  no  me puedo  mover  por  sí  misma,  ni  hablar,  sólo  mascullo  algunas  palabras,  que  más  bien  parecen,  sonidos  guturales  desagradables   para   más  de  uno,  con  el  tiempo  he  podido  mover  algunos  dedos  de  mis  manos  con  mucho  esfuerzo,  he  aprendido  a  comunicarme  con  la  mirada.

Me  enamoró  cuando  me  invitó  a  dar  un  paseo   en  su  bici,  que  le  había  dado  su  padre,  su   única  herencia  al  morir.

Él  casi  no   encuentra  trabajo,  se  está   quedando  ciego  y  no  hay  operación   que  lo  cure. Se   dedica  a  la  jardinería  y  junta  cartón,  para  que  sobrevivamos.

Cuando  me  lleva  en  bicicleta  me  siento  la  mujer  más  libre  y  bella,  el  viento  roza  mi  rostro  y  vuelvo  a  vivir   esos  momentos  cuando  lo  tengo  adentro  de  mí, muy  dentro  de  mí,  con  toda  su   virilidad  viva  y  llena  de  calor  húmedo.

Cada  día  pierde  más  la  vista,  no  importa  me  dice:  con  que  mis  manos  te  puedan  tocar  y  acariciar,  la  memoria  estará  viva  para  renovar  nuestro  amor  y  el  deseo  no   acabará  que  con  la  muerte.

No  veo   televisión,  empero  ese  día  él  no  llegaba  a  comer,  es  muy   puntual,  siempre  le  escucho  llegar  con  Cometa,  su   gran  amigo  fiel,  un  perro  que  recogió  en  uno  de  sus  tantas  idas  y  vueltas,  siempre  lo  sigue  con  su  silbido  como  guía,  pues  también  Cometa  es  ciego.

No  creía  lo  que  veía,  era  mi  amado. . .

El  que  leía   la  nota  repetía  hasta  el  hartazgo  que la  Policía  Antidrogas,  había  dado  un  golpe  al  crimen  organizado,  pues  habían  atrapado  al  peligroso   líder  que  comandaba  la  plaza  del  Cártel  de  los  More.

Se  me  cruzaron  las  tripas,  no  sé  si  reírme   o  llorar  de  impotencia. . .

Mi  Ramiro,  un  pobre  campesino  que  emigró   de  su  rancho  cuando  se  desmantelaron  los  ejidos  en  la  década  de  los  90’s.   Se  está  quedando  ciego  y   recoge  cartón  de  las  casas  de  los  ricos  y  de la  clase  acomodada,   ahora  lo  exhibían  como   líder  de  una  banda  de  sicarios   que  tienen  secuestrada  esta  ciudad.

No  olvido  el  primer  paseo  en  bicicleta,  sentía  que  el  mundo  estaba  bajos  mis   pies  y  por  vez  primera,  sentía  que  soy  una  mujer  plena  en  movimiento,  en  esos  paseos  no  existía  tal  parálisis.

La  ternura  que  despertaba  cuando  llegaba   de   una  larga  jornada  de  trabajo  me  decía:  junté  dinerito,  tal vez  nos  alcance  para  los  libros  que  necesitas.

Véanme,  que  no  les   dé  lástima  ni  asco  cuando  escurre  la  saliva  a  raudales por  mi  boca,  por  intentar   gritar  justicia,  pues  mi  Ramiro,  no  es  ningún  líder  de  narcos,  es  este  engendro  de  gobierno   que  se  vale  de los  excluidos,  de  los  indocumentados  y  de los  pobres;  no  acaban  de jodernos, ahora  nos  exhiben   para  maquillar  su   corrupción,  fraudes  y asesinatos.

¡Mírenme,  yo  soy  la  paralítica  y  no  ustedes!

Ahora  sé  porque  aprendí  a leer  y  escribir,  y  del  para  qué  me   encuentro  cursando  literatura,  desde  que  me encargaron  leer <<Grandes  esperanzas>> de  Dickens,  creo  en  el  poder  de las  palabras  y  de las  ideas.

Las  ideas  nos  mueven,  como  a  mi   ahora,   hoy   más  que  nunca  estoy  convencida.

Ramiro  no  es  ningún  narcotraficante,  su único  pecado  fue  haber  estado  a  la  hora   y   residencia   equivocada   y  bajo  este  narcogobierno  asesino  de  su  propio   pueblo  que  lo  eligió, para  que  sea  su  propio  sepulturero.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

El Preso 69

 Escribe: Julio César López

.

imagen de freakingnews.com

imagen de freakingnews.com

.

Tenía la impresión de haberla visto antes, y me fue necesario fastidiar un poco la memoria para recordar sus formas anunciándose dentro del bar de los Torres; llevando tragos sobre una bandeja bamboleante tras el movimiento de sus piernas. La llamé una noche, le invité un trago al acercarse y no lo aceptó, pidió el equivalente del valor para sí y se marchó. Con el tiempo seguí frecuentando el lugar hasta que nos hicimos amigos. Se llamaba Andrea, era una chica asediada por los varones, morena clara, no muy alta, un poco rellena, cara redonda y de labios gruesos. Se graduó de la escuela normal de Torreón pero le era complicado ejercer su profesión por las costosas y escasas plazas de maestro. No obtuvo nunca una oportunidad a pesar de haber aceptado tener sexo con el delegado del sindicato. Vivía sola en una habitación del quinto piso de un edificio construido al final de la Avenida México. Por la mañana trabajaba en el Sindicato de Maestros, atendiendo teléfonos detrás de un escritorio viejo donde también apilaba montones de papel de archivo y organizaba los exámenes de capacidad con los que se evaluaba  al gremio magisterial. La mejor parte de su día transcurría después de las nueve de la noche, cuando atendía mesas en el bar Royal. Por lo general conseguía buenas propinas y con mejor suerte se escapaba con algún parroquiano fogoso. No se preocupó jamás por la virtud. Era feliz mientras el sexo la sustrajera del letargo que provoca la costumbre. Intentó suicidarse un par de veces. La primera a los catorce años, después de haber sido abandonada por su padre. La segunda a los veintidós cuando un hombre casado prefirió a su esposa antes que a ella. Se deprimía por las mañanas, al despertar, al verse sola y recordar que horas atrás había dado rienda suelta a sus placeres. Creyéndose utilizada por los hombres revitalizaba su espíritu pensando en  aspiraciones a futuro: un buen marido con trabajo estable y el refrigerador lleno de alimentos, ocho o nueve hijos que corrieran por la casa y la acompañaran en sus últimos instantes de vida, antes que sus despojos fueran considerados solo por la memoria. Muchos pares de zapatos, joyería, vestidos que se le arrojaran encima al abrir la puerta del closet, medias con su respectiva pareja y demás cosas que siempre había codiciado.

Al bar acudía don Roberto, un ex general de división. Hombre educado de setenta y tres años. Maduro, lleno de vitalidad y a pesar de ella no le abandonaron nunca sus señas paternales. Tenía buen estomago. Bebía mucho. No parecía sentir el alcohol dentro de su organismo. Era  respetuoso y estaba enamorado de Andrea. Cuando se sentaba conmigo en la misma mesa la veía venir y se deshacía en halagadores versos octosílabos hacia ella, Andrea sonreía,  se daba a desear, luego se marchaba moviendo sus caderas, dejando al viejo hecho agua.

-Has visto que cosa Félix. Cuando Dios quiere hace cosas tan lindas. Me dijo. Permanecía tranquilo, permitiendo que pudiera expresarse y fantasear de vez en cuando.

-Si ella quisiera lo tendría todo.

-Sí. Hasta un cadáver a cuestas. Imagínate, viuda a los veinticuatro años.

-No jodas hijito, que todavía embisto como toro bragado. ¿Apoco tiene veinticuatro?

-Los tendrá cuando mueras.

Después de dicho eso se arrancaba con las historias de amoríos de juventud, que ya tengo clasificadas por haberlas escuchado tantas veces. Por compasión lo escuché siempre pero era igual de aburrido que leer la reseña de una película que se ha visto mil veces. No sé si padecía demencia senil, pero aseguraba poseer en Cayo Hueso un barco dispuesto a zarpar al Caribe Occidental.

Don Roberto terminaba su cerveza de un trago y de inmediato pedía otra, era su costumbre. No le interesaba cuanto bebía si era la única forma de que Andrea le prestara atención. Cuando ella llegaba comenzaba el juego de seducción que finalizaba cuando le sonreía antes de irse.

-Qué pedacito de sol vino a iluminarme este día. Vente conmigo. Porque como dijo Zaratustra: Gran astro. ¿Cuál sería tu felicidad si te faltase a quien iluminar? ¡Ilumina mi vida con el destello de tu sonrisa!

Aunque era maestra, no sabía quién carajos fue Zaratustra. Un día por fin le habló. Dijo amar a los hombres cariñosos y de buenas hechuras. Don Roberto sonreía y se levantaba del asiento para hacer flexiones y levantaba una silla con un solo brazo para demostrar su fuerza y la condición de sus músculos. Sentía pena ajena. Le pedía que desistiera de esas cosas, era ridículo verlo hacer eso, primero se ponía cursi y después dinámico, pero él se empeñaba en demostrar que aún tenía energía de sobra. Después de evidenciar su vigor bebía su cerveza, dejaba algunos pesos de propina y se iba. Yo prefería quedarme un rato más. Volver a mi cuarto a pensar en el trabajo me embotaba el cerebro. Ya no deseaba releer libros, ni tenía espacio para llevar otros. Postergué el trabajo de pintura en las paredes por no mantenerme más tiempo encerrado en aquel sitio. Hacía tiempo que no recibía llamadas telefónicas y dejé también los partidos de dominó de los martes. Solía entretenerme escribiendo cartas a una española que radicaba en Palma de Mallorca, pero desde el último intercambio de correspondencia no he vuelto a recibir nada ni a saber de ella. Aún guardo las cartas y las releo cuando me ataca la melancolía.

Andrea vino una noche a sentarse conmigo a la mesa, Habló mucho de Don Roberto, me cuestionó sobre su trabajo. Lo único que ella sabía era que estaba jubilado,  tenía casa propia y nunca se casó. Que tuvo romances con mujeres a quienes abandonaba tiempo después. Parecía estar interesada en él, buscaba amor paternal, se notaba por la forma en que bajaba la mirada cuando lo recordaba vestido con su pantalón de pana y los tirantes que se sostenían de los hombros y apenas se asomaban porque eran cubiertos por un deslavado saco color negro. Me levanté de la silla antes de despedirme, consciente que ya era hora de dormir y salí del bar.  Afuera se notaba tranquilo. Hacía calor y en las calles apenas se veían personas que regresaban con los suyos; presurosos por exprimirle al día la mayor cantidad de jugo posible, y algunos más, dispuestos a batallar contra el tiempo.

 En la esquina de Galateas y Hamburgo: tres hombres mostraban al aire el filo de sus navajas. Uno de ellos se echó para atrás y los otros dos se le fueron encima, uno  le hirió el brazo y el que reculó cayó al suelo, estando tirado le dieron de puntapiés mientras pedía auxilio. Muchas veces me vi inmerso en situaciones complicadas por acudir al llamado de algún necesitado, pero algo dentro de mí me incitaba a ayudar. Me acerqué y uno de los tipos tiró la navaja y me arrojó una botella que traía en la mano izquierda, el vidrio me reventó la frente, de donde emanó sangre que caía a voluntad sobre mi rostro. El tipo jadeante se irguió mientras yo permanecía encorvado, con la palma de la mano oprimiendo el sitio de la herida. Entre la desesperación y el coraje que sentía su reacción fue inesperada. Como forma más simple de desahogo me asestó un puntapié en la cabeza con tanta rapidez que no me permitió reacción alguna. Todo para mí era confuso. No tenía fuerza en las piernas, la cabeza me daba vueltas,  no podía respirar. A lo lejos vi las luces del auto patrulla. Interrogaron al tipo y explicó que fue víctima de un asalto y creyendo que era uno de los agresores me golpeó con descaro. Los policías no quisieron investigar nada más, me esposaron por la espalda y me llevaron al coche. Terminé en la delegación. Eran días de elecciones y nadie quería saber de riñas callejeras ni asaltos, todo debía estar bien a la hora de los comicios. “Todo cual debe ser” argumentaron.

Se me encontró culpable por el delito de asalto a mano armada y me sentenciaron a cuatro meses en prisión. Exigí abogado y dijeron que eso solo sucedía en las películas. Nadie escuchó mis argumentos o parecían no entender nada de lo que decía o definitivamente no les interesaba. El agredido resultó ser hijo de un regidor del Revolucionario Institucional y no buscó quien se la hizo, si no, quien la pagara. En la dirección me pidieron que eligiera un número de recluso y me decidí por el simpático 69.

Adentro debí cuidarme la espalda de varios matones. Todos convivían juntos al no haber secciones que separaran a los reos de alta peligrosidad de los reincidentes o delitos menores. De un día para otro te encuentras rodeado de una gran variedad de drogadictos, asaltantes y narcos. El celador que me condujo a la celda dijo que debía compartirla con un violador que llevaba ocho años preso por violar una jovencita. Me exhortó a dormir boca arriba y con un ojo abierto.

El violador se llamaba: Alipio Duque y le esperaba cadena perpetua. Era simpático, hacía bromas y leía la biblia. Tenía una baraja española con bordes redondeados que guardaba bajo su almohada. Como en cualquier sitio de readaptación estaban prohibidos los juegos de azar, pero sus cartas pasaron el proceso de verificación. Ellos temían que  intentara suicidarse o pudiera herir a otro recluso con el filo de una carta.  Preferían tenernos allí, escarmentando tras la condena que liberar al sistema penitenciario de una boca menos. A Duque nadie lo molestaba y parecía sentirse cómodo. Los celadores nos permitían jugar conquián un rato después de desyerbar el patio de recreación. Me dijeron  que debía aprender un oficio mientras estaba allí, pero no se me ocurrió que podría hacer. No podía pintar o hacer cuadros porque mis manos tiemblan desde que tengo uso de razón y no comprenden el fino detalle de los trazos, tampoco conocía de mecánica ni sabía cómo lavar dinero desde adentro o extorsionar a los de afuera; pero teníamos servicio postal, así que ofrecí mis servicios como evangelista: escribiendo cartas por encargo de los analfabetas. Había equipo de beisbol y jugábamos cada sábado, a veces contra otras unidades o en la liga interna formada por varios equipos de la penitenciaría. Me considero buen pelotero, tengo buen swing y soy seguro defendiendo la almohadilla. Tuve buen Slugging en mi último periodo en la industrial.

Alipio se burló de mí cuando le relaté el por qué de mi llegada a aquel lugar. Dijo: “Dios sabe por qué hace las cosas” pero yo estoy harto de tal afirmación. Dios no me dijo que me entrometiera en un lío ajeno.

Después de cenar, mientras fumábamos me contó su historia:

Fuera de presidio era un predicador cristiano, tenía su grupito de seguidores allá en la Tierra de la Buena Gente, -según contaba- un pueblito mágico cerca de la capital de Aguascalientes. Cada domingo recibía alegre a los fieles, con las palabras más sutiles que el don de la fe y la lucidez le concedían. Daba sus sermones y exhortaba a todo el mundo a vivir en armonía, con la venia de aquel Dios que está en el cielo y de su hijo que todo lo ve y juzga. Antes de dar por terminada la reunión con sus feligreses, pedía a las niñas quedarse algún tiempo después de las jaculatorias, para que él, —quien fungía como intermediario entre el supremo y los hombres— les entregara en voz propia, las palabras que el señor pretendía expresar a esas criaturas atentas a las cambiantes circunstancias de la vida.

Me contó que solo una niña accedió a escuchar la palabra de Dios por persuasión de aquel predicador lleno de vida, aprovechando la condición de la madre, quien era una beata intransigente y que desde tiempo atrás quería embutirle el temor por el pecado en todas sus personificaciones y formas. Así que ya entrado en calor, Duque, el predicador cristiano, llevó a la niña a un viejo cuartito, construido con bloques de concreto como paredes, y tablas de madera como techo. Dentro del lugar, empezó a exponer pasajes de la biblia, con toda la elocuencia de su oratoria y argumentó que el día del juicio final había llegado. Le dijo a la criatura que en algunos instantes, las montañas estarían húmedas en su centro y los deslaves golpearían con toda su fuerza las cabezas de los infortunados seres humanos; el cielo estaría a punto de desgajarse y la tierra a un segundo del estremecimiento general.

Pero fuera de todo pronóstico desalentador, dijo conocer la forma de mantener los nervios de las montañas bien secos; cómo unir el cielo para que no cayera en pedazos y dominaba la maniobra de cómo amparar las placas tectónicas ante las seductoras y convincentes caricias del ardiente núcleo de la tierra; y la única forma de evitarlo era: la unión de un cuerpo puro de nacimiento y un cuerpo purificado por la gracia del Cordero de Dios.

Aunque la niña no se mostraba convencida de que ocurrieran tales desgracias en un futuro próximo, el predicador insistía, recordándole de nuevo aquellos pasajes de la biblia, donde increpan el discernimiento humano, ante las promesas, amenazas y juicios que Dios entregó al hombre.

Al notar que a la niña le importaban un carajo los designios del supremo, Duque el predicador se desesperó y haciendo a un lado la psicosis se arrojó famélico de sexo sobre aquel cuerpecito inocente.

Con un par de golpes quedó sometida a sus lujuriosas ansias, sin que pudiera dar pelea a aquel hombre que le desgarraba sus limpias ropas de domingo. Levantándola en vilo la sentó sobre un viejo barril arrinconado en aquel cuartito y su lengua serpenteante comenzó a reptar sobre aquella delicada y suave piel de niña. Dijo que la criatura imploraba ayuda a los cielos, pero ante ella estaba el hombre que recibía las palabras directamente del creador. Alipio comenzó a penetrar esos inexplorados pliegues de niña, mientras el infierno se cernía sobre su cabeza.

Duque consideró su perversión como una forma de vanagloriarse ante los demás reos, considerándose el criminal más desagradable de la historia. Pero como a muchos les parecieron monstruosos aquellos actos, lo sometieron a un castigo inexpresable cada tercer día, castigo que no conocí, hasta un tiempo después.

Durante los días de visita nadie iba a verme porque no sabían que estaba ahí. Cuando el celador me preguntó sobre alguien a quien notificar mi detención le dije que vivía solo. Que mis padres habían muerto hace años y de mis hermanos no había vuelto a saber desde que ellos fallecieron. Apenas desmantelaron la casa se marcharon. Antes que amigos, tenía conocidos, pero ellos no se preocuparían un segundo por mi condición de reo y seguramente desistirían de alguna intentona de visitarme en prisión.

Eran días de mucho movimiento. Había grandes filas de presos y apenas les correspondían unos minutos frente a sus familiares. Oficiales y celadores por todos lados,  reos llevando sus cuadros pintados a mano al área de entrega y dinero que entraba para sostén en prisión. Podíamos comprar cigarrillos y refrescos a las siete de la mañana que entraba el camión custodiado por militares y conducido por un viejo que también ofrecía chucherías y demás cosas a los reclusos. Una mañana cuando fui a comprar cigarrillos con dinero de Alipio conocí a Martina, un maricón grande y tosco. Era el amante de muchos y el terror de otros. Los más bajos de estatura o más delgados le temían y se notaba que a él le apetecían de esa forma. Cuando cruzamos miradas puse mi cara de hombre sanguinario. Me mantuve a su lado para demostrarle que su presencia no me afectaba en lo absoluto y por su bienestar en prisión era imprescindible mantenerse al margen, de lo contrario los huéspedes del penal podrían perder al ser que satisfacía sus necesidades sexuales.

En aquel lugar todo se vuelve trágico, hay dentelladas por todos lados, las risas y la muerte son comunes y es lo único en lo que se puede apostar. No cuentas ya las horas. El día se deshace entre destellos solares y cuando percibes el calor sabes que se aproxima tarde. Desde el patio de recreación divisaba el crepúsculo naranja  y acariciaba la inexorable llegada de la noche. No importan ya el reloj ni la rutina. Consigues que el tiempo marche a buen son si algo útil puedes hacer y de ese modo no atiendes amaneceres ni puestas de sol que indiquen a qué hora comenzó o terminó el día. No prestas atención a nada, salvo a los gritos que se presentan cuando es la hora de los alimentos o de la ducha.

Una tarde vi como echaron a palos del taller de mecánica a Talito el hondureño. Se encaramó de uno de los motores que colgaban del techo y comenzó a burlarse de todos. En un parpadeo terminó en el suelo, decía que no podía levantarse pero todos creímos que estaba jugando.  Intenté ayudarlo a incorporarse pero me ordenaron que lo dejara ahí; creo que merecía la paliza porque a todos los mecánicos se les notaba el gesto agrio cuando se acercaban a él; pero por más payasadas que hiciera desconozco que tanto merecía una tunda de aquellas. Se lo llevaron a la enfermería y al parecer llevaba una cuchillada en la espalda. Dijo Alipio que tenía perforado un pulmón y estuvo respirando sangre.  Sobrevivió, a pesar de esperarle cuarenta años. Consideré que era mejor para él dejarse guiar por la sagrada mano de la muerte, porque cuando le llegara la hora de salir estaría achacoso con sesenta y cinco años a cuestas. A los mecánicos que lo agredieron los enviaron a realizar trabajos forzados. Los mantuvieron atados como perros, con cadenas de veinte metros de largo para que no intentaran escapar.  Les daban esa distancia para que pudieran moverse sin dificultad y así terminaran con sus labores. Al amanecer estarían barriendo las aceras fuera del penal y más tarde les esperaba el acarreo de bloques de concreto desde la puerta de entrada hasta las canchas de baloncesto. Debían recorrer aproximadamente doscientos metros con los bloques sobre los hombros.

Una mañana durante un partido de beisbol hubo un altercado en el campo de juego. Pedro: uno de los amigos de Talito se le fue encima a Prudencio el mecánico. Prudencio evidenció su miedo aferrándose a un bate de beisbol y miraba hacía todos lados mientras los ojos verdes de Pedro centelleaban bajo la visera de su gorra de beisbol, mirando a Prudencio con los ojos entornados, como un pistolero que está a punto de batirse con un ranger tejano. La aversión que sentía Prudencio hacia los ojos de Pedro lo obligó a voltear la cara, pero tenía el agua hasta el pescuezo y si no peleaba ganaría el título de marica del penal. Pedro era un cabrón mal hecho, imponente como un oso. Tenía vello por todos lados y seguro pesaba en ese entonces más de ciento veinte kilos. Ya no tenía dientes, cuentan que se los habían volado en peleas dentro de la cárcel y cuando hablaba parecía mascar las palabras. Jugaba mucho con sus encías, igual que un viejo desdentado. En cambio Prudencio era magro como una lagartija y apenas veía bien con sus enormes anteojos. Sabía que sería destripado si entraba al cambio de golpes con Pedro. Pero sacó valor no sé de dónde y empezó con su vaivén de boxeador. Se acercaba el pulgar a la nariz respetando su defensa. Movía los brazos frente a él y cabeceaba advirtiendo que no sería sencillo golpear a la cabeza. Entonces se plantó frente a él y se le fue a los puños. Venga el uno – dos, pero Pedro no parecía sentir los puñetazos bien acomodados del contrario; estaba tranquilo esperando una oportunidad para acabar todo con un golpe, hasta que Prudencio se fue en banda con un derechazo y quedó a merced de la izquierda de Pedro, quien lo molió a cabronazos en el cráneo. De dos golpes lo descalabró y fue suficiente para que Prudencio convulsionara en el piso antes de perder el sentido.

Aprendí muchas cosas. Alipio me enseñó algunos  trucos con la baraja. Fermín me mostró de qué modo debe parcharse una llanta y Pedro me instruyó en el afilado de brocas y en el reconocimiento de tornillería. Me sentía más útil que afuera.  Allí era el evangelista que escribía cartas. No perdí nunca mi título de hombre culto, aunque no lo fuera y nadie se metía conmigo porque desde el triunfo de Pedro me le pegue a la espalda como garrapata panzona. Llegaban a mí dos o tres reos al día, quienes deseaban les escribiera a sus esposas o novias. Muchos se apenaban de que otro escribiera lo que pensaban, pero era eso o nada. La pena no es válida cuando debes ducharte frente a treinta delincuentes cada mañana. En aquellos momentos estuve tranquilo, no tenía otra opción, si me alteraba comenzaría a desear la libertad, sin embargo aún me faltaba tiempo para dar por terminada esa “dolce vita” Al principio me preguntaba si alguien pensaría en mí, pero con las ocupaciones ya no tenía tiempo para pensar en ello. Se estaba bien allí. Pensé en volverme reincidente. Es necesario mamar del sistema mientras haya posibilidad.

De un día para otro consideraron dejarme en libertad condicional. Antes de salir esperé abrazos y llantos de despedida pero no fue así. Todo continuó para ellos como si nada hubiera sucedido. Muchos entran y salen y adentro no hay reacciones de ninguna índole. Llegué a mi cuartito de siempre, en la calle de La Poetiza. Al abrir la puerta el calor encerrado me golpeó la cara, fue una sensación suave, como el roce de un ala ardiente. Desde la pared sentí la mirada penetrante de Lauren Bacall, mirándome fijamente como la última vez. Supuse  que estaba necesitándome desde entonces porque el polvo le había percudido los ojos, las pestañas carecían de vitalidad y de sus parpados comenzaron a brotar pequeñas bolas de pelusa. Todo seguía en su sitio. En la mesita de madera cerca de la cama aún esperaba una taza vacía que había dejado ahí la tarde antes de ir al bar, con los grumos de café apelmazado al fondo.

No tenía dinero pero si mucha hambre. Tomé unos cuantos libros del estante frente a la cama, salí a la calle y los vendí en una revistería. Me dieron ochenta pesos por Sostiene Pereira, una antología de Artaud y una mala edición de Santuario de Faulkner. Compré tres piezas de pollo chamuscado y me senté a engullirlo debajo de un puente. Parecía un pordiosero. Estaba acabado, pero tenía la seguridad de que retornaría al buen camino. Me quedaban cincuenta y cuatro pesos, compré una cajetilla de cigarros económicos y fui al bar a tomarme una cerveza. Esperé ver a Andrea, pero en su lugar me recibió una mujer de unos cuarenta años. Fui a la barra y por suerte el cantinero me reconoció. Pregunté por Andrea y me dijo que se había ido a vivir con Don Roberto y en ocasiones se pasaba por el bar cuando sentía antojo de carne joven. Me contó que a pesar de vivir con Don Roberto tenía varios amantes, entre ellos: Alejandro: el hippie, Manlio: el abogado, Carlitos Contreras: el drogadicto y César Carreón: mi profesor de primaria. Guardé silencio, debía reestructurar mis ideas y pensar en algo antes de morirme de hambre. Regresé al cuartito y estuve tirado en la cama escuchando a Furtwängler mientras fumaba. El silencio reinó en la calle, solo escuchaba cerrarse las ventanas vecinas. El viento amainó y el calor se volvió sofocante. Encendí una vela y continué fumando, amparado por el sigilo de la llama rutilante en la oscuridad, entre la espesura del ambiente. Pensé en Andrea, quizás debí hacerla mi mujer pero ya era demasiado tarde. Probablemente pasaría por la Avenida México de vez en cuando para intentar verla en casa, pero no, las cosas del pasado son indispensables hasta cierto punto, de cualquier manera debía seguir dando batalla si no quería estar muerto en vida, era lo justo.

No al Fracking

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen de totamor.blogspot.com

imagen de totamor.blogspot.com

.

“Creo  que  el  mejor  pedo,  que  se  ha  echado  el  hombre,  es  Dios”.

<<Charles  Bukowski>> 

 

Cuando  la  tuvieron  en  sus  brazos,  sabían  ya,  cuál  era  su  destino,  o  al  menos  se  imaginaron  que  la  perseguiría  la  estigmatización   y  la  burla  de la  gente.

No  encontraban  explicación  alguna  ¿por qué  su  hija  había  nacido  con  esa  anomalía? La  madre  le  echaba  la  culpa  al  papá:  esto   viene  de  tu  familia  y  en  especial  de  ti,  por  las  noches  casi  no  puedo  dormir  por   tu   culpa.

Ahora  la  niña  sufría   en  apariencia  esa  herencia  maldita  o,  un  poco  incómoda  y  se  dice  en  apariencia,  pues ¿incómoda  para  quién?  Si  eso,  es  muy  natural,  decía  la  abuela  paterna.

La  niña  fue  creciendo,  pero  también  su  autoestima  iba  bajando  conforme  iba  entrando  en la  adolescencia,  mientras  las  niñas  de  su  edad  jugaban  y  brincaban  cual  si  fueran  querubines  en  primavera,  ella  se  alejaba  y  se  escondía.

Lo  que  ella  no  imaginaba,  que  esa  “anomalía  de la  naturaleza”  la  hacía  especial  y  única,  a la vez  no  sabía  aún,  que  por  ese  defecto  pasaría  a  ser  inmortal  o,  cuando  menos   pasaría  a la  Historia,  como  alguien  no  desapercibido,  sino  como  alguien  especial,  cuando  menos,  lo  era  para  una  persona,  y  con  eso  basta  para  haber  venido  a  esta  existencia  absurda,  saber  que  eres  el  mundo  entero  para  alguien,  lo  eres  todo  para  alguien,  tener  la  certeza  que  alguien  se  duerme  pensando  en  ti,  o   sueña  contigo  cada  noche.

La  burlas  comenzaron  desde  el  kínder,  se   fueron  haciendo  cada  vez  más  frecuentes  y  en  algunas  ocasiones  hasta  más  extremas.

Como  aquella  ocasión  que  pusieron  el  micrófono  en  su  trasero,  en  pleno  saludo  a  la  bandera,  la  escuela  escucho  resonar  más  que  el  Himno  Nacional,  sus  flatulencias  más  sonoras  que  cualquier  afición  de  futbol  encabronada  por  un  penalti  marcado  injustamente ¡Hasta  se  le  hubiera  despeinado  el  copete  al  espurio  del  presidente,  si  hubiera  estado  cerca!

Con esa  situación  Jordane,  le  era  difícil   encontrar,  tan  siquiera  una  amiga  verdadera  y  que  la  aceptara  tal  como  era  ella.

Al  paso  del  tiempo  aprendió  a  controlar  sus  pedos,  pero  era  complicado,  pues  sus  flatulencias  eran  expresión  de  sus  sentimientos,  de  sus  pasiones,  cuando  el  poeta  lo  expresaba  con  bellas  rimas  a  la  amada,  Jordane   lo  expresaba  con  sus  grandes  pedos.  A  veces  eran  inofensivos,  pero  muy  sonoros,  en  otras   circunstancias   eran  silenciosos,  pero   muy  hediondos   y   apestosos  en  demasía,  éstos   últimos  sentías  como  pasaban  de  tu  olfato  a la  garganta   y  sentías  lo  ácido  de  su  olor  en   tu  boca,  te  hacían  hasta  llorar  de  su  fuerte   pestilencia.

Su  fama  fue  inevitable,  llegó  hasta  China,  vinieron  a  proponerle  a  dar  una  gira  a  su  país,  pues   logro  interpretar  con  sus  pedos  la  9ª  Sinfonía  de  Beethoven,  después  de  todo  su “defecto”  o,  como  lo  veían  los  demás,  lo  que  para  unos  era  una  vergüenza,  para  otros  era  algo  extraordinario  y  único.

Esa  gira  le  abrió  las  puertas  de  varias  universidades  a   Jordane,  decidió  entrar  a  una  de  ellas.

En  una  tarde,  estaba  echándose  unas  flatulencias  en  los  jardines  de la  universidad,  acompañadas  de  su  lectura.

Cuando  vio  aquel chico,  le  gusto,  fue  inevitable   enamorarse.  Pero,  cada  vez  que  intentaba  acercase  a  él,  era  cuando   más  gases  salían  de  su  bello  trasero,  pues  Jordane,  era  bella  y  escultural,  que  parecía  que  el  mismo  Dios  hubiera  deseado  ser  hombre,  para  enamorarla.

Su  conquista  era  el  chico  ni  más  ni  menos,  un  representante  de  los  estudiantes,  pues,  en esos  días  había  huelga, el  gobierno  en  turno  del  Estado,  quería  desaparecer  Filosofía  y  Letras  de  la  Facultad  de la  Universidad.

Esa  tarde  había  un  mitin,  pues  el  gobernador  visitaba  la  Facultad  que  quería  desaparecer,  era  para  argumentar  o,  para  justificar  su  represión.

Jordane,  estaba  frente  a  un  dilema,  de  esos  que  te  invitan  a  sobrepasar  tus  propios  límites  y  prejuicios, así  que  se  lanzó.

Cuando  el  gobernador  se  hacía  oír,  ante  la  rechifla  de  las  y  los  jóvenes  universitarios,  Jordane  que  era  imposible  no  percibir  su  presencia  por  su  bella  figura,  los  guaruras  del  gobernador  se  imaginaron  que  era  una  edecán,  no  repararon  en  dejarla  pasar,   ya  estando  cerca  del  gobernador,  le  lanzó  gas  ¡un  pedo!  ¡Una  flatulencia  de  las  más  poderosas!  Que  mató  al  gobernador.

Después  del  sonido  de  su  pedo  heroico,  las  y  los  jóvenes  explotaron  en  gritos  y  aplausos ¡Jordane  nuestra  heroína!

En  ese   instante,  el  chico  la  volteo  a  ver  y  no  le  retiro la  mirada,  mucho  menos  su  corazón,   pues  hasta  el  día  de  hoy,  sigue  en   juicio  el  caso  de  Jordane,  pues  el   gobierno   bastardo  la  acusa   de asesinato   y  la  parte  defensora,  solo  dice  que  fue  algo  muy  natural,  desde  ese  día   mucha  gente  apoya  a  Jordane,  ya  no  se  burlan  de  ella,  al  contrario,  hay  gente  que  lleva  leyendas  en  sus  playeras “Yo  me  echo  pedos  como  Jordane”.

Y  el  chico,  ahora  es  su  enamorado,  no  deja  de  protestar  afuera  de  los  tribunales,  cada  día  se  suma  más  gente  a  la  manifestación,  que  pide  su  liberación.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

 

 

 

 

La maldita cucaracha

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de jorgeramses.com

imagen de jorgeramses.com

 .

“El  secreto  de  mi  universo  es  sólo  imaginar  a  Dios  sin  la  inmortalidad  del  hombre”

<<Albert  Camus>>

 .

Siempre  me  despertaba,  allí  estaba  moviéndose  algo,  nunca  sabía  qué  era,  siempre  estaba  allí  a  mí  lado  izquierdo,  ocurría  a  la  misma  hora  en  cada  madrugada;  entre  la  01: 43  y  03: 41.

Interrumpía  mi  sueño  algo  que  caminaba  entre  mis  dedos, cuando  recorría  mi  estómago,  me  levantaba  sobresaltada  cuando  caminaba  sobre  mis  nalgas,  suelo  dormir  desnuda,  pues  me  molesta  demasiado  la  ropa  interior,  sobretodo  el  sostén,  duermo  bien  rico  así,  sin  ninguna  pijama,  solamente  con  mi  piel,  como  solía  gustarle  a  Marilyn  Monroe.

Cierta  ocasión  sentí  que me  ahogaba,  pensé  que  había  sido  la  cena  cargada  en  grasas  y  carne,  imagine  que  habían  reaccionado  los  jugos  gástricos,  pero  fue  cuando  logré   toser  tan  fuerte, que  avente  un  escupitajo  baboso.

Cuando  comencé  a  despertar  de  entre  la  oscuridad  de  mí  cuarto,  la  mirada  comenzó  acostumbrarse  y  a  reconocer  mí  espacio  interior.  Aquel  escupitajo  comenzó  a  moverse,  entre  los  restos  de  la  cena  y  saliva  que  parecía   baba  de  nopal.

Extrañada  y  llena  de  asco,  descubro  que  es  una  maldita. . . ¡Una  maldita  cucaracha! Entonces  aquello  que  se  movía  dentro  de  mi  boca  cuando  me  estaba  ahogando, no  eran  agruras,  sino  una  ¡Maldita  cucaracha!.

Para  mí  asombro,  descubro  que  me  mira  esa  cucaracha,  me  recriminada  algo  y  no  era,  porque  estaba   entre  los  restos  de  la  cena (esa  noche  rompí  mí  dieta  y  también  me  atragante  de  cerveza  y  pizza),  pues  entre  peores  pestilencias  y  restos  de  excrementos humanos,  habría  estado  esa ¡Maldita  cucaracha!.

Sus  ojitos  se  quedaron  fijos  en  los  míos  llenos  de  lagañas,  fue  cuando  comprendí  mis  luchas  noctámbulas.

Pensé  que estaba  en  un  sueño  o  en  una  tertulia  absurda  y  vacía,  no  daba  crédito  a  lo  que  veía,  pues  la  maldita  comenzó  a  reírse  ¿Se  reía  de  mí?.

Su  mirada  comenzó  hablarme  entre  risas ¿No  te das  cuenta?

  • Que las cucarachas  son  ustedes  los  seres humanos.
  • Son cucarachas  de  sus  propios  gobiernos  y  políticos;  son  cucarachas  que  se  aferran  a  sus  costumbres  y  tradiciones,  que les  provocan  sus  complejos  y
  • Son cucarachas  que  se  multiplican  y  contaminan  tan  rápido  su  entorno,  y  dejan  a  la deriva  a  sus retoños.
  • Son cucarachas  que  se  envenenan  con  sus  religiones;  e  imágenes  y  fanatismos,  las  adoran  cual  si  fueran  un  gran  pedazo  de  desperdicios  de  civilizaciones

Buscas  por  todos  los  medios  aniquilarme,  sin saber  que  soy  tu  propio  Dios,  soy  tus  propios  complejos,  todos  tus  miedos,  y  lo  que  deseas  ser  al  mismo  tiempo.

Mascullas  en  cada  madrugada  que  te  doy  náuseas  y  asco,  no  caes  en  la cuenta  que  la  cucaracha  eres  tú,  que  se  revuelca    entre  su  propia  mierda  y  vómitos.

Lo  peor  de   todo,  es  que  soy  todo  lo  que  queda  de  tu  podrida  conciencia  y  manipulada.

Así  que  mejor  sigue  durmiendo,  y  no  busques  más  desaparecerme,  mejor  déjame  comer  los  restos  de  pizza  que  tienes  en  tu  dentadura  amarilla,  de  tanto  que  fumas.

Sigue  soñando  y  date  cuenta  al  pensar ¿Quién  es  peor  insecto,  si  tú  o   yo?.

 

“Los  cobardes  son  los  que  se  cobijan  bajo  las  normas  y  prejuicios”

<<Jean  Paul  Sartre>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

 

 

Jerez dulce

Escribe: Julio César López

.

imagen de vivirfi.org

imagen de vivirfi.org

 

Frente a mi casa vivía Román Nuncio. Román me aseguró en incontables ocasiones que su suerte dependía de los santos a quienes les rendía culto. Todas las mañanas lo veíamos salir de su casa en paños menores, con una copa repleta de jerez dulce en la mano; daba un sorbo, hacía gárgaras con el licor y lo escupía sobre la acera. Contaba que esa copa la había velado toda la noche el mismísimo San Judas Tadeo. Román era homosexual y al menos dos veces al mes se liaba a golpes con un grupo de pandilleros mal encarados que solían reunirse cada noche en la calle de los gandules. Trabajaba doce horas en un comedor industrial y los fines de semana el claxon de una camioneta advertía su presencia frente a la ventana. Román salía de casa enfundado en un vestido negro y se aproximaba meneando su cabellera artificial –rubia, por lo regular.-

Llegó un día de Matamoros, tenía treinta y cinco o treinta y seis años -no recuerdo- Desde los trece había aceptado su condición pero al momento que decidió comunicarla a su familia debió correr doblando esquinas y cruzando aceras con su padre detrás, machete en mano. Cuando el padre lo alcanzó le metió un machetazo en una pierna que le rajó el muslo arriba de la rodilla. Jadeando por la carrera el padre se dio media vuelta y lo dejó en el asfalto, desangrándose. Después de recuperarse en el hospital decidió probar suerte en otra ciudad, y llegó aquí. Tuvo varios trabajos, unas veces hizo de cargador en los mercados de verdura y otras de limpiador de fosas sépticas hasta que lo contrataron de mala gana en el comedor industrial.

Vendía cara su mala suerte al enfrentarse a los prejuicios y nunca confundió lo que sentía por dentro. Su instinto de conservación lo obligó a ser cada vez más frío y ya no confiaba en nadie más que en sus santos y solo en ellos encontraba cariño.

Su cara tenía rasgos de varón rozagante. La barba comenzaba a brotar después de dos días de afeitado, otorgándole a sus mejillas una apariencia más oscura, distinta al natural tono de su piel.

Generalmente el diminuendo agudo de su voz se deshacía cuando charlaba conmigo y hablaba con tono grave. Frente a los demás adelgazaba el tono para que no se tuviera lugar a dudas de que su femineidad estaba floreciendo. Llevaba el cabello hasta el hombro y solía polvearse la cara de vez en cuando para que la grasa que brotaba desde la frente no diera indicios de brillantez en el rostro.

Una noche llamó a la puerta de mi casa, dio varios golpes y esperó. Abrí la puerta. Su rostro mostraba las huellas de una reciente batalla librada en la calle de los gandules.

-Esos hijos de puta quieren sexo, creen que soy fácil o puta. Me dijo al mismo tiempo que se adentraba a la salita de mi casa.

Mientras intentaba sentarse en el sofá llevó la mano a su bolso y sacó un cigarro de marihuana. Apretándolo con índice y pulgar se lo puso en la boca, exhalando por la nariz lo encendió y me lo acercó.

-No gracias. Dije retirándole la mano.

-No seas marica. Parece que el joto eres tú y no yo.

-No me interesa lo que digas.

Nunca había fumado marihuana ni había consumido otro tipo de droga, pero me gustaban la cerveza y el tabaco. No acostumbro pecar y arrepentirme. No me gusta bailar con el diablo y con dios al mismo tiempo. Permanecía indiferente entre ambos. Para no incomodar a ninguno era más bien sumiso, de perfil bajo. Mientras más te acercas al lado oscuro se crean vicios de los que no puedes zafarte y terminas jodido sin que nadie intente siquiera ayudarte. Pero si te cargas al lado del bien por lo general caes en un hartazgo terrible que solo se evade con el cariño de la soga. El aburrimiento permanente provocado por la dulzura empalaga y enloquece. Casi siempre es preciso el equilibrio para sentir que tu corazón late. Una resaca poco severa o un optimismo moderado son mejores que todo de un golpe, es casi terapéutico… En fin.

Román se levantó del sofá y caminó directo a la radio. Regresó al sofá después de sintonizar un tonto programa de música de bandas norteñas. El tipo que cantaba tenía una voz áspera, acida, y de lo único que hablaba era del alcance que habían logrado sus posibilidades ahora que la mujer se había ido con otro. Era entretenido prestarle atención porque dabas al fin con un tipo frustrado a quien le sonrió la fortuna, sencillamente era de lo que se trataba: un golpe de suerte y todos sus seguidores estarían conduciendo Cadillac’s mientras bebían whisky y le acariciaban la rodilla a la hermosa mujer a su lado, cómplice de su sano porvenir. Imagino a quienes gustan de esa música golpeando con alegría el capó de un coche mientras la tuba resuena, creyendo que su presente es mejor que su pasado y el de muchos, contagiados por un momento de excitación, creándose una vida distinta a la que les corresponde… “Es bueno soñar, mientras no lo hagas despierto” decía mi abuela.

Al fin cesó la canción y el locutor chiflado anunció otro éxito del mismo género, insistiendo que era una gran melodía y no podía perdérmela. Quiso persuadirme a que la escuchara pero fui más rápido que él y ya me encontraba buscando un viejo cassette de Horace Silver entre los cajones de un taburete. Cuando oprimí el botón de Play el infernal aparato enredó la cinta del cassette. No me resigné a soportar las historias de Román sin música, así que comencé a sintonizar otras estaciones de radio y por fortuna di con una estación que por la madrugada ofrece buena música clásica.

Escuchando el quinto Caprice de Paganini hablamos de varios temas: del buen paso que llevaban los Indios de Cleveland en la liga mayor y ambos coincidimos que en el futbol soccer cada vez había mejores histriones. Román tiene una habilidad para expresarse que es desesperante. Cuando concluye su charla te pregunta algo de ti y solo es para poder rememorar algo que le aconteció tiempo atrás, al hablar exagera el movimiento de sus manos, casi como un director de orquesta.

Pasaron dos horas aproximadamente, moría de sueño y Román estaba bastante drogado. De pronto comenzamos a notar una luz que aclaraba las cortinas beige de la ventana. Escuchamos pasos afuera, la gente iba y venía. Vimos sombras a través de la cortina y nos levantamos al tiempo que doña Angustias gritaba:

¡Se quema la casa de Don Román!

Al escuchar el grito de la señora perdí el sueño, Román perdió la nota y ambos salimos de la casa. En efecto, la casa de Román ardía en llamas. Varios vecinos intentaban extinguir el fuego a escobazos, algunos echaban cubetadas de agua por la ventana mientras el pobre Román permanecía atónito ante aquel sofoco que sentía su casa oprimida por las llamas. Cuando todo terminó, el humo se disipó gracias a la ventilación inducida y solo quedaban el olor a madera y tela chamuscada. Román y yo fuimos los primeros en entrar a la casa y con tristeza nos recibieron los despojos de aquella morada. Mesas y sillas continuaban en su sitio pero dejaron de presumir su mejor forma, las fotografías estaban calcinadas y la ropa de Román yacía entre brazas. Por alguna extraña razón los santos se mantenían en perfecto estado, erguidos y orgullosos en una de las habitaciones que les había asignado. Solo San Columba con su semblante de irlandés hambriento daba muestras de ardor en sus “sagrados” dedos. Las ofrendas que había dejado continuaban impecables: Cigarros, laurel, hojas de menta, granos de café, jerez dulce, aguardiente de caña y licor de manzana reposaban en pequeños pedazos de madera clavados a las paredes. La escandalera atrajo a todos los vecinos quienes apremiados por la curiosidad no esperaron a que Román hiciera el recuento de los daños. Los bomberos llegaron tarde y los oficiales de policía cargaban aún con el sopor que deja la interrupción repentina del sueño. Román salió a recibirlos mientras doña Angustias entraba en la habitación de los santos. La vimos persignarse frente a las imágenes lustrosas y al notar que no habían sufrido daño alguno  gritó:

¡Es un milagro!

Román la escuchó gritar y entró a la habitación.

¡Qué milagro ni que carajos! De querer salvar lo único que tenía se habrían sacrificado- Dijo estirándole las trenzas a doña Angustias.

La señora percibió el desconsuelo en sus ojos. Román furioso la sacó a empellones de la habitación,  exclamando:

¡Ahora verán estos cabrones!

Salió a la puerta principal, tomó una de las escobas con las que habían sofocado el fuego y se adentró de nuevo en la habitación. Empleando un swing de cuarto bate le reventó la cabeza a San Alfonso de Liguori, San Judas Tadeo perdió la aureola tras un recto de derecha bien acomodado al mentón, Santa Isabel de Hungría sucumbió ante unas furiosas patadas, San Antonio de Padua quedó completamente calvo después de un cepillazo con el codo y la guadaña de la Santa Muerte perdió la punta después de un talonazo bravío.

Román se sabía solo de ahora en adelante. Aprendió a no dejar cirios encendidos al resguardo de unos ojos sin vida y a no depositar su suerte en simples imágenes de yeso. Le di alojamiento algunos días en mi casa hasta que el galán que sonaba el claxon frente a su ventana reclamó su presencia. Ahora creo que le va mucho mejor, se colocó implantes de senos y nalgas postizas y está sometido a una rigurosa terapia hormonal con estrógenos y se hace llamar “Margot.” Su suerte mejoró, después de todo.

 

El Malvado de la Comarca

Escribe: Julio César López 

.

imagen de artistasdelatierra

imagen de artistasdelatierra

 .

Llevaba meses con inflamación intestinal.  El enjuagar de tripas me volvía loco. Había visto a tantos médicos pero todos coincidían en el diagnostico. Estaba solo en mi cuarto de paredes verdes con telarañas en los rincones que me  hacían pensar por momentos en una novela corta de Dostoievski. Consideré seriamente meterme un tiro, pero no tenía un arma a la mano. La idea de muerte por ahorcamiento me aterraba. Me era suficiente con la asfixia que me despertaba a diario antes del amanecer y me obligaba a jadear como perro atragantado. El cortarme las venas me parecía absurdo. Que alguien tuviera que limpiar las manchas de mi obstinación me apenaba.

Estaba aburrido. No sé cuantas veces dispuse de Art Blakey para calmar el hartazgo. También me quedaba en la cama durante varias horas escuchando el estruendo provocado por la trompeta de Freddie Hubbard. La paz que no me concedía el mundo, ellos me la acercaban, al menos por un tiempo corto. Tenía que salir a la calle. No deseaba una muerte sin gloria. No quería ser cogido por el toro sin darle siquiera un capotazo.  Me levanté, detuve el disco y salí de la casa.

Llegué al bar de Chalita. Sigue aún a tres cuadras de casa. Me acerqué a  la barra y le pedí una cerveza. Ella escuchó mi voz y permaneció con la mirada sumergida en sus ganancias. Chalita se llevaba bien con todos los hombres. Los albañiles la cortejaban. Le llevaban regalitos, chocolates o cualquier cosa que se les ocurriera o pudieran comprarle. Yo podía hablar de cualquier tema con ella. Había visto de todo. Había tenido tantas aventuras que nada le sorprendía… Dos hijos enrolados en las filas del crimen organizado, eran tema común entre nosotros. Yo, en lo personal, cuanto más conocía de la vida, más deseaba prescindir de ella.

Me acercó un cigarrillo y lo tomé. No había fumado nada durante la mañana. Por suerte tengo un trato con Chalita. Nos acoplamos bien. Ella me invita unas cuantas cervezas y me compra una cajetilla de tabaco al día y yo saco a los borrachos tercos, orinados y escandalosos de aquel bar. Cuando se quedan dormidos en los asientos es más difícil sacarlos de ahí, porque debes levantarlos, aguantar su aliento a alcohol y toda la sarta de improperios que te arrojan antes de salir trastabillando.

¿Qué tal te va hoy Félix?

-Igual que siempre.

¿Sigues malo del estomago?

-Sí.

-Te dije que fueras con mi comadre Chona. Ella tiene un remedio muy bueno para lo “embarado”

-No. Ya me estoy acostumbrando.

Al menos sigue tomando lo que te recetó el médico.

-Se me terminó el medicamento. No hay más.

¿Ya te curaste de esa Cinthia que te traía malogrado?

-De ese mal no me curaré nunca. Solo se me olvida a ratos.

-Es increíble que sigas teniéndole todo tipo de consideraciones. Solo los mártires guardan compasión por sus verdugos.

-Pero yo no soy mártir.

-Tú eres un pendejo. Se necesita ser muy pendejo para sufrir por alguien a quien le importas un carajo. En este mundo Félix: se puede lidiar con la fealdad. Con la estupidez no.

A final de cuentas tenía razón. Quedé convertido en un estúpido desde que fui blanco de su desprecio. Hice todo lo que estaba a mi alcance para agradarle. Había actuado frente a ella como un hombre, había sido valiente. Lo triste es que las mujeres no comprenden cuanto le cuesta a un hombre ser valiente.

Hablamos de mi mala suerte con las mujeres. Yo nunca consideré tener mala suerte; no se trataba de eso, la razón era la simple fealdad de mi rostro, el encorvamiento de mi columna y demás incomodidades físicas que me habían jugado chueco desde años atrás.  –Acéptate como eres. Decía. Pero el que me aceptara tal cual soy, no haría de mí un prospecto interesante para el amor, ni un semental que pudiesen considerar o ansiaran presumir.

Eran las cuatro de la tarde. Seguía sentado junto a la barra leyendo el periódico mientras afuera: el refulgente sol, como la misericordia de dios, no aparecía por ningún sitio. Empezó a refrescar. Casi todos los borrachos salieron del lugar antes que empezara a llover, como atrayendo la verdadera tempestad. De pronto las bisagras de las puertas rechinaron y vi entrar al Negro. Conocí al Negro en ese mismo bar; era un cabrón demasiado sádico como para tener la conciencia tranquila. Llevaba varios muertos a la espalda. El caso más famoso fue el del diputado que asesinó a golpes con sus propias manos la víspera de navidad del noventa y tres. Le dieron veinte años de cárcel. El presidio solo le ayudó a intensificar su odio contra el mundo.  Ahí aprendió también a estrangular sin dejar huella y algunas formas de tortura sin gritos. Giré la cabeza y mis ojos encontraron los suyos, su mirada carente de alma me reconoció. Me miraba fijamente. Le correspondí el gesto mirándolo de la misma forma. Se detuvo frente a mí. Pude ver su piel reseca y agrietada. El pellejo de su cara reflejaba los rastros de la droga y el hambre, el ultraje y la miseria.

¿Qué me mira cabrón? Preguntó.

-Miro lo que me da la gana. Respondí.

 Aquí cualquiera te ofende. Cualquiera te jode. Debes curtirte el cuero y el corazón. Bostezas y te caen encima como caníbales. Debes aprender a mirar con odio en los ojos. Si tu mirada es dulce, lo será tu carne. Debes ser bravo o te tragan vivo.

El Negro se acercó a la mesa donde un hombre dormía con el pico colgando. Levantó la pierna y tiró un puntapié, embarrando la suela del zapato en la nariz del borracho. El hombre despertó asustado y se levantó de su asiento buscando al agresor. El negro lo tomó de las solapas de un viejo saco desteñido por el sol y lo arrojó con saña hasta una mesa de plástico cercana a la entrada del baño. Se llevó la mano derecha al bolsillo trasero de su pantalón y extrajo de él un cuchillo de hoja delgada que brillaba gracias a la iluminación artificial del lugar. Me daba la espalda. Yo aproveché y le dí un empujón. La inercia lo hizo sostenerse con las manos sobre una de las mesas. Todo fue un ajetreo de botellas y cascaras de limones exprimidos cayendo al piso. No logré derribarlo. Pero había conseguido que soltara el arma con lo que pretendía herir al borracho que temblaba cerca de la puerta del baño. El tipo permanecía en el suelo, asustado. “Porque carajos no lo ataca pensé. A este cabrón no se le puede llegar de frente. Es claro que nos matará a los dos antes de recordar el padre nuestro” Todo el barrio le temía. Todos se ocultaban al verlo pasar. Y ahí estaba yo, enfrentándome al matón: a cambio de una cajetilla de cigarros. Hacía rato ya que Chalita había salido corriendo a buscar un policía, pero era probable que para cuando llegaran, nosotros estaríamos fríos y no encontrarían un solo rastro del asesino.

El Negro avanzó hacia mí. Despacio. Sin pestañear. Soltó un recto de derecha y logré esquivarlo. No pude soltar golpe. Estaba ocupado pensando en el contraataque y no actuaba. Era vencer o morir y estaba siendo demasiado estratégico. Me clavó un gancho directo al estomago seguido de dos volados directos a las sienes: una combinación fantástica. Antes de dirigirme un recto a la nariz -que vi venir- pude hacerlo cambiar de dirección con el movimiento de mi antebrazo. Lo tenía donde lo quería, tan cerca de mí que no podía escaparse. Le hundí dos izquierdas en el hígado y con la mano derecha lo sujete por el cinturón. Giré y cambié de dirección hasta que mi pecho rozaba su espalda. Lo hice caminar hacia la salida. Afuera lo solté del cinturón y estando de pie apoye la suela del zapato en su cintura. Empujé con todas mis fuerzas, logrando un punto de apoyo franco entre el suelo y mi dedo pulgar del pie. El Negro salió proyectado hacia la calle; trastabillando por el asfalto dio unos pasos hasta quedar a la mitad del camino adoquinado. Corría empinado para lograr disminuir la velocidad del paso, dando la cara al suelo. De pronto una de las rutas del servicio urbano de transporte giró a la derecha y se encontró con el cuerpo del matón a medio camino. El Negro no vio venir el armatoste hasta que la defensa delantera lo golpeo en un costado y lo hizo quedar a merced de la llanta izquierda de aquella mole inhumana. El cráneo le estalló como un globo entintado y sus piernas serpenteaban tras los últimos impulsos eléctricos que concedió el cerebro.

¡Mierda! Estoy jodido. –Pensé.

Vi las puertas moverse tras de mí y al borracho salir corriendo del lugar. Corrí, temiendo por mi futuro. Nunca había sentido el viento golpearme la cara con tanta furia. Intenté salir de aquel tedio en el que vivía y ahora se me aproximaba una catástrofe mayor para la que no había sido preparado. Había matado a un hombre. Fuera el hijo de puta más sanguinario. Era un ser humano. Me castigarían. Me cogerían por el culo dentro de prisión. Me condenarían por haber librado al mundo de un asesino más; del tipo que le daba color y sentido a las vidas de muchos. Una existencia que llenaba círculos de charlas fantasiosas con enfrentamientos y proezas desconocidas, de las que nadie fue testigo. Era más indispensable para ellos que yo. El matón les daba vida, algo de qué hablar y se los había arrebatado.

Crucé por Estocolmo y me refugié en el cuartito que renta el viejo Florencio: un alcohólico con quien jugaba dominó desde hacía algunos años. Al pobre de Florencio lo abandonaron sus hijos cuando su esposa se fue con un camionero y eso lo condujo a la miseria. A la vida de calle. A beber cualquier cosa que cayera en sus manos. Tenía cincuenta y dos años y sus ojos amarillentos eran el resultado de un mundo en decadencia. Juntaba latitas de aluminio en las calles y hacía trabajos de jardinería en los barrios elegantes de la ciudad. Una vez lo acusaron de acoso sexual, por culpa de una señorita que salió de casa cambiándose de blusa a temprana hora de la mañana a plena vista de Florencio. Le dieron de palos y lo refundieron en un hospital siquiátrico. Hasta que pudo librarse de las camisas de fuerza y salir de aquel sitio trepando las paredes como un desarrapado hombre mosca. Lo encontré en el cuartito. Tomamos café y compartió conmigo un pedazo de migajón de pan. Mezclaba el café en su taza y lo miraba esperando encontrar ahí un trozo de nostalgia. Algo bueno que deglutir de su vida pasada. Cerró los ojos y dijo:

-Antes nos correspondía el cielo. Ahora ni eso nos queda. Habrá que volver a los sacrificios humanos para ganar la misericordia de los dioses.

¿Y para qué? Si al cabo de unos años ellos nos quitarán el derecho de buscarla.  Le dije, levantando la cabeza para señalar lo que se encontraba fuera de aquel sitio.

Florencio continuó mirando su café. Probablemente vislumbraba un futuro mejor para sí mismo, no lo sé. Me inquieta pensar qué tiene ese viejo en la cabeza.  Al final me sonrió y dijo:

-Bueno. Entonces: Si no nos corresponden el cielo y la misericordia divina, que al menos nos corresponda el privilegio de odiarlos hasta el último día.

No hablamos más. No tenía sentido hablar de nada.

Intenté dormir pero no podía. El rincón en el que me había acostado apestaba a mierda. En el cuartito no había un baño. Era posible que Florencio utilizara ese rincón para cagar cuando fuera necesario. Me mantuve despierto. Pensando en el muerto. Consideré justo ir con las autoridades y hablar claro. Me sentía culpable de hacer que el Negro cayera debajo de aquel autobús. Debía ser valiente de nuevo. Él -aunque muerto- también tenía una madre y estaba sufriendo. Nadie puede con el recuerdo de la masa viscosa en el asfalto, mucho menos quien a base de amor tuvo la voluntad de forjarla en el pasado. Me levanté. Tomé un sorbo de café frío y volví a sentarme de nuevo sobre aquel piso hediondo, mientras las tripas comenzaban con el centrifugado. Tenía cosas más importantes en que pensar, que en ponerle atención a mis intestinos. Volví a levantarme. Afuera los ruidos de la calle cesaron. Ni un murmullo se compadecía de ese silencio que me emboscaba. Logré olvidarme de todo y concilié el sueño. Por la mañana los rayos de sol se desparramaban plenos en mi cara, colándose suavemente  por una rendija entre el marco de aluminio y la puerta de acceso. Me incorporé del suelo y llamé a Florencio. No me escuchó. No parecía respirar. Yacía inerte con la sábana cubriéndole el cuerpo hasta la nariz. Me acerqué a él. No sentí su respiración. Puse un dedo en la vena yugular de su cuello y no percibí su pulso. Había muerto durante la noche. Él, al menos, había tenido una muerte dulce. Estuve mirándolo por un corto tiempo. Tomé una cajetilla de cigarros que estaba a un lado suyo y la guardé en el bolsillo de mi pantalón. Fui hacia la puerta y me largué. No podría cargar con otro muerto.

¿Voluntad de Dios?

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 .

Pasaron  sin  verse  los  rostros,  la  frialdad  de  la  sala  era  como  la  de  una  oficina  burocrática  del  gobierno.

De  repente  tienes  la  sensación  de que  el  tiempo  se  ha  detenido,  para  recordarte  lo  efímero  que  puede  ser  tu  existencia   y  restregarte  en  la  cara  que  eres  un  microbio  en  todo  este  universo.

Ligeramente  sus  miradas  se  entrecruzaron,  como  dos  trenes  que  pasan  velozmente  y  dejan  atrás  lo  que  pudieron  ser.

Sin  llegar  más  allá  de  un  rozón,  casi  para  darse  un  beso,  eran  dos  extraños,  y  eso  eran,  dos  extraños  recién  nacidos   arrojados  a  la  desnudez  de la  existencia,  groseramente sin  nada,  desarmados   ante  la  interrogante ¿Qué  hacemos aquí? ¿Qué  somos  los  seres  humanos?

Cuando  estás  postrado  en  una  cama  sin  poder  hacer  nada,  viviendo   como  te  acaba  una  maldita  enfermedad,  eres  testigo  como  la  muerte  esta  frente  a  ti.  Sabes,  cuando  están  tan  cerca  de  la  muerte,  no  te  queda  de  otra,  que  enseñar  tu  verdadero  rostro,  con  ella  no  puedes  actuar,  no  puedes  ser  falso,  con ella  no hay  hipocresías.

Me  estoy  muriendo,  desde  hace  varios  días  he  tomado la  decisión,  que  ya  no hagan  nada,  he  optado  para  que  me  maten,  o  simplemente  me  dejen  morir  ya.  Pero,  aquí  está  mi  condena,  no  me  lo  permiten,  que  esa  decisión  nada  más  le  pertenece  a  Dios ¿Cuál  Dios? ¿Por qué  morir  hasta  que  Dios  mande,  como  suelen  decir?

He  tomado  la  decisión  por  mí  muerte ¿Qué  hay  de  malo  en  eso? ¿Por qué  se  oponen?  Esto  que  vivo  ya  no  es  vida,  mucho  menos  es  calidad  de   vida.

Vienen   y  me  hablan  de  misericordia,  pues  bien,  a  mi  no  me  la  tienen,  si  de  verdad  existe  la  misericordia,  déjenme  morir  de  una  vez  por  todas ¡Maldita  sea  su  misericordia  y  su  Dios!

Cuando  somos  arrojados  a  esta  existencia ¿Quién  asume  la  vida?  Si no,  cada  uno  de  nosotros  y  bajo nuestras  circunstancias.  Sólo  uno,  es  el  que  asume  la  vida  y  va  construyendo  su  destino,  entonces ¿Qué,  no  podemos  también  tomar  la  decisión  de  terminar  con  nuestra  propia  existencia?

Por  favor ¡Mátenme  porque  me  muero!

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.