Prosa perdida

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen tomada de es.pinterest.com

imagen tomada de es.pinterest.com

 

“Cuando  esté  en  las  puertas  del  cielo.

Esto  formará  parte  de  mi  videotape”.

<<Radiohead  de  su  rola: Videotape>>

 

Ya  no  sé  dónde  vivo,  pero  bastó  un   beso  tuyo  para  desencadenar  toda  la  furia  de  mi  vientre   reprimida,  que   tu  sexo   liberó.

No  digo  que  hayas  sido  el  único,  ni  el   último,  soy   una  creyente  de  los  instantes,  mi  existencia   está  hecha  de  trozos,  de  sobras,  no  tengo   tiempo   para  creer  en  Dios,  y   no   puedo   darme  el  lujo   de  creer  en  la  eternidad,  esas  banalidades  son  para  los  demás,  no  para  ti,  o  para  mí.

La  muerte  siempre  va  conmigo,  aunque  todavía  no  se  atreva  abrazarme,  pero  aquí  está  en  este  instante,  siempre   me  acompaña   cuando  tú no  estás  a  mi  lado.

¿A   quién  jodidos  le  importa  la  verdad   en  este  momento?

¿Qué  es  más  real,  la  verdad  o,  el amor?  Sólo   tengo   la  certeza,  de  que  te  tuve  entre  mis  piernas,  esa  es  la  única  realidad.

Ahora  mi  memoria  anda  deambulando  entre  las  sombras   de  tus  recuerdos,  que  con  el  paso  del  tiempo,  serán  reliquias   de  la  santificación  de  alguna  vez  probamos  la  juventud.

No   suelo  ser  de  esas  mujeres  que  viven  con  miedo,  sin  embargo,  ahora   tu  sola   mirada  me  llena  de  temores,  que  basta   uno  de  ellos  para  sentirme  viva,  el  volverte  a  mirar  a   tus   ojos.

Me  siento  atrapada  como  en  aquella  novela  de   Benedetti,  con   la  necia  ilusión  de  hacer  una  tregua  con  Dios.

Una  tregua  donde   no  sienta  la  necesidad  de   creer  en  ti,  como  con  ese  Dios:  que  no   crea  en  mí  y  no  creer  en  Él,  solo  dejarnos  en  paz,  ni  Él  ni  yo,  solo  creer  en  tus  besos,  aunque  hayan  sido  besos   fariseos.

Ya  no  me  reconozco,  me  he  convertido  en  una   ficción  nauseabunda,  en  una  historia  más   que  extraña,  cada   día   que  pasa  frente  a  mí,  me  convenzo   que  todo  lo  hemos  hecho  mal,  o   hemos  creído  equivocadamente.

El   rompimiento  de  la  memoria  tendrá   sentido,  para  alguien  que  no  sea   la    historia   que  he  sido  hasta  éste  instante ¡malditos   instantes!

Despertarás   en  algún  abril   y   darte  cuenta  que  estás  viva,  que   tal vez,  tomaste  la  vuelta  de  la  esquina  equivocada  ¿jodidamente  cómo  saber  que  estás  equivocada?

En  más  de  una  ocasión  luché   por  tu  sonrisa  escasa,  ahora  me  voy   al  exilio  de  la  patria  de  tu  cuerpo,  ya  no  recorreré  los  mapas  de  aquel  cuerpo  que  me  llevo  a  sentirme  viva,  más  que   viva,  tal  vez,  nunca  te  des  cuenta  lo  que  un beso   tuyo  despertaba  a  media  noche.

Contigo  no  existía  la  normalidad,  eres  un  caos,  ese  orden  que   casi   medio  mundo  le  tiene  miedo,  ahora  la  gris  rutina   ha   vuelto,  y  de  verdad   que  es  una  asesina.

Tu   llegada  era   como  una  bomba  lanzada  como  un  golpe  de  Estado,  desestabilizabas   todo.

Mis   sueños  ahora  son   espesos,  como  aquellos  cuando  duermes  despierta,  siempre  me  persigue  la  duda.   La  duda  si  fuiste  real,  o   fuiste  un  personaje  que  me  inventé  para  no  sentirme  sola.

Quisiera  desaparecerme  como   tú  lo  haces  ahora,   ser   como  aquellas  estrellas  fugaces,  o   simplemente   ser  como  los  besos  de  los  marineros  que  desaparecen   en  cada   puerto  que  visitan   y  se  van  desdibujando   entre  la  mar.

Tu   ausencia   es  como la  explosión  de  una  granada  de  fragmentos,  que  me  deja   toda   aturdida,  al  no  escuchar  tus  pasos  y  juntos   con  ellos  verte  llegar,  solo  está   ese  zumbido   en  los   oídos  que  te  desesperan  y   creer  que  está   cerca  la  muerte,  pero  no  llega.

Ahora   escribir  me  resulta  sospechoso  y  clandestino,  no   porque  infrinja  alguna  ley,  sino,  porque  nunca  supe  ser  la  revolución  que  necesitabas.

Nuestros  enemigos  no  lo  son  el  tiempo,  las  distancias,  la  vejez,  los  dogmas  o,  las   reglas  morales,  somos  nosotros  mismos ¿estaremos  vivos   para  nuestro  encuentro?

Vivir  en  la  clandestinidad  de  tu  amor,  es  una  postura  ante  la  realidad  que  nos  pintan.  La  lectura  de  tus   escasos  mensajes  se  han  vuelto  un  combate  ante  la  desmemoria.

No  se  puede  quedar  así  una,  tiene  que  vaciarse  toda  de  ti  hasta  la  más  mínima   gota  de  tu  saliva  en  mi  cuerpo  reseco  como  el  desierto,  por la  falta  de   tus  manos  recorriendo  éste  cuerpo.

La  esperanza,  ese  error  humano  y  de la  imaginación,  llega  a  decirme  que  al  fin  al cabo,  lo   único  real  es  la  muerte.

Me  aferraré  a  la  existencia,  hasta   sobrevivir  en  tu  memoria,  será  acaso  lo  único  que  sobrevivirá  después  de la  muerte,  no  creo  que  sobreviva  algo  de  nuestra  existencia  cuando  llegue  la  muerte.

“Esta  es  mi  manera  de  decir  adiós. . .

Porque  sé  que  hoy  es  el  día  más  perfecto  que  jamás  he  visto”.

<<Radiohead: Videotape>>

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Anuncios

2 pensamientos en “Prosa perdida

  1. Cuando se ama hasta el hastío ….. Y en la espera .. Que belleza de poema ,la imaginación viaja a través de las letras .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s