La otra conquista

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

Cómo olvidar aquel momento de nuestra historia cuando los españoles se preguntaron si esos sujetos con taparrabo tendrían alma. Los sometieron, los colonizaron, los conquistaron. Esclavos como destino manifiesto. Ser esclavo después de haber gozado de un imperio y sus bondades, después de haber sometido a los tlaxcaltecas y a los Otros; se les volteó la tortilla, se les acabó la suerte, en lugar de protección los dioses los abandonaron; llegó el europeo, llegó el español, dijo “de aquí soy” quemó las barcas, juró jamás regresar, y cómo no, pues se había encontrado un paraíso terrenal.

Indígenas acostumbrados a adorar a sus dioses, indígenas acostumbrados a vivir en libertad, pueblo que sometía a sus vecinos, todo eso se vino abajo. Ellos, que con la mano en la cintura dictaban las reglas de la “educación”, ellos que designaban el destino de prójimo: “tú te vas al Telpochcalli y tú al Calmécac”, ahora, comparte la misma suerte, todos juntos, ahora son esclavos, ahora son siervos, los que antes se dividían en nobles y plebeyos ahora da igual, todos eran sometidos, todos eran considerados inferiores. Así inició la Conquista española, así inició esta nueva raza, surgimos de lo peor que podía haber en España, reos, bárbaros, sujetos despreciables, era con los que contaba Hernán Cortés para llevar a cabo su travesía. Llevó consigo algunos frailes franciscanos para eximir sus propias culpas, no sabía que ese detalle le iba a dar la gloria, por medio del Evangelio podría legitimar su proeza, de nueve millones de indígenas solo quedó un millón, fueron masacrados, fueron exterminados, no quisieron someterse al nuevo régimen. Genocidio. Los otros, los que sobrevivieron, lo lograron gracias a que dejaron de creer en sus dioses para creer en el único Dios, de allí venimos, de los sobrevivientes, de los que prefirieron su vida por encima de su ideología. No tenemos tal, carecemos de identidad, vendimos nuestra dignidad al mejor postor.

El virreinato en la Nueva España se caracterizó por “La otra Conquista”, la conquista del alma, el catecismo del Padre Ripalda como único testigo fiel de lo que allí ocurrió. (Por cierto, no todo era religión, en la página inicial tenía un abecedario y en la página final las tablas de multiplicar.)

 –“Aquí traigo a Jesús”,“Ah sí, allí déjelo, a un lado de los otros dioses”. Nos equivocamos, ellos traína su fe bien arraigada, nosotros también, el resultado fue la impostura, por eso supimos que su Dios era el verdadero, ¿cómo es posible que sigamos adornado a nuestros dioses si nos abandonaron, en cambio el de ellos sí los estuvo cuidando durante la tormenta? “Dexar los Mysterios y cosas arduas de nuestra Sancta Fee, que ellos no podrían entender ni alcanzar, ni de ello tienen necesidad por agora.”

“Los estudios de todos los niveles se establecieron espontáneamente según lo requerían las necesidades”, método como prefigura de lo que actualmente conocemos como el de “Summerhill”.

Los Jesuitas trazarían los senderos de la educación como hoy la conocemos, sistematizada en un “trívium” y un “cuadrivium”. Los Jesuitas fueron expulsados de México en 1767 (habían llegado en 1572) tiempo necesario para haber sembrado la semilla del deseo de ser independiente.

La mujer seguía siendo relegada, no había que educarla, no vaya a ser que se le desaten las pasiones, además tenía una “limitada inteligencia”, esta idea perduraría hasta mediados del siglo XVIII.

Casino Royal

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 
 
 
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Augusto Monterroso

No deberían de suceder estos actos de barbarie, deberíamos de vivir en una sociedad libre y segura, pero la realidad es otra, estoy en algo de acuerdo con Luis González de Alba: “A esos hay que aplastarlos como cucarachas”, a los incendiarios del Casino Royal de la Ciudad de Monterrey Nuevo León.

“Solo querían partirle su madre al Casino” dicen algunos, pero la maldad se les desbordó, arrebataron la vida a cincuenta y dos inocentes que hacían uso de su libertad en un lugar de esparcimiento, que ni ellos mismos sabían que operaba irregularmente.

“Fue un acto de venganza”… “fue represalia en contra del Casino”… “no pagaron los ciento treinta mil pesos semanales por costos de piso”.

Cualquiera que haya sido el motivo la tragedia sucedió. Dicen que solo iban a amedrentar al dueño del lugar, a cobrar la afrenta, “mira como se arde el lugar”, pero con lo que no contaban esos sujetos inexpertos que aparte de cargar gasolina dos mil metros antes de llegar al lugar de los hechos y por eso ser identificados, con lo que no contaban era con las irregularidades en las que vivimos diariamente en México, es cierto que ellos advirtieron al llegar: “sálganse o se los va a llevar la chingada”, pero los visitantes asiduos a cualquier Casino ya estaban acostumbrados a ese tipo de peroratas, creyeron que era otra más y por eso hicieron lo que acostumbradamente hacían cuando los sicarios invadían el lugar, se fueron a resguardar a los baños, algunos si alcanzaron a salir, otros vieron las puertas de emergencia cerradas y optaron por resguardarse.

“Los estúpidos incendiarios van a alegar que jamás intentaron matar a nadie, iban a lo suyo, a sembrar el terror en los propietarios del Casino” escribe Jorge Villegas. Lo que pasó allí fue una terrible conjunción de características propias de los humanos: negligencia por parte de las autoridades y estupidez por parte de los incendiarios. Que irónico, dice un transeúnte, en plena época del auge científico las cuestiones del azar siguen dictando la agenda de lo humano.

Irónicamente, a la vuelta de la página, en la sección de deportes, encontramos posibles respuestas: Cuauhtémoc Blanco pide que se unan los futbolistas como lo hacen en otros países, (deberíamos asumir ese consejo), Óscar Pistorius, Adrián González y Carmelita Jeter viviendo su sueño. Ricardo Ferreti rechazando el premio como mejor DT. Quizá sea muy prematuro, dirán y con justa razón que debemos primero vivir el proceso de duelo, pero no está demás señalar la meta: “Seguir adelante porque no se puede vivir en el pasado” (Usain Bolt).

México mutilado

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

Ni el mismísimo diablo en sus mejores momentos hacía eso. El señor que encontró el cuerpo dijo que algo “olía a podrido”; metáfora maldita de lo que pasa en nuestro “México lindo y herido”.

Dios te acompañe” le dice la madre a su hijo que se va a trabajar. Salir de la casa se ha convertido en un “Deporte extremo”. Por alguna extraña razón Dios se ha encabronado con los mexicanos y por eso nos pasan estas tantas pinches cosas, dice alguien, el algún lugar.

¿Qué hay detrás de la conducta humana? ¿Cómo explicar tanta barbarie? ¿Deseos enfermos de poder?, ¿lujuria desbordada?, ¿ambición? ¿Falta de filosofía? Dicen que Itzel, la niña de Piedras Negras, se suicidó después de ver el programa, “La Rosa de Guadalupe” en donde la virgen salvaba a la protagonista. Otra vez la realidad dista mucho de la fantasía. O cómo poder explicar la conducta del psicópata de Saltillo que asesina a su prima y a la sobrinita de tres años, diciendo además que no pudo estrangularla y que por eso la colgó.

Balacera en un Estadio, crimen en un casino, asesinatos, infanticidio, y un Presidente de la Nación que no sabemos por qué oscuros deseos sigue empeñado en la misma estrategia.

Recuerdo cuando en los sesentas el grito de los jóvenes era “Amor y paz” o “haz el amor y no la guerra”. A la siguiente generación no le llamó la atención ese estilo de vida, ellos optaron por devorarse al mundo, se les llamó “yuppies”, eran los jóvenes empresarios. Luego vinieron los jóvenes de la Generación X como preámbulo del epíteto de los “ninis”. Pero lo de hoy es diferente, estamos siendo testigos de una generación de jóvenes desquiciados, deslumbrados por el dinero fácil, por la vida en el jolgorio, por el desmadre, por lo sádico; generación perversa, generación psicópata. Da miedo.

Mientras algunos jóvenes en Chile salen a las calles a exigir mejor Educación o algunos jóvenes en España salen a las calles en busca de su fe perdida, acá en México algunos jóvenes salen a la calle a matar.

Hace poco en México escuchábamos a Timbiriche, Parchís, Menudo y demás, ahora estamos invadidos por los narcocorridos, música que permea, retumba y que poco a poco se va troquelando en la memoria colectiva como signo de la desfachatez del momento espeluznante por el que estamos atravesando.

Me he dado cuenta de que mis últimas entradas al Blog giran en torno a la indignación, precisamente por eso: “indig-Nación”. “Me duele México”, titulé uno, “México esquizoide” se llama otro, quisiera escribir cosas bonitas, cosas de motivación, cosas de amor, pero es inútil, la realidad me avasalla, las preguntas son constantes, el deseo de exorcizar los demonios puede más que el deseo de querer admirar lo hermoso de la existencia. Así no se puede. En México no vivimos, sobrevivimos.

La muerte de la ilusión

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 
“Seamos sujetos de nuestro destino y decidamos por nosotros mismos”.
Martin Heidegger
 

¿Por qué se idolatra? ¿Cuál es la necesidad de tener ídolos, héroes, súper hombres?

Y en México para eso nos pintamos bien y bonito; El Cura Hidalgo, Emiliano Zapata, La Virgen de Guadalupe…

Como mexicanos hemos crecido bajo la sombra del “Gran Otro”, llámese el español conquistador, llámese el hombre libertario, o el héroe mítico mitad dios, mitad humano.

¿Al servicio de qué está que necesitemos esos ídolos? ¿Por qué no contentarnos con nuestra propia e insulsa existencia? ¿Por qué necesitamos un líder, alguien a quién seguir, un humano en cual depositar nuestros más ínclitos ideales?

Se ha dicho que el mexicano es un ser acomplejado, que se siente inferior, que se siente poca cosa, que desprecia al semejante e idolatra al extranjero, que se envalentona con el igual pero se hinca ante el poder del extraño. El mexicano; sujeto inválido, agachado, vituperado por su Santa Madre, humillado hasta las últimas consecuencias, carente de dignidad, que se refugia en el alcohol, mexicano que necesita ontológicamente un Ser Superior.

Hemos crecido bajo la sombra del héroe, en las Instituciones Educativas se nos enseñó a rendirle tributo y pleitesía a los héroes que nos dieron Patria, recuerdo la anécdota que cuentan algunos enterados sobre la “irreverencia” que tuvo el Loco Valdés al recordar al “Benemérito de las Américas” como “Bomberito Juárez” y ardió Troya. Antes había tabú, había cosas que no se cuestionaban, que no se tocaban, eran dogma que sustentaba el espíritu de la Nación.

Ahora la cosa es diferente, hemos crecido, hemos madurado, hemos evolucionado, ya no necesitamos de héroes nacionales, es por eso que ahora al anciano ya no se le reverencia, es por eso que la muerte de Carlos Monsiváis pasó de noche. Ya no necesitamos muletas, ahora conocemos al ser humano tal cual, ya no aquel ser humano dividido entre “bueno y malos”. Ahora conocemos al humano integrado, no mutilado. Es por eso que no se le ha dado el lugar que se merece Javier Sicilia u otros mortales que luchan por un México mejor en la representación mental de los mortales. “La verdadera Historia” se impone, la naturaleza del humano se manifiesta, dejamos atrás el maniqueísmo, ya aceptamos lo que hay en el corazón del hombre: “Eros y Tánatos”.

¿Qué nos queda? Es cierto, crecimos, pero con ello perdimos la ilusión, perdimos la ingenuidad, dejamos de creer, primero dejamos de creer en Santa Claus, después en Dios, después dejamos de creer en los Héroes Nacionales, después dejamos de creer en nuestros padres… y allí, precisamente allí se troquela la debacle de nuestra Cultura, los primeros atisbos del desastre de la Civilización; el ser humano dejó de creer en su padre y en su madre. Estamos viviendo los síntomas de esa decisión. Lo que vivimos actualmente es el resultado de esa “madurez”, de ese brinco que dimos, ahora somos unos adultos, ya no necesitamos esas figuras idealizadas; preferimos enfrentarnos a la realidad, sin Dios, sin héroes, sin padre ni madre. Estamos huérfanos, deambulando sin sentido, rechinando los dientes, mendigando amor.

México Esquizoide

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

“Un sujeto esquizoide no desea ni disfruta de las relaciones personales, (incluido el formar parte de una familia), escoge actividades solitarias, no confía en los demás, muestra aplanamiento de la afectividad”. (DSM IV)

Suena el teléfono y decido no contestar,  no vaya ser otra vez el extorsionador que habla siempre a esta misma hora.

México mutilado, México secuestrado, México torturado. Me duele México, titulé alguna vez un ensayo. México maniatado, México dividido. México bipolar. México esquizoide, México paranoico, México infeliz.

Pero también está el otro México, el México rosa, el México en donde no pasa nada, el México de la fachada, el México de ornamento, el México superficial, El México de Galilea Montijo y de Ninel Conde, el México del “Sabadazo”, el México de los narco-corridos que solo presentan lo bonito de pertenecer, el México que quiere atraer turistas pero ellos no vienen porque ya conocen al otro México, al indómito, al salvaje, al México bestial.

Tal pareciera que en México existen dos grupos o más bien dos versiones de lo que es México y de lo que aquí sucede.

Por un lado tenemos al grupo de ciudadanos que se mantienen informados gracias a Televisa y Tv Azteca, se convencen de que en México no pasa nada, de que el Gobierno está haciendo bien su trabajo, de que no existe mala leche, se lo creen todo, adoran ver esas series apologéticas como lo fue en su momento “El Equipo” y como lo quiere ser ahora “La Teniente”.

El otro grupo de personas prefiere ver el Canal Once o el Canal 22, se informa por lo que acontece en el devenir de la República gracias a las redes sociales, van construyendo su propia versión a través de las lecturas, de los discursos no oficiales, leen el periódico pero no se dejan engañar por notas tendenciosas, van directo al análisis, al pensamiento crítico, a la reflexión, comparan lo leído con los hechos de la vida cotidiana.

En el México en donde no pasa nada el futbol es la mejor opción, el deporte como antídoto, como anestesia, como tranquilizante. En el otro México, en donde si ocurren cosas y bien gachas nos damos cuenta de que esto no está bien, es el México vituperado por la guerra contra el narco, y últimamente le tenemos que añadir sucesos terroríficos que ya todos conocemos.

“Si no pueden, renuncien” nos recuerda hace poco Jorge Fernández Menéndez.

La gente que se ha levantado a decir “ya basta” es gente que le han matado a sus seres queridos; ¿esa es la única vía para poder terminar con este manicomio?

“El pecho a tierra como nueva postura de protección civil” escribe Julio Hernández.

Actualmente los “malos” son minoría… no quiero ni pensar cuando sean la gran mayoría…

“Es cierto lo que dice Poiré: México no es violento. Es extremadamente violento” (Carlos Humberto Toledo)

El Monstruo optometrista

Escribe: Carlos Arturo Moreno De La Rosa

 



Dios existe, pero a veces duerme;
sus pesadillas son nuestra existencia.
Ernesto Sábato

El sujeto era un perverso, un “insano”, llevaba doble vida, por las mañanas era un reconocido optometrista pero en la noche y en sus ratos libres abusaba de sus hijas y de otras víctimas, algunos dicen que hasta de su sirvienta. Era un sujeto insaciable, le gustaba grabar sus fechorías, les tomaba fotos a sus víctimas desnudas, no una, ni diez, ni cien, el periódico dice que miles de fotos le encontraron en su computadora, videos también. Se sospecha que las compartía en redes de pornografía.

Sus hijas lo denunciaron, ya no soportaron más. El monstruo optometrista  no quiere dar la cara, solo le gusta ser grabado por él mismo, ante los medios de comunicación no quita sus sucias manos de su rostro, esas manos incontrolables que abrían y cerraban puertas inocentes. El optometrista perverso estará en la cárcel, veremos si también graba y toma fotos cuando lo sodomicen, cuando sea el postrecito de los reos, cuando hagan fila con el “llorarás” en mano.

El sujeto que anda mal por una u otra extraña razón le va mal, unos dicen que es el “karma” otros dicen que es la consecuencia lógica, otros afirman que en verdad eso es lo que quería, en este caso en específico ser descubierto y “recompensado” con el cabeza de gato bodeguero.

Con esto no estoy diciendo que en verdad haya inocentes acusados y que estén purgando condenas por culpas nunca cometidas, pero la historia nos ha dado la razón, la verdad sale a la luz, el que obra mal le va mal, decían los antiguos.

¿Qué pasa en la mente del monstruo optometrista? ¿Qué pasó por la mente del ginecólogo violador? ¿Qué pasó por la mente del matricida? Todos ellos habitantes de la región, dicen entre broma y broma que acaso ¿será el agua que están tomando? ¿la perversión es por los alimentos que ingieren? Creo que va más allá, más atrás, sí tiene que ver con los “alimentos ingeridos” pero no los actuales, sino los alimentos ingeridos en el allá y el entonces, es decir, los sujetos son producto de una madre psicotóxica, mamaron leche podrida, es obvio que en sus relaciones interpersonales hizo falta abrazos, caricias, amor.

No toda la responsabilidad es de la madre (en parte) el sujeto puede decidir, pero siempre cargando sus fantasmas, siempre con esas huellas mnémicas que no lo abandonarán que lo atormentarán, están troqueladas en su inconsciente y allí perdurarán y desde ahí dictarán el proceder de su existencia.

El monstruo optometrista cometió sus fechorías, el monstruo optometrista ha sido descubierto (quizá ese era su deseo) el monstruo optometrista estará en las mazmorras, y allí, quizá, dé la cara, quizá si dé a conocer su rostro, y cuando lo estén sodomizando estará llorando, experimentará el “rictus de dolor” pero una parte de él, muy dentro de él estará sonriendo, sonriéndole a la hermosa vida.

Apología de la Tele-basura

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

 
Encuentro la televisión muy educativa.
Cada vez que alguien la enciende,
me retiro a otra habitación y leo un libro.
Groucho Marx
.
Si no sale en la televisión no existe.
Carlos Monsiváis

Prendo el televisor, está el programa de “Acábatelo” veo a “Maruca” bailando, el público se ve contento.

Dicen que el objetivo de estar en el mundo es ser feliz, disfrutar, estar alegre, creo que estos tipos de programas cumplen ese objetivo, no entiendo a los que constantemente logran denostar estos programas, los llaman alienantes, insulsos, que están creados para idiotizar, que enajenan las ansias de libertad del pueblo y demás epítetos.

El programa de “Acábatelo” que lo pasa un canal de Monterrey es conducido por “Mayito” el que fungía como “patiño” de Paco Stanley, en ese programa sale una señorita que se autonombra “Maruca”, cantan esa canción que dice “si estás aburrido sácate el moco” etc. Ahí mismo me ha tocado ver un personaje por demás cómico, se llama “Martha” es una persona de la tercera edad, su actuación sube el rating del programa. A esa misma hora en el “Canal de las Estrellas” pasan telenovelas, en Milenio está Jairo Calixto, “Política Cero” en su programa de quince minutos, un humor muy característico.

Lo mismo pasa con el programa de la mañana que se llama “Hoy” en donde sale Galilea Montijo y otros, hablan sobre el caso Kalimba, hacen juegos muy divertidos como “adivínalo con señas”, pero sobre todo se ponen a bailar y se ve que lo disfrutan, hacen la mañana llevadera, imagino a las amas de casa pasándola fenomenal.

En contraparte de lo líneas arriba comentado, existen programas muuuuy serios, con gente seria, muy seria, que hablan de Egipto, de Cassez, se toman la vida muy en serio, se desgañitan por Aristegui, nada que ver con los programas comentados arriba como “Acábatelo” o el matutino “Hoy”. Pero no todo programa “cómico” causa hilaridad, como por ejemplo “La Hora Pico” y otros.

¿Quién define lo que es “telebasura” existen muchos prejuicios respecto a ese asunto, ya quisiéramos el 10% de alegría, jovialidad, diversión o economía que tienen dichos conductores de esos programas denominados “programas pedorros” “poco inteligentes” “sin chiste”. En cambio en los otros programas de gente sumamente seria, preferidos por cierto sector pensante de la población, hablan de política, de los pleitos entre “azules, rojos y amarillos”, de narcos, del presidente en turno, de las elecciones de Guerrero y de Baja California, de la lucha interna entre Ebrard y AMLO, temas muy serios para gente muy seria en donde sale gente muy seria.

Entonces ¿de qué se trata la vida?

Prefiero el show de un payaso a una disertación de un jurista en el canal del congreso, prefiero un albur a un poema, y creo que el común de los mortales opinan lo mismo, por eso son felices (a excepción de un gran porcentaje de tuiteros que se toman la vida muy en serio). Es por eso que mucha gente prefiere ir al cine y ver una película que lo haga reír y no una película que lo ponga a pensar, después de soportar un trabajo miserable que nunca deseó en su infancia o que no eligió sino que fue lo único que pudo encontrar, por eso prefiere estos programas de los cuales la gente se ufana de tildarlos como “programas basura”. No son programas basura, hacen a la gente reír; eso es suficiente, y eso sin tocar el tema del futbol, opio del pueblo posmoderno.

Por un mundo más divertido, más enajenante, con menos ideología, que al cabo es solo un instante el que estamos en este mundo.

Triangulo de amor

Escribe: Carlos A. Moreno De la Rosa


Magali salió muy temprano, aún no daban las seis de la mañana, el fulano ya la esperaba en el estacionamiento, allí donde cada madrugada se encontraban mientras Chuy trabajaba de tercera. Magali ya no sabía si lo que sentía por su amante era solo pasión o eso se había convertido en amor.  Con su esposo había procreado una niña, pero eso no la detenía, ella solo quería estar en brazos de Fidel.

Esa madrugada Chuy salió temprano del trabajo, sospechaba que Magali le era infiel, sus amigos le decían, “tu morra te engaña”, él al principio no les creía, pero poco a poco la duda fue creciendo. Esa madrugada llegó a su casa, solo vio en la cama a su hija dormida, sospechó lo peor, su hija no despertaba, quizá Magali le dio una pastilla para dormir para que no se despertara mientras ella se iba al estacionamiento con Fidel. Chuy encabronado despertó a la niña, la llevó a la casa de sus papás y se fue a buscar a su esposa, la encontró fajando con Fidel, en el estacionamiento. Chuy siempre había sido un hombre tranquilo, pero ese día, dicen los que vieron, que se trasformó, que se convirtió en un demonio; Fidel alcanzó a correr pero ella no, Magali creyó que platicando iba a solucionar todo, pero no, Chuy encabronado no actuó como se esperaba de él, con parsimonia, ecuánime, estoico, todo lo contrario, arremetió contra Magali, la golpeó, una, dos, tres veces, no tantas como las veces que Magali le fue infiel.

Tomó su coche y ya se iba, Magali no quiso que eso quedar así, se trepó en el cofre del carro, Chuy ni se inmutó, pasaron varias cuadras, Magali parecía “Adelita”, nomás le faltaba saludar. Una patrulla que hacía su rondín vio el suceso surrealista: “van pal´ bote”.

De eso que les cuento ya pasaron varios años, Chuy perdonó a Magali y Magali perdonó a Chuy, ahora viven muy felices, sobre todo con la criatura que Dios les dio. Luisito ya tiene seis años, pero ah como se parece a Fidel…

Si te pega es porque te ama

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

Veinticuatro años tiene Berenice. Berenice está muy enamorada, no sabemos el nombre de su novio, ella siempre nos platica de él, dice que dentro de poco él le propondrá matrimonio y vivirá la vida que siempre soñó.

Berenice ese día se puso su minifalda, festejaban algo, no nos quiso decir, se peinó, maquillaje a discreción, todo estaba listo para esa “noche de pasión” que tendría con su amado, no sería la primera vez, pero para ella cada entrega era como si fuese su primera vez, quién sabe si también para él.

La última vez que se les vio fue caminado de la mano por las calles del centro de la ciudad. Entre beso y beso, platicando, tomados de la mano. De repente él se puso como energúmeno, la agarró a golpes, uno, dos, tres, cuatro, “n” golpes, pudieron haber sido mas, pero los transeúntes entraron a defenderla. Él corrió. Su amado corrió. El “príncipe azul” en quien tenía puestas todas sus esperanzas allí la dejó, sola, triste, llorando, sufriendo. Llegó la ambulancia para darle primeros auxilios, los testigos le sugirieron que levantara una denuncia, ella dijo que lo iba a pensar.

Dicen los vecinos que ahora se les ve, de nuevo, tomados de la mano, por las calles de la colonia “Tierra y Libertad” de la ciudad de Monclova, Coahuila, ella aún trae un ojo morado y un moretón en el brazo derecho, pero su corazón le dicta que cuando se casen todo va a cambiar, que su matrimonio va a funcionar y que él la dejará de golpear, “que al cabo si me pega es porque me quiere”…

Como Berenice, a sus 24 años hay muchas, escondidas, ilusionadas, no conocen otro tipo de relación, “los golpes ingren” dice el dicho. Como Berenice hay muchas, muchas otras más…

Del carajo

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

“El origen de todo” by Adolfo Payés

 
Creer en el sentido común es la primer falta de sentido común.
Eugene O’Neill

Un mozalbete se pelea en un campo de futbol, pierde el pelito, se va a su casa, regresa con un cuchillo, apuñala a su contrincante, por escasos milímetros y esa puñalada hubiera sido mortal, estuvo cerca de la yugular.

Una madre de familia de 29 años, con seis hijos, los deja encerrados, cuatro días; un niño presenta una descalabrada, otra presenta desnutrición, otra un cuadro diarreico, la mamá enfurecida llega reclamando sus hijos, dice que los dejó poco tiempo, que solo fue a trabajar, cuatro días. El papá vive el Torreón, no sabía de los sinsabores existenciales que a tan corta edad esos infantes ya experimentaban.

“Taxistas disputan a golpes pasajero”. Dice la nota.

Me comenta una maestra que si no supe del sujeto de 18 años que golpeó a su mamá, le digo que no, no sabía, pero yo le comento del sujeto adolescente de 13 años que le aventó un bloc en la frente a su papá.

El presidente de Ecuador Rafael Correa afirma que el narco domina el territorio mexicano, cada vez son más los que brincan el charco, en USA los hispanos son más de 50 millones, cuántos de ellos no serán mexicanos, 230 mil en México huyen por violencia desde el 2006, asesinan a “La Gata”, conductor de televisión que salía con Oscar Burgos, balacera en San Buenaventura provoca “psicosis colectiva”, encuentran verdura contaminada por radiación, la anorexia vuelve a cobrar importancia, en Chihuahua registran rebrote de influenza… y Anahi operándose la cara… Cosas de la Vida.

Poco a poco, lentamente la humanidad está, (como dijera un alumno de educación especial) del “carajo”, violencia por doquier, hacia donde volteemos nos encontramos con la máxima representación del Tánatos, la muerte, la destrucción, golpes, salvajadas, poca civilización, ¿hacia dónde vamos como humanidad? Es la pregunta retórica que constantemente me hago. ¿el amor? ¿qué es eso? ¿con qué se come? ¿cuánto se paga por eso?

Nos hace falta educación en el amor. Recientemente en mi trabajo impartimos unas charlas para padres en donde abordamos el tema de la “autoestima” y concluíamos que el sustento, el pilar, el cimiento es el amor, una educación basada en el amor. También nos pusimos de acuerdo en que a los padres de ahora nos hace mucha falta la paciencia en el proceso de educación a nuestros hijos. Paciencia, tiempo de calidad y cantidad, comunicación, trabajar en equipo, educar con el ejemplo y un proyecto de vida eran los temas recurrentes durante la charla.

¿qué nos queda? ¿todo está perdido?

Política perversa

Autor: Carlos Moreno

.
Uno es el hombre-lo han llamado hombre-
que lo ve todo abierto, y calla y entra.
Jaime Sabines
 
.

Decir “político mentiroso” es un pleonasmo, es una tautología, es una reiteración innecesaria. Desde que existe la figura del político, en la representación mental de nosotros los mortales aparece el político como un sujeto ruin, adulador, mentiroso, fantoche, convenenciero, maquiavélico, draconiano, perverso y demás epítetos que se acumulen durante la semana.

La política deja mucho dinero, como bien lo dijo un político: “un político pobre es un pobre político”. Si en verdad los políticos quisieran hacer “el bien” mejor que se alíen con cualquier denominación religiosa, que se hagan altruistas, filántropos, pero que no nos vengan con el cuento de “todo lo que hago lo hago por ti”.

Lo que busca el sujeto venido a político es el poder y el dinero y lo que ello representa, sus beneficios sin saber que con ello se está haciendo acreedor a sus maleficios, no hay político con “buenos sentimientos” es una contradicción. Todo político busca “el bien para la familia” pero la de él, y muchas veces esa familia incluye a la queris, a los amigotes, los compadrazgos, los proveedores, pero uno, siendo un mortal, lejos de la toma de decisiones, solo nos contentamos con ser simples y meros espectadores.

Cuando un político quiere nuestro voto se convierte en el mejor amante, nos promete trabajo, seguridad, educación de calidad, etc. etc. pero una vez instalado en el poder se olvida de sus promesas y dice: ¿yo? ¿cuáno? ¿a none?…

El político es un sujeto perverso, un sujeto enfermo de poder, inconscientemente busca el falo que se le negó en su primera infancia, no sabe interactuar de otra manera más que peleando, discutiendo, presumiendo, siendo un fanfarrón. Así fue educado, a si fue criado, viviendo a costa de los impuestos de los que votaron por él. Ya una vez en su puesto hace del partido político una “empresa familiar”, mete a la nómina hasta al hijo del vecino de la comadre del primo de su tocayo, nomás porque le cayó bien.  Es común que se  ausente de su trabajo, le pagamos unos sueldos espléndidos, se toma unas vacaciones que ni nosotros, sus jefes, nos podemos tomar, van a restaurantes lujosos, obvio, eso nosotros lo pagamos.

El hombre-político es la máxima representación de lo humano, y cuando digo humano me refiero a la condición de “ser artificial” construido, inventado, mentiroso, embaucador, farsante, títere, servil,  y demás epítetos que Usted quiera añadir.

El político existe porque así lo hemos permitido, es un parásito, supo y sabe cuál es la mejor manera de vivir. “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error” se dice para sus adentros todas las noches antes de tomarse su lechita caliente y a dormir. “Sólo las potencias celestiales nos pueden proteger de las rapiñas que los malos políticos cometen y que parecen ser ya parte de nuestra vida nacional”. Escribió Armando Fuentes Aguirre.

Para llegar al poder el político hace uso de dinero, mucho dinero, y no contento con ello todavía tenemos que solventar dichos gastos, los de los políticos y los de los sujetos que dan “fe y legalidad” al proceso, dinero tirado a la basura, literalmente: lonas, panfletos, flayers, tanto de los partidos políticos como del Instituto que regula sus fechorías. Y al final de la jornada, todo se define con doscientos pesos, “vendo mi voto por doscientos pesos y un lonche”.

El pueblo tiene los gobernantes que se merece. Mientras sigamos permitiendo que continúen existiendo semejantes parásitos de esa calaña, vivamos la vida en la estulticia, sigamos embobándonos viendo la televisión, específicamente Televisa y TvAzteca, todo seguirá igual, o peor.

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa (Monclova, Coahuila. México)

La muerte y el sentido de la vida

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

¿En qué momento perdimos la esencia de la vida? ¿en qué momento dejamos de disfrutar la existencia?

Creo que hemos perdido el rumbo. La Existencia es una oportunidad de ser feliz, aunque esta palabra está demasiado trillada. O mejor digamos: “vivir sin la miseria neurótica”.

La vida es tan efímera, en cualquier momento cerramos los ojos y dejamos de existir, como dijera el poeta coahuilense Manuel Acuña: “Y en medio de esos cambios interiores tu cráneo, lleno de una nueva vida en vez de pensamientos dará flores.”

Muy diferente sería nuestra vida si desde pequeños nos comentaran que somos finitos, que un día habremos de morir, que hay que disfrutar cada día que estamos. Un poco de Tanatología no nos vendría mal. Sabernos finitos para experimentar este viaje con mayor pasión, con más garra y menos ideas irracionales, con mayor actitud y menor frustración.

Estar conscientes de que el Amor es lo único que nos salvará. ¿De qué? De una vida sin sentido. Pero saber que el Amor, como dijera Erich Fromm, el Amor es una disciplina, es un Arte, valores que la posmodernidad no los lleva prefigurados.

Vivimos en la cultura del menor esfuerzo, eso nos lleva a no valorar lo que somos, a no valorar a las personas que nos rodean y hacen de nuestra vida una estancia más placentera. Siempre estamos deseosos de algo más, de algo que llene nuestro hueco, el vacío existencial, la falla, la falta, la carencia.

Seguimos creyendo en un ser externo a nosotros que guía nuestra vida o en un ser maligno que nos pone tentaciones y cuando nos va mal es que “metió su cola”. ¿Hasta cuando vamos a hacernos responsables de nuestro destino? Un destino manifiesto, muchas de las veces cruel por nuestra misma decisión.

Lo bueno es que existen los niños; inquietos, llenos de vida, mis hijos, los tuyos, que viven bajo su propia realidad, su propia concepción del mundo, con sus prioridades más sinceras, sin falsedades, sin andar ocultando sus emociones, se presentan tal cual son. Habrá que replantearnos la vida misma, vivimos muy apurados, y ya cuando queremos voltear a ver si ha valido la pena, como dijera Martin Heidegger, ya va a ser muy tarde, demasiado tarde.

@CarlosMorenoMx

El extraño origen de la vida

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

Reflexiones en torno al posible origen de la vida

Desde que estaba e la Licenciatura de Psicología en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León,  teníamos una excelente cátedra impartida por el Psicoanalista Rodolfo Álvarez Del Castillo, nos compartía los mejores textos y comentarios de un Pichón Riviere o de un Igor Caruso o la etapa de Sigmund Freud  cuando escribió “El malestar en la cultura” desde una cosmovisión psicosocial.

Fue allí donde comenzó en mí la inquietud de saber en dónde se originaba todo, la vida, de dónde proveníamos, Igor Caruso nos remontó hacia la filogénesis.

Recientemente conocí a LUCA y quedé maravillado. Hoy he encontrado la respuesta a todas mis interrogantes, después de tanto leer, tanto buscar en YouTube, libros, bibliotecas visitadas, sitios de internet…

Hoy en el almuerzo estaba mi esposa explicándole a un sobrino una actividad que viene propuesta en el libro de texto de quinto año de primaria, es una actividad sobre la vida de las bacterias y allí fue donde me llegó la Iluminación, el Eureka de los griegos, allí lo supe todo, lo descubrí: la actividad propuesta en el libro de texto consiste en poner en un recipiente grenetina (gelatina), ya que tenemos el frasco con grenetina, con un hisopo hay que pasarlo por la boca y depositar lentamente el producto en el frasco…

Y pensar que así fue como surgió todo. Imaginemos a Dios en un momento de ociosidad o de travesura, pasando un hisopo por su boca, haciendo un experimento, “a ver qué pasa”, pero al parecer se le olvidó el experimento, andaba un tanto cuanto entretenido en otras galaxias,  y ya cuando regresó, 4,700 millones de años después, se encontró con lo que ahora vemos, una especia muy rara, que se hace llamar “homo sapiens” que se dicen los amos y señores de la tierra, que ni enterados están que provenimos de unas micro-vidas depositadas por Dios en un momento de ociosidad en su eterna existencia.

O peor aún; otra versión afirma que Dios estaba degustando sus sagrados alimentos, y cuando terminó de ingerirlos, buscó un palillo (moldadientes, mondadientes, escarbadientes), se quitó un pedazo de comida de entre sus dientes y lo arrojó al planeta tierra, y después de 4,700 millones de años la historia ya la conocemos.

Ya sea con un hisopo o quitándose la comida entre los dientes, Dios depositó en la Tierra una muestra de micro-vidas de su boca, y de allí surge todo lo que ahora conocemos, como dijera un gran pensador “denle a la Tierra 4,700 millones de años y verán de lo que es capaz de hacer”, ya está, el Origen de la Vida ha quedado al descubierto, y pensar que lo tenía allí a la mano, en un experimento de quinto de primaria, habrá que, como diría Jacques Lacan, volver a los textos originales, en un libro de quinto de primaria encontré la respuesta.

@CarlosMorenoMx

Amor en la posmodernidad

Escribe: Carlos A. Moreno De la Rosa

Homúnculo by Leonardo Da Vinci

.

¿Qué es el amor?

Hay una canción que la Radio se ha encargado de impregnarla en el inconsciente colectivo, la busqué en Youtube y ahora se que la canta “Tito el Bambino”, muchos de Ustedes la conocen, inicia afirmando: “El Amor es una magia, una simple fantasía, es como un sueño que al fin lo encontré”.

Mucho se ha escrito sobre el Amor, desde tiempos inmemorables, desde que el Ser humano se precia de serlo ha dedicado líneas de pensamiento a eso que llamamos Amor.

Últimamente teóricos del pensamiento humano se han puesto de acuerdo y han catalogado al Amor como el sentido de nuestras vidas, el Amor y sus diversas manifestaciones, como dijera Erich Fromm, amor a Dios, a uno mismo, a la pareja, a los padres, a los hijos.

Más que un simple efecto químico en el Cerebro, el Amor es un Arte, por lo tanto requiere destreza, constancia, el Amor es una disciplina, término muy alejado de nosotros y nuestro diario vivir.

El punto álgido que hoy comparto es una palabra que define el acto de amar: una sola palabra: Amar es DESPRENDERSE; en la clase de Psicología evolutiva estamos tocando el tema de la fecundación y nos percatamos de que el espermatozoide tiene que desprenderse de su cuerpo para poder entrar al óvulo, para poder fusionarse, para ser uno solo, dejar de ser, dejar de pensar en el yo para comenzar una nueva vida, una nueva creación.

Desprenderse quizá es el acto de amor más grande, olvidarse de uno mismo, claro que no va en contra de aquel adagio “nadie da lo que no tiene” es cierto, hay que amarse uno mismo, para saber amar al otro, pero el darnos cuenta de cómo inicia la vida, la existencia humana, con un acto de desprendimiento, de humildad, de amor incondicional, nos enseña mucho sobre el sentido del compartir, del vivir juntos.

El Budismo Zen nos ha compartido que la magia de vivir se da mediante el desapego, que nuestro corazón no esté enraizado en lo material, en lo pasajero, en lo contingente, “Ligero de equipaje”. Sé que nos hace falta a nosotros como seres occidentales eso que se llama “Meditación” “Reflexión” “Introspección”, somos seres nacidos bajo el yugo de la posmodernidad y sus valores

Amar en tiempos de la posmodernidad implica esa eterna lucha entre el Romanticismo (en todo el sentido estricto de su significado) y los valores propios del contexto socio-histórico-cultural en el que vivimos como el Hedonismo, el Consumismo, el Materialismo, el Individualismo.

Es un Reto. Amar es un reto, implica sacrificio, implica no obedecer los mandamientos imperantes de la axiología en turno, implica ser auténtico, implica pensar, ser creativo. En resumidas cuentas Amar implica Desprenderse…

Twitter: @CarlosMorenoMx

Facebook: psicologocarlosmoreno

Psicología Positiva de Seligman

¿En qué consiste la Felicidad? Martín Seligman, creador de la Psicología Positiva, Investigador de la Universidad de Pensilvania con grado PhD, ex-presidente de la APA (Asociación de Psicólogos de América), acuñó el término de psicología positiva al intento de hacer consulta psicológica en búsqueda de la felicidad, del bienestar humano, no tanto hacer hincapié en las desventajas, traumas o carencias del consultante sino más bien en la potencialidad que tiene él como persona. Martín Seligman retoma la filosofía clásica; expone tres rasgos distintivos para alcanzar la Felicidad, el primero es el Hedonismo, es decir, el placer por el placer, el estar contento con lo que se hace, que el trabajo te produzca placer, que el diario convivir con tu familia, amigos o compañeros de trabajo te produzca placer, que la comida que ingieres sea altamente placentera, el segundo escalón es el Eudemonismo, es decir la felicidad en compromiso, la felicidad compartida, aquí no se queda en el solo grado de felicidad individual, pasajera que nos da el hedonismo por medio de los placeres de los sentidos, aquí la eudemonia trasciende un poco más, es el saber compartir lo que se tiene, y eso implica sacrificar muchas de las veces gustos propios por los gustos del otro, saber negociar, muchas de las veces eso nos acarrearía un malestar, sin embargo Seligman insiste en que el Eudemonismo es una disciplina, es un arte (como bien lo dijera Erich Fromm), así que hay que practicarlo, ¿cómo? Haciendo consciencia del otro, llevar hasta las últimas consecuencias aquél adagio de Jean Paul Sartre en donde afirma que “el infierno son los otros”, asumirlo y revertirlo. Por último en el tercer escalón de la felicidad está en tener una Vida con Sentido, encontrarle sentido a tu vida y que tu propia vida esté en sintonía con el grupo, es decir con los otros, darle sentido a nuestra existencia como bien lo dijera Víctor Frankl, y ese sentido de vida es un aspecto de nuestra existencia que muy pocas veces nos detenemos a pensar, ¿para qué estoy aquí en el mundo? ¿Realmente tiene sentido mi vida?

Martín Seligman  afirma que cuando encontremos respuesta a la interrogante sobre el sentido de la vida, nuestro grado de Felicidad se verá recompensado, y no habla de una Felicidad caricaturesca de la sonrisa y el optimismo, aunque los incluye, pero la Felicidad la ejemplifica como un alto grado de Compromiso Social, entrega y amor para el prójimo, se puede leer entre líneas mucha influencia de Víctor Frankl, Erich Fromm, Abraham Maslow, Carl Rogers, Budismo Zen, entre otros.

Otro subsistema de la Felicidad (o Felicidad auténtica) es que está constituida por tres aspectos: el entorno en el que se vive, la genética y lo que para nosotros los psicólogos resultaría nuestra materia de trabajo es la actitud, es decir la manera de enfrentarse al mundo, la manera de percibir el mundo, ¿Cómo interpretamos los hechos, cómo interpretamos un insulto, si nos quedamos con él o simplemente no lo aceptamos?, la decisión de tener una vida en, como lo dijera Bertrand Russell “La Conquista de la Felicidad”.

Cabe mencionar que la Psicología Positiva dista mucho de ser una corriente más en el gran bagaje de la literatura de autoestima o superación personal, la psicología positiva está avalada por la APA, como dijera Albert Ellisesto no es un libro más de superación personal”, refiriéndose a su libro “Usted puede ser feliz”, aclarando que Albert Ellis no pertenece a la corriente de la Psicología Positiva, más bien sería uno de los precursores junto con los autores mencionados en este texto, Albert Ellis es el creador de la Terapia Racional Emotiva (TRE).

Es pues la Psicología Positiva una alternativa para tener una existencia más placentera, más llevadera, con amor y con sentido.

Dicen que venimos a este mundo a ser Felices… ¿Usted qué cree?

@CarlosMorenoMx