La muerte del cura

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Capítulo 1

 

El  teléfono  de  la  oficina  de  la secretaria  particular  del  obispo  no  dejaba  de  sonar,   son  de  ese  tipo  de  llamadas  que  intuyes  que  ya  te  cargó  la  chingada.

Desde  los  primeros  minutos   de  aquel  amanecer   de  aquel  invierno ¡Bendita  mañana!  Por  no  decir  mal agraciada  mañana.

¿Quiénes,  o  quién  desesperadamente  buscaba  hablar  con  el  obispo?

En  su  desesperación  querían  parecer  a  unos   diques  que  detuvieran,  algo  que  ni  su  imaginación   podría  concebir,  una  avalancha  que  no  saben  por  dónde  los  sorprendió.

Las   radios  de  los  policías  se  escuchaban  claves,  las cuales,  cuando  eran  escuchadas  en  algunos despertaba  miedo  y  asombro,  en  otros  no  menos,  burlas.

Los  medios  de  comunicación con  que  uno  se  haya  enterado,  corrían  la  voz  que  algo  inusual  había  ocurrido.

No   fueran  extraordinarias  las  llamadas,  sino  fueran  del   gobernador.

Era  el  mismo  gobernador  que  buscaba  con  tanta  insistencia  hablar  con  el  alto  jerarca  de  la  iglesia  católica  de  su  estado  al  mando.

Llegó  el  momento  que  atendió  la  llamada  el  obispo,  en  su  móvil  privado.

  • ¿Monseñor?
  • Sí. . .
  • Me  están  informando  los  peritos  que  hay  un  cuerpo  de  un  hombre  más  o  menos  de  50  años,  sin  vida.   Es  sacerdote.
  • Sabes  ¿quién  es?
  • Si
  • ¿Y   hay  algún  problema?
  • Pues. . . Si
  • ¿Cuál  es?
  • La  forma  en  que  lo  encontraron
  • (Silencio  un  poco  largo  e  incómodo). . .  Adelante
  • Fue  asesinado  y   torturado.   Lo  castraron,  para  meterle  sus  propios  testículos  a  la  boca  y   el  pene  se  lo  introdujeron  a  su   ano.
  • (Silencio  un  poco  largo  de  no  comprensión)
  • Me  imagino,  que  no  quieres  que  se  ventile  esto,   en  los  medios  monseñor,  por  eso  estoy  hablando  contigo.

Esa  ocasión   fue  la  primera  vez  que  el   obispo  no  salía  en  su  automóvil  de  lujo  con  su  chofer,  también  salía  por  primera  vez,  sin  su  hábito  y  su  vestimenta  de  púrpura.

Ahora,  era  todo  un  civil  de  a  pie,  común  y  corriente  con  gorra  y  gafas  oscuras,  como  si  se  estuviera  escondiendo  de  un  club  de  fans.

El  destino:  la  parroquia  donde  encontraron  asesinado  a  uno  de  sus  curas.

¿Qué   le  estará   pasando  por la  mente  al  obispo?

Le  conocía  poco,  pero  lo  suficiente  para  saber  que  ese  sacerdote  pasaba  desapercibido  y  que  era  de  los  más  íntegros  de  su  clero.

Al  entrar  a  la  habitación,  el  obispo  se  convenció  de  lo  que  dijeron  por  teléfono:  era  el  padre  Luis  Anguíano  Zárate,  de  54  años,  era  de  los  curas  más  obedientes  y  que  menos  le  causaba  problemas  a  su  eminencia.

El  gobernador   y   el  obispo  tuvieron  una   breve  conversación,  en  el baño  de  la  habitación  del  ahora  occiso.

El  gobernador  salió  primero,  se  dirigió   directo  a  los  medios,  que  ya  abundaban  como  una  pandilla  de  moscas,  sedientas  de  mierda.

Se  confirma: acaba  de  morir   el  padre  Luis  Anguíano   Zárate,  las  primeras  indagaciones  son,  que  fue  un  paro  cardíaco.  Hoy  nuestra  ciudad  está  luto,  pues  acaba  de  perder  a  un  hombre  santo  y  humilde.   Les   pido  de  favor  que  no  publiquen  nada,  hasta  que  se  les  informe  a  sus  familiares,  gracias.

En  privado  a  los  que  se  encontraban  allí,  se  les  dio  línea,  que  se  dijeran  eso  a  todo  aquel  que  preguntara,  era  la  versión  oficial,  ya   estaban  acostumbrados  a  esa  orden.

Al  obispo  y  al  gobernador,  se  les  notó   despreocupados,  más  al  obispo,  su   rostro  no  reflejaba  dolor  alguno,  por  descubrir  esa  mañana  fría,  a  uno  de  sus  sacerdotes  muerto,  aunque  deberíamos  de  decir  asesinado  de  una  manera  muy  bizarra  y  cruel.

Los  dos   van  caminando  muy  campantes,  como  si  no  hubiera  pasado  nada,  se  fueron  almorzar  a  una  casa  de  seguridad  del   gobernador.

Dan  la  impresión  que  no  les  preocupa  la  tormenta  que  se  avecina,  un  pronóstico  que  nadie  había  previsto  y  que  derrumbaría  toda  quietud  que  se  vivía  en  la  ciudad.

Continuará. . .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán 

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor 

         

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s