La muerte del cura (Capítulo 3)

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

antes  que  el  poderoso  César  cayera,  quedaron  vacíos  los  sepulcros,  y   los  amortajados   cadáveres  vagaron  por  las  calles  de  la  ciudad  gimiendo  con  voz  confusa”.

William Shakespeare <<Hamlet>> Ed. Salvat 1969. 

 

En el  transporte  público:

  • ¡Están  matando  sacerdotes! Esto  no  había  ocurrido  nunca  en  nuestra  tranquila  ciudad.
  • ¿Esteremos  ante  el  juicio  final?  Aunque,  se  dice  que  los  padres  que  mataron,  se  lo  merecían,  pues  eran  pederastas.
  • ¿Estás  segura?
  • No,  pero  ¿por  qué  los  matarían?  Algo  debieron  haber  hecho.
  • No  creo,  que  esos  padrecitos  hayan  sido  violadores  de  niños.
  • Mira,  primero  habían  dicho  que  habían  muerto  por  enfermedad,  ahora  nos  salen  que  los  asesinaron  y  no  creo  que  su  muerte  haya  sido  así  como  así.
  • ¿Nos  estarán  ocultando  algo?
  • Pues  el   gobierno  y  la  iglesia  en  más  de  una  ocasión  se  ponen  de  acuerdo,  además  la   iglesia  casi  siempre  ha  estado  del  lado  que  le  conviene,  y  el  gobierno  no  se  diga,  está  peor.
  • ¡Ay  manita  en  éstos  días  en  quién  hay  que  creer!

Estos  asesinatos  me llevan  a  un  callejón  sin  salida,  no  hay  lógica  en  ellos.  Esos  sacerdotes  serían  elegidos  al  azar,  o  tendrían  algún  sentido,  aunque  la  muerte  así  de  esa  manera  carece  de  toda  lógica.  Aunque  de  lo  que  más  estoy  asombrado  es  del  resto  del  clero.

Ahora  que  estoy  entre  las  sotanas,  me  cercioro   que  la  mayoría  del  clero  es  homosexual,  el  equipo  del  obispo  que  se  rodea  llevan  una  vida  muy  libertina  y  de  despilfarro,  en  especial  un  sacerdote  del  consejo,  o  no sé  cómo  le  llaman  ellos,  pero  es  el  que  tiene  más  poder.   Es  de  conocimiento  público  sus  fiestas  gay   y  está  rodeado  de  puros  efebos,  incluso  lo  que  he  descubierto,  es  que  le  lleva  jovencitos  a  las  fiestas  privadas  del  gobernador  y  a  sus  compinches.

Esto  ante  los  ojos  de  los  católicos  conservadores,  no  creo  que  sea  bien  visto.  Aquí  es  donde  no  entiendo  a  la  iglesia  católica,  no  voy  a  misa,  no  me  considero  católico  y  ¿creer  en  Dios?  Pero  estoy  enterado  que  su  discurso  es  homofóbico,   pero  en la  vida  real  sus  sacerdotes  en  su  mayoría  son  homosexuales,  se  contradicen  ellos  mismos,  no  son  honestos.

¿Qué  significará  en  todas  las  escenas  de  los  crímenes  los  cuerpos  tengan  aceite?

Ellos  le  llaman  la  extremaunción,  o  algo así  ¿los  ungieron  antes  de  su  muerte?  Lo  que  si  revelan  las  autopsias,   es  cuando  los   castraron   todavía  estaban  vivos.

¿Será   acaso  un  sacerdote  el  asesino?  O  ¿alguien  que  esté  imitando  a  un sacerdote?

Anda  muy  tenso  el  clero,  algunos  otros  con  miedo  y   otros  no  menos,  muy  cuidadosos.

Tiempo  después,  en  la  terraza  de  la  casa  del  obispo,  últimamente  han  tenido  reuniones  extraordinarias  y  no   oficiales:  su  eminencia  y  el  gobernador.

  • Nosotros  no  tenemos  nada  qué  ver  con  esas  muertes  monseñor.
  • ¿Seguro?
  • Sí,  ahora  no  hemos  metido  la  mano  en  esas  muertes,  si  hubiéramos  sido  nosotros,  habríamos  matado  a  otros  padres,  que  esos  sí,  que  nos  estorban  ¿seguro  que  a  ti  no  te  estaban  estorbando  esos  sacerdotes?
  • No.  Lo  habría  hecho  más   fácil,  los  hubiera  cambiado  de  parroquia,  o  los  hubiera  mandado  a  un  retiro   por  varios  meses,  en  último  caso,  les  hubiera  quitado  el  ministerio  sacerdotal  y  reducirles  a  laicos.
  • Ahora  sí,  que  tendremos  que  investigar  en  serio: ha, ha, ha.
  • Por  cierto ¿cómo  van  las  investigaciones?
  • Ninguna  pista  sobre  el  asesino  o  secta  satánica  puede  ser.  Eso  sí,   monseñor  tienen  bien  checado  a  tu  clero,  parece  que   los  muertitos,  sí  eran  buenos  y  los  que  te  quedan  son  puros  vividores  y  homosexuales,  pero  bueno,  esto  te  tiene  sin  cuidado,  pues  los  verdaderos  hombres  como  nosotros  de  poder,  solamente  somos  dignos  de  ser  amados  por  otro  hombre,  los  jodidos   nunca  van  entender  eso.
  • En  estos  días  me  está  invadiendo  el  terror,  creo  que  ahora  sí  que  debemos  de  preocuparnos.
  • ¿Preocuparnos?

“Todas  sus  puertas  desoladas,  sus  sacerdotes  gimiendo,  afligidas  sus  vírgenes ¡Y  ella  misma  en  amargura!”.

      A.T. Libro  de  las  Lamentaciones 1, 4 -.

A  estas  alturas  el  obispo  estará   un  poco  nervioso,  las  muertes  comenzaron  a  sembrar  lo  que  esperaba,  tal  vez  es  hora  de  darle  una  visitada  a  su  eminencia,  por  lo  pronto  sigo  disfrutando  el  placer  que  me  da  ésta  pieza: Duettino  Sull’ Aria Le  Nozze  di  Figaro.

Se  le  ve  como  ser  humano  libre  y  sin  remordimientos,  echado  en  su  sofá  reclinatorio,  se  va  perdiendo  en  esa  bella  pieza  de  ópera.

Continuará. . .

“La  locura  es  como  una  manifestación  en  la  humanidad,  de  un  elemento  oscuro  y  acuático,  sombrío  desorden,  es  el  caos  en  movimiento”.

Michel Foucault <<Historia  de  la  locura  en  la  época  clásica>> Ed. FCE. 2002.

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Anuncios