Te amo Amparo

Escribe Adolfo Huerta Alemán

 

Me asombra que sea el miedo, a más de mis 40 años  el que me haga sentir vivo.

 

Como Bruce Waynerepresentado por Christian Bale; en la 3ª y última película de la trilogía DarkKnightdel año 2012.

Casi al  clímax de la película: <<Sin el impulso más poderoso del espíritu, que es el miedo a la muerte. Salta como el niño; sin la cuerda>>

 

La muerte es un hecho que nos deja mudos, nos deja en shock, nos deja pensando qué es lo que más  sentido le da a nuestra existencia ¡vaya paradoja diría Fernando Savater en su libro Las preguntas de la vida!

¿Qué es lo más cercado  a  la  muerte? La muerte de nuestros seres amados, pues  nadie podrá vivir su muerte. Tal vez, no nos damos cuenta cuando morimos, pero sí cuando volvemos a nacer.

 

Volví a nacer, volví a sentirme vivo una vez más, cuando experimente la muerte de otros, en otras historias, en mujeres como protagonistas llevadas a sus limitaciones, a la y por la locura, a los peligros de sus propias creaciones, a  su erotismo, a desórdenes mentales con tendencias a la violencia ¿somos capaces de escapar de nuestra propia locura? O ¿por qué nos condenados a escapar de ella siempre?.

 

¿Cómo me di cuenta que estaba muerto? ¿Cuando volví a  nacer?. Al conocer la narrativa de Amparo Dávila.

 

Amparo Dávila nace un 21 de febrero del año 1928. En Pinos, un pueblo minero del estado de Zacatecas, México.

Es galardonada  con el Premio Xavier Villarrutia en 1977.

Casada con el pintor, escultor y dibujante  mexicano: Pedro Coronel.

A finales del año 2015 se le otorga La Medalla Bellas Artes, reconociendo su trayectoria y  a partir de ese año se convoca  al Premio Nacional de Cuento Fantástico que lleva su nombre.

Desde muy temprana edad se enamora de los libros de la biblioteca de  su  padre, y cae en sus manos <<La Divina Comedia>>.

La impresión  que le causó esa maravillosa obra, se verá reflejada a lo largo de sus cuentos, pero habrá otros temas en su narrativa: locura, miedos, muerte, soledades, erotismo, soltería, viudez, hijos.

 

Como dice Jonathan Manilla: <<Su estilo que aborda el lado más oscuro del imaginario. Explota la realidad, en donde los demonios se manifiestan en lo cotidiano y que la mente es quizá el peor de nuestros más  oscuros enemigos>>.

 

La emoción más básica del ser humano: es el miedo.  Nos tiene siempre presente nuestra finitud y fragilidad humana.

 

Cuando leo  Amparo Dávila en sus historias, volví a sentir miedo, por lo tanto, volví a sentirme vivo, volví a nacer.

 

También volví a enamorarme, son pocas las  veces  que he sentido eso, que llaman amor.

Volví a sentir miedo a  enamorarme  y  sentirme vulnerable.

 

Es  a través de tus ojos y de tus historias, que puedo mirar lo que tú ves y lo que has vivido  y lo dejas para la eternidad terrenal, de la cual soy partidario.

 

Tuve miedo de no conocerte y haberte conocido antes de mí muerte,  ahora es el miedo a que no te conozcan y no te lean, pero ese miedo que tengo,  es el  que me empuja a tener aliento y pronunciar tu nombre,  al hacerlo morir en el intento  y quedar como <<Árboles petrificados>> como en uno de tus cuentos:

<<Es de noche, estoy acostada y sola. Todo pesa sobre mí como un aire muerto. . . Somos dos náufragos tirados en la misma playa, con tanta prisa o ninguna como el que sabe que tiene la eternidad para mirarse. Nada que no sea nosotros mismos importa ahora, sorprendidos  por una verdad que sin saberlo conocíamos.  Nos hemos buscado a tientas desde el otro lado del mundo, presintiéndonos  en  la soledad  y  el sueño. Aquí estamos. Reconociéndonos a través del cuerpo.  Nos hemos quedado  inmóviles, largo rato en silencio, uno al lado del otro. Tu  mano vuelve  a  acariciarme  y nuestros labios se encuentran.  Una ola ardiente nos inunda,  caemos nuevamente, nos hundimos en una agua profunda  y  nos perdemos juntos>>.

 

Resucitarás Amparo en cada lectura que hagan de tus cuentos y nunca podrás morir, ese es el miedo que tengo ahora: amarte eternamente, cuando la incertidumbre me asalta de que la maldita eternidad sea real, tan real como tus historias.

 

Lecturas recomendadas: toda la obra de Amparo Dávila (cuentos  y  poesía).

El Fondo de Cultura Económica las está volviendo a reeditar.

 

 

Adolfo  Huerta  Alemán.

 

gofoman@hotmail.com

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s