La muerte del cura (Capítulo 4) 

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Un  hombre  amarra  un niño  desnudo  a  una  cruz,  sujetándolo  con  cuerdas,  y  lo  deja  de  alimento  a  los  cuervos”.

Marqués  de  Sade <<120  días  de  Sodoma>>. 

 

Ya  ha  pasado  un buen  de  tiempo  de la  muerte  del  cura,  de  los  curas,  cuando  apareció  otro   sacerdote  asesinado.

Definitivamente  esta  muerte  de  éste  último  cura,  no  es  fruto  del  serial.

Tenía   69  puñaladas  en  todo  el  cuerpo,  también  lo  castraron,  pero  su  castración  fue  muy  sucia,  las  otras  fueron  quirúrgicas  y  perfectas,   el  asesinato  de  éste  último  fue  todo  un  desorden  y  dejaron  muchas  huellas  tanto  de  manos,  como  de  pisadas.

No  tardaremos  de  dar  con  el asesino  de  ésta  última  muerte,  pero  no  es  el  mismo  de  las  otras  7  muertes.  Todo  pinta  un  crimen  pasional,  lo  más  seguro  es  que  lo  haya  asesinado  un  amante  descontento  por  no  cumplirle  un  capricho.

Además,  el  ahora  asesinado  es  de  la  confianza  del  obispo,   era  el  que  se  relacionaba  directamente  con  el  gobernador,  le  llevaba  los  cheques  de  pago  mensuales  al  obispo,  una  cantidad  nada  despreciable  para  callar  los  berrinches  de  “denuncia”  del  obispo.   Era  bien  sabido  entre  los  pasillos  del  palacio  de  gobierno,  que  éste  cura  llevaba  una  vida  homosexual  desenfrenada,  el  gobierno  pagaba  sus  despilfarros  económicos  para  sus  fiestas  gay  y  viajes  al  extranjero,    se  rumoraba  que  llevaba  jovencitos  para  las  orgías   del  gobernador  y  del  obispo,  carne  virgen  y   fresca ¡Hijos  de  puta!.

No  creo   en  el  infierno,  pero  gustaría  ver  arder  a  todos  esos  hijos  de  puta  que  no  llenan   de  poder  y  dinero.

La   gente  después  de  las  muertes  de  los   curas,  comenzaron  a  pensar,  y  a  pensar  juntos.

Comenzaron  a  cuestionar  a  la  jerarquía  católica,  otros  no   menos  empezaron  a  desconfiar  de sus  pastores  y   también  se  unieron  las  otras  confesiones  de  fe,  otros  más  no  menos  críticos,  decidieron  convocar  en  las  plazas  públicas  para  buscar  acciones  ante  estas  situaciones  que  eran  nuevas  en  la  ciudad.  Con  los  asesinatos  la  gente  comenzó  a  ver  el  verdadero  rostro  de  sus  pastores.

Las  personas  de  esa  ciudad  tranquila  y  tradicionalista,  donde  nunca  pasaba  nada  aprendió  a  no  mirar  para  otro  lado,  descubrió   cómo  era  verdaderamente  su  clero,  sólo  buscaban  dinero  y  en  su  mayoría  eran  homosexuales.

Las  mujeres  y  los  hombres  comunes  corrieron  la  voz  para  hacer  un  boicot   económico a  la  Iglesia,  comenzarían  por  no  dar  colectas  en  las  misas,  no  pagar  por  los  sacramentos  y  no  dar   el  diezmo.

Esto  sólo  sería  el  principio,  pues  después  vendría  el  boicot   contra  el  gobierno,  de  hecho  hubo linchamientos  contra  los  políticos, pocos pero  los  hubo,  esto  sirvió   para  que  huyeran   y  dejaran  sus  puestos  públicos.

La  ciudad  perdió  el  miedo, comenzaron  a  cuestionar   todo y   a  todos,  por  fin  rompieron  las  cadenas  de  la  ley  del  silencio   y  de la complicidad,  se  unieron  para  contra   todo  atropello, vinieran  de  quien  viniera.

En los  anales  de la  historia  de  esa  ciudad,  se  cuenta  que  este  fue  el  último  encuentro  entre  el  gobernador  y  el  obispo.

  • ¿Qué  vamos  hacer?
  • Me  exilio  y  dejo  el  cargo,  mi  partido  me  ha  dado  la  espalda  y  me  ha  dejado  que  me  rasque  con  mis  propias  uñas,  y  el  presidente  no  me  contesta,  mucho  menos  me  atiende. Lo  bueno,  con  todo  lo  que  me  he robado,  puedo  vivir  tranquilamente.
  • El  Vaticano  ya  puso  su  mira  en  mí,   me  va   a  sacrificar,  no  me  van  a  defender.
  • ¿No  que  los  obispos  eran  eternos  e  intocables?
  • A  la  puta  de  Babilonia,  siempre  hará  lo  que  le  conviene,  que  es  mantener  el  poder  y  el  dinero  con  una  imagen  de  “santa”.
  • Nunca   imaginé   que  llegara  un  día  como  éste,  en  el  que  el  pueblucho   se  uniera   para  pedirnos  cuentas.   Haya  sido  como  haya  sido  monseñor,  nunca  olvidaré  nuestras  fiestas ¿Tú?

“Apártate  de  los  que  tienen  la  mente  corrupta.  Están  tan  alejados  de  la  verdad  que  para  ellos  la  religión  es  puro  negocio”.

Biblia  N. T. 1ª Timoteo 6, 5 -.  

Algunos   sacerdotes  comenzaron   a  dejar  solas  las  Iglesias  y  los  pocos  que  se  quedaban,  eran  cuestionados   hasta  la  más  mínima  acción.

Las  iglesias  comenzaron  a  ser  dirigidas   por  las  y  los  laicos,  estaban  naciendo  en  las  parroquias  los  liderazgos  colectivos,  sin  la  necesidad  del  clero.

Lo  que  se  estaba  viviendo  en  aquella  ciudad,  no   tardó  en  hacerse  viral  en  todas  las  redes  sociales  a  nivel  mundial.

Se  rumoraba  en  los  pasillos  de  la  Roma  eterna,  la  manera  de  convocar  a  un  nuevo  concilio,  para  tratar  la  problemática  de  esa  diócesis,  pues  ésta  fue la  que  derramo  la  gota  del  vaso  y  destapó  lo  inevitable,  la  cloaca  que  era  la  jerarquía  católica,  estaba  en  juego  la  humanidad  de  su  jerarquía  y  la  credibilidad  de la  Iglesia.

El  sonido  de la  lluvia  en  los  techos  de las  casas  y   en  las  calles,  era  como  el  de  un  arrullo   celestial,  estaba  cayendo  la  tarde,  cuando  un  figura  clerical  se  acercaba  a  la  casa  del  obispo.  Sonó  el  timbre  de  la  puerta  donde  su  eminencia  había  gobernado  por  más  de  11  años.

En  el  micrófono  se  escuchó  una  voz   de  mujer  serena  y  dulce.

  • ¿Quién  es?
  • Soy  el  padre. . .  Vengo  a  hablar  con  monseñor.
  • ¡Ah  padre!  Adelante.

Continuará. . .

“Por  los  muertos  nadie  paga  tragos,  pensó. . .

La  muerte  es  una  neblina  que  al  principio  desorienta,  pero  que  después  se  va  disipando.

Es  el  fin  de  la  memoria,  también  el  principio  de  los  recuerdos”.

Alejandro  Páez  Varela <<El  reino  de  las  moscas>> Ed. Alfaguara 2012. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Anuncios

La muerte del cura (Capítulo 3)

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

antes  que  el  poderoso  César  cayera,  quedaron  vacíos  los  sepulcros,  y   los  amortajados   cadáveres  vagaron  por  las  calles  de  la  ciudad  gimiendo  con  voz  confusa”.

William Shakespeare <<Hamlet>> Ed. Salvat 1969. 

 

En el  transporte  público:

  • ¡Están  matando  sacerdotes! Esto  no  había  ocurrido  nunca  en  nuestra  tranquila  ciudad.
  • ¿Esteremos  ante  el  juicio  final?  Aunque,  se  dice  que  los  padres  que  mataron,  se  lo  merecían,  pues  eran  pederastas.
  • ¿Estás  segura?
  • No,  pero  ¿por  qué  los  matarían?  Algo  debieron  haber  hecho.
  • No  creo,  que  esos  padrecitos  hayan  sido  violadores  de  niños.
  • Mira,  primero  habían  dicho  que  habían  muerto  por  enfermedad,  ahora  nos  salen  que  los  asesinaron  y  no  creo  que  su  muerte  haya  sido  así  como  así.
  • ¿Nos  estarán  ocultando  algo?
  • Pues  el   gobierno  y  la  iglesia  en  más  de  una  ocasión  se  ponen  de  acuerdo,  además  la   iglesia  casi  siempre  ha  estado  del  lado  que  le  conviene,  y  el  gobierno  no  se  diga,  está  peor.
  • ¡Ay  manita  en  éstos  días  en  quién  hay  que  creer!

Estos  asesinatos  me llevan  a  un  callejón  sin  salida,  no  hay  lógica  en  ellos.  Esos  sacerdotes  serían  elegidos  al  azar,  o  tendrían  algún  sentido,  aunque  la  muerte  así  de  esa  manera  carece  de  toda  lógica.  Aunque  de  lo  que  más  estoy  asombrado  es  del  resto  del  clero.

Ahora  que  estoy  entre  las  sotanas,  me  cercioro   que  la  mayoría  del  clero  es  homosexual,  el  equipo  del  obispo  que  se  rodea  llevan  una  vida  muy  libertina  y  de  despilfarro,  en  especial  un  sacerdote  del  consejo,  o  no sé  cómo  le  llaman  ellos,  pero  es  el  que  tiene  más  poder.   Es  de  conocimiento  público  sus  fiestas  gay   y  está  rodeado  de  puros  efebos,  incluso  lo  que  he  descubierto,  es  que  le  lleva  jovencitos  a  las  fiestas  privadas  del  gobernador  y  a  sus  compinches.

Esto  ante  los  ojos  de  los  católicos  conservadores,  no  creo  que  sea  bien  visto.  Aquí  es  donde  no  entiendo  a  la  iglesia  católica,  no  voy  a  misa,  no  me  considero  católico  y  ¿creer  en  Dios?  Pero  estoy  enterado  que  su  discurso  es  homofóbico,   pero  en la  vida  real  sus  sacerdotes  en  su  mayoría  son  homosexuales,  se  contradicen  ellos  mismos,  no  son  honestos.

¿Qué  significará  en  todas  las  escenas  de  los  crímenes  los  cuerpos  tengan  aceite?

Ellos  le  llaman  la  extremaunción,  o  algo así  ¿los  ungieron  antes  de  su  muerte?  Lo  que  si  revelan  las  autopsias,   es  cuando  los   castraron   todavía  estaban  vivos.

¿Será   acaso  un  sacerdote  el  asesino?  O  ¿alguien  que  esté  imitando  a  un sacerdote?

Anda  muy  tenso  el  clero,  algunos  otros  con  miedo  y   otros  no  menos,  muy  cuidadosos.

Tiempo  después,  en  la  terraza  de  la  casa  del  obispo,  últimamente  han  tenido  reuniones  extraordinarias  y  no   oficiales:  su  eminencia  y  el  gobernador.

  • Nosotros  no  tenemos  nada  qué  ver  con  esas  muertes  monseñor.
  • ¿Seguro?
  • Sí,  ahora  no  hemos  metido  la  mano  en  esas  muertes,  si  hubiéramos  sido  nosotros,  habríamos  matado  a  otros  padres,  que  esos  sí,  que  nos  estorban  ¿seguro  que  a  ti  no  te  estaban  estorbando  esos  sacerdotes?
  • No.  Lo  habría  hecho  más   fácil,  los  hubiera  cambiado  de  parroquia,  o  los  hubiera  mandado  a  un  retiro   por  varios  meses,  en  último  caso,  les  hubiera  quitado  el  ministerio  sacerdotal  y  reducirles  a  laicos.
  • Ahora  sí,  que  tendremos  que  investigar  en  serio: ha, ha, ha.
  • Por  cierto ¿cómo  van  las  investigaciones?
  • Ninguna  pista  sobre  el  asesino  o  secta  satánica  puede  ser.  Eso  sí,   monseñor  tienen  bien  checado  a  tu  clero,  parece  que   los  muertitos,  sí  eran  buenos  y  los  que  te  quedan  son  puros  vividores  y  homosexuales,  pero  bueno,  esto  te  tiene  sin  cuidado,  pues  los  verdaderos  hombres  como  nosotros  de  poder,  solamente  somos  dignos  de  ser  amados  por  otro  hombre,  los  jodidos   nunca  van  entender  eso.
  • En  estos  días  me  está  invadiendo  el  terror,  creo  que  ahora  sí  que  debemos  de  preocuparnos.
  • ¿Preocuparnos?

“Todas  sus  puertas  desoladas,  sus  sacerdotes  gimiendo,  afligidas  sus  vírgenes ¡Y  ella  misma  en  amargura!”.

      A.T. Libro  de  las  Lamentaciones 1, 4 -.

A  estas  alturas  el  obispo  estará   un  poco  nervioso,  las  muertes  comenzaron  a  sembrar  lo  que  esperaba,  tal  vez  es  hora  de  darle  una  visitada  a  su  eminencia,  por  lo  pronto  sigo  disfrutando  el  placer  que  me  da  ésta  pieza: Duettino  Sull’ Aria Le  Nozze  di  Figaro.

Se  le  ve  como  ser  humano  libre  y  sin  remordimientos,  echado  en  su  sofá  reclinatorio,  se  va  perdiendo  en  esa  bella  pieza  de  ópera.

Continuará. . .

“La  locura  es  como  una  manifestación  en  la  humanidad,  de  un  elemento  oscuro  y  acuático,  sombrío  desorden,  es  el  caos  en  movimiento”.

Michel Foucault <<Historia  de  la  locura  en  la  época  clásica>> Ed. FCE. 2002.

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

La muerte del cura (capítulo 2)

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“No  cometerás  actos  impuros  nunca  más ¿correcto? ¿correcto,  inmundo  pedazo  de  mierda, correcto? . . .

Quedaba  claro  que  aquél  era  un  caso  muy  especial,  y  la  identidad  del muerto  debía  seguir  siendo  un  secreto.

Por el  bien  de   todos”.

Juan  Gómez  Jurado <<El  espía  de  Dios>> Ed. ROCA 2006.

 

En  la  oscuridad  se  escuchaba  el  Pace  pace   de  Verdi  y  no  se  cansaba  de  ver  una  foto  de  una  joven,  tenía  menos  de  un  año  que  no  sabía  de  ella,  y  hasta  ahora  no  sabía  nada  de  ella,  pero  ahora  no  se  aburría  de  ver  su  foto.  Era  una  foto  reciente,  del  mes  pasado.

Dejó  de  ver  la  foto,  pues  eso  lo  distraía  de  los  pensamientos  que  últimamente  le  ocupaban.

Le  gusta  escuchar  ópera,  para  concentrarse  eso  le  ayudaba,  se  imaginaba  que  andaba  en  Italia,  no  le  gustaba  viajar,  pero  el  cine,  la  literatura  y  la  música  eran  sus  boletos  para   viajar,  sin  la  necesidad  de  moverse  de  su  casa.

Habían  transcurrido  varias  semanas  de  la  muerte  del  cura.

Su  muerte  pasó  como  una  cucaracha  en  busca  de  un  pedazo  de  mierda,  como  algo  normal,  no  provocó  lo  que  se  esperaba  en  la  opinión  pública,  ni  siquiera  se  abrió  una  línea  de  investigación.

Evangelio  según  San  Lucas  17, 36 -. “Y  le  dijeron: ¿dónde  está  Maestro? Él  les  contestó:  donde  esté  el  cuerpo,  allí  se  reunirán  los  buitres”. 

Volvió  a  ocurrir.

Otro  asesinato,  de  igual  manera  y  también  la  víctima,  una  vez  más,  era  un  sacerdote.

Así  fueron  apareciendo,  más  sacerdotes  muertos,  el  tiempo  entre  uno  y  otro  era  de  un  mes,  en  dos   ocasiones  fue  de  dos  meses.  Hasta  la  fecha  suman  ya  7  víctimas.

Los  medios  comprados  decían  la  misma  mentira,  no  fue  hasta  que  otros  medios  de  comunicación  foráneos,  manejaban  otra  versión  a  la  oficialista;  hablaban  de  asesinatos  y  no  de  muertes  por  enfermedades,  se  decía   que  el  Vaticano  tenía  puestos  sus  ojos  en  la  diócesis.

Comenzaban  los  rumores  entre  las  calles  de la  ciudad  y  en  las  redes  sociales  corrían  un  sin  fin  de  hipótesis,  los  rumores  corrieron  como  una  epidemia,  ya  era  imposible  detenerlos.

Se  abre  una  investigación,  el  obispo  no  tenía   opción,  tuvo  que  hablar  de  las  muertes  recientes  de  sus  curas,  que  ya  no  era  uno,  sino  7.

En  la  ciudad  se  comenzaba  a  respirar  un  clima de  miedo,  de  confusión  y  más  que  de  terror.

Los  mediocres  investigadores,  solamente  se  entretenían   y  se  burlaban.

Pero,  entre  la  inmundicia   y  la  mediocridad   también  surge  la  radicalidad  y  la  responsabilidad.

Él,  sí  que  era  un   inepto,  al  menos  esa  era  imagen  que  tenían  sus  compañeros  y  su  jefe,  más  bien  dicho,  él  creía  en la  verdad  y  en la  justicia,  solamente  se  esforzaba  en  hacer  con  totalidad  su  trabajo,  eso  lo  llevaba  a  ser  incómodo  ante  la  corrupción  que  se  vive  a  diario  en  la  ciudad.

Como  una  hormiga,  lleva  el  recuento  de  los  asesinatos  y  bien  detalladamente  las  investigaciones,  no   creía  en  Dios,  pero  esos  asesinatos   le  llevó  a  creer  que  para  eso  había  nacido,  para  resolverlos,  se  lo  tomó con  el  celo  de  un  monje  de  la  edad  media, casi  como  una  misión  divina.

Hasta  ahora  suman  7  víctimas   de  asesinato  brutales  y  que  sobrepasan  toda  nuestra  imaginación.

El  móvil  es  el  mismo,  estamos  ante  un  asesino  serial,  algo  nuevo  en  la  ciudad.

Las  víctimas  son  7  hombres  de  las  edades  de  entre  los  40  a  60  años.

A   todos  se  les  torturo  de  diferente  manera, pero  a  todos  sin  excepción  se  les  cortó  los  testículos  y  el  pene,   se  los  metieron  en  su  boca  y  en  su  ano.

No  hay  evidencia  de  que  el  asesino  o  asesina,  no  hay  que  descartar  que  pueda  ser  una  mujer  la  asesina,  no  hay  pista  de  que  haya  entrado  por  la  fuerza,  pues  hasta  ahora  no  se  ha  encontrada  violentada  las  entradas  de las  casas.  Queda  descartado  que  haya  sido  el  narcotráfico.

Todos  fueron  por  la  noche  entre  las  21: 00  y  00: 00  horas.

A  todos  se  les  descubrió  por  la  mañana  antes  del  mediodía,  más  tardar.

Los  rumores: ¡están  matando  sacerdotes! ¡es el   juicio  final!

Lo  que  le seguía  cuestionando   eran  las  víctimas,  recabando  información  entre  la  gente  de  las  parroquias  y  la  curia,  se  decía  de  ellos,  sin  excepción  que  eran  buenos,  demasiado  buenos.

Investigando  sus  computadoras,  móviles,  correos,  llamadas,  su  vida  íntima  no  veía  nada  que  estuviera  fuera  de  lugar,  todos  eran   hombres  heterosexuales,  sin  vida  sexual  activa,  ni  siquiera  en  sus  computadoras  había  registro  que  fueran  aficionados  a  la  pornografía,   no  tenían  amante,  ni   hijos,  no  tenían  deudas  económicas. Llevaban  una  vida  muy  tranquila  y   muy  acorde  a  su  ministerio,  se  veía  a  leguas  que  eran  fieles   y  responsables  ante  su  investidura  y  misión.

La  primera  impresión  que  daban   los  asesinatos  eran  de  venganza,  por  su  forma  tan  cruel  y  bizarra  de  llevarlos  a cabo,  pero  las  víctimas  no  encajaban.  Era  claro  que  la  asesina  o  el  asesino  no  lo  motivaba  la  venganza  o  el  ajuste  de  cuentas,   cada  vez  que  se adentraba  en  la  profundidad  de  esas  muertes,  se  convencía  que  el  serial   estaba  mandando  un  mensaje,  pero  ¿qué  nos  quiere  decir?  Y  ¿quién  o/a  quiénes?

Saboreando  un  whisky  en  las  rocas  el  gobernador  y  el  obispo  mantienen  una  conversación  de  hastío.

  • Monseñor  te  están  asesinando  a  tus  curas.
  • Ya  lo  sé,  no  necesitas  traérmelo  a  la  mente.
  • Estos  asesinatos  nos  caen  como  oro,  la  gente  se  está  distrayendo  en  eso,  no  hablan  de  otra  cosa  que  la  muerte  del  cura.  (Ha, haa, haaa)  Hasta  hablan  del  juicio  final.  Se  olvidan  de  los  fraudes,  de  nuestros  robos,  y   de  los  desaparecidos  y  de  la  problemática  del  estado. Oye  y  tú  crees  en  Dios  monseñor  y  en  esas  cosas  que  dices  los  domingos  en la  catedral. . .

De  verdad ¿Tú  no  estás  detrás  de  todo  esto  monseñor?

  • La  misma  pregunta  te  hago  a  ti.

Continuará. . .

“Pero ¿por qué? ¿para torturarlo?  No  creo  que  lleguemos  jamás  a  saberlo.  Nunca  sabremos  quién  fue,  ni  por qué,  ni  qué  ocurrió  en  aquella  casa  aquella  noche”.

Truman  Capote <<A  sangre  fría>> Ed. DEBOLSiLLO  2015. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

La muerte del cura

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Capítulo 1

 

El  teléfono  de  la  oficina  de  la secretaria  particular  del  obispo  no  dejaba  de  sonar,   son  de  ese  tipo  de  llamadas  que  intuyes  que  ya  te  cargó  la  chingada.

Desde  los  primeros  minutos   de  aquel  amanecer   de  aquel  invierno ¡Bendita  mañana!  Por  no  decir  mal agraciada  mañana.

¿Quiénes,  o  quién  desesperadamente  buscaba  hablar  con  el  obispo?

En  su  desesperación  querían  parecer  a  unos   diques  que  detuvieran,  algo  que  ni  su  imaginación   podría  concebir,  una  avalancha  que  no  saben  por  dónde  los  sorprendió.

Las   radios  de  los  policías  se  escuchaban  claves,  las cuales,  cuando  eran  escuchadas  en  algunos despertaba  miedo  y  asombro,  en  otros  no  menos,  burlas.

Los  medios  de  comunicación con  que  uno  se  haya  enterado,  corrían  la  voz  que  algo  inusual  había  ocurrido.

No   fueran  extraordinarias  las  llamadas,  sino  fueran  del   gobernador.

Era  el  mismo  gobernador  que  buscaba  con  tanta  insistencia  hablar  con  el  alto  jerarca  de  la  iglesia  católica  de  su  estado  al  mando.

Llegó  el  momento  que  atendió  la  llamada  el  obispo,  en  su  móvil  privado.

  • ¿Monseñor?
  • Sí. . .
  • Me  están  informando  los  peritos  que  hay  un  cuerpo  de  un  hombre  más  o  menos  de  50  años,  sin  vida.   Es  sacerdote.
  • Sabes  ¿quién  es?
  • Si
  • ¿Y   hay  algún  problema?
  • Pues. . . Si
  • ¿Cuál  es?
  • La  forma  en  que  lo  encontraron
  • (Silencio  un  poco  largo  e  incómodo). . .  Adelante
  • Fue  asesinado  y   torturado.   Lo  castraron,  para  meterle  sus  propios  testículos  a  la  boca  y   el  pene  se  lo  introdujeron  a  su   ano.
  • (Silencio  un  poco  largo  de  no  comprensión)
  • Me  imagino,  que  no  quieres  que  se  ventile  esto,   en  los  medios  monseñor,  por  eso  estoy  hablando  contigo.

Esa  ocasión   fue  la  primera  vez  que  el   obispo  no  salía  en  su  automóvil  de  lujo  con  su  chofer,  también  salía  por  primera  vez,  sin  su  hábito  y  su  vestimenta  de  púrpura.

Ahora,  era  todo  un  civil  de  a  pie,  común  y  corriente  con  gorra  y  gafas  oscuras,  como  si  se  estuviera  escondiendo  de  un  club  de  fans.

El  destino:  la  parroquia  donde  encontraron  asesinado  a  uno  de  sus  curas.

¿Qué   le  estará   pasando  por la  mente  al  obispo?

Le  conocía  poco,  pero  lo  suficiente  para  saber  que  ese  sacerdote  pasaba  desapercibido  y  que  era  de  los  más  íntegros  de  su  clero.

Al  entrar  a  la  habitación,  el  obispo  se  convenció  de  lo  que  dijeron  por  teléfono:  era  el  padre  Luis  Anguíano  Zárate,  de  54  años,  era  de  los  curas  más  obedientes  y  que  menos  le  causaba  problemas  a  su  eminencia.

El  gobernador   y   el  obispo  tuvieron  una   breve  conversación,  en  el baño  de  la  habitación  del  ahora  occiso.

El  gobernador  salió  primero,  se  dirigió   directo  a  los  medios,  que  ya  abundaban  como  una  pandilla  de  moscas,  sedientas  de  mierda.

Se  confirma: acaba  de  morir   el  padre  Luis  Anguíano   Zárate,  las  primeras  indagaciones  son,  que  fue  un  paro  cardíaco.  Hoy  nuestra  ciudad  está  luto,  pues  acaba  de  perder  a  un  hombre  santo  y  humilde.   Les   pido  de  favor  que  no  publiquen  nada,  hasta  que  se  les  informe  a  sus  familiares,  gracias.

En  privado  a  los  que  se  encontraban  allí,  se  les  dio  línea,  que  se  dijeran  eso  a  todo  aquel  que  preguntara,  era  la  versión  oficial,  ya   estaban  acostumbrados  a  esa  orden.

Al  obispo  y  al  gobernador,  se  les  notó   despreocupados,  más  al  obispo,  su   rostro  no  reflejaba  dolor  alguno,  por  descubrir  esa  mañana  fría,  a  uno  de  sus  sacerdotes  muerto,  aunque  deberíamos  de  decir  asesinado  de  una  manera  muy  bizarra  y  cruel.

Los  dos   van  caminando  muy  campantes,  como  si  no  hubiera  pasado  nada,  se  fueron  almorzar  a  una  casa  de  seguridad  del   gobernador.

Dan  la  impresión  que  no  les  preocupa  la  tormenta  que  se  avecina,  un  pronóstico  que  nadie  había  previsto  y  que  derrumbaría  toda  quietud  que  se  vivía  en  la  ciudad.

Continuará. . .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán 

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor 

         

Prosa perdida

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen tomada de es.pinterest.com

imagen tomada de es.pinterest.com

 

“Cuando  esté  en  las  puertas  del  cielo.

Esto  formará  parte  de  mi  videotape”.

<<Radiohead  de  su  rola: Videotape>>

 

Ya  no  sé  dónde  vivo,  pero  bastó  un   beso  tuyo  para  desencadenar  toda  la  furia  de  mi  vientre   reprimida,  que   tu  sexo   liberó.

No  digo  que  hayas  sido  el  único,  ni  el   último,  soy   una  creyente  de  los  instantes,  mi  existencia   está  hecha  de  trozos,  de  sobras,  no  tengo   tiempo   para  creer  en  Dios,  y   no   puedo   darme  el  lujo   de  creer  en  la  eternidad,  esas  banalidades  son  para  los  demás,  no  para  ti,  o  para  mí.

La  muerte  siempre  va  conmigo,  aunque  todavía  no  se  atreva  abrazarme,  pero  aquí  está  en  este  instante,  siempre   me  acompaña   cuando  tú no  estás  a  mi  lado.

¿A   quién  jodidos  le  importa  la  verdad   en  este  momento?

¿Qué  es  más  real,  la  verdad  o,  el amor?  Sólo   tengo   la  certeza,  de  que  te  tuve  entre  mis  piernas,  esa  es  la  única  realidad.

Ahora  mi  memoria  anda  deambulando  entre  las  sombras   de  tus  recuerdos,  que  con  el  paso  del  tiempo,  serán  reliquias   de  la  santificación  de  alguna  vez  probamos  la  juventud.

No   suelo  ser  de  esas  mujeres  que  viven  con  miedo,  sin  embargo,  ahora   tu  sola   mirada  me  llena  de  temores,  que  basta   uno  de  ellos  para  sentirme  viva,  el  volverte  a  mirar  a   tus   ojos.

Me  siento  atrapada  como  en  aquella  novela  de   Benedetti,  con   la  necia  ilusión  de  hacer  una  tregua  con  Dios.

Una  tregua  donde   no  sienta  la  necesidad  de   creer  en  ti,  como  con  ese  Dios:  que  no   crea  en  mí  y  no  creer  en  Él,  solo  dejarnos  en  paz,  ni  Él  ni  yo,  solo  creer  en  tus  besos,  aunque  hayan  sido  besos   fariseos.

Ya  no  me  reconozco,  me  he  convertido  en  una   ficción  nauseabunda,  en  una  historia  más   que  extraña,  cada   día   que  pasa  frente  a  mí,  me  convenzo   que  todo  lo  hemos  hecho  mal,  o   hemos  creído  equivocadamente.

El   rompimiento  de  la  memoria  tendrá   sentido,  para  alguien  que  no  sea   la    historia   que  he  sido  hasta  éste  instante ¡malditos   instantes!

Despertarás   en  algún  abril   y   darte  cuenta  que  estás  viva,  que   tal vez,  tomaste  la  vuelta  de  la  esquina  equivocada  ¿jodidamente  cómo  saber  que  estás  equivocada?

En  más  de  una  ocasión  luché   por  tu  sonrisa  escasa,  ahora  me  voy   al  exilio  de  la  patria  de  tu  cuerpo,  ya  no  recorreré  los  mapas  de  aquel  cuerpo  que  me  llevo  a  sentirme  viva,  más  que   viva,  tal  vez,  nunca  te  des  cuenta  lo  que  un beso   tuyo  despertaba  a  media  noche.

Contigo  no  existía  la  normalidad,  eres  un  caos,  ese  orden  que   casi   medio  mundo  le  tiene  miedo,  ahora  la  gris  rutina   ha   vuelto,  y  de  verdad   que  es  una  asesina.

Tu   llegada  era   como  una  bomba  lanzada  como  un  golpe  de  Estado,  desestabilizabas   todo.

Mis   sueños  ahora  son   espesos,  como  aquellos  cuando  duermes  despierta,  siempre  me  persigue  la  duda.   La  duda  si  fuiste  real,  o   fuiste  un  personaje  que  me  inventé  para  no  sentirme  sola.

Quisiera  desaparecerme  como   tú  lo  haces  ahora,   ser   como  aquellas  estrellas  fugaces,  o   simplemente   ser  como  los  besos  de  los  marineros  que  desaparecen   en  cada   puerto  que  visitan   y  se  van  desdibujando   entre  la  mar.

Tu   ausencia   es  como la  explosión  de  una  granada  de  fragmentos,  que  me  deja   toda   aturdida,  al  no  escuchar  tus  pasos  y  juntos   con  ellos  verte  llegar,  solo  está   ese  zumbido   en  los   oídos  que  te  desesperan  y   creer  que  está   cerca  la  muerte,  pero  no  llega.

Ahora   escribir  me  resulta  sospechoso  y  clandestino,  no   porque  infrinja  alguna  ley,  sino,  porque  nunca  supe  ser  la  revolución  que  necesitabas.

Nuestros  enemigos  no  lo  son  el  tiempo,  las  distancias,  la  vejez,  los  dogmas  o,  las   reglas  morales,  somos  nosotros  mismos ¿estaremos  vivos   para  nuestro  encuentro?

Vivir  en  la  clandestinidad  de  tu  amor,  es  una  postura  ante  la  realidad  que  nos  pintan.  La  lectura  de  tus   escasos  mensajes  se  han  vuelto  un  combate  ante  la  desmemoria.

No  se  puede  quedar  así  una,  tiene  que  vaciarse  toda  de  ti  hasta  la  más  mínima   gota  de  tu  saliva  en  mi  cuerpo  reseco  como  el  desierto,  por la  falta  de   tus  manos  recorriendo  éste  cuerpo.

La  esperanza,  ese  error  humano  y  de la  imaginación,  llega  a  decirme  que  al  fin  al cabo,  lo   único  real  es  la  muerte.

Me  aferraré  a  la  existencia,  hasta   sobrevivir  en  tu  memoria,  será  acaso  lo  único  que  sobrevivirá  después  de la  muerte,  no  creo  que  sobreviva  algo  de  nuestra  existencia  cuando  llegue  la  muerte.

“Esta  es  mi  manera  de  decir  adiós. . .

Porque  sé  que  hoy  es  el  día  más  perfecto  que  jamás  he  visto”.

<<Radiohead: Videotape>>

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor