Prosa perdida

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen tomada de es.pinterest.com

imagen tomada de es.pinterest.com

 

“Cuando  esté  en  las  puertas  del  cielo.

Esto  formará  parte  de  mi  videotape”.

<<Radiohead  de  su  rola: Videotape>>

 

Ya  no  sé  dónde  vivo,  pero  bastó  un   beso  tuyo  para  desencadenar  toda  la  furia  de  mi  vientre   reprimida,  que   tu  sexo   liberó.

No  digo  que  hayas  sido  el  único,  ni  el   último,  soy   una  creyente  de  los  instantes,  mi  existencia   está  hecha  de  trozos,  de  sobras,  no  tengo   tiempo   para  creer  en  Dios,  y   no   puedo   darme  el  lujo   de  creer  en  la  eternidad,  esas  banalidades  son  para  los  demás,  no  para  ti,  o  para  mí.

La  muerte  siempre  va  conmigo,  aunque  todavía  no  se  atreva  abrazarme,  pero  aquí  está  en  este  instante,  siempre   me  acompaña   cuando  tú no  estás  a  mi  lado.

¿A   quién  jodidos  le  importa  la  verdad   en  este  momento?

¿Qué  es  más  real,  la  verdad  o,  el amor?  Sólo   tengo   la  certeza,  de  que  te  tuve  entre  mis  piernas,  esa  es  la  única  realidad.

Ahora  mi  memoria  anda  deambulando  entre  las  sombras   de  tus  recuerdos,  que  con  el  paso  del  tiempo,  serán  reliquias   de  la  santificación  de  alguna  vez  probamos  la  juventud.

No   suelo  ser  de  esas  mujeres  que  viven  con  miedo,  sin  embargo,  ahora   tu  sola   mirada  me  llena  de  temores,  que  basta   uno  de  ellos  para  sentirme  viva,  el  volverte  a  mirar  a   tus   ojos.

Me  siento  atrapada  como  en  aquella  novela  de   Benedetti,  con   la  necia  ilusión  de  hacer  una  tregua  con  Dios.

Una  tregua  donde   no  sienta  la  necesidad  de   creer  en  ti,  como  con  ese  Dios:  que  no   crea  en  mí  y  no  creer  en  Él,  solo  dejarnos  en  paz,  ni  Él  ni  yo,  solo  creer  en  tus  besos,  aunque  hayan  sido  besos   fariseos.

Ya  no  me  reconozco,  me  he  convertido  en  una   ficción  nauseabunda,  en  una  historia  más   que  extraña,  cada   día   que  pasa  frente  a  mí,  me  convenzo   que  todo  lo  hemos  hecho  mal,  o   hemos  creído  equivocadamente.

El   rompimiento  de  la  memoria  tendrá   sentido,  para  alguien  que  no  sea   la    historia   que  he  sido  hasta  éste  instante ¡malditos   instantes!

Despertarás   en  algún  abril   y   darte  cuenta  que  estás  viva,  que   tal vez,  tomaste  la  vuelta  de  la  esquina  equivocada  ¿jodidamente  cómo  saber  que  estás  equivocada?

En  más  de  una  ocasión  luché   por  tu  sonrisa  escasa,  ahora  me  voy   al  exilio  de  la  patria  de  tu  cuerpo,  ya  no  recorreré  los  mapas  de  aquel  cuerpo  que  me  llevo  a  sentirme  viva,  más  que   viva,  tal  vez,  nunca  te  des  cuenta  lo  que  un beso   tuyo  despertaba  a  media  noche.

Contigo  no  existía  la  normalidad,  eres  un  caos,  ese  orden  que   casi   medio  mundo  le  tiene  miedo,  ahora  la  gris  rutina   ha   vuelto,  y  de  verdad   que  es  una  asesina.

Tu   llegada  era   como  una  bomba  lanzada  como  un  golpe  de  Estado,  desestabilizabas   todo.

Mis   sueños  ahora  son   espesos,  como  aquellos  cuando  duermes  despierta,  siempre  me  persigue  la  duda.   La  duda  si  fuiste  real,  o   fuiste  un  personaje  que  me  inventé  para  no  sentirme  sola.

Quisiera  desaparecerme  como   tú  lo  haces  ahora,   ser   como  aquellas  estrellas  fugaces,  o   simplemente   ser  como  los  besos  de  los  marineros  que  desaparecen   en  cada   puerto  que  visitan   y  se  van  desdibujando   entre  la  mar.

Tu   ausencia   es  como la  explosión  de  una  granada  de  fragmentos,  que  me  deja   toda   aturdida,  al  no  escuchar  tus  pasos  y  juntos   con  ellos  verte  llegar,  solo  está   ese  zumbido   en  los   oídos  que  te  desesperan  y   creer  que  está   cerca  la  muerte,  pero  no  llega.

Ahora   escribir  me  resulta  sospechoso  y  clandestino,  no   porque  infrinja  alguna  ley,  sino,  porque  nunca  supe  ser  la  revolución  que  necesitabas.

Nuestros  enemigos  no  lo  son  el  tiempo,  las  distancias,  la  vejez,  los  dogmas  o,  las   reglas  morales,  somos  nosotros  mismos ¿estaremos  vivos   para  nuestro  encuentro?

Vivir  en  la  clandestinidad  de  tu  amor,  es  una  postura  ante  la  realidad  que  nos  pintan.  La  lectura  de  tus   escasos  mensajes  se  han  vuelto  un  combate  ante  la  desmemoria.

No  se  puede  quedar  así  una,  tiene  que  vaciarse  toda  de  ti  hasta  la  más  mínima   gota  de  tu  saliva  en  mi  cuerpo  reseco  como  el  desierto,  por la  falta  de   tus  manos  recorriendo  éste  cuerpo.

La  esperanza,  ese  error  humano  y  de la  imaginación,  llega  a  decirme  que  al  fin  al cabo,  lo   único  real  es  la  muerte.

Me  aferraré  a  la  existencia,  hasta   sobrevivir  en  tu  memoria,  será  acaso  lo  único  que  sobrevivirá  después  de la  muerte,  no  creo  que  sobreviva  algo  de  nuestra  existencia  cuando  llegue  la  muerte.

“Esta  es  mi  manera  de  decir  adiós. . .

Porque  sé  que  hoy  es  el  día  más  perfecto  que  jamás  he  visto”.

<<Radiohead: Videotape>>

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Un instante

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

“¿No  crees  que  es  un  desperdicio  que  los  dos…?
¿Deambulemos  solos?”. 
De la película <<Vértigo>> De  1958; de  Alfred  Hitchcock’s. 

 .

 

Él  está  meditabundo,  como   buscando  del  por qué  está  allí,  viviendo  precisamente  ese  instante  y  no  otro.

Ella  cruza la  calle  y  es  atropellada,  muere  al  instante  de ser  arrollada.

Es  cuando  él  se  da  cuenta  de  su  existencia.

                                                               * * *

Ella  cruza  la  calle,  como  buscando  respuestas  a  su  huida.

Es  arrollada  y  moribunda  vislumbra  un  rostro,  es  el  de  él.

No  se   dicen  nada,  solamente  esperan  la  muerte.

                                                               * * *

Los  ven,  como  dos  perfectos  desconocidos ¿Quién  lo  ve?

Ella  cruza  la  calle,  es  atropellada  hasta  morir.

Él  se  acerca,  solamente  hace  una  llamada.

Todos  somos  testigos  mudos.

    * * *

Él  de  reojo  la  voltea  a ver.

Ella  está  por  cruzar  la  calle.

Es  cuando  él,  se  siente  parte  de  este  mundo,  vislumbra  en  los  ojos  de  ella, un  chispazo  lleno  de  vida,  que  lo  despierta  como  en  una  mañana  y  lo  conecta  con  toda  esta  armonía.

Ella  cruzaría  la  calle,  pero  los  dos  se  logran  mirar,  frente  a  frente,  sus  miradas   los  desnudan  y  se  revela  la  epifanía  del  otro.

Como  dos  perfectos  desconocidos que  no  encajaban   en  todo  este  caos,  de  repente por  el  encuentro  de  sus  miradas,  comenzó  a  existir  esa  armonía  que  todos  buscamos,  esa  sensación  que  pocas  veces  tienes,  de  decir,  soy  parte  de  todo  esto.

Ella,   pregunta ¿qué  libro  lees?

Él, “Cien  años  de  soledad”  de. . .

Ella,  se  escucha  muy  atractivo,  me  gustaría. . .

Él  no  tardó  en:  te  invito un  café,  por  aquí  hay  una  librería  y  tiene  cafetería,  vamos.

Los  dos  se  van  caminando,  poco  a  poco  van  dejando  de  ser,  dos  simples  perfectos  desconocidos.

Ella  no  cruza  la  calle  sola  y  él  sale  de  su  mundo,  para  entrar  en el  de  ella.

El  semáforo  cambia  la  luz  verde a. . .

 .

“Ahora soy  responsable  por  ti.  Los  chinos  dicen  que  una  vez  que  le  salvaste  la  vida  a  una  persona  eres  responsable  por  ella  para  siempre”.
Del film <<Vértigo>> 1958  Alfred  Hitchcock’s. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán.

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

 

 

Volver a nacer

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

.

imagen tomada de secretosparaunavidamejor.blogspot.com

imagen tomada de secretosparaunavidamejor.blogspot.com

.

El ser humano atraviesa la vida experimentando situaciones cotidianas, del trabajo al hogar, horas incontables de estudio, diversión, comer, dormir, ritos sociales y un cúmulo de actividades más que hacen de la vida algo llevadero, algo soportable.

La vida del ser humano adquiere sentido cuando se topa con lo que los psicoterapeutas humanistas han denominado “experiencias cumbre” es decir, acontecimientos en la vida fuera de lo ordinario que a la postre dan un giro a la existencia del humano. Como experiencias cumbre por antonomasia están las que se rigen por el acontecimiento de la vida y el suceso de la muerte. Cuando nace un hijo o cuando muere un ser amado. Esas dos experiencias definen la existencia del sujeto.

Vida y muerte; Eros y Tánatos siempre presentes en la existencia del ser humano. Manifestaciones de vida como el amor, la amistad, el compañerismo, el compromiso, la familia, la construcción de una vida con sentido. Manifestaciones de muerte como la destrucción, el odio, la muerte misma, el suicidio, el homicidio, la violación, el secuestro, el robo, el acoso, la amenaza.

Ante un acontecimiento emanado de la representación simbólica del Eros (vida-amor) no hay mucho que re-plantearse, pero ¿qué hacer cuando se sufre la manifestación de la pulsión de muerte, ya sea la propia o ya sea la del “Otro”? La propuesta de la psicoterapia es muy clara: re-significar la existencia a partir de dicho acontecimiento, no sabemos si eso que sucedió es bueno o malo sino a partir de las consecuencias y la capacidad de re-significar la vida, a través de la resiliencia.

Un paciente sufre un robo en el cual comenta que su vida corrió peligro, en donde los ladrones pudieron golpearlo, secuestrarlo. Víctima del terror el paciente en cuestión agradece haber salido con vida de esa experiencia; re-significa su existencia a raíz de lo allí vivido, pone en una balanza su proceder y comienza a vivir una existencia nueva sabiendo la fragilidad de su paso por este mundo o citando a Milan Kundera: “La insoportable levedad del ser”.

El paciente en cuestión ha abandonado el síntoma que lo mantenía maniatado, ha re-valorado su existencia, piensa la vida desde otra perspectiva, claro que siente odio hacia sus agresores pero también se siente agradecido con la vida (o con Dios, que lo protegió con su “manto sagrado” en propias palabras del paciente) y pudo salir adelante después de ese trago amargo que le suscitó dicha experiencia. Tomó el teléfono público para avisar a sus seres queridos que todo estaba bien. Cuando tomó el teléfono público señala que fue como si hubiese cerrado una etapa de su vida, algo que había quedado abierto precisamente con una llamada de teléfono hace más de quince años.

La vida, Dios, el destino, la oración de la madre, la enseñanza del padre, todo se conjuga para que el ser humano pueda acceder a una vida con sentido. Es a partir de una “experiencia cumbre” que en su momento no sabemos si es “buena” o “mala” como la anécdota del padre de familia que tenía un hijo que fue atravesando diversas situaciones de la vida a las cuales el padre solo respondía: “esto es bueno, esto es malo, quién sabe”.

Re-significar la existencia a raíz de un acontecimiento que cimbra la consciencia, re-plantearse el lugar que se tiene en el mundo, saber valorar la vida y comenzar a vivir una vida con sentido. No quedarse en el discurso de “¿por qué me pasó esto a mí?” sino a partir de eso re-plantear las prioridades, saber qué es eso que constantemente se está repitiendo y que no deja avanzar, ese síntoma que entorpece y no deja vivir una existencia plena.

Me quedo pensando en eso que comenta el paciente: en esa experiencia en la que estuvo su vida en peligro. Quizá Dios estira las orejas de manera drástica a sus hijos que requieren de medidas extremas para tomar consciencia de su vida (“tocar fondo” dirán algunos). Dios, el destino, la vida misma, la consecuencia de sus actos, serendipia, cualquier cosa, lo importante es lo que se va a hacer a partir de eso, la vida que desea vivir siendo un hombre nuevo. En esta ocasión fueron unos ladrones, para otras personas el llamado a la vida puede ser a través de acontecimientos trágicos como una violación, un secuestro, la muerte de un ser querido. Vivir el duelo correspondiente y acompañado de un proceso de psicoterapia poder salir adelante; re-significar el acontecimiento y no quedarse en la posición de víctima, preguntarse qué es lo que se está haciendo mal y comenzar a re-plantearse su lugar, su ser-en-el-mundo. El replanteamiento de la existencia puede ser a través de dichos acontecimientos (que cualquiera quisiera estar exento de eso) pero también la vida llama con susurros al oído; a través del acompañamiento amoroso de la pareja, del cuidado amoroso de los padres, de la amistad brindada, un encuentro con Dios (de acuerdo a la creencia del sujeto) o también se puede re-significar la existencia precisamente a través de un proceso de psicoterapia, un proceso de análisis en donde el ser humano va y se escucha y logra saber eso que tanto le viene perjudicando la existencia sin necesidad de exponer su vida. Más vale un buen análisis a tiempo que lamentarse por las consecuencias de ese síntoma que no se quiso escuchar.

 

Arquitectos

Escrito por: José Jorge Hernández Briones

imagen tomada de planocreativo.wordpress.com

l

“Cada quien es el arquitecto de su propio destino” reza la frase que he escuchado decenas de veces, pero que por prisas, o diferentes motivos nunca le había puesto la atención.

Por cuestión laboral y personal tengo trato con muchas personas, puedo mencionar que son decenas y aunque no está en mi dar consejos, pero si hacer el ejercicio de observar conductas, disposición para realizar actividades veo con tristeza mucha infelicidad.

No quiero caer en el juego se ser juez, pero sí compartir la experiencia para que quien lea estas líneas lo tome en cuenta y tenga más motivos para ser feliz en su vida sobre todo con todas aquellas personas que les rodean.

Ya pasé los cuarenta años, que al contarlos son muchos, pero al amar la vida se hacen pocos, porque cuando se disfruta cada momento al vivir, se quiere ser eterno, aunque sabemos que eso es imposible, aunque no queda otra que seguir disfrutando este bello manjar terrenal.

«Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta, la juventud de la edad madura», escribió Víctor Hugo, pero tristemente veo personas de diferentes edades quejándose de todo y de todos.

No soy psicólogo, pero repito, si observador de la conducta humana, así que en las quejas de aquellas personas que se molestan de todo percibo una media en la infelicidad: cierta limitación a tener amigos y por lo regular, a buscar su propio beneficio.

El ser humano nació para compartir, comunicarse, darse, recibir, vivir en relación, pero sí por alguna razón no encausa bien su conducta, entonces tiende a la infelicidad y por ende a compartir sus vivencias.

Siempre hay tiempo de enmendar el camino si no se está construyendo una vida a base de calidad, ya lo escribió Juan Villoro, «La historia tiene mucho pasado por delante», así que adelante, a edificar felicidad que nada cuesta.

«La peor derrota de una persona es cuando pierde su entusiasmo», escribió H.W. Arnold, así que a seguir disfrutando de esta vida que hacer lo que se debe de hacer, cuándo debe ser, termina por ser un gran placer.

El chiste de la vida

Por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

CarlosMorenoMx

imagen tomada de artelista.com

“No hay verdades que toquen mejor la punta de lo real que los chistes, sueños, lapsus u olvidos”
Rodrigo Asseo

 .

¿Cómo se le llama a la mujer que sabe con exactitud en dónde se encuentra su esposo? Se le llama viuda.

¿Por qué la mujer toma mucha agua? Porque todos sus problemas los soluciona llorando.

¿Qué hay detrás del chiste? ¿cuál es la verdad que encierra un chiste? ¿por qué llega directamente al inconsciente? Ya lo había dicho Sigmund Freud,  que por medio del chiste el ser humano dice lo que en la cotidianidad no se atreve a decir, lo que es tabú, lo que está vedado, por eso la gran aceptación de los chistes misóginos, por eso el éxito de los chistes de odio hacia la suegra, de infidelidades, chistes sexistas, chistes xenófobos, chistes de homofobia, chistes de humor negro que permiten decir lo que uno siente pero a manera de chiste, ¡que al cabo es un chiste!

Alejandro Jodorowsky también tiene un libro en donde analiza cada chiste y obtiene una enseñanza, cada chiste encierra una verdad que puede llegar a la iluminación, una revelación, una epifanía.

Empecemos con el primer chiste: ¿Cómo se le llama a la mujer que sabe con exactitud en dónde se encuentra su esposo? Se le llama viuda. ¿Qué hay detrás de ese chiste que muchos de nuestros contemporáneos quieren negar? Es una verdad oculta la conducta del hombre y me refiero a hombre como género y todo el cúmulo de genética trasmitida de generación en generación a través de la evolución filogenética. El hombre es una bestia y actúa como tal, el hombre trae en sus genes una carga desmesurada de sus ancestros, es proclive a romper las reglas de la moral en turno, no es porque él así lo decida, es simplemente su condición, su destino manifiesto, su testosterona, su deseo de cazar, de procrear, de matar. “Filogenética es Destino”. Con esto se entiende a la perfección el chiste de mencionar que solamente la mujer viuda sabe en dónde está su marido, claro, está tres metros bajo tierra y ella siente la confianza y la seguridad que estando allá no le va a ser infiel, no andará con sus amigos en las borracheras; la que sufre es la mujer que aún tiene a su hombre vivo, a su macho, ese que le miente, que se esconde, que evade, que huye, que está allí pero nunca como ella quisiera verlo, nunca cumpliendo su deseo, nunca le satisface, no la obedece, no la valora, no la quiere. Por lo tanto ¿hay hombres fieles? ¿hay hombres que dicen la verdad? ¿hay hombres cariñosos? Como leí por allí, precisamente en un chiste en Facebook: “sí, en efecto, hay hombres así, pero ya tienen pareja, otro hombre”. El chiste y su relación con el inconsciente.

El otro chiste es aún más misógino, el de la mujer que llora y así soluciona sus problemas, es verdad, el hombre se compadece cuando la mujer llora y esa explicación también la da la filogenética, años y años hemos evolucionado y la mujer ha desarrollado ese mecanismo de defensa para darle la señal al hombre de que en verdad la está pasando mal, que le pare a su maldad, que la está haciendo sufrir. El hombre cuando ve a una mujer llorar cambia de actitud, frena sus instintos agresivos y se compadece. La mujer logra lo que quiere. Pura y simple conducta ancestral. Con el llanto la mujer ha logrado cosas más importantes que el hombre y su conducta inmensamente destructiva.

Y así, seguiremos viviendo en este teatro en donde cada uno de nosotros seguimos representando el papel que nos ha tocado escenificar.

El “chiste” de la vida es precisamente romper con la ilusión y decidir vivir el guion de la vida que deseamos, la vida misma es tan corta que no es posible desperdiciarla viviendo de acuerdo a los deseos de los demás, específicamente viviendo bajo el yugo del deseo de los padres.

La vida misma es la que está en juego y lentamente, poco a poco, se nos va de las manos. El chiste nos confronta, nos cuestiona, el chiste nos remite a la reflexión: ¿Es así como quiero seguir viviendo el resto de mi existencia?

 

 

Dios, ese Gran Espectador

Escrito por: Carlos A. Moreno De la Rosa

@CarlosLector

.

  .

“El Universo no fue hecho a medida del hombre; tampoco le es hostil: es indiferente”.
Carl Sagan

.

Leyendo un texto, un artículo publicado en el blog titulado “Enseñanza-Aprendizaje” que hablaba sobre la argumentación como participación en las prácticas científicas, giraba en torno a la eterna lucha entre la fe y la ciencia, o lo que es lo mismo entre “Ciencia y Genencia”.

La autora argumentaba (entre otras cosas) tener la “firme convicción” de ser atea.

Tener la “firme convicción” de la no existencia de Dios es igual que tener la “firme convicción” de la existencia de Dios, ambos se aferran a una ideología que por lo mismo de ser “ideología” encasilla, encierra, ata, y no libera el pensamiento, no da la opción a lo contrario.

Ahora bien, el ateo niega la “existencia de Dios” pero ¿cuál Dios? El Dios que inventaron los Judíos? o cuál de todos los dioses…  porque ya todos sabemos que si llegase a existir un “Dios” es obvio que nada tendría que ver con la mitología que nos han enseñado a creer, si llegase a existir un Dios estaría fuera de nuestras capacidades cognitivas.

Ese Dios que los exégetas, evangélicos, profetas, hermenéuticos y uno que otro teólogo nos han tratado de trasmitir no tiene nada que ver con “El Dios” al que me refiero, y el Dios al que me refiero es un Dios que está más allá del bien y del mal, que no tiene nada que ver con infierno y cielo, que no tiene nada que ver con la vida y la muerte, que no tiene nada que ver con la salvación, con reencarnación o resurrección, con liberación, con opción preferencial por los pobres, con la eucaristía, con la biblia, con el antiguo testamento, con el nuevo testamento, con las profecías, con los milagros, con la oración; el Dios que sospecho que existe no tienen nada que ver con “hacerte sentirte bien” o “rezarle en las noches” y que tiene una madre y que tiene un hijo, todas esas cuestiones antropomórficas que más que bien han deteriorado la “imagen” que pudiéramos tener de ese Dios que trasciende el castigo, el amor, la recompensa y demás simplezas humanas.

Quizá El Dios que existe simplemente es, simplemente está, sin principio ni fin, sin cargas emocionales, deja de lado los juicios de valor, es un Dios Cósmico, un Dios oceánico, un Dios inconmensurable para la mente humana que quiere entenderle y plasmar algo de lo que sospecha que es Dios.

Dios no tiene nada que ver con la salvación del pueblo judío ni con la salvación de tu vida personal ni que si te confiesas o no, ni que si tienes fe te salvarás, ni con eso de “fe con obras”. No tiene nada que ver con ir a misa los domingos y escuchar la hermenéutica de un ser humano que estudió cuatro años de teología. Dios trasciende cualquier constructo humano.

Entonces ¿qué es o quién es Dios? Dios está allí, en silencio, en la eterna contemplación, es el eterno silencio, es el eterno ser, el eterno estar, la vida misma es Dios, el Universo mismo es Dios. Dios va más allá de cualquier filosofía o constructo mental. A Dios no le podemos describir, por eso Santo Tomás de Aquino quemó gran parte de sus escritos cuando supo lo que en realidad era Dios. Por lo tanto Dios es el que está allí a perpetuidad, quieto, Dios es la Vida misma, la Galaxia, el Cosmos, el Universo, el Todo, sin sonreír, sin pensar, sin un plan para el humano… simplemente está allí.

Dios es el que Es. Dios es el que está. Nosotros los humanos somos los que vamos y venimos, o más bien, venimos y después nos vamos. Y Él se queda allí, como único y eterno espectador de ese juego tremebundo llamado vida.

La felicidad es una opción

Escrito por: Edna Karina Díaz Díaz

imagen tomada de cristibel.blogspot.mx

¿Las cosas pasan porque tienen que pasar? ¿Por qué tienen que pasar? ¿Quién dijo eso?

¿Destino? ¿Qué es esa cosa llamada destino? ¿Dónde la encuentro para reclamarle?

Son tantos los gritos de desesperación cuando algo sobre pasa nuestra barrera de estabilidad emocional, ese dolor que sentimos cuando algo nos aqueja, algo malo para nosotros claro, alguna enfermedad, accidente, pleito o hasta descubrir que tu pareja te es infiel.

No sé por qué las personas o hasta tú mismo (a)  dicen –eso tenía que pasar, -es mejor así, aunque en el fondo sabemos que queremos una explicación, que no soportamos tanto nuestro dolor que necesitamos una respuesta inmediata a ese coraje que nos desgarra por dentro.

Que difícil apelar a favor de lo negativo que nos sucede, que difícil tener que aguantarte las ganas de llorar, de reclamar, de callarte, evitar las ganas de salir corriendo y volver haciendo de cuenta que no pasó nada, si el destino fuera más justo, podrías dormirte y despertar sin la mínima provocación de malestar  con la cual te dormiste, pero no es así.

Nosotros tenemos la capacidad de decidir qué hacer con nuestra vida, debemos de tomar muy en cuenta que la felicidad es una opción, tú decides si tomarla o simplemente dejarla pasar. No quiero decir que es muy fácil olvidarte de  aquel coraje, dolor o resentimiento con la vida misma que te aqueja por ese incidente, quienes hemos perecido situaciones similares sabemos que cuesta trabajo levantarte pero también hay que reflexionar si las simples cosas de la vida como una discusión, un roce con algún compañero de trabajo, la diferencia de pensamiento con otra persona es solamente eso, algo simple, algo que se tiene que tratar como algo inferior a las grandes cosas que podemos disfrutar.

Esa opción de felicidad la podemos compartir con la familia, pareja, amigos, el trabajo o simplemente tomarte tu espacio, tu tiempo, caminar, descansar, disfrutar de un paseo, algo relajante, divertido o  lo que sea pero que te haga sentir pleno e íntegro. Absolutamente nadie puede meterse dentro de ti y manejar tus sentimientos como si fueras un títere, por eso la felicidad es una buena opción que todos deberíamos tomar y disfrutarla diariamente.

¿De qué se trata?

 Autor: Adolfo Huerta Alemán

 

«Repito  que   los  manicomios  están  llenos  de  cosas  semejantes. . .
¿Y  hay  entre  ustedes  quienes  se  dejan  guiar  por  alucinados?»
De  Hernán  Rivera  Letelier  <<El  arte  de  la  resurrección>>
Premio Alfaguara de Novela  2010.  
 

¿Qué  responsabilidad  tenemos  los  que  nos  hacemos  llamar  creyentes  en  éste  instante  histórico? O  de los  que presumimos tener  una  fe,  y  que  esta  fe  nos  lleve  a  tener  un  significado  de  vida.  Peor  aún,  para  aquellos  que  tenemos  como  bandera  el  amor  de  Dios,  y  digo  peor  aún,  por  la  responsabilidad  y  la  exigencia  que  ello  amerita  para  todos  aquellos  que  predican  de  alguna  u  otra   forma  el  amor  de  Dios. 

Lo  que  le  pasa  al  mundo,  le  afecta  a  nuestro  país,  y  por lo  tanto,  también  lo  viven  nuestras  ciudades,  no  podemos  seguir  como  momias  taciturnas cruzadas  de  brazos  ante  una  fe  que  exige  algo  más,  que  nada  más  estar  como  borregos  mudos  ante  un   sacramento  como  lo  es la  eucaristía,  que  llama  a  celebrar  nuestra  fe,  pero  es  una  celebración  de  vida  y  siendo  responsables  del   tiempo  que  se  nos  ha  dado.  

«No  luchamos  contra  Leviatán  sino  contra  el  <<Ogro  filantrópico>>, ese  extraño  animal  político   creado  por  los  mexicanos,  tan  parecido  a  sí  mismo  y   tan  distinto  a  todos  los  partidos  políticos  del   pavoroso   siglo  XX«.  De  Enrique  Krauze  <<Tarea  política>>. 

¿Cómo  ejercemos  nuestra  participación  activa  en  todos  los  ámbitos?  En nuestra  comunidad;  en  nuestro  barrio;  en  las  escuelas  de  nuestros  hijos;  en la  cultura;  en  lo  social  y  en  lo   político.  

¿Para  qué  nos  está  sirviendo  la  religión  hoy  en  día?.  Y  no  creo  pasarme  de  pragmático  al  poner  tal  cuestión  sobre  la  mesa  de  discusión,  pero  no  podemos  negar  que  tenemos  más   responsabilidad  aquellos  que  tenemos  como  bandera  el  amor  de  Dios ò  ¿Tú  qué  piensas?. 

Hace  algunos  años  leí  un  libro  muy  interesante <<El  manual de la perfecta Cabrona>>.  Cómo  me  gustaría  escribir  un  libro  llamado:»El  manual  del  perfecto  Cabrón – Cabrona Creyente».  Sé,  de  antemano  que  no  hay  modelos  a  seguir  para  ser  creyente  y  ejercer  tu  derecho de  vivir  tu  fe.   Pero ¿qué  modelo  de   creyente  se  necesita  el  día  de  hoy  para  hacer  creíble  la  fe?  Así  como  el  libro  de  Elisabeth  Hilts,  que  hace  un  llamado  a  todas  las  mujeres  a  que  no  tengan  miedo  de  sacar  su  «Cabrona  interior  y  reprimida»  para  vivir  en  plenitud, eso  significa  ser  cabrona.  En  eso  consiste  ser  cabrón – cabrona  hoy  en  día,  y  no  ser  vulgar  ò  patán,  menos  ser  desobligado  y  desinteresado  por  lo  que  pasa  a  tu  alrededor.   

El  modelo  del  cristiano – creyente  tradicional  no  responde  en  nada  a  nuestros  contemporáneos.  El  cristiano  con  cara  de  víctima,  de  sufrido,  de  bueno  para  nada,  de  ignorante, de  mira  yo  no  fuí, de no sé hacer  nada, mejor le pido a Diosito  que  cambie  el  mundo  por  mí;  ¡no! podemos  seguir  así. 

Como  lo  afirma  el  gran  teólogo  brasileño  Leonardo  Boff  en  su  maravilloso  libro <<Una  espiritualidad  liberadora>>:»Se  equivocan  los  que  piensan  que  los  místicos  están  alejados  del  mundo. . .  Son  los  más  comprometidos».   Claro  el  creyente  hoy  en  día,  no  es  aquel  que  se  la  pasa  golpeándose  el  pecho  repitiéndose  a sí  mismo  que  es  un  pecador  y  por  lo  tanto,  no  puede  hacer  nada  para  cambiarse  a  sí  mismo,  y  menos  al  mundo  que  le  rodea; no es  aquel  que  vive  en  las  tinieblas  de  la  ignorancia; no  es  aquel  que  sigue  alimentando  una  fe  fanática  y  mágica supuestamente  que  cura  enfermedades  a  por  mayor  y  sacando  a  miles  de  demonios.  

El  y  la  creyente  hoy  en  día  tiene  que  Ser  bien  cabrón  y  bien  cabrona,  como  lo  entendía  Elisabeth  Hilts,  y  aquel – aquella  que  realmente  se  comprometa  con  el   mundo  y  con  su  momento   histórico.   Que  busque  nuevas  maneras  de  vivir  la  fe  y  nuevas  maneras  de  participación  activa  en  todos  los  campos. 
Que  busque  nuevas  alternativas  de  ejercer  nuestro  poder  cotidiano  de  nuestra  fe,  que    hay  en   cada  uno  de  nosotros.  ¡Tenemos  una  deuda  con  nosotros  mismos  y  para  con  el  otro!. 

Que  no se  nos  olvide  que  somos  personas: ejerzamos  nuestro  derecho  y  obligación de  pensar;  de  utilizar   nuestra  voluntad  de  poder;  que  no  se  nos  olvide  que  somos  libres,  por  lo  tanto  asume  tu  momento  histórico,  déjemonos  de  andar  entre  las  ramas,  y  no  tengas  miedo  de  sacar  Tu  Cabrón  y  Cabrona  interior:  con  ò  sin  religión  tenemos  que   ACTUAR, ¿te  parece?.  

Tenemos  una  gran  oportunidad  para  aquellos  que  son  creyentes,  de  hacer  creíble   la  fe  y  la  religión,  por  lo  tanto,  éste   siglo  será  ateo  completamente  ò  será  religioso,  pero  ésto  es  responsabilidad  de  cada  uno  de  nosotros,  dependerá  de  tu  opción   y   de  tu  actitud.  

Como  indica  muy  bien  Simone  Weil:»para  saber  si  alguien  es  de  hecho  religioso,  no  hemos  de  observar  cómo  habla  de  Dios,  sino  cómo  habla  del  mundo».  ¿Cómo  es  tu  mundo?  y   te  diré  cómo  es  tu  Dios. 

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila).

La Pasión: La vida como nota a pie de página.

Autor: Jorge Anaya


Las notas a pie de página sirven de auxilio para anotar algo de interés para el lector de un texto que no cabe dentro de la redacción del cuerpo del mismo. La nota al pie esclarece o ayuda a profundizar más sobre el tema. Estas notas, por su calidad aclaratoria, ayudan a entender pasajes oscuros de los textos escritos, sin ellas muchas veces el lector puede perderse en interpretaciones erróneas de los textos; de hecho su origen nace de una de las disputas más celebres de la historia de la humanidad.

Con el cisma ocasionado por Martín Lutero a mediados del siglo XIV la interpretación de los textos sagrados había quedado a la ciencia del lector a su propia interpretación, fue en las Biblias donde se comenzó a contextualizar el contenido de los textos sagrados para que el lector, que antes no podía leerlas porque estaban escritas en Latín y con la reforma y la imprenta se empezaron a escribir en lengua vernácula, los lectores tenían a un lado de su textos referencias que lo ayudaran a entender el contenido doctrinal de los textos. Ahí, de lado al lado del texto, se tomó partido para saber cuál era el contenido del texto. La lucha de los contenidos doctrinales se lidiaba de lado a lado del texto, donde el lector tenía las referencias para no perderse en la lectura y no da pie a un interpretación herética de la palabra de Dios, no obstante, el lector estaba ante un texto que no podía  defenderse ante el contenido de las palabras brotadas de la inspiración divina que se afirma de ambos lados que contiene la palabra de Dios. Uno y otro, católicos y reformados, no podían negar que aunque se interpretará dentro de una tradición o fuera de ella, las palabras ahí contenidas guardaban un misterio que hacía que la fe de los hombres, o la ausencia de esta, se despertara sobre cogido en relatos que no podía tener un origen meramente humano, aún si se pensaba que algunos de estos textos fueron trastocados para afirmar una doctrina de fe. Todo lector se sorprende cuando llega al pasaje de La Pasión de Jesús contenida en los cuatro evangelios, pues no hay nota de pie de página que pueda iluminar la llama incandescente del relato: la nota al pie ahí es como querer iluminar el sol con una vela.

La película de Mel Gibson La Pasión relata desde el momento en que Jesús de Nazaret es tomado preso en el Monte de los Olivos, su proceso, partes de su vida en flash back, hasta su muerte en la cruz y resurrección. La obra, en cierto modo atípica, contiene una síntesis de la tradición cristiana en torno a este hecho de fe contenido en los evangelios, que si bien son relatos surgidos de una vasta tradición cristiana, ayudan a comprender aún más el sacrificio del hijo de José y María y conocido también como el Hijo de Dios.

Si las notas de pie de página fueron usadas primeramente en las Biblias, y lo siguen haciendo, hay pasajes que por su fuerza no pueden integrar el contenido que ahí se revela, es necesario que el lector ponga aún más de su parte. La Biblia es el libro de libros, sin embargo, para que textos, como el de La Pasión, necesitan que la vida de quien la lee se vuelva el libro y la Biblia la nota al pie de página. Si intentamos solo entender el relato siendo ajenos al hecho, es decir, leerlo sin que nos interpele, el texto por sí mismo no nos dice mucho. Podemos reducirlo a la simple experiencia de un hombre que contiene en su vida todos los contenidos de bondad anhelados en el hombre que, después de una vida pasando haciendo el bien, cae como un héroe trágico: traicionado por sus amigos y abandonado a la peor de las muertes. La Pasión no se puede ver, en este caso, sin pensar que nos interpelará a nuestra vida. Es la gran nota al pie de página del libro de nuestra vida, la nota que esclarece el sentido de la vida de los hombres. La Pasión como nota al pie puede ser un confert, es decir, esa nota que esta al pie para confrontar el contenido de lo escrito en nuestra vida. Si cuando encontramos las siglas de “Cfr.” Nos indica que lo que hemos leído puede ser entendido de otro modo, distinto, no de manera textual, hay más que saber. Confrontar es oponer una cosa con otra, similar al versus, pero que necesita de un enfrentamiento para entender realmente lo que se está leyendo. La Pasión como confrontación ayuda a que el libro de nuestra vida se refleje en una vida distinta a la nuestra, una vida que tiene todas las características que deseamos alcanzar como seres humanos. Confrontarnos con La Pasión de Jesús es poner nuestros valores en entre dicho, muchos de ellos pueden caer o reformularse, como es el fin de este tipo de nota el pie: podemos tomar una postura distinta a la del autor, reflejarnos en otra vida  o pensamiento distinto al nuestro, con un modelo  capaz de ser modelo para todo ser humano, que cumpla todos los anhelos que el impulso sublime da amar da: “no hay mayor amor que aquél que da la vida por sus amigos”. La Pasión es la gran confrontación de la vida de la humanidad. Todos los que alguna vez hemos pasado por ella no podemos más que dejarnos conmover por un sacrifico de una persona llena de coherencia consigo mismo y con el amor que le tiene a Dios, al cual llama Padre. Su coherencia es ofensiva ante una humanidad hundida cada vez más en la hipocresía.

También es esa nota al pie que sirve de referencia para encontrar un nuevo camino. Hay frases que queremos saber más de ellas, textos citados, que deseamos conocer al autor de ellos para saber que los movió a escribir sobre el tema con tanta gracia que fue capaz de llamar nuestro interés, mover nuestra empatía. Quien haya leído varios libros se da cuenta que una cita nos hace movernos a buscar la fuente, el origen, de donde proviene eso que nos llamó la atención. La obra citada nos hace buscar al autor. La Pasión tiene un autor, sus palabras más que elocuentes, son notas que hace vibrar el corazón del hombre, porque se nota que quien las dijo las dijo para mí, se metió en mi pensamiento, en mi vida. El que escribió eso estoy seguro que me conoce, sabe de mí, porque ha tocado, sin conocerme, la vena más sensible de mi corazón. No podemos negar que al ver en la pantalla a un hombre que no se apresura a condenar a una mujer que todos señalan como adultera, a un hombre que traza con su dedo unos grafos y que sus palabras rompen con la condena irracional para salvar a un ser desprotegido. Ya sea que me sienta el defensor, ya sea que me sienta el defendido, el texto citado me lleva al autor de éste, que en La Pasión es el mismo que por su justicia termina clavado en una cruz… nuestra empatía tal vez se vea aún más alentada al conocer al autor de estas llevó a las últimas consecuencias sus palabras y sus actos.

La Pasión es primero la nota al pie de nuestras vidas que nos permite iluminar aquellos pasajes oscuros que están escritos en nuestra vida, son esos renglones torcidos donde Dios escribe derecho. La Pasión comienza como una nota al pie de página de nuestra vida para después nuestra vida se vuelva una nota al pie de página de La Pasión, porque solo cuando esto suceda sabremos que en esa cruz se entiende nuestra vida y también el sentido de por qué ese hombre cuelga de un madero y cómo ese hombre al tercer día resucitó. La resurrección sería cuando nuestra historia y la de él sean una y ahí no habrá necesidad de ninguna nota a pie de página.

Escrito por: Jorge Anaya (México D.F.)

¡¡Ya nos llegó el Apocalipsis!!

Autor: Mariano Medellín

El Último Trago by J.L. Almeida

Cuando el hombre pierde de vista a Dios
fracasa la paz y predomina el miedo y la violencia. Benedicto XVI.
.

Hace algunos días escuchaba una plática en una de las combis en las que me trasladaba de un destino a otro y llamaron mi atención dos jovencitas que comentaban acerca del fin del mundo, de los mayas, de las situaciones que pasaban en nuestro entorno y en ese momento vino a mi mente el relato del apocalipsis, dije ¡órale! tal parece que esto ya se nos vino encima, jajajajaja.

Pero es que en verdad ahora resulta que son los mayas los culpables de que el mundo se acabe y la fecha de las supuestas profecías es el ya próximo 21 de diciembre de 2012. Ya con anterioridad Nostradamus había profetizado algo acerca de ello, intentado terminar con el planeta tierra, después ciertos grupos religiosos quisieron acabar también con nuestro planeta, buscaron acalambrarnos las conciencias a cinturonazos, con que solo algunos justos alcanzarían a estar en el Reino del Mero Mero. Y llama mi atención ver como el ser humano tiene cierta fijación de finalidad, basta ir al cine y más de alguna película de la cartelera tiene ese tinte finalista.

Después de recordar esto vino a mi mente  la película 2012, y es preocupante ya que muy apenas nos dará tiempo para acabar los festejos del Bicentenario y pagar nuestras deudas o endeudarnos más, al cabo ya se va acabar, pero pues unos meses son suficientes para llegar al juicio final con un trajecito chafamex decente, porque tú estarás de acuerdo conmigo, es de muy mal gusto presentarse al final de los tiempos de fachas y fodongos. Además acudirán personajes de la alta alcurnia, todos los conocidos y de seguro las criticas estarán al dos por peso.

Hoy en pleno 2011 nos damos cuenta que las tendencias a encontrar profecías apocalípticas es muy rentable: películas, programas televisivos, revistas y publicaciones pseudo-esotéricas mezcladas con algo de pseudo-científicas cosas que a más de alguno ha de dejar ganancias millonarias. Y esto no será novedad, desgraciadamente el ser humano está encantado por el miedo o el pánico. Desde los más primitivos relatos de la mano pachona, a las más retorcidas investigaciones de Discovery Channel u History Channel, la sensación de sentirse sobrecogido por un futuro incierto y lleno de horrores ha sido siempre muy rentable para los dueños de nuestros temores.

Pero de allí a que la búsqueda de maldiciones, embrujos, destrucciones y calamidades nos remonte hasta los mayas y los culpemos a ellos, todo porque la lectura encriptada de su escritura en piedra (estelas para los conocedores de ello) concluye en el 2012 de nuestra era, «tiempo en que habrá un gran cambio». Esta frase fue suficiente para darle vuelo a la hilacha y a la imaginación catastrófica y finalista.

Claro las señales son para asustar a cualquier viejo barbón, y para poner a pensar al más escéptico: cambio climático, inundaciones en una parte del mundo, combinadas con sequías en el otro extremo del mismo, terremotos acompañados de tsunamis, huracanes, hambre, terrorismo, narcotráfico, matanzas, guerras, analfabetismo, mundiales de futbol sin buenos goles ni figuras, pulpos que adivinan el futuro, elecciones fraudulentas, policías y políticos corruptos, telenovelas que no entretienen, caricaturas que dan miedo y un muy largo etc…

Pero siendo realistas, pareciera que el ser humano es autodestructivo por naturaleza, Tomas Hobbes lo decía: “el hombre es el lobo del hombre” la misma Sagrada Escritura en el relato de Caín y Abel nos recuerda ese sentido de autodestrucción, por querer sobresalir de entre los demás. No hace falta que nadie venga a profetizarnos un destino que conocemos de sobra, ¿para qué nos hacemos si ya somos?

En gran parte esto depende de nosotros, que no hemos sido capaces de descubrir nuestras cualidades como seres humanos, buscando formar una verdadera unidad desde esa diversidad que cada uno puede ofrecer. Seguimos buscando aniquilar al enemigo, a aquel que no es o piensa igual que nosotros, y por ello seguiremos creando nuestro propio apocalipsis, y seguiremos dándonos cuenta que existen un sin fin de señales catastróficas, producidas por nosotros mismos, que así nos lo hacen ver.

Ciertamente es más fácil echar culpas de la realidad que hoy vivimos a terceras personas, dígase mayas, gobierno, políticos, religiones, medios, Dios, diablo, o simplemente los otros, antes de asumir la responsabilidad de nuestros propios actos. Así es que manos a la obra, empecemos desde lo nuestro, sino existe paz en nuestro corazón nunca encontraremos paz en nuestro entorno, venzamos el mal a fuerza de bien, enseñemos a los más pequeños a trabajar en la unidad y a descubrir los valores y cualidades de los demás antes de buscar su destrucción.

Concluyo con una frase de la película “Vigilantes” o Watchmen que presenta a los superhéroes como gente corriente que debe enfrentarse a sus propios conflictos éticos y a sus problemas personales, que lucha contra sus trastornos y fracasos y que, con la notable excepción de uno de ellos, carecen por completo de súper-poderes, y siempre buscan establecer  la paz y la justicia:

«Incluso ante el mismísimo apocalipsis… Seguiré actuando igual.» Watchmen

MdJLM

El final de la tragedia: Precious

Autor: Jorge Anaya

En la antigüedad para los griegos, la tragedia era fruto del destino: era inevitable. Lo comprueba Edipo, Sísifo, Electra. Por más que se intente huir, la tragedia, siempre verá la manera por alcanzarte. La tragedia tenía como cómplices a los  dioses, incluso podemos pensar que era tan incómodos para la vida de los mortales, que la filosofía nace en un principio como una especie de ilustración: darle superioridad a la razón, a la libertad, a la voluntad y que esta sea quien guíe a cada hombre y no los caprichos divinos, siempre volubles y crueles, que juegan con la vida de los mortales. Los dioses son enemigos de los hombres porque su intervención conjura a la tragedia. Sin embargo, a pesar del   empeño de los griegos de  crear una sociedad laica o secular con el fin de desaparecer los “designios divinos”,  la tragedia no desaparece, esta permanece ahí, no son los dioses quienes se encargaban de hacer infeliz al hombre: el hombre se encargaba de esto. Parece ser que la tragedia es inevitable, el dolor, la desgracia, la calamidad no tiene forma de prevenirse, estamos todos destinados a una existencia de desdicha, pues la vida es un drama inagotable al cual solo la resignación nos sirve de consuelo.

1987, Nueva York, “My name is Clarisse Precious Jones”, ella tiene poco más de 16 años, afrodecendiente, padece de obesidad mórbida, vive en Harlem getto de pandilleros, drogadictos, outsiders, casi analfabeta. Su primer hijo nace con síndrome de Down, su segundo hijo, al igual que el primero es fruto de la violación de su propio padre. Precious tiene poco más de 16 años y ya espera su segundo hijo. Su madre, una mujer  encerrada en su propio dolor, se ha encargado por años  de tratar de encerrarla a su hija en él. Toda ocasión es ocasión para mostrarle algo más allá  que su propia frustración: le muestra su odio a la vida. Esta tragedia no llego por caprichos de los dioses. “La gran Manzana” tiene por dentro sus propios gusanos.

Sin embargo, la vida es un tesoro. El nombre de Precious no es ironía,  es Clarisse Jones tiene un Tesoro. No como el de Smegol, del Señor de los anillos que guardaba su tesoro, Oh  my precious, entre sus manos y que fue quien lo llevó a su trágico fin. El significado de  Precious es Tesoro. Más allá de la corriente ironía de presentar a una persona que no se ajusta a los cánones de la figura esbelta, que para cuidar la línea una persona se debate todo el tiempo entre la vida y la muerte, su ansiedad por quedar delgados termina por hacer de ellos una línea que en cualquier momento cruzaran en su anhelo de belleza, Clarisse se debate en LA VIDA, no entre la belleza y la aceptación social de la superficialidad de la vida,  es la felicidad misma  y el optimismo bárbaro de la vida misma.

¿Por qué la vida debe de dejar de ser un Tesoro? Clarisse Precious Jones tiene todo menos aquello que pudiéramos llamar una vida normal o sana, y no obstante, ella encuentra varios refugios mínimos para poder ser feliz. La felicidad no exenta necesariamente del dolor, pero ayuda a navegar en medio de ella. El tesoro que ella guarda es fruto de uno de los momentos más fuertes de su vida: la violación de parte de su padre… dos veces. No mira a sus hijos como una desgracia, porque la vida no es una desgracia, ni una tragedia o… sí lo es, y por eso mismo el merito de la felicidad es hacer ir  más allá del dolor. La felicidad no vence al dolor, tampoco hace que se ignore, es caminar sobre las  aguas, sí, tal vez primero hundirte y tocar el fondo de la vida vivida, pero al salir es caminar sobre el fondo de las aguas profundas. Si un tesoro es una gran cantidad de bienes acumulados, Precious tiene solo dolor acumulado, lo “mágico”, palabra que no EXISTE en el pensamiento racional porque rompe con toda razón, es que en ella ha sufrido la transformación que por siglos los alquimistas buscaron con ansias y nunca lograron alcanzar, la alquimia buscaba la “Piedra Filosofal” aquella que ayudará a transformar las piedra en oro. Precious solo tiene “piedras”, dolorosas y tristes piedras”…. Lo demás, lo que ocurre, lo que acontece, es la alquimia, la “magia”, ¡qué no se permite en el lenguaje de la filosofía!, sucede.

¿SIDA? Sí, además de su vida trágica se le añade una más: Precious tiene SIDA. Provocada por las violaciones sufridas, aquí entra lo que decía Nicolás de Cusa, “La Docta ignorancia” pues ante algo que sobre pasa el pensamiento finito está delante el misterio ya ante ése misterio que se abre a la vida vivida, solo hace falta una cosa: a pesar, y siempre a pesar de eso, lo que está más allá es mejor que lo que ahora acontece.

El Tesoro de la vida vivida es mágico, por eso la vida se debate, necesita de la magia del alquimista, esa que cambia las piedras en oro. No el toque trágico de  Midas, lo que es capaz de transformar las piedras de la tragedia de la vida vivida.  El fin de la tragedia esta en ese paso que da Precious: toma en brazos a sus  tesoros  y solo sigue adelante, a pesar de todo, y ese a pesar de todo es un infinito.

Escrito por: Jorge Anaya (México, D.F.)

¿Por qué Leer?

Autor: Adolfo Huerta Alemán

¿Por  qué  Leer?

Parece  una  pregunta  que  raya  en lo trillado y   su  respuesta  pareciera  una  orden bizarro-divina,  aunque no  dudaría  decirle al  que escribió  los  10 Mandamientos  y  afirmó que eran divinos,  que  el  número  6 y 9  no  me  gustan  para  nada,  y  que  faltó  agregar uno;  el  de  LEER.

Recordando  lo  que  nos  dice  Ricardo  León: «Los   Libros  me  Enseñaron  a  Pensar  y  el  Pensamiento  me  hizo  Libre».

Y  no  olvido  el  preámbulo  de la  voz  de  Natalie  Portman ganadora  del  Oscar  a  la  mejor  actriz  2011    (lo  admito,  me  encanta  más  en  su  papel  de  Lolita,  en  la  película  El  Asesino  Perfecto,  la  recuerdas);  de  una  gran  película  de  culto  de  los Hermanos   Wachowski   V  de  Vendetta: «, , , nos  dicen  que  recordemos   la  Idea,  no  al  Hombre,  porque  a  veces  el  Hombre  falla, , ,   Lo  pueden  atrapar,  lo  pueden  matar  y  olvidar.   Pero   400  años  después,  una  idea  todavía  puede  cambiar   al  mundo.   Yo  he  visto  a  gente  matar  en  su  nombre  y  morir   defendiéndolas».

No dudo,  que  pierdes  más  Tú,  al no  leer;  se  empobrece  la  vida  íntima,  sentimental,  amorosa,  social  e  intelectual,  y  sobre todo  la  evolución  de  la  sociedad  en  su  conjunto.

Nos  comparte  Harold  Bloom: «Importa,  para  que  los  individuos  tengan  capacidad de  juzgar  y  opinar  por  sí  mismos,  que  lean  por  su  cuenta». La  lectura nos  sirve  para  prepararnos   al  cambio,  y  la  lectura  es  una  praxis  personal,  muy  pero  muy  personal,  pero  que  puedes  comunicar  en  cualquier  sobremesa  y  con  quieras;  se  lee  para  reflexionar – para  actuar.  Sin  duda  el  leer  es  un  placer  muy  egoísta,  pero  ese  placer  lo  puedes  compartir,  es  cuando  el  orgasmo  es  entre  dos  y  esto  es  donación,  es  compartir,  es  complementarnos,  es  cuando  dejamos  de  ser  individualistas  y  egoístas.

Si  queda  en  nuestro  país  y  en  nuestra  época  una   función  de  la  crítica, será   la  de  dirigirse  a  esos  lectores  que  leen  por  sí  mismos,  pues  el  leer  nos  lleva  a  romper  con  los  prejuicios  que  vas  amontonando  a  lo  largo  de  tu  existencia  y  no  te  permiten  vivir  en  plenitud.  Sí  leemos  a  Rulfo; CortázarShakespeareDanteZola; a  CervantesCamusFoucaultSavaterNeruda;  a  Dickens; a  la  Wolf y  a muchos  más,  es  porque  son  una  verdadera  bendición  y  una  bendición  en  el  más  puro  sentido   judío  de  «Vida  más   plena  en  un   tiempo  sin  límites»; leemos  porque  no  conocemos  a   toda  la  gente  que  quisiéramos;  porque  necesitamos  conocernos   mejor;  porque  sentimos  necesidad  de  conocer  cómo  somos;  cómo  son  los  demás  y   cómo  son  las  cosas.

Resucita  en mí  memoria  aquella  novela  que  me  regaló  una  gran  amigo;  “El  último  lector” de  David  Toscana: «Si  tan  sólo  una  de  esas  señoras  de  Icamole  se  interesara  en  los  libros  las  cosas  serían  diferentes». ¡Claro!  el  leer  lo  cambia   todo,  de  ver  sólo  tu  pequeña  nariz,  has  de  la  praxis  de  la  lectura abra  tu  pequeño  microuniverso  y  abre  tu  mente  para  romper  tus  límites  y   tus  prejuicios;  te  da   otra  perspectiva;  te  regala   otro  punto  de  vista, te  ofrece  otros  mundos,  hace  que  se  rompa  tu  pequeña  burbuja  en  la  que  vives  enclaustrado   y   esclavizado.   Te  hace  libre  y   volar  sin  la  necesidad  de   fumar  mariguana,  te   hace  una  o  un  pacheco  intelectual.

Leer,  hace  de  tu  rutina  algo  muy  divertido  y  como  dijo  una  Enamorada: «La  rutina  es  para  los  mediocres». Leer   es  romper  con  el  conformismo  y  la  mediocridad;  es  viajar  por  el   tiempo;  por  la  Historia,  por   historias;  es  disfrutar  la  compañía  de  miles  de  personajes  inolvidables ¿Quién  no  ha  ido  a lado de  Don  Quijote en  busca  de  su  Dulcinea? ¿Quién  no  sufrió  junto al  Hombre  que  lleva  en  su  regazo  a  Ignacio:  qué  no  oyes  ladrar  a  los  perros? ¿Quién  no ha  sentido  miedo  y  sentido  el  terror  de  Poe?  ¿Qué  aventura  no  has  vivido  al  leer?  ¿Qué  amor  no  has  querido  vivir  al  leer? ¿Qué  país  no  has  visitado? El  leer  supera   toda  forma  de  esclavitud – alienación  como  lo  entendía  Marx,  rompe  los   barrotes  del  costumbrismo  sin  sentido.    Se  lee  simplemente  para  ser   eterno;  se  lee  por que  se   busca;  leer  para  pensar;  para  enfrentarse  a  uno  mismo.

Recordando  a  Gabriel  Zaid en  su  ensayo  “Los  demasiados  libros”;  el  leer   nos   permite  hacer  más   llevadera  nuestra  convivencia  diaria,  nos permite  conversar,  es  estar  en  una  constante  apertura  a, , ,:»¿Y  para  qué  leer?  ¿Y  para  qué  escribir?, , ,  para  dejar  de  ser  simplemente  ignorantes,  para  llegar  a  ser   ignorantes   inteligentes«.   La  esencia  de  leer  y  lo  que  importa  es   cómo  se  anda,   cómo  se  ve,   cómo  se  actúa,  después  de  leer.   La  lectura  es  una  constante  lucha   contra  el  aburrimiento,  pues  el   aburrimiento  es  la  negación  de  la  cultura,  y  la  cultura   es  conversación,  animación,  es  inspiración.

La  lectura  es  el  único   vicio  que  no   hace  daño,  que  no   tiene  castigo  y   como   concluye  Zaid: «La  verdadera  función  de  los  libros,  es   continuar  la   conversación  por   otros  medios, , ,  Leer  para  continuar  el  diálogo». ¡Eso  es!  déjate  de  masturbaciones   mentales:  que  leer  para  ser  más  culto;  para  ser  seudointelectual;  bla, bla, bla! ! !  Leer  para  no  cerrar  el   diálogo  entre  nosotros,  entre  la   humanidad,  para  prolongar  nuestra  comunicación;  entre  Tú  y  Yo.

Me  despido  con  una  frase  de  un  documental  que  le  hacen  a  chicos  y  chicas  en  escuelas  sobre  ¿Por  qué   leer?.

«Me   gusta  leer  y  leerle  a   mí   hermanita,  porque  ella  se  queda  pensando»

Y  en  BATMAN de  1989 del  genio Tim  Burton; Del  Guazón: «Tanto  qué  hacer,  en  tan  poco  tiempo»

Del  GOFO: «Tanto  que  Amar,  tanto  qué  leer,  en  tan  poco  tiempo».

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila).