Una mirada Kafkiana

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

¿Qué  está  ocurriendo? No  era  un  sueño,  no.  Todo  lo  que  lo  rodeaba  seguía  igual”

Franz  Kafka <<La  metamorfosis>>. 

 

Hoy  más  que  nunca  estamos  llamadas – llamados  a  ser  fríamente  objetivos,    por  los  días  que  vengan  y  por  los  que  alcancemos  a  vivir.

 

Lo  que  acaba  de  vivir  Coahuila  y  el   estado  de  México,  sólo  es  el  preámbulo,  de  lo  que  se  avecina  para  el  2018.

 

Nuestra  mirada,  tal vez  sea  un  intento  de  la  huida  de  la  tiranía  autoimpuesta   por  todas  –  todos  nosotros,   de la  decadencia,  de  la  nula  o  mediocre  participación  ciudadana.   Algunos  le  apuestan  al  odio  hacia  nosotros  mismos,  otros  al  pasado  sin  ser  capaces  de  aprender  de  él.

 

Nos hemos  vuelto  patológicamente  enfermizos,  seguir  aferrados  a  nuestra  zona  de  confort,  no  superar  nuestra  actitud  de  víctimas  y  presos  de  miedos  impuestos  por otros.

Se  percibe  una  sensación  de  alineación   pseudorracional,  la  atmosfera  de  costumbrismo a  no  hacer  nada,  o  casi  nada,  frente  a la  corrupción,  la  apatía  y  conformarnos  con  tachar  un  logotipo  del  partido  que  sigue  prometiendo  lo  mismo  y  que  nos  va  a  sacar  del  bache  del  cual  estamos  estancados  desde  hace  varias  décadas.

 

Seguimos  aferrándonos  a  aparentar  ser  normales,  en  medio  de las  situaciones   más monstruosas   de  nuestra  sociedad   cada  vez  es  más  anómala   y  el  tejido  social  más  descompuesto.

 

Claro,  algunas – algunos  cada  vez  son  más  conscientes  de  lo  absurdo  que  alcanza  ser  la  corrupción   y  la  violencia  que  vivimos,  pero  todavía  hay  otras – otros  que  no  quieren  hacer  nada.

 

A  medida  que  nuestra  existencia  se  va  hundiendo  en  la  futilidad,  en la  insatisfacción  y  en  el  fatalismo,  tenemos  que  perseverar  en  seguir  en  pie  de lucha,  esforzarnos  por  unirnos  con  otras – otros  que  tienen  luchas,  pues  seguimos  aislados,  o  creer  que  nuestra  lucha  es la  única  valida.

 

No  nos  acostumbremos,  como  aquel  personaje  solitario  de  Franz  Kafka  en  <<La  metamorfosis>>:  Gregor  Samsa.

Así  como  él,  muchas – muchos  mexicanos  parecen  tener  un  defecto  que  los  hace  poco  humanos,  y  que  son  incapaces  de  asombrarse  de la  corrupción  en  la  cual  vivimos  inmersos,  de  hecho  parecen   aceptarla,   sin  hacer  preguntas,  o  sin  protestar  la  mayoría.

Se  ve  a  la  mexicana – mexicano  aceptar,  así  sin  más,   el  horror  y  el  terror  que  vivimos  día  a   día.

Es  como  si  todo  lo  corrupto  que  hay  en  el  ser humano  se  hubiera   encarnado  en  el  terror  y  en la  humillación  de  vivir  como  insectos,  como  Gregor Samsa.

 

Aunque la  metamorfosis  de  Samsa  no  es  completa,  pues  sus  ojos  todavía  veían  como  ser humano,  no  como  insecto,  acuérdate  que los  insectos  no  tienen  párpados,  así  las mexicanas – mexicanos,  no  olvidemos que  nos  quieren  tratar  como  viles  insectos,  como  Gregor  Samsa  pero,  por  dentro  de  él,  todavía  hay  algo  que  sigue  siendo  humano.

 

Rescatemos  lo  que  nos  queda  de  humanidad,  en  cada  una – uno  de  nosotros.

 

Estamos  llamadas – llamados  desde  nuestras  trincheras,  a  salir  de  esta  pesadilla  amenazadora  y  terrorífica.

 

Cualquier  interpretación que demos:  tú, él,  el  otro  sobre la realidad  mexicana,  implica  una  autorrevelación  de  nosotros  mismos,  y  más,  de nuestro  actuar,  tenemos  que ser  más contundentes,  y  no  quedarnos   <<boca arriba>>  como lo  hizo Samsa  al despertar, en un principio  se  quedó  con las  <<patas  arriba>>  sin protestar  de  su  realidad,  sino  aceptarla,  así  sin  más.

 

“¡Qué  apacible  vida  parece  vivir  mí  familia!”.

Franz  Kafka <<La  metamorfosis>>.  

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

Valentine

Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

 

En la soledad de una oficina

espera su turno para el encuentro recóndito,

en las horas solitarias de ésta selva de concreto.

 

¿Qué pensamientos divagarán en su cabeza?

¿Cómo será el siguiente?

Que estén bien mis hijas.

 

El teléfono suena

se prepara el taxista,

suben acompañadas de la volubilidad.

 

Van a su destino

a dar un trozo del paraíso,

como el pan de cada día.

 

Eres la perfecta eucaristía,

tú entrega no mira prejuicios, ni a quién,

solo a quien pide un poco de ternura.

 

Un poco de compañía efímera, pero eterna,

de compartir sueños y frustraciones,

esos instantes que renuevan la resurrección.

 

Eres más pura que un amanecer,

más transparente que esas mojigatas hipócritas

que se golpean el pecho rezando.

 

Conoces las manos falsas, de las auténticas,

descubres los besos fariseos y falsos

de los besos con sed de amor.

 

Tú simple compañía es divina,

me enseña de lo que verdaderamente vale la pena en ésta brevedad.

Lo que importa conocerse, se descubre en la cama.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

Mirada  nostálgica 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

En tributo a todas las mujeres y hombres migrantes.

 

No quiero voltear atrás,

somos de barro,

será por eso que nuestras raíces

son tan profundas donde nacemos.

 

Aquí no hay trabajo

no podemos comprar comida,

se no está muriendo el anhelo,

la esperanza aquí es un maldito error.

 

Mis pies conocen nuevas tierras,

mí sexo es perforado y violado

mis ojos y oídos son testigos de actos innombrables,

mí boca extraña la comida de la vieja.

 

¿Quién decide las fronteras? ¿Quién las inventó?

Ahora que voy caminando

descubro fronteras más

inhumanas y peligrosas.

 

¿Cuándo dejamos de ser seres humanos?

Somos un pedazo de carne machacada

con la cual trafican y le ponen precio

¿De dónde proviene tanto mal?

 

La sed y el hambre,

se juntan para comerse

al estómago, hasta

estoy olvidando lo que era cagar.

 

Sólo buscamos trabajo

vivir con más dignidad

¿A poco necesitamos permiso  o  pasaporte?

¿De  quién  ó  de  quiénes?

 

Será  por  eso que no quiero voltear atrás,

la inocencia ha sido violada, ultrajada,

vendida, pisoteada, masacrada,

No quiero voltear atrás.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor 

Encuentros raros 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Sabes, , ,

hoy  he  vuelto

a  ver  tus  fotografías.

 

Tenía  miedo

de  verlas

una  vez  más.

 

El  temor  de

que  te  convirtieras

en  una  de  ellas.

 

Petrificada

inmóvil

callada.

 

Cada  suspiro

que  se  me  escapa

espero  que  vaya  a  ti.

 

Ahora  sé  que

estás  más  viva,  y

más  real  que  Dios.

 

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor

La muerte del cura (Final) 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Porque  ha  llegado  el  tiempo  de  comenzar  el  juicio  por  la  casa  de  Dios”.

Biblia  de  Jerusalén <<1ª  de Pedro 4, 17 –.>>

 

  • Buenas tardes monseñor
  • Buena tarde padre. . .
  • Le  veo  muy  tranquilo  monseñor,  lo  digo  por  la  tormenta  que  nos  acecha  desde  hace  vario  meses,  y  no  me  refiero  a  ésta  hermosa  lluvia,  sino,  la  que  está   cambiando   muchas  cosas.

Ha  escuchado  la  ópera  de las  bodas  de  Fígaro,  una  personalidad  como  usted,  debería  de  escuchar  esas  bellísimas  piezas  musicales,  antes  de  su  muerte.

 

La  mirada  del  obispo  era  como  la  de  un  pajarillo,  buscando  piedad  en  esa  otra  mirada  del  que  podría  ser  su  verdugo.

 

  • No  te  había  visto,  te  veo  algo  emocionado.
  • Motivos  me  sobran  para  estar  emocionado.
  • Pareces,  ser  tú,  el  único  que  no  sabe  de  los  últimos  acontecimientos  de la  diócesis.
  • ¿Qué  tendría  que  saber?
  • Han  asesinado  a  sacerdotes ¿no  tienes  miedo?
  • Le  tengo  miedo  al  poder ¿Tú  monseñor  al  parecer  no  le  tienes  miedo  al  poder?
  • ¿Poder?
  • No  te  comprendo  monseñor,  del  cómo  haz  usado  el  poder,  que  de  hecho  no  deberíamos  de  ostentar  así  el  poder.   No  me  creo  ser  ningún  juez,  pero  alguien  tenía  que  hacer  algo ¿no  cree  monseñor?

 

El  obispo  ya  no  intuye,  está  seguro  de  algo,  comienza  a  invadir  su  viejo  y  decrepito  cuerpo el  terror.

 

  • No  había  tenido  la   dicha  de  verle  a  los  ojos  a  alguien  tan  impune  como  usted  monseñor  y  ver  el  miedo  que  despiden  sus  ojos,  a  alguien  que  se  cree  tan  poderoso  e  intocable,  creo  que  no  hay  mucha  diferencia  entre   usted  y  los  políticos.

Sabe  monseñor,  cuan  fácil  fue  arrebatarles  la  vida  a  esos  sacerdotes,  ya  estaban  cansados  de  su  ministerio,  desilusionados,  ya  no  tenían  esperanza  de  vida,  y  lo  mejor,  confiaban  en  mí,  como  nosotros  confiábamos  en  usted.

¡Ah!  Y  que  quede  claro,  no  asesine  a  su  brazo  derecho,  los  que  asesine  fueron  a  los  otros,  esos  sí  que  los  maté,  y  lo  hice  porque  eran  buenos,  al  resto,  la  gente  hará  su  parte,  ya  lo  verá,  como  ya  comenzaron  hacerlo  con  todos  los  políticos  corruptos.

  • ¿Vienes  a  matarme?
  • ¡, jaa, jaaa! Claro que  no,  sabes,  esa  será  tu  peor  penitencia,  el  dejarte  vivir,  si  a  eso  le  puedes  llamar  vida,  como  la  has  vivido,  será  tu  infierno.

Monseñor  te  informo  que  esos  sacerdotes  tenían  enfermedades  terminales,  lo  que  no  me  deja  de  sorprenderme,  era  como  recibían  la  muerte, su  muerte,  con  un  cansancio  que  rayaba  en  el  hastío,  en  sus  miradas  se  les  veía  la  indiferencia  de  morir.

Ese  era  tu  clero,  cansado,   desesperanzado,  sin  horizonte  alguno  que   los  pueda  sostener,  ni  siquiera  la  iglesia  pudo  hacer  algo  por  su  humanidad.

  • ¿Te  crees  Dios?
  • No ¿Usted  cree  en  Dios  monseñor?  Porque  su  vida  dice  otra  cosa,  que  le  tiene  más  fe  a  los  gobernantes,  al  dinero  y  al  poder.
  • Sino  vienes  a  matarme ¿Qué  es  lo  que  quieres?
  • Vengo  a  despedirme  de  usted  monseñor,  y  ver  como  inicia  su  caída,  no  lo  tome  como  algo  personal,  pero  alguien  tenía  que  hacer  algo,  para  poner  un  alto  a  todo  esto.
  • Y  crees  que  te  podrías  ir,  así  de  fácil. . .
  • Sí,  a  menos  que  usted  me  denuncie,  pero  al denunciarme,  tendrá  que  aceptar   todo  lo  que  ha  hecho,  y   cómo  usted  también  es  cómplice  de  todo  lo  que  ha  sucedido  en  la  diócesis.

Hay  un  policía  honesto,  que  su  testarudez  y  su  voluntad,  no  ha  dejado  de  investigar,  y  claro  que  he  dejado  pistas,  que  parecieran  errores,  pero  no,  eso  lo  llevarán  a  usted  monseñor.

 

  • Eres  un  psicópata.
  • ¿Más  que  ustedes?  No  creo,  bueno,  tal vez  sí,  pero  tome  otras  decisiones  a  las  de  ustedes,  pero  ustedes  me  han  creado,  soy  su  aborto,  de  eso  no  hay  duda  monseñor.

 

  • Padre,  le  encamino a  la  salida,  si  viera  padre  como  le  hacen  bien  al  obispo  las  visitas  de  sus  queridos  sacerdotes.

 

  • ¡Gracias  Socorrito!

 

Esa  figura  clerical  se  fue  desvaneciéndose  entre  las  calles  del  centro  de  esa  ciudad,  y  así   fue   como  se  fue  desapareciendo  la  figura  clerical  y  jerárquica   de  una  iglesia  que  le  aposto  más,  al  poder  y  a  su  imagen de “santa  y  perfecta”  que  a  su  humanidad.

 

“Pues  la  muerte  sólo  existe  sin  Dios,  cuando  Dios  no  nos  ve  morir.  Pero  cuando  llega  un  sacerdote,  Dios  nos  ve  morir  y   nos  perdona,  nos  perdona  la  vida,  la  que  iba  a   arrebatarnos”. 

José  Revueltas <<El luto humano>> Ed. ERA 1980. 

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor

La muerte del cura (Capítulo 4) 

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Un  hombre  amarra  un niño  desnudo  a  una  cruz,  sujetándolo  con  cuerdas,  y  lo  deja  de  alimento  a  los  cuervos”.

Marqués  de  Sade <<120  días  de  Sodoma>>. 

 

Ya  ha  pasado  un buen  de  tiempo  de la  muerte  del  cura,  de  los  curas,  cuando  apareció  otro   sacerdote  asesinado.

Definitivamente  esta  muerte  de  éste  último  cura,  no  es  fruto  del  serial.

Tenía   69  puñaladas  en  todo  el  cuerpo,  también  lo  castraron,  pero  su  castración  fue  muy  sucia,  las  otras  fueron  quirúrgicas  y  perfectas,   el  asesinato  de  éste  último  fue  todo  un  desorden  y  dejaron  muchas  huellas  tanto  de  manos,  como  de  pisadas.

No  tardaremos  de  dar  con  el asesino  de  ésta  última  muerte,  pero  no  es  el  mismo  de  las  otras  7  muertes.  Todo  pinta  un  crimen  pasional,  lo  más  seguro  es  que  lo  haya  asesinado  un  amante  descontento  por  no  cumplirle  un  capricho.

Además,  el  ahora  asesinado  es  de  la  confianza  del  obispo,   era  el  que  se  relacionaba  directamente  con  el  gobernador,  le  llevaba  los  cheques  de  pago  mensuales  al  obispo,  una  cantidad  nada  despreciable  para  callar  los  berrinches  de  “denuncia”  del  obispo.   Era  bien  sabido  entre  los  pasillos  del  palacio  de  gobierno,  que  éste  cura  llevaba  una  vida  homosexual  desenfrenada,  el  gobierno  pagaba  sus  despilfarros  económicos  para  sus  fiestas  gay  y  viajes  al  extranjero,    se  rumoraba  que  llevaba  jovencitos  para  las  orgías   del  gobernador  y  del  obispo,  carne  virgen  y   fresca ¡Hijos  de  puta!.

No  creo   en  el  infierno,  pero  gustaría  ver  arder  a  todos  esos  hijos  de  puta  que  no  llenan   de  poder  y  dinero.

La   gente  después  de  las  muertes  de  los   curas,  comenzaron  a  pensar,  y  a  pensar  juntos.

Comenzaron  a  cuestionar  a  la  jerarquía  católica,  otros  no   menos  empezaron  a  desconfiar  de sus  pastores  y   también  se  unieron  las  otras  confesiones  de  fe,  otros  más  no  menos  críticos,  decidieron  convocar  en  las  plazas  públicas  para  buscar  acciones  ante  estas  situaciones  que  eran  nuevas  en  la  ciudad.  Con  los  asesinatos  la  gente  comenzó  a  ver  el  verdadero  rostro  de  sus  pastores.

Las  personas  de  esa  ciudad  tranquila  y  tradicionalista,  donde  nunca  pasaba  nada  aprendió  a  no  mirar  para  otro  lado,  descubrió   cómo  era  verdaderamente  su  clero,  sólo  buscaban  dinero  y  en  su  mayoría  eran  homosexuales.

Las  mujeres  y  los  hombres  comunes  corrieron  la  voz  para  hacer  un  boicot   económico a  la  Iglesia,  comenzarían  por  no  dar  colectas  en  las  misas,  no  pagar  por  los  sacramentos  y  no  dar   el  diezmo.

Esto  sólo  sería  el  principio,  pues  después  vendría  el  boicot   contra  el  gobierno,  de  hecho  hubo linchamientos  contra  los  políticos, pocos pero  los  hubo,  esto  sirvió   para  que  huyeran   y  dejaran  sus  puestos  públicos.

La  ciudad  perdió  el  miedo, comenzaron  a  cuestionar   todo y   a  todos,  por  fin  rompieron  las  cadenas  de  la  ley  del  silencio   y  de la complicidad,  se  unieron  para  contra   todo  atropello, vinieran  de  quien  viniera.

En los  anales  de la  historia  de  esa  ciudad,  se  cuenta  que  este  fue  el  último  encuentro  entre  el  gobernador  y  el  obispo.

  • ¿Qué  vamos  hacer?
  • Me  exilio  y  dejo  el  cargo,  mi  partido  me  ha  dado  la  espalda  y  me  ha  dejado  que  me  rasque  con  mis  propias  uñas,  y  el  presidente  no  me  contesta,  mucho  menos  me  atiende. Lo  bueno,  con  todo  lo  que  me  he robado,  puedo  vivir  tranquilamente.
  • El  Vaticano  ya  puso  su  mira  en  mí,   me  va   a  sacrificar,  no  me  van  a  defender.
  • ¿No  que  los  obispos  eran  eternos  e  intocables?
  • A  la  puta  de  Babilonia,  siempre  hará  lo  que  le  conviene,  que  es  mantener  el  poder  y  el  dinero  con  una  imagen  de  “santa”.
  • Nunca   imaginé   que  llegara  un  día  como  éste,  en  el  que  el  pueblucho   se  uniera   para  pedirnos  cuentas.   Haya  sido  como  haya  sido  monseñor,  nunca  olvidaré  nuestras  fiestas ¿Tú?

“Apártate  de  los  que  tienen  la  mente  corrupta.  Están  tan  alejados  de  la  verdad  que  para  ellos  la  religión  es  puro  negocio”.

Biblia  N. T. 1ª Timoteo 6, 5 -.  

Algunos   sacerdotes  comenzaron   a  dejar  solas  las  Iglesias  y  los  pocos  que  se  quedaban,  eran  cuestionados   hasta  la  más  mínima  acción.

Las  iglesias  comenzaron  a  ser  dirigidas   por  las  y  los  laicos,  estaban  naciendo  en  las  parroquias  los  liderazgos  colectivos,  sin  la  necesidad  del  clero.

Lo  que  se  estaba  viviendo  en  aquella  ciudad,  no   tardó  en  hacerse  viral  en  todas  las  redes  sociales  a  nivel  mundial.

Se  rumoraba  en  los  pasillos  de  la  Roma  eterna,  la  manera  de  convocar  a  un  nuevo  concilio,  para  tratar  la  problemática  de  esa  diócesis,  pues  ésta  fue la  que  derramo  la  gota  del  vaso  y  destapó  lo  inevitable,  la  cloaca  que  era  la  jerarquía  católica,  estaba  en  juego  la  humanidad  de  su  jerarquía  y  la  credibilidad  de la  Iglesia.

El  sonido  de la  lluvia  en  los  techos  de las  casas  y   en  las  calles,  era  como  el  de  un  arrullo   celestial,  estaba  cayendo  la  tarde,  cuando  un  figura  clerical  se  acercaba  a  la  casa  del  obispo.  Sonó  el  timbre  de  la  puerta  donde  su  eminencia  había  gobernado  por  más  de  11  años.

En  el  micrófono  se  escuchó  una  voz   de  mujer  serena  y  dulce.

  • ¿Quién  es?
  • Soy  el  padre. . .  Vengo  a  hablar  con  monseñor.
  • ¡Ah  padre!  Adelante.

Continuará. . .

“Por  los  muertos  nadie  paga  tragos,  pensó. . .

La  muerte  es  una  neblina  que  al  principio  desorienta,  pero  que  después  se  va  disipando.

Es  el  fin  de  la  memoria,  también  el  principio  de  los  recuerdos”.

Alejandro  Páez  Varela <<El  reino  de  las  moscas>> Ed. Alfaguara 2012. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

La muerte del cura (Capítulo 3)

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

antes  que  el  poderoso  César  cayera,  quedaron  vacíos  los  sepulcros,  y   los  amortajados   cadáveres  vagaron  por  las  calles  de  la  ciudad  gimiendo  con  voz  confusa”.

William Shakespeare <<Hamlet>> Ed. Salvat 1969. 

 

En el  transporte  público:

  • ¡Están  matando  sacerdotes! Esto  no  había  ocurrido  nunca  en  nuestra  tranquila  ciudad.
  • ¿Esteremos  ante  el  juicio  final?  Aunque,  se  dice  que  los  padres  que  mataron,  se  lo  merecían,  pues  eran  pederastas.
  • ¿Estás  segura?
  • No,  pero  ¿por  qué  los  matarían?  Algo  debieron  haber  hecho.
  • No  creo,  que  esos  padrecitos  hayan  sido  violadores  de  niños.
  • Mira,  primero  habían  dicho  que  habían  muerto  por  enfermedad,  ahora  nos  salen  que  los  asesinaron  y  no  creo  que  su  muerte  haya  sido  así  como  así.
  • ¿Nos  estarán  ocultando  algo?
  • Pues  el   gobierno  y  la  iglesia  en  más  de  una  ocasión  se  ponen  de  acuerdo,  además  la   iglesia  casi  siempre  ha  estado  del  lado  que  le  conviene,  y  el  gobierno  no  se  diga,  está  peor.
  • ¡Ay  manita  en  éstos  días  en  quién  hay  que  creer!

Estos  asesinatos  me llevan  a  un  callejón  sin  salida,  no  hay  lógica  en  ellos.  Esos  sacerdotes  serían  elegidos  al  azar,  o  tendrían  algún  sentido,  aunque  la  muerte  así  de  esa  manera  carece  de  toda  lógica.  Aunque  de  lo  que  más  estoy  asombrado  es  del  resto  del  clero.

Ahora  que  estoy  entre  las  sotanas,  me  cercioro   que  la  mayoría  del  clero  es  homosexual,  el  equipo  del  obispo  que  se  rodea  llevan  una  vida  muy  libertina  y  de  despilfarro,  en  especial  un  sacerdote  del  consejo,  o  no sé  cómo  le  llaman  ellos,  pero  es  el  que  tiene  más  poder.   Es  de  conocimiento  público  sus  fiestas  gay   y  está  rodeado  de  puros  efebos,  incluso  lo  que  he  descubierto,  es  que  le  lleva  jovencitos  a  las  fiestas  privadas  del  gobernador  y  a  sus  compinches.

Esto  ante  los  ojos  de  los  católicos  conservadores,  no  creo  que  sea  bien  visto.  Aquí  es  donde  no  entiendo  a  la  iglesia  católica,  no  voy  a  misa,  no  me  considero  católico  y  ¿creer  en  Dios?  Pero  estoy  enterado  que  su  discurso  es  homofóbico,   pero  en la  vida  real  sus  sacerdotes  en  su  mayoría  son  homosexuales,  se  contradicen  ellos  mismos,  no  son  honestos.

¿Qué  significará  en  todas  las  escenas  de  los  crímenes  los  cuerpos  tengan  aceite?

Ellos  le  llaman  la  extremaunción,  o  algo así  ¿los  ungieron  antes  de  su  muerte?  Lo  que  si  revelan  las  autopsias,   es  cuando  los   castraron   todavía  estaban  vivos.

¿Será   acaso  un  sacerdote  el  asesino?  O  ¿alguien  que  esté  imitando  a  un sacerdote?

Anda  muy  tenso  el  clero,  algunos  otros  con  miedo  y   otros  no  menos,  muy  cuidadosos.

Tiempo  después,  en  la  terraza  de  la  casa  del  obispo,  últimamente  han  tenido  reuniones  extraordinarias  y  no   oficiales:  su  eminencia  y  el  gobernador.

  • Nosotros  no  tenemos  nada  qué  ver  con  esas  muertes  monseñor.
  • ¿Seguro?
  • Sí,  ahora  no  hemos  metido  la  mano  en  esas  muertes,  si  hubiéramos  sido  nosotros,  habríamos  matado  a  otros  padres,  que  esos  sí,  que  nos  estorban  ¿seguro  que  a  ti  no  te  estaban  estorbando  esos  sacerdotes?
  • No.  Lo  habría  hecho  más   fácil,  los  hubiera  cambiado  de  parroquia,  o  los  hubiera  mandado  a  un  retiro   por  varios  meses,  en  último  caso,  les  hubiera  quitado  el  ministerio  sacerdotal  y  reducirles  a  laicos.
  • Ahora  sí,  que  tendremos  que  investigar  en  serio: ha, ha, ha.
  • Por  cierto ¿cómo  van  las  investigaciones?
  • Ninguna  pista  sobre  el  asesino  o  secta  satánica  puede  ser.  Eso  sí,   monseñor  tienen  bien  checado  a  tu  clero,  parece  que   los  muertitos,  sí  eran  buenos  y  los  que  te  quedan  son  puros  vividores  y  homosexuales,  pero  bueno,  esto  te  tiene  sin  cuidado,  pues  los  verdaderos  hombres  como  nosotros  de  poder,  solamente  somos  dignos  de  ser  amados  por  otro  hombre,  los  jodidos   nunca  van  entender  eso.
  • En  estos  días  me  está  invadiendo  el  terror,  creo  que  ahora  sí  que  debemos  de  preocuparnos.
  • ¿Preocuparnos?

“Todas  sus  puertas  desoladas,  sus  sacerdotes  gimiendo,  afligidas  sus  vírgenes ¡Y  ella  misma  en  amargura!”.

      A.T. Libro  de  las  Lamentaciones 1, 4 -.

A  estas  alturas  el  obispo  estará   un  poco  nervioso,  las  muertes  comenzaron  a  sembrar  lo  que  esperaba,  tal  vez  es  hora  de  darle  una  visitada  a  su  eminencia,  por  lo  pronto  sigo  disfrutando  el  placer  que  me  da  ésta  pieza: Duettino  Sull’ Aria Le  Nozze  di  Figaro.

Se  le  ve  como  ser  humano  libre  y  sin  remordimientos,  echado  en  su  sofá  reclinatorio,  se  va  perdiendo  en  esa  bella  pieza  de  ópera.

Continuará. . .

“La  locura  es  como  una  manifestación  en  la  humanidad,  de  un  elemento  oscuro  y  acuático,  sombrío  desorden,  es  el  caos  en  movimiento”.

Michel Foucault <<Historia  de  la  locura  en  la  época  clásica>> Ed. FCE. 2002.

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

La muerte del cura (capítulo 2)

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“No  cometerás  actos  impuros  nunca  más ¿correcto? ¿correcto,  inmundo  pedazo  de  mierda, correcto? . . .

Quedaba  claro  que  aquél  era  un  caso  muy  especial,  y  la  identidad  del muerto  debía  seguir  siendo  un  secreto.

Por el  bien  de   todos”.

Juan  Gómez  Jurado <<El  espía  de  Dios>> Ed. ROCA 2006.

 

En  la  oscuridad  se  escuchaba  el  Pace  pace   de  Verdi  y  no  se  cansaba  de  ver  una  foto  de  una  joven,  tenía  menos  de  un  año  que  no  sabía  de  ella,  y  hasta  ahora  no  sabía  nada  de  ella,  pero  ahora  no  se  aburría  de  ver  su  foto.  Era  una  foto  reciente,  del  mes  pasado.

Dejó  de  ver  la  foto,  pues  eso  lo  distraía  de  los  pensamientos  que  últimamente  le  ocupaban.

Le  gusta  escuchar  ópera,  para  concentrarse  eso  le  ayudaba,  se  imaginaba  que  andaba  en  Italia,  no  le  gustaba  viajar,  pero  el  cine,  la  literatura  y  la  música  eran  sus  boletos  para   viajar,  sin  la  necesidad  de  moverse  de  su  casa.

Habían  transcurrido  varias  semanas  de  la  muerte  del  cura.

Su  muerte  pasó  como  una  cucaracha  en  busca  de  un  pedazo  de  mierda,  como  algo  normal,  no  provocó  lo  que  se  esperaba  en  la  opinión  pública,  ni  siquiera  se  abrió  una  línea  de  investigación.

Evangelio  según  San  Lucas  17, 36 -. “Y  le  dijeron: ¿dónde  está  Maestro? Él  les  contestó:  donde  esté  el  cuerpo,  allí  se  reunirán  los  buitres”. 

Volvió  a  ocurrir.

Otro  asesinato,  de  igual  manera  y  también  la  víctima,  una  vez  más,  era  un  sacerdote.

Así  fueron  apareciendo,  más  sacerdotes  muertos,  el  tiempo  entre  uno  y  otro  era  de  un  mes,  en  dos   ocasiones  fue  de  dos  meses.  Hasta  la  fecha  suman  ya  7  víctimas.

Los  medios  comprados  decían  la  misma  mentira,  no  fue  hasta  que  otros  medios  de  comunicación  foráneos,  manejaban  otra  versión  a  la  oficialista;  hablaban  de  asesinatos  y  no  de  muertes  por  enfermedades,  se  decía   que  el  Vaticano  tenía  puestos  sus  ojos  en  la  diócesis.

Comenzaban  los  rumores  entre  las  calles  de la  ciudad  y  en  las  redes  sociales  corrían  un  sin  fin  de  hipótesis,  los  rumores  corrieron  como  una  epidemia,  ya  era  imposible  detenerlos.

Se  abre  una  investigación,  el  obispo  no  tenía   opción,  tuvo  que  hablar  de  las  muertes  recientes  de  sus  curas,  que  ya  no  era  uno,  sino  7.

En  la  ciudad  se  comenzaba  a  respirar  un  clima de  miedo,  de  confusión  y  más  que  de  terror.

Los  mediocres  investigadores,  solamente  se  entretenían   y  se  burlaban.

Pero,  entre  la  inmundicia   y  la  mediocridad   también  surge  la  radicalidad  y  la  responsabilidad.

Él,  sí  que  era  un   inepto,  al  menos  esa  era  imagen  que  tenían  sus  compañeros  y  su  jefe,  más  bien  dicho,  él  creía  en la  verdad  y  en la  justicia,  solamente  se  esforzaba  en  hacer  con  totalidad  su  trabajo,  eso  lo  llevaba  a  ser  incómodo  ante  la  corrupción  que  se  vive  a  diario  en  la  ciudad.

Como  una  hormiga,  lleva  el  recuento  de  los  asesinatos  y  bien  detalladamente  las  investigaciones,  no   creía  en  Dios,  pero  esos  asesinatos   le  llevó  a  creer  que  para  eso  había  nacido,  para  resolverlos,  se  lo  tomó con  el  celo  de  un  monje  de  la  edad  media, casi  como  una  misión  divina.

Hasta  ahora  suman  7  víctimas   de  asesinato  brutales  y  que  sobrepasan  toda  nuestra  imaginación.

El  móvil  es  el  mismo,  estamos  ante  un  asesino  serial,  algo  nuevo  en  la  ciudad.

Las  víctimas  son  7  hombres  de  las  edades  de  entre  los  40  a  60  años.

A   todos  se  les  torturo  de  diferente  manera, pero  a  todos  sin  excepción  se  les  cortó  los  testículos  y  el  pene,   se  los  metieron  en  su  boca  y  en  su  ano.

No  hay  evidencia  de  que  el  asesino  o  asesina,  no  hay  que  descartar  que  pueda  ser  una  mujer  la  asesina,  no  hay  pista  de  que  haya  entrado  por  la  fuerza,  pues  hasta  ahora  no  se  ha  encontrada  violentada  las  entradas  de las  casas.  Queda  descartado  que  haya  sido  el  narcotráfico.

Todos  fueron  por  la  noche  entre  las  21: 00  y  00: 00  horas.

A  todos  se  les  descubrió  por  la  mañana  antes  del  mediodía,  más  tardar.

Los  rumores: ¡están  matando  sacerdotes! ¡es el   juicio  final!

Lo  que  le seguía  cuestionando   eran  las  víctimas,  recabando  información  entre  la  gente  de  las  parroquias  y  la  curia,  se  decía  de  ellos,  sin  excepción  que  eran  buenos,  demasiado  buenos.

Investigando  sus  computadoras,  móviles,  correos,  llamadas,  su  vida  íntima  no  veía  nada  que  estuviera  fuera  de  lugar,  todos  eran   hombres  heterosexuales,  sin  vida  sexual  activa,  ni  siquiera  en  sus  computadoras  había  registro  que  fueran  aficionados  a  la  pornografía,   no  tenían  amante,  ni   hijos,  no  tenían  deudas  económicas. Llevaban  una  vida  muy  tranquila  y   muy  acorde  a  su  ministerio,  se  veía  a  leguas  que  eran  fieles   y  responsables  ante  su  investidura  y  misión.

La  primera  impresión  que  daban   los  asesinatos  eran  de  venganza,  por  su  forma  tan  cruel  y  bizarra  de  llevarlos  a cabo,  pero  las  víctimas  no  encajaban.  Era  claro  que  la  asesina  o  el  asesino  no  lo  motivaba  la  venganza  o  el  ajuste  de  cuentas,   cada  vez  que  se adentraba  en  la  profundidad  de  esas  muertes,  se  convencía  que  el  serial   estaba  mandando  un  mensaje,  pero  ¿qué  nos  quiere  decir?  Y  ¿quién  o/a  quiénes?

Saboreando  un  whisky  en  las  rocas  el  gobernador  y  el  obispo  mantienen  una  conversación  de  hastío.

  • Monseñor  te  están  asesinando  a  tus  curas.
  • Ya  lo  sé,  no  necesitas  traérmelo  a  la  mente.
  • Estos  asesinatos  nos  caen  como  oro,  la  gente  se  está  distrayendo  en  eso,  no  hablan  de  otra  cosa  que  la  muerte  del  cura.  (Ha, haa, haaa)  Hasta  hablan  del  juicio  final.  Se  olvidan  de  los  fraudes,  de  nuestros  robos,  y   de  los  desaparecidos  y  de  la  problemática  del  estado. Oye  y  tú  crees  en  Dios  monseñor  y  en  esas  cosas  que  dices  los  domingos  en la  catedral. . .

De  verdad ¿Tú  no  estás  detrás  de  todo  esto  monseñor?

  • La  misma  pregunta  te  hago  a  ti.

Continuará. . .

“Pero ¿por qué? ¿para torturarlo?  No  creo  que  lleguemos  jamás  a  saberlo.  Nunca  sabremos  quién  fue,  ni  por qué,  ni  qué  ocurrió  en  aquella  casa  aquella  noche”.

Truman  Capote <<A  sangre  fría>> Ed. DEBOLSiLLO  2015. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

La muerte del cura

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Capítulo 1

 

El  teléfono  de  la  oficina  de  la secretaria  particular  del  obispo  no  dejaba  de  sonar,   son  de  ese  tipo  de  llamadas  que  intuyes  que  ya  te  cargó  la  chingada.

Desde  los  primeros  minutos   de  aquel  amanecer   de  aquel  invierno ¡Bendita  mañana!  Por  no  decir  mal agraciada  mañana.

¿Quiénes,  o  quién  desesperadamente  buscaba  hablar  con  el  obispo?

En  su  desesperación  querían  parecer  a  unos   diques  que  detuvieran,  algo  que  ni  su  imaginación   podría  concebir,  una  avalancha  que  no  saben  por  dónde  los  sorprendió.

Las   radios  de  los  policías  se  escuchaban  claves,  las cuales,  cuando  eran  escuchadas  en  algunos despertaba  miedo  y  asombro,  en  otros  no  menos,  burlas.

Los  medios  de  comunicación con  que  uno  se  haya  enterado,  corrían  la  voz  que  algo  inusual  había  ocurrido.

No   fueran  extraordinarias  las  llamadas,  sino  fueran  del   gobernador.

Era  el  mismo  gobernador  que  buscaba  con  tanta  insistencia  hablar  con  el  alto  jerarca  de  la  iglesia  católica  de  su  estado  al  mando.

Llegó  el  momento  que  atendió  la  llamada  el  obispo,  en  su  móvil  privado.

  • ¿Monseñor?
  • Sí. . .
  • Me  están  informando  los  peritos  que  hay  un  cuerpo  de  un  hombre  más  o  menos  de  50  años,  sin  vida.   Es  sacerdote.
  • Sabes  ¿quién  es?
  • Si
  • ¿Y   hay  algún  problema?
  • Pues. . . Si
  • ¿Cuál  es?
  • La  forma  en  que  lo  encontraron
  • (Silencio  un  poco  largo  e  incómodo). . .  Adelante
  • Fue  asesinado  y   torturado.   Lo  castraron,  para  meterle  sus  propios  testículos  a  la  boca  y   el  pene  se  lo  introdujeron  a  su   ano.
  • (Silencio  un  poco  largo  de  no  comprensión)
  • Me  imagino,  que  no  quieres  que  se  ventile  esto,   en  los  medios  monseñor,  por  eso  estoy  hablando  contigo.

Esa  ocasión   fue  la  primera  vez  que  el   obispo  no  salía  en  su  automóvil  de  lujo  con  su  chofer,  también  salía  por  primera  vez,  sin  su  hábito  y  su  vestimenta  de  púrpura.

Ahora,  era  todo  un  civil  de  a  pie,  común  y  corriente  con  gorra  y  gafas  oscuras,  como  si  se  estuviera  escondiendo  de  un  club  de  fans.

El  destino:  la  parroquia  donde  encontraron  asesinado  a  uno  de  sus  curas.

¿Qué   le  estará   pasando  por la  mente  al  obispo?

Le  conocía  poco,  pero  lo  suficiente  para  saber  que  ese  sacerdote  pasaba  desapercibido  y  que  era  de  los  más  íntegros  de  su  clero.

Al  entrar  a  la  habitación,  el  obispo  se  convenció  de  lo  que  dijeron  por  teléfono:  era  el  padre  Luis  Anguíano  Zárate,  de  54  años,  era  de  los  curas  más  obedientes  y  que  menos  le  causaba  problemas  a  su  eminencia.

El  gobernador   y   el  obispo  tuvieron  una   breve  conversación,  en  el baño  de  la  habitación  del  ahora  occiso.

El  gobernador  salió  primero,  se  dirigió   directo  a  los  medios,  que  ya  abundaban  como  una  pandilla  de  moscas,  sedientas  de  mierda.

Se  confirma: acaba  de  morir   el  padre  Luis  Anguíano   Zárate,  las  primeras  indagaciones  son,  que  fue  un  paro  cardíaco.  Hoy  nuestra  ciudad  está  luto,  pues  acaba  de  perder  a  un  hombre  santo  y  humilde.   Les   pido  de  favor  que  no  publiquen  nada,  hasta  que  se  les  informe  a  sus  familiares,  gracias.

En  privado  a  los  que  se  encontraban  allí,  se  les  dio  línea,  que  se  dijeran  eso  a  todo  aquel  que  preguntara,  era  la  versión  oficial,  ya   estaban  acostumbrados  a  esa  orden.

Al  obispo  y  al  gobernador,  se  les  notó   despreocupados,  más  al  obispo,  su   rostro  no  reflejaba  dolor  alguno,  por  descubrir  esa  mañana  fría,  a  uno  de  sus  sacerdotes  muerto,  aunque  deberíamos  de  decir  asesinado  de  una  manera  muy  bizarra  y  cruel.

Los  dos   van  caminando  muy  campantes,  como  si  no  hubiera  pasado  nada,  se  fueron  almorzar  a  una  casa  de  seguridad  del   gobernador.

Dan  la  impresión  que  no  les  preocupa  la  tormenta  que  se  avecina,  un  pronóstico  que  nadie  había  previsto  y  que  derrumbaría  toda  quietud  que  se  vivía  en  la  ciudad.

Continuará. . .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán 

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor 

         

Sobre las visiones de Sor Gofina III 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

¿Cómo  están  mis  queridas  y  queridos  fieles? ¿Cómo se  dice?. . .

¡Bendecidooos! Amén.

He  andado  muy  ocupada  con  la  canonización  de  nuestro  próximo  patrono  en  vida,  el  casi  Beato  Humberto Moreira Valdez – PRI,  sin  olvidar  a  nuestro  amado  Padre  Marcial Maciel  fundador  glorioso  de  los  Millonarios  de  Cristo.

El  Espíritu  Santo  y  yo  hemos  decidido  como  ya  saben,  iniciar  la  congregación  de  las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas;  bajo  la  bendición  de la  Virgen  del  Chorro  Parado.

Que  día  a  día  crece  el  número  de  seguidoras  y  seguidores  a  mis  visiones,  que  todo  sea  para  gloria  de  nuestro  crecimiento  económico,  para  seguir  llenando  las  arcas  de  la  jerarquía  católica  y  de  los  partidos  políticos.

¡Bienaventurados  aquellas  y  aquellos  que  no  leen para  no  pensar  y  actuar!

Así  es,  mis  queridas – queridos  seguidores,  no  hay  mejor  manera  de  ser  católico ¡No  lean!  Esto  les  hará  mucho  daño,  les  quitará  lo  ignorante  y  lo  mediocre  y  nuestros  Padres  fundadores  los  quieren  así,  de  pasivos  e  iletrados  para que  sigan  indiferentes  y  pasivos.

Le  he  dicho  que  no  vayan  a  misas  donde  los  pongan  a  pensar  para  dar  razón  de  su  fe,  y  mucho  menos  asistan  a  misas  donde  se  hable  de  justicia,  menos  donde  difaman  a  nuestro  Profe bailarín,  el casi  santo  Don Humberto Moreira Valdez – PRI,  saben  de  antemano  que  él  es  un  ángel  enviado  por  nuestro  glorioso  PRI  para  su  bienestar,  saben  que  con  su  hermano  en  el  poder  es  lo  mejor  que  nos  ha  pasado  en  estos  últimos  años.

Las  y  los  invito  a  que  sigan  asistiendo  a  misas  y  a  parroquias  donde  los  duerman  en  las  eucaristías,  donde  se  rinda  culto  divino  a  sus  párrocos  y  donde  no  se  trabaje  por  el  Reino  de  amor  y  de  justicia.

Sigan  asistiendo  a  parroquias,  donde  no  hay  transparencia  en  las  cuentas  económicas,  donde  el  párroco  controla  todo  su  dinero,  donde  les  sigan  dando  homilías  espiritualoides  y  los  duerman  para  que  todo  siga  igual.  Vayan  donde  sientan  bonito  y  les  pongan  los  ojos  en  blanco  y  los  desmayen  en  “descanso  en  espíritu”.

Llenen  aquellas  parroquias,  donde se  fomente  la  corrupción  y  todas – todos  sean cómplices  unos  con  otros  y  no se  rindan  cuentas  de  nada,  sigan  rezando  el  rosario  y  pidan  milagros  a  nuestro  amado  Padre  fundador  Marcial Maciel  y  al  Profe  bailarín y  verán  como  nuestro  México  renacerá  grande  con  sus  mega deudas  estatales.

Piden  la  bendición  de  nuestro  amado  Norberto Rivera Carrera,  con  eso  les  bastará.

Y  por  último,  antes  de  despedirme,  no  le  apuesten  a la  verdadera  educación,  la  educación  los  hará  libres  y  verdaderos  ciudadanos,  así  no  entrarán  al  Cielo,  es  mejor  que sigan  así,  sin   moverse  y  de  agachones  para  gloria  de los  nos  mandan.

No  se  les  olvide  mandarme  su  dinero,  ahora  estamos  haciendo  una  colecta,  para  juntar  dinero  para  ir  a  Jerusalén,  pues  vamos  a  traer  el  prepucio  de   San  Díaz  Ordaz – PRI,  su  reliquia  visitará  sus  parroquias  para  reforzar  a  todas  las  lideresas  y  comelonches.

Número  de  la  cuenta  bancaria  del  Banco  Mundial  del  Vaticano  donde  pueden  depositar  su  dinero: 901 575 666

¡No olviden  que  hay  que  seguir  pagando  impuestos  a  nuestro  narcogobierno  y  seguir  dando  su  dinero  ciegamente  a  las  alcancías  de la  jerarquía  católica!

Entre  más  dinero  den  a  sus  párrocos,  a  mí  y  mi  congregación,  serán  más  bendecidos  y  así  apartarán  su  pasaporte  directo  ViP  al  Cielo.

¡Paz  y  bien!

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Filosofía de la liberación

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

“Liberémonos de los  fantasmas  cerebrales,  de  las  ideas,  de  los   dogmas,  de  los  seres  imaginarios  que  bajo  su  yugo  nos  degeneran”. 

<<George  Lukács>>

Ante  nuestra  realidad  latinoamericana  que  nos  lleva   a  nuestra  realidad  regional,  y  de  lo  que  estamos  viviendo  actualmente  en  nuestro  entorno  histórico  contemporáneo,  nos  demanda  urgentemente  y  demandante  volver  a  recuperar  nuestro  sentido  humano.

Estamos  llamadas  y  llamados  a  ser <<Pensadores  incómodos>>  para  a  ser <<Protagonistas  incómodos>>.

No  debemos  de  dejar  de  insistir  en  <<Pensar  críticamente>>  para  teorizar   y  pasar  a  las  acciones,  no  hay  recetas  eternas,  solamente  tenemos  nuestra  locura  creativa  y  nuestra  imaginación,  que  éstas  nos  llevarán  a  organizarnos,  para  lograr  el <<Liderazgo  colectivo>>  que  necesita  nuestro  México.

Tenemos  que  partir  de la <<Derrota>>  y  superar  las  tentaciones  de  la  misma,  el  filosofar  para  abrir  procesos  de  liberación,  hoy  en  día  es  un  mandamiento  ético  y  urgente,  para  mantenernos  abiertos – abiertas  a los  procesos  históricos   que  vivimos  en  estos  momentos,  precisamente  porque  más  de  una – uno  consciente,  queremos  por  convicción  transformar – liberar  de  las  situaciones  de <<Dependencia>>  que  se  han  agravado  aún  más  en  nuestros  días.

Todavía  hasta  el  día  de  hoy  a las  mujeres – hombres  les  han  metido  en su  cabeza  ideas  falsas,  acerca  de  sí  mismos,  acerca  de  lo  que  deberían  de  ser  o  son.

Por  eso  nuestro  pensar  será,  o  tiene  que  ser  unas  vías   de  propuestas  y  soluciones  a  los  problemas  que  provocan   el  destino  nacional,  para  conocer  la  razón  de  <<Ser>>  de  nuestra  civilización  que  vivimos  hoy  en  día.

Tenemos  que  abrir  espacios,  o  recuperar,  o  usar  los  que  ya  existen (escuelas, plazas  públicas  e  iglesias etc.).   Para  reconocer  el  contexto  de  dependencia   que  se  vive  y  de  su  toma  de  conciencia,  para  provocar  procesos  de  liberación,  y  comenzar  reales  caminos  de  desarrollo humano  y  cambiar  el  rumbo  de  nuestra  historia.

Nuestra  filosofía,  sin  descartar  las  muchas  propuestas  que  hay,  debe  de  ayudarnos  a  todos  los  pueblos  latinoamericanos  en  nuestra  lucha  por la liberación.

Es  necesaria  la  confrontación  y  asumir  nuestros  procesos  históricos,  para  superar  nuestros  traumas  y  complejos  de la  Historia  que  seguimos  cargando,  pero  sin  digerir,  para  vivir  el  presente  y  ver  hacia  un  futuro  realizable ¡México  necesita  una  visita  con  el  diván  de  Freud!.

Filosofar  y  reflexionar    sobre  nosotras – nosotros  mismos,  así  sin más,  como  lo  decía  Leopoldo  Zea (filósofo  mexicano),  para  valorar  los  esfuerzos  de  muchas – muchos  y  alcanzar  la  plena  liberación  de  nuestros  pueblos.

Si  quieres  conocer  más  sobre  nuestro  pensamiento,  te  recomiendo  que  leas  el  libro  de  Horacio  Ceruti  Guldberg <<Filosofía  de  la  liberación  latinoamericana>> Ed. FCE 2006.

“Del  ex rector fundador  de  la  Universidad  de  Río Cuarto,  las  cuales  condensan,  a mi  entender,  el  máximo desafío para el aventurado filosofar nuestro americano: Creo que  lo  más  digno de ser pensado,  no  es el  mismísimo Ser,  como  creía  Heidegger,  sino  la  situación  de  los  seres humanos de carne y hueso que pueblan este planeta”. 

<<Horacio Cerutti Guldberg>> 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

El vuelo del colibrí II 

 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

Cuando  muera no estaría mal

reencarnar  en  un  pequeño  y

travieso  colibrí, si  es que  existe

todo aquello que creen los humanos.

 

Ayer  volví  a  ver

un  pequeño  colibrí

lo  que no  vi

fue  tu  bello  rostro.

 

No había  visto  uno

desde  aquel vuelo del colibrí

te  has  ido  tan  rápido

como  las  alas  del  colibrí.

 

Fue  inevitable

no pensar  en  Ti

en  tus  besos  y  sexo

tu  olor  después  de  estar  complacidos.

 

Ya  ves,  te  lo  dije

volver  a  ver  un  colibrí

fue  inevitable

pensar  en  Ti.

 

P. D.

Ahora que tuve la dicha

de volver a ver un colibrí

¿Cómo  convertirme en uno?

Para  volar  a  ti.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

Revolución del intelecto

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Contemplar es trabajar; pensar es hacer.

Los brazos cruzados trabajan; las manos juntas hacen”.

<<De Víctor Hugo de su gran obra Los Miserables>>

Hoy en día se nos está haciendo una llamada a todas y a todos, desde todos los lugares de México, abundan señales y signos a que estemos despiertos y estar pendientes, para colaborar con el otro, como podamos y desde cualquier espacio donde estemos desarrollándonos.

Se van vislumbrando muchas señales, donde parece que nos vamos encaminando hacia una <<Revolución del intelecto>>, y no tendría que ser de otra manera, pues las revoluciones armadas, ya lo constatamos, sólo traen más derramamiento de sangre, y los que las dirigen caen en lo mismo por lo que estaban luchando, el poder sólo cambia de rostro o de traje.

Nuestra tarea es contagiar de la <<Locura creativa>>, a más gente, comenzando por la que está a nuestro alrededor, es hora de dejar nuestra cómoda posición: el desánimo y desechar el “¿para qué nos manifestamos, si todo sigue igual?” Y pasemos al ¡Comencemos a organizarnos y a colaborar!

Hay que agregarnos e incluirnos al movimiento, que no ha dejado de evolucionar, éste movimiento es social, tiene que ser valiente y profundo, por eso hablo de una <<Revolución del intelecto>>. Estamos llamadas y llamados, para que entre más seamos los que nos unamos, provoquemos este paradigma que vendrá. No seamos el dique que lo detenga, o que haga más lenta su llegada.

Las y los ciudadanos estamos invitados a asumir nuestras propias capacidades para asumir nuestro papel de adultos y propongamos iniciativas reales y posibles que se puedan llevar a cabo y den soluciones a reales problemas de nuestra sociedad y no cifras que nos dan nuestros políticos que rayan en la estupidez.

Es hora de superar nuestros individualismos y dar por hecho, que está en cada una – uno de nosotros, tener la capacidad de colaborar y trabajar en conjunto, en equipo, en comunidad por el bienestar de nuestra sociedad. Este movimiento tiene que ser completamente ciudadano e inteligente.

Date cuenta de una vez por todas que los partidos políticos no están haciendo nada por el bien común de nuestro México; siguen solapando su corrupción y se siguen reciclando entre los mismos. Van cambiando de color según les convenga.

Está de sobra recordarles que estamos ante un período crítico. Por doquier hay hartazgo ciudadano. Sólo falta que ese hartazgo lo saquemos de nuestro aislamiento para llevarlo a las plazas, a las calles, a las colonias, a las iglesias y colaborar con el otro ¡Dejémonos de quejar a escondidas! ¡Ya no sean indignados de clóset!

Provoquemos ese movimiento ciudadano, sólo así recuperaremos todo lo que se nos ha robado ¡No permitamos que nos roben la capacidad de soñar!

¡La megadeuda de Coahuila sigue impune, al igual que la Mafia Moreira Valdez – PRI!

“El hombre tiene un tirano: la ignorancia”.

<<De Víctor Hugo de su gran obra Los Miserables>>

Facebook Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

Ser profeta en tu tierra

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Ya cayeron los primeros, pues. Ahora ¿quiénes seguimos? ¿Dónde están los que debían seguir?”.

<<De Carlos Montemayor de su novela Las mujeres del alba. Ed. Literatura Mondadori 2010>>

 

¿Estamos viviendo días oscurantistas?

Donde prevalece la opinión de las y los voceros del poder encarnado y proveniente de un narcogobierno, en unión con un telegobierno, nos describe más bien una escena de la mirada de George Orwell en su 1984.

Me surgen éstas cuestiones al leer en un medio regional, la afirmación de un personaje eclesiástico, cuando le preguntaban sobre la detención de Humberto Moreira Valdez – PRI, a lo que su respuesta fue: ”¿para qué profetizo?” Si dicho personaje, tiene como visión que la de profetizar es adivinar el futuro, creo que entre él y la superstición de la gente, no hay diferencia.

Empero, en éstos días donde reina la confusión y la estupidez humana, encarnada en un telegobierno, con vías a recrudecer el totalitarismo fundamentalista de su sed de poder y estulticia, es más que necesario profetizar, es ¡urgente! pero el profetismo como una vivencia de sentirme mal ante tanta injusticia, de ser sensible ante la situación del Otro, y anunciar que se puede cambiar esas situaciones de injusticia, y no la de adivinar el futuro que esto no es posible, raya en la superstición.

A mi memoria vienen esos verdaderos profetas como Oseas, que nos recuerda: “el pueblo, insensato, se pierde”. Oseas 4, 14-. A. T. Biblia de Jerusalén.

O, como el profeta Amós: “Porque venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias: pisan contra el polvo de la tierra la cabeza de los débiles”. Amós 2, 6 – 7. A. T. Biblia de Jerusalén.

En éstos días es responsabilidad nuestra, desde cualquier ámbito donde nos desenvolvamos, o trabajemos, provocar a mujeres y hombres, para que se descubran como profetizas – profetas y alcen sus voces, sus propuestas, sus ideas y trabajar por una real solidaridad.

Me pareció muy pesimista la afirmación de dicho personaje, es muy pobre de su parte, reducir el profetizar; es adivinar el futuro, es una manera muy folclórica y mediocre de comprender y de vivir el verdadero profetismo.

Hoy más que nunca, mujeres y hombres de a pie, están llamados a ser profetas, donde denuncien todo aquello que va contra la dignidad humana, y cualquier atropello. Esas mujeres y hombres están alrededor nuestro, en nuestro entorno, en nuestras familias, en el trabajo, con los amigos, sólo tenemos que dejar que trasciendan. ¡Sólo despiértalos! Hay que ayudarles a que se descubran como creadoras – creadores de vida, de esperanza, de justicia.

¡Ahora más que nunca! Despertemos el profetismo de nuestra gente que nos rodea.

Profetizar, es alzar la voz ante cualquier injusticia que se cometa ante el Otro, y anunciar la esperanza activa, en la cual cada una – uno de nosotros participemos para pensar juntos, para trabajar juntos, para lograr una mejor sociedad.

Superemos nuestros tabúes y prejuicios religiosos – políticos ¡Seamos profetizas – profetas de nuestro tiempo! Seamos ateos o creyentes, sólo necesitamos de ti.

No necesitamos de un mesías religioso o, político, o de más visitas del Papa, eso no nos salvará, está en cada una – uno de nosotros construir otro México posible ¿para qué estamos más de 120 millones de mexicanas y mexicanos?

¿Liberaron a Humberto Moreira Valdez – PRI?

Bueno, el juicio del pueblo pensante y actor, todavía está pendiente. . .

“El que se mete a redentor muere crucificado”.

<<Ernesto Cardenal de su Antología Poética: Hora 0. Ed. LAiA 1979>>

Facebook Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor