La muerte del cura (Capítulo 4) 

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Un  hombre  amarra  un niño  desnudo  a  una  cruz,  sujetándolo  con  cuerdas,  y  lo  deja  de  alimento  a  los  cuervos”.

Marqués  de  Sade <<120  días  de  Sodoma>>. 

 

Ya  ha  pasado  un buen  de  tiempo  de la  muerte  del  cura,  de  los  curas,  cuando  apareció  otro   sacerdote  asesinado.

Definitivamente  esta  muerte  de  éste  último  cura,  no  es  fruto  del  serial.

Tenía   69  puñaladas  en  todo  el  cuerpo,  también  lo  castraron,  pero  su  castración  fue  muy  sucia,  las  otras  fueron  quirúrgicas  y  perfectas,   el  asesinato  de  éste  último  fue  todo  un  desorden  y  dejaron  muchas  huellas  tanto  de  manos,  como  de  pisadas.

No  tardaremos  de  dar  con  el asesino  de  ésta  última  muerte,  pero  no  es  el  mismo  de  las  otras  7  muertes.  Todo  pinta  un  crimen  pasional,  lo  más  seguro  es  que  lo  haya  asesinado  un  amante  descontento  por  no  cumplirle  un  capricho.

Además,  el  ahora  asesinado  es  de  la  confianza  del  obispo,   era  el  que  se  relacionaba  directamente  con  el  gobernador,  le  llevaba  los  cheques  de  pago  mensuales  al  obispo,  una  cantidad  nada  despreciable  para  callar  los  berrinches  de  “denuncia”  del  obispo.   Era  bien  sabido  entre  los  pasillos  del  palacio  de  gobierno,  que  éste  cura  llevaba  una  vida  homosexual  desenfrenada,  el  gobierno  pagaba  sus  despilfarros  económicos  para  sus  fiestas  gay  y  viajes  al  extranjero,    se  rumoraba  que  llevaba  jovencitos  para  las  orgías   del  gobernador  y  del  obispo,  carne  virgen  y   fresca ¡Hijos  de  puta!.

No  creo   en  el  infierno,  pero  gustaría  ver  arder  a  todos  esos  hijos  de  puta  que  no  llenan   de  poder  y  dinero.

La   gente  después  de  las  muertes  de  los   curas,  comenzaron  a  pensar,  y  a  pensar  juntos.

Comenzaron  a  cuestionar  a  la  jerarquía  católica,  otros  no   menos  empezaron  a  desconfiar  de sus  pastores  y   también  se  unieron  las  otras  confesiones  de  fe,  otros  más  no  menos  críticos,  decidieron  convocar  en  las  plazas  públicas  para  buscar  acciones  ante  estas  situaciones  que  eran  nuevas  en  la  ciudad.  Con  los  asesinatos  la  gente  comenzó  a  ver  el  verdadero  rostro  de  sus  pastores.

Las  personas  de  esa  ciudad  tranquila  y  tradicionalista,  donde  nunca  pasaba  nada  aprendió  a  no  mirar  para  otro  lado,  descubrió   cómo  era  verdaderamente  su  clero,  sólo  buscaban  dinero  y  en  su  mayoría  eran  homosexuales.

Las  mujeres  y  los  hombres  comunes  corrieron  la  voz  para  hacer  un  boicot   económico a  la  Iglesia,  comenzarían  por  no  dar  colectas  en  las  misas,  no  pagar  por  los  sacramentos  y  no  dar   el  diezmo.

Esto  sólo  sería  el  principio,  pues  después  vendría  el  boicot   contra  el  gobierno,  de  hecho  hubo linchamientos  contra  los  políticos, pocos pero  los  hubo,  esto  sirvió   para  que  huyeran   y  dejaran  sus  puestos  públicos.

La  ciudad  perdió  el  miedo, comenzaron  a  cuestionar   todo y   a  todos,  por  fin  rompieron  las  cadenas  de  la  ley  del  silencio   y  de la complicidad,  se  unieron  para  contra   todo  atropello, vinieran  de  quien  viniera.

En los  anales  de la  historia  de  esa  ciudad,  se  cuenta  que  este  fue  el  último  encuentro  entre  el  gobernador  y  el  obispo.

  • ¿Qué  vamos  hacer?
  • Me  exilio  y  dejo  el  cargo,  mi  partido  me  ha  dado  la  espalda  y  me  ha  dejado  que  me  rasque  con  mis  propias  uñas,  y  el  presidente  no  me  contesta,  mucho  menos  me  atiende. Lo  bueno,  con  todo  lo  que  me  he robado,  puedo  vivir  tranquilamente.
  • El  Vaticano  ya  puso  su  mira  en  mí,   me  va   a  sacrificar,  no  me  van  a  defender.
  • ¿No  que  los  obispos  eran  eternos  e  intocables?
  • A  la  puta  de  Babilonia,  siempre  hará  lo  que  le  conviene,  que  es  mantener  el  poder  y  el  dinero  con  una  imagen  de  “santa”.
  • Nunca   imaginé   que  llegara  un  día  como  éste,  en  el  que  el  pueblucho   se  uniera   para  pedirnos  cuentas.   Haya  sido  como  haya  sido  monseñor,  nunca  olvidaré  nuestras  fiestas ¿Tú?

“Apártate  de  los  que  tienen  la  mente  corrupta.  Están  tan  alejados  de  la  verdad  que  para  ellos  la  religión  es  puro  negocio”.

Biblia  N. T. 1ª Timoteo 6, 5 -.  

Algunos   sacerdotes  comenzaron   a  dejar  solas  las  Iglesias  y  los  pocos  que  se  quedaban,  eran  cuestionados   hasta  la  más  mínima  acción.

Las  iglesias  comenzaron  a  ser  dirigidas   por  las  y  los  laicos,  estaban  naciendo  en  las  parroquias  los  liderazgos  colectivos,  sin  la  necesidad  del  clero.

Lo  que  se  estaba  viviendo  en  aquella  ciudad,  no   tardó  en  hacerse  viral  en  todas  las  redes  sociales  a  nivel  mundial.

Se  rumoraba  en  los  pasillos  de  la  Roma  eterna,  la  manera  de  convocar  a  un  nuevo  concilio,  para  tratar  la  problemática  de  esa  diócesis,  pues  ésta  fue la  que  derramo  la  gota  del  vaso  y  destapó  lo  inevitable,  la  cloaca  que  era  la  jerarquía  católica,  estaba  en  juego  la  humanidad  de  su  jerarquía  y  la  credibilidad  de la  Iglesia.

El  sonido  de la  lluvia  en  los  techos  de las  casas  y   en  las  calles,  era  como  el  de  un  arrullo   celestial,  estaba  cayendo  la  tarde,  cuando  un  figura  clerical  se  acercaba  a  la  casa  del  obispo.  Sonó  el  timbre  de  la  puerta  donde  su  eminencia  había  gobernado  por  más  de  11  años.

En  el  micrófono  se  escuchó  una  voz   de  mujer  serena  y  dulce.

  • ¿Quién  es?
  • Soy  el  padre. . .  Vengo  a  hablar  con  monseñor.
  • ¡Ah  padre!  Adelante.

Continuará. . .

“Por  los  muertos  nadie  paga  tragos,  pensó. . .

La  muerte  es  una  neblina  que  al  principio  desorienta,  pero  que  después  se  va  disipando.

Es  el  fin  de  la  memoria,  también  el  principio  de  los  recuerdos”.

Alejandro  Páez  Varela <<El  reino  de  las  moscas>> Ed. Alfaguara 2012. 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Anuncios

Confesiones de un ingenuo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 .

Me  encanta  cuando alguien  se  acerca  y  me  dice: “se  nota  que  te  encanta  leer”,  a  lo  que  confirmo  con  una sonrisa  acompañada  de  un  ¡sí!  cual  si  fuera  un  niño  con  un  helado  de  chocolate.  Seguido a eso espetan la segunda pregunta:   ¿Cuál  es  tu  libro   favorito?… Cuando  me  hacen  esa  pregunta  viene  la  memoria  a  platicar  un  rato  con  su  servilleta,   me  imagino  en  un  mar  llenos  de  libros,  saben,  soy  feliz  con  la  decoración  de  mí  habitación,  pues  está  llena  de  libros,  hileras  de  ellos,  cientos  de  ellos,  como  rascacielos.

Son  ellos  desde  mí  época  seminarística  los  que  me  han  acompañado  en  mis  ratos  de  soledad.  La  soledad  no  es  tan mala  cuando  invitas  a  la  literatura a hacerte  compañía.

Los  primeros  años  de-formación  en  el  seminario  me  levantaba  temprano  para leer;  leía  y  luego  rezaba.   Ese  hábito  tuvo   que  cambiar  después  de  mi  año  de  magisterio  en   Piedras  Negras,  Coahuila,  después  del  año  dos mil.  Leía  de  noche,  y  así   es   hasta  ahora,  no  puedo  dormir  sino  he  leído  durante  el  día.   A  veces  ya  es  de  madrugada  y  digo:  bueno  leeré  un  rato  en  la  cama,  y  ya  cuando  acuerdo  pasaron  dos  horas.

Siempre  hago  el  amor  con  tres  de  ellas:  la  literatura  es  la  primera,  después  le  sigue  la  poesía,  claro  no  puede  faltar  a  la  cita  la  filosofía.   Y. . . Pues  la  teología  con  ella  casi  no    hago  el  amor,   sabrán  por qué,  es   media  complicada,  no  digo  que  no  la   comprenda,  sino  más   bien   a  esa  la   dejamos  para  cuando  tengamos  unos  sesenta  años,  bueno  si  es  que  llego.

Aunque   lo  traiga   en  la  memoria,  definitivamente  me  quedo  con  <<El  Llano  en  Llamas>> de  Juan  Rulfo,  es   imposible  olvidar  la   ternura  que  despierta  Macario.  Otro  de  mis  predilectos  es  Franz  Kafka,  esa  <<Metamorfosis>>  no  se  va  de  mí  memoria.  No  olvido  que  estaba  tan  emocionado  leyendo   <<Los  Miserables>>  de  Víctor  Hugo,  que  una  vez  me  di  una   ducha,  estaba   estudiando  teología,   se  me  ocurrió   poner   la   toalla  en  la  cama  para  secarme, no   hacía  tanto  frío.   Allí me   tenían   leyendo,  metido  en la  lectura,  sin  ropa.  Cuando  de  repente  tocan  la  puerta  de  mi  habitación  y  dicen:  te  hablan  por  teléfono.   Salí  de  mi   habitación  desnudo  sin darme  cuenta,  pues  era  tanta  la  fascinación  de  esa  lectura,  que  reaccioné  cuando sentí  en  mis  nalgas   el   aire   fresco  de  los  pasillos  del  seminario,  y   también  por  el   grito  del  compañero  al  verme  como  Adán,  bueno  con  un  poquillo  de  kilos  demás.

El  impacto  que  me  causó  <<La  Noche  de  Tlatelolco>> de  Elena  Poniatowska  no  se  borra  y  se  aferra  contra  Olvido,  por cierto un  gran  amigo  en  la  etapa  del  seminario  del  curso  introductorio,  me  hizo  una  broma, me  pidió ese  libro,  y  fue  cuando  me  di  cuenta  que  ya  no  estaba  en  mi  pequeña  biblioteca (ya  lo compré  de  nuevo) a parte del  gran  susto  que  me  sacaron.    Los   poemas  de  Ernesto  Cardenal,  recomendación  de  un  gran  maestro  Juan  Carlos  Bernal,  mejor  conocido  en  la  mafia  de  filosofía  del  seminario  como  el  “Chino  Bernal”,  que  cómo  le  encantaban    Los  Simpson.

No  puede  faltar  <<El Quijote  de  la  Mancha>> de  Miguel de  Cervantes,  qué  obra  me  estaba  perdiendo,  la  leí  terminando  mis  estudios  de  teología.

Te  parece  si  mejor  te  invito  un  café,  un  día  de  estos  que  la  vida  nos  regale  un  encuentro  Contigo  y  seguimos  platicando  de  mis  lecturas  que  son  infinitas,  a  pesar  que  soy  un  ser  finito”. Lo  que  si  te  puedo  compartir  en  este  ratito  de  lectura  que  nos  dedicas,  es  que la  literatura  me  ha  hecho  una persona  en  todo  su  sentido  de  plenitud,  y  eso  me  invita   a  no  cansarme  con  la  gente que  convivo  y  que  la  vida  me  va  regalando  su  tiempo  y  sus  encuentros,  la  esté  siempre  motivando   a  leer aunque  eso  depende  mucho  de  la  educación   que  reciban  y  hablo  de  la  Educación  con  letras  mayúsculas  y   en  su  sentido  más  amplio,  no  reducirla  a  la  que  se  imparte  en  las  escuelas,  sino   la  que  viene  de  papá  y  mamá.  De  ellos   viene  nuestra  formación,  si  los  papás  no   leen,  será   difícil  que  sus  hijas(os) lean.   Los  papás   están  llamados  a  incitar  a  leer  a  sus  hijas(os)  y  a  tener  buenos  libros  en  casa.

Es  un  gran  placer   leer,  no  sólo  es  una   distracción  muy  pedagógica,  sino  es  parte  esencial  para  la   formación  de  los  seres  humanos.

Entre  menos  se  lea,  será   más  pobre   tu  lenguaje  y  harás  más   duros y  cuadrados tus  prejuicios,  a  parte que   la   literatura  despierta   tu  sensibilidad  y  tu   imaginación.   Si no  lees,  es  más   peligroso  de  lo  que  crees,  pues   estarás   empobreciendo  tu  pensamiento  y  tu  diálogo.

Si  puedo  afirmar  de  tener  sentido  crítico,  eso  se  lo  debo  a  las   horas  que  le  dedico  a  la  lectura.   Hoy  más  que  nunca  necesitamos  de  un  sentido  crítico,  pues  nuestra  sociedad  necesita   estar  abierta  y  si  queremos  progresar   necesitamos   abrirnos  a  ser  una  sociedad  de   lectoras   y  lectores.

Gracias  a  todas  y  todos   aquellos  creadores,  que  es  lo  más  cercano  de  Dios  que  he  conocido  aquí  en  la  tierra,  si  he  conocido  a  Dios  lo  he  conocido  por  la  literatura.      Si  creo  en  la  eternidad,  es  aquella  que  ha  salido  de  la  literatura: ¿Qué  es  la  eternidad? Todo  pasa  y  el  tiempo  lo  acaba   todo,  solamente  la   literatura  es  eterna.

Claro,  también  esta  entrega  es  un  pequeño,  pero   gran  tributo  a  todas  y  todos  mis   lectores.  Que    sin  ustedes  no  estaría   escribiendo  ahora,  una  vez  más,  gracias.

@GofoAutor