Prosa perdida

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen tomada de es.pinterest.com

imagen tomada de es.pinterest.com

 

“Cuando  esté  en  las  puertas  del  cielo.

Esto  formará  parte  de  mi  videotape”.

<<Radiohead  de  su  rola: Videotape>>

 

Ya  no  sé  dónde  vivo,  pero  bastó  un   beso  tuyo  para  desencadenar  toda  la  furia  de  mi  vientre   reprimida,  que   tu  sexo   liberó.

No  digo  que  hayas  sido  el  único,  ni  el   último,  soy   una  creyente  de  los  instantes,  mi  existencia   está  hecha  de  trozos,  de  sobras,  no  tengo   tiempo   para  creer  en  Dios,  y   no   puedo   darme  el  lujo   de  creer  en  la  eternidad,  esas  banalidades  son  para  los  demás,  no  para  ti,  o  para  mí.

La  muerte  siempre  va  conmigo,  aunque  todavía  no  se  atreva  abrazarme,  pero  aquí  está  en  este  instante,  siempre   me  acompaña   cuando  tú no  estás  a  mi  lado.

¿A   quién  jodidos  le  importa  la  verdad   en  este  momento?

¿Qué  es  más  real,  la  verdad  o,  el amor?  Sólo   tengo   la  certeza,  de  que  te  tuve  entre  mis  piernas,  esa  es  la  única  realidad.

Ahora  mi  memoria  anda  deambulando  entre  las  sombras   de  tus  recuerdos,  que  con  el  paso  del  tiempo,  serán  reliquias   de  la  santificación  de  alguna  vez  probamos  la  juventud.

No   suelo  ser  de  esas  mujeres  que  viven  con  miedo,  sin  embargo,  ahora   tu  sola   mirada  me  llena  de  temores,  que  basta   uno  de  ellos  para  sentirme  viva,  el  volverte  a  mirar  a   tus   ojos.

Me  siento  atrapada  como  en  aquella  novela  de   Benedetti,  con   la  necia  ilusión  de  hacer  una  tregua  con  Dios.

Una  tregua  donde   no  sienta  la  necesidad  de   creer  en  ti,  como  con  ese  Dios:  que  no   crea  en  mí  y  no  creer  en  Él,  solo  dejarnos  en  paz,  ni  Él  ni  yo,  solo  creer  en  tus  besos,  aunque  hayan  sido  besos   fariseos.

Ya  no  me  reconozco,  me  he  convertido  en  una   ficción  nauseabunda,  en  una  historia  más   que  extraña,  cada   día   que  pasa  frente  a  mí,  me  convenzo   que  todo  lo  hemos  hecho  mal,  o   hemos  creído  equivocadamente.

El   rompimiento  de  la  memoria  tendrá   sentido,  para  alguien  que  no  sea   la    historia   que  he  sido  hasta  éste  instante ¡malditos   instantes!

Despertarás   en  algún  abril   y   darte  cuenta  que  estás  viva,  que   tal vez,  tomaste  la  vuelta  de  la  esquina  equivocada  ¿jodidamente  cómo  saber  que  estás  equivocada?

En  más  de  una  ocasión  luché   por  tu  sonrisa  escasa,  ahora  me  voy   al  exilio  de  la  patria  de  tu  cuerpo,  ya  no  recorreré  los  mapas  de  aquel  cuerpo  que  me  llevo  a  sentirme  viva,  más  que   viva,  tal  vez,  nunca  te  des  cuenta  lo  que  un beso   tuyo  despertaba  a  media  noche.

Contigo  no  existía  la  normalidad,  eres  un  caos,  ese  orden  que   casi   medio  mundo  le  tiene  miedo,  ahora  la  gris  rutina   ha   vuelto,  y  de  verdad   que  es  una  asesina.

Tu   llegada  era   como  una  bomba  lanzada  como  un  golpe  de  Estado,  desestabilizabas   todo.

Mis   sueños  ahora  son   espesos,  como  aquellos  cuando  duermes  despierta,  siempre  me  persigue  la  duda.   La  duda  si  fuiste  real,  o   fuiste  un  personaje  que  me  inventé  para  no  sentirme  sola.

Quisiera  desaparecerme  como   tú  lo  haces  ahora,   ser   como  aquellas  estrellas  fugaces,  o   simplemente   ser  como  los  besos  de  los  marineros  que  desaparecen   en  cada   puerto  que  visitan   y  se  van  desdibujando   entre  la  mar.

Tu   ausencia   es  como la  explosión  de  una  granada  de  fragmentos,  que  me  deja   toda   aturdida,  al  no  escuchar  tus  pasos  y  juntos   con  ellos  verte  llegar,  solo  está   ese  zumbido   en  los   oídos  que  te  desesperan  y   creer  que  está   cerca  la  muerte,  pero  no  llega.

Ahora   escribir  me  resulta  sospechoso  y  clandestino,  no   porque  infrinja  alguna  ley,  sino,  porque  nunca  supe  ser  la  revolución  que  necesitabas.

Nuestros  enemigos  no  lo  son  el  tiempo,  las  distancias,  la  vejez,  los  dogmas  o,  las   reglas  morales,  somos  nosotros  mismos ¿estaremos  vivos   para  nuestro  encuentro?

Vivir  en  la  clandestinidad  de  tu  amor,  es  una  postura  ante  la  realidad  que  nos  pintan.  La  lectura  de  tus   escasos  mensajes  se  han  vuelto  un  combate  ante  la  desmemoria.

No  se  puede  quedar  así  una,  tiene  que  vaciarse  toda  de  ti  hasta  la  más  mínima   gota  de  tu  saliva  en  mi  cuerpo  reseco  como  el  desierto,  por la  falta  de   tus  manos  recorriendo  éste  cuerpo.

La  esperanza,  ese  error  humano  y  de la  imaginación,  llega  a  decirme  que  al  fin  al cabo,  lo   único  real  es  la  muerte.

Me  aferraré  a  la  existencia,  hasta   sobrevivir  en  tu  memoria,  será  acaso  lo  único  que  sobrevivirá  después  de la  muerte,  no  creo  que  sobreviva  algo  de  nuestra  existencia  cuando  llegue  la  muerte.

“Esta  es  mi  manera  de  decir  adiós. . .

Porque  sé  que  hoy  es  el  día  más  perfecto  que  jamás  he  visto”.

<<Radiohead: Videotape>>

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

@GofoAutor

Mirada fugaz

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de merello.com

imagen de merello.com

.

La  mirada  de  ese  caballo.

Podría  decir  que  me  dio  paz.

Tal  vez,  era  lo  que  necesitaba.

O,  simplemente  verte  llegar  desde  lejos.

 

¿Por qué  me  miraba  ese  caballo?

¿Le  daba  lástima?

¿Me  miraba  con  misericordia?

O,  ¿era  una  mirada  de  burla  con  condena?

 

El  sol  daba  ya  en  mi  rostro.

La  gente  pasaba  y  hacía  como  si no  existiera.

3  colillas  de  cigarros  adornaban  el  asfalto.

El  miedo  volvía  contigo  al  tenerte  de  frente.

 

Me  extasié  con  la  mirada  de  ese  caballo.

La  única  mirada  sincera  que  me  ha  atrapado.

No  me  reprochaba  nada.

Cruzamos  nuestras miradas y nos dimos cuenta.

 

Como  tú  ahora  nos  miramos  y  no  sabemos  nada.

No  entendemos  que  somos.

2  locos  solitarios  arrojados.

Haciendo  como  que  olvidamos  y  dañándonos.

 

No  caemos   en la  cuenta.

Que  nos  vamos  a  morir.

Sin  darnos  cuenta.

Que  solo  nos  encontramos  una  vez  más,  antes  de  nuestra  muerte.

 

Nos  aferramos  a  creer  en  el  amor.

Porque  tenemos  miedo.

Darnos  cuenta  que  no  existe  nada.

Y  que  no  vamos  a  ningún  lado.

 

No  queremos  saber.

O,  hacemos  como  los  que  no sabemos.

Mejor  vivimos  en  la  ignorancia  del  amor.

Para  amarnos  y  curarnos.

 

De  esta  enfermedad  necia.

Que  se  llama  existencia.

Misma  qué  no  sabemos  nada  de  ella.

Hasta  que  te  mira  una  caballo.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

 

Mi esencia en el diván

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen tomada de mx.fotolog.com/

imagen tomada de mx.fotolog.com

 .

Fui  el  que  alguna  vez  piensa  en  ti

el  que  se  aventuró  como  Indiana  Jones

a  dedicarte  una  canción de  amor.

 

El  que  no  cierra  los  ojos

sin  antes  romper  la  virginidad  de  estas  páginas

con  el  semen  negro  de  la  tinta que forman palabras que van  a  ti.

 

El  que  sueña  contigo  y,

dirá  mañana no  extrañarte

como  el  niño  dice  no  echar  de  menos  la  hora  de  recreo.

 

Moriré   imaginando  la  utopía

de  que  algún  día  este  pueblo  se  revelará

como  el  día  que  resucitó  el  viejo  PRI.

 

El  que  atraviesa  las  tripas  de  esta  ciudad

sólo  para  verte  un  instante

detrás  de  ese  vidrio  en  tu  trabajo.

 

El  que  busca  tu  sonrisa

como  un  cachito  de  cielo  y,

tener  la  certeza  de  que  la  eternidad  existe.

 

El  que  duerme  contigo  y,

mañana  no  estará  como  los  besos  de  los  marineros

pero,  alerta  a  que  la  existencia  nos  regale  otro  encuentro.

 

Aquél  que  regresará  a  tu  lecho  de  tu  vientre

fiel  y  devoto  como  un  monje

como  el  leproso  que  regresó  de  los  10  que  eran.

 

Llegar  a la  conclusión  de  que  me  amas

como  Friedrich  Nietzsche   llegó  a  descubrir

de  que  el  hombre  había  matado  a  Dios.

 

Ese  fui

el  que  una  vez  al  día

se  enamora  más  de  ti.

 

Desvanecer…

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

 

Twitter  @GofoAutor

 

gofo007@hotmail.com

Entre el amor y la libertad

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 ..

"Camina en soledad" by Charo Martin Mejias en artistasdelatierra.com

“Camina en soledad” by Charo Martin Mejias en artistasdelatierra.com

.

¿Quién  soy?

Estoy  obligado  a  saberlo

Según   quién

Para  qué. . .

 .

¿A  quién  amo?

¿A  quiénes  amamos?

¿Para  qué  amamos?

¿A  dónde  nos  lleva  el  amor?

 .

No  sé

Ni  me  interesa

Nada  de  esto

Ni  tú  ni  yo

 .

¿Qué  me  equivoqué?

¿Perdí  a  alguien?

¿Qué  no  soy  adulto?

¿Qué  no  dejo  hablar?

 .

Bien,  soy  yo

Simplemente,  un  ser  humano

Demasiado  humano

Diría  Nietzsche.

 .

Entre  el  amor

Y  la  libertad

Me  quedo

Con  la  libertad.

 .

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

Conste

Escrito por: Hugo Téllez Chávez

.
"Ninfa" imagen de artistasdelatierra.com

“Ninfa” imagen de artistasdelatierra.com

.
Recámara de ansiedad-
.
Por un espacio al éxtasis, cuando la más mediocre idea, sobre mi cuerpo, es la felicidad
.
Quise demostrarte tu valor.
.
Con el aún marginado interés de ahogarte, vagueo en decir tu nombre
.
Sólo, para conmover lo seco de tus anhelos.
.
Mañana no tendré con que justificar lo perdido, será inútil tratar de integrar tu desesperada ambición a mi pasado.
.
-Florece
.
Eres angustia en lo insalubre del acto, en el exceso, en lo perturbado del aire, lo que tocas, y sólo, por vérsele un final.
.
Cada momento tuyo, esclavo, se queda aquí, para impregnar de mujer mis resquicios del gusto
.
-Aquí, vienen a fundirse a manos, las inquietudes de la urgencia, aquí se corresponden las necesidades con las apariencias, aquí, se hace inocua toda sombra de aspiración corpórea, aquí se pierde todo, en único afán de enterarle poco al tiempo
.
Alguna vez, algo de esto hicimos para comunicarnos
.
-Cada mañana me creo la misma mentira, entregándome a la misma ficción
.
Mientras la noche
.
Derrama en ansiedad la esperanza, de no dejar de ti nada
.
 
 

La permanencia como MuJER

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán


“No  podemos  conseguir  un  futuro  ya   hecho,  comprarlo  para  tenerlo  de   reserva   y  saber  con  cierto  alivio  que  estamos  salvadas. . . ¿De  qué?. . . Pero  si  podemos  plasmar  un  presente  que  nos  abra  caminos  y  nos   guíe  de  algún  modo,  esto  nos  dará  un  significado ¿Estaremos  salvadas? ¿De  qué?”.

Ana  Liza. . . Tan  siempre  con  cariño.

.

¿Qué  es  la  insistencia?

¿Algo  de  ella  tendrá  que  ver  con  la  persistencia?

¿Será  resistencia?

¿Sólo  será  la  existencia?

 

¿Cómo  defino  la  insistencia?

¿Ella?

¿Y,  qué  hay  con  ella?

¿Una  estrella  fugaz?

 

¿La  memoria  tendrá  que  ver  algo  aquí?

 

Semana  tras  semana

Día  tras   día

Hora  tras  hora

Minuto   a  minuto

 

La  persistencia  se  hace  real

Con  la  insistencia terca

 

¿Quién  persiste?

¿Tú  o  ella?

¿Es  la  insistencia?

¿O  la  persistencia  de  estar  vivos?

 

¿Y,  qué  infierno  no  es  la  felicidad?

 

Sin  embargo,  estás  tú:

 

Tan  siempre  complaciente

Tan  siempre  llena  de  ganas

Tan  siempre  tus  besos  apasionados

Tan  siempre  aliento  que  llena  mi  boca

Tan  siempre  allí  cuando  no  te  espero

Tan  siempre  llena  de  vida  y  libertad

Tan  siempre  tu  sexo  saciando   mi  hambre

Tan  siempre  plenitud  y  significado

Tan  siempre, tus  brazos  que  cobijan

Tan  siempre,  el  siempre  eterno

Tan  siempre, cobra  sentido  la  existencia  cuando  estoy  frente  a  ti

¿Qué  es  la  insistencia  y  la  persistencia?

Tú. . .

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Faceboock  Adolfo  Huerta  Aleman.

 

 

 

Perdón por la pregunta

Autor: Adolfo Huerta Alemán 

.

.

¿Cómo  ensalzarte?

¿Inventarte  letanías?

¿Palabras  amorosas  como  Pablo  Neruda?

¿Convertir  tu  sangre  en  chocolate?

.

¿Cómo  ensalzarte?

¿Crear  una escultura?

¿Dar  un  paseo  por  las  calles  de antaño?

¿Una  piedra  lunar?

.

¿Cómo  ensalzarte?

¿Hacer  un  clon  tuyo?

¿Ser  una  estrella  de  Hollywood?

¿Escribir  los  versos  más  alegres  esta  noche?

.

¿Cómo  ensalzarte?

¿Ser  música  que  llegue  a  tu  alma?

¿Pintar  con  un  arcoíris  tu  nombre?

¿Tu  rostro  en  rosas?

.

¿Cómo  ensalzarte?

¿Gritar  que  existes?

¿Ser  las  manos   que  te  crearon?

¿Una  vena  cerca  de  tu  corazón?

.

¿Cómo  ensalzarte?

Si  Tú  misma,  eres  más grande  que  la  creación.

Eres  la  belleza  viva.

La  poesía  escrita  con  tinta  de  mi  semilla.

.

¿Cómo  ensalzarte?

Si  en  Ti  veo,  al  ser  más  real  que  ni  Dios  mismo  es.

Si  en  Ti  veo,  la  existencia  mía.

Si  en  Ti  veo,  a  la  MuJER.

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

El Vuelo del colibrí

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

Llegas  como  un  colibrí.

Pequeño  y  virgen,

a  mi   flor  de  la  vida.

.

Nada  de  esto,  tal  vez,  sea  cierto.

.

Quién  dirá,

que no  fui  yo.

El  que  te  ha  buscado

.

¡Ninguna  de  éstas!

.

Ni  Tú,  ni  Yo,

nos   hemos  buscado.

.

Simplemente,  antes,

de  nuestra  muerte.

Nos  hemos  encontrado.

.

P.D.

De  vez  en cuando,

logro  ver  un   colibrí.

Es   imposible  no   pensar  en  Ti.

.

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Confesiones de un ingenuo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 .

Me  encanta  cuando alguien  se  acerca  y  me  dice: “se  nota  que  te  encanta  leer”,  a  lo  que  confirmo  con  una sonrisa  acompañada  de  un  ¡sí!  cual  si  fuera  un  niño  con  un  helado  de  chocolate.  Seguido a eso espetan la segunda pregunta:   ¿Cuál  es  tu  libro   favorito?… Cuando  me  hacen  esa  pregunta  viene  la  memoria  a  platicar  un  rato  con  su  servilleta,   me  imagino  en  un  mar  llenos  de  libros,  saben,  soy  feliz  con  la  decoración  de  mí  habitación,  pues  está  llena  de  libros,  hileras  de  ellos,  cientos  de  ellos,  como  rascacielos.

Son  ellos  desde  mí  época  seminarística  los  que  me  han  acompañado  en  mis  ratos  de  soledad.  La  soledad  no  es  tan mala  cuando  invitas  a  la  literatura a hacerte  compañía.

Los  primeros  años  de-formación  en  el  seminario  me  levantaba  temprano  para leer;  leía  y  luego  rezaba.   Ese  hábito  tuvo   que  cambiar  después  de  mi  año  de  magisterio  en   Piedras  Negras,  Coahuila,  después  del  año  dos mil.  Leía  de  noche,  y  así   es   hasta  ahora,  no  puedo  dormir  sino  he  leído  durante  el  día.   A  veces  ya  es  de  madrugada  y  digo:  bueno  leeré  un  rato  en  la  cama,  y  ya  cuando  acuerdo  pasaron  dos  horas.

Siempre  hago  el  amor  con  tres  de  ellas:  la  literatura  es  la  primera,  después  le  sigue  la  poesía,  claro  no  puede  faltar  a  la  cita  la  filosofía.   Y. . . Pues  la  teología  con  ella  casi  no    hago  el  amor,   sabrán  por qué,  es   media  complicada,  no  digo  que  no  la   comprenda,  sino  más   bien   a  esa  la   dejamos  para  cuando  tengamos  unos  sesenta  años,  bueno  si  es  que  llego.

Aunque   lo  traiga   en  la  memoria,  definitivamente  me  quedo  con  <<El  Llano  en  Llamas>> de  Juan  Rulfo,  es   imposible  olvidar  la   ternura  que  despierta  Macario.  Otro  de  mis  predilectos  es  Franz  Kafka,  esa  <<Metamorfosis>>  no  se  va  de  mí  memoria.  No  olvido  que  estaba  tan  emocionado  leyendo   <<Los  Miserables>>  de  Víctor  Hugo,  que  una  vez  me  di  una   ducha,  estaba   estudiando  teología,   se  me  ocurrió   poner   la   toalla  en  la  cama  para  secarme, no   hacía  tanto  frío.   Allí me   tenían   leyendo,  metido  en la  lectura,  sin  ropa.  Cuando  de  repente  tocan  la  puerta  de  mi  habitación  y  dicen:  te  hablan  por  teléfono.   Salí  de  mi   habitación  desnudo  sin darme  cuenta,  pues  era  tanta  la  fascinación  de  esa  lectura,  que  reaccioné  cuando sentí  en  mis  nalgas   el   aire   fresco  de  los  pasillos  del  seminario,  y   también  por  el   grito  del  compañero  al  verme  como  Adán,  bueno  con  un  poquillo  de  kilos  demás.

El  impacto  que  me  causó  <<La  Noche  de  Tlatelolco>> de  Elena  Poniatowska  no  se  borra  y  se  aferra  contra  Olvido,  por cierto un  gran  amigo  en  la  etapa  del  seminario  del  curso  introductorio,  me  hizo  una  broma, me  pidió ese  libro,  y  fue  cuando  me  di  cuenta  que  ya  no  estaba  en  mi  pequeña  biblioteca (ya  lo compré  de  nuevo) a parte del  gran  susto  que  me  sacaron.    Los   poemas  de  Ernesto  Cardenal,  recomendación  de  un  gran  maestro  Juan  Carlos  Bernal,  mejor  conocido  en  la  mafia  de  filosofía  del  seminario  como  el  “Chino  Bernal”,  que  cómo  le  encantaban    Los  Simpson.

No  puede  faltar  <<El Quijote  de  la  Mancha>> de  Miguel de  Cervantes,  qué  obra  me  estaba  perdiendo,  la  leí  terminando  mis  estudios  de  teología.

Te  parece  si  mejor  te  invito  un  café,  un  día  de  estos  que  la  vida  nos  regale  un  encuentro  Contigo  y  seguimos  platicando  de  mis  lecturas  que  son  infinitas,  a  pesar  que  soy  un  ser  finito”. Lo  que  si  te  puedo  compartir  en  este  ratito  de  lectura  que  nos  dedicas,  es  que la  literatura  me  ha  hecho  una persona  en  todo  su  sentido  de  plenitud,  y  eso  me  invita   a  no  cansarme  con  la  gente que  convivo  y  que  la  vida  me  va  regalando  su  tiempo  y  sus  encuentros,  la  esté  siempre  motivando   a  leer aunque  eso  depende  mucho  de  la  educación   que  reciban  y  hablo  de  la  Educación  con  letras  mayúsculas  y   en  su  sentido  más  amplio,  no  reducirla  a  la  que  se  imparte  en  las  escuelas,  sino   la  que  viene  de  papá  y  mamá.  De  ellos   viene  nuestra  formación,  si  los  papás  no   leen,  será   difícil  que  sus  hijas(os) lean.   Los  papás   están  llamados  a  incitar  a  leer  a  sus  hijas(os)  y  a  tener  buenos  libros  en  casa.

Es  un  gran  placer   leer,  no  sólo  es  una   distracción  muy  pedagógica,  sino  es  parte  esencial  para  la   formación  de  los  seres  humanos.

Entre  menos  se  lea,  será   más  pobre   tu  lenguaje  y  harás  más   duros y  cuadrados tus  prejuicios,  a  parte que   la   literatura  despierta   tu  sensibilidad  y  tu   imaginación.   Si no  lees,  es  más   peligroso  de  lo  que  crees,  pues   estarás   empobreciendo  tu  pensamiento  y  tu  diálogo.

Si  puedo  afirmar  de  tener  sentido  crítico,  eso  se  lo  debo  a  las   horas  que  le  dedico  a  la  lectura.   Hoy  más  que  nunca  necesitamos  de  un  sentido  crítico,  pues  nuestra  sociedad  necesita   estar  abierta  y  si  queremos  progresar   necesitamos   abrirnos  a  ser  una  sociedad  de   lectoras   y  lectores.

Gracias  a  todas  y  todos   aquellos  creadores,  que  es  lo  más  cercano  de  Dios  que  he  conocido  aquí  en  la  tierra,  si  he  conocido  a  Dios  lo  he  conocido  por  la  literatura.      Si  creo  en  la  eternidad,  es  aquella  que  ha  salido  de  la  literatura: ¿Qué  es  la  eternidad? Todo  pasa  y  el  tiempo  lo  acaba   todo,  solamente  la   literatura  es  eterna.

Claro,  también  esta  entrega  es  un  pequeño,  pero   gran  tributo  a  todas  y  todos  mis   lectores.  Que    sin  ustedes  no  estaría   escribiendo  ahora,  una  vez  más,  gracias.

@GofoAutor

El Breve Espacio de Pablo Milánes ¡Sí, existe!

Autor: Adolfo Huerta Alemán



No  te imaginas  su  existencia
y, sin  embargo  existe
existe  hasta  que  ves su rostro
comienza  la  creación a  partir de escuchar  su  voz. 

Es un  paréntesis  en  tu  historia
mueve  todos  todos  tus  esquemas
destruye  todos  tus  prejuicios
y, hace  de  las  suposiciones  algo  sin  importancia.

Hija  del  equilibrio  cósmico
se  hace  llamar  a sí  misma  Hija de  Dios
sin  ninguna  religión,   sin  pertenecer a  una  iglesia, sin  la  necesidad  de  un  Dios
es  libre,  cosa  rara  en  éstos  días. 

Con  ella,  el  tiempo  por  un  instante
deja  de  ser  el  verdugo
que  cuenta  tus  días,  y
te  recuerda  que  sólo  existes  para  morir.  

Ella  misma  es  la  eternidad
y,  deseas  ser  tocado  por  ella.

El  sueño  como  lo  entiende  Sor  Juna  Inés  de la  Cruz
se  hace  real
se  hace  existencial
se  hace  histórico,  con  ella.  

Con  ella  no  van  los  esnobismos  de  la  sociedad  puéril
hace  relucir  la  ignorancia  y  la  superficialidad
de  los  que  no  se atreven  a  vivir
la  muerte  es  sólo  un  instante  para  hacerte  eterno. 

Pensé  que  no  existía  “El  Breve  Espacio  de  Pablo  Milánes”
sin  embargo,  con  ella  existe
la  canción  se  hace  experiencia
la  canción  se  hace  vida
la  canción  se  hace  parte  de  ti. 

Si,  me  preguntas  qué  recuerdo  de  ella,
a parte  de  su  voz,  sus  ideas,  su  tertulia. 

Sus  piernas
las  tiene  bien  torneadas
no  pude  evitar  ver  su  piel
mis  ojos  las   tocaron en  más  de  una  ocasión. 

Me  ví  reclinado  en  sus  piernas
cual  si  fuera  mí  musa  hablándome  de  las  revoluciones  pendientes.    

Con  ella  se  hace  el  amor
comenzando  con  las  miradas.

Es  la  misma  literatura  hecha  vida
es  poesía  hecha  mujer
es  filosofía que  te  compromete  a  pensar. 

¡Es  la  revolución
que  aún  no  termina!

Lo  mejor  de  todo
es  que  es  mujer,
no  es  perfecta,  sin  embargo
se  acerca  a   la  más  divino
que  pude  imaginar  y  no  encontraba  en  los  libros  de  teología.

Fue  perfecta  esa  noche
o,  simplemente  soñé
como  canta  Milánes.