¿Fue el Diablo? Uy qué miedo.

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen tomada de noteliesmasadroga.blogspot.mx

l

Dirijo   éste   escrito  a  las  mujeres  y  hombres  de  convicción  bondadosa,  a los  católicos – católicas, cristianos – cristianas   actuales  que  buscan  una  verdadera  religiosidad   y  espiritualidad   de  compromiso   histórico,  aquí  en  nuestro  mundo,  que  es   nuestro   hogar  y  dejemos  a   un  lado  una  religión  mágica  –  supersticiosa,  que  fomenta  a   huir  de  los  problemas  reales  que  asechan  a  la  humanidad,  más  para  aquellos  que   sufren  injusticias,  carecen  de   lo  más  esencial,  y   que  necesitan  de  nuestra  solidaridad.   

 

Una  señora  me  pide  que  le  rocíe  con  agua  bendita  su  monedero,  para  que  le  rinda  su  dinerito  toda  la   semana.   Una  madre  me  implora  que  le  bendiga  la  cabeza  de  su  hijo  que  va  a  presentar  examen  profesional;   un  matrimonio  me  solicita que  le  bautice  a  su  niña  para  que  le  corte  la  cola  del   Diablo.   Hacia  los  2: 27 A. M.  de  un  martes  suena  mí  celular,  para  ir  a  un  domicilio,  pues  supuestamente  una  joven  está   poseída  por  el  Demonio.  Debo   decir,  que  esa  madrugada  no  había  ninguna  posesión  demoníaca,  simplemente  la  joven  estaba  haciendo  su  berrinche,  porque  sus  padres  no  la  habían  dejado  ir  a  un  concierto a  Monterrey,  de  su  cantante  favorito.

Así  te  puedo  seguir  compartiendo  muchas  experiencias  reales,  de  supuestas – falsas   brujas  y  hechicerías,  de  bendiciones  que  traigan  abundancia,  de  posesiones  diabólicas,  de   historias  de  fantasmas  y  del  fin  del  mundo.

Todo  esto  me  lleva a preguntarme,  por qué,  nuestra  espiritualidad   no  ha   podido  superar  la  superstición  que  seguimos  arrastrando   de  siglos   atrás.  ¿Por qué  seguir  fomentando  la  creencia  de  un  supuesto   Demonio?  Porque  creer  que  él;  Lucifer,  está  presente  en   todas  partes  y  es  él,  el  que  me  tienta  a  hacer  el  mal.

¿Cómo  catalogar    estas  prácticas  de  nuestra  gente?  Podríamos  afirmar    que  son  producto  de  la   locura   humana;  de  fanatismos  necios    y   tradicionalistas   obtusos  o,   podemos   pensar   que  son  testimonio   de  la  grandiosa   capacidad  del  ser humano  para  comprender  la  vida  y   el   universo  que  nos  rodea.

De  lo  que  sí,  estoy  convencido,  es  lo  que  me  recuerda   el  Evangelio  según  San  Juan  en  su  capítulo  10, 10. “Unos  han  venido  a   robar,  a  matar  y  a  destruir,  mientras   yo  he   venido,  para  que  tengan  vida  en  abundancia  y   vida  en  plenitud”.    Ésta  sentencia  que  nos  deja  Jesucristo   resuena  en  lo  más  hondo  de  mí  conciencia  y  me  recuerda  siempre,   que  en  eso  consiste  la  misión  de  Jesús,  nos  vino  a   traer  un   proyecto  que  es  el   Reino,  que  se  va  haciendo  real,  en la  medida  que  vivamos  en  plenitud,  esa  plenitud  nos   lleva  al  amor  y  ese  amor  nos  lleva  a  comprometernos   con  la  búsqueda  de la  justicia  desde  nuestra   realidad.

Por  eso  afirmo,  que  todas  las   supersticiones,  las   supuestas   brujerías,   seguir  fomentando  una   espiritualidad   torcida  y   errónea,  una   supuesta   existencia  del  Demonio,  no  ayuda  en  nada  a   vivir  una  verdadera   espiritualidad,   que  nos  lleve  a  un  real  compromiso  con   nuestra   Historia,  mucho  menos  a  vivir   en  plenitud.

Desde  la  antropología  filosófica   nos   descubre  que  en   todas  las  culturas   religiosas  antiguas,  han  cultivado   el   prejuicio   de  la  existencia  de  seres  espirituales  malignos,  que  nos  poseen  para  hacer  el  mal,  de  allí   la   necesidad  de  inventar  cultos,  ritos  y  sacrificios   para  ganarse  su  benevolencia   y  calmar  su  ira.

No  podemos  negar,  que   la  Sagrada  Escritura   que  se  escribió  antes  y  después  de  Cristo,  no  está   exenta  de   utilizar  el   folclor   que  reina  en  esas   culturas,  con   seres   fantasmagóricos   y  demoníacos   que   provienen  de   lugares  malditos   de   lo   más   profundo  de  la   tierra.

Estoy  plenamente  convencido,   que  si  existe  Dios,  éste  nos  creó  libres,  con  la  capacidad  de  optar  para  hacer  el  bien  o  el  mal,  está  en  cada  uno – una  de  nosotros,  de  nuestro  libre  albedrío,  el  poder  de  decidir.   Por  lo  tanto,  el   bien  y  el  mal  dependen   de la  Mujer – Hombre,  es  la  aventura que  vivimos  de  nuestra  libertad  y  el   fundamento    de   nuestra   opción,  esto   es  la  prueba  de  nuestra   libertad,  decisiva  e  irrepetible  para  cada  uno – una  de  nosotros.

Entremos  en  el  terreno  de  la  fe.  La  fe  es  una  exigencia  y  una  decisión  concreta,  con  respecto  de  nuestra  inteligencia  a  creer  en  un  Dios  y  en  su  proyecto  de  amor,  éste  amor   me  lleva  a  la  plenitud,  o  viceversa,  nos  conduce  a  nuestro  desarrollo  humano,  para  buscar  la  justicia  entre  la  humanidad,  por  lo  tanto,  vivir  mejor.

Si   existiera   supuestamente  un  Diablo,  se  vendría  abajo  todo  el  proyecto  de  Dios,  revelado  por  su   Hijo.   Fuera  una  mentira   nuestra  libertad,  entonces  seríamos   títeres  de  Dios   y  del  Diablo,  en  este  caso;  a  los  dos  los  mandaría  a   freír  espárragos,  pues,  no  tendría  ningún  sentido  nuestra   libertad.   Es  como  si  estuviéramos  en  una  cancha  de  fut bol  soccer,  en  un   jueguito,  haber  quién  se  gana  más  adeptos,  si  el  Diablo  o  Dios.    Es   por  eso,  que  no  estoy   dispuesto  a  ser  un  maniquí  de  nadie.

Tal  vez,  a  más  de una – uno  que  están  en   las  altas  esferas  del   poder (sea  el  Gobierno  o  la   Iglesia),  les   conviene  que  sigan  fomentando  el  mito   del   Diablo,  pues,  en  épocas  de  crisis,  el   miedo  siempre  es   una  herramienta   para  mantener  sometido  al   pueblo,   lo  podemos  ver  hoy  en  día,  con  la   supuesta   y  espuria “Guerra  contra  el  narco”  no  es  otra  cosa,   que  un   laboratorio  de  experimentación para   producir  shock  entre  la  población.   Siempre   desde   tiempos  memorables  el  miedo  ha  sido  utilizado  por  los  políticos,  gobernadores,  religiosos  y  pastores  para   aquietar   a   su   pueblo,  para  mantenernos  esclavizados  y  enajenados.

También   el   mito  del   Demonio  es   un   negocio   y   trafica   con   muchos  adeptos,   por  eso  a   muchos  les  conviene   seguir  cultivando  el  mito  del  Diablo,  es  negocio  muy  jugoso.

Más  aquí,  en  nuestro   México,  para  echarle   la  culpa  de  nuestros  males,  no  hay como  culpar  al   Diablo,  para  esquivar   nuestra   responsabilidad   histórica.  Como  en   época   de  la  Edad  Media,  en  pleno   siglo  XXI,  Satanás   se   vuelve  a  ser  presente  en  nuestra   vida  cotidiana.  Ahora  más,  con  el   internet  al  alcance  de   todos,  checa   todo  las  supuestas  sectas  satánicas  que   puedes  encontrar  en   Google.   Solamente   crean   más  incertidumbre  y  miedo   entre   la  población  para  que  no   piense,  no  se  junten,  no  se  organicen,  no  comiencen   reales   procesos  de  crecimiento  hacia  una   ciudadanía   adulta   y   más   responsable.

Lo   más   ridículo,  es  que  la  Iglesia   católica  y  demás   corporaciones – sectas  cristianas evangélicas,  invoquen  al   Señor   de las  Tinieblas,  solo  quieren  reafirmar  el  poder  de  sometimiento  por  medio  de   mitos,  de  prejuicios   y  miedos  entre  la   humanidad.

En  épocas   inciertas  como  las  que   vivimos,  plagadas  de  injusticias,  de  matanzas,  de   guerras,  de  epidemias,  de  indiferencia, de  ignorancia   y  pasividad.

El  miedo   retorna  con  muchos  rostros: el  nuevo  PRI,  narcotráfico,  trata  de  blancas,   enfermedades   inventadas  como  la  gripe  porcina;  sodomitas,  chupacabras, el  Ángel  Caído ¿Quién  sigue  para  echarle  la  culpa  de  nuestras   irresponsabilidades  e  injusticias?

 

No  existe  el  Demonio ¡Basta  de   buscar  culpables!  Seamos   racionales  y  responsables,  con  lo  que  me  toca: asumir   nuestra   responsabilidad   histórica.

¿Príncipe  de  la   Oscuridad?  No  será,  más   bien,  una   metáfora  de   nuestra  eterna   lucha  que  se   desarrolla  en  nuestra   inteligencia   y  corazón,  de  estar  condenados  siempre  a  decidir,    por  el   bien  o   por  el   mal.

Seamos  adultas – adultos  y  optemos   por  una  espiritualidad  sin  mitos.  Jesucristo  nos  da  el   proyecto  que  nos  explora   a  la  misma  realidad,   para  llegar  a  lo  más   hondo  de   nuestro  corazón,  que   son   nuestras  motivaciones.   El  Hijo  del  Padre  viene  a  liberarnos  de   todos  nuestros  miedos,  que  no  permiten  ver  nuestra  grandeza  y  libertad,  para   vivir  en   completa   plenitud.

“La  explicación  de  las  creencias  y  las  conductas  religiosas  debe  buscarse  en  la  manera  en  que  funciona   la   mente  de  los  hombres”.

Pascal   Boyer  en <<Y  el   Hombre  creó   a  los  dioses>> Ed.  TAURUS  2001.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

6 pensamientos en “¿Fue el Diablo? Uy qué miedo.

  1. Pobre tipo mal sacerdote, dices que no eres títere de nadie, y eres el juguete preferido del demonio que dices “no existe” y tu eres su fiel discípulo, haciendo que más almas de pierdan y confundan gracias a ti. Si no existiera el demonio, Dios no se habría hecho hombre para dar su vida por nosotros y nuestra salvación, entonces ¿a que vino Dios al mundo? si el demonio no existiera vano sería su sacrificio ¿no crees?. ERES UN HEREJE. Ojalá alguna vez te arrepientas y pidas perdón a Dios por tantas tonterías que dices y haces, hay que rezar a Jesús por tu conversión, y porque no conozcas el infierno y al mismo demonio en persona cuando te toque rendir cuentas ante el Supremo Juez que es nuestro amado Padre Celestial. Dios te ayude a ver la luz y a dejar de servir al demonio.

  2. se nota q no tienes la mas minima nocion de antropologia y mucho menos de religion. Estas negando toda la Sagrada Escritura y convirtiendo el catolicismo en una mera secta. Me da un ligero presentimiento que has leido a Sartre jjjajajaja, no te culpo, no cualquiera puede comprender eso…

  3. Que estúpido eres. Si niegas al maligno niegas pues el sacrificio de Jesucristo por nuestros pecados. ¿Cuál es tu finalidad cura ridículo? llevas a las almas a la perdición. Recuerda que a ustedes se les pedirá mayor cuenta.

  4. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s