Confesiones de un ingenuo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 .

Me  encanta  cuando alguien  se  acerca  y  me  dice: “se  nota  que  te  encanta  leer”,  a  lo  que  confirmo  con  una sonrisa  acompañada  de  un  ¡sí!  cual  si  fuera  un  niño  con  un  helado  de  chocolate.  Seguido a eso espetan la segunda pregunta:   ¿Cuál  es  tu  libro   favorito?… Cuando  me  hacen  esa  pregunta  viene  la  memoria  a  platicar  un  rato  con  su  servilleta,   me  imagino  en  un  mar  llenos  de  libros,  saben,  soy  feliz  con  la  decoración  de  mí  habitación,  pues  está  llena  de  libros,  hileras  de  ellos,  cientos  de  ellos,  como  rascacielos.

Son  ellos  desde  mí  época  seminarística  los  que  me  han  acompañado  en  mis  ratos  de  soledad.  La  soledad  no  es  tan mala  cuando  invitas  a  la  literatura a hacerte  compañía.

Los  primeros  años  de-formación  en  el  seminario  me  levantaba  temprano  para leer;  leía  y  luego  rezaba.   Ese  hábito  tuvo   que  cambiar  después  de  mi  año  de  magisterio  en   Piedras  Negras,  Coahuila,  después  del  año  dos mil.  Leía  de  noche,  y  así   es   hasta  ahora,  no  puedo  dormir  sino  he  leído  durante  el  día.   A  veces  ya  es  de  madrugada  y  digo:  bueno  leeré  un  rato  en  la  cama,  y  ya  cuando  acuerdo  pasaron  dos  horas.

Siempre  hago  el  amor  con  tres  de  ellas:  la  literatura  es  la  primera,  después  le  sigue  la  poesía,  claro  no  puede  faltar  a  la  cita  la  filosofía.   Y. . . Pues  la  teología  con  ella  casi  no    hago  el  amor,   sabrán  por qué,  es   media  complicada,  no  digo  que  no  la   comprenda,  sino  más   bien   a  esa  la   dejamos  para  cuando  tengamos  unos  sesenta  años,  bueno  si  es  que  llego.

Aunque   lo  traiga   en  la  memoria,  definitivamente  me  quedo  con  <<El  Llano  en  Llamas>> de  Juan  Rulfo,  es   imposible  olvidar  la   ternura  que  despierta  Macario.  Otro  de  mis  predilectos  es  Franz  Kafka,  esa  <<Metamorfosis>>  no  se  va  de  mí  memoria.  No  olvido  que  estaba  tan  emocionado  leyendo   <<Los  Miserables>>  de  Víctor  Hugo,  que  una  vez  me  di  una   ducha,  estaba   estudiando  teología,   se  me  ocurrió   poner   la   toalla  en  la  cama  para  secarme, no   hacía  tanto  frío.   Allí me   tenían   leyendo,  metido  en la  lectura,  sin  ropa.  Cuando  de  repente  tocan  la  puerta  de  mi  habitación  y  dicen:  te  hablan  por  teléfono.   Salí  de  mi   habitación  desnudo  sin darme  cuenta,  pues  era  tanta  la  fascinación  de  esa  lectura,  que  reaccioné  cuando sentí  en  mis  nalgas   el   aire   fresco  de  los  pasillos  del  seminario,  y   también  por  el   grito  del  compañero  al  verme  como  Adán,  bueno  con  un  poquillo  de  kilos  demás.

El  impacto  que  me  causó  <<La  Noche  de  Tlatelolco>> de  Elena  Poniatowska  no  se  borra  y  se  aferra  contra  Olvido,  por cierto un  gran  amigo  en  la  etapa  del  seminario  del  curso  introductorio,  me  hizo  una  broma, me  pidió ese  libro,  y  fue  cuando  me  di  cuenta  que  ya  no  estaba  en  mi  pequeña  biblioteca (ya  lo compré  de  nuevo) a parte del  gran  susto  que  me  sacaron.    Los   poemas  de  Ernesto  Cardenal,  recomendación  de  un  gran  maestro  Juan  Carlos  Bernal,  mejor  conocido  en  la  mafia  de  filosofía  del  seminario  como  el  “Chino  Bernal”,  que  cómo  le  encantaban    Los  Simpson.

No  puede  faltar  <<El Quijote  de  la  Mancha>> de  Miguel de  Cervantes,  qué  obra  me  estaba  perdiendo,  la  leí  terminando  mis  estudios  de  teología.

Te  parece  si  mejor  te  invito  un  café,  un  día  de  estos  que  la  vida  nos  regale  un  encuentro  Contigo  y  seguimos  platicando  de  mis  lecturas  que  son  infinitas,  a  pesar  que  soy  un  ser  finito”. Lo  que  si  te  puedo  compartir  en  este  ratito  de  lectura  que  nos  dedicas,  es  que la  literatura  me  ha  hecho  una persona  en  todo  su  sentido  de  plenitud,  y  eso  me  invita   a  no  cansarme  con  la  gente que  convivo  y  que  la  vida  me  va  regalando  su  tiempo  y  sus  encuentros,  la  esté  siempre  motivando   a  leer aunque  eso  depende  mucho  de  la  educación   que  reciban  y  hablo  de  la  Educación  con  letras  mayúsculas  y   en  su  sentido  más  amplio,  no  reducirla  a  la  que  se  imparte  en  las  escuelas,  sino   la  que  viene  de  papá  y  mamá.  De  ellos   viene  nuestra  formación,  si  los  papás  no   leen,  será   difícil  que  sus  hijas(os) lean.   Los  papás   están  llamados  a  incitar  a  leer  a  sus  hijas(os)  y  a  tener  buenos  libros  en  casa.

Es  un  gran  placer   leer,  no  sólo  es  una   distracción  muy  pedagógica,  sino  es  parte  esencial  para  la   formación  de  los  seres  humanos.

Entre  menos  se  lea,  será   más  pobre   tu  lenguaje  y  harás  más   duros y  cuadrados tus  prejuicios,  a  parte que   la   literatura  despierta   tu  sensibilidad  y  tu   imaginación.   Si no  lees,  es  más   peligroso  de  lo  que  crees,  pues   estarás   empobreciendo  tu  pensamiento  y  tu  diálogo.

Si  puedo  afirmar  de  tener  sentido  crítico,  eso  se  lo  debo  a  las   horas  que  le  dedico  a  la  lectura.   Hoy  más  que  nunca  necesitamos  de  un  sentido  crítico,  pues  nuestra  sociedad  necesita   estar  abierta  y  si  queremos  progresar   necesitamos   abrirnos  a  ser  una  sociedad  de   lectoras   y  lectores.

Gracias  a  todas  y  todos   aquellos  creadores,  que  es  lo  más  cercano  de  Dios  que  he  conocido  aquí  en  la  tierra,  si  he  conocido  a  Dios  lo  he  conocido  por  la  literatura.      Si  creo  en  la  eternidad,  es  aquella  que  ha  salido  de  la  literatura: ¿Qué  es  la  eternidad? Todo  pasa  y  el  tiempo  lo  acaba   todo,  solamente  la   literatura  es  eterna.

Claro,  también  esta  entrega  es  un  pequeño,  pero   gran  tributo  a  todas  y  todos  mis   lectores.  Que    sin  ustedes  no  estaría   escribiendo  ahora,  una  vez  más,  gracias.

@GofoAutor

Anuncios

6 pensamientos en “Confesiones de un ingenuo

  1. Por medio de tus textos me das la oportunidad de conocerte, y en los libros enriquesco lo literario y vocavulario para poder comunicarme.
    Eres un libro en el que encuentro un tesoro.
    Si nos preocupáramos por lo que cada persona es, y supiéramos leerlo no abría divisiones entre nosotros; siempre tendremos algo que compartir. Y es para enriquecernos; porque somos diferentes, no estamos hechos para vivir en el individualismo nadie es mejor que otro. Somos un complemento solamente hay que salir a su encuentro;” todos formamos el Libro de la Vida”. Hay que saberlo leer.
    GRACIAS Adolfo por motivarnos y fomentar la lectura… Enhorabuena.

    • Has dicho una gran verdad Alma, la lectura y la literatura es una gran dicha para conocer al Otro. Lo importante después de una lectura no es saber más, sino como se actúa; se piensa y se anda después de una lectura, y cómo fomentamos y nos abrimos al diálogo.
      No podemos seguir igual después de una lectura, nada más por citar un ejemplo; no sigo pensando y actuando igual después de leer el Diario de Ana Frank.
      GRACiAS por darle un espacio a la lectura en tu vida.
      Sigamos leyendo é informándonos: Hacia un país de Lectoras y Lectores! ! !.

  2. Estoy de acuerdo con ustedes… la lectura es el alimento del alma…. pero así como un cuerpo sano es la evidencia de una buena alimentación, así una vida orientada al bien y a la verdad es el mejor testimonio de que la lectura está siendo asimilada por el ser humano….
    Espero que más que con las palabras orales o escritas, sea con el testimonio de una vida recta y un sano juicio sigan manifestando su gusto por la lectura, especialmente ud, gofo autor…. sabe a qué me refiero… saludos….

    • A Lector Desconocido, pues mis datos allí están, por lo tanto, me presento tal cual Soy.
      Tú te presentas como Lector desconocido, pues lástima no sé a que te refieres con:”sabe a qué me refiero”.
      Sé más claro por favor. No estamos en el Edad Media ó de la Inquisición como para que andemos escribiendo entre líneas.
      Pero, bien, , , GRACiAS por darte tiempo para LEER.
      “Si de por sí estamos brutos, ahora imáginate sin LEER”.
      Del Filósofo de Güeméz.

  3. Angélica:”No concibo la vida sin una lectura, no creo que tenga sentido”. Qué acertada afirmación, totalmente en acuerdo Contigo. La existencia es muy pobre cuando no se lee, y más cuando no se diáloga. La Literatura y la Lectura son una puerta a la transcendencia; al diálogo, y nos abre a la Eternidad, pero no como la entiende la cultura cristiana, sino la Eternidad en el sentido que nos lleve a la plenitud de nuestro Ser y de nuestra existencia, la Eternidad entendida partiendo de nuestra finitud, para llevarnos al Otro. El y La Otra al revelarnos su Rostro lleva en sí mismo el chispazo de Eternidad, pues no hay nada más Eterno que el Encuentro con El Otro. GRACiAS Angélica, , ,
    “Escribir es la manera más profunda de leer la Vida”.
    De Fransisco Umbral.

  4. Es incontenible la alegría que me invade cuando me encuentro con alguien que lee y gusta de esa lectura, que sabe apreciar las bondades de un buen libro, que entiende del placer de paladear las letras de cada línea, de cada palabra.
    En la literatura todos podemos encontrar lo que necesitamos para ser mejores personas y siempre será el libro el mejor acompañante de las horas de soledad introspectiva. No concibo la vida sin una lectura, no creo que tenga sentido. Como en el texto se menciona, leer nos proporciona mayor léxico, mayores ideas, entendimientos más amplios; siempre es agradable encontrarse con alguien que lee, jamás se acaban los temas para el diálogo, jamás se cierran del todo las interrogantes y eso hace que la vida tenga una feliz continuidad.
    La literatura siempre será la medida de la humanidad.
    Una vez más, excelente artículo, Adolfo. Soy tu admiradora. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s