Una tarde con Juan Rulfo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de bibliotecaspublicas.es

imagen de bibliotecaspublicas.es

 .

“Rulfo  nos  refleja  en  toda  su  obra, 
no  es  sino  el  fiel  espejo  de  la  realidad  del  campo  mexicano”.
Raúl  Espinoza,  crítico  literario. 

 .

Era  el año  de  1995, cuando  llegó  a  mis  manos,  un  libro  pequeño,  pero  sus  letras  guardaban  algo  que  la  palabra  grandeza,  no  alcanza  a  describir.  Lo  que  esos  cuentos,  nos  descubrían,  era  mantener  viva  la  memoria  histórica  de  un   pueblo  olvidado.

<<El  llano  en  llamas>> (1953) del gran  maestro  Juan   Rulfo,  un  libro  fundamental  para  la  literatura,  que  nos  habla  de  antepasados  “del  olvido  al no  me  acuerdo”  para  entender  al  México   cristero,  postrevolucionario,  al  país   rural  siempre  ninguneado  por  los  poderosos.

El  libro  que  nos  da  el  autor,  descubrimos  al  hombre – escritor,  es  feliz  en  la  soledad,  nos  comparte  sus  fantasmas,   que  siguen   viviendo  entre  nosotros.

Recrea  el  México   rural,  con  personajes  inolvidables,  como  Macario,  durmiendo  entre  alacranes  y  costales,  pero, saboreando  la  leche  de  Felipa.   Con  personajes,  si  te  has  dado  cuenta,  al  acércate  a  ellas  y  a  ellos,  no   tienen   rostro,  pues,  son  gente  común  y   corriente,   pero  que  nos  recuerdan  la   contradicción  de  nuestra  especie.

¿Cómo  lograste  escribir  estas  dos  obras,  tan  significantes  maestro  Rulfo?  Obras  no  muy   extensas,  por  cierto,  aún  más  atractivas.

Esas  historias   me  las  contaba  la   gente  que  conocían  y  que  eran  contemporáneos  a  mis  padres,   podría   decir  que   ya  estaban  en  mí  mente,  ya  estaban  escritas,  solamente  las  pase  al  papel  y  las  compartí  con  ustedes  mis   lectores.

Con  Juan  Rulfo  y  su  obra,  vislumbras  al   escritor   y  su  misión,  es   la  de  plantear   los  problemas   sociales   y   hacer  una  obra  de  arte.    Acercándote  a  los   relatos  rulfianos,   descubres   los  problemas  sociales,  se  plantean   desde  una  perspectiva  artística;  el  arte  como  arma  de  denuncia   social,   como  memoria  colectiva,  exigiendo  justicia  añeja  no  cumplida  por  nuestras  instituciones.

Maestro  y  amigo ¿Qué  nos  regalas  con  tu  obra?  Escribí  para  hacerme  compañero  de  la  depresión,  en  compañía  de  la  soledad,  escribo  para  tolerar  la  existencia  y  la  realidad,  soy   escritor  como  quien  busca   su  infancia  y  trata  de  recuperar  sus  mejores  días.  Y  en  esa  búsqueda  no  encuentra,  sino  decepción  y  desengaño,  al   final  se   derrumba  la  esperanza,  como  un  montón  de  piedras.

Juan  Rulfo;  jalisciense  como  Yáñez  y  Arreola.   Es  creador  de  dos  libros  esenciales:  El  llano  en  llamas (1953)  y  Pedro  Páramo (1955).   El  mundo  de  Rulfo  es  el  México  rural  desgastado  por  la  supuesta  Revolución  y  por  la  guerra  absurda  cristera,  palabras  de  él  mismo.

El  reconocimiento  mundial  que  ha logrado  Rulfo,  con  una  obra  tan  breve,  se  explica  por  la  visión  mágica  de   la  realidad  en  su   verdad  desolada  y  fatalmente  sin  esperanza.  Recurre  al  surrealismo  que  nos  diluye  los  límites   entre  la  realidad  y  la   irrealidad,  que  nos  proyecta  un  confuso  ámbito,  en  el  que  el  tiempo  no  transcurre  y  las  almas  de  los  muertos  regresan  a  revivir  sus  recuerdos  entre  rumores  y  murmullos.

La  obra  rulfiana  es  la  viva  imagen    del  desconsuelo   que  se  vive  en  el  México   triturado  por  las  falsas  esperanzas   y   fantasmas  que  seguimos  arrastrando  de  un  pasado,  que  no  hemos  sabido  digerir.

La  recreación  literaria  de   Rulfo,  en  su  lenguaje  rústico,  con  su  intensidad   expresiva,  nos  llevan  a  la  sabiduría  y  a  su  sentido  estético,  que  este  gran  escritor  ha  sabido  usar  y  compartir   con  nosotros  sus  lectores.

Juan  Nepomuceno  Carlos  Pérez  Rulfo  Vizcaíno.  Nace  en  Sayula,  Jalisco  un  16 de mayo de 1917  y  muere  en  México, D.F.  Un  7  de  enero del  año  1986.

“papá  con  muchos  trabajos  había conseguido  a  la  Serpentina,  desde  que  era  una  vaquilla,  para  dársela  a  mi  hermana,  con  el  fin  de  que  ella  tuviera   un  capitalito  y  no  se  fuera  a  ir  de  piruja   como  lo  hicieron  mis  otras  dos  hermanas   las  más  grandes”. 

Juan  Rulfo,  del  cuento <<Es  que  somos  muy  pobres>> El  llano  en  llamas Ed. Narrativa  Actual 1993.   

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.            

Confesiones de un ingenuo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 .

Me  encanta  cuando alguien  se  acerca  y  me  dice: “se  nota  que  te  encanta  leer”,  a  lo  que  confirmo  con  una sonrisa  acompañada  de  un  ¡sí!  cual  si  fuera  un  niño  con  un  helado  de  chocolate.  Seguido a eso espetan la segunda pregunta:   ¿Cuál  es  tu  libro   favorito?… Cuando  me  hacen  esa  pregunta  viene  la  memoria  a  platicar  un  rato  con  su  servilleta,   me  imagino  en  un  mar  llenos  de  libros,  saben,  soy  feliz  con  la  decoración  de  mí  habitación,  pues  está  llena  de  libros,  hileras  de  ellos,  cientos  de  ellos,  como  rascacielos.

Son  ellos  desde  mí  época  seminarística  los  que  me  han  acompañado  en  mis  ratos  de  soledad.  La  soledad  no  es  tan mala  cuando  invitas  a  la  literatura a hacerte  compañía.

Los  primeros  años  de-formación  en  el  seminario  me  levantaba  temprano  para leer;  leía  y  luego  rezaba.   Ese  hábito  tuvo   que  cambiar  después  de  mi  año  de  magisterio  en   Piedras  Negras,  Coahuila,  después  del  año  dos mil.  Leía  de  noche,  y  así   es   hasta  ahora,  no  puedo  dormir  sino  he  leído  durante  el  día.   A  veces  ya  es  de  madrugada  y  digo:  bueno  leeré  un  rato  en  la  cama,  y  ya  cuando  acuerdo  pasaron  dos  horas.

Siempre  hago  el  amor  con  tres  de  ellas:  la  literatura  es  la  primera,  después  le  sigue  la  poesía,  claro  no  puede  faltar  a  la  cita  la  filosofía.   Y. . . Pues  la  teología  con  ella  casi  no    hago  el  amor,   sabrán  por qué,  es   media  complicada,  no  digo  que  no  la   comprenda,  sino  más   bien   a  esa  la   dejamos  para  cuando  tengamos  unos  sesenta  años,  bueno  si  es  que  llego.

Aunque   lo  traiga   en  la  memoria,  definitivamente  me  quedo  con  <<El  Llano  en  Llamas>> de  Juan  Rulfo,  es   imposible  olvidar  la   ternura  que  despierta  Macario.  Otro  de  mis  predilectos  es  Franz  Kafka,  esa  <<Metamorfosis>>  no  se  va  de  mí  memoria.  No  olvido  que  estaba  tan  emocionado  leyendo   <<Los  Miserables>>  de  Víctor  Hugo,  que  una  vez  me  di  una   ducha,  estaba   estudiando  teología,   se  me  ocurrió   poner   la   toalla  en  la  cama  para  secarme, no   hacía  tanto  frío.   Allí me   tenían   leyendo,  metido  en la  lectura,  sin  ropa.  Cuando  de  repente  tocan  la  puerta  de  mi  habitación  y  dicen:  te  hablan  por  teléfono.   Salí  de  mi   habitación  desnudo  sin darme  cuenta,  pues  era  tanta  la  fascinación  de  esa  lectura,  que  reaccioné  cuando sentí  en  mis  nalgas   el   aire   fresco  de  los  pasillos  del  seminario,  y   también  por  el   grito  del  compañero  al  verme  como  Adán,  bueno  con  un  poquillo  de  kilos  demás.

El  impacto  que  me  causó  <<La  Noche  de  Tlatelolco>> de  Elena  Poniatowska  no  se  borra  y  se  aferra  contra  Olvido,  por cierto un  gran  amigo  en  la  etapa  del  seminario  del  curso  introductorio,  me  hizo  una  broma, me  pidió ese  libro,  y  fue  cuando  me  di  cuenta  que  ya  no  estaba  en  mi  pequeña  biblioteca (ya  lo compré  de  nuevo) a parte del  gran  susto  que  me  sacaron.    Los   poemas  de  Ernesto  Cardenal,  recomendación  de  un  gran  maestro  Juan  Carlos  Bernal,  mejor  conocido  en  la  mafia  de  filosofía  del  seminario  como  el  “Chino  Bernal”,  que  cómo  le  encantaban    Los  Simpson.

No  puede  faltar  <<El Quijote  de  la  Mancha>> de  Miguel de  Cervantes,  qué  obra  me  estaba  perdiendo,  la  leí  terminando  mis  estudios  de  teología.

Te  parece  si  mejor  te  invito  un  café,  un  día  de  estos  que  la  vida  nos  regale  un  encuentro  Contigo  y  seguimos  platicando  de  mis  lecturas  que  son  infinitas,  a  pesar  que  soy  un  ser  finito”. Lo  que  si  te  puedo  compartir  en  este  ratito  de  lectura  que  nos  dedicas,  es  que la  literatura  me  ha  hecho  una persona  en  todo  su  sentido  de  plenitud,  y  eso  me  invita   a  no  cansarme  con  la  gente que  convivo  y  que  la  vida  me  va  regalando  su  tiempo  y  sus  encuentros,  la  esté  siempre  motivando   a  leer aunque  eso  depende  mucho  de  la  educación   que  reciban  y  hablo  de  la  Educación  con  letras  mayúsculas  y   en  su  sentido  más  amplio,  no  reducirla  a  la  que  se  imparte  en  las  escuelas,  sino   la  que  viene  de  papá  y  mamá.  De  ellos   viene  nuestra  formación,  si  los  papás  no   leen,  será   difícil  que  sus  hijas(os) lean.   Los  papás   están  llamados  a  incitar  a  leer  a  sus  hijas(os)  y  a  tener  buenos  libros  en  casa.

Es  un  gran  placer   leer,  no  sólo  es  una   distracción  muy  pedagógica,  sino  es  parte  esencial  para  la   formación  de  los  seres  humanos.

Entre  menos  se  lea,  será   más  pobre   tu  lenguaje  y  harás  más   duros y  cuadrados tus  prejuicios,  a  parte que   la   literatura  despierta   tu  sensibilidad  y  tu   imaginación.   Si no  lees,  es  más   peligroso  de  lo  que  crees,  pues   estarás   empobreciendo  tu  pensamiento  y  tu  diálogo.

Si  puedo  afirmar  de  tener  sentido  crítico,  eso  se  lo  debo  a  las   horas  que  le  dedico  a  la  lectura.   Hoy  más  que  nunca  necesitamos  de  un  sentido  crítico,  pues  nuestra  sociedad  necesita   estar  abierta  y  si  queremos  progresar   necesitamos   abrirnos  a  ser  una  sociedad  de   lectoras   y  lectores.

Gracias  a  todas  y  todos   aquellos  creadores,  que  es  lo  más  cercano  de  Dios  que  he  conocido  aquí  en  la  tierra,  si  he  conocido  a  Dios  lo  he  conocido  por  la  literatura.      Si  creo  en  la  eternidad,  es  aquella  que  ha  salido  de  la  literatura: ¿Qué  es  la  eternidad? Todo  pasa  y  el  tiempo  lo  acaba   todo,  solamente  la   literatura  es  eterna.

Claro,  también  esta  entrega  es  un  pequeño,  pero   gran  tributo  a  todas  y  todos  mis   lectores.  Que    sin  ustedes  no  estaría   escribiendo  ahora,  una  vez  más,  gracias.

@GofoAutor