La otra conquista

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 

Cómo olvidar aquel momento de nuestra historia cuando los españoles se preguntaron si esos sujetos con taparrabo tendrían alma. Los sometieron, los colonizaron, los conquistaron. Esclavos como destino manifiesto. Ser esclavo después de haber gozado de un imperio y sus bondades, después de haber sometido a los tlaxcaltecas y a los Otros; se les volteó la tortilla, se les acabó la suerte, en lugar de protección los dioses los abandonaron; llegó el europeo, llegó el español, dijo “de aquí soy” quemó las barcas, juró jamás regresar, y cómo no, pues se había encontrado un paraíso terrenal.

Indígenas acostumbrados a adorar a sus dioses, indígenas acostumbrados a vivir en libertad, pueblo que sometía a sus vecinos, todo eso se vino abajo. Ellos, que con la mano en la cintura dictaban las reglas de la “educación”, ellos que designaban el destino de prójimo: “tú te vas al Telpochcalli y tú al Calmécac”, ahora, comparte la misma suerte, todos juntos, ahora son esclavos, ahora son siervos, los que antes se dividían en nobles y plebeyos ahora da igual, todos eran sometidos, todos eran considerados inferiores. Así inició la Conquista española, así inició esta nueva raza, surgimos de lo peor que podía haber en España, reos, bárbaros, sujetos despreciables, era con los que contaba Hernán Cortés para llevar a cabo su travesía. Llevó consigo algunos frailes franciscanos para eximir sus propias culpas, no sabía que ese detalle le iba a dar la gloria, por medio del Evangelio podría legitimar su proeza, de nueve millones de indígenas solo quedó un millón, fueron masacrados, fueron exterminados, no quisieron someterse al nuevo régimen. Genocidio. Los otros, los que sobrevivieron, lo lograron gracias a que dejaron de creer en sus dioses para creer en el único Dios, de allí venimos, de los sobrevivientes, de los que prefirieron su vida por encima de su ideología. No tenemos tal, carecemos de identidad, vendimos nuestra dignidad al mejor postor.

El virreinato en la Nueva España se caracterizó por “La otra Conquista”, la conquista del alma, el catecismo del Padre Ripalda como único testigo fiel de lo que allí ocurrió. (Por cierto, no todo era religión, en la página inicial tenía un abecedario y en la página final las tablas de multiplicar.)

 –“Aquí traigo a Jesús”,“Ah sí, allí déjelo, a un lado de los otros dioses”. Nos equivocamos, ellos traína su fe bien arraigada, nosotros también, el resultado fue la impostura, por eso supimos que su Dios era el verdadero, ¿cómo es posible que sigamos adornado a nuestros dioses si nos abandonaron, en cambio el de ellos sí los estuvo cuidando durante la tormenta? “Dexar los Mysterios y cosas arduas de nuestra Sancta Fee, que ellos no podrían entender ni alcanzar, ni de ello tienen necesidad por agora.”

“Los estudios de todos los niveles se establecieron espontáneamente según lo requerían las necesidades”, método como prefigura de lo que actualmente conocemos como el de “Summerhill”.

Los Jesuitas trazarían los senderos de la educación como hoy la conocemos, sistematizada en un “trívium” y un “cuadrivium”. Los Jesuitas fueron expulsados de México en 1767 (habían llegado en 1572) tiempo necesario para haber sembrado la semilla del deseo de ser independiente.

La mujer seguía siendo relegada, no había que educarla, no vaya a ser que se le desaten las pasiones, además tenía una “limitada inteligencia”, esta idea perduraría hasta mediados del siglo XVIII.

Del carajo

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

“El origen de todo” by Adolfo Payés

 
Creer en el sentido común es la primer falta de sentido común.
Eugene O’Neill

Un mozalbete se pelea en un campo de futbol, pierde el pelito, se va a su casa, regresa con un cuchillo, apuñala a su contrincante, por escasos milímetros y esa puñalada hubiera sido mortal, estuvo cerca de la yugular.

Una madre de familia de 29 años, con seis hijos, los deja encerrados, cuatro días; un niño presenta una descalabrada, otra presenta desnutrición, otra un cuadro diarreico, la mamá enfurecida llega reclamando sus hijos, dice que los dejó poco tiempo, que solo fue a trabajar, cuatro días. El papá vive el Torreón, no sabía de los sinsabores existenciales que a tan corta edad esos infantes ya experimentaban.

“Taxistas disputan a golpes pasajero”. Dice la nota.

Me comenta una maestra que si no supe del sujeto de 18 años que golpeó a su mamá, le digo que no, no sabía, pero yo le comento del sujeto adolescente de 13 años que le aventó un bloc en la frente a su papá.

El presidente de Ecuador Rafael Correa afirma que el narco domina el territorio mexicano, cada vez son más los que brincan el charco, en USA los hispanos son más de 50 millones, cuántos de ellos no serán mexicanos, 230 mil en México huyen por violencia desde el 2006, asesinan a “La Gata”, conductor de televisión que salía con Oscar Burgos, balacera en San Buenaventura provoca “psicosis colectiva”, encuentran verdura contaminada por radiación, la anorexia vuelve a cobrar importancia, en Chihuahua registran rebrote de influenza… y Anahi operándose la cara… Cosas de la Vida.

Poco a poco, lentamente la humanidad está, (como dijera un alumno de educación especial) del “carajo”, violencia por doquier, hacia donde volteemos nos encontramos con la máxima representación del Tánatos, la muerte, la destrucción, golpes, salvajadas, poca civilización, ¿hacia dónde vamos como humanidad? Es la pregunta retórica que constantemente me hago. ¿el amor? ¿qué es eso? ¿con qué se come? ¿cuánto se paga por eso?

Nos hace falta educación en el amor. Recientemente en mi trabajo impartimos unas charlas para padres en donde abordamos el tema de la “autoestima” y concluíamos que el sustento, el pilar, el cimiento es el amor, una educación basada en el amor. También nos pusimos de acuerdo en que a los padres de ahora nos hace mucha falta la paciencia en el proceso de educación a nuestros hijos. Paciencia, tiempo de calidad y cantidad, comunicación, trabajar en equipo, educar con el ejemplo y un proyecto de vida eran los temas recurrentes durante la charla.

¿qué nos queda? ¿todo está perdido?

Bruta, ciega y sordomuda

Escribe: Anel Hernández Sotelo

.

imagen tomada de bellasartesurjc.wordpress.com

imagen tomada de bellasartesurjc.wordpress.com

 

La academia mexicana y la domesticación del pensamiento crítico

 .

Estado y gobierno son dos nociones que en la praxis política mexicana se funden en una sola.  Justo sería entonces reconocer el legado de Luis XIV a los fundamentos de la “democracia” mexicana.  Si bien, resulta poco probable que quienes ostentan los cargos de gobierno sean capaces de esbozar un somero perfil histórico del monarca francés, en la práctica ejercen el poder con la máxima que a éste se le atribuye: “El Estado soy yo”. Y es que en México el Estado es el presidente, aunque también lo es el policía judicial, el diputado, el senador, el presidente municipal, el jefe delegacional, la secretaria del Ministerio Público, el juez de oficio, el empresario, el narcopolítico, el presentador del noticiero, el arzobispo y, más recientemente, son también Estado los dirigentes de la Policía Federal, la Policía Rural, la Fuerza Ciudadana y la Gendarmería. En este país miserable, el que humilla, ofende, desprecia, oprime, viola y mata es Estado. Los demás son sólo súbditos.

El buen súbdito, entonces, percibe al Estado como un ente de doble envergadura. Está prohibido disentir, exigir, opinar y criticar. El buen súbdito calla porque con su silencio obtiene las dádivas que los que disienten, exigen, opinan y critican jamás obtendrán. Así, el gobierno-Estado es percibido como un ente benefactor que se traviste con el rostro del personaje en turno. Los programas sociales y culturales,  las inversiones a instituciones científicas y educativas, los incentivos al desarrollo agrario y la promoción a los pequeños comerciantes,  son percibidos como producto de un aparato asistencialista que providencialmente da, obsequia y regala subsidios -según el más puro axioma de la caridad cristiana- a quienes entienden los beneficios del silencio. Nada más lejos de la realidad porque las arcas del Estado las llenamos, ahora sí, los ciudadanos que pagamos impuestos. Las instancias administrativas gubernamentales hacen un reparto corrupto de nuestros haberes. En manos de asesinos, traficantes, depravados y ladrones que ostentan los cargos públicos, este reparto es el que posibilita el lavado de dinero, el tráfico de influencias, los crímenes masivos y la emergencia y el mantenimiento de sistemas represores “a la carta”.

En este sistema de súbditos y ciudadanos a conveniencia, ¿quienes integran las instituciones universitarias y de investigación merecen un lugar aparte? ¿Los catedráticos, los profesores eméritos, los directores de los centros públicos de investigación, los que ostentan plazas de tiempo completo como profesionales de la educación superior, son súbditos o ciudadanos? Héctor Rojas apunta que “el índice de analfabetismo en México ha permanecido intacto en diez años, cerca de 6.8 por ciento de la población nacional mayor de 15 años es analfabeta. Ahora la cifra alcanza unos seis millones de mexicanos que no saben leer ni escribir […] En 2000, eran 5 millones 942 mil. En 2010 descendió medio millón. Cuatro años después, hoy, la cifra volvió a aumentar, no así el porcentaje, 5.8 millones de mexicanos analfabetas”.[1] Y, según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, el 71.9% de los jóvenes mexicanos entre los 18 y los 24 años carecían de posibilidades para asistir a una institución de educación superior (no hay señales de que la situación haya mejorado en los cuatro años posteriores al conteo de población levantado en 2010). [2]  Hay que añadir a este deprimente panorama los altos índices de deserción estudiantil, el bajo porcentaje de universitarios titulados y el nimio porcentaje de profesionistas que obtienen estudios de posgrado.

Sin embargo, en las instituciones públicas de educación superior y en los centros públicos de investigación auspiciados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la realidad parece ser otra. El ambiente de estos sitios es idílico, es el Otro México. Hay doctores, maestros, catedráticos y profesores eméritos por doquier. Los más, instruyen a los estudiantes de grado y de posgrado en la disciplina de la reverencia a cierto autor o a ellos mismos, sin glosas, sin matices y sin debate. Los menos, hacen de cada clase un ágora donde se vincula el objeto de estudio con las vivencias actuales. Los más, reciclan sus investigaciones una y otra vez para coleccionar diferentes versiones del mismo texto que presentan ante el Sistema Nacional de Investigadores de trienio en trienio. Los menos, utilizan el tiempo que los más ocupan en maquillar sus textos de “nuevos” para preparar clases, corregir trabajos, explorar fórmulas pedagógicas y debatir sobre el México real. Los más ganan fama y prestigio. Los menos ganan respeto y admiración.

Desgraciadamente, la línea sublime que diferenciaba a los más de los menos parece haberse diluido en los últimos dos años. Quizá fue mucho antes, pero ahora es evidente. La selecta y privilegiada clase académica de este país ha mostrado una absoluta indiferencia ante la vorágine de acontecimientos, de reclamos sociales, de crímenes de Estado y de reformas constitucionales dictadas “para el pueblo pero sin el pueblo”. Algunos incluso se han decantado por la criminalización de la protesta; otros han defendido a personajes como Rosa Verduzco, utilizando el lenguaje “de los letrados” para plasmar el pensamiento propio de los confesores eclesiásticos. Los más histriónicos, aparecen en televisión, se les escucha en la radio, graban spots digitales y dictan conferencias magistrales pero su exposición se reduce al desarrollo de sus intereses de investigación, sin añadir comentario sobre el estado del Estado, sin proponer, sin objetar, sin indignarse… Y aún hay más. Los académicos que ocupan las rectorías universitarias y las presidencias de los centros de investigación se han asumido como vástagos de ese Estado que venimos esbozando y solapan el plagio, el desvío de recursos, la existencia de cacicazgos, la corrupción con que se convocan y concursan las plazas para profesores de tiempo completo y promueven el descrédito de los colegas que, al verter sus críticas a este sistema educativo podrido, resultan incómodos. Incluso, al gremio de los narcoempresarios, narcobanqueros y narcopolíticos hay que agregar ahora un selecto grupo salido de la clase más preparada de este país: los eméritos narcoacadémicos.[3]

 

Brutalidad, ceguera y sordomudez es lo que ha manifestado la elite intelectual y académica de México. Pero ellos también han de recordar que son tales en tanto que es del erario público de lo que viven. De las arcas del Estado corruptamente repartidas -y que parecen infinitas- se pagan su salario, sus viáticos para asistir a congresos nacionales e internacionales, sus prestaciones, el inmobiliario de su despacho, los bonos para la compra de libros y materiales, el mantenimiento del centro donde laboran, las hojas y la tinta para imprimir, el equipo de cómputo y el café que todas las mañanas toman, sea de la calidad que sea. ¿Ciudadanos o súbditos? ¿Instructores o educadores? ¿Agentes de cambio social o perpetuadores de la omisión y la impunidad?

 

imagen enviada por la autora del texto

imagen enviada por la autora del texto

 

Estudiantes de la Escuela Nacional de Arte Teatral

Performance en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México

https://www.youtube.com/watch?v=ivJulIYWuQs#t=205

 

Zamora, Mich., 20 de octubre de 2014

 

[1] ROJAS, Héctor, “Analfabetismo en México, una realidad de alto riesgo” en Educación futura, 20 de junio de 2014. Recurso digital. Disponible en http://www.educacionfutura.org/analfabetismo-en-mexico-una-realidad-de-alto-riesgo/; última consulta: 20 de octubre de 2014.

[2] FUENTES, Mario Luis, “Exclusión: signo de la educación superior” en México social, 8 de octubre de 2013. Recurso digital. Disponible en http://mexicosocial.org/index.php/mexico-social-en-excelsior/item/384-exclusion-signo-de-la-educacion-superior; última consulta: 20 de octubre de 2014.

[3] VILLANUEVA, Ernesto, “El mundo al revés. Diego Valadés y el Cártel de Juárez” en Noroeste. El portal de Sinaloa, 13 de octubre de 2014. Recurso digital. Disponible en http://www.noroeste.com.mx/opinion.php?id_seccion=104; última consulta: 20 de octubre de 2014.

La educación en México; una asignatura pendiente

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

imagen de youtube.com

imagen de youtube.com

 

Educar es socializar a la bestia.

¿De qué se trata educar? ¿Al servicio de qué está una institución educativa? ¿Qué tiene que ver que los alumnos sepan la sierra madre oriental y la sierra madre occidental, los polígonos, las hipotenusas, hipérboles, raíces cuadradas y cuestiones algebraicas con la esencia de la educación?

La educación hoy en día se ha burocratizado, como muchas otras instituciones, hemos perdido la brújula en aras de obtener resultados exigidos por evaluaciones externas; los docentes se han saturado de papelería y han olvidado lentamente al sujeto deseoso del saber.

Al docente mexicano de educación básica lo que le importa en la actualidad es condicionar a sus pupilos para que obtengan un resultado óptimo en las evaluaciones (ENLACE, PISA, EXCALE) para así obtener una mejor retribución económica que impacte directamente en su bolsillo.

El profesor ha permitido (lastimosamente) que se le trate como un técnico de la educación, se ha perdido aquella mística en donde el profesor era un adalid al servicio de la Nación para hacer de los alumnos sujetos críticos, alumnos capaces de degustar la cultura en la que se encontraban encariñados.

Volvamos a la pregunta inicial: ¿de qué se trata educar? Recurramos a la definición básica de lo que se intenta comprender como “proceso educativo”. Muchos recordarán aquella vetusta frase de los sesentas: “Educar es una espiral dialéctica entre la enseñanza y el aprendizaje”, después se trasformó en la consecución de objetivos a través de la modificación de conductas. Posteriormente la educación a nivel mundial sufrió modificaciones, se pusieron de acuerdo para que la educación estuviera al alcance de todos, que no hubiera discriminación hasta llegar a lo que hoy se conoce como “educación inclusiva”.

Hoy en día el proceso educativo se puede rescatar y poseer sentido siempre y cuando el docente al entrar al aula tenga muy en claro dos constructos básicos: que la educación es un proceso en donde se trabaja para que el alumno se socialice y en un segundo momento potencializar el desarrollo de la persona. Este proceso educativo (socializar y potencializar) tiene un contexto cultural y filosófico.

Si se sigue haciendo lo mismo se obtendrán los mismos resultados. Si los planes y programas de estudio de nuestro sistema educativo siguen siendo anacrónicos y obsoletos sin ninguna repercusión en la vida diaria del alumno, cada vez estaremos más alejados de ese último fin que plantea la educación. Se necesita retomar día a día el aprendizaje significativo,  en donde lo que ve en el aula tenga mucho que ver con lo que vive en la cotidianeidad.

Socializar y potencializar, si el docente tiene en mente estas dos directrices cada vez que entra al salón de clases, podemos comenzar a construir otra realidad. La educación en México ha perdido la brújula, los periódicos se encargan de restregarnos en la cara el malestar en la educación. Robos, asesinatos, violaciones, secuestros y demás como manifestaciones fehacientes de esa tragedia llamada educación. ¿Tendremos aún tiempo de revertir la debacle en la que estamos inmersos?

@CarlosMorenoMx

 

Sor Gofina

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Sor Gofina"

“Sor Gofina”

.

“Lo  importante  es  conseguir  que  el  niño (a)  olvide  lo  que  es, 
para  que  se  vuelva  lo  que  tú  quieras  que  sea”.
Prem Dayal de su libro <<¡Me  vale  madres! Mantras mexicanos para la liberación del espíritu>> Editorial  Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 .

Nacida un 27 de septiembre  del año de 1976, en Saltillo Coahuila;  proveniente  de  una  familia ultraconservadora  y  tradicionalista.

Sus   fieles  seguidoras  comparten  que   fue  formada  por  los  Millonarios  de  Cristo (una congregación  de  reciente  nacimiento  del  siglo  XX proveniente de MissMex),  bajo  la  óptica  estrictamente  cerrada   y  dogmática.

En  junio  del  año  2013,  el  sector  conservador  de  Saltillo,  comienza  su  proclamación  de  su  beatificación,  estando  aún  ella  viva  hasta  el  día  de  hoy,  su  fama  de  santa,  comenzó  a  recorrer  por  toda  la  ciudad.

Comenzaron  a  crecer  sus  seguidoras  y   seguidores,  estos  comenzaron  a  difundir  su  mensaje  por  todas  las  plazas   y  calles.

Fue   cuando  Sor Gofina,  se  anima  abrir  una  congregación:  que  se  hace  llamar <<Las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>>.

Visión 1 (fragmentos).

Tuve  una  visión  y  me  preocupa en demasía,  pues  me  he  enterado  por  algunas  de  ustedes, que  anda  por  allí  un  pseudosacerdote  que  lo  apodan  el  “Padre Gofo”,  que  viste  de  negro  y  escucha  rock,  otras  barbaridades  y  herejías  que  no  quiero  nombrar,  pues  me  dan  nauseas.

Les  comparto  que  en  la  visión  divina  hijitas  e  hijitos  me  dice  que  les  advierta,  que  no  le  hagan  caso,  pues  él,  es  el  mismísimo  Lucifer.

Además  de  que  el  pseudocurita  no  sabe  usar  las  <<Redes  Sociales>>,  como  ustedes   saben  mis  fervientes  seguidoras,   él  crítica  mucho  a  una  santa  familia,  que  en  los   últimos  10 años  ha  mantenido  el  poder  aquí  en  nuestra  entidad  norteña.

Esta  santa  familia  son  nuestros  más  preciados  benefactores  y  bienhechores,  además  de  que  son  muy   honestos  y  ayudan  mucho  a  la  gente.

Hace  poco  nos  construyeron    nuestro  gran  y  santo  convento;  el  cual  tiene  más  de  100  habitaciones,  que  arropan  a  nuestras   novicias,  que  serán  las  futuras  gofianas.

Ya  he  enviado  una  carta  a  nuestro  Prelado,  para   proclamar  la   beatificación  de  uno  de  ellos,  pues   fue   gobernador  y  demostró  a  flor  de  piel  su  santidad  y  transparencia,  me  llena  de  gozo  y  paz  saber  que  será  proclamado  como  el <<Santo  y  protector  de  los  Políticos>>.  No  olvidemos  que  él  bailaba  como  el  Rey  David.

Se  de  buena  fuente  que  también  el  pseudocurita  escribe,  bueno,  si  a  eso  le  podemos  llamar  escritura:  hijitas  e  hijitos,  no  lean  sus  escritos,   pues  abrirán  sus  ojos  como  Adán  y  Eva  y  serán   condenados  y  vivirán  la  misma  suerte.  Toda  y  todo  aquel  que  lean  sus  publicaciones  serán  reos  de  excomunión.

No  se  les  olvide  que   ustedes  cuando llegaron  al  mundo,  nacieron  siendo  oro,  y  Yo  y  los  demás (Profesores,   políticos  y  sacerdotes)  nos  encargamos  de  convertirlos  en  plomo.

Nuestra  misión  es  convertirlos  de  bellas  personas  libres   y   creativas,  en  fenómenos   de  circo  como  animalitos  dóciles,  para  manejarlos  a  nuestro  antojo  y  hacer  de  todas  y   todos  ustedes  lo  que  queramos,  para  mantenernos en el poder  hasta  el  día  de  hoy.

No  olviden  que  no  hay  mayor  virtud  que  la  obedecer  sin  cuestionar;  creer  sin  pensar   y  actuar  como   zombies  bajo  nuestras  leyes   y  mandamientos.

No  olvido  como  en  la  visión  vi   al  pseudocurita,  se  rostizaba   como  carnitas  al  <<estilo  Michoacán>>,  en  el  mismo  infierno   y  escuchaba  sus   gritos  donde  me  pedía  piedad,  todavía  resuena  en  mí  interior  sus  gritos: “¡no  dejen  de  pedir  por  mí  con  sus  rezos  y  ruegos,  sálvame  Sor Gofinaaa!”.

Que  quede  en  su  memoria,  eso  les  pasará  a las  y  a los  que  se  salgan  de  nuestro  redil,  a  los  que  rompan  nuestros  mapas  conceptuales  y  esquemas;  a  los  que  se  atrevan   a  pensar  por  sí mismos;  a  los  que  sean  ellos  mismos;  a  los  que  cuestionen  nuestras  tradiciones  y  enseñanzas  que  hemos  enseñado  por  los  siglos  de  los  siglos,  en  fin,  a los  que  enseñen  a  pensar libremente.

A  continuación  les  comparto  lo  que  la  visión   divina  me  dejó   como  un  plan  de  vida  para  todas   y  todos  ustedes,  serían  así   como  nuestras  normas  y  mandamientos  para  ser  felices  y  ser  parte  de  nuestra  gran  congregación:

–          No  pienses.

–          No  leas.

–          No  escuches  música.

–          No  critiques,  ni  alces  la  voz  para  proclamar  justicia.

–          No  denuncies  la  complicidad  y  el  secretismo.

–          No  te  organices,  ni  vayas  a  manifestaciones.

–          Mantén  tu  autoestima  baja,  vive  bajo  supersticiones  y  miedos.

–          A  todo  di  que  sí, de  lo  que  venga  de  papá gobierno  y  de  mamá iglesia,  con  la  ayuda  de  nuestra  mejor  adiestradora  que  es  nuestra  educación.

–          No  escuches,  no  hables,  no  pienses,  no  actúes  por  ti  mismo.

Si  hacen  esto,  serán  parte  de  mi  congregación  y  serán  muy  felices.  Mejor  sigue  viendo   televisión,  periódicos  de  chismes,  sigue  de  indiferente  y  pasivo  como  hasta  el  día  de  hoy  lo  haz  hecho  y  te  aseguro,  que  serás  parte  de  mí  reino  de  tu  más   humilde  servidora  Sor Gofina.  Amén.

“Los  verdaderos  místicos  van  siempre  contra  tendencia;  son  siempre  críticos  hacia  la  sociedad”.

Prem Dayal <<¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la liberación de espíritu>> Ed. Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

El discurso del Amo

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

.

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

“Un  continuo  susurro  te  obliga  a  cuestionarte  qué  sigue,  qué  se  espera  de  ti”.
De  Gerardo  Laveaga  de su novela <<Justicia>> Ed. Alfaguara 2012.

     .

Aquella  comunidad  la  dirigían  6  ancianos:  el  anciano  del  gobierno  era  el   primero  que  le  rendían  tributo  con  impuestos,  le  seguía la  anciana  de  la iglesia,  otra  anciana  era  la  educación,   una  que  se  imponía con  mayor   fuerza  la  anciana  de  la  economía,  el  anciano  de  los  medios  de  comunicación  y  el  anciano  del   ejército, éste  último  era  usado  para   poner  orden  cuando  era  necesario  imponer  la  ideología  en  turno,  por  medio  del   terror  y   del  miedo.

Esos  viejos   y   viejas  pregonaban  controlando  todo  en  el  pueblo,  se  ayudan  unos  a  otras  para   mantener  su  status quo   y  su  poder.

Día   a   día  no  descansaban  de   repetir   la  versión  de  su  historia  por   todos  los  medios,  del  cómo  habían  fundado  el  pueblo  y  que,  a  ellos  les  debían  toda  obediencia  y  lealtad  absoluta   a  sus  mandatos  y  leyes.

Se  sentaban  juntos  a  comer,  se  burlaban  del  cómo  el  pueblo  los  mantenía  en  sus  pedestales.   Planeaban  del  cómo  hacerles   creer  al  pueblo  que  tenían  poder  sobre  ellos,  les  hacían  creer   que  la  democracia  era  del  pueblo,  lo  único  que  se  hacía,  era  mantener  sus  intereses  mezquinos.

De  vez  en  cuando,  les  hacían  creer  que  entre   ellas  y  ellos  eran  enemigos,  que  unos  defendían al  pueblo,  pero  en  realidad,  solo  actuaban  en  contubernio   contra  el  pueblo.

Una  vez,  alguien  se  atrevió  a  romper  con  esa  paz   falsa  y  simulación  que  se  vivía  en  ese  pueblo,  era   todo  un  sistema  de  complicidad,  donde  todas  y   todos  colaboraban,  se  protegían  unas  a   otros.

Fue  uno  de  tantos  que  descubrió  todo  este  juego   de  poder.

Lo llevaron  al  Tribunal  de  los Ancianos  para  ser  juzgado   por  sus  delitos,  se  le  acusaba  entre  otras  cosas,  de  promover  ideas  contrarias  a  las  que   por   siglos  enseñaban  las   y  los  ancianos.

La  manera  que  tienen  controlado  al  pueblo   por  medio  de  la  anciana  de  la  educación,  con  la  ayuda  de  la  anciana  de  la  iglesia,  pues  estas  llegan  a la  conciencia  y  al  corazón  del  ser.   Su   filtración  entre  los  individuos  era  muy  sutil  y  muy   paternalista,  en  esto  ayudaba  muy  bien  el  anciano de  los medios  de  comunicación,  es  el  más  manipulador  de  todos,  pues  es  un  miembro  más  de   las  familias  que   formaban  aquella  comunidad.

Las  y  los  ancianos  comenzaron  su  veredicto:  aquí   todas  y  todos  cumplen  una  función,  esto  es  lo  que  importa,  seguir  guardando  el  orden  establecido  por  nuestros  antepasados   y  dioses.

Así  que  tú  dedícate  a   creer  ciegamente  sin   cuestionar,  para  obedecer  sin  decir  nada,  de  lo  que  nosotros  enseñamos.

No  puedes  opinar,  mucho  menos  pensar,   tus  pensamientos  personales  no  debes  de  decirlos  en  las  plazas  públicas,  esos  guárdatelos  para  el  ámbito  de  lo  privado.

No  puedes  poner  en  duda  lo  que  nuestro   anciano  mayor  el  gobierno  dice  en  sus  discursos,  mucho  menos  recordar  sus  fraudes,  masacres,  robos,  mega deudas,  genocidios.

Hoy  por   hoy   la  anciana  de  la  economía  rige  nuestras   vidas,  tú  eres  uno  más  en  este  gran  engranaje,  sólo  eres  una  pieza  más  que  nos  mantiene  y  conservas  nuestra  posición  ante  el  pueblo;  tú  dedícate   a  traernos más   dinero  para  seguir  pagando  tus   impuestos.

Todo  te  está  permitido,  siempre  y  cuando  lo   hagas  en  lo  oscurito,  actúes  oculto  ante  los  demás,  te  está  permitido  seguir  fortaleciendo  el   secretismo  que  por  siglos  nos  ha  mantenido  donde  nos  encontramos  y  nos  ha  dado   impunidad  ante  la  verdadera  justicia.

No  te  está  permitido  sobresalir  ante  los  demás,  mucho  menos  ante  nosotros,  pues   darás  algo  que  es  muy   peligroso:  esperanza,  ésta   es  nuestra  peor  enemiga,  pues  motivas  despertar  a  los  demás  y  los  motivará   a  creer  que  las  cosas  pueden  ser  de  otra  manera  y  no, la  que  hemos  enseñado  nosotros.

Tú  no  importas,  mucho  menos   tu  protagonismo.

Si  cumples  esto,  serás   orgullosamente  parte  de  nosotros   y  de  nuestras   instituciones  que  siempre  tienen  la  verdad  y  buscan  el   bien  de  nuestra   hermandad.

Ubícate  y  compórtate  como  te  orientamos  nosotras  las  ancianas   y  ancianos,  nunca  nos  equivocamos.

¡Cúmplelo  y  serás  grande  ante  nuestros  ojos  y  serás  parte  del  paraíso  que  siempre  hemos  prometido  al  pueblo!

¡Bienvenido!

“Las  leyes  son  como  las  telas de arañas: aprisionan a los pequeños  y  a  los  débiles.  Los  ricos  y  poderosos,  sin embargo,  las  rompen  cuando quieren”. 

Anacarsis (siglo 6 a. C.)

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Año 2014: Momento crucial para la educación en México

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

.

imagen de cai-mb.blogspot.com

imagen de cai-mb.blogspot.com  

.

En tiempos recientes el tema sobre la educación en México ha sido un tema relevante en cuanto a las políticas públicas en nuestro país; amas de casa, profesores, investigadores y diputados han dado su versión de los hechos; también los medios de comunicación.

¿Cuál es el panorama de la educación en México? ¿La Reforma Educativa como un simple cúmulo de buenos propósitos? ¿De nuevo la utopía se impone? El conflicto siempre se ha de revelar: una cosa es la propuesta teórica y otra cosa es la realidad. Una cosa es la utopía propuesta por la Secretaría de Educación Pública en México y otra cosa es el diario vivir del alumno en su proceso de enseñanza aprendizaje y otra cosa también es el diario vivir del docente que se “enfrenta” a ese alumno que ha permutado en los últimos veinte años.

¿Cuál es la propuesta actual de la educación en México? ¿Cuál es el panorama? La educación en México constantemente está cambiando, desde una educación “socialista” de los años cuarenta, pasando por una educación conductista, luego una educación “progresista” hasta lo que tenemos hoy en día: una educación atravesada por un enfoque por competencias con ínfulas de educación inclusiva: “Educación para todos”.

La educación en México está viviendo un momento histórico, un momento cumbre a través de la “Reforma Educativa”; planteemos la interrogante que ronda en cualquier mesa de trabajo: ¿Cuál es el sentido de dicha Reforma?

La propuesta de los personajes que tienen en sus manos el derrotero de la educación en México es convertir las escuelas en “ambientes de aprendizaje” y para ello, como primer paso, han propuesto los denominados “Consejos Técnicos Escolares” que consisten en reuniones de una vez al mes de todo el personal de la institución educativa.

El Consejo Técnico Escolar (C.T.E.) es una propuesta de la Secretaría de Educación en México. El C.T.E. está pensado para fungir como un espacio de oportunidad idóneo en donde se puedan fortalecer las capacidades de la institución educativa con el objetivo de mejorar los aprendizajes. Cabe señalar que dichos espacios de análisis y reflexión ya no giran nada más (o no deberían) en torno a la trasmisión de conocimientos: el interés en la actualidad no solamente se limita a las actividades propias del aula sino a la escuela como conjunto. Construir una “comunidad de aprendizaje” en donde los docentes toman en sus manos el destino de la escuela. ¿Por qué estar en contra de dicho axioma? ¿Será quizá por el temor de no saberse responsable y capaz de semejante reto?

La idea de educación en la actualidad dista mucho de las propuestas que en su momento rigieron los lineamientos por los cuales se guiaba cualquier institución educativa; ahora la innovación radica en que el aprendizaje no se limita simplemente a la reproducción estéril del conocimiento: dadas las circunstancias por las que atraviesa la civilización y las características propias de la globalización, la educación se reparte en cincuenta por ciento aprender a aprender y el otro cincuenta por ciento aprender a convivir. (Sin olvidar las competencias para la vida, los aprendizajes esperados, estándares curriculares, principios pedagógicos, perfil de egreso).

El discurso que impera dentro de los representantes de esta nueva propuesta tiene que ver con constructos como la calidad, inclusión, equidad, educación para todos. Enfoque de inclusión.

¿Qué hace diferente la Reforma actual a las reformas que en su momento tuvo la educación? La reformas educativas de antaño fueron en lo pedagógico, la actual viene a reformar las bases, la estructura, el juego en el que todos participamos. Eso ha quedado asentado en la reforma al artículo tercero; ahora el que quiere ser docente no será por herencia, por tradición, por un resultado en la compra-venta de alguna plaza o por “compadrazgos”. Ahora la propuesta es que el que está frente a los alumnos sea resultado de un mérito, que esté capacitado e impregnado del rol docente, del saber docente, orgulloso de pertenecer a este cambio tan trascendental que estamos viviendo en la educación en México.

¿Cuál es la realidad de la educación en México? El ochenta por ciento de los alumnos que terminan la educación básica presentan resultados que están en la franja de “insuficiente y elemental”. Las reglas del juego indiscutiblemente deben de cambiar. El sistema educativo está agonizando, cualquier cambio a estas alturas es preferible.

Con la Reforma Educativa se pretende valorar la capacidad profesional del docente, el estar frente a los alumnos sea fruto de sus méritos y no un compadrazgo. La Reforma tomará en cuenta el desempeño, las capacidades, la entrega, la idoneidad. La evaluación al docente se centrará en su capacidad de ejercer con competencias claras su función. La intención es dar paso a la “Meritocracia” que tanta falta hace en cualquier sistema institucional.  Dejar atrás esos “Usos y costumbres” en donde la plaza docente se heredaba, se vendía o se pactaba a través de canonjías. La propuesta de la Reforma Educativa es valorar el desarrollo profesional docente.

Otro de los puntos torales de la Reforma Educativa es la “Autonomía escolar”. Estos aires nuevos que se pretenden vienen a impulsar la creatividad, la innovación en estrategias, la participación crítica y autónoma del docente y apertura al padre de familia, partiendo de lo que Silvia Schmelker denominó como “Escuela singular”, tomando en cuenta el axioma de que cada escuela necesita resolver sus problemas de manera distinta. Singularidad y creatividad.

¿Cuál es el fin último de la educación? No hay que perder la brújula, el sentido y el destino final de la educación es el logro del objetivo colectivo plasmado en la consecución de la meta educativa: “Que los alumnos al egresar sean capaces de desempeñarse como ciudadanos de una sociedad democrática”. Habrá que empezar a formar primero esa “sociedad democrática” en donde sean bien recibidos los alumnos que egresan de las escuelas, mismos que serán los creadores de dichas sociedad que anhelamos. Juego dialéctico socializador. Lograr también que los egresados sean capaces de seguir aprendiendo a lo largo de la vida,  alumnos dotados de los instrumentos para aprender.

El reto está allí. Asumir el reto es cuestión de actitud. El reto sirve para crecer. ¿Utopía? Quizá, pero ¿para qué sirve la utopía? (como bien dijera el poeta) precisamente para eso, para caminar.

Autor: Carlos Arturo Moreno De la Rosa (Monclova, Coah. Mx.)

 

¡Ellos no quieren que pienses!

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán


La  educación  en   México  nos  lleva  a  preguntarnos  ¿Quién  controla  la  educación?  ¿Quién  está  detrás  de  ella? Quien  controla  la  educación – controla   la  cultura,  por  lo  tanto,  controlan  el  actuar  de  los  individuos.

El  feudal  Sindicato  Nacional   de  Trabajadores  de  la  Educación,  no  ha  hecho  otra  cosa  que  crear  individuos  alineados,  junto  con  la  Iglesia  católica – cristiana,  y  un  gobierno   monopartidista  que  regresa.

México  es  esclavo    de  una  educación  que  no  permite  competir  y  hablar   para  relacionarse  con  el  mundo.  Esclavos   de  una   educación  pública  que  crea  individuos  y  no   personas;  individuos   apáticos,  entrenados   como  animalitos  para  obedecer,   en  vez  de  pensar  para  actuar.    Esclavos   para  memorizar  en  vez  de  cuestionar,   entrenados  para  aceptar   los  problemas  en  vez  de  buscar  alternativas   para  resolver   nuestra  problemática.    Los   entrenan  para   vivir  hincados  frente  a  las  autoridades  gubernamentales,  eclesiásticas   y  escolares,  en  vez  de  llamarlas  a   rendir   cuentas.

Te  quiero   motivar  a   ver   éste  documental,  que  no  lo  dice  todo,  pero  que  abre  la  alternativa  a  buscar,  que  la  educación   cumpla  con  su  papel:  crear  verdaderas  personas  pensantes   y  libres. 

¡Compártelo  con  todas  y  todos  tus  contactos!

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Socializar a la Bestia

Por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

@CarlosMorenoMx

 

“¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser fruto de la educación”
Alejandro Dumas

 .

La agresividad es co-substancial al ser humano. Somos unas bestias y como tales actuamos. En la actualidad estamos viviendo una realidad nacional impregnada por actos de violencia, el fenómeno se está re-editando en cada Institución Educativa, en cada salón, en cada pasilla de cualquier escuela, pública o privada, sobre todo en la Educación Básica.

¿Qué hay detrás del acoso escolar? ¿Qué hay detrás del acto denominado bullying? ¿Por qué los adolescentes actúan de tan bestial manera? El odio está incardinado en lo más profundo de nuestra esencia humana, pero una cosa es tener el sentimiento y otra cosa es llevarla al acto. Todo ser humano ha experimentado odio, coraje, resentimiento, deseos de agredir al prójimo, pero por cuestiones de civilización nos reprimimos y el sentimiento se queda solo en eso, no lo llevamos al acto, pero ¿Qué está pasando con los adolescentes hijos de la posmodernidad?

Los adolescentes en la actualidad se están permitiendo transitar esa brecha; han traspasado la delgada línea existente entre el sentir y el hacer. Han llevado al acto la frustración existencial en la que han vivido. Es cierto que antes también existía el acoso, pero ahora se ha masificado, ahora se ha convertido en un modo de vida. Agredir es la norma.

El adolescente lo ve en los videojuegos, lo ve en la tele, ve que los malos están ganando cualquier guerra insulsa. El adolescente se ha empoderado. La bestia se ha liberado. Se han roto los grilletes que habían mantenido aprisionada a la bestia humana. La civilización va en declive. La Humanidad ha caído en ese juego perverso. Ya lo dijo Sigmund Freud, había previsto la maldad humana, por eso insistía en su aforismo: “Allí donde se lee Ello, debe instaurarse el Yo”; lo que se traduce a: “Allí donde ha vivido la bestia debe instaurarse el Hombre”. Pero ¿hicimos caso? No. La autoridad comenzó a poner límites laxos, los papás se revelaron ante sus padres y decidieron ya nunca jamás vivir bajo un régimen de represión. Ahora estamos viviendo las consecuencias nefastas. Hijos que se burlan de las leyes de sus padres. Hijos que carecen del amor de su madre, que han vivido sin la madre, hijos que se han convertido en un “des-madre”. Sociedad perversa que goza con el sufrimiento del prójimo.

¿Qué hacer? La Escuela debe asumir su rol, ya no se puede concebir a la Institución Educativa como esa entidad en donde solamente se lleva a cabo la trasfusión del conocimiento. No es posible continuar con esa simulación en la que hemos vivido. No es posible que el docente se siga quejando de lo mismo, que es por falta de valores, que ya vienen así del hogar, que es porque el alumno proviene de una familia disfuncional. La Escuela debe responder puntualmente a las carencias de la Sociedad en turno.

Debemos de concebir a la Escuela de una manera diferente. La Escuela hoy en día no se debe supeditar al simple rol informativo. La urgencia apremia. Hoy en día la Institución Educativa debe asumirse como un agente socializador. Socializar a la Bestia.

Ante conductas drásticas es un imperativo categórico implementar acciones drásticas. La  prevención como estrategia básica para contrarrestar el malestar que poco a poco va carcomiendo el Tejido Social.

La bestia humana anda suelta, es necesario reprimir en algo las conductas que van en contra de la evolución de nuestra Civilización. Educar es el camino. Socializar a la bestia antes que sea demasiado tarde.

psicologocarlosmoreno@gmail.com

 

 

La Reforma Educativa y el papel del docente

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

Curso de Formación Continua

Curso de Formación Continua 2012

.

“El porvenir está en manos de los maestros de escuela”
Víctor Hugo

 .

Lo que hace el profesor en el salón de clases necesita imperiosamente una transformación para intentar dar respuesta a la incertidumbre que caracteriza al mundo en el que estamos insertos. México está viviendo una Reforma Educativa (Prescolar 2004, Secundaria 2006 y primaria 2009) que consiste básicamente en poner atención a la capacidad de aprendizaje del alumno, en cómo es que aprende y sobre todo nunca perder el objetivo de la educación que es lograr que de las aulas surjan ciudadanos con una ética capaz de interactuar con el prójimo de una manera socializada, sujetos que egresen de la Educación Básica y que sean competentes con el uso de las herramientas propias de una civilización imbricada en la posmodernidad; ver la realidad desde la propuesta de Edgar Morín, hacer del “pensamiento complejo” un acto de cotidianeidad.

La Educación  que actualmente propone la Secretaría de Educación Pública de nuestro país se circunscribe dentro de las cinco competencias para la vida; dos están directamente relacionadas con el aspecto cognitivo (aprendizaje permanente y manejo de información) y tres con el aspecto socio-emocional (manejo de situaciones, saber convivir y vivir en sociedad). El docente al planear, al entrar al salón y al interactuar con sus alumnos debe tener en mente que la Educación tiene un fin muy claro, en donde la Educación básica (prescolar-primaria y secundaria) forman parte de un todo y en donde el alumno deberá poseer las diez competencias esbozadas en su perfil de egreso.

La labor del docente en la actualidad no se limita solamente a “trasmitir el conocimiento”, sino hacerlo significativo, si el docente se dedica solamente a trasmitir el conocimiento por medio de prácticas obsoletas, aburridas, monótonas que no llegan a significar nada para el alumno, la educación seguirá siendo un caso perdido. Desgraciadamente el docente en la actualidad  está condicionando al alumno para que conteste las evaluaciones ya que de ese resultado va a depender su incremento económico dejando de lado la verdadera educación. El docente se ha convertido en un empleado más. Qué lejos aquellos tiempos en donde ser docente implicaba una vocación, una entrega, una misión, un arte.

La propuesta de la Secretaría de Educación Pública es apostar por una educación centrada en el alumno, que el docente logre el hábito de planificar la sesión, que su enseñanza esté centrada en el logro de competencias, implementar un trabajo colaborativo, el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, ver la evaluación del alumno como un proceso continuo durante el ciclo escolar y no solamente al final. La Educación como el factor principal de la movilidad social y sobre todo no perder de vista la dimensión horizontal de la adquisición del conocimiento, dejando atrás la verticalidad del sujeto del supuesto saber. Ya no más aulas en donde el profesor hace gala de sus dotes histriónicos. La propuesta hoy en día es darle la voz al alumno.

La Reforma educativa se podrá implementar siempre y cuando el docente trabaje en su actitud sobre su propia práctica docente y el trato que le da al alumno, la interacción, el vínculo que logra implementar con su alumno y con sus compañeros de trabajo. Ambientes favorables de aprendizaje que no se limitan a la infraestructura, sino que van más allá, a la actitud del docente de hacer de su trabajo un acto placentero.

La reforma educativa en pocas palabras implica un cambio de actitud por parte del docente. Para que se lleve a buen término todos los propósitos de la Reforma Educativa primero debemos de cambiar nuestras estructuras mentales para poder hacer propios los paradigmas que propone la nueva educación. Si al docente le apasiona su profesión ya habremos dado un gran paso.

Quizá, en resumidas cuentas, lo que nos hace falta es aprender algo sobre la Pedagogía del Amor.

 @CarlosMorenoMx

 

 

¿Por qué ganó Enrique Peña Nieto?

Escrito por: Carlos A. Moreno De la Rosa

imagen tomada de deccanchronicle.com

.

“Los ciudadanos que dan su voto al poder corruptor
son pobres almas atribuladas que anhelan el maltrato”
Leonardo Da Jandra

.

Claro que Enrique Peña Nieto ganó las elecciones. Claro que por supuesto que el PRI con su maquinaria de marketing instaló en el inconsciente colectivo la necesidad de ser gobernado por un sujeto hueco, por un sujeto vacío, sin propuestas, títere de unos cuantos que quieren seguir moviendo los hilos de la Nación. El pueblo tiene el gobernante que se merece.

El Partido Revolucionario Institucional ganó el derecho de “servir” al pueblo de México porque un importante sector de la población es indiferente al llamado que hace la democracia. Ganó el PRI por las ya consabidas artimañas del carrusel, o el pagar por el voto con una fotografía de por medio. O simplemente ganó Peña Nieto porque los mexicanos tomamos decisiones trascendentales partiendo de lo que nos diga la televisión.

El candidato Enrique Peña Nieto ganó por la simple y sencilla razón de que vivimos en un país tercermundista.

Peña Nieto ganó las elecciones por que aún somos un país que vive de pan y circo.

Si en las evaluaciones que lleva a cabo la OCDE en el rubro de la Educación obtuviéramos los primeros lugares, otra cosa sería, pero ¿cuál es la realidad? poseemos los últimos lugares, somos un país sin juicio, carecemos de razonamiento, la Lógica aún no se manifiesta, poseemos pensamiento concreto, carecemos de memoria a largo plazo y sobre todas las cosas somos fanáticos a la televisión; bueno, esto último quizá no tiene mucho de virulento, pero lo “malo” es que consumimos de la televisión programas chatarra.

El sr. Enrique Peña Nieto llegará a la silla presidencial porque vivimos en una “República bananera”, porque siguen existiendo los acarreados, los votos cambiados por despensa, o simplemente porque el candidato estaba  muy guapo y camina delante de una estrella de las telenovelas.

Ganó Enrique Peña Nieto simplemente por que en México las bibliotecas siempre están vacías y los casinos siempre lucen repletos. Ganó Enrique porque el mexicano prefiere cotorrear, porque el mexicano no hace un acto de introspección necesario para reflexionar su voto; se deja llevar por la parafernalia de los medios de comunicación. El voto insulso, el voto mediocre, el voto del infeliz. El voto corporativo, el voto clientelar. El voto en masa.

El voto en las elecciones de este año para la Presidencia de la República eran todo un acertijo, no había a cuál irle: de entrada el PRI y el PAN representaban y siguen representando más de lo mismo, el poder anquilosado, el poder que nos ha mantenido sometidos. El “PRIAN”, han sentenciado los eruditos de la materia.

El PRD representa aún la propuesta novedosa, quizá un “cambio verdadero” pero la personalidad de Andrés Manuel distrae mucho del objetivo, quiso convencernos con su “República amorosa” y estuvo a punto de hacerlo, pero repentinamente cambió de decisión y volvió a sus andadas, en lugar de proponer se dedicó a denunciar los males de la Nación, y peor aún, su propuesta económica dista mucho de lo que en la actualidad se requiere. Su nacionalismo trasnochado alejaría la inversión extranjera. Estaríamos aislados dentro de un mercado globalizado. Lástima de Gabinetazo, nos hubiera gustado ver en acción a ese grupo de ínclitos mexicanos. Quizá dentro de seis años, en el 2018 sí gane la izquierda, representada por Mancera o por Ebrard.

De Gabriel Quadri pues ni para qué; sus propuestas fueron muy ambiciosas, si por él fuera desterraría a los más pobres del país, si por él fuera se encargaría de privatizar el sector Salud, Educación y Pemex, a leguas se ve que su ideología comulgaba con el fascismo.

Volveremos a las andadas. Nos volverá a gobernar el Partido Revolucionario Institucional. Resignación y Aceptación. Tendremos seis años de más de lo mismo. México no podrá avanzar, México seguirá estancado. Ganó el político de relumbrón. El PRI se instalará otra vez en Los Pinos gracias a los habitantes de un país desmemoriado.

Enrique Peña Nieto será presidente gracias a un país en donde el ciudadano prefiere a Espinoza Paz por encima de Octavio Paz.

Adiós al Circo de las cuatro Pistas.

@CarlosLector

¿Dónde quedó la bolita?

Escrito por: Karina Díaz Díaz

Imagen tomada de ehdeezion.wordpress.com

Es cierto que hablar de educación es algo complejo. Constantemente se escuchan las inconformidades aquí y allá de muchas personas con diversas profesiones e incluso los políticos toman el tema muy en serio sobre todo en este tiempo electoral diciendo que harán hasta lo imposible por cambiarla, que la educación es primero ah, y que con una mejor educación saldremos de pobres.

¿Quién tiene la culpa de la mala educación de nuestro país? ¿A qué se debe que el nivel educativo no logre ni por poco los estándares universales? ¿Por qué los niños y niñas del país reprueban no solamente los exámenes PISA y ENLACE sino los que presentan cada bimestre? Y claro, en la mayoría de las respuestas mencionan que los MAESTROS son  los culpables de este hecho tan vergonzoso  y divagan diciendo que es porque  faltan constantemente, por tan prolongadas manifestaciones, etc. dándoles la razón el conductor Loret De Mola con su documental “De panzazo”.

Remontándonos a los inicios de la educación en México es preciso exaltar el pasado haciendo hincapié en las cualidades de las generaciones desde la época de nuestros abuelos, quizá de los bisabuelos, esto con la finalidad de aproximarnos a las respuestas descritas anteriormente.

A través del tiempo han existido generaciones con particularidades definidas, en 1925-1949 existió la “Generación silenciosa” donde las personas eran dedicadas a su trabajo, crecieron con responsabilidad y formación de carácter para la vida: disciplina, autosacrificio y trabajo en grupo, además eran callados y el padre controlaba con la mirada.

En el año 1949-1970 aparecen los “Baby Boomers” donde los padres buscaban “dar” a sus hijos lo que ellos no tuvieron, crecieron con la T.V. pero preocupados por la educación, incrementa el número de profesionistas  y los pierden el control de los hijos a los 11 años.

De 1970-1984 crece la generación “Xs” siendo la 1a. generación que empieza a vivir la crisis de los 60s, 1a. generación de padres que ambos trabajan, se sienten emocionalmente abandonados, existe una mayor incidencia al suicidio, no aceptan trabajos que requieran iniciar desde abajo, búsqueda errónea de la esencia de la familia (más dinero, actividades físicas) perdiendo el control de los hijos a los 3 años.

Generación “Milenio” 1984- 2000, en ésta el suicidio en una alternativa de solución, es la generación del nintendo, chat, internet,  celular, tienden a tener menor tolerancia y alta discriminación socio – económica,  crece rodeada con violencia, carencia de familia nuclear, normatividad femenina. Mayor ansiedad, SIDA, anorexia, bulimia, depresión infantil, estrés académico, el muchacho menosprecia la autoridad (sabe más que él) y se pierde el control de los hijos a los cero años por no decir que los padres nunca la tuvieron.

En la actualidad vivimos la generación de los “Ninis” llamados así por aquellos que ni estudian ni trabajan, surgen aproximadamente desde el año 2000. Si los “Milenio” no tuvieron control desde los cero años los “Ninis” no lo tienen desde la concepción, crecen sin motivos para seguir estudiando y no los culpo después de que las ofertas laborales son pobres y no cubren las necesidades del profesionista o simplemente no las hay, viven en familias que lo disfuncional no los hace funcionales, prefieren tenerlo todo sin esfuerzo, viven de la delincuencia haciendo bullying en las escuelas o vendiendo drogas dentro de ellas o simplemente están dispuestos a vivir para el  “cuidado” de otros observándose comúnmente en las esquinas dando el pitazo.

Como nos podemos dar cuenta las generaciones han cambiado irreconociblemente. Las personas han cambiado, las familias que las integran también y por lo tanto la SOCIEDAD en general se ha transformado, y ahora ¿a quién le echas la culpa de la mala educación?

El séptimo mandamiento

Escrito por: José Jorge Hernández Briones

imagen tomada de parisicilia.eu

.

“Tolera México corrupción”, periódico El Norte
“Es Javier Villarreal más rico que Obama”, periódico Vanguardia.

Vivimos en una época de corrupción, donde no debería ser común las palabras o frases robo, fraude, delincuentes de cuellos blanco, detienen a políticos, investigan a exgobernador, arraigan a empresario, buscan a político.

Y lo escribo porque la educación y los valores se fundamentan muchas veces desde la familia, nuestros padres nos educan de la manera que ellos creen conveniente, unas veces funciona y otras no.

Asegura una frase que la ocasión hace al ladrón y afirmo que si se tienen principios bien estructurados la ocasión no hace al ladrón, al menos así me pasó con dos casos de señoras que le ayudaron a mi esposa en el quehacer de la casa.

No voy a entrar en una exégesis sobre el Séptimo Mandamiento, solo escribiré de manera corta los principios que se nos enseñan en casa y que son muy valiosos para nuestra vida.

Recuerdo una experiencia que viví en mi niñez que en muchos años fue dolorosa pero ahora se la agradezco y se la agradeceré por siempre a mi papá a quien creo, desde ahí me cayó la maldición o bendición para no cometer robos.

Tendría al menos 7 años y jugaba con un vecino, de pronto nos metimos a unos terrenos y ahí en el sitio hallamos huevos, muchos y el niño, Benito, como se llamaba me dijo “llévate unos para tu casa, yo le voy a llevar a mi mamá y se va a poner bien contenta”.

Creyendo que hacía la obra del día, me guardé unos en las bolsas y contento porque llevaba huevos a mi casa caminé feliz y al entrar a mi casa anuncié a todo mundo que me había hallado unos huevos.

Recuerdo que mi papá me preguntó y le dije donde los había encontrado, más tarde en contarle que él en sacar el cinto y darme varios “cinturonazos” que hasta los huevos que estaban adentro de la bolsa se quebraron.

No entendía por qué me golpeaba, solo me daba mucho sentimiento, pero ya después, cuando las cosas se calmaron me contó una anécdota con la cuál entendí su actitud, y de hecho, fue la única vez que me golpeó en toda mi vida.

-Mira mijo -me dijo mientras me sentaba en sus piernas- cuando yo era niño, frente a mi casa vivía una señora que tenía un hijo y una vez la mujer le dijo al niño, ‘ves esa herradura que está arriba del carretón”, el niño contestó –sí, ‘pues ve por ella sin que te vean y tráemela’.

A partir del hecho, me comentó mi papá el niño se acostumbró a robar y ya nada lo detuvo hasta que se volvió prófugo de la justicia hasta que una vez a media noche, llegó con la mamá y le dijo: -por su culpa me volví ladrón, si usted no me dice que está mal lo que hacía yo no viviera robando, ni me anduviera escondiendo”.

Yo no sé si fue cierto, lo que sé, es que fue una enseñanza de valores, quizá muy simple, quizá fantasiosa, pero al fin y al cabo enseñanza que al correr de los días, meses y años aprendí el Séptimo Mandamiento iba a ser importante en la vida.

No sé si a las personas que hoy roban, unos por necesidad , otros para enriquecerse les hayan enseñado principios o valores para vivir de manera digna o se hayan contaminado durante el camino, lo que sí sé es que aunque mi enseñanza fue algo primitiva, resultó provechosa.

@JorgeEditor

Hasta donde la pasión te lleve

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

@CarlosLector

Imagen tomada de 2.bp.blogspot.com

[…] hacer lo que venimos a hacer aquí, a vivir lo que más vale de vivir y encontrar tu segunda identidad. […] confundidos no sabemos mirar, hasta que eres sincero y dices…
Fernando Delgadillo.

 .

-Oye, ¿y a ti, te gusta tu trabajo?“Pues… me da para comer”.

Cuántas veces no hemos escuchado en los domingos a adultos que espetan estentóreamente la  siguiente frase: “chin, ya mañana es lunes, a trabajar.”

Tal parece que la sociedad actual se empeña en frustrar los sueños, deseos y anhelos de los habitantes del planeta tierra. Educamos para que nuestros hijos cuando lleguen a ser adultos sean unos sujetos que encajen perfectamente en el engranaje de la Gran Maquinaria que dicta la economía en turno.

Los papás en la actualidad se espantan cuando su hijo les dice que quiere ser pintor, bailarín, escultor, filósofo o músico de rock and roll. Entrenamos a los infantes para que sean productivos, los disuadimos de sueños tan “irreales e infructuosos” como pensar ser artista, fisicoculturista, futbolista, beisbolista, escritor. Educamos a los pequeños con el firme propósito de que adquieran las competencias básicas para que sean sujetos productivos para la Sociedad.

¿Qué le apasiona a tu hijo? ¿Qué le apasiona a tu alumno? ¿A qué se quiere dedicar toda su vida? ¿Qué le hace feliz? ¿Qué quisiera estar haciendo el día entero? Parece ser que los que trabajamos para la Educación hemos perdido esa brújula, nos dedicamos a que nuestros alumnos completen los contenidos, a que logren los aprendizajes esperados, a que adquieran las competencias estipuladas por la OCDE. Lentamente nos estamos olvidando de la esencia de la existencia: venir al mundo a disfrutar. Venir al mundo a ser feliz. Será quizá tal vez por eso el gran incremento de jóvenes que afirman que su existencia no tiene sentido, es por eso que vemos jóvenes deprimidos, es por eso que a muchos esta vida, la vida que se les ha planteado e impuesto no les satisface y deciden retirarse antes de tiempo.

Recientemente me comentaba un colega que si él tuviera un hijo y ese hijo descubriera que le apasiona algo en la vida, como por ejemplo pintar, escribir, ser artista, escultor, músico, que él le pagaría esa pasión: “Qué importa que esa pasión no le dejara dinero para vivir, pero sin duda mi hijo sería inmensamente muy feliz, porque estoy seguro que si sigue haciendo lo que le apasiona tarde que temprano eso le dará para vivir”… como a Fernando Botero, por ejemplo.

Quizá tenga razón mi colega, habrá que ver detenidamente cuál es la pasión de nuestros hijos, cuál es la pasión de nuestros alumnos, ver qué les hace ser felices, ver qué les hace vibrar de emoción.

Vivir la vida haciendo lo que te apasiona, lo que te gusta, claro, esa pasión de preferencia debe estar socialmente aceptada evitando en lo posible crear conflictos con el contexto en el que vivimos.

La vida ofrece oportunidades para re-pensar y re-plantear nuestra existencia, deshacernos de situaciones, eventos y prejuicios que solamente afligen a uno.

Deberíamos hacerle caso a lo que hace tiempo escribió Simone De Beauvoir: “Si no vives la vida que deseas vivir, es mejor morir”.

Hacia una fe indignada

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 

 

Para  aquellos  católicos – cristianos  trasnochados  y  caducos
Que  no  quieren  adaptarse  a  una  nueva  manera  de  entender 
El  Reino  del  Padre  y  de  recrearlo  para  vivirlo
De  manera  novedosa  hoy  en  día.  

 

“¡iNDiGNATE! Un  grito,  un  toque  de  clarín  que  interrumpe  el   tráfico  callejero  y  obliga  a  levantar  la  vista  a  los  reunidos  en  la  plaza, , ,  una  alerta  para  no  bajar  la  guardia”. 
¡INDiGNATE!  Del  libro  de  Stéphane  Hessel.  Prólogo  José  L.  Sampedro.  Ed.  DESTiNO  2011. 

 .

Tal  vez,  no  me  equivoque,  al  afirmar  que  el  problema  de  México,  es  la  forma  en  cómo  han  utilizado  la  educación  pública  y   privada;  el  Estado,  los  gobiernos,  las  Iglesias,  para crear  ciudadanas  y  ciudadanos  apáticos,  indiferentes  y  sobretodo  sumisos.

Sobre todo  el  PRI,  utilizó  la  educación   para  hacerse  legítimos  en  su  gobierno  por  más  de  70  años  y  la  Iglesia  de  paso  le  ayudó,  para  provocar  católicos  y  católicas  manejables  a  su  antojo  y  a  sus  intereses  mezquinos,  ante  cualquier  autoridad,  sin  cuestionarla  ó  llamarla  a  rendir  cuentas.

Esto  ha  llevado  a  las  y  los  católicos – cristianos   a  llevar   consigo  un  mapa  mental  en  su  cerebro,  imposible  de  romper  con  el.

Esto  ha  creado,  en  las  y  los   ciudadanos  la  creencia  a  reducir  el  papel  de  la  política  a  tachar  el  logo  de  algún  partido  político.

Creer  que  el   y  la  católica,  las   religiosas,  el  sacerdote  se    la  pasen  encerrados  en  la  sacristías  de  sus  templos,  viendo  pasar  la  Historia,  sin  comprometerse  con  ella,  mucho  menos  asumir   nuestra  responsabilidad   histórica.   Es  un  error  garrafal  hoy  en  día  y   una  tristeza,  pues   los  y  las  católicas  en  éste  instante  tienen  una   gran  oportunidad  para   provocar  y  hacer  creíble  el  Reino  de  Dios,  que  no  es  otra  cosa  que  vivir  la   justicia  y   tener  lo  necesario  para  llevar   una  existencia  en  plenitud.

La  fe  como  indignación,  no  es  nueva  en  nuestra  cultura  cristiana,  no  olvidemos  que  el  primer  indignado  es  Jesucristo,  a  muchas  católicos  y  cristianos   quieren  borrar  el  hecho  cuando   el  mismo  Jesús  entró  al  templo  y  se  enfrentó  a  todos  los  negociantes  de  la  fe  de  su  época,  y  parece  que  se  les  olvida  a  esos  católicos  santurrones  y  falsos,  el  motivo   por  el  cual  Jesús   fue  asesinado,  que  fue  por  la  opción  del  Reino  del  Padre.

Los  y  las   católicas,  tienen  que  tener  en cuenta    que  toda  síntesis   de  pensamiento,  de  valores,  de  sentido  y  significado  de  vida,  toda  espiritualidad  precipita  en  torno  a  la  experiencia  humana   fundamental  y  esta  le   sirve  como  catalizador  para  su  Historia.

Esta  experiencia  fundamental  es  algo  que  marca  a  la  persona  en   todos  los  niveles  de  su  vida.

Esta  experiencia   humana  fundamental  Pedro  Casaldáliga (religioso – teólogo – escritor  y  poeta  de  origen  catalán,  radicado  en  Brasil)  la  llama  “indignación  ética”  con  ella  podemos   compartir  con   creyentes  y  no  creyentes,  y  tiene  un  sentido  más  amplio  en  asumir  nuestro  protagonismo  histórico,  más   amplio,  más   allá,  de  la  sacristía  y  estar   encerrados  en  nuestros   templos.    Se  busca  encarnar  la  Buena  Nueva  en  nuestro  entorno  histórico,  que estamos  viviendo  en  éste  instante  y  no  el  pasado.

Atreverse  a  vivir  la  indignación  ética  hoy  en  día  es:  tener  una  percepción  de  la  realidad  fundamental; ser  sensible  y  despertar  mí  indignación  ética  ante  la  realidad   que  estoy  viviendo;  despertar  mí  percepción  ineludible;   y  actuar  por  la  toma  de  una   postura  u  opción   fundamental  en  mí  actuar.   Al  ser  capaz  de   atreverme  a  percibir  estas  realidades,  es  cuando  despertaremos  nuestra  <<indignación  ética>>.

Esta  indignación  ética,  nos  llevará  a  vivir  la  radicalidad  que  viene  en el  hondo,  de  nuestras  raíces    últimas  de  nuestro  ser.   Esta  indignación  radical  no  brota  de una  circunstancia   o  de  una   ideología  en  particular,  mucho  menos  por  pertenecer  a  algún  partido  político  o  religión,  sino,  que  uno  la  percibe   y  la  vive,  por  el  mero  hecho  de  ser,  seres  humanos.

Una  indignación  tan  irresistible  que  no  deja  comprender,  cómo   pueden   no  sentirla   otros  seres  humanos.

La  indignación  ética   que  nos  lleva  a  la  indignación   radical,  nos  cuestiona   en  lo  más  hondo  de  nuestro  ser,  nos  vemos  interpelados  de   una  forma  ineludible,  sentimos  que  no  podemos  convivir  o  pactar  con  la  injusticia,  porque  sería  una  traición  a  lo  más  íntimo  y  profundo  de  nuestra  conciencia  y  ser.

Tomar  una  postura  negativa  frente  a  mí  indignación  ética   radical,  sería   la  cerrazón  de  nuestro  corazón,  la  falta  de  sensibilidad,  la  apatía,  la  indiferencia.

“Una  persona  no  se  hace  revolucionaria  por  la  ciencia,   sino   por  la  indignación”.

Pedro  Casaldáliga  y  José  Ma  Vigil  de  su   libro  contestatario:”Espiritualidad  de  la  Liberación”.  Ed.  Sal Terrae  1992.  Colección  PRESENCiA  TEOLóGiCA.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.    

imagen del texto: blogs.periodistadigital.com