La paradoja de llamarse Dios

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

“La  teología  del  siglo  XX,  al  menos  para  mí  ya  no  podía  tener  futuro”

<<Conversaciones  con  Hannover  y  Barth  (Teólogos)>>  

 

La  palabra  “Dios” sigue  teniendo  vigencia  hasta  nuestros  días,  o  cuando menos  se  sigue  mencionando  en  la  mayoría  de  nuestros  círculos,  sean  intelectuales,  en la  sobremesa  de  la comida  de los  domingos, incluso  en  las  películas  pornográficas  la  frase   que  más  se  menciona  es  la  de: “Oh  Dios  mío”.

¿Quién sale  beneficiado  de  que  el  nombre  de  Dios  esté  en  nuestras   bocas? Creo,  que  nadie,  pero  lo  que  si  hay   que  pensar,   es  sobre  el  futuro de  la  teología  y   de  las   Iglesias  tanto  católicas   y   como  cristianas.

El   discurso  de la teología  a  lo  largo  del siglo  XX  fue  casi  la  de  defender  la   existencia  de  un  Dios,  pero  hoy  en  día  la  reflexión  teológica  tendrá  que  apostarle  a  favor  del  <<ser humano>>.  Si  queremos  ver  la  teología  en  el  futuro  tendremos   que  partir  de la  bondad  y la  belleza  del  ser humano,  de  la  solidaridad,  de  la opresión  y  de  la  liberación  que  siguen  buscando  muchas  y   muchos.

Tenemos  la   responsabilidad   de  partir  de una reflexión  teológica  más  encarnada,  más   realista,  que  parta  de  lo  más   cotidiano  de  nuestra  gente,  y  no  seguir  repitiendo   grandes  tratados  sobre  dogmas,  el  discurso  teológico  tiene  que  partir  en  defensa  de  lo  humano  y  de  su  creatividad  divina  que  cada  una – uno  de  nosotros  tenemos.

Hay  que  tener  en  cuenta  el  contexto  experiencial  cultural  y  social,  que  se  vive  hoy    en  nuestras  sociedades.   Estamos  llamados   abrirnos  a   una   teología   crítica  y  que  llegue  a  la  conciencia  del  ser humano  y  que  éste  se  sienta  identificado,  o  cuando  menos  responder  a  sus  miedos,  enajenaciones  y  dudas  que  vive  el  ser humano en esta  época.

La  reflexión  teológica  hoy  en  día  tiene  que  tener  sentido  ecuménico,  ser  cristiano   en  estos  tiempos  es  tener  la  capacidad  de  apertura  para  el  diálogo  con  otras  formas  de  creer  y  de pensar.

Creo  que  nadie  se  beneficia  de  la  palabra “Dios”  siga  en  nuestras  bocas,  pero  sí   nos  lleva  a  reflexionar  que  si  pronunciamos “Dios”  es   porque   hay  en  el  ser humano  esa  sed  de  trascendencia   de  conectarse  con  lo  divino  que  descansa  en  él  y  llegar  a  la  verdadera  liberación  para  poder   vivir  esa  plenitud   existencial,  a  la  cual,  todas  y  todos   podemos  llegar  a  vivir.

“La  teología:  es  la  fe  solidaria  con  el  tiempo,  de  ahí  la  necesidad  de  estar  abiertos  al  propio  tiempo”.

<<Teólogo  católico M. D. Chenu>>

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor    

Hacia una Fe más allá de la condena

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 –

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

 –

“No  se  trata  de  valorar,  sino  de  experimentar, 
que  cada  uno  debe  de  ser  plenamente  Mujer  y  plenamente  Hombre. 
Como  luchador,  el  hombre  es  capaz  de  amar”. 
Anselm  Grüm  de  su  prodigioso  libro <<Luchar  y  Amar:  cómo  los  hombres  se  encuentran  a  sí  mismos>> Ed. San Pablo 2008.

 –

La  propuesta  de Jesucristo;   la  Buena Nueva,  por  algo  la  llamamos   así,  porque  si  de  algo  podemos  presumir  aquellas  y  aquellos  que  nos  esforzamos  por  seguirlo,  en una  sociedad  secularizada,  es  la  novedad  que  nos  regala  Cristo:  es  que  abre   Dios  al  mundo,  por lo tanto,  a  la  humanidad.   Algo  que  vivo,  es  que  Él  comprende  mí  búsqueda,  la  de  aquella,  la  de  nosotros – nuestra  búsqueda.

Nuestra  Iglesia  si  algo  puede  dar  al  mundo,  es  el  proyecto  de  Jesús;  el  Reino  y  nos  recuerda  ÉL  mismo  en  San  Mateo 6, 33-:  “Busquen  primero  el  Reino  de  Dios  y  su  Justicia  y  lo  demás  viene  por  añadidura”.

Podemos  encontrar  nuestro  camino  en  la  pluralidad  que  hay  en  nuestra  propia  Iglesia,  a través  de  la  diferencia  de  los  dones  de  la  presencia  de  muchas  católicas  y  católicos,  en  una  verdadera  escucha  tolerante  y  una  conversación  honesta  y  transparente,  con  ideas  diferentes,  pero  sin  condenar,  mucho  menos  descalificándonos  los  unos  a  los  otros.

Yo  he   encontrado,  y  he  vivido  que  cuando  la  fe  está  separada  de  la  verdadera  misericordia  de  la  ternura  del  Padre,  que  nos  revela  el   Jesucristo  Histórico,  se  abre   un  camino  a  la  violencia,  es  cuando  nuestra  vida  eclesial   se  debilita,  y  ese  desgaste  no  la  provocan  “los  supuestos  enemigos  de  la  Iglesia”  como  suelen  llamárseles  a  los  que  pensamos  diferente,  sino  es  provocado  por  las  y  los  mismos  católicos   llenos  y  sedientos  de  violencia  por  condenar  toda  diferencia  y  pluralidad  existente,  al  estilo  del  fariseísmo,  mismo  que  llevo a la  muerte,  aquel  que  nos  da  su  amor.

En  más  de  una  ocasión,  más  de  una o más de uno  se  ha  sentido  desalentado,  herido  o  enojado  por  éste  tipo  de  catolicismo,  que  no  es  el  que  predica  Jesucristo,  una  verdadera  Comunidad  Cristiana  está  llamada  a  revelar  la  ternura  y  el  amor  de  Dios,  pues  todas  y  todos  somos  Hijos  de  Dios,  está  en  nosotros  de  llevar  a  ese  Cristo  Resucitado  donde  hay  muerte.

Las  y  los  que  se  hacen   llamar  Iglesia  de  Cristo,  no  pueden  entregarse  a  la  violencia  y  mucho  menos  a  la  condena,  que  viola  completamente  las  enseñanzas  de  aquel  que  dicen  seguir.  Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de  la  Iglesia,  sean  las  de  Cristo,  que  realmente  sean  atractivas,  llenas  de  misericordia,  llenas  de  gracia  y  sean  liberadoras.

Tenemos  que  ser  cálidos   hoy  en  día,  no  parecer  una  policía  moralina,  nada  más  viendo  en  qué  se  equivoca  la  humanidad,  para   juzgarla,   para  lograr  un  verdadero  encuentro  con  el  otro,   lograr  un  cierto  nivel  de  confianza,  así  llegar  como  amigos  y  no  como  los  que  se  creen “los  dueños  de  su  verdad”  imponiendo,  sin  importar  la  historia  y  la  humanidad  del  otro.

El  pensar  diferente  en  sí,  no  es  pecado  mortal,  al  contrario  es  una  actividad  que se  hace  libremente  y  bien  intencionada,  para   lograr  una  verdadera  racionabilidad  de  la  fe,  no  se  puede  creer  en  algo  que   nuestra  razón  no  entienda.  La  persona  humana,  hecha  a  imagen  y  semejanza  de  Dios,  es  hecho  por  y  con  amor,  para  llegar  a  nuestra  libertad  y   a  nuestra  plenitud  existencial.

Los  seres humanos  no  son  nada  menos,  que  la  obra  del  amor  de  Dios  mismo,  y  está  en  cada  una – uno  de  nosotros  complementarnos  con  la  riqueza,  la  pluralidad,  la  diferencia   de  los  demás,  estamos  llamados  a  reflejar  la  unidad  interna  del  Creador,  esta  complementariedad   será  posible  si  todas  y  todos  cooperamos  y  participamos  en  transmitir  la  vida  por  una  donación  mutua  del  Ser  al  Otro ¿Cómo  somos  con  el  otro,  con  el  que  difiere  de  nuestras  creencias? ¿Realmente  nos  motiva  la  misericordia  de  Dios?

Por lo tanto, en este momento debemos  ser  cautelosos  con  las  respuestas  rápidas,  duras,  llenas  de  violencia  y  de  condena,  no  son  de  alguien  que  se  atreva  a  llamarse  seguidor  de  Cristo.  Exigir  simulación,  encubrimiento,  excomunión  es,  en  realidad,  un  tipo  de  condena  y  de  rechazo.

El  amor  de  Cristo  nos  impulsa  a  amar  en  respuesta  y  a  buscar  respuestas,  no  condenas  sin  misericordia.   He  descubierto   un  Dios–Amigo,  es  siempre  un  compañero  que  me  acompaña  por   las  aventuras  de  mi  existencia,  de  tu  vida;  no  importa  a dónde  nos  lleve  ésta  aventura,  que  al  fin  al cabo, no  es  otra  cosa  que  nuestra  felicidad  y  nuestra  plenitud.

En  más  de  una   ocasión  Dios  nos  llama  a  transitar  por  caminos  que  no  están  considerados  por  más  de  una/uno,  más,  si  éste  es  de  pequeña  mente  y  llena  de  prejuicios. Dios  nos  acompaña,  ÉL  puede  sostenernos,   no  importa  qué  camino  escojamos.

Un  liberal  real  es  aquel,  cuya  energía  y  enfoque  están  dedicados  a  desarrollar  a  toda  humanidad,  busca  una  mayor  comprensión  de  los  misterios  de  la  fe.  Las   y  los  verdaderos  liberales  ayudan  al  desarrollo  de  los  dogmas  de  nuestra  doctrina,  para  abrirlos  a  la  comprensión  de  nuestra  sociedad  contemporánea.  Sin  liberales,   la  Iglesia  terminaría  siendo  una  comunidad  estática,  sin  vida  y  que  no  está  creando  esperanza,  marcada   por  la esterilidad   y  rígida,  que  no  provoca  palabras  de  vida  eterna,  sin  cuestionar  o   dudar,  sin  la  habilidad  de  crecer  en  sabiduría  y  conocimientos  que  abran  nuestra  mente  y  nos liberen,  están  provocando  su  propia  muerte.

Los  que  pensamos  diferente  hemos  caminado  solos  por  demasiado  tiempo.  Nadie  tiene  que  caminar  solo,  sino  con  el   otro.  La  gracia  y  misericordia  de  Dios  siempre  se  ofrece  a  todas  las  historias  humanas,  y  más,  para  sus  hijas  e  hijos  de  cada  época.

Lo  que  sigue  motivándome  a  enamorarme  del  proyecto  de  Jesús  y  me  sigue  atrayendo,  es  que  descubro  un  maravilloso  regalo  para  mí:  el  de  la  alternativa  de  descubrirme  equivocado   y  no  preocuparme  por  ello,  y  el  del  poder  de  mi libertad,   para  aprender  a  vivir,  para  descubrir  cómo  comportarme,  de  tal   manera  que  estuviera  preparado  para  recibir   el   bello  don  de  ser  amado,  por  los  otros,  por  ustedes,  por  ti,  por  nosotros,  por  Dios.

“Lo  sagrado  y  lo  profano  son  revelaciones  del  único  y  mismo  sol,  el  Misterio  salvífico  y  liberador  de  Dios”.

Leonardo  Boff  en <<Teología  del  cautiverio  y  de  la  liberación>> Ed. Verbo Divino 1992.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

¡Ven ya, Padre de los pobres!

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

imagen tomada de ingindustrialjj.blogspot.mx

La secuencia del día de Pentecostés, entre una serie de títulos que le da al Espíritu Santo, le llama «padre de los pobres». Este título, si bien no aparece en la Escritura, es completamente coherente con el mensaje bíblico y, especialmente, con la misión de Jesús y de la Iglesia.

El Espíritu actúa en el mundo por medio de los pobres. Esta paradoja la muestra Pablo con claridad (cfr. 1 Co. 1, 26-2, 16). Es paradójico porque hemos visto que el Espíritu es considerado como poder y fuerza de Dios, y el término pobres apunta a la impotencia y debilidad.

Sin embargo, toda la historia de salvación está jalonada por la acción de los pobres. El pueblo de Israel es siempre un pueblo débil y pobre. En su interior, los más pobres son los elegidos de Dios para ser los representantes del verdadero pueblo. El Mesías es anunciado como rey pobre y de los pobres. Así, vemos a Jesús actuando en favor de los pobres (cfr. Lc. 4, 18), escoge de entre ellos a sus discípulos, su Iglesia nace entre los pobres.

La misión de Jesús y de la Iglesia (cfr. Lc. 4, 16-21; 10, 1-24) está dirigida con base en la unción del Espíritu, principalmente para los pobres, marginados, excluidos. El Espíritu hace que se reconozca la presencia misma de Dios en ellos (cfr. Mt. 25, 31-46).

El Espíritu se pronuncia así en favor de la solidaridad con los que sufren. Quien entrega su vida en favor de la justicia, de la solidaridad fraterna, de la igualdad aun a costa de la vida, está siendo movido por el mismo Espíritu, padre de los pobres, que ungió e impulsó a Jesús.

Ya apuntábamos la paradoja de la actuación del Espíritu por medio de los pobres. Esta paradoja halla toda su fuerza al contemplar la acción creadora del Espíritu. El Génesis nos habla del Espíritu –ruah– de Dios que se cernía sobre las aguas cuando, al principio, la tierra era caos (cfr. Gn. 1, 1-2). La creación se da en el caos, no de la nada –ex nihilo-. El poder creador de Dios se manifiesta en medio del caos, como un «ordenador», pero un orden de vida, como lo apuntan los días de la semana de la creación (cfr. Gn. 1, 3-31).

En el Segundo Testamento, el Espíritu aparece como don pleno a partir de la pascua de Jesús. La muerte de Jesús conjunta el lugar y el tiempo de la entrega libre del Espíritu (cfr. Jn. 19, 30), al tiempo que revela la identidad plena del Padre como Aquel que desclava los crucificados (cfr. Lc. 23, 46). La muerte de Jesús será el preludio de la nueva vida que se inaugura con su resurrección por el Espíritu (cfr. Rm. 8, 11). Nuevamente el Espíritu genera vida desde el caos. El caos, aquí, es la violencia contra el inocente, el sufrimiento del inocente, la muerte del inocente.

Si el mundo vuelve al caos por la violencia, el Espíritu crea, «ordena» el caos mediante el perdón y la reconciliación. El Resucitado entrega el Espíritu para el perdón de los pecados (cfr. Jn. 20, 22-23). Pero esta donación implica la muerte que ha padecido. Hay que insistir en ello aunque suene a obviedad, porque la muerte de Jesús -culmen de su misión impulsada por el Espíritu- es la muestra de la solidaridad de Dios con el sufrimiento del inocente, con el pobre, con el excluido y marginado.

Esta solidaridad divina motivada por el amor, por el Espíritu de amor, sale al encuentro del otro, se hace compañera de camino de la humanidad herida, como en el Primer Testamento la shekiná en el desierto. El Espíritu aparece como compañero de sufrimiento de la humanidad en el camino de su liberación y plenitud. Esta compañía y solidaridad mueve al creyente a una opción de vida concreta, a comprometerse con la misión que Jesús le presenta (cfr. Lc. 10, 1-16), y todo ello para divinizar a la creación entera en ese proceso de theosis insistentemente señalado por los Padres griegos e insinuado ya en el símbolo hebreo del merkabah, el carro de fuego que asciende llevando al profeta al mundo celeste (cfr. 2 Re. 2, 11).

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

Una Mirada a Gianni Vattimo

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

.

“¿Cómo  sería  posible  que  surgiera  ese  nuevo  discurso  sobre  la  justicia  e  igualdad  como  consecuencia  de  la  conjunción   de  democracia  y  catolicismo   si  no  hubiera  ocurrido  un cambio  teológico  que  hiciera  plausible   para  la  Iglesia   cuestionar  el  modelo  o   régimen  de  gobierno?”
De  Rodolfo  Soriano  Núñez: «En  el  nombre  de  Dios”.  Religión  y  Democracia  en  México. Ed. Instituto  Mora  –  IMDOSOC. 1999.  

..

Definitivamente  algo  que  le  da  sentido  a  nuestra  existencia,  es  el   encontrarte  con  gente  maravillosa.   Lo  confieso,  me  la  paso  en  desveladas,  un  espacio  donde  intercambio  ideas  y  conozco  personas   con  otro  punto   de   vista  diferente  al   mío.

En  una  de  las   tantas  tertulias  noctámbulas  que  trato  de  no  faltar,  después  de  escuchar   consejos  de  cómo  poner  pañales,  es  maravilloso  escuchar  a  mujeres  de  sus  experiencias  de  embarazo  y  de  presumir  a  sus  hijos, desfiló  un  sin  fin  de  aventuras  de las  presentes,  la  poesía   hace  gala  de  su  presencia  en  nuestras   charlas,  no  puede  faltar  la  filosofía,  a  la  teología  casi  no  la  pelan,  no  hay  que  ser  tan  gachas  con  ella,  ha  de  servir  para  algo ¿no?

No  podía  faltar  la  presencia  de  niñas  y  niños  a  dichas   tertulias,  antes  de  que   los  fueran  a  despachar   a  ver  una   película   de  Walt  Disney.  Un  cuasi  adolescente  de  apenas  12  años,  antes  de  que  lo  despacharan  dijo  en  voz  alta: «Yo  quiero  ser  como  el  Gofo”.  Después  de  ello,  aseveró  dirigiéndose  a  su  servilleta: «¿Tú  en  qué  crees?  Pues,  yo  no  creo  en  Dios”.

En  mí  interior  no  dejó  de  sorprenderme  la  cuestión,  por  escuchar  de  quién  venía,  pero  también  pensé: llegó   la  hora  interesante  y  debatida  de  la  tertulia.

Le  confesé  al  niño,  mira: me  confieso  ateo  como  tú.  Pues  me  autodefino  como  un  ateo  que  quiere  seguir  creyendo  en  la  fe,  esa  fe  que  me  dice  que  es  posible  creer  que  se  cree.  Y  más  que  creer  en  Dios,  quiero  aferrarme  a  seguir  creyendo  en el  ser  humano.  No  soy  creyente  de  las   religiones  que  se  aprovechan  de  la  ignorancia  de  la  gente;  que  siguen  alimentando  la  sumisión  de  nuestro  pueblo;  que  siguen  creando  superstición   entre  nuestra  sociedad.  No  comulgo  con  las  iglesias  que  se  convierten   en  corporaciones  supuestamente  espirituales – religiosas y  económicas.   No  soy  partidario  de  seguir  viendo  a  los  pastores;  religiosos  y  sacerdotes  con  aureola  de  una  santidad  falsa  y  trasnochada  que  no  responde  a  nuestra  época.  Al  grado  de  verles  como  seres  angelicales  y  por  lo  tanto,  intocables.

La  Fe  no  es  patrimonio  exclusivo  de  una  religión  en  particular,  mucho  menos  para  aquellos  y  aquellas que  hacen  negocio  con  la  conciencia  y  la  fe  de  nuestro   pueblo;  la  fe  es  una  fuerza  que  todo  ser  humano   tiene  para  darle  significado  a  su   historia.

Desde  que  nacemos  tenemos   fe,  pues  en  los  primeros  que  creemos  son  en  nuestros  padres,  pues  ellos  nos  dicen  que  lo  son,  y  lo  creemos.

Después   creemos   en  la  educación  que  nos  brinda  el  Estado,  en las  tradiciones,  costumbres  de  nuestro  pueblo  y  todo  lo  que  conlleva   vivir  en  una  generación   y  cultura  de  nuestra   época.   Posteriormente  creemos  en  el  amor  de  una  mujer,  en  nuestros  proyectos,  en  nuestra  tarea  que  tenemos  frente  al  Otro,   y  no  hay  duda  para  creer  en  nuestra   responsabilidad   histórica,  que  hoy  más  que  nunca  es  una   urgencia   asumirla  cada  una  y  uno  de  nosotros.

Nos  evoca  Gianni  Vattimo;  un  filósofo  y  político  italiano  nacido  en  Turín  en  el  año  de  1936.  En  su  maravilloso  libro: «Creer  que  se  cree”  Que  la  fe  hoy  más  que  nunca  parece  reclamar  una  actitud  y  respuesta  personal,  para  poderla  llevarla  hacia   una  actitud  comunitaria.    Es  válido  volver  a  creer,  pero  esta  vuelta  a  la  fe,  tiene  que  ir  acompañada  de  un  replanteamiento  de  la  fe,  claro  es  necesario   iniciar  un  proceso  de  racionabilidad  de  la  fe,  para  esto  es  necesario  dar  el  paso  de  replantearnos   la  fe.

No  podemos  negar  que  todo  ser  humano  creyente  y  no  creyente  siempre  buscará  las   razones  últimas   de  su  existencia.  Esto  nos  lleva  a  los  contenidos  de  nuestra  conciencia,  y  ésta  nos  refiere  de  alguna  ú   otra  manera  a  tener  una  fe  en  algo  ó  alguien.    Y  esta  fe  nos  debe  de  ayudar  a  conocernos  mejor   y   esta  fe  nos  ayude  a   vivir  más  en  plenitud.

Si  esa  fe  nos  hace  más   miopes  a  nuestra   realidad,  si  machaca  nuestra  dignidad  de  la  grandeza  de  ser  seres   humanos,  esa  fe  no  sirve   para    nada.

En  algo  que  estoy  muy  de acuerdo  con  Vattimo  es  de  que  si  queremos  valorar  ese  voltear  a  la  fe,  tenemos  que  purificarla  de  todo  fanatismo  ciego,  ritualismo  y  de  todo  dogmatismo  que  no  dice  nada  nuevo  a  nuestros  contemporáneos   y  contemporáneas.

No  dudo,  que  algo  que  nos  va  a  unir  más  como  sociedad  y   optar  por  nuestra   responsabilidad  histórica,  es  compartir   la  propuesta  de  Gianni  Vattimo.

El  nos   propone    de  personalizar    la  secularización  como   un   rasgo  constitutivo    de  una  auténtica   experiencia   religiosa.  Ahora   bien,  la   secularización  significa   precisamente   una   relación  desde  el  núcleo  de  lo  sagrado  en  lo   mundano.

Y  díganselo  a  su  servilleta:  soy  persona  en  primer  lugar,  después  soy  sacerdote  del  clero  secular  diocesano,  así  nos  conocen  a  nosotros  como  el  clero  secular.

La  secularización  que  vive  nuestra  sociedad  no  es  tan   mala  como algunos  la  tratan  de  satanizar  todavía  en  nuestros  días.

Descubro  a  Dios  no  necesariamente  en  un  templo,  allí  es  donde  menos  está,  mucho  menos  está  encerrado  en la  sacristía.

Lo  descubro  más  cuando  celebré  eucaristías  entre  las  prostitutas  ó   cuando  estoy  con  una  de  ellas;  entre  las  mujeres  del  penal;  entre  mujeres  que defienden  su   preferencia   sexual;  con  mujeres  que  luchan  por  vivir  su  historia   y  se  atreven  a  ser  ellas  mismas,  cuando  disfruto  de  un  café  acompañado  de  un  homosexual   que  quiere  vivir  una  amistad   y  su  plenitud  desde  su  preferencia  sexual;  cuando  voy  al  cine  a  disfrutar  de  una  excepcional  película;  cuando  escucho  música   instrumental  y  por  supuesto  del  rock;  cuando  me  deleito  de  una   buena  obra  de  teatro    y   no  hablo  de  un  relativismo  pseudoreligioso,  mucho  menos  de  un  panteísmo.

Y  en  estos  últimos  días  descubro  a   un  Dios  vivo,  en  los  diferentes  movimientos  que  han  surgido:  como  Ciudadanos  por  Coahuila;  COCiPE;  Coah – Activos;  Indignados  Coahuila; Colectivo  Ixaya:  por  la  indiferencia – mediocridad – desinformación – pasividad  de  las  y  los  coahuilenses  frente  a  la  deuda  que  nos  deja  Humberto  Moreira  y  demás  cómplices,  eso  sin  hablar  del  problema  de  seguridad  social,  narcotráfico – violencia,  en  fin  tenemos  muchas  tareas  pendientes  frente  a  nuestra   realidad.

Es  necesario  pensar,  reflexionar  y  esto  nos  llevará  a  actuar.

Hasta  hoy,  hay  fe,  pero  esa  fe  nos  debe  de  ayudar  a  ser  mejores  y  ser  protagonistas  de  nuestro  destino.

Vattimo  nos  propone ¿cómo  retorna – si  retorna,  como  creo,  lo  religioso  en  mí – nuestra  experiencia  actual? ¿Cómo  recreamos  lo  sagrado  en  nuestra  vida  cotidiana?

Ha  llegado  la  hora  de  romper  con  nuestros  prejuicios  que  hemos  ido  arrastrando  a  lo  largo  de  la  Historia,  de  darle  un  nuevo  significado  a   nuestros  hábitos  mentales  heredados  que  ya  no  sirven  para  nada  y  no  nos  ayudan  en  nada  a  concentrarnos  en  lo  que  verdaderamente  es  esencial  para  nuestra  existencia.

Concluí  que  también  era  ateo  como  él.   Y  antes  de  que  Emiliano  se  fuera  a  ver  la  película,  solamente  dijo:”Con  este  Buey  si  quiero  ir  a  misa  Mamá”.

.

“mi  reflexión  sobre  el  retorno  de  la  religión  parte  de  la  idea  de  que  Heidegger  y  Nietzsche  tienen  razón. . .
mientras  haya  teologías  y  un  cierto  modo  de  vivir  la   religión,  e  incluso    la  autoridad  de  la  Iglesia   católica,  parecen  querer   fijarla   como  definitiva (su  verdad) y  verdadera. . .
estaremos  frente  a  una  apariencia  de  fe  y  lo  único  que  hacemos  es  alimentar  nuestros  prejuicios”.
“CREER  que  se  CREE”  De  Gianni  Vattimo. Ed.  Paidós  Studio.  1996. 

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

Confesiones de un ingenuo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 .

Me  encanta  cuando alguien  se  acerca  y  me  dice: “se  nota  que  te  encanta  leer”,  a  lo  que  confirmo  con  una sonrisa  acompañada  de  un  ¡sí!  cual  si  fuera  un  niño  con  un  helado  de  chocolate.  Seguido a eso espetan la segunda pregunta:   ¿Cuál  es  tu  libro   favorito?… Cuando  me  hacen  esa  pregunta  viene  la  memoria  a  platicar  un  rato  con  su  servilleta,   me  imagino  en  un  mar  llenos  de  libros,  saben,  soy  feliz  con  la  decoración  de  mí  habitación,  pues  está  llena  de  libros,  hileras  de  ellos,  cientos  de  ellos,  como  rascacielos.

Son  ellos  desde  mí  época  seminarística  los  que  me  han  acompañado  en  mis  ratos  de  soledad.  La  soledad  no  es  tan mala  cuando  invitas  a  la  literatura a hacerte  compañía.

Los  primeros  años  de-formación  en  el  seminario  me  levantaba  temprano  para leer;  leía  y  luego  rezaba.   Ese  hábito  tuvo   que  cambiar  después  de  mi  año  de  magisterio  en   Piedras  Negras,  Coahuila,  después  del  año  dos mil.  Leía  de  noche,  y  así   es   hasta  ahora,  no  puedo  dormir  sino  he  leído  durante  el  día.   A  veces  ya  es  de  madrugada  y  digo:  bueno  leeré  un  rato  en  la  cama,  y  ya  cuando  acuerdo  pasaron  dos  horas.

Siempre  hago  el  amor  con  tres  de  ellas:  la  literatura  es  la  primera,  después  le  sigue  la  poesía,  claro  no  puede  faltar  a  la  cita  la  filosofía.   Y. . . Pues  la  teología  con  ella  casi  no    hago  el  amor,   sabrán  por qué,  es   media  complicada,  no  digo  que  no  la   comprenda,  sino  más   bien   a  esa  la   dejamos  para  cuando  tengamos  unos  sesenta  años,  bueno  si  es  que  llego.

Aunque   lo  traiga   en  la  memoria,  definitivamente  me  quedo  con  <<El  Llano  en  Llamas>> de  Juan  Rulfo,  es   imposible  olvidar  la   ternura  que  despierta  Macario.  Otro  de  mis  predilectos  es  Franz  Kafka,  esa  <<Metamorfosis>>  no  se  va  de  mí  memoria.  No  olvido  que  estaba  tan  emocionado  leyendo   <<Los  Miserables>>  de  Víctor  Hugo,  que  una  vez  me  di  una   ducha,  estaba   estudiando  teología,   se  me  ocurrió   poner   la   toalla  en  la  cama  para  secarme, no   hacía  tanto  frío.   Allí me   tenían   leyendo,  metido  en la  lectura,  sin  ropa.  Cuando  de  repente  tocan  la  puerta  de  mi  habitación  y  dicen:  te  hablan  por  teléfono.   Salí  de  mi   habitación  desnudo  sin darme  cuenta,  pues  era  tanta  la  fascinación  de  esa  lectura,  que  reaccioné  cuando sentí  en  mis  nalgas   el   aire   fresco  de  los  pasillos  del  seminario,  y   también  por  el   grito  del  compañero  al  verme  como  Adán,  bueno  con  un  poquillo  de  kilos  demás.

El  impacto  que  me  causó  <<La  Noche  de  Tlatelolco>> de  Elena  Poniatowska  no  se  borra  y  se  aferra  contra  Olvido,  por cierto un  gran  amigo  en  la  etapa  del  seminario  del  curso  introductorio,  me  hizo  una  broma, me  pidió ese  libro,  y  fue  cuando  me  di  cuenta  que  ya  no  estaba  en  mi  pequeña  biblioteca (ya  lo compré  de  nuevo) a parte del  gran  susto  que  me  sacaron.    Los   poemas  de  Ernesto  Cardenal,  recomendación  de  un  gran  maestro  Juan  Carlos  Bernal,  mejor  conocido  en  la  mafia  de  filosofía  del  seminario  como  el  “Chino  Bernal”,  que  cómo  le  encantaban    Los  Simpson.

No  puede  faltar  <<El Quijote  de  la  Mancha>> de  Miguel de  Cervantes,  qué  obra  me  estaba  perdiendo,  la  leí  terminando  mis  estudios  de  teología.

Te  parece  si  mejor  te  invito  un  café,  un  día  de  estos  que  la  vida  nos  regale  un  encuentro  Contigo  y  seguimos  platicando  de  mis  lecturas  que  son  infinitas,  a  pesar  que  soy  un  ser  finito”. Lo  que  si  te  puedo  compartir  en  este  ratito  de  lectura  que  nos  dedicas,  es  que la  literatura  me  ha  hecho  una persona  en  todo  su  sentido  de  plenitud,  y  eso  me  invita   a  no  cansarme  con  la  gente que  convivo  y  que  la  vida  me  va  regalando  su  tiempo  y  sus  encuentros,  la  esté  siempre  motivando   a  leer aunque  eso  depende  mucho  de  la  educación   que  reciban  y  hablo  de  la  Educación  con  letras  mayúsculas  y   en  su  sentido  más  amplio,  no  reducirla  a  la  que  se  imparte  en  las  escuelas,  sino   la  que  viene  de  papá  y  mamá.  De  ellos   viene  nuestra  formación,  si  los  papás  no   leen,  será   difícil  que  sus  hijas(os) lean.   Los  papás   están  llamados  a  incitar  a  leer  a  sus  hijas(os)  y  a  tener  buenos  libros  en  casa.

Es  un  gran  placer   leer,  no  sólo  es  una   distracción  muy  pedagógica,  sino  es  parte  esencial  para  la   formación  de  los  seres  humanos.

Entre  menos  se  lea,  será   más  pobre   tu  lenguaje  y  harás  más   duros y  cuadrados tus  prejuicios,  a  parte que   la   literatura  despierta   tu  sensibilidad  y  tu   imaginación.   Si no  lees,  es  más   peligroso  de  lo  que  crees,  pues   estarás   empobreciendo  tu  pensamiento  y  tu  diálogo.

Si  puedo  afirmar  de  tener  sentido  crítico,  eso  se  lo  debo  a  las   horas  que  le  dedico  a  la  lectura.   Hoy  más  que  nunca  necesitamos  de  un  sentido  crítico,  pues  nuestra  sociedad  necesita   estar  abierta  y  si  queremos  progresar   necesitamos   abrirnos  a  ser  una  sociedad  de   lectoras   y  lectores.

Gracias  a  todas  y  todos   aquellos  creadores,  que  es  lo  más  cercano  de  Dios  que  he  conocido  aquí  en  la  tierra,  si  he  conocido  a  Dios  lo  he  conocido  por  la  literatura.      Si  creo  en  la  eternidad,  es  aquella  que  ha  salido  de  la  literatura: ¿Qué  es  la  eternidad? Todo  pasa  y  el  tiempo  lo  acaba   todo,  solamente  la   literatura  es  eterna.

Claro,  también  esta  entrega  es  un  pequeño,  pero   gran  tributo  a  todas  y  todos  mis   lectores.  Que    sin  ustedes  no  estaría   escribiendo  ahora,  una  vez  más,  gracias.

@GofoAutor

¡Una Teología que te pone a bailar!

Autor: Adolfo Huerta Alemán

¿De  dónde  proviene  la  actitud fatalista  y  condenatoria  del  supuesto  creyente  contemporáneo?.  Los  que  se  hacen  llamar  cristianos;  católicos; creyentes  y   demás   fanáticos  de  la  fe ¿Por qué  su  actitud  de  arrogancia  y  de  creerse  de  poseer  la  verdad?.    Y  partir  de  allí;  a  juzgar  sin misericordia  a  medio  mundo  que  no  concuerdan  con  su  forma  de  pensar  y  por  lo  tanto  la  de su  actuar,  se  nos  olvida  muy  pronto,  que  Jesús  no  condenó  a  nadie  y  que  no  vino  a  eso,  a  condenar  nuestro  mundo,  sino  a  darnos   vida  y   vida  en  plenitud. 

Parece  ser  que  todavía  seguimos  arrastrando  resabios  agustinianos  en  nuestra  fe;  recordarán  un  libro  de San  Agustín<<Ciudad  de  Dios  contra  paganos>>.  Este  libro  de  éste  santito  que  no  es  para  nada  de  mis  predilectos,  influyó  en  los  primeros  siglos  de  la  era  cristiana  y  marcó  la  forma  de pensar,  y  tal  vez  la  sigue marcando,  sino,  cómo  nos  explicamos  la  actitud  del  creyente  hoy  en  día  de  identificar  todavía  con  el  pecado,  lo  que  supuestamente  no  entra  en  los  cánones  tradicionalistas  de  la   moral  cristiana,  y  por  lo  tanto,  de  seguir  condenando  pecaminosamente  todo  cuanto  nos  ofrece  ésta  bellísima  creación.  

Todo  aquel  que  se  atreva  a  llamarse  cristiana(o)  en  este  instante  tendrá  que  atreverse  a  emprender  la  ardua  tarea  de  aprender  a  des – fariseizar  el  discurso  tradicionalista  que  a   acompañado  a  la  teología  y  fe  cristiana.  Los  que   hemos  recibido  una  educación  cristiana  y  teológica,  no  podemos  pretender  que  somos  «buenos»  por  el  mero  hecho  de  pertenecer  a  una  religión  ò  a  una  iglesia,  en  lugar  de  eso,  tenemos  la  obligación  de  empezar  a preguntarnos – cuestionarnos – discutir  sobre  nuestra  complicidad  en  el  uso  de  palabras,  sobre  todo  palabras  religiosas  y  teológicas,  para   crear  una   bondad  falsa,  y   que  en  el  nombre  de  esta  bondad  expulsemos  a  toda  aquella   y  aquel,  que  no  concuerda  con  nuestra   forma  de  ver  la  vida.  

Hoy  en  día  todos  aquellos  y  aquellas  que  presumen  de  pertenecer   a  una  iglesia   que  ofrece  y  trafica  con  la  salvación,  ò   que  se  identifican  con  una  fe  cristiana,  tienen  la  responsabilidad  de  reflejar  realmente  lo  que  es  vivir  una  verdadera   fe  ante  una  humanidad  desorientada.   Y  más  para   aquellas  y  aquellos  que  dicen  creer  en  un  Jesús  que  es  el  rostro  perfecto  de la  Ternura  de  Dios;  si  Jesucristo  tuvo  siempre  una  actitud  de   compasión  y  de  cercanía  para  todas   y   todos  aquellos   que  no   eran  muy  bien  vistos  por  los  guardianes  de la  moral;  del  orden  social – político  y  de  la  religión  de  su  tiempo.

Que  no  se  les  olvide   supuestos  creyentes  y   cristianos,  que  Dios  amó  tanto  al  mundo  que  envío  a  su  único  Hijo,  para  que  tuvieran  vida   y  vida   en  abundancia.  

Lo  que  deberían  hacer  los   catoliquillos  y   caricaturas  de  cristiano,  es  dedicarse  a  vivir  y  a  construir  su  felicidad.  Y  no  andar  por  el  mundo  viendo  y  condenando,  sin  aprovechar  el  tiempo  que  se  te  está  dando  y  sobretodo   la  Vida,  de  tu  vida.    

Al fin al cabo,  como  lo  afirma  Leonardo  Boff  en  su  libro<<Teología  del  cautiverio  y  de  la  liberación>>  muy  acertadamente:»Lo  sagrado  y  lo  profano  son  revelaciones  del  único  y  mismo  sol,  el  Misterio  salvífico  y  liberador   de  Dios». 

Mejor  pónganse  a  bailar  y  aprendan  a  disfrutar  de  esta  vida  que  se  les  ha  dado  creyentes  como:»David  bailaba  y  giraba  con  todas  sus  fuerzas  ante  Dios, , ,»(2 Samuel 6, 14 -); «Alegrénse  en  la medida en  que  participen  por  los  sufrimientos  de  Jesucristo,  para  que  también  se  alegren  gozando  y  bailando  en  la  revelación  de  su   gloria»(1ª de Pedro: 4, 13 – 14);»Alaben  el  nombre  de  Dios   bailando, , ,»(Salmo 149, 3-). 

Concluyo  con  una  frase  tomada  del  film  <<9 songs>>:«Sólo  los  amargados,  son malos  bailarines».

¿Y la fe, qué pitos toca en todo éste desmadre?

 Autor: Adolfo Huerta Alemán

«Sólo hiberno todo el tiempo,
en mí jaula de almohadas,
dónde nadie  sabe  la  Verdad.

No  tengo  voz  para  decírlo,
por  eso  vengo  y  te  lo  escribo. 

He  deshonrado  a  mis  principios, , ,   como  él  me  enseñó». 

Del grupo  de  rock mexicano  Hello Seahorse; de su gran canción<<BESTiA>>.

En  estos  tiempos  de  confusión  y  de  propuestas  baratas  por  parte  de  nuestros  políticos,  que  a  estas  alturas  no  son  nada  creíbles,  y    vienen  a  nosotros  como  mesías  salvadores,  nos  quieren  hacer  creer  que  ellos  son  y  serán  nuestra  mejor  apuesta, ¿será?.  

Fabrizio Mejía  Madrid  dá  en la herida llena de gusanos  cuando dice  en  su  novela<<El  rencor>> y nos  restrega  en  nuestra  cara  cuando se  lee:»Caemos por  los trucos más bobos». 

Hasta  dónde  llega  nuestra  estúpidez  y  pasividad  mexicana,  que  hasta  el  día  de  hoy,  no  cuestionamos  las  propuestas  de  dichos  servidores  públicos,  yá  no  se  diga  el  salario  que  logran  percibir  nuestros  políticos,  reciben  un  salario  de  funcionario  de  primer  mundo.

¿Cómo  lograr  un  real  proceso  de  concientización  y  de  participación  ciudadana?  ¿cómo  provocar  un  real  movimiento  social por parte de  nuestra  sociedad?

No  creo  que sea  menos  trascendente,  que  cada  persona  sea   capaz  hablar  y  actuar  desde  el  don  de la  fe:  todas  y   todos,  sin  excluir  a  nadie.  Ante  una  sociedad  quebrantada  y  llena  de  porquería.  

El  mexicano  y  la  mexicana  tiene  que  darse  cuenta  de   todo  su   potencial,  pero  no  quedarse  allí,  y  darnos   por  satisfechos  el  saber  de  nuestra  capacidad.  El  ciudadano  real   y   cotidiano  tiene  que  convencerse  a  sí   mismo  de la   corresponsabilidad  que  tiene  con  el  Tiempo  y  con  la  Historia. 

La  fe,  parece  que  no  ofrece  nada  nuevo,  al  menos  los  tradicionales  nos  lo  han  hecho  ver  así,  estoy  convencido  de  que  la  fe  y  amor   de  Dios  mueve  conciencias  y   las  despierta;  nos  despierta  para   ACTUAR,  no  para  permanecer  taciturnos  y  estupefactos.  

El  teológo  James  Alison  lo  reafirma:»descubrir  que  la  fe  no  se  nos  da  para  poder <<pertenecer  a  la  Iglesia>>, sino  para  poder  entender  y  amar  al  ser   humano».  Así  es,  si  somos  capaces  de  abrirnos  a  la  racionabilidad  de  la  fe,  seremos  capaces  de  hacer  real  éste  amor  y  comprensión  con   todo  ser  humano,  con  acciones  muy  concretas  por  parte   de  cada  una(o)  de  nosotras(os).  

Tal  vez,  me  pueda  equivocar,  pero  mientras  sigamos  cultivando  una  visión  falsa  de  Dios;  una   visión  torcida  y  enferma  de  Dios; una  visión  tradicional  de  Dios,  ésta  fe  de  nada  nos  servirá, no  moverá  montañas. 

No  tengamos  miedo  de  dar  el  paso,  con  el  que  se  puede  conseguir  una  visión  más   clara;  más  sana   y  completa  de  Dios,  qué  quiero  compartirles,  que  es  una  exigencia  hoy  en  día  una  purificación  de  nuestra   fe,  no  tengamos   miedo  de  hacer   tambalear  los   viejos  y  tradicionales  cimientos  que  hasta  éste  momento  nuestra  fe  se  ha  sostenido.  Hay  muchas  cosas  por  las  que  luchó  Jesús  para  lograr  un  verdadero  culto  a  Dios,  y  parece  que  no  a  pasado  nada.   Esa  fe  y  ese  culto  que  nos  propone  Jesucristo  es:  optar  por  la  dignidad  de  todo  ser  humano,  y  optar  por la  dignidad  de  toda  persona,  es  elegir  una  vida  plena – realizada  para  todos.  Esto  nos  debe  de  motivar  a  actuar  y  hacer  real   nuestra  fe  hacia  una  experiencia  vivencial – cotidiana  y   reflejarla  en  nuestro  actuar  diario.  

Hoy  en  día   la   fe  en  un  Dios  vivo  revelado  por  Jesús,  implica   por  parte  de  cada  una(o) de  nosotras(os),  entrar  automáticamente  en  un  proceso  de  racionabilidad  de  la  fe  y  en  un  proceso  de  pérdida  de  fe;  quien se  atreva  a  dejar  de  creer  en  la  visión  de  un  Dios  tradicional  y  falso,  dejará  de  creer  en  el  supuesto  orden  social  y  político  que  estamos  viviendo  en  éste  instante   histórico  y  dejará  de  ver  la  realidad  como  impuesta  por  la  voluntad  de  Dios.  

Por  lo  tanto,  la  fe  lo  hará  ver  y  te  moverá  a  darte  cuenta  que  el  destino  lo  podemos  cambiar,  y  que  no   todo está   escrito  y  mucho  menos  por  nuestros fútiles  y   estériles  políticos.  

Será  cada  una(o)  de  nosotras(os)  los  responsables  de  nuestra  historia ¿Yo  que  Tú,  no  dejaría  que  escribiera  nuestra  Historia  un  supuesto  servidor  público?.  En  cada  una(o)  de  nosotras(os)  está  el  poder  cambiar  el   rumbo  de nuestra   Historia.  

«Votar  por  un  muerto  para  no   morirse». De  Fabrizio  Mejía  Madrid<<El  rencor>> Ed. DEBOLSiLLO  Contemporánea.   

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila. Mx)

DOS CLAVES PARA ENTENDER LA TEOLOGÍA

Autor: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Hay, en mi opinión, dos grandes temas que son elementales para el quehacer teológico: a) ¿quién es el Dios de Jesús?; b) ¿en qué consiste la vida cristiana?

La tradición judeocristiana de los primeros siglos tuvo una gran influencia de las corrientes helenistas de pensamiento que sirvieron de vehículo contextual para hablar de Dios en Occidente, especialmente en la misma Grecia y luego en Roma. El pensamiento helenista tiene, con respecto a la noción de Dios, una comprensión filosófica, acuñada desde el siglo VI a.C. en que se insistió que, aquello que los hombres llaman Dios, no puede tener elementos antropomórficos sino que tiene que ser perfecto, omnipotente, omnisciente, inmóvil, inefable, inmensurable…

Sin embargo, el Dios de la Biblia, y por ende, el de Jesús no se identifica con este Dios filosófico. El Dios de Jesús no es omnipotente, no es inmóvil, no es “perfecto” en el sentido filosófico de la expresión.

El Dios de Jesús sufre con su pueblo ante las injusticias y se conmueve hasta las entrañas, como un papá o, mejor aún, como una mamá ante el dolor de sus hijitos; es impotente, pues no puede cambiar la historia, no violenta la libertad y la voluntad de aquellos que le rechazan; el Dios de Jesús no puede deshacer el mal en el mundo así como así; el Dios de Jesús tiene mucha paciencia, no quiere destruir violentamente al violento ni quiere desquitarse o vengarse de los malos, porque ¡los ama!

Este Dios extraño y paradójico al que Jesús llama Abbá –papito querido- no vive en un Olimpo ni en un cielo lejano y extraño a lo humano, sino que vive en medio de su pueblo. Está vivo y presente en cada persona, hombre o mujer, rico o pobre, bueno o malo… Suda en el obrero, se cansa en el albañil, enseña en la maestra, defiende en el abogado… Como atinadamente señala el Canto de Entrada de la misa nicaragüense:

Yo te he visto en las gasolineras

chequeando las llantas de un camión;

y hasta petroleando carreteras,

con guantes de cuero y overol.

El Abbá de Jesús es un Dios cercano, que actúa en lo humano y desde lo humano. No es un Dios que tapa agujeros movido por las súplicas de quien le reza para que le solucione sus problemas. No es un Dios comerciante que intercambia su amor y su persona por unas velas, una limosna o penitencias denigrantes. No es tampoco un Dios “aspirina” al que recurre cada uno cada que necesitamos “una ayudadita” en nuestro trabajo, en la enfermedad, o en alguna necesidad (la cuestión de la oración de petición queda puesta en entredicho. Ya habrá tiempo para hablar de ella. Don Andrés Torres-Queiruga en “Fin del cristianismo premoderno” dedica una reflexión honda y profunda al respecto).

Esta imagen del Abbá de Jesús se une íntimamente a la idea de “vida cristiana” que proponen los evangelios, y que el mismo Jesús vivió y encarnó. Es lo que se conoce con el nombre “técnico” de seguimiento. Este es el segundo tema.

Seguir a Jesús no significa solamente creer en Jesús, sino también creer a Jesús. ¿Qué significa esto?

No pensemos que son meras minucias lingüísticas. La mayoría se conforma con creer en Jesús, es decir, creen que existió, que es Dios, que murió y resucitó, que es bueno, y todo eso que se queda muchas veces en la superficie (como las semillas aquellas de la parábola del sembrador).

Creer a Jesús significa que creo que es verdad que la violencia no remedia nada, que hay que poner la otra mejilla, que compartir lo mío –no lo que me sobra- es base de la construcción del Reino, que hay que perdonar siempre, que hay que ser responsables ante Dios del bien de los demás, etc…

Así, cada bautizado está llamado a encarnar las actitudes, los pensamientos y las causas de Jesús de Nazaret. Lo interesante aquí es que, en la historia de la teología espiritual, los grandes maestros y místicos coinciden en señalar que el clímax de la vida cristiana llega cuando uno puede intercambiar su nombre con el de Jesús en los evangelios. El papel de los creyentes es hacer vida a Jesús, pensar como él, actuar como él, amar como él…

Si el Abbá es impotente ante el violento que asesina al inocente, no es impotente cuando el creyente sabe que es desde su responsabilidad cotidiana donde Dios actúa en el mundo:

Te está cantando el martillo,

y rueda en tu honor la rueda.

Puede que la luz no pueda

librar del humo su brillo.

¡Qué sudoroso y sencillo

te pones a mediodía,

Dios de esta dura porfía

de estar sin pausa creando,

y verte necesitando

del hombre más cada día!

Quien diga que Dios ha muerto

que salga a la luz y vea

si el mundo es o no tarea

de un Dios que sigue despierto.

Ya no es su sitio el desierto

ni la montaña se esconde;

decid, si preguntan dónde,

que Dios está -sin mortaja

en donde un hombre trabaja

y un corazón le responde.

Pero el seguimiento no se restringe al esfuerzo individual y atomizado de cada creyente, el seguimiento es una experiencia comunitaria. Las comunidades y situaciones descritas en los evangelios sobre el Israel de Jesús no son muy diferentes a las comunidades y situaciones del México de 2011. La mayoría de la gente está jodida, marginada y, si antes los marxistas hablaban de alienación, hoy habría que hablar de desencanto, ya que mucha gente ya no espera nada de sus líderes, ni de las autoridades, ni de los curas. Que cada quién se rasque con sus propias uñas. ¡Nada más lejano del evangelio de Jesús!

Jesús enseñó con su propia vida que solo unidos podremos hacer frente al poderoso. La Eucaristía cristiana es una bella metáfora de ello: los granos dispersos de trigo en los campos son nada por sí solos; las uvas dispersas en los viñedos son insignificantes por sí solas. La unidad los vuelve capaces de significar a Jesús resucitado y a su comunidad.

Los creyentes, que además de la fe comparten la marginación, el empobrecimiento y el hartazgo ante la injusticia, son quienes se reúnen, movidos por la fe a buscar solución conjunta a los problemas comunes y a los individuales.

Lo que nos enseña este ejercicio de comunidad –la cuadra, el barrio, las familias- es que cuando dejo de ver mi problema individual para ver los de todos, puedo resolver más fácilmente mi problema individual en la comunidad.

A diferencia de lo que nos enseña el mundo moderno de la libertad individual, la experiencia comunitaria cristiana no es alienación ni masificación. Es un ejercicio, doloroso y por ello difícil, de aprender a ver por el otro antes que por mí.

Esta es la clave de la reflexión teológica.

Escrito por:

Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Saltillo, Coahuila.


¿Hacer teología después de Nietzsche?

 Autor: Adolfo Huerta Alemán

"Diálogos internos No. 8 by Sergio David Silva Arredondo


Un  filósofo  alemán  nacido en 1844  y  murió en 1900;  un  pensador  conocido  por  su   filosofía  del   martillo,  que  a  lo  largo  de  su   vida,  dio  luz  una  obra  extremadamente  personal,  que  comenzó  con  una  novedosa  y  polémica  interpretación   del  mundo  antiguo  y  de  la  cultura  griega  clásica  y  que  lo  condujo  a  la  crítica  radical  del  cristianismo  y  del  humanismo  positivista  de  su   época.    
La  filosofía  del  martillo  nos  propone  nuevas   verdades;  la   crítica  no  afirma  nada  y    para  afirmar  es  necesario   asumir   un  momento   constructivo.   
Hablo  de  mí  filósofo  predilecto  Friedrich  Nietzsche  nos  llama  la  atención  con  un  grito  desgarrador  en  su  libro  <<Así  hablaba   Zaratustra>>: «Cuando  Zaratustra  estaba  de  nuevo  solo,  dijo  para  sus  adentros: ¿Será  posible?  ¡Ese  viejo  santo  en  su  bosque  no  se ha  enterado   aún  de   que  Dios  ha  muerto!».  

«Dios ha  muerto»
Esto  es  muy  serio,  aunque  cause  hilaridad, me dá risas. ¿Por  qué?  Ante  éste  dilema  dependerá  nuestro  actuar; sí.   Si  existe  Dios  veré  y  actuaré  bajo  ésta  perspectiva,  y  si no  existe  también  actuaré  y  veré  la  vida  bajo  ésta  óptica.   
Aunque,  esto  ya  es  muy  propositivo,  pues  a  creyentes  y   ateos  nos  une  algo  más   que  la  discusión:  Dios ¿estarás  de  acuerdo  conmigo?  
Nos  une  más,  de  lo  que  nos  puede  dividir;  el  hecho  de  hablar  de  Dios  nos  une  más  de  lo  que  nos  puede  desunir;  allí  está  Hypatía  en la  película  de  <<Ágora  La  caída  del  Imperio  Romano>>: «Hay  más  cosas  que  nos  unen,  de  las  que  nos  separan».  

Y  Jean Paul  Sartre  nos  lo  recuerda  en  uno  de  sus  mejores  libros  después  de   <<La  Naúsea>>  <<El  Existencialismo  es  un  Humanismo>>:»Es  muy  incómodo  que  Dios  no   exista«  lo  afirma  un  ateo,  por  eso  me  caen  muy  bien, por que nos ponen  a  pensar  y  a  intentar  a  hacer  filosofía  y   teología desde nuestra  realidad.   
Siempre  lo  he  dicho;  hago  el  amor  por  las  noches  con  tres  mujeres:  con  la  poesía;  la  literatura  y  la  filosofía,  con  la  teología   casi  no  me  acuesto  últimamente,  es  medio  complicada,  pero  debo  admitirlo  cuando  le  escribo,  es  cuando  comienzo  a  entenderle  y  a  descubrirle  más  existencial,  por  lo  tanto  más  vivencial,  dejando  a  un  lado  lo  frío  de  los  dogmas  y  las  moralinas  santurronas.  

¿Qué  tan válido  es  hacer   teología  después  de  Nietzsche?  Mucho  y  vale  la  pena no crees,  pues  la  fe:  esa  fuerza  más  grande  que pueda  existir  en  el  mundo  y  en  la  mujer – hombre (en  algo  crees, ò no),  nadie  te  la  puede  quitar.   
Nietzsche  con  su  protesta:  «Dios  ha  muerto»  no  hace  otra  cosa  que  invitarnos  a  asumir  un  momento  constructivo  y   ¡vaya  que  lo  necesitamos!  en  todos  los  ambitos:  en lo social,  en lo educativo,  en la  cultura;  en  lo  eclesial  y  no  se  diga  en  lo   político,  hoy   más  que  nunca.    

Tal  vez,  afirmaría: «La  religión  ha  muerto».  ¡Sí!  Ha  muerto  toda  aquella  religión  que  pisotea  la  dignidad  de  todo  ser  humano;  su  creatividad;  su  libertad,  y  sobretodo  su  capacidad  de   amar  sin  prejuicios.  No  estoy  diciendo  que  las  instituciones;  las  estructuras;  y  las   religiones  no  sean  necesarias,  no  podemos  negar  que  ellas  nos  han  dado  parte  de  nuestra  identidad,  pero  como  Nietzsche  nos  lo  recuerda  a  asumir  el  momento  constructivo,  es   importante   hacer  una   purga,  una  limpia  a  nuestras   religiones   para  que  sean  más   humanas  y  lleguen  a  la   mujer – hombre  contemporáneo  de  nuestros  días.  

Una   religión  ò   una  iglesia   que  siga  pisoteando  la   creatividad  y  la  capacidad de  libertad  de  todo  ser  humano,  nada  más  fijándose  en  lo  negativo  y  lo  supuestamente   pecaminoso  del  ser  humano,  no  responde  a  nuestra  época.   
Una  iglesia  «panoptista»  que  consiste  en  tener  un  control  panorámico  total,  simultáneo  y   constante  de  la   persona   en  todas  sus  dimensiones (corporal,  moral,  intelectual  y  capacidad  creativa) como  lo  recuerda   Michel  Foucault  filósofo  fránces;  una  figura  muy  nueva  en la  filosofía  y  otra  manera  de  ser  pensador,  como  lo  afirma  Savater.  

No  dudo  que  para  todo  aquel  que  se  atreva  a  ser  creyente  en  nuestros  días,  tenga  como   motivo  el  de  asumir  un  momento  constructivo  y   también  para  los  que  no  creen,  de  hecho   ellos  y  ellas   son  los  que  mejor  nos  podrían  ayudar,  así  como  lo   entendía  Nietzsche.    

Es  el  momento  de  construir  una  mejor  manera  de  llevar  y  de   vivir  nuestra  fe,  sin  los   tópicos  mágicos  y   supersticiosos  que  siguen  arrastrando  desde  hace   siglos  atrás.   Y  que  sólo   buscan  manipular  las  mentes  ingenuas  y  que  siguen  cultivando  una  institución  mágica  que  vende  milagros  a  por  mayor  y  cielos  cómodos,  con  sus  discursos  que  más  que  despertar  les  siguen  dando  una   realidad   virtual  espiritualóide  falsa,  que  te  llevará  al  vacío  y  la  nada  existencial.  

No tengamos  miedo  de  romper  con  todo  aquello  que  no  nos  está  ayudando  a  dar  lo  mejor  de  cada  una – uno  de  nosotros,  y  sobretodo  a  nuestra  realización   y  plenitud  humana – personal.  

El  grito   rebelde  de  hoy  es:»Asumamos  nuestro  momento  histórico  y  constructivo«.  

Así  es,  mis  queridas  y  queridos lectores:  mí  Dios  es  aquel  que  está  conmigo  en  mis  metidas  de  patas,  pero  también  está  en  las  carnes  asadas  con  una  buena  y  bien  fría  cerveza  oscura,   rodeado  de  gente   que  me  ama  y  como  dice  Nietzsche:»Yo  sólo  creería  en  un  Dios   que  supiera  bailar«.  

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila)