Un  instante  virginal

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Lo  único  que  te  pido  a  cambio  es  que  seas  un  verdadero  enamorado,  porque  el  amor  es  más  sabio  que  la  filosofía,  aunque  esta  lo  sea”.

<<Oscar  Wilde  de  su  cuento  El  ruiseñor  y  la  rosa>>.

 

Era  como  una  sensación  de  miles  de  moscas  recién  nacidas,  que  como  un  enjambre  se  metían  por  el  orificio izquierdo  de  mi  nariz  ¡El  dolor  era  insoportable  del  lado  izquierdo  de  mí  rostro!

Así  me  sentí  después  de  tu  llamada,  una  vez  más  me  sentía  sin  horizonte,  volví  a  sentirme  como  un  niño  que  se  soltó  de la  mano  de  su  madre,  perdido  en  una  alameda  llena  de  ruiseñores  y  de  rosas.

¿Qué  buscaba  un  joven  de  25  años,  arquitecto  exitoso  a  tu  edad,  con  una  novia  esculturalmente  envidiable?

Con  un  viejo  de  49  años,  me  haces  titubear  al  final  de  mi  camino,  pero  el  riesgo  vale  la  pena,  pues  me  haces  sentirme  vivo  en  mi  existencia  nauseabunda.

Soy  un  viejo  solitario  homosexual,  aparte  de ser  sacerdote,  y  lidiar  a  diario  con  los  rumores  absurdos  y  estúpidos  de  la  gente.

¿Dónde  encajamos  en  todo  esto?

Tu  voz  en  aquella  llamada  del  sábado  a  las  02: 47  de  la  madrugada,  me  resucitó,  no  olvido: ”le  extraño” guardaste  mi  silencio  y  después  dijiste: “le  amo”.

Ahora  siento  miles  de  escorpiones  que  pican  mí  vientre,  es  el  maldito  cáncer  que  invade  todo  mí  cuerpo,  estoy   muriendo.

Empero,  tu  sola  llegada  me  ha  llenado  de  valentía  para  aceptar,  con  lo  que  siempre  cargué  a  escondidas,  mí   homosexualidad.

¿Aceptas  mi  sexo  y  cuerpo,  antes  de  ser  comida  para  gusanos?

Creo,  que  después  de  ti,  estoy   listo  para  irme  de  la  mano  con  la  muerte,  gracias  por  llegar  antes  de  mi   partida  definitiva,  pues   no sé,  si  exista  el  cielo,  tú  eres  mí  cielo,  único  y  real.

“-Tienes  un  alma humana.- Únicamente  si  despidieras  a  tu  alma  podría  amarte.

Y  el  joven  pescador  respondió:

¿De  qué  me  sirve  mi  alma? No  puedo  verla.  No  puedo  tocarla.  No  la  conozco.  Realmente  la  despediré,  y   ello  no  producirá  mucha  alegría”.

<<Oscar  Wilde  de  su  cuento  El  pescador  y  su  alma>>.

 

 Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor    

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s