Sobre la violencia

Escribe: José Antonio Lara Peinado

.

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

La violencia en los estadios, los decapitados y descuartizados, los asesinatos y los feminicidios, etc.. enmarcan un lamentable escenario para México, no son hechos que han de verse aislados, bien por el contrario, parecieran ser un conjunto de síntomas ligados entre sí, que forman un síndrome social difícil de comprender y aún más difícil de atender.

En su etiología la violencia se estructura en primera instancia en el seno familiar y en segunda instancia en el encuentro de un niño con el mundo que lo rodea.

El sistema económico que es defendido a ultranza por los políticos en turno, provoca desintegración familiar, el aspecto económico deviene en trabajo de ambos progenitores, descuido de los hijos y estados alterados de comportamiento derivados de las fuertes presiones monetarias a las que se ven sometidos los padres; aparece en ellos una insatisfacción al darse cuenta de que aunque trabajen de sol a sol, jamás accederán a lo que de forma por demás fantasiosa ofrece este enfermo sistema económico, se rompen así las estructuras familiares, aparece la violencia física y psicológica, en el mejor de los casos, esta violencia es neurótica, en el peor de los casos, esta violencia se ejerce de forma sociopática; decenas de niños atendidos en nuestro trabajo cotidiano, presas de esta particular forma de violencia, construyen para sí, una idea inconsciente de estar descuartizados o crecen dentro de ellos temores muy arraigados de que serán asesinados y cortados por sus progenitores, no ha de extrañar que muchos de estos niños puedan detonar en su vida adulta conductas delincuenciales, violentas y homicidas.

El otro componente etiológico de la violencia está en lo que un niño recibe del mundo que lo rodea, la situación es grave, bombardeado desde bebé por una televisión con programación chatarra, llena de violencia, sangre, morbo, burla, explotación, utilización de niños para sacar dinero y programas morbosos que exhiben la podredumbre humana, el niño a muy temprana edad es sobrexcitado, esto le provoca al infante fuertes cargas de angustia, pero aún hay más, niños, jóvenes y adultos están expuestos a instituciones políticas corruptas, a impunidad total, fraudes y engaños de políticos, empresarios y religiosos, instituciones bancarias que los endrogan de por vida, falta de oportunidades, exámenes universitarios que lejos de aceptar rechazan, sistemas educativos excluyentes, que al tiempo provocan frustración y odio y por si fuera poco, un sistema de justicia corrupto, todo esto es el pan cotidiano del mexicano.

He enmarcado de forma por demás general una apreciación sobre el origen de la violencia, sin embargo las autoridades encargadas de atender este problema, centran más su preocupación en el castigo, de forma por demás ilusoria sueñan que a más castigo menos violencia, los resultados ahí están, atender al síntoma y no a la enfermedad ha resultado aún peor.

Las autoridades y muchos medios de comunicación han convertido la violencia en un show mediático, los medios lucran con ella, los políticos la administran y se exhiben con operativos y programas para combatirla, operativos que al no ir al fondo del asunto sólo sirven para lucirse y salir en televisión.

Hay una violencia cotidiana en el discurso y el actuar de los políticos, el sueldo mismo, sus lujos y extravagancias, son una forma brutal de violencia, también hay una violencia nauseabunda en muchos noticieros, en donde locutores y comentaristas, privatizan el uso del micrófono sin permitir siquiera el legitimo derecho de la réplica.

Mientras no se atienda de fondo el problema de la violencia, estaremos presenciando el aumento de la misma, también estaremos ante la presencia de operativos, discursos, aprensiones, leyes, que sólo serán paliativos que nada van a resolver, eso sí, mucho circo, muchas declaraciones, mucho show, aderezado de muerte y sangre, que al parecer, motiva y excita al actual gobierno.

DR. José Antonio Lara Peinado.

Autor de los libros: “Psicoanálisis del poder en México”, “El mal-estar docente en México” “A. La mujer sin habla, el tratamiento Psicoanalítico de una esquizofrenia” “Titular de la investigación: El tratamiento Psicoanalítico de la esquizofrenia y La Pedagogía de los nadie” Conferencista magistral en congresos nacionales e internacionales en temas de Psicoanálisis, Salud mental, Educación, Criminalística y ciencias forenses.

 

La FE Desde La Perspectiva Gay.

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 

.

“Si  yo  fuera  mujer
abriría  del  todo  el  telón  de  fondo
del  mito  virginal   y  del  hombre  macho, , ,
me  daría  el   gusto  de  violarle  a  él”.
Patxi  Andion. 

 

“Quizá,  en  estos   tiempos,  sean  precisamente  los   gays  y  las   lesbianas  los  más   aptos   para  avivar  las  implicaciones  de  la  misericordia  de  Dios”.
James  Alison en: Una  Fe  Más  Allá  Del   Resentimiento.  Fragmentos  teológicos  en  clave   gay.  Ed. HERDER  2001.

In  memoriam  de  Agnes  Torres.

 

Para  todas  y  todos  aquellos  que   han  muerto  a  manos  de  la  homofobia   o  por  el  SiDA.

.

Hoy  me  levanté  escuchando  un   gran  éxito  de la  década  de  los  años  80´s.  “Karma  Chameleon”  del  año  de  1983;  del  álbum  Colour  by  Numbers  del  británico  Boy  Goerge,  que  por  aquellos  años  formaba  parte  de  una  banda  llamada  <<Culture  Club>>.   No  olvido   cuando  vi  el  vídeo  por  primera  vez,  tenía  siete  años, me  encontraba  en la  casa de  los  abuelos   maternos,  pues  en  su  casa  mis   tíos  habían  puesto  cablevisión,  por lo  tanto  se  veía  el canal  de  Mtv,  un  canal  que  pasaba   vídeos,  ahora  pasan  pura  basura  de  shows   que  nada  más  embrutecen  al  ser  humano,  ya   no  pasan  casi  vídeos.

Me  enamoré  de  ella,  bueno,  eso  pensé  cuando  vi  el  vídeo  y  escuché  su  música  bailable.

Ese  sábado,  cuando  mi  abuelo  Jonás  me  dio  mí  domingo  famoso,  que  era  dinero,  me  dirigí  al  centro  de  la  ciudad,  a  una  tienda  muy  particular  que  vendía  discos  de  acrílico  y  cassettes (te  acuerdas,  todavía  existe  la  tienda)  de  música,  también  vendían  posters   de  los   grupos  de  moda.

No  pude  evitar  comprarme  el  cassette   de  Culture  Club  donde  viene  la  canción  de  Karma  Chameleon  y   claro,  me  compré  un  poster  de  Boy  Goerge,  que  yo  creía  que  era  ella,   por  eso  digo  que  me  enamoré  de  ella.  Fue  cuando  regresé  a  la  casa  de  los   abuelos,  una  de  mis  tías.  Mi  tía  Neni  me  dijo  que  ella,  no  era  ella,  sino  él… ¿Cómo?

Fue  cuando  mí  tía  Neni  con  su  carácter  afable  me  explicó   que   hay   hombres  que  quieren  ser  mujeres,  que  hay  mujeres  que  se  enamoran  de  mujeres,  igual  hombres  que  se  gustan  entre  ellos,  siguió   con  paciencia.

Lo   que  no  olvido,  ella  nunca  condenó  esas  relaciones,  tampoco  me  dijo  que  se  iban  ir  al  infierno,  contrario  a  lo  que  me  decía  mí  catequista,  que  esas   personas  estaban  poseídas  por  el  demonio,  que  eran  aberraciones  de  la  naturaleza.

El  punto  de  vista  de  mí  tía,  me  ayudó  a  no  tener  una  mentalidad  homofóbica,  por  lo  tanto  ser  abierto  a  aceptarlos.

En  estos  días  obcecados,  nos  damos  cuenta  por  los  medios  de  una  noticia  terrorífica sucedida  en  la  ciudad  de  Puebla,  México.

Agnes   Torres  Sulca.  Fue  encontrada  muerta;  su  cuerpo  estaba  semidesnudo   y  con  signos  de  tortura, por   la  noche   del   10  de  marzo  de  este  año  2012.  Activista  transgénero,  que  trataba  de  romper  con  la  exclusión  y  el  racismo  que  existe  hasta  la  fecha  en  México  contra  las  personas  que  tiene  preferencias  homosexuales.  Se  dice  que  en  México  no  somos  racistas,  somos  de  lo  peor  en  ese  aspecto.

Desde  que  tengo  memoria,  mujeres  y  hombres  homosexuales  han  sido  de las  minorías  más  oprimidas;  he  sido  testigo  de  su   historia  cruenta  de  odio,  persecución,  encierro,  invisibilidad,  de  no  hablar  del  familiar  con  esas   preferencias.  En el  mejor de los  casos,  se  les  ve  de  soslayo  o  se  les  concede  una  engañosa  tolerancia  represiva.   Tal  vez  en  las  últimas  décadas  ha   habido  cierta  apertura  de  criterios,  pero  parece  que  todavía  hay  mucho  que  hacer,  pues   a  las  personas  que   desean  y  aman  a  gente  de  su   mismo  sexo,   se  les  sigue   juzgando   como  sodomitas,  pecadores,  animales  antinaturales,  delincuentes,  enfermos  sexuales,  perversos.

El  asesinato  de  Agnes  Torres,  nos  da  otra  lectura ¿Por  qué   tantos  siguen  estigmatizando  a  las   personas  homosexuales?

Me  doy  cuenta  que  el  espiral  de  violencia  desatado  contra  las  personas  homosexuales,  no  ha  cesado  aun.   Al  contrario,  el  cobarde  asesinato  de  Agnes  Torres,   me   habla  del  odio  de los  seres  humanos  a  lo  diferente.  Quedaría  la  frase  de  José  Ortega  y  Gasset,  pero   parafraseándolo: yo,   soy  yo   y  mi  diferencia.

Sería  muy  atrevido  afirmar  que  ha  llegado  la  hora  de  hablar  de  un  genocidio   homosexual  en  México,  pues  recordemos  que  la   violencia   sólo   engendra  más   violencia,   y  que  esta  violencia   tiene  muchas  caras   y   formas  de  ejercerla  hacia    las   personas   homosexuales.

Habría  que  romper  con  el  silencio,   que  no  es  fácil   en  una  sociedad   puritana   e  hipócrita   como  la  nuestra,  más   aun,   con  el  ingrediente   cristiano   que  reina  en  nuestra cultura,  aquí  tampoco   podemos  negar,  que  gran parte  del  odio  hacia  a  las  personas   homosexuales,  se  le  debe  también  al   catolicismo  tradicionalista  y  trasnochado.

Hoy  ha  llegado  la  hora  de  romper   con  “el  silencio  de  Sodoma”  te  invito  a  ti   heterosexual   y  claro,  a  ti  mí   amado  homosexual    a   romper  de   una  vez   por  todas   con  la  vetusta  tradición  de   tapar   el  sol  con   un  dedo,  sino  vernos  a  todas   y  a   todos   como  un   “Nosotros”.

Me   confieso   un  enamorado  de  un   gran   Hombre  para  mí;  de  Jesucristo  y  un  apasionado   por  la  fe  como  fuerza  que  busca  el  verdadero  significado  de  nuestra  Historia.    Estoy  convencido   que  la  fe  nos  lleva  a  un  proceso  de  ser  mejores  personas  en  nuestra  calidad  humana,   y  que  la  propuesta  de  Cristo   rompe  con  el  espiral   vicioso  de  la  violencia  provocado   hacia  las   personas  homosexuales.

No  dudo,  que  hoy   deberíamos   de   tener   como  un  punto  de  partida    a  mis  hermanas   y  hermanos  gays,   son   capaces  de  hablar   y  de  vivir  desde  el  don  de la  fe.

Pues  es,  desde  su   quebrantamiento  y  desfragmentación    interior,   provocada   por  la  exclusión  comenzando   por  su  propia   familia,  en  la  Iglesia,   en  la  sociedad,  nos  enseñan  desde   su  dolor,  romper   con  el  resentimiento   provocado   por   la   violencia    que  se  ejerce  en  contra  de  ellas  y  de  ellos.

Que  no  se  les   olvide  a  esos  católicos  y  católicas  de  mierda,  como  los  llama  Javier  Sicilia (Católico pensante y  poeta) en  su   libro  “ESTAMOS  HASTA  LA  MADRE”,  que   Jesucristo   no  condeno    a  nadie,   y   que  la  fe  no  es  exclusiva   ó    una  patente  de  un  monopolio   de  las   religiones,   si  tenemos   fe,  no  es   para  pertenecer  a    una  concesión   eclesial,  sino   para   comprender  y  amar  al   ser   humano, con  toda   su   humanidad.

Se   nos   olvida  muy  pronto  que   todos  los  seres  humanos  estamos  en   proceso  de  búsqueda,   y   nuestro  proceso   de  maduración  no   termina   en  cada  etapa  de  nuestro  crecimiento,  sino   éste  siempre  está   en  movimiento,  no  somos  seres   determinados,  nos  vamos  recreando   y   formando  como  tales  en  la  medida  que  acepte   mí   humanidad,  en  todo  su  sentido  de  plenitud.

Nunca    olvides   que  a  muchos  grupos  de  poder (Gobierno – Iglesias – Economía) les  conviene  el   orden  establecido  y  recurrir  al   miedo  como  medio,  para  tenernos  controlados.   A  nuestra  sociedad  le  conviene   que  existan   personas   excluidas   y  que  estas  sean   objeto  de  violencia,  pues  el  orden  establecido   depende  de  ellas.

Si  hay   violencia  contra  alguien  que  es  diferente  a  mí,   es  una  vergüenza  aceptarlo,  es  porque  en  nuestra   sociedad   hay   algo  que  está   jodido  y  no   hemos  avanzado   nada,  en  nuestra  evolución  de  nuestra  calidad  de  ser,  seres   humanos.

Me  confieso  un  enamorado  de  la  mujer,  de  lo  eterno  femenino (como  Pedro  Almodóvar) sin  ellas  no  puedo  vivir,  del  hombre  también.   Desde  hace  mucho  tiempo,   he  optado   por  el  ser  humano,  y   como  siempre  lo  he  dicho;   más  que  creer  en  un  Dios,  me  aferro  a    seguir  creyendo   en   el  ser   humano,  en  su  bondad,  y  en  su  capacidad  creadora   que  es   lo  que  más  nos   asemeja  a  la   Creación.

Me   indigna   todo  aquello  que  va  contra  la  dignidad  de  la  persona.

Dejémonos    de   pendejadas,  que  si  soy  católico,  que  si  el  otro  es  ateo,   que  no  puedo  hablar  de  sexualidad,  de  política,   que  si  los   otros  están  en  partidos   políticos.

No  nos   hagamos   pendejos   y  pendejas,   mirémonos   tal  como  somos,  como   seres  humanos,    lo  demás   son  pendejadas.

Está  en  cada   uno – una  de  nosotros   romper   con   esa  violencia   que  nos  está   llevando  al  caos  nuestro   país.

Se  va  haciendo   costumbre   los  asesinatos  de  ciudadanas  y   ciudadanos,  que  son  activistas   a  partir  de  su  sueño  de  ver  un   pueblo,  un  mejor  país,  un  mejor   mundo,  luchan  por  ese  ideal,  ese  ideal  que  carecen   muchas   mexicanas   y  mexicanos  hoy  en  día.

No  tengamos   miedo  de  volver   a  nuestras  raíces  de  nuestra  humanidad   y    optar   por  el  poder  de  la   libertad   que  tenemos  para  decidir  por   la   bondad   que  descansa  en  cada   uno – una  de  nosotros.

Con  el   Otro  todo,  sin  el   Otro  nada.

“Desde  el   punto  de  vista  de  esos  millones  de  machos   belicosos,  el  mundo  está  diseñado  para <<nosotros>> y   no  para   los <<otros>>”.

José  Ramón  Enríquez.

 

“A  las   mujeres  en  general  se  les  ha  prohibido  o  por  lo  menos  restringido  su  registro  en  la   historia.  A   los   homosexuales   se  les  ha  mutilado  para  poder   ser  contemplados  como   existencias   reales”.

Una  Historia  Sociocultural  de  la  Homosexualidad:  Notas  Sobre  un  Devenir  Silenciado   de  Xavier  Lizarraga  Cruchaga. Ed. CROMA – PAiDóS  2003. 

 

“Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de la  Iglesia  sean  realmente  atractivas,  llenas  de  misericordia  y  liberación”.

Peter J. Liuzzi  en  Escucha  Con  El  Corazón:  comprendiendo  las  voces  de  las  lesbianas  y   de  los  gays.  Ed. PANORAMA  2003.

 

“La  realización  homosexual  en  pareja  es  un  derecho  de  aquel  o   aquella  que  tiene  esa  identidad  y  de   que   ese  es   para  ellos  y  ellas  el  único  modo   de  auténtica  realización   humana –y  por  tanto <<divina>> -, esa  duda  ha  desaparecido. . .  Y  la  Iglesia  es  responsable  de no  cambiar  la  mentalidad  en  cuestión  tan  sensible  y  decisiva”.

Teólogo  Andrés   Torres  Queiruga. 

 

“¿Se  puede  desnudar   el  alma   sin  ofender  a  los  demás?”.

En  Tránsito  Del  Infierno   a  la  Vida: la  experiencia  de  un  homosexual  cristiano;  de  Juan   González  Ruiz.  Ed. DESCLéE  2002.

 

“Yo  creo  que  uno  es  gay  porque  así  es  como   más  a  gusto  expresa  su  manera  y  su  capacidad  de  amar  y  de  relacionarse”.

Cómo  Salí   del  Closet: Confesiones  de  un  ex – sacerdote  católico.  De  Daniel  Moreno.  Ed. Flor  Del  Viento  2003.

 

 “Descubrí  otra  vez  que  me  aterraba  la  posibilidad  de  ser  en  el   fondo  heterosexual”.

De  la  novela  Toda  Esa  Gran  Verdad;  de Eduardo  Montagner.  Ed. ALFAGuARA 2006.      

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.