Rescatando Nuestra Imaginación Profética

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 .

.
“Karl  Marx  supo  discernir   dicha  conexión   
cuando  observó    que  la  crítica  de  la  religión 
es  la  crítica  fundamental  y  la  que  ha  de  llevar 
a  la  crítica  de la  ley,  de  la  economía  y  de  la  política”.
Walter  Brueggemann  de  su   libro  La  Imaginación   Profética.  Ed.  Sal Terrae 1978.

.

El  PRI  va  de  regreso  a  los  Pinos,  los   gobernadores  priistas  están  de  fiesta,  no  tuvieron   presidente  por  12  años,  hicieron  de  las  suyas,  mientras  el   presidencialismo  se  alejó  de  la  escena  de  la  política  por  dos  sexenios.

¿Se  fortalecerá  el  priismo  para  estar  ahora  por  más  de  70  años  en  adelante? ¿Regresaremos  a  la  corrupción  en  todo  su  esplendor? ¿El  narcotráfico  se  fortalecerá  aun  más  del  poder  que  ostenta  ya? ¿Enrique  Peña  Nieto, quien  esté  atrás  de  él  velará  por  el bien  de  México? ¿TELEViSA – TV Azteca – RCG  serán  las  que   regirán  los  criterios  de  las   masas?

El  cristiano – cristiana  y  el  católico – católica ¿Qué  dicen? ¿Qué proponen? ¿Cómo  están  actuando? ¿Cómo  se  hacen  presentes  en  nuestra  Historia?

Hoy,  más  que nunca  el  cristiano – católico  está  llamado  a  redescubrir  su  vocación  profética,  tal vez,  por  los  prejuicios  o  miedos,  los  creyentes  han  preferido  olvidarse  o   guardar  en  el  clóset,  las   exigencias    y   responsabilidades  de  la  perspectiva   profética,  que  conlleva   todo  bautizado  y  mujeres – hombres  libres  y  de  buena   voluntad.

Es  un  grito  el  de  ahora,  redescubrir  nuestra  imaginación  profética,  pues,   ésta  puede   transformar  de  un  modo  profundo  e  inusitado,  el  presente.   La   imaginación  profética   es  la  fuerza   capaz  de  reconciliar  las  tradiciones  religiosas   con  las   realidades   de  nuestra   sociedad  contemporánea.

El   creyente  de   hoy   puede  ofrecer  desde  su   vocación  profética,  una  conciencia  alternativa,    donde  puede  proponer,  una  vida  más  auténtica   y   construir  una  sociedad  más  justa  y  más   incluyente.  Otro   México  es   posible.

Indudablemente  la  indignación,  hoy   más  que  nunca  se  hace  presente  y  no  va  a  desaparecer.

Cuando  volteamos  al  Antiguo  Testamento, constatamos  que  los  profetas   se  preocupaban  de  los  más  elementales  cambios  de la  sociedad  humana  y  que  estaban  bien   informados,  y  sabían  mucho  de  cómo  se  produce  un  cambio.

De  aquí  en  adelante,  hay  que  tener  mucho  cuidado,  hoy  más  que  nunca,  estamos   llamados  a   ser  ciudadanas – ciudadanos  bien  informados,  contar   ya  con  una  cuenta  en  Facebook  y  de  Twitter,  a  base  de  esa   información   actuar   por  una  causa.   Pues,  dudo  mucho,  que  el  PRI  haya  cambiado  para  bien  de  nuestro  México.   La  vieja  guardia  del  PRI,  su   finalidad  será  de  aquí  en  adelante,  todo  un  esfuerzo  totalitario  en  hacer   cesar   todo   tipo  de  lenguaje  de  la  novedad,  que   proponga:  pensar;  reflexionar;  informarnos;  de  ser  conscientes  de  nuestra  dignidad  y  libertad.

Nuestra  sociedad  se  encuentra  imbuida  en  una  sociedad  de  enajenación,  paralela  a   una  realidad  pintada   por  TELEViSA – TV Azteca,  aquí  en  nuestra  región  por  RCG.  El  Gran  Hermano (Big Brother)  cada  vez  se  hace  más   real  y  se  va  imponiendo  como  metáfora,  para  descubrir  y  alcanzar,  un  poder   nuevo  invasivo   por  medio  de  la  imagen,  capaz  de  controlar   las  mentes  de  las  y  los   ciudadanos.    Y  peor  aún,  ahora  que  se  impuso  el  candidato  de  TELEViSA:  Enrique  Peña  Nieto  y  el  PRI,  están  de  regreso,  por  ello,  la  urgencia  de  voltear  a  ver  nuestra   imaginación   profética,  y  hacerla   eficaz  en  estos  días.

Nuestra   conciencia   se   ha  visto  manipulada  por  esos  monopolios  televisivos   y  gobiernos  que   han  recurrido  a  la  educación   como  arma  para  crear   ciudadanas – ciudadanos  apáticos  e  indiferentes,  por  lo  tanto,  desinteresados   por  la  justicia  y  la  transparencia  de  nuestra   Historia   de  nuestro   país.

Las   conciencias   han  sido  manipuladas   y  engañadas,  tanto  por  gobiernos,  como   por  Iglesias,  les  han  dado  falsos   ámbitos  de  percepción,  por  sistemas  idolátricos   de  lenguajes  y  retóricas   enajenantes,  que  van  creando  esclavitudes   muy  sutiles,  casi   invisibles  e  indefensas,  como  lo  es,  una   pantalla  en  cada  hogar   mexicano.

Con  ello  se  va  perdiendo   nuestra   identidad  y  dignidad  de  seres  humanos,  se  va  abandonando  la  fe   en  la   humanidad,  nuestra  cultura   enajenante  y  alineada  de  la  imagen,  es  una  depreciación  de  la  memoria  y  esto  va  contra  nuestra  propia  Historia.    Es  cuando  se   ridiculiza  al  ciudadano  bien  informado  y  activo – protagonista  de  su  responsabilidad   histórica.   Un  ejemplo,  como  han  minimizado   las  marchas   ciudadanas,  los  medios  que  están  con  el  poder.

Esto  es   una  amenaza  para  nuestra  cultura,  también   por  nuestra   lucha  por la  justicia   y   transparencia.

Cuando  se  padece   amnesia   y  desmemoria  por   nuestra  cultura  e  historia,  se  cuestiona   todo    intento  de  otorgarle    una  verdadera  autoridad  a  las  luchas   ciudadanas  y  a  la  construcción   de  una  ciudadanía   bien   formada,  bien  informada   y  participativa.

Hoy,   es  casi  un  mandato  ético,    reapropiarse    de   nuestra  memoria  histórica,  con  toda   su   fuerza  y  autenticidad.

Por  ello,  los  creyentes   y  no  creyentes,   su  tarea   es  recuperar   su  memoria,  que  es  la  única  capaz  de   discernir  y  articular,  la   imaginación  profética,  para  lograr   una   verdadera  libertad  de  conciencias.

La  exigencia  de la  imaginación  profética,  es   evocar   una  conciencia  y  percepción  de  la   realidad,  alternativas   a  las  que  está  presentando   el  poder  dominante.    Es  la  conciencia  libre  y   bien  informada,  la  que  va  a  provocar   la   imaginación  profética  y   una  conciencia   alternativa,  que  va  a  propiciar   la   crítica,   que  será   capaz   de  desmantelar  la  conciencia  enajenante  y   dominadora.    Con  ello,  estaremos  formando  y  recreando  una  comunidad  alternativa,  para  lograr   una  sociedad  más   justa  y  con  dignidad.

La  cultura  que  reina  es   acrítica,  por  eso  la   imaginación   profética   es   crítica  y  dinamizadora,   y   esta  despertará   a  las  conciencias   enajenadas.    Por  eso,  el  poder   buscará,    por   todos  los   medios  impedirla  a  toda  costa.

La   imaginación  profética   representa   hoy  en  día,   una   ruptura   radical  con  la  realidad  social  que  tratan  de   imponernos   los   del   poder,  ellos   nos  quieren  hacer  creer  que  todo  está  bien  y  que  su   compromiso  es  contigo  y  con  México.

La  conciencia  imperial  que  nos  quiere  pintar   una   realidad  de  triunfalismo  estático  falso,  para  seguir  alimentando  una   política  de   opresión   y  explotación,  contra   cada   una – uno  de  nosotros.  Con   su  mítica  retórica  mentirosa   del  nuevo   gobierno  del  PRI  y  algunas   Iglesias,  nos  quieren   hacer   creer,  de  su   legítimo   gobierno  impuesto,  dicho  régimen   que  comienza  a  nacer  con  el   nuevo   bebé  dinosaurio (EPN-PRI),  esta   institución  caerá   por  su  propia  falsedad  y   codicia  de  dinero  y  poder,  esa  realidad   ya  no  existe.

Esta  otra  realidad,  el  otro   poder,  que  va  tomando  más  fuerza: las  redes  sociales.

Aquí  los  creyentes   tienen  mucho  que  ofrecer   y  comprometerse   con  la  Historia  de  nuestro   país,  desde  la  imaginación   profética,  esta  la  alternativa  de  la   libertad  de  Dios,  que  ésta   tumbará   la  conciencia  imperial  y  desmantelará   la  política  de  engaño,  de   opresión   y  explotación,  que  tal  vez  pueda  venir  otra  vez  con  el  PRI  gobernando.

El  lenguaje  del  engaño  de  las   televisoras,  junto  ahora  con  el  PRI,  es   indudablemente   un lenguaje   trillado,  de  una   realidad  maquillada  que  nos  quieren   imponer,  de  una  realidad  manejada  a  su  antojo   para  sus  intereses  mezquinos,  pero   ésta   caerá   por  su   propia  codicia  de  poder,  y  de   que  cada  una – uno  de  nosotros,  creyentes   y  no  creyentes,  provoquemos  nuestra   creatividad   e  imaginación   profética,  para   crear   una   vida   alternativa,  que  vivamos   en  nuestra   comunidad  muy  concreta,   histórica   y   creadora  de  Historia.

“Hoy,  el  acto  más  revolucionario  es,  comenzar    apagar  tu  televisor”.  

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman. 

Psicoanálisis, Televisa y TV Azteca

Escrito por:   Dr. Psicoanalista José Antonio Lara Peinado

.

Conferencia y Taller en Oaxaca

.

En los trabajos clínicos con pacientes que presentan estructuras criminales, encontramos que dentro de ellos habitan tendencias a destrozar, cortar, quemar, descuartizar.

Dentro de estos sujetos existen fantasías megalomaniácas que se expresan en sus actos despiadados, profundamente fuera de la realidad aunque ilusoriamente viven en ella, no pueden vivir sin entregarse de manera compulsiva a esas tendencias.

Estas tendencias y actos criminales se encuentran expresados en las dos principales televisoras del país, en su programación, en sus espacios de supuesto análisis, telenovelas, caricaturas, etc. Tanto en televisa como en TV azteca, se cortan, manipulan y descuartizan, actores, personajes críticos, políticos indeseables, y programas que no estén acordes a sus tendencias criminales.

Estas tendencias se expresan vía su lenguaje y sus acciones, sin embargo, no solo promueven las tendencias criminales, su compulsión a destrozar alcanza a niños indefensos que utilizados de manera indiscriminada son exhibidos para sacar dinero o para juntar juguetes, vía el poder que tienen, ambas televisoras pueden armar escenarios virtuales para erigirse de manera por demás psicótica como reyes, o dioses, su famosa iniciativa México es un escaparate delirante donde ambos dueños se colocan en pedestales megalomaniácos.

De manera por demás compulsiva las televisoras a la usanza de la vieja canción de Cri-Cri (el rey de chocolate) utilizan a pajes para que los limpien con la lengua, los espacios noticiosos, y de análisis, carecen de una mínima autocrítica, y abundan de poses, y chistes de pacotilla, en donde el segmento cómico, substituye la tragedia cotidiana.

Sus campañas en torno a los valores, solo son comparadas, con el discurso de un asesino que después de matar, se convierte a cualquier religión, para internamente tratar de calmar el goce que le provoca su asesinato.

UN ABRAZO ESTIMADOS AMIGOS.

Dr. Psicoanalista José Antonio Lara Peinado

www.joseantoniolara.blogspot.com

Autor del Libro “Psicoanálisis del Poder en México” y “El Mal-estar docente”

Estado fallido, ¿Tal vez Iglesia fallida? ¿Será la Familia fallida? O mejor dicho Mexicanos y Mexicanas fallidos.

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

“El poder necesita de muchos imbéciles porque está casi siempre al servicio de la imbecilidad”.
De Xavier  Velasco en <<Puedo  explicarlo  todo>>.


Allí está el  televisor, como un  testigo idiota y mudo, transmitiendo  imágenes  que  parecen  del  Medio  Oriente,  pero  no,  son  nada menos  que  de  nuestro  país.   Ante el atentado más ruín de la  Historia del norte del país; el narcoterrorismo invade nuestra intimidad  y  nuestra  paz.
Era  aquel  jueves  25  de  agosto del año  2011,  un día  común  y  corriente,  no,  pues  quedaría  en  nuestra  memoria  colectiva,  como  un  día  maldito  y  desgraciado.
Maldito  y  maldecido  por  unos  cuantos  que  se  creen  los  amos  y  señores  de  nuestro  país.  El  ataque  al  Casino  Royal,  en  el  centro  de  Monterrey,  terminó  por  crear  el  narcotráfico  en  terrorismo  en  México.

Resuena  el  reclamo: “¡Yá  estamos  hasta  la  madre!”.  Grito que  ya  hizo  famoso  el  poeta  Javier  Sicilia  y  la  Caravana  del  Consuelo

Todavía  se  aferra  a  nuestra  memoria  la  Tragedia  de  Juárez,  que  entre el  1 de  enero de  1993  al  30  de  junio  de 2010 se  contabiliza un  total  de  887  víctimas de  mujeres,  la  mayoría  de  ellos  cométidos  en  el  centro  histórico  de  ciudad  Juárez.

Los  salarios  de  nuestros  obreros que  cada  año  sólo  se  les  aumenta  el 1%,  que  no  se  comparan  con  los  estrámboticos  salarios  y  prestaciones  que  reciben  los  parásitos  de  nuestros  políticos  y  servidores  públicos. 

Eso  sin  contar  con  la  pasividad  y  mediocridad  de  nuestro  magisterio  comandado  por  la  Gordillo.

Los  suicidios  de  soldados,  que  desde  el  inicio  de  la  guerra  de  Felipe  Calderón  contra  el  narcotráfico;  van  82  efectivos  y  14  de la  Marina.  Estudios  especializados  señalan  que  los  factores  que  exponen  a  los   militares  a  quitarse  la  vida  son   las  presiones  de la  violencia  y  la  incertidumbre   que  experimentan  ante  la  supuesta  guerra  contra  el  narco.

Las  víctimas  del   fuego  mediático  de  la  ya  famosa  y  desgastada  guerra  contra  el  narcotráfico.

Más,  los  12  millones  de  mexicanas  y  mexicanos  con  hambre  y  que  viven  en  pobreza  extrema.
La  lista  es  larga  de  las  tareas  que  todas  y   todos  tenemos  ante  nuestro  país  y  de  nuestra  responsabilidad  histórica.

Ante  todos  éstos  hechos  fraudulentos  y  horrendos,  se  habla  de  un  Estado  fallido;  y  de  dos  presidentes  panistas fallidos (¿Dónde  quedaron  los  otros  70  años  priístas  de  gobiernos  fallidos?. Que yá están desesperados por regresar a los  Pinos).  ¿Y  el  PRD  también  será  fallido?.

No podemos  negar  que  estamos  ante  un  país  con  un  panorama  derrotista,  ésto  es lo  que  nos  hace  más  daño  que  tener  un  Estado  fallido  en  todos  sus  niveles: Federal;  Estatal  y  Municipal. 


No  dudo  de la  gran  capacidad  y  voluntad  de  todas  y  todos  nosotros,  no  eximio  de  culpabilidad  al  Estado,  pero  el  problema  más  grave  es  que  casi  todas  las  Instituciones  están  fallidas  hoy  en  día  y  no  quiero  ser  simplón  al   buscar  culpables,  sino  la  reflexión  nos  lleve  a  los  errores  y  poder  enmendarles  de  alguna  forma   creativa;  participativa  e  inclusiva.

Por  que  en  todo  caso,  también  estaría  hablando  de  una  Iglesia  fallida,  pues  ¿La  Iglesia  qué  tipo  de  católicas  y  católicos  está  formando? ¿Católicos  y  católicas  fallidas? ¿Evangelización  fallida? ¿Sacramentalidad  fallida? ¿Vida  de  Fe  fallida? ¿Clericalismo fallido  y  caduco? Digo,  por que  la  Iglesia  no  está  en  Marte,  está  en  el  mundo,  está  aquí  en  la  Tierra,  en  México.  Muchos  de  nuestros  políticos(as)  estudiaron  en  colegios   católicos;  muchos  de  nuestros  maestros(as) también,  y  no  se  diga  de  nuestros  dirigentes  religiosos – nuestros  sacerdotes,  pues  está  demás  decirlo,  estudiaron  en   un  seminario  católico.

¿Qué  nos  corresponde  a  nosotros(as) los  creyentes ante  el  paisaje  que  vive  nuestro  entorno  histórico? Seguir  de  mediocres  y  conformistas,  de  contentarnos  con  la  homilía  del  sacerdote,  que  tal  vez,  en  más  de  una  ocasión  no  prepara,  porque  ingenuamente imagina  que  su  pueblo  no  piensa  y  que  jamás  entenderá  su  teología. Seguir  humillándoles,  que  se  les   siga  tratando  como   niños(as) tarados(as)  y  obtusos(as)  a  nuestros  fieles.  O  la  alternativa,  es  optar  por  confiar  más  en  el  pueblo  y  delegar  más  responsabilidad,  por  lo  tanto   más  poder  de  decisión  y  de  actuar.


¿Hasta  cuándo  nuestros  creyentes  y  católicos  seguirán  conformándose?  Hasta  cuándo  nos  atreveremos  a  formar  verdaderos  y  reales  católicas  y  católicos,  comenzando   con  ellos(as) mismos, se  atrevan  a   pedir  una  verdadera  formación  en  nuestras   comunidades,  y  no  contentarse  con  una  oracioncita  y   tomar  el   chocolate  con  el  pan  dulce de  la  tarde.  Tenemos  que  provocar  reales  procesos  de  formación  y  de  estudio,  mientras  sigamos  sin  leer  y  que  esas  ideas  no  lleguen  al  pueblo,  no  nos  convenceremos  a  nosotros  mismos(as),  que  el  leer  y  propagar  ideas  nos  mueven,  no  podremos  hacer  nada  nuevo,  seguiremos  allí conformándonos  con  la  mierda  que  nos  da  Televisa TV Azteca  y  de  paso  RCG.

¡Basta Ya!  De  seguir  alimentando  la  ignorancia  y  la  pasividad,  dejemos  de  ser  una  Iglesia  fallida,  he  aquí  la  tarea pendiente.  

¿Y,  la  familia,  también  es  fallida?.  Pues,  es  en  la  familia  donde  se  forman  las  personas  libres  y   conscientes  de  su  dignidad  y  de  su  inteligencia. 
No  me  equívoco  al  afirmar,  que  antes  de  hablar  de  un  Estado   fallido,  o   de  una  Iglesia  fallida,  tal  vez,  la  familia  es  la  fallida;  las  de  los   papás  y  mamás,  pues  en  ellos  recae  la  responsabilidad  de  formar  personas.  Antes  de  ser  ciudadanos,  creyentes;  estamos  llamados  por  naturaleza  a  ser  personas. 
Si  hay  corrupción,  violencia,  pasividad  en  nuestras   comunidades,  éstas  no  nacieron  solas,  las  provocaron  y  las alimentan  personas  mal  formadas,  que  no  tienen  sentido  común,  que  no   tienen  valores,  que  no  tuvieron  el  ambiente  adecuado  para  formarse  como  personas  libres;  inteligentes;  y  con   voluntad  de  vivir  en  plenitud.
Por  lo  tanto,  al  hablar  de  un  Estado  fallido,  lo  más  correcto  no  sería  hablar  de  mexicanos  y  mexicanas  fallidas,  antes  de  juzgar  al  Estado  y  de  apuntarle  con  nuestro  dedo,  recuerda  que  hay  otros  cuatro  dedos  señalándonos  a  cada  uno  de  nosotros(as).  
“Dios,  por  principio,  es  un  irresponsable.  Sólo  a  ÉL  se  le  ocurre  poner  una   cabeza  sobre  los  hombros  de  cualquier  pendejo”.
De  Xavier  Velasco  en<<Puedo  explicarlo  todo>>.
Ed. Alfaguara  2010.
Adolfo Huerta Alemán

Saltillo, Coahuila
La Locura sin Mí, , , no tiene Vida! ! !http://youtu.be/N-ymxJDeG8o https://letrasdelnorte.wordpress.com
Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán