Terrorismo religioso

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de lupaprotestante.com

imagen de lupaprotestante.com

 .

“¿Qué  es  el  cristianismo?”

<<Adolfo  Harnack (Teólogo 1851 – 1930):  inaugurando  el  siglo  XX  teológico,  en  alguna  aula  de la  Universidad  de  Berlín>>

 .

En  más  de  una  ocasión,  hemos  escuchado  frases  como  estas:”¡No  eres  salvo!” “No  tienes  a  Cristo” “Si no  nos  ayudas  en  este  retiro  espiritual,  le  estás  fallando  a  Dios” “Si no  estás  con  nosotros  y  haces  lo  que  nosotros,  te  vas  a  ir  al  infierno” “Jesús  te  ha  dado  mucho,  ahora  te  toca  dar  a  ti” “¿No  te  quieres  salvar  verdad?” “Si  eres  de  Cristo  te  va  a  ir  muy  bien,  él  es  la  solución  a  tus  problemas”.

Van  más  de  2000  años  que  ha  nacido  el  cristianismo,  y  algunas – algunos  de  sus  supuestos  seguidores,  nomás  no  agarran la  onda,  no  comprenden  y  mucho  menos  viven  aquella  tarea  que  nos  deja  Jesucristo,  que  da  testimonio  el  Evangelio  según  San  Mateo: vayan  pues,  a   aprender  qué  significa  aquello  de:  Misericordia  quiero  y  no  sacrificiosPorque  no  he  venido  a  llamar  a  justos,  sino  a  pecadores <<Mt 9, 13-.>> Biblia  de  Jerusalén.

Hay   católicos  y  cristianos  que  solo  buscan  hacer,  hacer  y  hacer (caen  en  un   activismo  que  sólo  los  llevará  al  vacío,  y  olvidan  sus   tareas  primordiales,  como  el  estar  con  su  familia  y  disfrutarla,  ya  no  se  diga  de  sus  tareas  ciudadanas).

Entre  más  retiros  hagan,  serán  según  ellos  más  felices  y   creen  ingenuamente  cumplir  con  la  verdadera  propuesta  del  Reino  y  su  Justicia.

Caen  en  un  sentimentalismo  excesivo,  cuando  se  emocionan   por  abarrotar  las  casas  de  retiros  con  40; 60; 90  ó  más  individuos  para “convertirlos  y  hacerlos  salvos”.

Estos  cristianos  y  católicos  conforme  va  avanzando  su  fanatismo,  se  convierten en  <<nómadas  religiosos>>,  pues  van  de    iglesia  en  iglesia,  de  parroquia  en  parroquia  buscando  donde  se  sientan  a  gusto  y  cómodos,  o   buscando  un  pastor/párroco   a  la  medida  de  su  cristianismo  light   o/a  su  confort  cristiano.

Ya  no  se  nota  diferencia   alguna  del  proselitismo  político al  proselitismo  religioso,  en  ambos  parece  ser  que  sólo  les  importa acarrear  más  ganado  a  sus  rediles,  y  no  buscan  una  verdadera  evangelización  o  educación  de  la  fe,  para  formar  verdaderos  seguidores  de  Cristo.

Les  recuerdo  a  lo  que  nos  invita  el  Papa  Francisco  en  su  exhortación   Evangelii  Gaudium  en el número 14: La  Iglesia  no  crece  por  proselitismo   sino  por  atracción.

Estos  católicos  y  cristianos  en  lugar  de  sumar,  restan,  pues  parecen  más   <<kamikazes  religiosos>>,  dispuestos  aniquilar  cualquier  diferencia  dentro  de  sus  comunidades,  y  van  con  todo  su  <<neofariseísmo  absolutista>> a  convertirse  en  una  dictadura,  que  ahoga  toda  libertad  de  creencias  y  las  maneras  diferentes  en  que  se  puede  creer  y  vivir.  Están  dispuestos  asesinar  la  dignidad  de  las  personas  y  su  libertad  de  vivir  sus  procesos,  matan  psicológicamente  a  todo  aquel  que  está  fuera  de  su  “fe  o  movimiento”.

También  vemos,  como  estos  movimientos  fundamentalistas,  con mentalidad  <<cuasi militar>>  con  el  paso  del  tiempo,  se  convierten  en  recaudadores  de  dinero  para  sus  intereses  o  para  su  párroco/pastor,  por  lo  tanto,  el   bien  de  la  comunidad  pasa  a  un  segundo  término,  o  simplemente,  ya  no  importa.

En  lugar  de  ayudarles  a  sus  contemporáneos   a  descubrir  su  grandeza  de  ser  personas,  las  hacen  sentir  como  viles  instrumentos,  que  solamente  les  hablan  cuando  necesitan  de  ayuda,  para  hacer  una  actividad  económica,  o  para  sus  “retiros  espiritualoides”.

Eso  sin  dejar  la  lucha  incansable  de  sus  “egos”  que  van  provocando   entre  sus  propias  comunidades,  claro,  que  esto  no  es  exclusivo  de  nuestras  comunidades,  pero   estamos  llamados  hacer  la  diferencia.

Estos  movimientos   con   mentalidad   militar  y  de  dictadura,  se  la  pasan  condenando  a  toda  persona  que  difiere  de  su  visión  de la  realidad  y  condenan  al  mundo  y   todo  lo  bello  que  hay  en  él,  se  les  olvida  aquello  que  dejó   bien  claro  Jesucristo  en  el  Evangelio  según  San  Juan: Porque  Dios  no  ha  enviado  a  su Hijo  al  mundo  para  condenarlo,  sino  para  que  el  mundo  se  salve (tenga  vida  en  abundancia  y  en  plenitud)  <<Jn 2, 17-.>>  Biblia  Latinoamericana.

Si  seguimos  fomentado  este  tipo  de  espiritualidades  en  nuestras  comunidades, sólo  lograremos  espiritualidades   fanáticas  y   supersticiosas,  que  no   respondan  a  las  exigencias  de  nuestra  época  y  de  nuestros  contemporáneos.

Con  esas  espiritualidades  falsas  vamos  acabando  con  la  libre  espontaneidad   del  Espíritu,  que  nos  invita  a  buscar  nuevas  alternativas,  que   lleven  a  ese  Dios  Vivo  revelado  por  Jesucristo,  para  que  la  mujer  y   el  hombre  de  cualquier  época,  encuentre  en la  propuesta  cristiana   el  significado  de  su  Historia.

Una  verdadera  evangelización  nos  lleva  a  lo  que  el  Buen  Papa  Francisco   nos  propone  en  su  exhortación  Evangelii  Gaudium,  en  su  número  183: Una  auténtica  fe –  nunca  es  cómoda  e  individualista – siempre  implica   un  profundo  deseo  de  cambiar  el  mundo,  de  transformar  valores – de  dejar  algo  mejor  detrás  de  nuestro  paso  por  la  tierra.

Estoy  convencido  que  cualquier  creyente  de  cualquier  denominación  religiosa,  si  queremos  hacer  creíble  nuestra  fe,  tenemos  que  estar  abiertos  a  la  gran  pluralidad  de  mentalidades  y  personas  que  forman  nuestras  comunidades,  y  provocar  un  verdadero  diálogo  con  nuestra  cultura  de  nuestra  época  y  respetar  nuestras  diferencias,  pues  ellas  son  las  que  nos  harán  crecer  y  nos  complementarán  para  lograr  verdaderas  comunidades  maduras  y  protagonistas  de  nuestra  Historia.

“La  gloria  de  Dios  es  el  ser humano  vivo”.

<<San  Ireneo  del  siglo II>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor            

Adivinanza  V

Escribe Adolfo Huerta Alemán

 .

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

.

¿Dónde  sucede? ¿Qué  lugar  es?

 

Es  un  lugar  donde la gente  le  importa  más  el  final  de  las  telenovelas,  que  las  leyes  que   los  controlan.

Donde  el  futbol  junta  más  gente,  que  una  manifestación  para  levantar  la  voz  contra  las  injusticias.

Donde  el  miedo,  los  fanatismos  y  las  supersticiones  rigen  los  criterios  de nuestra  vida  cotidiana, en  lugar  de  ser  la  razón.

Donde  un  político  con  sus  mentiras  y  fraudes  puede  endeudar  a  todo  un  estado,  y  regresar  impunemente  a  postularse  de  nuevo  a  un  puesto  público,  y  nadie   dice  nada.

Los  medios  que  se  hacen  llamar  “informativos”  no  hablan  verdaderamente  de  los  problemas  reales  de  la  gente,  sino  que  ocultan  y  simulan  la  corrupción  que  se  vive  día  a  día.  Cuentan  mentira  tras  mentira, hasta  convertirlas  en  verdad,   y  absolutizan  el  espectáculo  chatarra.

La  gente  vive  indiferente  a  lo  que  pasa  a  su  alrededor,  ignorante  frente  a  su  Historia,  y  vive  justificándose: a mí  no  me  importa  la  política.

Donde  la  democracia  es  un  mito  y  los  partidos  políticos   son  un  negocio  tan  rentable  como  el  narcotráfico.

Es  lugar  donde  la  gente  se  acostumbra  muy  rápidamente  a  que  los  mantengan de  rodillas,  y  hacerles  creer  en  un  cielo  prometido  a  todos  aquellos  que  no  sean  rebeldes  y  que  la  sumisión  será   premiada.

Donde  la  memoria  histórica  se  olvida  muy  rápido  con  un  teletón  y  las víctimas  de  la  violencia  son  guardadas  en  los  archivos   de  alguna comisión  inventada  por un  gobernador  oportunista.

Donde  es  condenado  todo  aquel  que  hable  con  la  verdad,  pero  es  aplaudido  y  reconocido  el  corrupto.

Adivina,  adivinador  ¿Quién  es?

                                                                                                                                     (México)

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Re-inventar el Evangelio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de sinembargo.mx

imagen de sinembargo.mx

.

“Ya  no  podemos  quedarnos  tranquilos  en  espera  pasiva  en  nuestros  templos”.
Del  Papa  Francisco  de  su  exhortación >>Evangelii  Gaudium>> Editorial SAPIENTIA 2013.

.

 ¿Qué  onda  con  el  Papa Francisco?

Al leer la exhortación <<Evangelii  Gaudium>> del  Papa Francisco,  me  quedo  con  un  sabor  de  boca  agradable  y  con  un aliento  lleno  de  esperanza,  pues  nos  invita  a  estar  abiertos  a  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia.

¿Qué  nos  propone  el  Papa?

Estamos  ante  una  <<época  de  cambio>> y  esto  nos  lleva  a  una nueva  etapa  evangelizadora  marcada  por  la  alegría: “Hay  cristianos  cuya  opción  parece  ser  una  Cuaresma  sin  Pascua”.

Estoy  plenamente  convencido  que  si  queremos  dialogar  con  nuestro  mundo  y  con  nuestras  culturas,  no  lo  vamos  a  lograr  con  una actitud  de  imposición  a  la  vieja  usanza,  mucho  menos  tristes.  Hoy  por  hoy,  una  actitud  que  va  a ayudar  mucho  es  la  de  llegar  por la  vía  de  la  amistad;  del  diálogo;  de  la apertura  y  no  la  de  condenar,  mucho  menos  descalificando  lo  nuevo  y  lo  diferente.

Con  tristeza  y  desaliento  no  vamos  a  lograr  nada,  siempre  he  vivido  alegre  por  descubrirme  amado  y  con  la  libertad  de  amar,  desde  que  me  llamó  Jesucristo,  vivo  en  plenitud  y  con  alegría,  aunque  en  más  de  una  ocasión  esa  forma  de  vivir  con  alegría,  me  ha  acarreado   más  de  una  crítica  y  condena.

Nos  recuerda  Francisco  que  la  propuesta  cristiana  nunca  envejece,  está  siempre  es  y  será  joven   y   atractiva  para  cualquier  época  que  viva  la  humanidad.

Los  que  no  la  hemos  hecho  joven  y  atractiva  somos  nosotros  con  nuestras  viejos  esquemas  aburridos  trasnochados  y  que  no  responden  a  nuestra  sociedad  contemporánea.

Jesucristo  también  puede  romper  esquemas  y  los  rompió;  rompe  esquemas  aburridos  en  los  cuales  pretendemos  encerrarlo  y  nos  sorprende  con  su  constante  creatividad  divina.

Creatividad  a  la  cual  estamos  todas  y   todos  invitados  a  usar,  para  descubrir  nuevos  espacios  para  llevar  el  mensaje  liberador  de  amor  y  de  justicia  del  Reino  de  Jesús.

Nos  invita el  Papa: “percibo  la  necesidad  de  avanzar  en  una  saludable <<descentralización>>”.   La  Iglesia  somos  todas  y   todos;  no  nada  más  el  cura  o  la  religiosa,  por  lo  tanto,  los  cambios  los  haremos  todas  y   todos,  formándonos,  leyendo  más  y  claro  está,  participando  más  en  nuestras   comunidades,  no  dejarlo  que  todo  lo  decida  el  párroco.   Cuando  el  poder  reside  solamente  en  una  sola  persona,  pierde  los  pies  sobre  la  tierra  y  se  llenará  de  corrupción.

La  Iglesia  está  invitada  a  que  sea  capaz  de  <<reformarse  y  adaptarse>>  a  cada  época  y  cultura: “Invito  a  todas  y  a  todos  a  ser  audaces  y  creativos  en  esta  tarea  de  <<repensar>> los  objetivos,  las  estructuras,  el  estilo  y  los  métodos  evangelizadores  de  las  propias  comunidades”.   Hoy  es  una  urgencia  a  reinventarnos  y  reinventar  nuestros  métodos  de  llevar  la  Buena  Nueva  a  nuestras  sociedades  contemporáneas,  y  más  a  las  excluidas – excluidos  de  nuestras  ciudades  y  pueblos.

El  Buen  Francisco  nos  llama  la  atención  y  nos  propone: “Exhorto  a  todas  y  a  todos a  aplicar  con  generosidad  y  valentía  las  orientaciones   de   este  documento,  sin  prohibiciones  ni  miedos”.

Esto  no  es  una  crítica  a  la  exhortación,  creo  que  esa  vendrá  después,  mi  intención  es  motivarte  acercarte  a  ella,  a  que  la  leas,   y  sobre todo  a  estar  a  abierta – abierto,  a  que  no  tengamos  miedo  de  cambiar,  de  vivir  una  reforma  profunda  de  nuestra  Iglesia,  me  llena  de  paz,  estar  convencido de  que  el  timón  lo  lleva  y  lo  dirige  Dios,  y  que  nosotros  somos  sus  colaboradoras  y  colaboradores.

Eso  soy,  un  simple  obrero  de  su  Reino; trato  de  colaborar,  y  me  llena  más  aún  de  emoción  saber  que los  cambios  vienen  y  vendrán  siempre,  y  que  nadie  los  podrá  detener aunque  más  de uno  se restista.

“¡Y me hablaron de futuros fraternales, solidarios, donde todo lo falsario acabaría en el pilón.  Y ahora que se cae el muro ya no somos tan iguales, tanto vendes, tanto vales, ¡viva la revolución!  Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo, ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada la belleza…!”  Como  nos  lo  recuerda  el  gran  Luis  Eduardo  Aute.

“Por  consiguiente,  un  evangelizador  no  debería  tener  permanente  cara  de  funeral”.

Papa  Francisco <<Evangelii  Gaudium>>. 

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Escribe:  Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

gofopic

.

Al padre Gofo lo conocí hace 18 años cuando él estaba en la prepa y yo había concluido los estudios de Filosofía en el seminario de Monterrey. El año escolar 95-96 lo vivimos juntos, pues yo era su prefecto de disciplina y su profesor en el segundo año de bachillerato en la entonces escuela Julieta Dávila, a la que asistían los seminaristas a cursar la secundaria o la prepa.

            Recuerdo que al Gofo, porque ya en esas fechas le decían sus compañeros así, le gustaba jugar futbol como portero, leía todo lo que caía en sus manos y tenía su escritorio decorado con afiches del Che Guevara y con fotografías del movimiento estudiantil del 68, muy diferente a sus demás compañeros seminaristas que tenían cromos y estampas de Jesús, de la Virgen María o de algún santo.

            Después de ese año escolar, volvimos a coincidir en el 2003 cuando ya él estudiaba teología y yo era profesor de teología en el Seminario Mayor. El Gofo que yo había conocido obviamente había cambiado, pero su conciencia social se había agudizado. Sin embargo su honestidad y sinceridad siempre fueron de sus virtudes dominantes. Un día comentó que había decidido vestirse de negro, pues así se evitaba problemas de «modas», de formalidades y no le resultaba gravoso económicamente a su familia. Con el tiempo, esto sería motivo para que lo acusaran ¡hasta de satánico!

            El estudio de la filosofía y de la teología lo volvieron un hombre crítico, que se cuestionaba muchas cosas de su entorno social, familiar y religioso. Es claro que el seminario le había enseñado a pensar y la teología lo estaba haciendo más sensible a que esa inquietud por la justicia estuviera alimentada por el Evangelio.

            Tengo muy presente que leímos dos textos en su grupo de teología –que apenas tenía tres estudiantes, todos sacerdotes ya-  que les inquietaron de modo especial: La imaginación profética, de Walter Brueggemann y la Espiritualidad de la Liberación, de Pedro Casaldáliga y J. M. Vigil. Estos libros insisten en dos actitudes fundamentales que debe vivir intensamente todo cristiano que se precie de serlo: el pathos de Jesús de Nazaret y la Indignación profética.

            El pathos (en griego es la palabra que implica la mezcla del sentimiento-actitud, y no una emoción superficial) es esa forma de sentir en las entrañas el dolor y la injusticia del otro, pero también sus esperanzas y sus anhelos más profundos, y que fue la característica peculiar que Jesús vivió y por la cual murió.

            La indignación profética, por su parte, es la actitud del cristiano que lo hace un creyente no acomodado, es decir, que se da cuenta que la tarea del Reino le exige denunciar, con sus palabras, pero especialmente con su forma de vivir, de actuar y de pensar, que el amor siempre es posible, que la violencia, la injusticia y la exclusión no pueden ser la última palabra sobre los seres humanos.

            Con el paso de los años, estos seminaristas son ahora sacerdotes que no dudan en dar a su ministerio un carácter político, en el sentido evangélico de la expresión, y no solamente están «encerrados en la sacristía», como quisieran muchos.

            Pues bien, estas dos cosas son las que yo descubro en el ahora polémico padre Gofo: una cercanía con grupos sociales a los que la iglesia no ha sabido llegar –ni responder como institución- como a los que él se ha acercado cuando los acompañaba en «La Gruta», en el centro de Saltillo y que asistieron con sus rostros maquillados y con pancartas a su ordenación sacerdotal ante el espanto de muchos otros curas.

            Su participación activa en grupos de denuncia social para exigir transparencia, honestidad y justicia, su gusto por la literatura, la poesía y el cine, medios que el Magisterio de la Iglesia ha recomendado para evangelizar, lo hacen un sacerdote diferente. Y quizá por eso molesto e incomprendido por muchos, incluso sus hermanos de ministerio.

            Los acontecimientos que ha vivido en los últimos meses le han sido difíciles. Pero tengo la firme esperanza que el rostro de Jesús, que como sacerdote también él encarna, habrá de mostrarse claro y sereno ante los hombres. Que al fin, al mismo Jesús las autoridades políticas y religiosas de su tiempo lo acusaron de muchas cosas.

            También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a: gabrioignaz@yahoo.com

*(Texto tomado de infonor.com.mx)

El círculo cuadrado

Escribe: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

imagen de soysalesianocooperador.org

imagen de soysalesianocooperador.org

El Vaticano ha anunciado la intención del papa Francisco de realizar la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II, así como la beatificación de los obispos Oscar Arnulfo Romero y de Álvaro del Portillo. Esto no tendría nada de raro si no fueran ellos polos opuestos.

Pareciera que el papa quisiera obrar el milagro absurdo de hacer un círculo cuadrado. Las figuras de Juan XXIII y de Juan Pablo II son diametralmente opuestas. Juan XXIII, el papa bueno, convocó el Concilio Vaticano II hace 50 años y buscó, con todas sus fuerzas y contra todo pronóstico, poner a la iglesia católica Romana al día con un mundo cambiante, donde la democracia, la ciencia, la técnica y el pluralismo religioso eran la tónica de la cultura universal. Ese papa, anciano y de transición, generó una revolución en la Iglesia como no se había visto en siglos.

Por su parte, Juan Pablo II se mostró siempre como un papa integrista, cuya acción al interno de la misma iglesia fue cerrada, involucionista y contraria al espíritu del Concilio Vaticano II, su pontificado se caracterizó por censurar a los teólogos del concilio y a los teólogos de la liberación latinoamericana que buscaban vivir el Concilio y responder a la necesidad de justicia en un subcontinente paradójicamente cristiano y empobrecido.. Hacia afuera, siempre fue un papa mediático, sonriente, abierto a los de fuera, viajero… Sin embargo, los escándalos de pederastia y su encubrimiento, los escándalos de corrupción y lavado de dinero en la Curia vaticana son sombras muy negras sobre la figura de este papa.

La pregunta obvia es ¿cuál modelo de cristiano es el que pretende ponerse a los fieles con estos papas tan diferentes?

Algo semejante ocurre con Romero y del Portillo. Romero, considerado mártir, ha sido canonizado en vida por los cristianos latinoamericanos. San Romero de América, esperanza de la iglesia de los pobres, estandarte de la teología de la liberación y modelo de pastor que vive encarnado en el pueblo sencillo.

Álvaro del Portillo fue el sucesor de Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei –y canonizado por Juan Pablo II-, un movimiento oscuro y extremadamente conservador. Cuentan los vaticanistas que la canonización de Escrivá se debió al rescate monetario que el Opus Dei hizo de la banca vaticana y, además, se ganó su propia legislación en el Codex de 1983.

Nuevamente hay que hacerse la pregunta: ¿cuál modelo de cristiano es el que pretende ponerse a los fieles con estos obispos tan diferentes?

Ojalá que el papa Francisco quiera y pueda ir más allá de una sola intención conciliadora entre los diferentes sectores vaticanos –conservadores y progresistas-, ya que el mismo Evangelio advierte de que no se puede servir a dos amos. Además, hay que esperar que el hablar de la iglesia de los pobres no sea una moda pasajera, mientras tenemos un papa latinoamericano.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

No hay que portarse bien

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

imagen tomada de alternativalatinoamericana.blogspot.mx

.

Desde niños nos han insistido en que debemos portarnos bien. Y para como está el mundo, más bien pareciera que eso de portarse bien es lo único que nunca hemos hecho.

¿Qué significa eso de “portarse bien”? Para la mayoría de la gente esto significa, simplemente, no hacer cosas malas. Aparentemente esto parece mucho. Pero no es así. En realidad resulta hasta insignificante. De nada sirve pasar la vida como un maniquí o una estatua, que tampoco hacen daño. Pero tampoco hacen nada bueno.

Nuestra vida y nuestra historia están marcadas por lo que llamamos el mal, en todas sus formas de expresión. Hay un mal que brota de la condición misma de la realidad humana: la enfermedad, el frío, el calor, el dolor, nuestras propias limitaciones… Pero hay otra forma de mal que surge de nuestra intencionalidad y de nuestras formas de ordenar la realidad. Así, nace el odio, la venganza, la envidia, y muchas otras acciones que generan daño directo a otras personas. Y ante esto sirve de nada el “portarse bien”.

¿De qué sirve que haya personas que dicen “yo no robo, yo no mato” si hay muchas otras que matan, ejercen violencia, envenenan nuestras sociedades, etc.?

Esta situación no es nueva para el creyente. Ya en los primeros años del cristianismo, Pablo exhortaba a sus comunidades con la expresión “Vence al mal haciendo el bien”.

En el texto de la carta a los Romanos (12, 19-21), Pablo explica que el cristiano no ha de hacer justicia por sus propias manos, sino que si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence al mal, haciendo el bien.

Esta perícopa resulta completamente significativa y hasta escandalosa para el pensamiento común de nuestro mundo. Pero es la clave de la ética cristiana. Ya Jesús había insinuado este tipo de comportamiento con su propia vida, con la renuncia a la violencia como estrategia para la llegada del Reino y, por el contrario, asumiendo la compasión y la misericordia como bandera.

Así, conforme a Jesús y a la enseñanza de Pablo, al creyente le resulta insuficiente, y hasta inútil, el pretender conformarse con “portarse bien”. El creyente en Jesús ha de encontrar en el mal y en la adversidad el acicate para la práctica del bien. Si sufro injusticia, es el llamado a trabajar más por implantar la justicia en mis relaciones con los demás. Si sufro violencia, es la oportunidad para decidirme a la construcción de una nueva forma de entender nuestro mundo y nuestra sociedad, donde la violencia no sea la tónica diaria.

Claro que esto cuesta mucho esfuerzo, muchas lágrimas y hasta la vida. Así nos lo ha enseñado Jesús. Pero es el único camino. No podemos conformarnos con una vida “sin problemas”, pretendiendo que no me afectan porque están al otro lado de la barda de la casa o de la reja de la colonia.

Hoy más que nunca resulta pertinente la invitación: No hay que portarse bien. Hay que vencer al mal haciendo el bien.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

La Pascua también es Justicia


Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles


//

 

.

Don Ezequiel Castillo, sacerdote sabio y santo, explica en su libro “Tú eres el Cristo”, que la Causa del Reino que realiza Jesús, se va haciendo efectiva paulatinamente a través de las palabras y las acciones que hace durante su vida. Así, el Reino se hace vida cuando denuncia el pecado, las injusticias o los abusos. El Reino se hace vida cuando Jesús sana enfermos o cuando se comparten los alimentos. Estos rasgos anuncian que el Reino de Dios ya está en la tierra y en la historia, son pequeños signos, como la semilla de mostaza o la levadura en la masa (cfr. Mc. 4,30-32; Mt. 13, 33).

La práctica de Jesús lo conduce también a un irremediable conflicto con las autoridades de Israel y de Roma. Las denuncias valientes y las prácticas alternativas de vida que hace Jesús lo vuelven blanco de los ataques de las estructuras injustas de su tiempo que lo condenan a muerte. Y en este punto, Jesús asume la muerte como el paso necesario para que el Reino llegue de forma definitiva. De ahí las expresiones bíblicas “era necesario que el Mesías padeciera…” (cfr. Lc. 24, 26).

Los evangelios dan razón de esa conciencia que Jesús asume, donde la muerte es el paso necesario para que el Reino de Dios llegue definitivamente a la historia humana. Pero no será la muerte lo que haga que el reino llegue definitivamente, sino la Resurrección, es decir, la respuesta gratuita e insospechada del Abbá de Jesús, que lo desclava de la cruz y lo restituye con la resurrección.

Así, la Pascua de Jesús es la llegada definitiva del Reino de Dios en la historia humana. Es la irrupción de Dios en la vida de modo decisivo, irreversible y definitivo. El Reino ya está aquí. Las primitivas comunidades vivieron en esta dinámica del Reino anunciado por Jesús y buscaban realizarlo en su día a día. Por ello Pablo explica que el Reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo (cfr. Rm. 14, 17). Luego entonces, la práctica de la justicia, su realización, es signo de la presencia del Reino.

Ahora bien, la Iglesia se ha entendido a sí misma como signo del Reino. La Iglesia está llamada a ser la levadura en la masa, no la masa. Por ello, Alfred Loisy denunciaba, a fines del siglo XIX, que Jesús anunció el Reino y lo que apareció fue la Iglesia, ya que esta se volvió una institución caduca y lejana, muy lejana, del proyecto del Reino, dada su riqueza, su ostracismo y su incapacidad para responder al mundo moderno e Ilustrado.

Tras la reforma del Vaticano II en los años 60s, la Iglesia se miró a sí misma de nuevo como signo del Reino. Su papel es mostrar el rostro del Reino a la humanidad, sin que por ello agote las formas de realización del mismo Reino de Dios.

Para los cristianos, la solidaridad radical con el necesitado y la pobreza evangélica son señas de identidad. El privilegio, el poder y las riquezas patrimoniales son contrarios al evangelio. La fidelidad al mensaje de Jesús en este terreno impele a seguir reclamando la autofinanciación de la Iglesia, sin recurrir a privilegios.

Aquí incide de modo especial la figura de Jesús como Buen Pastor, tan querida en este tiempo de Pascua. El pastor bueno se preocupa de sus ovejas. Es su primer rasgo. No las abandona nunca. No las olvida. Vive pendiente de ellas. Está siempre atento a las más débiles o enfermas. Los relatos evangélicos describen a Jesús preocupado por los enfermos, los marginados, los pequeños, los más indefensos y olvidados, los más perdidos. No parece preocuparse de sí mismo. Siempre se le ve pensando en los demás. Le importan sobre todo los más desvalidos. El amor de Jesús a la gente no tiene límites. Ama a los demás más que a sí mismo. Ama a todos con amor de buen pastor que no huye ante el peligro sino que da su vida por salvar al rebaño.

Hoy se necesitan Buenos Pastores entre nosotros, que hagan presente la justicia, la solidaridad y la esperanza en nuestro mundo.

No + sangre.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com


//

INTOLERANCIA


Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

Estamos a ya en el inicio de la Semana Santa. Un periodo de tiempo que valoramos más por las vacaciones que por el significado profundo que tienen para el occidente cristiano.

Junto con la llegada de la Semana Santa, llega el periodo de campañas electorales con miras a la obtención de la Presidencia de la República y a la renovación de buena parte del Congreso Federal.

Normalmente ambos temas no guardan relación alguna entre sí. Pero en esta ocasión, me ha llamado significativamente la atención la creciente intolerancia que el ambiente político-electoral está generando. He ahí, en mi opinión, la clave de la relación entre ambos temas.

La celebración de la Semana Santa se centra en lo que se conoce técnicamente como Triduo Pascual. Este Triduo implica la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Es el culmen celebrativo de la fe cristiana, lo que le da sentido a todo el universo cristiano.

De esta forma, la Semana Santa vuelve sus ojos a la muerte de Jesús y, más aún, a la causa de la muerte de Jesús. A Jesús lo condenaron y mataron por haber volcado su vida a la Causa del Reino de Dios, esto es, al anuncio de la Buena Noticia que implica la llegada de la justicia, de la caridad y del amor como el nuevo horizonte para la vida del ser humano y de sus relaciones.

El Reino de Dios exige una dinámica nueva en la forma de cómo nos relacionamos entre nosotros y, particularmente, de cómo nos organizamos. Y en esa nueva forma de organización humana se requiere de una política y una economía inspiradas por la justicia, la solidaridad, la equidad y la ayuda mutua. Suena muy bonito, pero hacerlo vida implica “pisar muchísimos callos”.

A Jesús le pasó. Los potentados y los dueños del dinero no estaban dispuestos a ceder sus prebendas. Los jefes de las naciones difícilmente se asumen como servidores del pueblo, decía el mismo Jesús. Y eso le costó la vida. Dice J. A. Pagola que:

“Ni el poder de Roma ni las autoridades del Templo pudieron soportar la novedad de Jesús. Su manera de entender y de vivir a Dios era peligrosa. No defendía el imperio de Tiberio, llamaba a todos a buscar el reino de Dios y su justicia. No le importaba romper la ley del sábado ni las tradiciones religiosas, solo le preocupaba aliviar el sufrimiento de las gentes enfermas y desnutridas de Galilea. No se lo perdonaron. Se identificaba demasiado con las víctimas inocentes del imperio y con los olvidados por la religión del templo. Ejecutado sin piedad en una cruz, en él se nos revela ahora Dios, identificado para siempre con todas las víctimas inocentes de la historia. Al grito de todos ellos se une ahora el grito de dolor del mismo Dios. En ese rostro desfigurado del Crucificado se nos revela un Dios sorprendente, que rompe nuestras imágenes convencionales de Dios y pone en cuestión toda práctica religiosa que pretenda dar culto a Dios olvidando el drama de un mundo donde se sigue crucificando a los más débiles e indefensos”.

A Jesús lo asesina la intolerancia de los jefes de su tiempo. Y la intolerancia de todos aquellos que no quisieron abrir su corazón al Reino de Dios.

Ahora bien, el ambiente político en México, caldeado de por sí, está generando un sentimiento de intolerancia en muchas personas que, guiadas por la visceralidad de los fanatismos partidistas, están confrontando a unos con otros. Los militantes y simpatizantes de partidos y candidatos se acusan unos a otros y se insultan, se ofenden, se tildan de ladrones y de ignorantes… y como en la fábula de los ratones, el gato se relame tranquilo, esperando a que los ratones se destruyan entre sí para solamente recoger el botín.

Creo conveniente advertir del ambiente de intolerancia que empieza a crecer, y que con campañas en puerta, parece que subirá como espuma. ¿Quién va a ganar con la ruptura de la sociedad mexicana? ¿Cómo construir una ciudadanía con hombres y mujeres intolerantes e incapaces de dialogar? ¿Podemos exigir tolerancia y diálogo a nuestros gobernantes si entre nosotros mismos somos incapaces de ello?

Ojalá que me equivoque. Al tiempo.

No + sangre.

Alto a la guerra absurda.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

Fin del Mundo


Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

Este año tiene como moda el tema del fin del mundo. Las mal llamadas “profecías mayas” para diciembre del 2012 han puesto en la palestra las discusiones sobre el colapso mundial, el fin del mundo y el apocalipsis.

Y precisamente, este último, el apocalipsis, es un tema cristiano, no maya. Pero el apocalipsis y sus lecturas, sobre todo de tinte “hollywoodesco” son más que conocidos. El apocalipsis implica una noción completamente diferente de lo que se conoce como “Fin del Mundo”.

En primer lugar, hay que considerar la noción de “mundo” en la obra joánica. En Juan, “mundo” remite a una cosmovisión radicalmente opuesta al Reino de Dios y al proyecto de Cristo (Jn. 1, 10). “Mundo” no designa al globo, ni al planeta, ni a la humanidad, ni nada de eso. “Mundo” implica la organización social, económica, religiosa, etc., con una jerarquía de valores estructurada a partir del poder y de la violencia (1Jn. 5, 19). Esto se coloca como una radical oposición al proyecto del Reino que está fundamentado en el amor y en la entrega fraterna de la vida.

Así entonces, la llegada del Reino –justicia, paz, fraternidad, solidaridad, vida- exige el fin del mundo, es decir, el fin de la estructura opuesta a la dinámica del reinado de Dios (Rm. 14, 17).

Esto lo damos por hecho, todos anhelamos la llegada de ese día en que reine el amor y la fraternidad. Pero pocas veces caemos en la cuenta de qué es lo tiene que ocurrir para que llegue este momento. El evangelio suele ser muy explícito. En este contexto habrá que leer los textos que hablan de la destrucción de Jerusalén o del anuncio de guerras y de desastres. Pero no solamente hay que leer estos textos, hay que leer los otros textos que hablan de la llegada del Reino.

No podemos perder de vista que al evangelio le interesa anunciar el Reino y no el fin del mundo. Por eso los textos claves son los que hablan del Reino. La llegada del Reino implica una manera diferente de relación: anunciar a los pobres la buena noticia, la liberación a los cautivos y  la libertad de los oprimidos (Lc. 4, 18); supone la inversión de los valores del “mundo”: derribó a los potentados y exaltó a los humildes; despidió vacíos a los ricos y a los hambrientos los colmó de bienes (Lc. 1, 52-53); el Reino llega violentamente, pues a los cambios que trae se les opone el odio y el pecado y eso genera violencia (Lc. 16, 16).

Por eso Jesús exige la negación de sí mismo (Mc. 8, 34-37), no en el sentido del pesimismo existencial, sino en el de los valores del Reino, donde lo capital es la construcción de la justicia y la civilización del amor. Por eso es peligroso acumular bienes y riqueza (Mc. 10, 23-27) y no será raro que entre hermanos haya disputas y conflictos (Mc. 13, 12-13).

No hay que equivocarse. Efectivamente antes de la llegada del Reino vendrá el fin del “mundo” y esto no será pacíficamente. Por eso Jesús invita a vigilar, a orar y a sondear los signos de los tiempos (Mt. 24, 36-44).

Es por eso que resulta pertinente que nos preguntemos: La espiral de violencia a la que asistimos hoy día en nuestras calles de la ciudad, en el país, en nuestro continente y en tantas regiones de nuestro mundo ¿qué la está provocando? ¿Está suscitada por la búsqueda de la justicia? ¿Está provocada por la misma violencia homicida y revanchista?

Y lo que es más importante: ¿qué estoy haciendo yo por hacer presente el Reino de Dios?

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

No + sangre.

Alto a la guerra absurda.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

¿OPCIÓN POR LOS POBRES EN UN MUNDO GLOBAL?

Vida para una ciudad que grita. by Humberto de Jesús Viñas García


Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Pedro Casaldáliga nació en 1928 en Barcelona y fue consagrado obispo de São Felix do Araguaia, Matogrosso Brasil en 1971. Desde entonces ha sido uno de los más aguerridos y radicales defensores de la justicia, de la opción por los pobres y lo auténticamente humano en el mundo.

El obispo incómodo Casaldáliga recuerda a las conciencias cristianas que fuera de los pobres no hay salvación y que la religión y la política han de responder a esta exigencia hasta sus últimas consecuencias.

El panorama mundial que vivimos plantea retos globales a la política y a la religión, y no hay que olvidar que para el cristiano, la política es el instrumento de hacer vida y de construir la justicia de la que habla la religión cuando mira al Reino de Dios y a Jesucristo. Nada más falso e irresponsable que afirmar que la fe y la política no tienen nada que ver una con otra.

Los nuevos dogmas ideológicos posmodernos y neoliberales sostienen lo siguiente:

1. Se acabó la era de los bloques: hemos llegado a un mundo unipolar, sin contrincante. Sin embargo los pueblos árabes están levantando la voz y rechazando al nuevo bloque del occidente capitalista.

2. Se acabó el ciclo de las revoluciones antiimperialistas. Hay que convivir con el Imperio. Aunque el movimiento indígena zapatista es una voz que niega esta afirmación.

3. Además ya no tiene sentido hablar de imperio ni de antiimperialismo. Sin embargo la pax americana y la «dolarización» de la economía dicen lo contrario.

4. Se desmoronó el socialismo real. No hay alternativa al capitalismo. «Fuera del capitalismo no hay salvación». Hemos llegado al final de la historia. Todo lo que venga en el futuro ha de ser más de lo mismo, evolucionado o mejorado, pero siempre dentro del marco del sistema, que ya es el definitivo. Sin embargo China, Cuba, Venezuela y Bolivia levantan la mano.

5. Triunfó el capitalismo, en el neoliberalismo. Es el único que produce riqueza. Es el que va a redimir al mundo por el tradicional efecto cascada, que primero exige un tiempo de almacenamiento de riqueza arriba, antes de que rebose y se derrame hacia abajo. Pero ¿a quién le ha tocado algo de las obscenas fortunas de Bill Gates o de Carlos Slim?

6. Se impone el mercado total, que se ha evidenciado como la mejor fórmula económica. Todo es objeto de mercadeo, todo se compra y se vende, nada se debe subsidiar. Sólo así estaremos en condiciones justas y equitativas: ganará el que más trabaje, el que más produzca, el que mejor venda. Quien no sepa competir quedará marginado, se excluirá a sí mismo. Sin embargo EE. UU. subsidia a sus campesinos y la creciente piratería es también una forma desesperada de entrar al mercadeo. Y además, una crisis en ciernes…

7. No hay alternativa ideológica, no hay otra salida económica. Fracasaron todas. Quedó en solitario, victoriosa, la del neoliberalismo. Las ciencias sociales están en crisis, desorientadas, sin vislumbrar otra salida que la del omnipresente neoliberalismo. Hasta el Che Guevara se ha vuelto una marca para niños nice. Sin embargo, el nacimiento de los Caracoles Zapatistas y las mesas del Buen Gobierno en agosto de 2003 como expresión viva de los Acuerdos de San Andrés, saboteados por el congreso en el sexenio de Fox, son un grito opuesto a estas afirmaciones.

8. Lo que se ha vivido en las décadas pasadas ha sido un sueño ideológico un romanticismo revolucionario carente de base que se ha evidenciado a estas alturas como sencillamente inviable.

Ante todo esto, ¿qué sentido tiene la opción por los pobres? ¿qué queda de la opción por los pobres que proclama la Teología de la Liberación?

Queda Dios, definitivamente, con su opción, firme e irrevocable. Y quedan los pobres, por ahora, más numerosos y más pobres. Queda también el Evangelio, como buena noticia de Dios para ellos y para todos los que son compañeros de esperanza y de causa por los pobres.

El neoliberalismo está en el extremo opuesto de la opción por los pobres. Por eso, el neoliberalismo es pecado, aunque sea lo único ahora fácticamente posible, por ahora. Los cristianos sólo podemos vivir en él como en el exilio, en estado de evangelización misionera y de profecía, con la obsesión permanente de no acomodarnos a este mundo. Queda la búsqueda de alternativas económicas, incluso dentro del sistema. No aceptar nuevos dogmas en economía ni doblegarse ante certezas científicas nuevas.

Queda una certidumbre: no dejarse convencer por los que han claudicado. No era inviable el proyecto de fraternidad, sin negar los evidentes defectos; lo hicieron inviable. Dos no viven en fraternidad si uno no quiere. Pero el proyecto sigue, con todos los replanteamientos necesarios; porque nosotros no creemos en el derecho de la Fuerza.

Queda la encarnación: compartir la noche oscura de los pobres, recogiendo la herencia de resistencia de los pueblos en tantas seculares noches históricas. Queda el aguante, a pesar de las deserciones. Probar ahora, en los tiempos difíciles, la calidad de nuestra opción por el Reino y por los pobres.

Queda la convicción, la fuerza interior que nos hace sabernos y mantenernos en la Iglesia de Jesús y en la utopía segura del Reino, aunque se instalen en la Iglesia las dudas y la connivencia con el sistema, el hacer el juego -consciente o inconscientemente- a los que oprimen al Pueblo.

Queda la rebelde fidelidad, o la profecía al interior de una Iglesia que proclama triste y esquizofrénicamente la opción por los pobres en teoría y de hecho opta contra ellos. En medio de la revolución de derechas y de la involución eclesial es esencial la capacidad de resistencia.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com