Mexicanos, Petróleo y Psicoanálisis

Escribe:  José Antonio Lara Peinado

.

imagen tomada de blogdeizquierda.com

imagen tomada de blogdeizquierda.com

.

Ante el inminente debate que está por venir valdría la pena preguntarnos acerca de aquello que simbólicamente representa el Petróleo para los Mexicanos, considero que la discusión no solo parte de lo Neoliberal-Político, propongo analizarlo desde lo emocional-simbólico.

El mundo actual ha roto el sentido de humanidad del hombre, es el dinero, los bienes materiales, la posesión y el consumismo los nuevos valores impuestos por el Neoliberalismo al Ser, los representantes de este Neoliberalismo, llámense empresarios, gobernantes y políticos, han adoptado discursos hipócritas para engañar y vender, es decir, sus discursos parecen sostenerse desde presupuestos de buena voluntad, (que les sirven para ofertar) aunque en el fondo lo prioritario es el dinero, que convertido en su nuevo dios, los vuelve cínicos y mercenarios.

Con más de 50 millones de pobres en este país (derivado de esta política económica) se plantea una reforma energética, aunque comprobado está que privatizar, vender y comercializar los bienes de la nación no ha hecho sino más ricos a los ricos y a los pobres más pobres.

En medio de esta cruda realidad, ¿Alguien se ha preguntado qué representa psíquicamente el Petróleo para los Mexicanos?, ¿Qué tiene que ver esto con la autoestima y la identidad? Me permito dos respuestas y una conclusión.

1.- El Mexicano tiene una larga cadena de pérdidas; a manos de Españoles los pueblos originarios perdieron identidad, lenguaje, cultura, el genocidio no solo derivo en saqueo, esclavismo y violaciones, también derivó en la construcción psíquica de que se nos puede arrebatar, robar, ultrajar, en la triste idea de que el Mexicano solo sirve para servir, para obedecer, la independencia dejó otro vacio, los indígenas, el pueblo en general siguió viviendo en las mismas condiciones, la revolución nuevamente dejó ver una ilusión, pero otra vez los pobres siguieron siendo pobres, en esta larga cadena de duelos (que en el aquí y ahora nos pesan emocionalmente), aparece Cárdenas con la expropiación petrolera, por primera vez en el inconsciente del Mexicano se construye una idea que permite pelear con los fantasmas del pasado, el Mexicano le arrebata a los extranjeros lo que de sí le pertenece, el Mexicano por primera vez gana, no una batalla, o un partido de futbol, el Mexicano gana ese oro negro, con el cual se identifica, simbólicamente el Petróleo aparece como una revancha del Mexicano, por eso la gente salió a la calle, por eso llevó gallinas, dinero, lo que fuera, porque lo trascendental no era lo económico, era y es simbólicamente, el cobrarnos una deuda emocional, después de tantas muertes, saqueos, robos y violaciones.

La expropiación petrolera se convierte pues en un mito, y como tal, permite una cohesión entre el psiquismo y la realidad, es decir, permite explicar y justificar algo del sufrimiento del Mexicano.

Lamentablemente el síndrome de chingado y conquistado, aparece en los directivos, dirigentes sindicales y gobiernos en turno, que convertidos en los nuevos saqueadores del pueblo, roban, y llevan a la quiebra a PEMEX, de manera por demás patológica utilizan esa aparente quiebra que ellos provocaron para justificar nuevamente la intervención extranjera, estos sujetos que carecen de figura materna no les importa en lo más mínimo lo que representa simbólicamente el Petróleo, bien por el contrario, estos genocidas modernos no tienen patria ni identidad, su madre es transnacional y su padre Neoliberal.

2.- En torno a la segunda pregunta, los pueblos requieren elementos simbólicos que les permitan cohesionarse para construir identidad, esa identidad tiene que ver con la autoestima y el bienestar social, el amor a nosotros mismos no pasa solamente por lo que nuestros padres introyectaron en nuestra psique, también pasa por lo que históricamente sabemos de nosotros, de la comunidad y del país en donde nacimos, en México se han encargado durante décadas (los mismos que ahora proponen la reforma energética) a contarnos la historia de los vencedores, de los saqueadores, es decir, llevamos más de quinientos años escuchando una historia en donde siempre perdemos, eso golpea directamente a nuestra autoestima como personas y como pueblo, ahora nos vienen a decir, que son los extranjeros los que van a venir a salvarnos, los que nos van hacer competitivos, estos discursos no hacen sino reforzar la idea de que el Mexicano es incapaz de crear, producir, construir tecnología y desarrollo, lo que no dicen es que el aparente atraso de la industria petrolera en este país no es por culpa del pueblo, es por culpa de los directores, secretarios generales del sindicato, gobiernos en turno, que son los directamente responsables de lo que le pasa a la empresa.

Conclusiones.

El tema del Petróleo no debe de discutirse únicamente desde lo económico-político, es pertinente abrir la discusión también desde lo psíquico –afectivo, nos queda claro que para los nuevos conquistadores de los mercados emergentes, hablar de nacionalismo, identidad, afectos, es algo fuera de moda, caduco e intrascendente, sin embargo dadas las circunstancias actuales del país eso que para ellos es intrascendente, es lo único que puede sacar a México del atraso en el cual los nuevos genocidas del pueblo nos han metido.

La huella psíquica que representó en los Mexicanos la expropiación petrolera, no es algo que haya que echar por la borda, es tiempo de apostarle a los jóvenes, pueblo e investigadores nacionales, la esperanza de construir el futuro con el oro negro, el Mexicano es capaz, trabajador, a diferencia de los políticos en turno, que son corruptos y cínicos, el pueblo, los pobres, han demostrado que es posible salir adelante, desechar lo que simbólicamente le permite al Mexicano construir su autoestima social, no solo provocará una sociedad deprimida, provocará una sociedad que desquite con sus semejantes la frustración de saberse otra vez robados por los extranjeros y políticos que como Porfirio Díaz se sienten de cualquier otro país menos de México.

DR. JOSE ANTONIO LARA PEINADO

Autor de los libros: “Psicoanálisis del poder en México”, “El mal-estar docente en México” y “A. La mujer sin habla, el tratamiento Psicoanalítico de una esquizofrenia” “Titular de la investigación: “Salud emocional docente”, El tratamiento Psicoanalítico de la esquizofrenia y La Pedagogía de los nadie” Conferencista magistral en congresos nacionales e internacionales en temas de Psicoanálisis, Salud mental y Educación.

 

¿Y, si lo dejamos para el 2012?

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

"Pequeño Teatro", by Orlando Boffill Hernández

.

“Y  en  el  reloj de antaño,  como  de  año  en  año,
cinco  minutos  más  para   la  cuenta  atrás,  hacemos  el  balance  de  lo  bueno  y  malo,
cinco  minutos más,  antes  de  la  cuenta  atrás.
Marineros, soldados, solteros, casados, amantes, andantes, y
alguno  que   otro  cura  despistado”
De  MECANO  en su  canción  Un  Año  Más.

 .

“Un  año  más,  creyendo  en  la  canción  como  salida,
tratando  de  esquivar  tiempo  sin  luz
Un  año  más  sabiendo  que  el  amor  estuvo  al  día. . .
Un  año  más,  de  lucha  compartida
en  el  cielo  abierto
de   retos  que  tuvimos  que  salvar”
MEXiCANTO  de su  canción  Un  Año  Más. 

 .

Este  es,  precisamente  nuestro  problema,  la  desidia  y   la  falta  de  voluntad  para  actuar.

Mi  padre,   obrero  para  una   empresa  automotriz  de  firma  norteamericana por  más  de 25  años (todavía  trabaja),  le  mandaron  a  una  ciudad  de  Alemania  a  trabajar  por  un  tiempo,  me  platicaba  que  gustaba  de  la   cerveza  de  por allá,  no  sin  olvidar  los  grandes  senos  de  las  alemanas,  imposible  de  olvidar  diría  mí  padre,  pero  algo  que  recuerda  muy  bien,  es  que  nunca  escucho  la  palabra   <<ahorita>>  ese  concepto  no   existe  en  dicha   ciudad   alemana.  Y   tal  vez,  no  exista  en  ningún otro  país,  es  un  concepto  exclusivamente   mexicano,  y   nos  describe  a  las  mexicanas  y  a  los  mexicanos,  de  que  todo  lo  queremos  dejar  para  mañana.  Es  lamentablemente  esto,  uno  de  los  tantos   rasgos  negativos   que  nos  caracteriza  a  las  mexicanas  y  mexicanos.

A  lo  largo  de  la   Historia  de  nuestro  país,  filósofos;  teatristas; escritores;  ensayistas  y   demás  pensadores  se  han  preguntado  y  preocupado  sobre  el  mexican@  y  de  su  actuar  frente  a  su   realidad.   Hay   trabajos   muy  interesantes  y   que  han  provocado  escándalo,  pero  lo  que  han  buscado  es  un  México  mejor,  y  ese  México   es  mejor  en  la  medida  que  cada   uno  y  una  de  nosotros  nos   propongamos   cambiar  nuestras  actitudes  que  en  nada  nos  ayudan   a  crecer  como  personas   y  como   país.

Trabajos  como  el  de  Samuel  Ramos <<El  Perfil  del  Hombre  y la  Cultura  en  México>> Leopoldo  Zea <<Conciencia  y  posibilidad  del  Mexicano>> Alfonso  Reyes <<Antología>> Octavio  Paz <<Laberinto  de  la  soledad – Postdata – Vuelta  a  El  Laberinto  de  la  soledad>> Rodolfo  Usigli <<El  Gesticulador>> Abelardo  Villegas <<El  Pensamiento  mexicano  en  el  siglo  XX>> José  Gutiérrez  Vivó <<El  Otro  Yo  del   Mexicano>> Juan  Rulfo <<El  Llano  en  llamas>> Oscar  Lewis <<Los  hijos  de  Sánchez>> Carlos  Fuentes <<La  Región  más  transparente>> Aunque  este  último  en  casi   todas  sus   novelas  veremos  al  y  a  la  mexican@  desde   muchas  perspectivas.

Y  no  menos  importante  un  granito  de  arena,  mí  tesis  filosófica <<Sobre  la  Dependencia  del  Mexicano  desde  el  filósofo  Leopoldo  Zea>>,  Carlos  Monsiváis <<Los  Rituales  del  Caos>>.  Claro,  Jorge G. Castañeda  últimamente  ha  sido  muy  criticado  por  su  última  entrega  que  nos  hace,  fruto  de  sus  investigaciones <<Mañana  o  Pasado  El  Misterio  de  los  Mexicanos>>  que  hace  un  recuento  histórico, pero  aquí  la   novedad  viene  fortalecido  con  encuestas  y  sus  resultados,  parte  de la  pregunta ¿así  somos? ¿Por qué  somos  así  los   y  las  mexicanas?  No  puede  faltar   lo  más   nuevo  del  filósofo  regiomontano  Agustín   Basave <<Mexicanidad  y  Esquizofrenia>> (si conoces  un  autor  u  libro  no  mencionado  aquí,  que  haya  tratado  el  tema  sobre  nosotros,  pues  te  lo  agradecería  que  lo anotes  y  lo  recomiendes,  dejándolo  en  el   espacio  de  los  comentarios,  sobre todo  si  conoces  a  alguna  autora  que  haya  tratado  dicho  tema,  para  no  dejar  fuera  a  las  mujeres,  conozco  el  trabajo  de  Guadalupe   Loaeza,  pero  se  me hace  muy  pop – fresa).

Todos  ellos,  cuando  tocan  el  tema  sobre  lo  que  nos  describe  como  mexicanas  y  mexicanos,  cuando   fruto  de  sus  reflexiones  nos  comparten  su   argumentación   qué  o  quiénes   somos  nosotros,  los  ciudadanos de  a   pie,  son  los  que  frenan  su   propio  tránsito  a   una   sociedad  moderna.  Por  lo  regular  siempre  serán  linchados   por  poner  el  dedo  en  la  llaga,  y  díganmelo  a  su  servilleta,  últimamente  me  he  ganado  muchos  enemigos  por  llevar  a  cabo  la  puntualidad  en  mí  vida.

“Un  año  más”  Canta  Mexicanto,  aprovechando  el  furor  y  la  hipocresía  que  nos  distingue  a  las  y  los  mexicanos  en  estos   días,  supuestamente  navideños.   Es   buen  momento  para  reflexionar  y  por   lo  tanto,  para  actuar.

Al  inicio  de  un   año  nuevo,  el  famoso   2012,  no  soy  partidario  de  proponerme  buenos  deseos  al  fin  de  una   año  y  al  inicio,  ni  tampoco  me  dejo  llevar  por  el  fanatismo  que  ha  creado  este  mencionado  2012.   No  debemos  de  proponernos  cambiar,  al  termino  de  un  año,  cuántos  de  nuestros  seres  queridos  no  han  llegado  al  final  de  este  año.    Debería  de  ser  tarea  diaria  nuestra,   esforzarnos  por  ser  mejores  cada  día.

La  mexicana  y  el  mexicano  es  impuntual, individualista – egoísta,  muy  poco  solidario,  no  participa  en  nada,  rechaza   visceralmente  al  “Otro”.    Padece  un  chip  programado  priista  de  un  nacionalismo  falso   y   pasado  de  moda,  le  tiene  miedo  a  las  acciones   colectivas (lo  vemos  aquí  en  Coahuila  frente  a  la  indiferencia   y  pasividad  de  los  y  las  coahuilenses  frente  a  movimientos  que  están  preocupados  por  informar  y  actuar  frente  a  una  deuda  que  nos  deja  la  clase  política).   Le  fastidia  tener  que  negociar,  le   tiene  pánico  al  conflicto  y  al  debate  de  ideas,  le  huye  a  la  discusión.    Le   gusta  incumplir   las   leyes,  todo  lo  hace  en  lo  oscurito – disimula   y  hace  como  que  cumple,   sobretodo  la  que recurre   y  gusta  hacer  alarde  desde  tiempo   atrás:  pasar   como   víctima – se  asume  como  víctima  de  tiempo  completo,   ésta   última  como  se  disfraza  con la  máscara  de  ser  víctima  a  lo  largo  de  toda  su  vida.   No  perseveramos  en  algún  proyecto  solamente  porque  “me  habló  golpeado”, corrupción,  el  narcotráfico,  flojos  y  desidiosos,  no  nos  gusta  formarnos,  todo  lo  hacemos  para  salir  del  momento,  allí  tienen de  nuestra  manufactura  también  exclusiva;  “la  mexicanada”.    No,  nos   gusta  informarnos (un ejemplo,  estuvimos  en  la entrada  de  un  parque,  pues  a  partir  del  año  2012  se  comenzará  a  cobrar  5 pesos,  y  mucha  gente  no  nos  creyó – decía  que  no  sabía),  nos  divide  cualquier  pendejada,  como  si  tú  eres  católico  y  el  otro  es  protestante  u  ateo,  que  si  eres  priista  o  perredista,  que  hay  muchos  pobres.   No  leemos.    La lista  es  larga,  de  nuestros  vicios  que  nos  impiden  llegar  a  ser  una  sociedad  moderna,  por  lo  tanto  ser  un  mejor   país.

Cada  día  y  no,  en  cada  fin  de  año,   debemos  de  esforzarnos  por  asumir  nuestra  responsabilidad  histórica.  Hoy  más  que  nunca  estamos  llamados   a  darnos  cuenta  de  la  urgencia  de   formar  nuestro  carácter  de la  mexicana  y  mexicano.  Pues,  en  este  momento  histórico   el  carácter  de las  mexicanas  y  mexicanos  es  absolutamente   disfuncional y  obsoleto  para  transitar  a  una  sociedad  moderna,  competitiva  y  realmente  democrática.

Esta  en  ti  mexicana  y  mexicano,  la  mujer  y  el  hombre  ordinario: el  obrero,  el  elotero,  la  ama  de  casa,   madre  divorciada,   el  albañil,  la  profesora,  tienes  la  voluntad  y  la  libertad  para  decidirte  y  ser  un  agente  de  cambio  de  conciencia,    por  lo  tanto, de  actuar.    Nada  más,   está  en  que   tomes  la  decisión  y  forjes  tu  carácter.

¡Feliz  Indignado  año  2012!

“Somos el país que tiene más récords  Guinness  pendejos: el tamal más grande del mundo… hoy en día es un resabio absurdo, los  mexicanos  son  desorganizados,  con  rarísimas  excepciones (es  notable el  caso  del  temblor de  1985),  porque  tautológicamente  no  están  organizados;  y  no  están  organizados  porque  un  Estado  perene,  todopoderoso,  abrumador  los  ha  desterrado.  Un  México  mejor  es  aquel  que  deja  sus  demonios  y  terrores  del  pasado  y  se  concentra  en  sus  pasiones  y  su  personalidad”. 

Jorge G. Castañeda en Mañana  o  pasado  El  misterio  de  los  mexicanos.  Ed.  AGUiLAR. 2011.    

“Así  la   masa  mexicana  de la  población  reducida  a  la  inactividad  se  hizo  perezosa  y  resignada  a  la  pobreza, de  la  cual  no  tenía  otra  esperanza  de  salir  que  con  el  favor de Dios  manifestado  en  forma  de  lotería”

Samuel  Ramos  en  El  Perfil  del  Hombre  y  la  Cultura  en  México. Ed. AUSTRAL. 1992.

“Viejo  o  adolescente,  criollo  o  mestizo,  general,  obrero  o  licenciado,  el  mexicano  se  me  aparece  como  un  ser  que  se  encierra  y  se  preserva:  máscara  el  rostro  y  máscara  la   sonrisa. . . Tan  celoso  de  su  intimidad  como  de  la  ajena,  ni  siquiera  se  atreve  a  rozar  con  los  ojos  al  vecino”.

Octavio  Paz  en  El  Laberinto  de  la  Soledad.  FCE. 1990.

“Voy  cambiándome  de  piel,  sintiendo  la  metamorfosis
voy  rastreando  al  camaleón,  siguiendo  su  cinismo  interno, , ,
laberintos  incansables, , , de  mí  historia
Acuérdate  que  las  ratas  no tienen   alas
Acuérdate  que  las  ratas  no  tienen  alas
Acuérdate  de  las  ratas”
De  CAiFANES. 

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.