La muerte de la ilusión

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

 
“Seamos sujetos de nuestro destino y decidamos por nosotros mismos”.
Martin Heidegger
 

¿Por qué se idolatra? ¿Cuál es la necesidad de tener ídolos, héroes, súper hombres?

Y en México para eso nos pintamos bien y bonito; El Cura Hidalgo, Emiliano Zapata, La Virgen de Guadalupe…

Como mexicanos hemos crecido bajo la sombra del “Gran Otro”, llámese el español conquistador, llámese el hombre libertario, o el héroe mítico mitad dios, mitad humano.

¿Al servicio de qué está que necesitemos esos ídolos? ¿Por qué no contentarnos con nuestra propia e insulsa existencia? ¿Por qué necesitamos un líder, alguien a quién seguir, un humano en cual depositar nuestros más ínclitos ideales?

Se ha dicho que el mexicano es un ser acomplejado, que se siente inferior, que se siente poca cosa, que desprecia al semejante e idolatra al extranjero, que se envalentona con el igual pero se hinca ante el poder del extraño. El mexicano; sujeto inválido, agachado, vituperado por su Santa Madre, humillado hasta las últimas consecuencias, carente de dignidad, que se refugia en el alcohol, mexicano que necesita ontológicamente un Ser Superior.

Hemos crecido bajo la sombra del héroe, en las Instituciones Educativas se nos enseñó a rendirle tributo y pleitesía a los héroes que nos dieron Patria, recuerdo la anécdota que cuentan algunos enterados sobre la “irreverencia” que tuvo el Loco Valdés al recordar al “Benemérito de las Américas” como “Bomberito Juárez” y ardió Troya. Antes había tabú, había cosas que no se cuestionaban, que no se tocaban, eran dogma que sustentaba el espíritu de la Nación.

Ahora la cosa es diferente, hemos crecido, hemos madurado, hemos evolucionado, ya no necesitamos de héroes nacionales, es por eso que ahora al anciano ya no se le reverencia, es por eso que la muerte de Carlos Monsiváis pasó de noche. Ya no necesitamos muletas, ahora conocemos al ser humano tal cual, ya no aquel ser humano dividido entre “bueno y malos”. Ahora conocemos al humano integrado, no mutilado. Es por eso que no se le ha dado el lugar que se merece Javier Sicilia u otros mortales que luchan por un México mejor en la representación mental de los mortales. “La verdadera Historia” se impone, la naturaleza del humano se manifiesta, dejamos atrás el maniqueísmo, ya aceptamos lo que hay en el corazón del hombre: “Eros y Tánatos”.

¿Qué nos queda? Es cierto, crecimos, pero con ello perdimos la ilusión, perdimos la ingenuidad, dejamos de creer, primero dejamos de creer en Santa Claus, después en Dios, después dejamos de creer en los Héroes Nacionales, después dejamos de creer en nuestros padres… y allí, precisamente allí se troquela la debacle de nuestra Cultura, los primeros atisbos del desastre de la Civilización; el ser humano dejó de creer en su padre y en su madre. Estamos viviendo los síntomas de esa decisión. Lo que vivimos actualmente es el resultado de esa “madurez”, de ese brinco que dimos, ahora somos unos adultos, ya no necesitamos esas figuras idealizadas; preferimos enfrentarnos a la realidad, sin Dios, sin héroes, sin padre ni madre. Estamos huérfanos, deambulando sin sentido, rechinando los dientes, mendigando amor.

Carta al hijo que no tuve…

Escribe: Juan P. Cruz Alvizo

Querido hijo: hoy me levanté casi a las 10 de la mañana. Es mi día de descanso, creo que me lo merezco, sin embargo me quedé pensando que se puede descansar de todo, menos de ser papá. El papá, como la mamá, no tiene descansos. Yo sí lo tengo (en teoría), y me sentí mal. Fui a ver a mi mamá y me di cuenta que, aunque voy cada semana, se le ilumina el rostro al verme y todo es fiesta y algarabía cuando llega uno de sus hijos a “la casa” como la seguimos llamando mis hermanos y yo, a pesar que hace muchos años que salimos de ahí.

Me partió el alma ver a mi sobrino-ahijado y que no haya corrido a mí para darme un beso y recibirme con el gusto de siempre como lo hacía de niño. Me di cuenta que los hijos (sobrinos, ahijados) con el tiempo pierden la sencillez y la simpleza de la niñez. Quizá tú hubieras sido igual y te aseguro, yo hubiera llorado al verte tan indiferente… Cómo sufren los papás!

Al platicar con unos jóvenes me di cuenta que el reloj biológico sigue su curso y que todos los hombres tenemos un sentido paternalista, un lado tierno y amable, comprendí entonces que si no tengo hijos, no es porque no quiero, sino porque así lo he decidido. No es por obligación eclesiástica, sino por convicción y por servir a Dios y a su Pueblo. He tomado la mejor decisión, quizá hubiera sido un mal padre. Hubiera querido controlar tu vida o querer que resolvieras mis carencias y mis errores del pasado. Quizá hubiera querido que fueras lo que yo no pude ser.

Al ver tus errores te hubiera reprendido, regañado y castigado. Entonces me di cuenta que no te hubiera ayudado a desarrollarte por ti mismo, no te hubiera dado el derecho a equivocarte, olvidándome que yo podría estar ahí siempre para ti y defenderte del mundo entero, excepto de ti mismo.

En fin, no habría ayudado a ser tu mismo, hubieras sido una copia barata de mi, una mala caricatura de persona, o podrías haber sido el mejor, porque con tal padre, querrías ser todo, menos yo; y por lo tanto, tomarías el camino contrario a todos los errores que tu padre tomó y serías el mejor papá del mundo al evitar los errores que yo hubiera cometido contigo.

No sé si sea por mi edad, no sé si sea que ande muy cursi hoy, no sé si hoy extraño a mi papá más que otros días, sólo sé que lo bueno es que el “hubiera” no existe; por lo tanto, tú no eres mi hijo, ni yo tu padre; sólo entonces me doy cuenta que no he errado el camino y que cada quien tiene el camino que elige. No me arrepiento de no haberte tenido, para no arrepentirme de lo que estoy viviendo. Dios conoce perfectamente sus caminos y nos ayuda a andar los nuestros…

Carta al hijo que no tuve… y que no tendré.

Creatividad revolucionaria

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen de revistaemica.blogspot.com

imagen de revistaemica.blogspot.com

.

“Nunca  se ha de pensar  en  toda  la  calle  de  una  vez ¿entiendes? Sólo  hay  que  pensar  en  el  paso  siguiente,  en la  inspiración  siguiente,  en la  siguiente  barrida.  Nunca  nada  más  que  en  la  siguiente”.

<<Michel  Ende  de  su  maravillosa  novela  Momo.  Ed. Alfaguara 2001>>

 

Estamos  viviendo  días  donde  hay  pruebas  de sobra,  donde  mujeres  y  hombres  que  están  a  cargo  de  las  instituciones  que  nos  dirigen   y   trabajan  por  el  bien  común  de  nuestra  sociedad,  no  están  cumpliendo  para  lo  que  fueron  elegidos  y  no  olvidemos  que   no,  nos  están  haciendo  un  favor,  pues  se  les  paga  y  reciben  unos  salarios   bien  altos,  que  rayan  en la  grosería,  frente  a  salarios  de la  clase  trabajadora.

Mucha  gente  se  queja,  pero  en el  clóset,  no  hay   propuestas  ni  mucho  menos  participación  por  parte  de  las  y  de los  que  se  quejan  a  escondidas.

No  descartamos  que  también  hay  mujeres  y  hombres  con  otro  grado  de  conciencia  y  de  participación  ciudadana  y  en  los  movimientos  sociales,  están  haciendo  algo  y  están  proponiendo.

Todavía  son  demasiadas  las  y  los  que  no  se  quieren  convencer,  de que  no  necesitamos  un  mesías,  o  algún  santo  para  salvar  a  nuestro  país.   Simplemente  necesitamos  seres humanos,  nos  necesitamos  unos  a  otros  y  trabajar  en  equipo,  lo  que  nos  debe  de  unir  a  las  y  a  los  mexicanos  en  éste  momento  histórico,  no  es  el  fútbol,  o  alguna  religión,  mucho  menos  un  partido  político.

Sino,  la  de  velar  por  la  vida  en  común  y  una  vida  con  dignidad,  éste  es  el  proyecto  en  común,  que  a   todas  y  a  todos  nos  debe  de  unir  en  éste  instante.

Hasta  el  día  de  hoy  nos  cuesta  a  las  y  a  los  mexicanos  trabajar  en  común,  por un  verdadero proyecto  que  salve   nuestro  México,  de  individuos  sin  escrúpulos   que  sólo  velan  por  su   poder  y  seguir  robando.

Hoy  estamos  llamadas  y  llamados  a  superar  nuestras  envidias  y  diferencias,  nos  comportamos  como  niñas  y  niños  mimados,  donde  cualquier  pendejada  nos  divide,  sino  es  el fútbol,  es  la  religión  católica  y  todas  sus  sucursales  donde  está  en  oferta  la  fe  milagrera  y  de paso  está  la  política  partidista,  todos éstos  factores  y  más,  nos  dividen  y  nos  polarizan,  lo peor,  nos  distraen,  con  esquemas  e  historias  repetidas,  en  cada  sexenio.

Habrá  muchos  elementos  en  contra  de  nuestra  gente:  jornadas  de  más  8  horas  de  trabajo,  telebasura  que  teledirige   y  baja  el  autoestima  de la  gente  ingenua,  terror  en  la  calles  para  seguir  manteniéndonos  paralizados,  todo  esto  y  más, provoca  en  nuestra  gente  <<La  flojera  mental  e,  intelectual>>  es  esto  lo  que  más  nos  hace  daño,  y  creo  que  es  la  raíz  de  todos  nuestros  males.

La  flojera  mental  e,  intelectual  es  la  que  ha   permitido  la corrupción  que  vivimos,  y  ha  creado  el  infierno  que  nosotros  mismos  hemos  creado  con  nuestras  propias  manos  e,  indiferencia.

La  flojera  mental  e,  intelectual  de  no  querer  pensar,  la  de  no  analizar,  la de  no  reflexionar,  la  de  no  informarnos,  la  de  no  ser  críticos  ante  nuestra  realidad  y  por  lo  tanto,  esta  flojera  mental  e,  intelectual  nos  ha  llevado  a  no  actuar.

Hoy  estamos  obligadas  y  obligados  a  dejar  nuestra  flojera mental  e,  intelectual,  para  pensar  juntos,  para  activar  nuestra  imaginación  y  creatividad,  es  lo  único  que  necesitamos  en  estos  momentos.

No  necesitamos   de  individuos  que  sólo  velan  por  su  status quo,  éstos  nos  han  domesticado   a  creer  que  no  hay  ningún  beneficio  económico,  cuando  nos  ponemos  a  pensar  en  comunidad, comenzado  en  nuestros  hogares  y  barrios.

No  todo tiene  que  tener  una  retribución  económica,  tenemos  que  volver  a  recuperar  la  gratuidad  que  está  en  cada  una – uno  de  nosotros.

No  perdamos  la  capacidad  de  pensar  y  más,  la  de  pensar  juntos,  se  está  haciendo  realidad  aquella  novela  de  corte  juvenil  de  Michel  Ende <<La  Historia  Sin Fin>>  donde  nos  advertía  lo  peligroso  que  puede  ser,  la  de  dejar  de  soñar,  la  de  imaginar  otros  mundos  posibles,  hasta  parece  que  esa  novela es  una  profecía,  donde  en  nuestros  días,  se  está   haciendo  realidad.

¡Es  hora  de  pensar!  De  volver  a  confiar  en  nuestra  imaginación,  para  provocar  y  despertar  nuestra  creatividad,   y  así  llegar  a  una  <<creatividad  revolucionaria>>  donde  volvamos  a  recuperar  nuestros  espacios  gratuitos  y  públicos,  donde  volvamos a  ser,  seres humanos.

Nuestra  creatividad  nos  llevará  a las ideas  que  nos  muevan  actuar  en  común,  donde   todas  y  todos  colaboremos,  para  recuperar  la vida  y  una  vida  con  dignidad.

Nuestros  líderes  políticos,  magisteriales   y  religiosos,  no  están  trabajando  a  nuestro  favor  y  mucho  menos,  para  pensar  por  nosotros  mismos,  quieren  que  sigamos  siendo  sus  marionetas, para  seguir  manejándonos  a  su  antojo  y  para  sus  intereses.

¡Hoy  en  día  no  estamos obligados  a seguir  sus  preceptos  y  normas  ideológicas,  religiosas  y  morales!  Estos  se  han  convertido    en   cadenas  mentales  y  espirituales,  que  lo  único  que  hacen  es  que  nos  comportemos  como  sus  fenómenos  para  su  circo  mediático.

¡Rompamos  con  esto!  Que se ha  convertido  en  usos  y  costumbres  de  nuestra  vida  cotidiana ¡Dejemos  volar  a  nuestra  imaginación  y  creatividad! Nos  han  engañado  de  que  siendo  flojos  mentales  e,  intelectuales,  así  viviremos  felices.

Está  en  el  poder  de  nuestra  voluntad  de  pensar  para  actuar,  no  necesitamos  de  individuos  que  sólo  roban  y  pisotean  nuestros  derechos  humanos  más  esenciales,  ahora  corresponde  a  las  y  los  ciudadanos  de  a  pie,  usar  nuestra  imaginación  y  creatividad  para  despertar  la  participación  de  más   mujeres  y  hombres, para  vivir  con  libertad   y  dignidad.

¡Hagamos  la  revolución  de  pensar  juntos,  con  las   dos  únicas  armas  que  necesitamos  en  éstos  momentos! La  imaginación  y  la  creatividad.

“Míralos, lo que  parecen  los  que  han  vendido  la  vida  y  el  alma  por  un  poco  de  bienestar. . . Se  trataba  de  una  conquista  callada  e  insensible,  que  avanzaba  día  a  día,  y  contra  la  que  nadie  se  resistía,  porque  nadie  conseguía  darse  cuenta  de  ella.  Y  los  conquistadores ¿quiénes  eran?”.

<<Michel  Ende  en  Momo. Ed. Alfaguara 2001>>

 Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

Terrorismo religioso

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de lupaprotestante.com

imagen de lupaprotestante.com

 .

“¿Qué  es  el  cristianismo?”

<<Adolfo  Harnack (Teólogo 1851 – 1930):  inaugurando  el  siglo  XX  teológico,  en  alguna  aula  de la  Universidad  de  Berlín>>

 .

En  más  de  una  ocasión,  hemos  escuchado  frases  como  estas:”¡No  eres  salvo!” “No  tienes  a  Cristo” “Si no  nos  ayudas  en  este  retiro  espiritual,  le  estás  fallando  a  Dios” “Si no  estás  con  nosotros  y  haces  lo  que  nosotros,  te  vas  a  ir  al  infierno” “Jesús  te  ha  dado  mucho,  ahora  te  toca  dar  a  ti” “¿No  te  quieres  salvar  verdad?” “Si  eres  de  Cristo  te  va  a  ir  muy  bien,  él  es  la  solución  a  tus  problemas”.

Van  más  de  2000  años  que  ha  nacido  el  cristianismo,  y  algunas – algunos  de  sus  supuestos  seguidores,  nomás  no  agarran la  onda,  no  comprenden  y  mucho  menos  viven  aquella  tarea  que  nos  deja  Jesucristo,  que  da  testimonio  el  Evangelio  según  San  Mateo: vayan  pues,  a   aprender  qué  significa  aquello  de:  Misericordia  quiero  y  no  sacrificiosPorque  no  he  venido  a  llamar  a  justos,  sino  a  pecadores <<Mt 9, 13-.>> Biblia  de  Jerusalén.

Hay   católicos  y  cristianos  que  solo  buscan  hacer,  hacer  y  hacer (caen  en  un   activismo  que  sólo  los  llevará  al  vacío,  y  olvidan  sus   tareas  primordiales,  como  el  estar  con  su  familia  y  disfrutarla,  ya  no  se  diga  de  sus  tareas  ciudadanas).

Entre  más  retiros  hagan,  serán  según  ellos  más  felices  y   creen  ingenuamente  cumplir  con  la  verdadera  propuesta  del  Reino  y  su  Justicia.

Caen  en  un  sentimentalismo  excesivo,  cuando  se  emocionan   por  abarrotar  las  casas  de  retiros  con  40; 60; 90  ó  más  individuos  para “convertirlos  y  hacerlos  salvos”.

Estos  cristianos  y  católicos  conforme  va  avanzando  su  fanatismo,  se  convierten en  <<nómadas  religiosos>>,  pues  van  de    iglesia  en  iglesia,  de  parroquia  en  parroquia  buscando  donde  se  sientan  a  gusto  y  cómodos,  o   buscando  un  pastor/párroco   a  la  medida  de  su  cristianismo  light   o/a  su  confort  cristiano.

Ya  no  se  nota  diferencia   alguna  del  proselitismo  político al  proselitismo  religioso,  en  ambos  parece  ser  que  sólo  les  importa acarrear  más  ganado  a  sus  rediles,  y  no  buscan  una  verdadera  evangelización  o  educación  de  la  fe,  para  formar  verdaderos  seguidores  de  Cristo.

Les  recuerdo  a  lo  que  nos  invita  el  Papa  Francisco  en  su  exhortación   Evangelii  Gaudium  en el número 14: La  Iglesia  no  crece  por  proselitismo   sino  por  atracción.

Estos  católicos  y  cristianos  en  lugar  de  sumar,  restan,  pues  parecen  más   <<kamikazes  religiosos>>,  dispuestos  aniquilar  cualquier  diferencia  dentro  de  sus  comunidades,  y  van  con  todo  su  <<neofariseísmo  absolutista>> a  convertirse  en  una  dictadura,  que  ahoga  toda  libertad  de  creencias  y  las  maneras  diferentes  en  que  se  puede  creer  y  vivir.  Están  dispuestos  asesinar  la  dignidad  de  las  personas  y  su  libertad  de  vivir  sus  procesos,  matan  psicológicamente  a  todo  aquel  que  está  fuera  de  su  “fe  o  movimiento”.

También  vemos,  como  estos  movimientos  fundamentalistas,  con mentalidad  <<cuasi militar>>  con  el  paso  del  tiempo,  se  convierten  en  recaudadores  de  dinero  para  sus  intereses  o  para  su  párroco/pastor,  por  lo  tanto,  el   bien  de  la  comunidad  pasa  a  un  segundo  término,  o  simplemente,  ya  no  importa.

En  lugar  de  ayudarles  a  sus  contemporáneos   a  descubrir  su  grandeza  de  ser  personas,  las  hacen  sentir  como  viles  instrumentos,  que  solamente  les  hablan  cuando  necesitan  de  ayuda,  para  hacer  una  actividad  económica,  o  para  sus  “retiros  espiritualoides”.

Eso  sin  dejar  la  lucha  incansable  de  sus  “egos”  que  van  provocando   entre  sus  propias  comunidades,  claro,  que  esto  no  es  exclusivo  de  nuestras  comunidades,  pero   estamos  llamados  hacer  la  diferencia.

Estos  movimientos   con   mentalidad   militar  y  de  dictadura,  se  la  pasan  condenando  a  toda  persona  que  difiere  de  su  visión  de la  realidad  y  condenan  al  mundo  y   todo  lo  bello  que  hay  en  él,  se  les  olvida  aquello  que  dejó   bien  claro  Jesucristo  en  el  Evangelio  según  San  Juan: Porque  Dios  no  ha  enviado  a  su Hijo  al  mundo  para  condenarlo,  sino  para  que  el  mundo  se  salve (tenga  vida  en  abundancia  y  en  plenitud)  <<Jn 2, 17-.>>  Biblia  Latinoamericana.

Si  seguimos  fomentado  este  tipo  de  espiritualidades  en  nuestras  comunidades, sólo  lograremos  espiritualidades   fanáticas  y   supersticiosas,  que  no   respondan  a  las  exigencias  de  nuestra  época  y  de  nuestros  contemporáneos.

Con  esas  espiritualidades  falsas  vamos  acabando  con  la  libre  espontaneidad   del  Espíritu,  que  nos  invita  a  buscar  nuevas  alternativas,  que   lleven  a  ese  Dios  Vivo  revelado  por  Jesucristo,  para  que  la  mujer  y   el  hombre  de  cualquier  época,  encuentre  en la  propuesta  cristiana   el  significado  de  su  Historia.

Una  verdadera  evangelización  nos  lleva  a  lo  que  el  Buen  Papa  Francisco   nos  propone  en  su  exhortación  Evangelii  Gaudium,  en  su  número  183: Una  auténtica  fe –  nunca  es  cómoda  e  individualista – siempre  implica   un  profundo  deseo  de  cambiar  el  mundo,  de  transformar  valores – de  dejar  algo  mejor  detrás  de  nuestro  paso  por  la  tierra.

Estoy  convencido  que  cualquier  creyente  de  cualquier  denominación  religiosa,  si  queremos  hacer  creíble  nuestra  fe,  tenemos  que  estar  abiertos  a  la  gran  pluralidad  de  mentalidades  y  personas  que  forman  nuestras  comunidades,  y  provocar  un  verdadero  diálogo  con  nuestra  cultura  de  nuestra  época  y  respetar  nuestras  diferencias,  pues  ellas  son  las  que  nos  harán  crecer  y  nos  complementarán  para  lograr  verdaderas  comunidades  maduras  y  protagonistas  de  nuestra  Historia.

“La  gloria  de  Dios  es  el  ser humano  vivo”.

<<San  Ireneo  del  siglo II>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor            

El verdadero rostro de la y del mexicano

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 .

.

“El  cielo  está  lleno  de  mentiras”. (Carlos  Fuentes).

.

¿De  qué  nos  sentimos  orgullosos  las  y  los  mexicanos?  ¿De  los  colores  de  nuestras  fiestas  patrias  y  religiosas?  ¿De  la  fe  de  nuestro   pueblo? ¿De  la  alegría  que  expresamos  en  nuestras  relaciones  humanas? ¿De  nuestra  diversidad  cultural?  ¿De  nuestra  tenacidad  y  espontaneidad  para  sacar  adelante  nuestros  retos?  No  dudo  que  motivos  nos  sobran  para  estar  orgullosos  de  haber  nacido  en  México.

Pero,  si  somos  sinceros  y  observamos,  la  realidad  es   otra,   somos  testigos  desde  hace  mucho  tiempo  atrás,  de  algo  que  no  es  para  estar  de  fiesta,  mucho  menos  orgullos  de  nosotros.

Ya  nos  habían  advertido  Samuel  Ramos;  Octavio  Paz;  Leopoldo  Zea;  José  Gutiérrez Vivó;  Rodolfo  Usigli;  Jorge  Castañeda;  Agustín  Basave;  Denise  Dresser;  Sara  Sefchovich,  la  lista  es  larga,  éstos  son,  sólo  algunos  de  los  más  representativos.

Rubén  Moreira  Valdez – PRI  habla  de  un  Coahuila,  que  es  referencia  de  justicia  y  transparencia ¿A  partir  de  cuándo,  si  su  hermano  Humberto  deja  una  mega deuda? Y  sigue  prófugo  de  la  justicia del  pueblo y  disfrutando  de  sus  “ahorros”  en  Barcelona;  se  dice  que  “¿estudiando?”… ¿Justicia,  cuál?  No  se  han  resuelto   los  casos  de  nuestros  desaparecidos.

Hace  poco,  celebraba  misa  en  un  barrio  de  la  parroquia,  se  acerco  una  familia  llorando,  me  informan  de  la  desaparición de  su  hijo, desde  hace  dos  años, lo  levantaron  policías   y  estos  lo  entregan  a  otro  grupo  de  dudosa  procedencia,  es  lo  que  me  dice  la  familia  golpeada  por  la  violencia,  digo  con  esto,   cada  vez  me  doy  cuenta  de  más  gente  desaparecida  en  mi  ciudad.

¿No  está  Rubén  Moreira  Valdez – PRI  inventando  una  realidad  a  la  medida  de  sus  deseos  y  mentiras? ¿nos  las  presenta  como  si  fuera  la  verdad   más  verdadera?  Ésta  realidad  no  es  exclusiva  de  Coahuila,  sino de  todo  el  país.

Veo  a  mi  Saltillo  donde  sus  calles  de  sus  colonias  hay  mucha  basura,  bastante  mierda  de  perros,  envases  de  cerveza,  bolsas  de  comida  chatarra,  el  pasto  de  los  parques  seco  y  abandonados,  autos  estacionados  en  doble  fila,  pasándose  la  luz  roja,  baches  por  doquier.

En   nuestra   cultura,  los  que  vemos  esta  realidad,  nos  llaman  “aguafiestas”  porque  no  optamos  por  maquillar  la  realidad:  que  no  queremos  a  México  porque  no  suavizamos  la  verdad. ¿No  será   que  no  silenciamos  aquello que  no  nos  gusta?  Lo  que  quiere  más  de  un  poderoso  es  que  seamos  como  niños  estólidos  comiendo  una  paleta,  elogiando  su  supuesto  “trabajo”  y  que  los  alabemos  cual  si  fueran  cuasi dioses.

¿Qué  nos  rige  verdaderamente  a  las  y  a  los  mexicanos?  Católicos,  cristianos,  ateos,  priístas,  perredistas,  panistas, políticos,  profesores,  homosexuales;  sea  cual  sea  nuestra  preferencia  sexual,  nuestro  estado  de  vida, nuestro  papel  en la  sociedad,  nuestra  ideología,  nuestra  religión,  nuestros  gustos.

Descubrimos   mentiras  en  el  discurso  público,  sea  de  quien  venga,  de  nuestro  presidente,  gobernadores,  alcaldes,  de  nuestros  profesores,  de  nuestros  adultos,  de  nuestros  pastores,  de  nuestros  sacerdotes;  la  mentira  nos  rige  desde  tiempos  inmemorables,  desde  la  Colonia  se  dice.

Es  la  mentira  el  verdadero  rostro  de  las  y  los  mexicanos,  todas  y  todos  son  cómplices de  un  sistema  que  consciente  la  mentira: pan  nuestro  de  cada  día.  Aunque  pasen  las  horas,  los  días,  los  años  y  con  ellos  las  ideologías,  las  creencias,  las  tradiciones,  el  cambio  de  los  partidos  políticos  en  el  poder,  nuestros  políticos  en  el  gobierno,  a  las  y  los  ciudadanos  nos  mienten  una  y  otra  vez:  profesores,  políticos,  religiosos,  la  mentira  no  ve  clase  social,  ni  cargo  público  que  no se  apodere  de  ellos.  Y  lo  que  es  peor,  nos  han  mentido  siempre.

La  mentira  se  ha  convertido  en  la  única  forma  de  gobernar.  La  mentira  detrás  de  nuestras  leyes;  de  nuestras  creencias;  es  parte  de  nuestras  costumbres;  de  nuestros  gobiernos;  de  nuestras  instituciones  eclesiales.

La  mentira  es  esencia  de  la  vida  política  mexicana,  nunca  como  hasta  ahora  ha  sido  tan  necesario  mentir,  ante  la  desilusión   que  provocan  todas  nuestras  instituciones nos  han  ocultado  la  verdad  y   ocultan  los  verdaderos  problemas  que  realmente  nos  afectan.

La  clase  política  y  la  poderosa  no  podrían  mentir si no  fuera  un  código  y   una  práctica  socialmente  aceptada  y  compartida  por  todas  y  todos;  son  cómplices  todas  y   todos  al  no  poner  un  alto para  enfrentar  la  realidad  y  vivir  en  la  libertad  de la  verdad.

Esta  pequeña  reflexión  sólo  trata  de  ser  honrado,  comenzando  por  quien  lo  escribe,  trata  de  abrir  una  perspectiva  para  comprender,  para  reflexionar  y  debatir  el  México  actual  que  estamos  viviendo.

Trata  de  despertar  la  sensibilidad  y  la  responsabilidad  ciudadana  de  todas  y  todos,  para  vivir  en  la  indignación  permanente;  criticando,  denunciando,  levantando  la  voz,  sacudir  a  más  de  una  conciencia,  dejar  de  ser  tan  agachones  y  mediocres,  para  desterrar  la  mentira  de  nuestro  entorno  social,  cultural, político,  eclesial,  familiar.

“La  verdad  los  hará  libres,  pero  primero  los  hará  encabronar”.

Dicho  por  @PeterSGaytan

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.           

Las imprescindibles del Gofo

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

libros muchos

 –

 

“Todo  mundo  está influenciado” diría  Fernando  Delgadillo  en  uno  de  sus  preámbulos  de  sus  canciones, en la de <<En  tu  cumpleaños>> de su  disco grabado  en vivo de  Febrero  13  de  1999. 

 –

No  podemos  negar  nuestras  influencias,  las  primeras  tal  vez,  son  impuestas  de  buena  voluntad  por  parte  de  nuestros  papás,  después  viene  la  escuela,  el  catecismo,  la  sociedad.  Empero,  cuando  empezamos a  usar  nuestra  razón,  tenemos  la  libertad  de  elegir  nuestras  influencias.

Hemos  llegado  al  número  100  de  escritos  compartidos   con  todas  y  todos ustedes  lectores  de  Letras  Del  Norte.  Hemos  compartido  crónicas,  ensayos,  cuentos,  poesía,  sobretodo;  el  punto  de  vista  alternativo  de  nuestra  realidad,  que  eso  es:  un  punto  de  vista  que  quiere  ser  compartido  y  complementado  con  tu  experiencia,  en  ningún  momento  son  la  verdad,  y  mucho  menos,  tratan  de  imponer  o  absolutizar  una  perspectiva  del  que  los  escribe.

Como  nos  lo  recuerda  el  creador  de  Letras  Del  Norte: “Por  el  simple  placer  de  compartir”.  El  gran  amigo  Carlos  Arturo,  que  me  invitó  desde  el  2011  a  ésta  aventura  de  escribir.

Escribo  como  ya  lo  dije,  en  el  artículo <<¿Por qué  escribir?>> Escribo  por qué  no sé,  escribo  para  aprender,  para  conocerme  mejor  a  mí  mismo  y  crecer  como  ser  humano.

Retomo  sus  palabras,  por  el  simple  placer  de compartir  con  todas  y  todos  ustedes,  pues,  si no nos  leyeran,  no  estaría  escribiendo  en  este  momento.

Gracias  a   todas  y  todos  los  lectores,  al  equipo  de  colaboradores  de  Letras  del  Norte,  pues  este  espacio  postmoderno  me  ha  abierto  muchas  puertas;  como  la  de  escribir  para  ESPACiO 4,  y  ahora  en  El  Guardián  del  Pueblo.

Sin  tanto preámbulo,  como  dice  Fernando  Delgadillo,  les  presento  mis  influencias,  que  desde  mi  adolescencia,  tengo  la  dicha  de  empezar  a  utilizar  mi  libertad  para  elegir,  espero  que  no  se  molesten  mis  otros  muchos  autores.

Cuando  fui  a  echarle  un  vistazo  a  mi  biblioteca,  me  di  cuenta  que  tengo  edificios  de  libros,  son  muchas  las  autoras  –  autores,  que  han  compartido  conmigo  mis  noches  de  desvelo,  con  tanto  libro  y  lectura  se  va  la  tristeza,  la  soledad  se  marcha  por  la ventana.

Mis  lecturas  son  muchas  y  muy  variadas,  pero  me  esforcé  por  presentar  las  más  esenciales  o,  las  que  más  cariño  les  tengo,  o  como  lo  comparto  con  ustedes,  son  las  que  más  me  han  influenciado,  esa  sensación  de  terminar  un  libro  y  decir: ¡Quiero escribir  como  ellos!

El  orden  que  presento,  no  fue  como  los  leí,  sino,  trato  de  dar  la  importancia  para  éste  simple  mortal  que  disfruta  de  la  lectura.

1.-     La  metamorfosis  de  Franz  Kafka.

2.-     La  noche  de  Tlatelolco  de  Elena  Poniantowska.

3.-     El  llano  en  llamas  de  Juan  Rulfo.

4.-     El  luto  humano  de  José  Revueltas.

5.-     Los  miserables  de  Víctor  Hugo.

6.-     La  tregua  de  Mario  Benedetti.

7.-     Antología  poética  de  Ernesto  Cardenal.

8.-     Plenamente  humano  plenamente  vivo  de  John  Powell S. J.

9.-     Una espiritualidad  liberadora  de  Leonardo  Boff.

10.-   Don  Quijote  de la  Mancha  de  Miguel  de  Cervantes.

11.-   La región  más  transparente  de  Carlos  Fuentes.

12.-   Luchar  y  amar;  cómo  el  hombre  se  encuentra  a  sí  mismo  de  Alsem  Grüm.

13.-   Una  fe  más  allá  del  resentimiento;  fragmentos  católicos  en  clave  gay  de  James  Alison.

14.-   Escritos  de  un  viejo  indecente de  Charles  Bukowski. *

15.-   Imágenes  del  Espíritu  en  el  cine  de  Luis  García  Orso  S. J.

16.-   Cuentos  de  Eva  Luna  de  Isabel  Allende.

17.-   Cuentos  de  terror antología  ed. Alfaguara.

18.-   Cuentos de ciencia  ficción  antología  ed. Alfaguara.

19.-   Poesía  de  fiesta  y  lucha  de  Víctor  M. Arbeloa S. J.

20.-   El perfil del Hombre  y  la cultura  en  México  de  Samuel  Ramos. *

21.-   El  positivismo  en  México  de  Leopoldo  Zea.

22.-   Cipré  de  Hombre  poesía  de  García  Salve S. J.

23.-   Hamlet  de  William  Shakespeare.

24.-   La  mujer  rota  de  Simone  de  Beauvoir.

25.-   La  casa  de  los  muertos  de  Fedor  Dostoyevski.

26.-   Rayuela  de  Julio  Cortázar. *

27.-   Ómnibus  de  poesía  mexicana  compilador  Gabriel  Zaid.

28.-   El  libro  de  arena  de  Jorge  Luis  Borges.

29.-   Historia  de  la  sexualidad  de  Michel  Foucault. *

30.-   Ulises  Criollo  de  José  Vasconcelos.

31.-   El  anticristo  de  Friedrich  Nietzsche. ***

32.-   La  locura  a través  de los  siglos  de  Michele  Ristid  de  Groote.

33.-   El  extranjero  de  Albert  Camus.

34.-   Libertad  bajo  protesta  de  Heberto  Castillo.

35.-   Hacia  una  pedagogía  popular  de  Célestina  Freinet.

36.-   Las  venas  abiertas  de  América  Latina  de  Eduardo  Galeano. *

37.-   Cien  años  de  soledad  de  Gabriel  García  Márquez.

38.-   Los  rituales  del  caos  de  Carlos  Monsiváis.

39.-   Poesía  en  movimiento  mexicana  de  1915 – 1968.

40.-   El  laberinto  de la  soledad  de  Octavio  Paz.

41.-   El  Diablo  orígenes  de  un  mito  de  Enrique  Maza  S. J. *

42.-   El  discurso  del  método  de  René  Descartes. *

43.-   El  país  de  octubre colección  de  cuentos  de  terror  de  Ray  Bradbury.

44.-   La  plaza  de  Luis  Spota.

45.-   Ernesto  Guevara  también  conocido  como  el  Che  de  Paco I. Taibo II.

46.-   La  rebelión  de  los  colgados  de  B. Traven.

47.-   Franz  Kafka  tratado  sobre  su  vida   y  obra. *

48.-   Cuentos  de  terror  de  Edgar  Allan  Poe.

49.-   Meditaciones  de  y  sobre  Franz  Kafka. *

50.-   Antología  poética  de la  generación  maldita  Beat.

51.-   Universidad  Universo,  vida  de  Adrián  Rodríguez  García  de  Ángel  Sánchez. *

52.-   Teología  y  pornografía  de  Juan  García  Ponce.

53.-   Cuentos  inolvidables  según  Julio  Cortázar.

54.-   La  reforma  de  la  filosofía  de  Eduardo  Nicol. *

55.-   Mexicanidad  y  esquizofrenia:  los  dos  rostros  del  mexijano  de  Agustín  Basave. *

56.-   El  final  de  la  imaginación  de  Arundhati  Roy.

57.-   El  principito  de  A. De  Saint – Exupéry.

58.-   Antología  de  relatos  de  misterio  y  terror  ed. Andrés  Bello.

59.-   El  llanto  de  los  niños  muertos  de  Bernardo  Fernández.

60.- Poesía  testimonial  latinoamericana  coordinadores  Saúl  Ibargoyen  y  Jorge  Boccanera.

61.-  Ciberficción  antología  de  cuentos  de  fantasía  y  ciencia  ficción  coordinador  Ricardo  Bernal.

62.-  Fabricantes  de  miseria  coordinadores  Álvaro  Vargas  Llosa; Carlo A. Montaner  y  Plinio  Apuleyo  Mendoza.

63.-   No logo  de  Naomi  Klein. *

64.-   El  fuego  y  la  palabra 20 y 10 años del EZLN de Gloria Muñoz.

65.-   1984  de  George  Orwell. *

66.-   Un  mundo  feliz  de  Aldous  Huxley. *

67.-   El  sexenio  de  Televisa  de  Jenaro  Villamil.

68.-   Madame  Bovary  de  Gusteve  Flaubert.

69.-   Justine  del  Marqués  de  Sade. *

70.-   Ensayo  sobre  la  ceguera  de  José  Saramago. *

71.-   Blade  Runner  de  Philp K. Dick. *

72.-   Puedo  explicarlo  todo  de  Xavier  Velasco.

73.-   El  fin  de  la  locura  de  Jorge  Volpi.

74.-   Antología  de  poesía  completa  de  Pablo  Neruda.

75.-   Noticias  del  Imperio  de  Fernando  del  Paso.

76.-   La  máquina  del  tiempo  de  H. George  Wells.

77.-   Desde  las  montañas  del  sureste  mexicano  del  Subcomandante  Marcos EZLN. *

78.-   Momo  de  Michael  Ende. *

79.-   Cristología  feminista  crítica  de  Elizabeth  Schüssler  Fiorenza. *

80.-   Cuentos  de  terror  de  H. Phillips  Lovecraft.

81.-   Clérigos  de  Eugen  Drewermann. ***

82.-   Mysterium  liberationis  compiladores  I. Ellacuría  y  J. Sobrino. *

83.-   Antología  de  cuentos  de  misterio  y  terror  ed.  Porrúa.

84.-   Ulises  de  James  Joyce.

85.-   Los  excluidos  de  Elfriede  Jelinek.

86.-   Los  de  hasta  abajo  Pareyón.

87.-   1Q84  de  Haruki  Murakami.

88.-   Filosofía  de  la  liberación  coordinador  H. Cerutti  Guldberg. *

89.-   Teología  de  la  liberación  de  Gustavo  Gutiérrez. *

90.-   El  retrato  de  Dorian  Gray  de  Oscar  Wilde.

91.-   Los  demasiados  libros  de  Gabriel  Zaid.

92.-   ¡Indígnate!  De  Stéphane  Hessel. *

93.-   Luz  en  la  oscuridad;  crónica  del  cine  mexicano  de  1896 – 2002  de  Francisco  Sánchez.

94.-   El  multiculturalismo  de  León  Olivé.

95.-   Antología  de  poesía  hispanoamericana  de  ed.  Porrúa.

96.-   La  aventura  de  pensar  de  Fernando  Savater. *

97.-   México  y  su  miseria  coordinador  Wilfrido  Perea   del  IMDOSOC. *

98.-   Déjame  entrar  de  John  Ajvide  Lindquist.

99.-   La  taberna  de  Emilie  Zola.

100.- Elogio  de la  locura  de  Erasmo  de  Rotterdam. *

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Soy Elizabeth Taylor

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 ,proal

 .

“Es  importante  enfatizar  que  la  transexualidad  está  en  la  mente  de  las   personas”.
Juan  Pablo  Proal  de  su   libro <<Vivir  en  el  cuerpo  equivocado>> Ed. Tiempo Guardado UANL 2013.  

 .

Recuerdo  que  todo  comenzó  en  el   kínder,  me gustaba  mucho  que  me  peinaran  las  niñas  de  mí  salón,  la  hora  del  recreo  era  lo  más  esperado  en  aquel  tiempo.   Me  sentía  Alicia  en  el  país  de  las  maravillas.

Mi  abuela  me  consentía  al  ponerme  la  ropa  de  mis  tías,  no  decía  nada,  lo  tomábamos  como  un  juego,  simplemente.

Fue  hasta  que  terminé  la  preparatoria,  cuando  comencé  a  cargar  un  complejo  de  culpa,  pues  me  no  me  sentía  a  gusto  con  mí  cuerpo,  era  como  vivir  en  el  cuerpo  equivocado.

Mi  familia   era  en  demasía  católica  conservadora  y  tradicionalista,  no  iban  a  permitir  que  uno  de  sus  hijos,  creyera  que  era  mujer.

Cuando  terminé   de  estudiar  la  carrera  de  leyes,  no  resistí  más,  confesé  a  mi  familia,  que  a  partir  de  ese  día,  ya  no   sería  Juan:  sino  Elizabeth,  era  el  nombre  que  siempre  soñé, desde  que  vi  aquella  actriz  de  ojos  inolvidables  color  morado,  aparte  que  mis  amigas  dicen  que  tengo  la  dicha  de  parecerme  a  ella.

A partir  de  ese  día  inició   la  pesadilla,  mis  padres,  junto  con  mis  hermanos  me  expulsaron  de  la  casa,  nada  más  una  de  mis  hermanas  nos  hablamos  y  nos  vemos  en  secreto.    Casi   toda  la  familia  por  parte  de  mamá  y  de  papá,  me  dejaron  de  hablar,  me  desconocieron.   Y  luego  fueron  las  amistades,  que  pensé  tenía,  se   alejaron  una  a  una,  hasta  quedarme  sola.

Hasta  hoy  no  he  tenido  problemas  en  el   bufet  y  para  la  firma  que  trabajo,  no  sé  si  será  lo  mismo,   cuando  tenga  el  dinero  suficiente   para   practicarme   la  vulvovaginoplastia (eliminación  de  mi  pene  y  creación  de  una   vagina).

Además  como  abogada,  estoy  llamada  a  causar  conciencia  y  abrir  brecha  para  que se  nos  respete  a  los   y  a  las  transexuales,  pues  nos  tratan  como  monstruos,  como  engendros  del  demonio,  como  aberraciones   de  la  naturaleza,  como  putos  mal  nacidos.

Con  otros   transexuales  ye  hemos  hecho  brigadas   y  estamos  por  formar  un  colectivo  artístico,  que  promueva  la  protección   de  muchas   y  muchos  de  nosotras,  pues  los  primeros  en  pisotearnos  son  las  mismas  autoridades,  y  más,   los  policías,  son  los  que  más  se  aprovechan  de  nosotras,  con  la  ley  en  la  mano  nos  violan.

Además   hace  mucha  falta romper  con  los  prejuicios  entre  nosotras,  muchas  no  tienen  los  recursos  económicos   para  hacerse  muchas  de las  operaciones,  muchas  han  muerto,  pues  en  ocasiones  se   inyectan  aceite  quemado  de  automóvil,  acuden  a  lugares  clandestinos para  implantarse  senos  de  dudosa    calidad  o  defectuosos.

El  aceite  de  carro  es  una  de las  sustancias  más   utilizadas  por los  transexuales   sin recursos  ¿por qué?  Es  baratísimo  en  un  día  ya  tienes  los  senos  más  levantados,  y  las  nalgas  más  envidiables,  lo   peligroso  es,  que  están  propensas  a  un  derrame  cerebral,  sino  es  que  te  causan  desgarres  y  quemaduras  irreversibles.

Ese  era  mi  sueño,  ser  y  hacer,  como  toda  una  mujer,  ahora  me  encuentro  secuestrada,  no sé, dónde  estoy,  una  voz  me  da  terror,  pues  creo  reconocerla,  se  parece  a  la  de  uno  de  mis  hermanos.

Dicen  que  van  a  desfigurar  mí  rostro  con  una  plancha  caliente  y   que  terminaran  por  matarme  con  un   tubo,  por  mi  ano  hasta  que  me  desgarre  y  salga  por  mi  boca.

¿Dónde  está  Dios  en  toda  esta  violencia? ¿Dónde  está  la armonía  en  todo  esto?  ¡Ayúdame!. . .

 .

“¿pero,  cómo  sucede  esta  especie  de  masacre  casi  imperceptible?  Un  policía  se  lo  explica  perfectamente  a  Gaby:  los  putos  como  ustedes  no  tienen  derechos”.
Juan  Pablo  Proal  en <<Vivir  en  el  cuerpo  equivocado>> Ed. Tiempo Guardado UANL 2013.  

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.     

Credo de las y los lectores

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

libros

 

 

Un  pequeño  tributo  a  todas  y  todos  nuestros  lectores. 

 .

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  en  ellos   está  la  crítica   que  mucha  falta   le  hace  a  nuestro  México.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  es  por  ellas  y  ellos  que  escribimos  y  existimos;  me  lees,  existo.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  se  dan  tiempo  para  leernos  y  nos  cobijan  en  su  espacio  íntimo  y  nos  adoptan  en  algún  lugarcito  de  su  corazón.

 

Creo  en  las  y  los  lectores,  ellas  y  ellos  me  han  llevado  a  compartir  mis  lecturas,  mis  libros,  mis  intentos  de  reflexiones,  mi  vocación  fallida  de  poeta,  mis  experiencias,  mi  placer  por  el  cine  y  la  vida.

Creo  en  las  y  los  lectores,  es  por  ellas  y  ellos  que  cada  semana  les  escribo  algo  para  ver  el  otro  punto  de  vista   de  la  realidad.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  no,  nos  cobran  el   tiempo   que  nos  dedican,  gran  favor  nos  hacen  al  leernos.

 

Creo  en  las  ideas  que  nos  dan  los  libros,  ideas   a  prueba  del  tiempo,  ideas  que  nos  hacen  libres.

Creo  en  los   libros,  que  son  puertas  a   otros  mundos  desconocidos   y  que  superan  cualquier  barrera  de  convencionalismos.

Creo  en  los  libros  como  los  mejores  amantes,  el  excepcional   acompañante,  el  gran  sabio,  en  su  silencio  revolucionario.

 

Creo  en  los  libros  como  provocadores, como  contestatarios,  como  utopías   pendientes,  como  incitadores   de  libertad.

Creo  en  los  libros,  como  bisturís  que  cortan  los  prejuicios,  como  martillos  que  abren  las  mentalidades  cerradas.

Creo  en  los  libros  como  agentes  de  viajes,  te  hacen  viajar,  sin  la  necesidad  de  pasaporte  o  de  fumar  marihuana.

 

Creo  en  los  libros  como  música  que  hacen  vibrar  las  neuronas  de  nuestro  cerebro,  porque  tienen  amistad  con  la  duda.

Creo  en  los  libros,  pues  en  ellos  está  el  pasado,  el  futuro  y  el  presente  se  hace  eterno  en  ellos.

Creo  en  los  libros  en  su  conexión  tan  fuerte  con  otras  culturas,  otras  personas,  con  otros  puntos  de  vista,  ellos  te  invitan  a  ver  más   allá  de  tu  nariz.

 

Creo  en  los  libros  como  en  el  orgasmo  de  una  mujer  complacida  después  de  entregarse,  y  en  su  susurro  de  un  te  amo  después  de  venirnos  a  la  hora  del  sexo.

Creo  en  los  libros   y  como  rompen  nuestra  cotidianidad   y  hacen  de  un  día  algo  extraordinario.

Creo  en  los  libros,  pues  nos  la  dicha  de  tener  el  oficio  de  lectores,  como  cómplices  de  una  infinidad  de  historias.

 

Creo   en  los  libros  como  nos  dejan  después  de  una  lectura,  del  ¿cómo  pensamos? ¿cómo  actuamos?  ¿cómo  andamos? Después  de  terminar  un  libro.

Creo  en  los  libros  y  en  la  fiesta  de  letras  que  nos  invitan,  hacen  de  nuestro  mundo  gris,  se  ilumine  con  un  sin  fin  de  arcoíris.

Creo  en  los  libros,  son  ellos  los  únicos  que  prolongan  nuestra  existencia,  nos  dan  la  verdadera  eternidad.

 

Creo  en  los  libros,  ellos  me  han  llevado  a  conocer  a  Gregorio  Samsa  y  su  pesadilla  Kafkiana,  a  estar  con  Macario  por  la  madrugada  para  aplastar  sapos.

Creo  en  los  libros,  con  ellos   he  sentido  la  angustia  de  ser  miserablemente  perseguido  por  algo  tan  absurdo  a lado  de  Jean  Valjean.

Creo  en  los  libros,  me  comparten  el  tiempo  que  no  he  vivido   y  que  tampoco  viviré,  como  los  años  con  Laura  Díaz.   ¡Y  a  muchos  más!

 

Creo  en  los  libros,  he  compartido  la   locura   como  María  Carlota  de  Bélgica,  la  locura  de  tanto  leer  como  Don  Quijote  y  buscar  su  Dulcinea.

Creo  en  los  libros,  ellos  me  han  llevado  a  la  razón  de la  mujer  y  del  hombre  o  la  razón  de  la  locura  como  Diógenes  de  Laercio.

Creo  en  los  libros,   como  creo  en  el  amor  de  una  mujer  y  reclinarme  en  su  pecho  es  más  real,  que  el  mismo  Dios.

 

Creo   en  la  verdad  y  la,  que nos  dan  los   libros,  en  el   poder  de  cada  palabra  y  de  las  ideas  que  nos   regalan  los  libros.

Creo  en  los   libros,  del  como  nos  llevan  a  la  lectura,  ésta  nos  pone  a  pensar  y  el  pensamiento  nos  hace   libres.

Creo  en  Ti  lectora  y  lector,  porque  si no  hubiera   lectoras  y  lectores,  no  habría  libros,  por  lo  tano,  no  existiera  Letras  del  Norte.

 

GRACiAS  Lectoras  y  Lectores   lo  mejor  para  todos  ustedes,  que  éste  año  nuevo  2013,  esté   lleno  de  más  libros  y  más  lecturas.

 

¡Leer  hasta  el  infinito  y  al  más  allá!

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Fecebook  Adolfo  Huerta  Aleman.