Lecturas pendientes

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

.

imagen de eoloceramica.com

imagen de eoloceramica.com

.

“¿La  lectura  queda  finalmente  como  un  acto  de  rebeldía?

Siempre  lo  ha  sido”.

<<Alberto  Manguel>>

 .

Escribir  nos  hace  probar,  tal  vez,  la  única  posibilidad  de  eternidad  que  exista,  escribir  para   ser  eternos ¡bellísima  ilusión! Empero,  el  escribir  va  de la  mano  el  leer.  Leer  para  rozar  con  la  eternidad,  para  tocar  la  belleza,  para  vivir  muchas  vidas,  que  nuestra  corta  existencia  no  nos  permite  vivir.

Darle  tiempo  a  la  lectura  nos  recrea, nos reinventa  nuestros  mundos,  muchas  veces  mecanizados  por  los  prejuicios  religiosos   y  políticos,  la  lectura  nos  libera  de  nuestras  esclavitudes  mentales,  muchas  veces  impuestas  por  otros  no  con  buenas  intenciones.

Para   aquellas  y  aquellos  que  pregonan  los  dogmas,  las  leyes  y  los  mandamientos “divinos”   como  única  vía  para  comportarnos,  deberían  de  incluir  un  mandamiento  más.

  • Que el  tiempo  que  estés   en  éste  mundo formes  una  biblioteca  personal  o,  ir  a  bibliotecas   y  verlas  como  tu  hogar ¡la  biblioteca  como  nuestro  hogar!

Antes  de  que  te  encuentres  con  la  muerte  cara  a  cara,  debería  de  ser  tu  tarea,  la  de  construir  una  biblioteca,  con  aquellos  libros  que  vayas  leyendo  a  lo  largo  de  tu  vida.

  • Nuestro segundo  mandamiento  debería  de  ser  éste:  despertar   el  amor  al  libro  y  a  la

Los   libros  con  sus  magníficos  autores   que  nos  regalan  sus  historias   y  las  historias  que  rodean  en  cada  libro   escrito compartido,  nos  llevan  a  la  necesidad  de  encontrar  un  sentido  a  nuestra  pobre  existencia  aunque,  tal vez,  nunca  encontraremos  un   sentido  absoluto,  he  aquí  lo  fascinante  de  leer,   por  ejemplo,  nunca  me  canso  de  leer  y  releer  a  Kafka   y  su  libro  de <<La  metamorfosis>>,   me  voy  a  morir  y  nunca  sabré  ¿En  qué  insecto  amaneció  convertido   Gregorio  Samsa?  ¿Era  una  cucaracha  o,  un  tipo  de  escarabajo? Tal  vez  me  muera  mañana  mismo  y  nunca  sabré  en  qué  se  convirtió  Gregorio  Samsa,  aquí  reside  la  importancia  de  la  verdadera  y  auténtica  literatura  y  de  darle  tiempo  a  la  lectura,  la  de  llevarnos  al  encuentro  con  nosotros  mismos,  para  saber  quiénes  somos  y  en  qué  nos  podemos  convertir,  si  perdemos  lo  auténtico  de   cada  uno  de  nosotros   y  nos  dejamos  llevar  por  el  vacío  que  se  vive  en  estos  días,  que  parece  que  lo  único  que  importa  es  ganar  dinero  por  el   dinero.

Las  lecturas  de  nuestros  actos,  las  lecturas  de  éstos  tiempos  que   vivimos  y  las  lecturas  de los  libros  que  elegimos,  éstos  últimos,  mucha  gente  no  gusta  elegir  y  mucho  menos  leer,  tal vez,  porque  les  llevará  al  saber,  de  que  este  mundo  no  tiene  ningún  sentido,  mucho  menos  sus  fundamentalismos  religiosos  y  políticos.

Tienen  mucho  miedo  a  darse  cuenta  que  nuestro  mundo  tal vez,  no   tiene  ningún  sentido  y  no  vamos  a  ningún  lugar,  aquí   está  lo  eterno  de  la  auténtica  literatura,  pues  nos  lleva  a  la  eterna   y  perenne  pregunta ¿El  porqué  de  las  cosas?  El  ser humano  es  la  única   bestia  que  nunca  se  cansa  de  cuestionarse  de  todo.  Aquí  está  la  razón  del  por qué  no  me  canso  de  leer  y  de  releer  algunas  obras  clásicas.

Nuestra  sociedad  se  derrumba  ante  un  capitalismo  salvaje  con  su  economía  como  dios  y  su  cómplice   la  tecnología,  esto  no  permite  tener  tiempo  de  ocio  en  mucha  gente,  hoy  en  día  le  tienen   miedo  a  la  lentitud,  muy  necesaria  para  darle  tiempo  a  la  lectura,  o  para  ir   a  una  librería   y  pasarse  allí   horas  en  elegir  un  libro  que  se  nos   antoje  comprar,  para  después  leerlo   en  alguna  alameda  o,  en  casa.

El  escribir   y   leer  requiere  tiempo  y  lentitud,  para  reflexionar  lo  escrito   o,  lo  leído,  y  la  lentitud  no  es  muy  bien  vista  en  estos  días,  se  ve  el  tiempo   invertido  en algo  que  no  te  retribuye   económicamente,  se  ve  como   algo  perdido.

¡Hasta  soy  víctima  de  la  gente!  Cuando  me  buscan,  se  dicen  entre  ellos,  el  padrecito  no  está  haciendo  nada,  eso  lo  dicen  cuando  me  ven  leyendo.

Más  que  misioneros  de  alguna  religión  o,  ser  paleros  de  algún  partido político,  estamos  llamados  a  ser  misioneros  a  promover  la  lectura,  pues   los  libros  y  la  lectura,  nos  regala  lo  más  esencial   que  puede  proporcionar  esta  existencia,  que  es  la  de  ponernos   a  pensar,  un  libro  siempre  nos  deja  pensando,  por  ejemplo  siempre  estoy  pensando ¿Quién  es  más  real  de  los  personajes  de  Borges,  si  él,  o  el  que  lo  está  leyendo?

Leyendo  aprendemos  a  pensar,  y  hoy  en  día  no  hay  más  peligroso  para  los  poderosos  ya  sean  políticos  o  religiosos,  que  un  pueblo  pensante,  aunque  esto  no  es  nada  nuevo,  los  libros   y  sus  lecturas  siempre  han  sido  perseguidas  y  va  de  la   mano  de  la  censura.

Esto  es  sentido  común,  pues  para  un  político  o/un  religioso  fanático  su  tarea  resulta  más  fácil  para  manipular  a  un  pueblo  idiota  y  supersticioso.

Hoy   nos  están  conduciendo  a la  estupidez,  nos  están  quitando  los  buenos  libros,  aunque  ahora  la  censura  no  viene   de  una  dictadura  y  de la  “santa  inquisición”,  sino  de  los  editores  que  eligen  a  puros  autores  que  les  garanticen  ventas  en  miles  de  pesos,  editan  obras  de  moda,  su  lema  es: <<sino  vende,  no  se  publica>>.

Por lo tanto, ¿Quieres  ser  un  verdadero  revolucionario?  ¿De  verdad  quieres  ser  un  verdadero  rebelde?

¡Entonces  ponte  a  leer! Hoy  en  día,  ser  revolucionario  y   rebelde,  es  sinónimo  de  ser lector.

¡La  lectura  es  un  acto  de  rebeldía!  Lo  es,  lo  ha  sido  y  siempre  lo  será,  pues  una  lectura  bien  elegida  siempre  nos  pondrá  a  pensar,  siempre  nos  llevará  a  la  reflexión,  nos  llevará  por  el  camino  de  la  liberación,  y  esto  es  muy  peligroso,  porque  a través  de  la  lectura  empezamos  a  conocer  quiénes  somos  y  cuando  sabemos  quiénes  somos,  es  más  difícil  para  los  políticos  y  los  religiosos  que  nos  manipulen   y  hagan  lo  que  quieren  que  seamos  para  ellos,  una   manada  de  corderos  dispuestos  a  sacrificarse  por  ellos.

Hoy  en  día  la  lectura  es  un  acto  de  rebeldía,  pues  hoy  el  leer  es  un  acto  de  supervivencia,  pues  si  las  lectoras   y  los  lectores  nos  resignamos  a  que   nos  impidan  a  leer  auténtica  y  buena  literatura,  vamos   a  ser  testigos  de  nuestra  propia  condena,  poco  a  poco  dejaremos  de  ser,  seres humanos,  estamos  destruyendo  el  mundo  natural,  ahora  estamos  destruyendo  el  mundo  intelectual.

Se  dice  por  allí  que  Nietzsche  mató  a  Dios,  que  Foucault  mató  al  Hombre,  entonces  hoy  TELEViSATV AztecaRCG (Y  todos  sus  compinches  Laura BozoChavana, etc.) terminarán  por  matar  el  intelecto  de  las  y  los  mexicanos.

Tengo  la  esperanza  en  cada  una – uno  de  nosotros  hay  un  libro  que  nos  espera  en  una  librería,  en  algún  lugar  de  una  biblioteca  hay  una  página   que  ha  sido  escrita  para  ti  y  te  está  esperando.  Por  eso  ha  llegado  el  ¡Tiempo  para  leer!

“Los  libros  nunca  se  han  llevado  bien  con  el  poder”.

<<Alberto  Manguel>>  

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor                

Credo de las y los lectores

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

libros

 

 

Un  pequeño  tributo  a  todas  y  todos  nuestros  lectores. 

 .

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  en  ellos   está  la  crítica   que  mucha  falta   le  hace  a  nuestro  México.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  es  por  ellas  y  ellos  que  escribimos  y  existimos;  me  lees,  existo.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  se  dan  tiempo  para  leernos  y  nos  cobijan  en  su  espacio  íntimo  y  nos  adoptan  en  algún  lugarcito  de  su  corazón.

 

Creo  en  las  y  los  lectores,  ellas  y  ellos  me  han  llevado  a  compartir  mis  lecturas,  mis  libros,  mis  intentos  de  reflexiones,  mi  vocación  fallida  de  poeta,  mis  experiencias,  mi  placer  por  el  cine  y  la  vida.

Creo  en  las  y  los  lectores,  es  por  ellas  y  ellos  que  cada  semana  les  escribo  algo  para  ver  el  otro  punto  de  vista   de  la  realidad.

Creo  en  las  y  los  lectores,  pues  no,  nos  cobran  el   tiempo   que  nos  dedican,  gran  favor  nos  hacen  al  leernos.

 

Creo  en  las  ideas  que  nos  dan  los  libros,  ideas   a  prueba  del  tiempo,  ideas  que  nos  hacen  libres.

Creo  en  los   libros,  que  son  puertas  a   otros  mundos  desconocidos   y  que  superan  cualquier  barrera  de  convencionalismos.

Creo  en  los  libros  como  los  mejores  amantes,  el  excepcional   acompañante,  el  gran  sabio,  en  su  silencio  revolucionario.

 

Creo  en  los  libros  como  provocadores, como  contestatarios,  como  utopías   pendientes,  como  incitadores   de  libertad.

Creo  en  los  libros,  como  bisturís  que  cortan  los  prejuicios,  como  martillos  que  abren  las  mentalidades  cerradas.

Creo  en  los  libros  como  agentes  de  viajes,  te  hacen  viajar,  sin  la  necesidad  de  pasaporte  o  de  fumar  marihuana.

 

Creo  en  los  libros  como  música  que  hacen  vibrar  las  neuronas  de  nuestro  cerebro,  porque  tienen  amistad  con  la  duda.

Creo  en  los  libros,  pues  en  ellos  está  el  pasado,  el  futuro  y  el  presente  se  hace  eterno  en  ellos.

Creo  en  los  libros  en  su  conexión  tan  fuerte  con  otras  culturas,  otras  personas,  con  otros  puntos  de  vista,  ellos  te  invitan  a  ver  más   allá  de  tu  nariz.

 

Creo  en  los  libros  como  en  el  orgasmo  de  una  mujer  complacida  después  de  entregarse,  y  en  su  susurro  de  un  te  amo  después  de  venirnos  a  la  hora  del  sexo.

Creo  en  los  libros   y  como  rompen  nuestra  cotidianidad   y  hacen  de  un  día  algo  extraordinario.

Creo  en  los  libros,  pues  nos  la  dicha  de  tener  el  oficio  de  lectores,  como  cómplices  de  una  infinidad  de  historias.

 

Creo   en  los  libros  como  nos  dejan  después  de  una  lectura,  del  ¿cómo  pensamos? ¿cómo  actuamos?  ¿cómo  andamos? Después  de  terminar  un  libro.

Creo  en  los  libros  y  en  la  fiesta  de  letras  que  nos  invitan,  hacen  de  nuestro  mundo  gris,  se  ilumine  con  un  sin  fin  de  arcoíris.

Creo  en  los  libros,  son  ellos  los  únicos  que  prolongan  nuestra  existencia,  nos  dan  la  verdadera  eternidad.

 

Creo  en  los  libros,  ellos  me  han  llevado  a  conocer  a  Gregorio  Samsa  y  su  pesadilla  Kafkiana,  a  estar  con  Macario  por  la  madrugada  para  aplastar  sapos.

Creo  en  los  libros,  con  ellos   he  sentido  la  angustia  de  ser  miserablemente  perseguido  por  algo  tan  absurdo  a lado  de  Jean  Valjean.

Creo  en  los  libros,  me  comparten  el  tiempo  que  no  he  vivido   y  que  tampoco  viviré,  como  los  años  con  Laura  Díaz.   ¡Y  a  muchos  más!

 

Creo  en  los  libros,  he  compartido  la   locura   como  María  Carlota  de  Bélgica,  la  locura  de  tanto  leer  como  Don  Quijote  y  buscar  su  Dulcinea.

Creo  en  los  libros,  ellos  me  han  llevado  a  la  razón  de la  mujer  y  del  hombre  o  la  razón  de  la  locura  como  Diógenes  de  Laercio.

Creo  en  los  libros,   como  creo  en  el  amor  de  una  mujer  y  reclinarme  en  su  pecho  es  más  real,  que  el  mismo  Dios.

 

Creo   en  la  verdad  y  la,  que nos  dan  los   libros,  en  el   poder  de  cada  palabra  y  de  las  ideas  que  nos   regalan  los  libros.

Creo  en  los   libros,  del  como  nos  llevan  a  la  lectura,  ésta  nos  pone  a  pensar  y  el  pensamiento  nos  hace   libres.

Creo  en  Ti  lectora  y  lector,  porque  si no  hubiera   lectoras  y  lectores,  no  habría  libros,  por  lo  tano,  no  existiera  Letras  del  Norte.

 

GRACiAS  Lectoras  y  Lectores   lo  mejor  para  todos  ustedes,  que  éste  año  nuevo  2013,  esté   lleno  de  más  libros  y  más  lecturas.

 

¡Leer  hasta  el  infinito  y  al  más  allá!

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Fecebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Tiempo mágico

 Autor: José Jorge Hernández

“Ilustradora envuelta en papel periódico, viajo de noche entre sus letras”, @twimaginaria

“Un señor toma el tranvía después de comprar el diario y ponérselo bajo el brazo. Media hora más tarde desciende con el mismo diario bajo el mismo brazo. Pero ya no es el mismo diario, ahora es un montón de hojas impresas que el señor abandona en un banco de plaza, luego lo deja en un banco y una anciana lo encuentra, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas. Luego se lo lleva a su casa y en el camino lo usa para empaquetar medio kilo de acelgas, que es para lo que sirven los diarios después de estas excitantes metamorfosis”.

–Julio Cortazar.

 En los últimos años, los medios de comunicación han tenido un desarrollo importante en la sociedad, al grado de que la información fluye más rápido por Internet y especialistas afirman que a la prensa escrita le quedan pocos años de vida.

Luis María Anson, de la Real Academia Española, citó en un artículo publicado el 10 de julio de 2009, en el portal escultural.es que en Estados Unidos el periódico impreso había perdido 13 millones de ejemplares, mientras el periódico digital, en un lapso brevísimo de tiempo, había pasado de cero a 75 millones de lectores.

Por su parte, el reportero John Carlin, del diario español El País, publicó otro artículo el 10 de mayo de 2009 en el que habla sobre la crisis económica y la revolución de Internet que ponen duramente a prueba la industria periodística.

Afirma que nadie sabe qué va a ocurrir, pero cada vez hay más lectores y los expertos creen que el futuro del periodismo es digital.

Así como ellos hay más especialistas con la misma opinión, pero mientras esto ocurre, compartiré mi inmenso amor por el periódico de papel, del que sé que empezó a circular antes del año 59 antes del nacimiento de Cristo, en Roma.

Según el portal consultado por este colaborador de Letras del Norte, el primer periódico circulaba diariamente, era un pasquín en el cual se informaba sobre las acciones diarias de la República; se llamaba “Acta Diurna” o “Eventos del Día”.

Afirman que se dio por medio de la orden de Julio César, quien buscaba una manera de comunicar al pueblo los hechos y esfuerzos de su gobierno. ¡Qué interesante!.

Pero en la actualidad, mientras se hable de crisis, del futuro incierto de la prensa escrita, para mí el desdoblar las hojas del periódico, el cual leo todos los días, es entrar a un mundo mágico, lleno de sorpresas y hechos importantes por aprender.

No soy de los que le dan la vuelta a todos los medios escritos, sólo leo dos y hojeo uno: El Norte y Vanguardia, y el tercero es El Universal. Aunque tengo acceso a los mismos medios electrónicos y a muchos más, prefiero no cambiar la dicha, sensación, placer que me provocan estar a solas con los dos primeros medios, a los cuales trato como si fueran dos mujeres, por su extrema delicadeza en sus formas.

No me gusta leer los periódicos en el trabajo, ni a la carrera; de hecho, me doy mi “Tiempo Mágico” entre semana para estar a solas, leerlos a “mis anchas”, con calma y cuando nadie me moleste, que regularmente es de 1:00 a 2:30 de la mañana.

Cuando no lo leo por la madrugada, cambió mi “Tiempo Mágico” para las mañanas, a veces tengo el mismo ambiente, en otras ocasiones tengo la cita mágica con el periódico en una cafetería.

Los fines de semana que descanso son especiales, ya que escojo una tarde fresca, me siento en una mecedora y mientras cae la tarde y la brisa del viento toca mi cara, leo los medios con calma. ¡Qué maravilla!

Por lo regular la cita y el rito son los mismos, abro cuidadosamente una sección, siento la textura del papel, me deleito con la sección de opinión, que para mí es la columna vertebral del medio impreso.

Cabezas creativas, sumarios bien hechos, páginas bien diseñadas, fotografías que te llevan al delirio tomadas por excelentes reporteros gráficos son el plus de cada medio escrito.

Magia, deleite, pasión. ¿Por qué esa sensación, ese placer por disfrutar las noticias en papel? ¿De dónde viene? Me eché un clavado a mi infancia y descubrí que el destino me ha juntado con lo que más quiero: El Periódico.

Desde niño los hojeaba, incluso llegué a venderlos por la calle y recuerdo que, desde entonces, no olvido la sensación de palpar el papel; de hecho, el segundo medio escrito que conocí fue el Vanguardia, donde hoy trabajo. ¡Qué cosas tiene la vida!

Recuerdo que un tío lo leía y me molestaba que lo dejara desordenado. No sé por qué tenía esa sensación, pero nunca me ha gustado ver un periódico maltratado. Tampoco me agrada verlos en piñatas y envolviendo cervezas.

Y mientras recuerdo mi primer contacto con el papel, abro una sección, suspiro, le doy vuelta, trato de que no se maltrate, lo siento como algo especial, casi como si fuera una mujer, por sus formas delicadas y también porque proporciona herramientas, conocimiento y sabiduría.

Y si desaparece o no, yo seguiré disfrutando: primero al elaborarlo y al siguiente día al leerlo. Total, la pasión por el medio escrito nadie me la quita y pasarán muchas lunas para que desaparezca.

De cualquier manera, si tengo vida lo recordaré como una de las cosas más maravillosas que me ocurrieron en este mundo y que me impulsaron a leerlo a diario. Por lo pronto, dejo de escribir porque me dispongo a entrar en un “Tiempo Mágico” y a disfrutar de mi “rito” madrugador y, si no, más tarde será otro día y yo tendré una cita más con otra de mis pasiones y la cual no cambio por nada: leer el periódico en papel.

Escrito por: José Jorge Hernández Briones (Saltillo,Coahuila)