Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

Hacia una Fe más allá de la condena

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 –

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

 –

“No  se  trata  de  valorar,  sino  de  experimentar, 
que  cada  uno  debe  de  ser  plenamente  Mujer  y  plenamente  Hombre. 
Como  luchador,  el  hombre  es  capaz  de  amar”. 
Anselm  Grüm  de  su  prodigioso  libro <<Luchar  y  Amar:  cómo  los  hombres  se  encuentran  a  sí  mismos>> Ed. San Pablo 2008.

 –

La  propuesta  de Jesucristo;   la  Buena Nueva,  por  algo  la  llamamos   así,  porque  si  de  algo  podemos  presumir  aquellas  y  aquellos  que  nos  esforzamos  por  seguirlo,  en una  sociedad  secularizada,  es  la  novedad  que  nos  regala  Cristo:  es  que  abre   Dios  al  mundo,  por lo tanto,  a  la  humanidad.   Algo  que  vivo,  es  que  Él  comprende  mí  búsqueda,  la  de  aquella,  la  de  nosotros – nuestra  búsqueda.

Nuestra  Iglesia  si  algo  puede  dar  al  mundo,  es  el  proyecto  de  Jesús;  el  Reino  y  nos  recuerda  ÉL  mismo  en  San  Mateo 6, 33-:  “Busquen  primero  el  Reino  de  Dios  y  su  Justicia  y  lo  demás  viene  por  añadidura”.

Podemos  encontrar  nuestro  camino  en  la  pluralidad  que  hay  en  nuestra  propia  Iglesia,  a través  de  la  diferencia  de  los  dones  de  la  presencia  de  muchas  católicas  y  católicos,  en  una  verdadera  escucha  tolerante  y  una  conversación  honesta  y  transparente,  con  ideas  diferentes,  pero  sin  condenar,  mucho  menos  descalificándonos  los  unos  a  los  otros.

Yo  he   encontrado,  y  he  vivido  que  cuando  la  fe  está  separada  de  la  verdadera  misericordia  de  la  ternura  del  Padre,  que  nos  revela  el   Jesucristo  Histórico,  se  abre   un  camino  a  la  violencia,  es  cuando  nuestra  vida  eclesial   se  debilita,  y  ese  desgaste  no  la  provocan  “los  supuestos  enemigos  de  la  Iglesia”  como  suelen  llamárseles  a  los  que  pensamos  diferente,  sino  es  provocado  por  las  y  los  mismos  católicos   llenos  y  sedientos  de  violencia  por  condenar  toda  diferencia  y  pluralidad  existente,  al  estilo  del  fariseísmo,  mismo  que  llevo a la  muerte,  aquel  que  nos  da  su  amor.

En  más  de  una  ocasión,  más  de  una o más de uno  se  ha  sentido  desalentado,  herido  o  enojado  por  éste  tipo  de  catolicismo,  que  no  es  el  que  predica  Jesucristo,  una  verdadera  Comunidad  Cristiana  está  llamada  a  revelar  la  ternura  y  el  amor  de  Dios,  pues  todas  y  todos  somos  Hijos  de  Dios,  está  en  nosotros  de  llevar  a  ese  Cristo  Resucitado  donde  hay  muerte.

Las  y  los  que  se  hacen   llamar  Iglesia  de  Cristo,  no  pueden  entregarse  a  la  violencia  y  mucho  menos  a  la  condena,  que  viola  completamente  las  enseñanzas  de  aquel  que  dicen  seguir.  Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de  la  Iglesia,  sean  las  de  Cristo,  que  realmente  sean  atractivas,  llenas  de  misericordia,  llenas  de  gracia  y  sean  liberadoras.

Tenemos  que  ser  cálidos   hoy  en  día,  no  parecer  una  policía  moralina,  nada  más  viendo  en  qué  se  equivoca  la  humanidad,  para   juzgarla,   para  lograr  un  verdadero  encuentro  con  el  otro,   lograr  un  cierto  nivel  de  confianza,  así  llegar  como  amigos  y  no  como  los  que  se  creen “los  dueños  de  su  verdad”  imponiendo,  sin  importar  la  historia  y  la  humanidad  del  otro.

El  pensar  diferente  en  sí,  no  es  pecado  mortal,  al  contrario  es  una  actividad  que se  hace  libremente  y  bien  intencionada,  para   lograr  una  verdadera  racionabilidad  de  la  fe,  no  se  puede  creer  en  algo  que   nuestra  razón  no  entienda.  La  persona  humana,  hecha  a  imagen  y  semejanza  de  Dios,  es  hecho  por  y  con  amor,  para  llegar  a  nuestra  libertad  y   a  nuestra  plenitud  existencial.

Los  seres humanos  no  son  nada  menos,  que  la  obra  del  amor  de  Dios  mismo,  y  está  en  cada  una – uno  de  nosotros  complementarnos  con  la  riqueza,  la  pluralidad,  la  diferencia   de  los  demás,  estamos  llamados  a  reflejar  la  unidad  interna  del  Creador,  esta  complementariedad   será  posible  si  todas  y  todos  cooperamos  y  participamos  en  transmitir  la  vida  por  una  donación  mutua  del  Ser  al  Otro ¿Cómo  somos  con  el  otro,  con  el  que  difiere  de  nuestras  creencias? ¿Realmente  nos  motiva  la  misericordia  de  Dios?

Por lo tanto, en este momento debemos  ser  cautelosos  con  las  respuestas  rápidas,  duras,  llenas  de  violencia  y  de  condena,  no  son  de  alguien  que  se  atreva  a  llamarse  seguidor  de  Cristo.  Exigir  simulación,  encubrimiento,  excomunión  es,  en  realidad,  un  tipo  de  condena  y  de  rechazo.

El  amor  de  Cristo  nos  impulsa  a  amar  en  respuesta  y  a  buscar  respuestas,  no  condenas  sin  misericordia.   He  descubierto   un  Dios–Amigo,  es  siempre  un  compañero  que  me  acompaña  por   las  aventuras  de  mi  existencia,  de  tu  vida;  no  importa  a dónde  nos  lleve  ésta  aventura,  que  al  fin  al cabo, no  es  otra  cosa  que  nuestra  felicidad  y  nuestra  plenitud.

En  más  de  una   ocasión  Dios  nos  llama  a  transitar  por  caminos  que  no  están  considerados  por  más  de  una/uno,  más,  si  éste  es  de  pequeña  mente  y  llena  de  prejuicios. Dios  nos  acompaña,  ÉL  puede  sostenernos,   no  importa  qué  camino  escojamos.

Un  liberal  real  es  aquel,  cuya  energía  y  enfoque  están  dedicados  a  desarrollar  a  toda  humanidad,  busca  una  mayor  comprensión  de  los  misterios  de  la  fe.  Las   y  los  verdaderos  liberales  ayudan  al  desarrollo  de  los  dogmas  de  nuestra  doctrina,  para  abrirlos  a  la  comprensión  de  nuestra  sociedad  contemporánea.  Sin  liberales,   la  Iglesia  terminaría  siendo  una  comunidad  estática,  sin  vida  y  que  no  está  creando  esperanza,  marcada   por  la esterilidad   y  rígida,  que  no  provoca  palabras  de  vida  eterna,  sin  cuestionar  o   dudar,  sin  la  habilidad  de  crecer  en  sabiduría  y  conocimientos  que  abran  nuestra  mente  y  nos liberen,  están  provocando  su  propia  muerte.

Los  que  pensamos  diferente  hemos  caminado  solos  por  demasiado  tiempo.  Nadie  tiene  que  caminar  solo,  sino  con  el   otro.  La  gracia  y  misericordia  de  Dios  siempre  se  ofrece  a  todas  las  historias  humanas,  y  más,  para  sus  hijas  e  hijos  de  cada  época.

Lo  que  sigue  motivándome  a  enamorarme  del  proyecto  de  Jesús  y  me  sigue  atrayendo,  es  que  descubro  un  maravilloso  regalo  para  mí:  el  de  la  alternativa  de  descubrirme  equivocado   y  no  preocuparme  por  ello,  y  el  del  poder  de  mi libertad,   para  aprender  a  vivir,  para  descubrir  cómo  comportarme,  de  tal   manera  que  estuviera  preparado  para  recibir   el   bello  don  de  ser  amado,  por  los  otros,  por  ustedes,  por  ti,  por  nosotros,  por  Dios.

“Lo  sagrado  y  lo  profano  son  revelaciones  del  único  y  mismo  sol,  el  Misterio  salvífico  y  liberador  de  Dios”.

Leonardo  Boff  en <<Teología  del  cautiverio  y  de  la  liberación>> Ed. Verbo Divino 1992.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

Carta abierta al nuevo Papa

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de libertaegiustizia.it

imagen de libertaegiustizia.it

 .

 

“Para  ese  cambio  su  Santidad.  Creo  que  necesitarás  a  gente  aventurera, libre,  a  mujeres  y  hombres  dispuestos   a  navegar  entre  incertidumbres,  entre  persecuciones,  en  medio  de  la  tempestad  tal  vez. . .”
Del  libro <<VATiCANO  2035>>  Pietro  De  Paoli.  Ed. Grijalbo 2006. 

 

.

No  quisiera  estar  en  tu  lugar,  estás  en  el  dilema  como  cualquiera  de  nosotras  y  nosotros,  entre  servir  a  una  Institución  o  servir  al  Evangelio  Liberador  de  Jesucristo.  Entre  ser  un  católico  de  “fachada”  o,  esforzarte  por  ser  un  verdadero  seguidor  de  Cristo.

A  la  Iglesia  Católica  se  le  ama  o  se  le  odia  ¿Se  le  puede  amar, sin  criticarla?  En  el  amor  que  se   le  puede  tener,  está  la  corresponsabilidad  de  aprender  de  nuestros  errores  y  crecer,  aceptar  la  crítica   como   motor  de  cualquier   evolución,  siempre  será  necesaria   para  crecer.

¿De  verdad  nos  escuchará  el  nuevo  Papa? ¿O será  como  el  silencio  que  guarda  Dios  ante  nuestras   oraciones,  cuando  gritamos  justicia?

El  mundo  será  siempre  resultado  de  nuestras  acciones  y  de  nuestras  circunstancias,  estamos  ante  una  sociedad  más  sensible,  pero  también  no  dejan  los  poderosos  seguir  descubriendo  nuevas  maneras  para  enajenarnos  y  esclavizarnos.

Estás  ante  una  Iglesia  que  últimamente  está  estigmatizada  por  la  pedofilia  de algunos  de  nuestros  religiosos  y  sacerdotes.

El  problema  viene  de  atrás,  está  en  el  seminario,  tienes  que   apostarle  por  una  formación   verdaderamente  humana  y  no  uniformada – dogmática.   No  cerrar  los  ojos  ante  la  realidad  de  nuestros  seminarios,  donde  muchos  temas  siguen  siendo  tabú,  y  no  se  están  formando  personas,  sino  individuos–robóticos  que  repiten  esquemas,  para  aparentar  y  simular  ser  buenos–bonitos  pastores.

Y  la  postura  que  habrás  de  tomar,  es  que  esos  sacerdotes  sean  juzgados  por  las  leyes  civiles,  porque  de  ninguna  manera  somos  especiales  y  mucho  menos  “intocables”.

Está  la  tarea  pendiente  de  las  directrices  de  acción,  que  nos  propone  el  Concilio  Vaticano II.   Se  notaron  los  cambios  rápidamente  en  la  liturgia, pero  parece  que  nada  más  llegó  allí.

Nos  falta  apostarle  a  toda  una  <<renovación  en  el  lenguaje  teológico  de  nuestra  Iglesia>>. 

Hay  miedo  y  condena  al  tocar  ciertos  temas  y  dogmas  de  la  Iglesia hasta  el  día  de  hoy ¿Qué  no  se  podrían  repensar de  alguna  forma?  ¿No  seremos  capaces  como  Iglesia  abrirnos  a la  novedad  que  nos  pueden  dar  hoy  en  día  esos  dogmas?  ¿Cuál  es  el  miedo? No  somos  una  Iglesia  taquillera  al  estilo  del  PRI,  que  busca  solamente  acarrear  gente  para  sus  intereses  mezquinos.

¿Qué  Papa  se  atreverá  a  dar  la  ordenación  sacerdotal  a  las  mujeres? Y  ya   lo  he  dicho,  no  es  para  darles  su  dignidad,  ésta,  ya  es  de  ellas  desde  que  nacen,  porque  somos  personas  todas  y  todos,  sino  porque  tienen  todo  el  derecho  de  desenvolverse  en  este  medio,  porque  necesitamos  de la  perspectiva  femenina  en  el  Reino  de  Dios,  la  mirada  de la  mujer  en  nuestra  Iglesia,  también  tienes  ésta  tarea,  Papa,  aunque  digas  que  habrá   otros  temas  más   importantes.    Espero  que  tu  actitud  no  sea,  como  la de  muchos  sacerdotes,  sino  te  adaptas  o  no  aceptas  los  términos,  eres  libre  de  irte  de  nuestra  Iglesia  porque  no  eres  capaz  de  llevar  a  cabo  nuestras  normas  y  reglas.

Soy  Humano,  diría  mí  filósofo  predilecto  Friedrich  Nietzsche: “Demasiado  Humano” Eso  soy,  demasiado  humano,  pero  alguna  vez  llegó  a  mí,  el   mensaje  de  Cristo, sobretodo  <<Las  Bienaventuranzas>>  éste  proyecto  le  dio  un  motivo  y  un  significado  a  mi  existencia,  me  ha  regalado  una  vocación  para  seguir  creyendo  en  la  bondad  de  la  humanidad.

Tengo  errores  y  los  seguiré  cometiendo,  pero  tengo  la  libertad  para  aprender  de  ellos  para  seguir  evolucionando  y  crecer  en mi  humanidad,  también  seré  juzgado,  caeré  una  y   otra  vez,  pero  me  levantaré.   Tengo  sentimientos  como  cualquier  persona,  me  enamoro,  lloro  como  cualquier  ser  humano,  echo  de  menos  a  muchas  personas  que  me  han  dado   otra  manera  de  ver  la  vida,  cada  vez  que  me  hago  más  viejo,  los  extraño  más,  me  duele  las  injusticias  cometidas  en contra  de  nuestra  gente,  me  desespero  en  más  de  una  ocasión,  ante  la  violencia  absurda  y  no  poder  cambiar  la  muerte  de  alguien  más,  me  encariño   en  cada  comunidad  en  la  que  me  envían  a  trabajar  y  me  duele;  cuando  me  llaman  a  continuar  mi  misión  en  otro  lugar,  río  y  sonrío  ante  un  rostro  bondadoso,  me  encanta  bailar,  escuchar  música,  leer,  ir  al  cine,  soy  un  ser  humano   con  miedos,  pero  también  con   valentía  para  enfrentar  cualquier  reto  que  venga.

Tu  Iglesia  Papa,  está  formada  y  acuden  a  ella  seres  humanos,  que  tienen  hambre  y  sed  de  misericordia,  como  él,  como  aquellas,  como  yo.

Nuestra  Iglesia  Papa,  está  llamada  a ser  << Ser Humana>>  y  no  dogmática  por  el  dogma  nada  más,  sino  buscar  la  liberación  de  nuestra  humanidad,  para  llegar  a  la  plenitud  de  nuestra  vida.   Tenemos  la  tarea  de  construir  ese  cielo  aquí,  desde  nuestra  realidad.

Me  siento  parte  de  tu  Iglesia,  me  esfuerzo  por  amarla,  en  ese  amor  quiero  ver  una  Iglesia  con  brazos  humanos  como  los  de  Cristo,  abiertos  a  darnos  una  acogida  amorosa  y  no  una  Iglesia  cerrada   por  los  prejuicios.

Alguna  vez  soñé,  que  salía  el  nuevo  Papa  al  balcón  de  Roma,  a  darnos  la  bendición,  pero  antes  de  darnos  el  saludo  papal,  pronunció  éstas  palabras;

Acérquense:

Los  pisoteados  por  los  políticos  corruptos

Los  homosexuales  y  lesbianas   desechadas  por  sus  hogares

Los  divorciados  vueltos  a  casarse

Las  abortistas  no  comprendidas

Las  teólogas  y  teólogos  silenciados  por  buscar  la  transparencia

Los  sacerdotes  casados

Las  sacerdotisas,  pues  ellas  también  son  parte  del  Reino

Las  víctimas  de  los  desaparecidos  y  muertos  por  guerras  estúpidas

Las  prostitutas  y  teiboleras   estigmatizadas  por  la  sociedad

Las  y  los  que  estén  cansados  por  luchar  por  un  mundo  mejor

No  olviden  que  alguna  vez   dijo  Jesucristo: “Bienaventurados  los  que  sean  perseguidos  por  causa  de  la justicia,  porque  de  ellos  es   el   Reino  de  los  Cielos”.

Acérquense,  que  nuestra  Iglesia  los  consolará  y  los  reivindicará,  curará  sus  heridas  y  su  cansancio.

“El  Pontífice  cree  que  la  Iglesia  tiene  necesidad  de  este  nuevo  concilio  ecuménico  para  avanzar  más”.
De la  novela  <<VATiCANO  2035>> Pietro De Paoli. Ed. Grijalbo 2006.     

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

 

 

 

 

 

 

 

 

La familia en tiempo de crisis

Por : Juan Pablo Cruz Alvizo

Twitter: @jpcruzalvizo

imagen tomada de gustavozepedateg.wordpress.com

.

Recordaba en estos días el VI Encuentro Mundial de las Familias en enero de 2009 y pensaba en tres cosas importantes que dejó este encuentro: Primero, es necesario recuperar los espacios perdidos en la sociedad, especialmente entre aquellos en los  que hemos perdido credibilidad como Iglesia. Segundo, urge privilegiar el modelo de familia tradicional, que no monopolizarlo, a pesar de la gran variedad de formas de organización que proliferan ya en nuestro entorno; y tercero, tenemos que recuperar los valores humanos y cristianos que, incluso los mismos cristianos hemos ido dejando en el clóset y que tenemos que “desempolvar”.

            Cuando digo que hay que recuperar espacios no me refiero a ser nuevamente una sociedad homogénea de fieles católicos. En nuestros tiempos, esto sería iluso y ensoñador. Lo que quiero expresar con esto, es que cuando en nuestro país, uno de los más católicos del mundo, tuvimos un evento de esta naturaleza; no faltaron las voces que se levantaron al grito de: “Nos están robando la soberanía” y “Nos quieren abolir el estado laico”.

Todo esto se dió como una reacción a la defensa que la Iglesia hizo de la vida en contraposición con las propuestas de aborto y eutanasia en el Distrito Federal, específicamente, y también por el tema de las sociedades de convivencia tan traídas y llevadas en tiempos no muy lejanos.

Los “librepensadores” y radicales anti-clero y anti- Iglesia, no se hicieron esperar en reacciones violentas por considerar a la Iglesia como retrógrada y pisoteadora de los Derechos Humanos.

De aquí que sea de vital importancia que nos acerquemos a nuestra sociedad para responder a las interrogantes que nos hacen, a través del diálogo, en un ambiente de mutuo respeto y acompañado de una verdadera coherencia, que les de la seguridad que no les damos a conocer la verdad de una Institución, sino la Verdad de una persona que es Jesucristo, el verdadero liberador del pecado y de la opresión de los Derechos Humanos.

En este sentido me parece muy iluminador cuando Monseñor Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, expuso, ante quienes seguían  pensando que es anacrónico el modelo de familia de Padre, Madre e hijos: “La Iglesia no inventa un modelo de familia, sólo propone el que Dios mismo ha mostrado desde el principio de los tiempos. Intentar modificarle a Dios sus planes es pretender ser nuevos dioses. Respetamos la libertad de quienes piensan distinto, aunque les advertimos los daños que pueden sufrir; pero que respeten nuestro derecho a proclamar también la verdad de Dios” (La jornada p. 39 21 de enero de 2009). ¿No es este un verdadero ejemplo de cómo nuestra Iglesia puede dialogar con respeto, autoridad y verdad ante quienes piensan distinto?

Por otro lado, para muchos es difícil hablar en el ámbito eclesial de la familia, pues, al parecer hay una especie de monopolización de parte del clero y la vida religiosa y le damos un sobre valor a dichas vocaciones, mientras que la vocación del matrimonio y de la familia  muchas veces queda relegada al último lugar.

Tal parece que nos olvidamos que si le echamos cuentas hay mayor número de familias en nuestras comunidades que vocaciones religiosas y sacerdotales, por lo que nuestros esfuerzos deben ir a favor de las “mayorías”, sin dejar de lado estas vocaciones específicas.

Hace algún tiempo escuché a un sacerdote mencionar que su prioridad pastoral son las familias tradicionales, y me dejó pensando en aquella frase de Jesús: “No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos” (Lc. 5,31), es decir, me parece que es importante atender a las familias tradicionales, sin embargo, en primera instancia, generalmente los hijos de esa familia generarán familias tradicionales, pero es más probable que los miembros de familias disfuncionales estén más propensos a generar familias disfuncionales.

Entonces, ¿Quién atenderá estas familias? ¿Cómo evitaremos que se siga repitiendo este círculo vicioso? Esto nos trae consigo la urgencia de crear estructuras pastorales para atender estas familias, perder el miedo a las cosas nuevas. Tenemos que ir, como nos lo recuerdan los obispos latinoamericanos, a los más alejados (DA 199), y ¿Quiénes más alejados que los que viven en el error, ya sea por ignorancia, ya por las diversas circunstancias de la vida?

Por último, es el momento de recuperar los valores humanos y cristianos, y qué mejor lugar para cultivarlos que la familia, pues es un espacio donde debe proliferar el amor y la enseñanza.

Lamentablemente nuestras familias se ven cada día más amenazadas por ideologías, tendencias y diversos desafíos que tienen que esquivar para no verse afectadas, sin embargo también el ritmo de vida es tan vertiginoso, que nos encontramos con familias, que aunque viven juntos, se ven poco por los diversos horarios de trabajo y escuela.

Pero no podemos dejarnos abatir por las adversidades, antes bien hay que mirar el futuro con esperanza, al fin y al cabo es una de las virtudes que nos caracterizan especialmente a los cristianos y es uno de los valores que hay que potenciar en nuestras familias a través de la formación y especialmente en los cursos prematrimoniales, para que los futuros contrayentes se den cuenta de la magnitud del compromiso que adquieren y que adquirimos toda la Iglesia junto con ellos.

Podemos aprovechar ocasiones como el día de la familia o campañas publicitarias ya existentes para reforzar la vivencia de los valores en las familias, así como los cursos catequéticos de Padres de  familia y de los mismos niños.

La familia es en fin, un abanico de posibilidades para reactivar nuestra a veces anquilosada pastoral, pero además, podemos decir, el motor que puede mover a la gran maquinaria que es la Iglesia, sólo falta que le demos su lugar, que nos preocupemos por formar verdaderas familias, que estén  realmente comprometidas con la Iglesia y con el anuncio del Reino.

P. D. ¡Viva la familia!

jpcruzalvizo@hotmail.com


Hacia una fe indignada

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 

 

Para  aquellos  católicos – cristianos  trasnochados  y  caducos
Que  no  quieren  adaptarse  a  una  nueva  manera  de  entender 
El  Reino  del  Padre  y  de  recrearlo  para  vivirlo
De  manera  novedosa  hoy  en  día.  

 

“¡iNDiGNATE! Un  grito,  un  toque  de  clarín  que  interrumpe  el   tráfico  callejero  y  obliga  a  levantar  la  vista  a  los  reunidos  en  la  plaza, , ,  una  alerta  para  no  bajar  la  guardia”. 
¡INDiGNATE!  Del  libro  de  Stéphane  Hessel.  Prólogo  José  L.  Sampedro.  Ed.  DESTiNO  2011. 

 .

Tal  vez,  no  me  equivoque,  al  afirmar  que  el  problema  de  México,  es  la  forma  en  cómo  han  utilizado  la  educación  pública  y   privada;  el  Estado,  los  gobiernos,  las  Iglesias,  para crear  ciudadanas  y  ciudadanos  apáticos,  indiferentes  y  sobretodo  sumisos.

Sobre todo  el  PRI,  utilizó  la  educación   para  hacerse  legítimos  en  su  gobierno  por  más  de  70  años  y  la  Iglesia  de  paso  le  ayudó,  para  provocar  católicos  y  católicas  manejables  a  su  antojo  y  a  sus  intereses  mezquinos,  ante  cualquier  autoridad,  sin  cuestionarla  ó  llamarla  a  rendir  cuentas.

Esto  ha  llevado  a  las  y  los  católicos – cristianos   a  llevar   consigo  un  mapa  mental  en  su  cerebro,  imposible  de  romper  con  el.

Esto  ha  creado,  en  las  y  los   ciudadanos  la  creencia  a  reducir  el  papel  de  la  política  a  tachar  el  logo  de  algún  partido  político.

Creer  que  el   y  la  católica,  las   religiosas,  el  sacerdote  se    la  pasen  encerrados  en  la  sacristías  de  sus  templos,  viendo  pasar  la  Historia,  sin  comprometerse  con  ella,  mucho  menos  asumir   nuestra  responsabilidad   histórica.   Es  un  error  garrafal  hoy  en  día  y   una  tristeza,  pues   los  y  las  católicas  en  éste  instante  tienen  una   gran  oportunidad  para   provocar  y  hacer  creíble  el  Reino  de  Dios,  que  no  es  otra  cosa  que  vivir  la   justicia  y   tener  lo  necesario  para  llevar   una  existencia  en  plenitud.

La  fe  como  indignación,  no  es  nueva  en  nuestra  cultura  cristiana,  no  olvidemos  que  el  primer  indignado  es  Jesucristo,  a  muchas  católicos  y  cristianos   quieren  borrar  el  hecho  cuando   el  mismo  Jesús  entró  al  templo  y  se  enfrentó  a  todos  los  negociantes  de  la  fe  de  su  época,  y  parece  que  se  les  olvida  a  esos  católicos  santurrones  y  falsos,  el  motivo   por  el  cual  Jesús   fue  asesinado,  que  fue  por  la  opción  del  Reino  del  Padre.

Los  y  las   católicas,  tienen  que  tener  en cuenta    que  toda  síntesis   de  pensamiento,  de  valores,  de  sentido  y  significado  de  vida,  toda  espiritualidad  precipita  en  torno  a  la  experiencia  humana   fundamental  y  esta  le   sirve  como  catalizador  para  su  Historia.

Esta  experiencia  fundamental  es  algo  que  marca  a  la  persona  en   todos  los  niveles  de  su  vida.

Esta  experiencia   humana  fundamental  Pedro  Casaldáliga (religioso – teólogo – escritor  y  poeta  de  origen  catalán,  radicado  en  Brasil)  la  llama  “indignación  ética”  con  ella  podemos   compartir  con   creyentes  y  no  creyentes,  y  tiene  un  sentido  más  amplio  en  asumir  nuestro  protagonismo  histórico,  más   amplio,  más   allá,  de  la  sacristía  y  estar   encerrados  en  nuestros   templos.    Se  busca  encarnar  la  Buena  Nueva  en  nuestro  entorno  histórico,  que estamos  viviendo  en  éste  instante  y  no  el  pasado.

Atreverse  a  vivir  la  indignación  ética  hoy  en  día  es:  tener  una  percepción  de  la  realidad  fundamental; ser  sensible  y  despertar  mí  indignación  ética  ante  la  realidad   que  estoy  viviendo;  despertar  mí  percepción  ineludible;   y  actuar  por  la  toma  de  una   postura  u  opción   fundamental  en  mí  actuar.   Al  ser  capaz  de   atreverme  a  percibir  estas  realidades,  es  cuando  despertaremos  nuestra  <<indignación  ética>>.

Esta  indignación  ética,  nos  llevará  a  vivir  la  radicalidad  que  viene  en el  hondo,  de  nuestras  raíces    últimas  de  nuestro  ser.   Esta  indignación  radical  no  brota  de una  circunstancia   o  de  una   ideología  en  particular,  mucho  menos  por  pertenecer  a  algún  partido  político  o  religión,  sino,  que  uno  la  percibe   y  la  vive,  por  el  mero  hecho  de  ser,  seres  humanos.

Una  indignación  tan  irresistible  que  no  deja  comprender,  cómo   pueden   no  sentirla   otros  seres  humanos.

La  indignación  ética   que  nos  lleva  a  la  indignación   radical,  nos  cuestiona   en  lo  más  hondo  de  nuestro  ser,  nos  vemos  interpelados  de   una  forma  ineludible,  sentimos  que  no  podemos  convivir  o  pactar  con  la  injusticia,  porque  sería  una  traición  a  lo  más  íntimo  y  profundo  de  nuestra  conciencia  y  ser.

Tomar  una  postura  negativa  frente  a  mí  indignación  ética   radical,  sería   la  cerrazón  de  nuestro  corazón,  la  falta  de  sensibilidad,  la  apatía,  la  indiferencia.

“Una  persona  no  se  hace  revolucionaria  por  la  ciencia,   sino   por  la  indignación”.

Pedro  Casaldáliga  y  José  Ma  Vigil  de  su   libro  contestatario:”Espiritualidad  de  la  Liberación”.  Ed.  Sal Terrae  1992.  Colección  PRESENCiA  TEOLóGiCA.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.    

imagen del texto: blogs.periodistadigital.com

Pascua también es conversión

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

Durante los cuarenta días de la Cuaresma, previos a la Pascua, la tónica del tiempo es la conversión. Se insiste siempre en ese aspecto esencial de la vida cristiana: hay que cambiar de vida, hay que hacer realidad la metanoia que nos exige el seguir a Jesús y la lucha por el Reino.

La conversión supone así, un esfuerzo conciente por ser como Jesús, por dejar atrás, de la forma más radical posible, al pecado; además de una práctica intensa de la caridad y la misericordia como hábitos de vida.

Estas prácticas, acompañadas por la oración y la penitencia, preparan y disponen al creyente al encuentro profundo, auténtico y personal con el Resucitado; encuentro que se extiende con la exuberancia de la cincuentena pascual.

¿Pero qué pasa durante la Pascua? ¿El cristiano ya no requiere conversión? ¿Ha llegado el Reino? ¿Vivimos en un falso triunfalismo?

Obviamente la respuesta es no. El creyente, mientras peregrine por este mundo, estará necesitado de la conversión. La conversión es permanente. Más aún, la conversión debe ser una actitud en el cristiano.

La falta de conversión como actitud creyente ha degenerado en una vida cristiana edulcorada y sin exigencias. Y eso se nota. El descenso de credibilidad de la Iglesia y su pérdida de prestigio no provienen de una persecución mal intencionada. Si así fuera, podríamos vanagloriarnos de ser perseguidos por la causa de Jesús. Pero no es así. La misma Iglesia Católica que ayer era valorada por su firmeza frente a las dictaduras y su servicio a las víctimas, en un breve tiempo se ha hecho muy poco creíble y hasta despierta animosidad en muchas personas.

Acusan a la Iglesia los abusos protagonizados por sacerdotes o religiosos. Pero también una impresión general de que se ha hecho lo posible por ocultarlos o por dilatar su sanción. Ha predominado una sensación de poca transparencia. Lo que es explicable aunque haya sido con la buena voluntad de no dañar a las personas ni el mismo anuncio de Jesús. Pero de hecho el secretismo ha aumentado el escándalo.

También cuenta en el menor aprecio por la Iglesia, un cansancio generalizado con su autoritarismo y centralismo. Hay razones que avalan la necesidad de cuidar su unidad y disciplina, pero nuestra cultura actual exige más flexibilidad, participación, escucha, libertad de opinión, y reacciona con fuerza ante lo que es impuesto desde arriba.

A veces la Iglesia ofrece públicamente su aporte a la sociedad en una forma que deja la impresión de pretender ser maestra de todos, como exigiendo sumisión de la sociedad entera sin dar argumentos para ello, acentuando así la impresión de ser “dogmática” en el peor sentido de la palabra.

Molesta la gran diferencia entre Jesús y la Iglesia cuando se considera el ejemplo de pobreza y humildad del primero y la riqueza y poder de la segunda. El Papa puede vivir con sencillez, pero si se muestra ante el mundo como un monarca con una corte de lujo, la gente hablará despectivamente del “oro del Vaticano”.

¿Cómo ver el futuro? Hay que entender que esta crisis es una gran oportunidad para tener en cuenta nuestras fallas y nos apliquemos a una conversión más profunda.

De la mano con el Espíritu, hay que repensar la Iglesia. Una Iglesia fervorosa, formada por personas libres, sin fetichismos, sin miedos, alegres, felices de estar tratando de seguir al Señor. Podemos pensarla muy fraterna, con verdadero respeto y cariño de unos por otros. Como una comunidad de iguales en que la autoridad muestra tangiblemente esta igualdad, en su tono, su vestimenta, su modo de proponer, escuchar y mandar. Una Iglesia preocupada de verdad por lo que le pasa al hombre realmente, por la vida de las familias, por el trabajo, la economía, la creación artística y la situación de los más pobres.

Que recuerde el carácter subversivo del Evangelio, que ensalza a Dios que derribó de sus tronos a los poderosos y engrandeció a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos despidió sin nada (Lc 1, 52-53).

Si no soñamos algo así, querrá decir que ha dejado de correr por nuestras venas la alegría de la Pascua de Jesús.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

¿OPCIÓN POR LOS POBRES EN UN MUNDO GLOBAL?

Vida para una ciudad que grita. by Humberto de Jesús Viñas García


Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Pedro Casaldáliga nació en 1928 en Barcelona y fue consagrado obispo de São Felix do Araguaia, Matogrosso Brasil en 1971. Desde entonces ha sido uno de los más aguerridos y radicales defensores de la justicia, de la opción por los pobres y lo auténticamente humano en el mundo.

El obispo incómodo Casaldáliga recuerda a las conciencias cristianas que fuera de los pobres no hay salvación y que la religión y la política han de responder a esta exigencia hasta sus últimas consecuencias.

El panorama mundial que vivimos plantea retos globales a la política y a la religión, y no hay que olvidar que para el cristiano, la política es el instrumento de hacer vida y de construir la justicia de la que habla la religión cuando mira al Reino de Dios y a Jesucristo. Nada más falso e irresponsable que afirmar que la fe y la política no tienen nada que ver una con otra.

Los nuevos dogmas ideológicos posmodernos y neoliberales sostienen lo siguiente:

1. Se acabó la era de los bloques: hemos llegado a un mundo unipolar, sin contrincante. Sin embargo los pueblos árabes están levantando la voz y rechazando al nuevo bloque del occidente capitalista.

2. Se acabó el ciclo de las revoluciones antiimperialistas. Hay que convivir con el Imperio. Aunque el movimiento indígena zapatista es una voz que niega esta afirmación.

3. Además ya no tiene sentido hablar de imperio ni de antiimperialismo. Sin embargo la pax americana y la “dolarización” de la economía dicen lo contrario.

4. Se desmoronó el socialismo real. No hay alternativa al capitalismo. “Fuera del capitalismo no hay salvación”. Hemos llegado al final de la historia. Todo lo que venga en el futuro ha de ser más de lo mismo, evolucionado o mejorado, pero siempre dentro del marco del sistema, que ya es el definitivo. Sin embargo China, Cuba, Venezuela y Bolivia levantan la mano.

5. Triunfó el capitalismo, en el neoliberalismo. Es el único que produce riqueza. Es el que va a redimir al mundo por el tradicional efecto cascada, que primero exige un tiempo de almacenamiento de riqueza arriba, antes de que rebose y se derrame hacia abajo. Pero ¿a quién le ha tocado algo de las obscenas fortunas de Bill Gates o de Carlos Slim?

6. Se impone el mercado total, que se ha evidenciado como la mejor fórmula económica. Todo es objeto de mercadeo, todo se compra y se vende, nada se debe subsidiar. Sólo así estaremos en condiciones justas y equitativas: ganará el que más trabaje, el que más produzca, el que mejor venda. Quien no sepa competir quedará marginado, se excluirá a sí mismo. Sin embargo EE. UU. subsidia a sus campesinos y la creciente piratería es también una forma desesperada de entrar al mercadeo. Y además, una crisis en ciernes…

7. No hay alternativa ideológica, no hay otra salida económica. Fracasaron todas. Quedó en solitario, victoriosa, la del neoliberalismo. Las ciencias sociales están en crisis, desorientadas, sin vislumbrar otra salida que la del omnipresente neoliberalismo. Hasta el Che Guevara se ha vuelto una marca para niños nice. Sin embargo, el nacimiento de los Caracoles Zapatistas y las mesas del Buen Gobierno en agosto de 2003 como expresión viva de los Acuerdos de San Andrés, saboteados por el congreso en el sexenio de Fox, son un grito opuesto a estas afirmaciones.

8. Lo que se ha vivido en las décadas pasadas ha sido un sueño ideológico un romanticismo revolucionario carente de base que se ha evidenciado a estas alturas como sencillamente inviable.

Ante todo esto, ¿qué sentido tiene la opción por los pobres? ¿qué queda de la opción por los pobres que proclama la Teología de la Liberación?

Queda Dios, definitivamente, con su opción, firme e irrevocable. Y quedan los pobres, por ahora, más numerosos y más pobres. Queda también el Evangelio, como buena noticia de Dios para ellos y para todos los que son compañeros de esperanza y de causa por los pobres.

El neoliberalismo está en el extremo opuesto de la opción por los pobres. Por eso, el neoliberalismo es pecado, aunque sea lo único ahora fácticamente posible, por ahora. Los cristianos sólo podemos vivir en él como en el exilio, en estado de evangelización misionera y de profecía, con la obsesión permanente de no acomodarnos a este mundo. Queda la búsqueda de alternativas económicas, incluso dentro del sistema. No aceptar nuevos dogmas en economía ni doblegarse ante certezas científicas nuevas.

Queda una certidumbre: no dejarse convencer por los que han claudicado. No era inviable el proyecto de fraternidad, sin negar los evidentes defectos; lo hicieron inviable. Dos no viven en fraternidad si uno no quiere. Pero el proyecto sigue, con todos los replanteamientos necesarios; porque nosotros no creemos en el derecho de la Fuerza.

Queda la encarnación: compartir la noche oscura de los pobres, recogiendo la herencia de resistencia de los pueblos en tantas seculares noches históricas. Queda el aguante, a pesar de las deserciones. Probar ahora, en los tiempos difíciles, la calidad de nuestra opción por el Reino y por los pobres.

Queda la convicción, la fuerza interior que nos hace sabernos y mantenernos en la Iglesia de Jesús y en la utopía segura del Reino, aunque se instalen en la Iglesia las dudas y la connivencia con el sistema, el hacer el juego -consciente o inconscientemente- a los que oprimen al Pueblo.

Queda la rebelde fidelidad, o la profecía al interior de una Iglesia que proclama triste y esquizofrénicamente la opción por los pobres en teoría y de hecho opta contra ellos. En medio de la revolución de derechas y de la involución eclesial es esencial la capacidad de resistencia.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com