Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

La voz del Evangelio en la posmodernidad

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

imagen de decualquiermodocaeradepie.blogspot.com

imagen de decualquiermodocaeradepie.blogspot.com

.

“Discernimos que al bárbaro le resulta fácil ser sano; para el hombre de cultura, es una tarea dura.” (Sigmund Freud)

.

Hace tiempo escuché a un cura en su sermón señalando que hacía falta que los padres de familia voltearan a ver sus hijos, que los descubran, que les inculquen valores, que les enseñen el respeto al prójimo; que por eso la sociedad está en un bache, la sociedad se desmorona; en un “atolladero”.  La estructura primigenia de la sociedad que es la familia está produciendo sujetos sin ley, que se les hace fácil delinquir; ¿por qué? porque en su familia no se les inculcaron los valores; el amor, el respeto, la gratitud, el esfuerzo, la disciplina, la tolerancia la paciencia, el compartir; todos estos valores con los que la cultura se afianzó y se logró conquistar la civilización.

La cuestión es la siguiente: ¿Cómo enseñar en la familia los valores como lo son la tolerancia, el respeto, la disciplina, cuando la sociedad en la  que estamos inmersos lo que nos dicta son otros valores como la competitividad, el individualismo, el consumismo, el materialismo, el hedonismo, la cosificación? ¿Cómo educar a nuestros hijos con valores de fraternidad cuando vemos que el que tiene éxito en la vida es precisamente por lo contrario? ¿Cómo educar a nuestros hijos en base a que lo bueno cuesta cuando vemos que los que se hacen millonarios lo hacen acosta del dinero fácil?

Resulta interesante la propuesta. De un tiempo para acá la Iglesia está tomando la palabra, está hablando fuerte; sabedora de que en la actualidad las Instituciones como la educativa, la institución política o la ciencia no están respondiendo a la exigencia ética. La Iglesia quiere asumir ese rol, y por eso en la actualidad propone, y nosotros lo que deberíamos hacer es analizar el mensaje y no tanto al mensajero.

Sé que dentro de la Iglesia pudiera existir motivos fehacientes que hacen desmotivar al feligrés, sabemos que la Iglesia está pasando por un mal momento; pero nosotros como sociedad debemos rescatar el mensaje del Evangelio que no es más que otra cosa que el Amor, vivir con Amor y eso a nadie, hasta hoy, le ha hecho daño.

A la iglesia se le puede criticar, por sus frutos, por sus actos, por su pasado, por sus representantes, por sus dogmas, por su metafísica, pero ¿qué ganaríamos con seguir criticando a los prelados? nada, mejor escuchemos sus preceptos, mantengámonos abiertos a sus posturas, escuchemos y analicemos con un sentido crítico y tolerante su visión de la existencia.

 

Vientos de cambio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

imagen de anclajedeluz-rayma.blogspot.com

imagen de anclajedeluz-rayma.blogspot.com

 

“Nos  enfrentamos  a  un  fenómeno  que la  jerarquía  católica  no  quiere  ver,  ni  aceptar:  la  no – transmisión   de la  fe  de  una  generación  a  otra”.

<<Bernard  Sesboüé  sacerdote  y  teólogo contemporáneo francés>>

 

Desde  la  llegada  del  Papa  Francisco  a  dirigir  la  Iglesia  católica,  han  circulado  por  las  redes  sociales,  pensamientos  y  noticias  que  supuestamente  ha  dicho  el  Buen Francisco,  a  lo  que  después  el  portal  del  Vaticano  las  ha  desmentido.

Haciendo  a  un  lado  el  efecto  mediático  que   puede  provocar  dichas “afirmaciones”  sean   ciertas,  o  sean  falsas,  en  el  fondo  descubrimos   una  <<sed  de  cambio>>  de  un  sector  de la  humanidad  y  que  en  más,  de  un  católico  se  respira ¿Se  avecina  un  cambio  de  paradigmas? El  mismo  evangelio  lo  es,  en  una  sociedad  que  se  derrumba  ante  la  corrupción  de  nuestros  políticos  y  una  economía  que  cada  vez  vela  menos  por  los  más  pobres.

Ante  este  panorama  me  surgen  inquietudes,  que  tenemos  la  obligación  de  hacernos  y  de  responder  también.

¿Qué  ministerios  necesita  la  Iglesia  de  hoy,  para  ser  la  Iglesia  del  mañana? ¿Por qué  se  sigue  teniendo  miedo  abrir  más  ministerios  a  las y  a  los  bautizados? ¿Por qué no abrir  el  sacerdocio  a la  mujer?

Nuestras  laicas  y  laicos  tienen  un  papel  efectivo  y  palpable  en  nuestra  Iglesia  católica.

No  podemos  negar  que  ellas  y  ellos,  son  los que  llevan  a  cabo  la  responsabilidad  pastoral  de nuestras  comunidades.

Si  queremos  ver  sobrevivir   a  la  Iglesia  en  el  día del  mañana ¿No  deberíamos  de  hablar  hoy  en  día  de <<ordenación para  el  ministerio  pastoral>> para  nuestras  bautizadas  y  bautizados?

No  es  noticia  nueva  ya,  hoy  en  día  que  no  bastan  los  presbíteros  para  todo  lo  que espera el  pueblo  de  Dios  de ellos  y que  no  se  alcanza  atender  a  la  población  designada  por  el  obispo  de  cada  diócesis.

Por  lo  tanto,  ¿qué  hacer  entonces  en  una  Iglesia  que  no  puede  prescindir  de la  eucaristía?

La  tarea  urgente  que  tenemos  ante  nosotros  es  hablar  y  abrir  en  nuestra  Iglesia  católica  la <<ordenación  para  el  ministerio  pastoral>> a  nuestras  laicas  y  laicos.

Es   triste  ver  como  nuestras  comunidades  cristianas,  cada  vez  se  debilitan  más,  por  la  falta  de  atención  pastoral.  Eso,  sin  mencionar  la  gran  falta  en  la  educación  de la  fe  de  los  feligreses,  muchas  y  muchos  de  ellos  tienen  una  fe  infantil,  o  que  se  quedó  con  lo  que  le  dieron  en  el  catecismo,  si  es  que  asistió.

Es  inevitable  hoy  en  día,  no  delegar  más  responsabilidades  a  las  y  a  los  feligreses,  ellos  mismos  forman  el  grueso  de  las  Iglesias.

No  olvidemos,  que  lo  esencial  es  llevar  a cabo  la  propuesta  de  Jesucristo,  que  es  el  Reino  de  Dios  y  su  justicia,  y  no  la  institucionalidad,  para  privilegiar  un  sector  de  la  jerarquía  católica,  no  nos  debe  de  preocupar  esto  último,  sino,  simplemente  seríamos <<Funcionarios  sacramentalistas>>  y  lo  que  deberíamos   y  estamos  llamados  a  ser  y  a  formar,  es  apóstoles  y  testigos  del  amor  de  Dios  y  de  su  evangelio.

Si  leemos  <<los  signos  de  los  tiempos>>  no  podemos  tapar  nuestros  ojos  ante  una  realidad  que  se  vive  en  nuestras  comunidades,  vemos   que  algo  ya  viejo  y  anticuado  está  muriendo  en  nuestra  Iglesia,  pero,  por  otro  lado  también  descubrimos  que  surge  germinaciones  nuevas, esto  nos  da  esperanza.  Esto  hay  que  ponerlo en  relación;  las  sombras   y  las  luces,  para  poder  comprender  la  mutación  que  vive  hoy   la  Iglesia,  en  este  nuevo  vislumbrar  de  siglo, aunque  más  de  uno,  no  le  interese  y  se  quede  cruzados  de  brazos,  no  podrán  detener  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia  católica  hoy.

No  olvidemos  que  el  ministerio  ordenado  y  la  comunidad  eclesial,  son  vías   de  comunicación  del  Reino  y  de  la  Misericordia  de  Dios,  no  son  el  fin  absoluto,  solamente  son  herramientas  que  fueron  creadas  para  comunicar   un  proyecto.  Por lo tanto,  estamos  llamadas  y  llamados,  para  abrirnos  y  aceptar  los  cambios  que  sean  necesarios,  para  llevar  a cabo la <<ordenación  para  el  ministerio  pastoral>>  a  más  bautizadas  y  bautizados.  En  la  práctica  diaria  de  nuestras  comunidades,  son  ellas  y  ellos,   los  que  forman  el  cuerpo  pastoral  y  son  los  que  dirigen   a  los  diferentes  grupos  apostólicos  y  los  diferentes  carismas  de  nuestras  parroquias.

No  se  trata  de  clericalizar  a la  laica  y  al  laico,  pues  esto  no  resuelva  nada  y  se  cometerían  los  mismos  errores  que  hemos  cometidos  nosotros,  la  tarea  es  abrir  más,  las  responsabilidades  y  delegar  a  las  y  a  los  bautizados  más  comprometidos  y  formados  en  la  fe.

Hago  eco,  a las mismas  palabras de  Jesús,  que  nos  recuerda  el  evangelio  San  Mateo 14, 27-:”¡Ánimo!  Que  soy  yo,  no   tengan  miedo”.  No  tengamos  miedo  a  dejar  los  esquemas  anticuados  y  viejas  formas  de  ser  Iglesia,  y  ¡Lancémonos  a  nuevas  formas  de  ser  Iglesia  en  nuestra  época  contemporánea!.

“La  palabra  de  la  Iglesia  sólo  será  creíble,  por  el  testimonio  de  sus  comunidades  y  por  la  calidad  de  su  acción”.

<<Bernard  Sesboüé>>

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor       

 

La verdad nos hará libres

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

“Los  seres humanos  reaccionan  no  frente  a  la  realidad, 
sino  frente  a  las  ideas  que  tienen  en  su  mente”
<<Anthony  de  Mello: sacerdote  jesuita  hindú>>

 .

Es  bastante  curioso,  aún  más  misterioso  del  cómo  los  seres humanos se  la  pasan  buscando  la  verdad.

Tal vez,  teniendo  la  certeza  que  solamente  en  la  verdad  encontrarán  liberación,  vivir  en  plenitud  y  trascender.

Tienen  sed  de la  verdad,  pero  lo  que  me  causa  asombro  y  seguirá  siendo  un  misterio,  es  cuando  logran  estar  frente  a  la  verdad,  sus  reacciones  son  muy  contradictorias,  veo  actitudes  de  rechazo,  de  hostilidad  y  de  desconfianza ¡Le  tienen  miedo  a  la  verdad!

Alguien  dirá ¿Para  qué  quiero  la  verdad? ¿Hacia  dónde  nos  lleva  la  verdad? ¿Sirve  de  algo  la  verdad?

Lo  que  he  vivido  en  mi corta  experiencia,  es  que  la  verdad  te  lleva  a  tu  corazón  de  tu  ser,  a  lo  más  hondo  de  tu  conciencia,  a  tus  motivaciones  y  convicciones,  éstas  últimas  son  las  que  guiarán  tu  vida.

Te  lleva  a  descubrirte  a  ti mismo,  aceptarte  tal  cual  eres,  sin  estar  obligado  de  vivir  bajo  un  patrón  de  conducta  exclusivo  de  alguien   que  esté  arriba  de  ti,  no  tienes  por qué  vivir  y  hacer  de   tu  tiempo  por  desgastarte  por  ser  una  copia  de  algún  modelo  que  te  quieran  imponer.

La  verdad  (y  no la  de  los  discursos  de  los  políticos  o  de  algunos  que  pregonan  ser  religiosos) te  lleva  a  estar  en  armonía  contigo  mismo  y  con  el  toque  divino  que  hay  en  ti,  independientemente  seas  ateo  o  creyente.

Todo  esto  te  lleva  a  saborear  tu  existencia  y  la  del  otro.

Mientras  no  te  atrevas  a  vivir  tu  proceso,  para  asumir  la  búsqueda  de la  verdad  en  ti,   estarás  extraviado   a  lo  largo  de  tu  vida,  peor  aún,  los  que  guiarán  tu  existencia  serán  tus  prejuicios  y  tus  <<jaulas  mentales>>  esto  no  te  permitirá   vivir  feliz,  en  lo  que  te  resta  de  tiempo  por  estar  en  este  mundo.

Cualquier  gurú  farsante   te  venderá  cenizas  por  verdad  y  morirás  ignorando  el  verdadero  significado  de  tu  vida.

Hoy  sobran  individuos  que  pregonan  la  verdad,  que  pretenden  vendernos  desilusiones  por  sueños,  nos  han  engañado que  no  podemos   cambiar  el  rumbo  de  nuestra  Historia,  nos  han  hecho olvidar  que  cada  una – uno  de  nosotros  somos  arquitectos  de nuestro propio destino,  y   que  somos  constructores  de  nuestra  propia  Historia.

Nos  han  domado  para  comportarnos  como  autómatas   para  seguir  sus  preceptos  y  leyes, solamente  para  conseguir   que  se  sigan  imponiendo  sus  intereses.

Han  ahogado    lo  divino  que  hay  en  cada  una – uno  de  nosotros,  todos  nacemos  águilas,  pero  éstos   gurús (sacerdotes, papás,  profesores  y  políticos),  han   buscado  por  todos  los  medios  darnos  la idea  de  que  somos  gallinas   y  como  tales  estamos  obligados  a  comportarnos,  para  resguardar  el  orden  económico  y  del poder  que  reina  en esta  época.

No  tengas  miedo  a  la  verdad,  no  temas  a  descubrir lo divino  que  duerme  en  ti ¡Es  hora  de  despertarlo!  Tienes  la  libertad  de  ser  tú,  así  sin  más.

La  verdad  comienza cuando  la   buscas  tú  mismo  y  no  sigues  parámetros  de  otros.

Nos  tienen   tan  acostumbrados  a  sus  rutinas  y  prejuicios que  ya  no  eres  capaz  de  distinguir  entre  la  realidad  y  las “pseudoverdades”  que  te  venden  a  diario  por  todos  los  medios  que  tengan  a  su  alcance.

La  verdad  inicia  cuando  te  atreves  a  ser  tú  mismo  y  te  reivindicas  en  tu  conocimiento  de  ti  mismo,  cuando  dejas  libre  tu  conciencia  y  eres  capaz  de  trascender  tus  jaulas  mentales,  que  te  tienen   esclavizado  en  los  prejuicios  y  en  la  oscuridad  de  la  indiferencia  de  tu  entorno  histórico.

Que  la  verdad  en  más  de  una  ocasión  pasa  frente  a  ti:   está  en  las   risas  de  una  reunión  improvisada,  en  el  beso  de la  amada,   en  una  llamada  inesperada  de  un  viejo  amigo,  en  los  sabores  y  colores  de  tu  cultura, en  las  ganas  de  hacer  algo  diferente,  en  la  música  que  te  pone  a  bailar  como  nada  existiera  a  tu  alrededor,  cuando  te  atreves   a  romper  tus  jaulas  mentales,  en  el  canto  nocturno  del  grillo,  en la  mirada  de  tus  padres,  en  el  abrazo  de  fortaleza  cuando  crees  estar  solo, cuando  logras  reírte  de  ti  mismo,  cuando  estás  en  armonía  con  <<tu  instinto  creador>>.

La  elección  es  tuya,  decide  si  vas  a  vivir  para  ganarte  la  vida  o,   vas  aprender  a  vivir  de  aquí  en  adelante.

“Las  personas  no  necesitan  que  les  enseñen  a  mirar.  Necesitan  tan  sólo  que  las  libren  de  las  escuelas  que  las  ciegan”

<<Anthony  de  Mello S. J.>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor          

 

Disculpen la cuestión

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de christianismus.wordpress.com

imagen de christianismus.wordpress.com

 .

La  Iglesia  Católica  Vaticana  tiene  nuevo  santo.

 

¿Y,  las  víctimas   de la  pederastia  clerical?

 

“Porque  ha  llegado  el  tiempo  de  comenzar  el  juicio  por  la  casa  de  Dios.  Pues  si  comienza  por  nosotros. . .”

<<1ª de Pedro 4, 17 -.  N. T. Biblia  de  Jerusalén>>

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor

Sor Gofina

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Sor Gofina"

“Sor Gofina”

.

“Lo  importante  es  conseguir  que  el  niño (a)  olvide  lo  que  es, 
para  que  se  vuelva  lo  que  tú  quieras  que  sea”.
Prem Dayal de su libro <<¡Me  vale  madres! Mantras mexicanos para la liberación del espíritu>> Editorial  Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 .

Nacida un 27 de septiembre  del año de 1976, en Saltillo Coahuila;  proveniente  de  una  familia ultraconservadora  y  tradicionalista.

Sus   fieles  seguidoras  comparten  que   fue  formada  por  los  Millonarios  de  Cristo (una congregación  de  reciente  nacimiento  del  siglo  XX proveniente de MissMex),  bajo  la  óptica  estrictamente  cerrada   y  dogmática.

En  junio  del  año  2013,  el  sector  conservador  de  Saltillo,  comienza  su  proclamación  de  su  beatificación,  estando  aún  ella  viva  hasta  el  día  de  hoy,  su  fama  de  santa,  comenzó  a  recorrer  por  toda  la  ciudad.

Comenzaron  a  crecer  sus  seguidoras  y   seguidores,  estos  comenzaron  a  difundir  su  mensaje  por  todas  las  plazas   y  calles.

Fue   cuando  Sor Gofina,  se  anima  abrir  una  congregación:  que  se  hace  llamar <<Las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>>.

Visión 1 (fragmentos).

Tuve  una  visión  y  me  preocupa en demasía,  pues  me  he  enterado  por  algunas  de  ustedes, que  anda  por  allí  un  pseudosacerdote  que  lo  apodan  el  “Padre Gofo”,  que  viste  de  negro  y  escucha  rock,  otras  barbaridades  y  herejías  que  no  quiero  nombrar,  pues  me  dan  nauseas.

Les  comparto  que  en  la  visión  divina  hijitas  e  hijitos  me  dice  que  les  advierta,  que  no  le  hagan  caso,  pues  él,  es  el  mismísimo  Lucifer.

Además  de  que  el  pseudocurita  no  sabe  usar  las  <<Redes  Sociales>>,  como  ustedes   saben  mis  fervientes  seguidoras,   él  crítica  mucho  a  una  santa  familia,  que  en  los   últimos  10 años  ha  mantenido  el  poder  aquí  en  nuestra  entidad  norteña.

Esta  santa  familia  son  nuestros  más  preciados  benefactores  y  bienhechores,  además  de  que  son  muy   honestos  y  ayudan  mucho  a  la  gente.

Hace  poco  nos  construyeron    nuestro  gran  y  santo  convento;  el  cual  tiene  más  de  100  habitaciones,  que  arropan  a  nuestras   novicias,  que  serán  las  futuras  gofianas.

Ya  he  enviado  una  carta  a  nuestro  Prelado,  para   proclamar  la   beatificación  de  uno  de  ellos,  pues   fue   gobernador  y  demostró  a  flor  de  piel  su  santidad  y  transparencia,  me  llena  de  gozo  y  paz  saber  que  será  proclamado  como  el <<Santo  y  protector  de  los  Políticos>>.  No  olvidemos  que  él  bailaba  como  el  Rey  David.

Se  de  buena  fuente  que  también  el  pseudocurita  escribe,  bueno,  si  a  eso  le  podemos  llamar  escritura:  hijitas  e  hijitos,  no  lean  sus  escritos,   pues  abrirán  sus  ojos  como  Adán  y  Eva  y  serán   condenados  y  vivirán  la  misma  suerte.  Toda  y  todo  aquel  que  lean  sus  publicaciones  serán  reos  de  excomunión.

No  se  les  olvide  que   ustedes  cuando llegaron  al  mundo,  nacieron  siendo  oro,  y  Yo  y  los  demás (Profesores,   políticos  y  sacerdotes)  nos  encargamos  de  convertirlos  en  plomo.

Nuestra  misión  es  convertirlos  de  bellas  personas  libres   y   creativas,  en  fenómenos   de  circo  como  animalitos  dóciles,  para  manejarlos  a  nuestro  antojo  y  hacer  de  todas  y   todos  ustedes  lo  que  queramos,  para  mantenernos en el poder  hasta  el  día  de  hoy.

No  olviden  que  no  hay  mayor  virtud  que  la  obedecer  sin  cuestionar;  creer  sin  pensar   y  actuar  como   zombies  bajo  nuestras  leyes   y  mandamientos.

No  olvido  como  en  la  visión  vi   al  pseudocurita,  se  rostizaba   como  carnitas  al  <<estilo  Michoacán>>,  en  el  mismo  infierno   y  escuchaba  sus   gritos  donde  me  pedía  piedad,  todavía  resuena  en  mí  interior  sus  gritos: “¡no  dejen  de  pedir  por  mí  con  sus  rezos  y  ruegos,  sálvame  Sor Gofinaaa!”.

Que  quede  en  su  memoria,  eso  les  pasará  a las  y  a los  que  se  salgan  de  nuestro  redil,  a  los  que  rompan  nuestros  mapas  conceptuales  y  esquemas;  a  los  que  se  atrevan   a  pensar  por  sí mismos;  a  los  que  sean  ellos  mismos;  a  los  que  cuestionen  nuestras  tradiciones  y  enseñanzas  que  hemos  enseñado  por  los  siglos  de  los  siglos,  en  fin,  a los  que  enseñen  a  pensar libremente.

A  continuación  les  comparto  lo  que  la  visión   divina  me  dejó   como  un  plan  de  vida  para  todas   y  todos  ustedes,  serían  así   como  nuestras  normas  y  mandamientos  para  ser  felices  y  ser  parte  de  nuestra  gran  congregación:

–          No  pienses.

–          No  leas.

–          No  escuches  música.

–          No  critiques,  ni  alces  la  voz  para  proclamar  justicia.

–          No  denuncies  la  complicidad  y  el  secretismo.

–          No  te  organices,  ni  vayas  a  manifestaciones.

–          Mantén  tu  autoestima  baja,  vive  bajo  supersticiones  y  miedos.

–          A  todo  di  que  sí, de  lo  que  venga  de  papá gobierno  y  de  mamá iglesia,  con  la  ayuda  de  nuestra  mejor  adiestradora  que  es  nuestra  educación.

–          No  escuches,  no  hables,  no  pienses,  no  actúes  por  ti  mismo.

Si  hacen  esto,  serán  parte  de  mi  congregación  y  serán  muy  felices.  Mejor  sigue  viendo   televisión,  periódicos  de  chismes,  sigue  de  indiferente  y  pasivo  como  hasta  el  día  de  hoy  lo  haz  hecho  y  te  aseguro,  que  serás  parte  de  mí  reino  de  tu  más   humilde  servidora  Sor Gofina.  Amén.

“Los  verdaderos  místicos  van  siempre  contra  tendencia;  son  siempre  críticos  hacia  la  sociedad”.

Prem Dayal <<¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la liberación de espíritu>> Ed. Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

El discurso del Amo

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

.

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

“Un  continuo  susurro  te  obliga  a  cuestionarte  qué  sigue,  qué  se  espera  de  ti”.
De  Gerardo  Laveaga  de su novela <<Justicia>> Ed. Alfaguara 2012.

     .

Aquella  comunidad  la  dirigían  6  ancianos:  el  anciano  del  gobierno  era  el   primero  que  le  rendían  tributo  con  impuestos,  le  seguía la  anciana  de  la iglesia,  otra  anciana  era  la  educación,   una  que  se  imponía con  mayor   fuerza  la  anciana  de  la  economía,  el  anciano  de  los  medios  de  comunicación  y  el  anciano  del   ejército, éste  último  era  usado  para   poner  orden  cuando  era  necesario  imponer  la  ideología  en  turno,  por  medio  del   terror  y   del  miedo.

Esos  viejos   y   viejas  pregonaban  controlando  todo  en  el  pueblo,  se  ayudan  unos  a  otras  para   mantener  su  status quo   y  su  poder.

Día   a   día  no  descansaban  de   repetir   la  versión  de  su  historia  por   todos  los  medios,  del  cómo  habían  fundado  el  pueblo  y  que,  a  ellos  les  debían  toda  obediencia  y  lealtad  absoluta   a  sus  mandatos  y  leyes.

Se  sentaban  juntos  a  comer,  se  burlaban  del  cómo  el  pueblo  los  mantenía  en  sus  pedestales.   Planeaban  del  cómo  hacerles   creer  al  pueblo  que  tenían  poder  sobre  ellos,  les  hacían  creer   que  la  democracia  era  del  pueblo,  lo  único  que  se  hacía,  era  mantener  sus  intereses  mezquinos.

De  vez  en  cuando,  les  hacían  creer  que  entre   ellas  y  ellos  eran  enemigos,  que  unos  defendían al  pueblo,  pero  en  realidad,  solo  actuaban  en  contubernio   contra  el  pueblo.

Una  vez,  alguien  se  atrevió  a  romper  con  esa  paz   falsa  y  simulación  que  se  vivía  en  ese  pueblo,  era   todo  un  sistema  de  complicidad,  donde  todas  y   todos  colaboraban,  se  protegían  unas  a   otros.

Fue  uno  de  tantos  que  descubrió  todo  este  juego   de  poder.

Lo llevaron  al  Tribunal  de  los Ancianos  para  ser  juzgado   por  sus  delitos,  se  le  acusaba  entre  otras  cosas,  de  promover  ideas  contrarias  a  las  que   por   siglos  enseñaban  las   y  los  ancianos.

La  manera  que  tienen  controlado  al  pueblo   por  medio  de  la  anciana  de  la  educación,  con  la  ayuda  de  la  anciana  de  la  iglesia,  pues  estas  llegan  a la  conciencia  y  al  corazón  del  ser.   Su   filtración  entre  los  individuos  era  muy  sutil  y  muy   paternalista,  en  esto  ayudaba  muy  bien  el  anciano de  los medios  de  comunicación,  es  el  más  manipulador  de  todos,  pues  es  un  miembro  más  de   las  familias  que   formaban  aquella  comunidad.

Las  y  los  ancianos  comenzaron  su  veredicto:  aquí   todas  y  todos  cumplen  una  función,  esto  es  lo  que  importa,  seguir  guardando  el  orden  establecido  por  nuestros  antepasados   y  dioses.

Así  que  tú  dedícate  a   creer  ciegamente  sin   cuestionar,  para  obedecer  sin  decir  nada,  de  lo  que  nosotros  enseñamos.

No  puedes  opinar,  mucho  menos  pensar,   tus  pensamientos  personales  no  debes  de  decirlos  en  las  plazas  públicas,  esos  guárdatelos  para  el  ámbito  de  lo  privado.

No  puedes  poner  en  duda  lo  que  nuestro   anciano  mayor  el  gobierno  dice  en  sus  discursos,  mucho  menos  recordar  sus  fraudes,  masacres,  robos,  mega deudas,  genocidios.

Hoy  por   hoy   la  anciana  de  la  economía  rige  nuestras   vidas,  tú  eres  uno  más  en  este  gran  engranaje,  sólo  eres  una  pieza  más  que  nos  mantiene  y  conservas  nuestra  posición  ante  el  pueblo;  tú  dedícate   a  traernos más   dinero  para  seguir  pagando  tus   impuestos.

Todo  te  está  permitido,  siempre  y  cuando  lo   hagas  en  lo  oscurito,  actúes  oculto  ante  los  demás,  te  está  permitido  seguir  fortaleciendo  el   secretismo  que  por  siglos  nos  ha  mantenido  donde  nos  encontramos  y  nos  ha  dado   impunidad  ante  la  verdadera  justicia.

No  te  está  permitido  sobresalir  ante  los  demás,  mucho  menos  ante  nosotros,  pues   darás  algo  que  es  muy   peligroso:  esperanza,  ésta   es  nuestra  peor  enemiga,  pues  motivas  despertar  a  los  demás  y  los  motivará   a  creer  que  las  cosas  pueden  ser  de  otra  manera  y  no, la  que  hemos  enseñado  nosotros.

Tú  no  importas,  mucho  menos   tu  protagonismo.

Si  cumples  esto,  serás   orgullosamente  parte  de  nosotros   y  de  nuestras   instituciones  que  siempre  tienen  la  verdad  y  buscan  el   bien  de  nuestra   hermandad.

Ubícate  y  compórtate  como  te  orientamos  nosotras  las  ancianas   y  ancianos,  nunca  nos  equivocamos.

¡Cúmplelo  y  serás  grande  ante  nuestros  ojos  y  serás  parte  del  paraíso  que  siempre  hemos  prometido  al  pueblo!

¡Bienvenido!

“Las  leyes  son  como  las  telas de arañas: aprisionan a los pequeños  y  a  los  débiles.  Los  ricos  y  poderosos,  sin embargo,  las  rompen  cuando quieren”. 

Anacarsis (siglo 6 a. C.)

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Re-inventar el Evangelio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de sinembargo.mx

imagen de sinembargo.mx

.

“Ya  no  podemos  quedarnos  tranquilos  en  espera  pasiva  en  nuestros  templos”.
Del  Papa  Francisco  de  su  exhortación >>Evangelii  Gaudium>> Editorial SAPIENTIA 2013.

.

 ¿Qué  onda  con  el  Papa Francisco?

Al leer la exhortación <<Evangelii  Gaudium>> del  Papa Francisco,  me  quedo  con  un  sabor  de  boca  agradable  y  con  un aliento  lleno  de  esperanza,  pues  nos  invita  a  estar  abiertos  a  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia.

¿Qué  nos  propone  el  Papa?

Estamos  ante  una  <<época  de  cambio>> y  esto  nos  lleva  a  una nueva  etapa  evangelizadora  marcada  por  la  alegría: “Hay  cristianos  cuya  opción  parece  ser  una  Cuaresma  sin  Pascua”.

Estoy  plenamente  convencido  que  si  queremos  dialogar  con  nuestro  mundo  y  con  nuestras  culturas,  no  lo  vamos  a  lograr  con  una actitud  de  imposición  a  la  vieja  usanza,  mucho  menos  tristes.  Hoy  por  hoy,  una  actitud  que  va  a ayudar  mucho  es  la  de  llegar  por la  vía  de  la  amistad;  del  diálogo;  de  la apertura  y  no  la  de  condenar,  mucho  menos  descalificando  lo  nuevo  y  lo  diferente.

Con  tristeza  y  desaliento  no  vamos  a  lograr  nada,  siempre  he  vivido  alegre  por  descubrirme  amado  y  con  la  libertad  de  amar,  desde  que  me  llamó  Jesucristo,  vivo  en  plenitud  y  con  alegría,  aunque  en  más  de  una  ocasión  esa  forma  de  vivir  con  alegría,  me  ha  acarreado   más  de  una  crítica  y  condena.

Nos  recuerda  Francisco  que  la  propuesta  cristiana  nunca  envejece,  está  siempre  es  y  será  joven   y   atractiva  para  cualquier  época  que  viva  la  humanidad.

Los  que  no  la  hemos  hecho  joven  y  atractiva  somos  nosotros  con  nuestras  viejos  esquemas  aburridos  trasnochados  y  que  no  responden  a  nuestra  sociedad  contemporánea.

Jesucristo  también  puede  romper  esquemas  y  los  rompió;  rompe  esquemas  aburridos  en  los  cuales  pretendemos  encerrarlo  y  nos  sorprende  con  su  constante  creatividad  divina.

Creatividad  a  la  cual  estamos  todas  y   todos  invitados  a  usar,  para  descubrir  nuevos  espacios  para  llevar  el  mensaje  liberador  de  amor  y  de  justicia  del  Reino  de  Jesús.

Nos  invita el  Papa: “percibo  la  necesidad  de  avanzar  en  una  saludable <<descentralización>>”.   La  Iglesia  somos  todas  y   todos;  no  nada  más  el  cura  o  la  religiosa,  por  lo  tanto,  los  cambios  los  haremos  todas  y   todos,  formándonos,  leyendo  más  y  claro  está,  participando  más  en  nuestras   comunidades,  no  dejarlo  que  todo  lo  decida  el  párroco.   Cuando  el  poder  reside  solamente  en  una  sola  persona,  pierde  los  pies  sobre  la  tierra  y  se  llenará  de  corrupción.

La  Iglesia  está  invitada  a  que  sea  capaz  de  <<reformarse  y  adaptarse>>  a  cada  época  y  cultura: “Invito  a  todas  y  a  todos  a  ser  audaces  y  creativos  en  esta  tarea  de  <<repensar>> los  objetivos,  las  estructuras,  el  estilo  y  los  métodos  evangelizadores  de  las  propias  comunidades”.   Hoy  es  una  urgencia  a  reinventarnos  y  reinventar  nuestros  métodos  de  llevar  la  Buena  Nueva  a  nuestras  sociedades  contemporáneas,  y  más  a  las  excluidas – excluidos  de  nuestras  ciudades  y  pueblos.

El  Buen  Francisco  nos  llama  la  atención  y  nos  propone: “Exhorto  a  todas  y  a  todos a  aplicar  con  generosidad  y  valentía  las  orientaciones   de   este  documento,  sin  prohibiciones  ni  miedos”.

Esto  no  es  una  crítica  a  la  exhortación,  creo  que  esa  vendrá  después,  mi  intención  es  motivarte  acercarte  a  ella,  a  que  la  leas,   y  sobre todo  a  estar  a  abierta – abierto,  a  que  no  tengamos  miedo  de  cambiar,  de  vivir  una  reforma  profunda  de  nuestra  Iglesia,  me  llena  de  paz,  estar  convencido de  que  el  timón  lo  lleva  y  lo  dirige  Dios,  y  que  nosotros  somos  sus  colaboradoras  y  colaboradores.

Eso  soy,  un  simple  obrero  de  su  Reino; trato  de  colaborar,  y  me  llena  más  aún  de  emoción  saber  que los  cambios  vienen  y  vendrán  siempre,  y  que  nadie  los  podrá  detener aunque  más  de uno  se restista.

“¡Y me hablaron de futuros fraternales, solidarios, donde todo lo falsario acabaría en el pilón.  Y ahora que se cae el muro ya no somos tan iguales, tanto vendes, tanto vales, ¡viva la revolución!  Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo, ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada la belleza…!”  Como  nos  lo  recuerda  el  gran  Luis  Eduardo  Aute.

“Por  consiguiente,  un  evangelizador  no  debería  tener  permanente  cara  de  funeral”.

Papa  Francisco <<Evangelii  Gaudium>>. 

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

¡Zocalazo!

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

 

imagenes de zocalo.com.mx

imagenes de zocalo.com.mx

.

Zocalazo: cuando eres presa del pseudoperiodismo amarillista  y  distractor de la publicación del Zócalo.

 

“La vida ha dejado de ser vivida para ser sólo representada. El consumidor real se torna un consumidor de ilusiones”.

Mario Vargas Llosa <<La civilización del espectáculo>>.

Nos advierte Mario Vargas Llosa, en su libro <<La civilización del espectáculo>> Editado por Alfaguara 2012. Estamos viviendo la banalización de las artes, de la literatura, el triunfo del periodismo amarillista y la frivolidad de la política, son síntomas de un mal mayor, que se vislumbra: el de la estupidez humana.

La cultura es el vehículo de la conciencia que impide dar la espalda a la realidad.  La  verdadera cultura nos lleva  al  otro  y  a  su  realidad.

La confusión  y  la  desinformación nos  lleva a la indiferencia de nuestro contexto;  la  verdadera cultura nos  lleva a la trascendencia, nos lleva a crecer  como humanidad  y no como la que propone el PRI–PAN–PRD; Televisa; TVAzteca; RCG  o  el  pseudoperiodismo amarillista  que promueve el Zócalo.

Nos alerta Vargas Llosa que estamos ante el mecanismo más poderoso, aún más efectivo que el mismo terrorismo: el mecanismo de la <<distracción  y  entretenimiento>>.

Fundamento con esta pequeña introducción,  lo que pasa en Saltillo Coahuila, México, que  no es  exclusiva  de  nuestro  país,  también porque lo  viví  y  tal vez lo siga  viviendo.

Se me pide retirarme públicamente por 6 meses y concluir con un retiro de un mes en Puente Grande  Jalisco, con los Jesuitas, una experiencia inolvidable, enriquecedora  y  demás bondadosa.

Todo a raíz de una “supuesta entrevista” y digo “supuesta entrevista”, pues en ningún momento se me informó que la subirían a la Revista PROCESO en línea por internet.  Respeto mucho y leo la publicación de PROCESO, no lo he dejado de hacer y no por un colaborador de su equipo, que no sé cuál fue su motivación  o  móvil para poner la “supuesta entrevista”.  Lo que sí hubo fue una charla amena, desahogada, de sobremesa, después de comer con el colaborador, después de presentar un libro de su autoría.

Está el Zócalo, publicación que no descansa en estar publicando, según ellos, lo que digo, lo que he dicho  o  hago en mi vida pública  o  privada.  No  descansan  en estar publicando sobre mi figura. ¿Qué los motiva? ¿Qué intereses hay detrás de todo esto? ¿Para qué lo hacen?

Últimamente publicaron, según ellos, una entrevista concedida a Rebelde Radio; de Zapopán, Jalisco; dicha entrevista dura casi 4 horas,  solamente sacaron algunas líneas fuera de su  contexto,  de una respuesta que dura más de 40 minutos,  además, la entrevista se la concedí a Rebelde Radio  y  no  a  ellos.  También violaron  toda  ética  profesional  del  periodismo  serio  y  comprometido con la verdad.

¿Qué  descubrimos  de  todo  éste  escándalo?

La  figura  del  <<Padre Gofo>> en más de una ocasión es utilizada para alimentar el morbo de una sociedad sedienta de espectáculos que sigan alimentando su indiferencia  y  su <<no  compromiso>> con nuestra responsabilidad histórica.  Es usada para distraer de los verdaderos problemas de nuestra gente ¿Y,  la  MEGADEuDA Rubén Moreira Valdez – PRI? Para alimentar más la desinformación que se vive hoy en día.

<<La  distracción>> es  desviar las miradas  sobre la realidad,  hace pasar la realidad por el filtro del maquillaje,  o  las  oculta  y  las  tergiversa  para  silenciar  aquello  que  no  gusta,  que  no conviene que  se sepa  la  sociedad, por  parte  de  los  poderosos.

Nunca  como  ahora  ha  sido  tan  necesario  mentir,  la  mentira  constituye  la  esencia  de  la  vida  de  la  política  mexicana;  nos  lo  restriega  en nuestro rostro  Sara Sefchovich   en  su  libro <<País  de  mentiras>> Editado  por  OCEANO 2012.

La  distracción  hoy en día  se  está  absolutizando  como  espectáculo.  La  política  como  nuestra  fe;  son  banales  espectáculos,  que  sirven  a  los  intereses  de  los  que  ostentan  el  poder  en  nuestras  instituciones  gubernamentales  y  eclesiales – religiosas.

La  distracción  en  nuestra  sociedad  tiene  muchas  máscaras: promesas,  creación  de  nuevas  comisiones,  inventar  nuevas  leyes  y  reformas,  usar  números  y  estadísticas,  alardear  de  honestidad  y  de estar comprometidos  con  el  pueblo, minimizar  la  real  problemática  de  nuestra  sociedad,  descalificar  y  condenar  lo  nuevo  y  lo  diferente,  hablar  demasiado  sin  decir  nada, enredar  con  discursos  falsos, tergiversar  la  realidad  por  medio de  telenovelas  y  futbol,  no dar verdadera información,  decir verdades a  medias,  dar  versiones diferentes para confundir,  no  llamar  a  las  cosas  por  su  nombre,  cambiar  el  verdadero  significado de las palabras,  ponerle  nombres  nuevos  a  lo  viejo (El ¿nuevo PRI?),  abusar  de  las  palabras,  soltar  chismes  y  rumores  para  destruir,  usar  doble  discurso,  guardar  silencio…  no  ver  ni  oír.  Negar  las  evidencias,  diluir  la  responsabilidad. Echar  la  culpa  a  otros,  apostar  al  olvido.  Cinismo  de  la  mentira  abierta,  manipular  discursos,  entrevistas,  e  imágenes. Más  de  lo  mismo.

Ya  lo  sentenció  el  filósofo  italiano Gianni  Vattimo: “Estamos  ante  la  Babel  de la  desinformación”.

“La civilización del espectáculo es convertir esa natural propensión a pasarla bien en un valor supremo que tiene consecuencias inesperadas: la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad  y, en el  campo de la información que prolifere el periodismo irresponsable de la  chismografía  y  el  escándalo”.

Mario Vargas Llosa <<La civilización del espectáculo>>.    

 .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

Twitter @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Hacia una Fe más allá de la condena

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 –

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

 –

“No  se  trata  de  valorar,  sino  de  experimentar, 
que  cada  uno  debe  de  ser  plenamente  Mujer  y  plenamente  Hombre. 
Como  luchador,  el  hombre  es  capaz  de  amar”. 
Anselm  Grüm  de  su  prodigioso  libro <<Luchar  y  Amar:  cómo  los  hombres  se  encuentran  a  sí  mismos>> Ed. San Pablo 2008.

 –

La  propuesta  de Jesucristo;   la  Buena Nueva,  por  algo  la  llamamos   así,  porque  si  de  algo  podemos  presumir  aquellas  y  aquellos  que  nos  esforzamos  por  seguirlo,  en una  sociedad  secularizada,  es  la  novedad  que  nos  regala  Cristo:  es  que  abre   Dios  al  mundo,  por lo tanto,  a  la  humanidad.   Algo  que  vivo,  es  que  Él  comprende  mí  búsqueda,  la  de  aquella,  la  de  nosotros – nuestra  búsqueda.

Nuestra  Iglesia  si  algo  puede  dar  al  mundo,  es  el  proyecto  de  Jesús;  el  Reino  y  nos  recuerda  ÉL  mismo  en  San  Mateo 6, 33-:  “Busquen  primero  el  Reino  de  Dios  y  su  Justicia  y  lo  demás  viene  por  añadidura”.

Podemos  encontrar  nuestro  camino  en  la  pluralidad  que  hay  en  nuestra  propia  Iglesia,  a través  de  la  diferencia  de  los  dones  de  la  presencia  de  muchas  católicas  y  católicos,  en  una  verdadera  escucha  tolerante  y  una  conversación  honesta  y  transparente,  con  ideas  diferentes,  pero  sin  condenar,  mucho  menos  descalificándonos  los  unos  a  los  otros.

Yo  he   encontrado,  y  he  vivido  que  cuando  la  fe  está  separada  de  la  verdadera  misericordia  de  la  ternura  del  Padre,  que  nos  revela  el   Jesucristo  Histórico,  se  abre   un  camino  a  la  violencia,  es  cuando  nuestra  vida  eclesial   se  debilita,  y  ese  desgaste  no  la  provocan  “los  supuestos  enemigos  de  la  Iglesia”  como  suelen  llamárseles  a  los  que  pensamos  diferente,  sino  es  provocado  por  las  y  los  mismos  católicos   llenos  y  sedientos  de  violencia  por  condenar  toda  diferencia  y  pluralidad  existente,  al  estilo  del  fariseísmo,  mismo  que  llevo a la  muerte,  aquel  que  nos  da  su  amor.

En  más  de  una  ocasión,  más  de  una o más de uno  se  ha  sentido  desalentado,  herido  o  enojado  por  éste  tipo  de  catolicismo,  que  no  es  el  que  predica  Jesucristo,  una  verdadera  Comunidad  Cristiana  está  llamada  a  revelar  la  ternura  y  el  amor  de  Dios,  pues  todas  y  todos  somos  Hijos  de  Dios,  está  en  nosotros  de  llevar  a  ese  Cristo  Resucitado  donde  hay  muerte.

Las  y  los  que  se  hacen   llamar  Iglesia  de  Cristo,  no  pueden  entregarse  a  la  violencia  y  mucho  menos  a  la  condena,  que  viola  completamente  las  enseñanzas  de  aquel  que  dicen  seguir.  Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de  la  Iglesia,  sean  las  de  Cristo,  que  realmente  sean  atractivas,  llenas  de  misericordia,  llenas  de  gracia  y  sean  liberadoras.

Tenemos  que  ser  cálidos   hoy  en  día,  no  parecer  una  policía  moralina,  nada  más  viendo  en  qué  se  equivoca  la  humanidad,  para   juzgarla,   para  lograr  un  verdadero  encuentro  con  el  otro,   lograr  un  cierto  nivel  de  confianza,  así  llegar  como  amigos  y  no  como  los  que  se  creen “los  dueños  de  su  verdad”  imponiendo,  sin  importar  la  historia  y  la  humanidad  del  otro.

El  pensar  diferente  en  sí,  no  es  pecado  mortal,  al  contrario  es  una  actividad  que se  hace  libremente  y  bien  intencionada,  para   lograr  una  verdadera  racionabilidad  de  la  fe,  no  se  puede  creer  en  algo  que   nuestra  razón  no  entienda.  La  persona  humana,  hecha  a  imagen  y  semejanza  de  Dios,  es  hecho  por  y  con  amor,  para  llegar  a  nuestra  libertad  y   a  nuestra  plenitud  existencial.

Los  seres humanos  no  son  nada  menos,  que  la  obra  del  amor  de  Dios  mismo,  y  está  en  cada  una – uno  de  nosotros  complementarnos  con  la  riqueza,  la  pluralidad,  la  diferencia   de  los  demás,  estamos  llamados  a  reflejar  la  unidad  interna  del  Creador,  esta  complementariedad   será  posible  si  todas  y  todos  cooperamos  y  participamos  en  transmitir  la  vida  por  una  donación  mutua  del  Ser  al  Otro ¿Cómo  somos  con  el  otro,  con  el  que  difiere  de  nuestras  creencias? ¿Realmente  nos  motiva  la  misericordia  de  Dios?

Por lo tanto, en este momento debemos  ser  cautelosos  con  las  respuestas  rápidas,  duras,  llenas  de  violencia  y  de  condena,  no  son  de  alguien  que  se  atreva  a  llamarse  seguidor  de  Cristo.  Exigir  simulación,  encubrimiento,  excomunión  es,  en  realidad,  un  tipo  de  condena  y  de  rechazo.

El  amor  de  Cristo  nos  impulsa  a  amar  en  respuesta  y  a  buscar  respuestas,  no  condenas  sin  misericordia.   He  descubierto   un  Dios–Amigo,  es  siempre  un  compañero  que  me  acompaña  por   las  aventuras  de  mi  existencia,  de  tu  vida;  no  importa  a dónde  nos  lleve  ésta  aventura,  que  al  fin  al cabo, no  es  otra  cosa  que  nuestra  felicidad  y  nuestra  plenitud.

En  más  de  una   ocasión  Dios  nos  llama  a  transitar  por  caminos  que  no  están  considerados  por  más  de  una/uno,  más,  si  éste  es  de  pequeña  mente  y  llena  de  prejuicios. Dios  nos  acompaña,  ÉL  puede  sostenernos,   no  importa  qué  camino  escojamos.

Un  liberal  real  es  aquel,  cuya  energía  y  enfoque  están  dedicados  a  desarrollar  a  toda  humanidad,  busca  una  mayor  comprensión  de  los  misterios  de  la  fe.  Las   y  los  verdaderos  liberales  ayudan  al  desarrollo  de  los  dogmas  de  nuestra  doctrina,  para  abrirlos  a  la  comprensión  de  nuestra  sociedad  contemporánea.  Sin  liberales,   la  Iglesia  terminaría  siendo  una  comunidad  estática,  sin  vida  y  que  no  está  creando  esperanza,  marcada   por  la esterilidad   y  rígida,  que  no  provoca  palabras  de  vida  eterna,  sin  cuestionar  o   dudar,  sin  la  habilidad  de  crecer  en  sabiduría  y  conocimientos  que  abran  nuestra  mente  y  nos liberen,  están  provocando  su  propia  muerte.

Los  que  pensamos  diferente  hemos  caminado  solos  por  demasiado  tiempo.  Nadie  tiene  que  caminar  solo,  sino  con  el   otro.  La  gracia  y  misericordia  de  Dios  siempre  se  ofrece  a  todas  las  historias  humanas,  y  más,  para  sus  hijas  e  hijos  de  cada  época.

Lo  que  sigue  motivándome  a  enamorarme  del  proyecto  de  Jesús  y  me  sigue  atrayendo,  es  que  descubro  un  maravilloso  regalo  para  mí:  el  de  la  alternativa  de  descubrirme  equivocado   y  no  preocuparme  por  ello,  y  el  del  poder  de  mi libertad,   para  aprender  a  vivir,  para  descubrir  cómo  comportarme,  de  tal   manera  que  estuviera  preparado  para  recibir   el   bello  don  de  ser  amado,  por  los  otros,  por  ustedes,  por  ti,  por  nosotros,  por  Dios.

“Lo  sagrado  y  lo  profano  son  revelaciones  del  único  y  mismo  sol,  el  Misterio  salvífico  y  liberador  de  Dios”.

Leonardo  Boff  en <<Teología  del  cautiverio  y  de  la  liberación>> Ed. Verbo Divino 1992.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

Adivinanza IV

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de soidpastrana.blogspot.mx

imagen de soidpastrana.blogspot.mx

 .

Hace  mucho  tiempo,  en  el  norte  lejano  de un  país,  que  era  rico  en  su  pluralidad  cultural,  tal  vez,  de  eso  no se  daban  cuenta,  por  lo  tanto  no  lo  valoraban,  que  en  su  mismo  entorno  había  una  diversidad  de pensar,   convivían  entre  sí,  muchas  maneras  de  ver  la  vida,  sus   relaciones  humanas,  su  Dios,   en  fin,  se  relacionaban    con  una  armonía,  una  tolerancia  y  una  aceptación  de  unos  con  los  otros,   se  aceptaba  la  diferencia  del  otro,  sin  provocar  la  menor  violencia  para  con  el  otro,  mucho  menos  se  descalificaba,   lo  que  para  ellos  era  otra  manera  de  ser,  de  ver  y  de  actuar.

Este  pueblo,  se  fue  estableciendo,  fue  creciendo,  fueron  naciendo  tradiciones,  comenzaron  a  vivir  de  las  costumbres,  y  más  de  uno,  de  las  apariencias.

Iniciaron  a  crear  escuelas,  para  impartir  su  educación,   provocaron  espacios  públicos  donde  celebraban   sus  fiestas,  empezaron  a  crear  fuentes  de  trabajo.

Todas  y  todos  se  iban  caminando  a  la  escuela,  al  trabajo,  se  visitaban  los  unos  a  los  otros,  todas  sus  actividades  las  hacían   caminando.

Hasta  que  llegó  el  día,  alguien  se  le  ocurrió,  inventar  un  medio  de  transporte  para  llegar  a  sus  lugares  de  trabajo,  a  la  escuela,  a  visitar  a  sus  familiares.

Todas  y  todos  comenzaron  muy  entusiasmados,  todos  cooperaban,  unos  traían  materiales,  otros  con  sus  oficios  empezaron  armar,  a  lo  que  ellas  y  ellos  llamarían:  camión.  Los  más  jóvenes  le  ponían  colores  a  su  camión,  todo  parecía  que  iría  de maravilla.

El  primer  día  se  fueron  todas  y  todos  a  sus  trabajos,  a  la   escuela,  de  visita,  de  compras,  había  una alegría  casi  comparable  a  la  de  un  pueblo  que  vivía  en  paz,  y  hasta  ese  momento  con  justicia  para  todos.

Fueron  poniéndole  más  cosas  a  su  camión,  cada  día  tenía  más  adornos,  el  camión  formaba  parte  de  su  vida  y  de  sus  tradiciones.

Alguien  se  le  ocurrió  hacerle  una  cochera,  para  que  no  se  maltratara  tanto,  con  el  uso  diario.  A  la  cochera  le  fueron  poniendo  más  cosas  y  más  adornos.   No  faltó el  que  se  le  ocurrió  ponerle  horario  de  uso,  se  fueron  acostumbrando  a   ello,  hasta  que  llegaron  las  leyes   para  su  uso,   no  podrían  faltar  los  dogmas  para  la  justificación  de  su  creación.

Lo  más  estúpido  de  sus  costumbres,  de  sus  leyes  y  dogmas,  fue  que  crearon  una  ley,  donde  no  permitían  ya,  usar  el  camión ¿por qué?.

Decían  entre  ellos,  que  ya  no  se  debería  cambiar  nada  al  camión,  que  no  debería  salir  de  la  cochera,  para  que  no se maltratara  ya  más.   Todo  lo  que  tenía  el  camión  ya  no  se  debería  de mover,  mucho  menos  cambiar.

Si a  alguien  se  le  ocurría  cambiarle  algo  al  camión,  para  su  uso  y  mejorar  su  rendimiento,  era  linchado; si  venía  otro  diciendo  que  se  les  olvidó  con  el  tiempo  para  qué  fue  creado  el  camión,  -era  para  hacer  de  su  vida  más   llevadera-,  era  descalificado  de  hereje  y  excomulgado  del  pueblo.

Así  fueron  pasando  los  días,  era  muy  aburrida  y  tediosa  la vida  en  ese  pueblo,  se  fueron  institucionalizando  cada  vez  más,  al  camión  y,  a   su  cochera,   al  grado  que  fueron  adorando  fanáticamente  y  ciegamente,  al  camión  y  se  les  olvidó  que  el  camión  era  un  medio  y  no  el  fin  de  la  motivación  y  significado  de  su   existencia,  adoraban  al  camión,  cual   si  fuera  su  Dios.

La  gente  comenzó   a  ir  a  pie  de  nuevo,  a  su  trabajo,  a  la  escuela,  de  visita  con  sus  familiares.

El  camión  y  su  cochera,  de  primero,  iba  mucha  gente  a  admirarlo,  pero  con  el  paso  del  tiempo,  cada  vez,  era  menos   la  gente  que  iba  a  darle  tributo,  con  el  transcurrir  de  los  días  se  volvía  más  viejo  y  obsoleto  el  camión,  después  se  veía  como  un  cascaron  abandonado.

Posteriormente  se  le  veía  como  un  mausoleo,  como  un  viejo  recuerdo,  que  alguien  un  día  tuvo  la  gran  idea  creativa,  pero,  con  la  costumbre,  las  leyes  y  los  dogmas,  caducó  esa   idea,  al  no  ser  capaces  de  crecer,  de  evolucionar;  ellas  y  ellos  fueron  los  culpables  de  acabar  con  la  espontaneidad  y  la  creatividad,  asesinaron  el  espíritu  de  libertad  y  renovación,  que  los  llevaría  a  una  vida  más  en  plenitud  y  en  abundancia.

Adivina,  adivinador ¿qué  es  ó  quién  es?

Puedes  dar  tu  propuesta  en el área de comentarios.  

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

 

El primer Papa Jesuita

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

logo-jesuitas

Ad Maiorem Dei Gloriam
“Nunca hemos entendido la unidad como uniformidad. Hay diferencias culturales muy importantes. La Compañía nace con la apertura a un mundo nuevo: Asia, África, América Latina… Siempre ha habido jesuitas científicos, intelectuales dedicados a la teología, misioneros… Nunca hemos tenido una sola tarea y, gracias al espíritu, eso no nos ha disgregado. Aprovechamos la riqueza de la diversidad para construir unidad”. (Daniel Izuzquiza S.J.)

En la mañana del día de hoy miércoles 13 de marzo de 2013, supe que la Iglesia católica ya contaba con un nuevo Pontífice, soy honesto, cuando supe la noticia no me causó ni la más mínima emoción, ni asombro, ni gusto, ni coraje, nada. Pero por tarde, cuando llegué a mi trabajo vespertino, comentábamos que ya había nuevo Papa, una compañera del trabajo me dijo que era argentino, abrimos Internet y lo primero que vi es que era el primer Papa jesuita. Fue muy grande mi asombro, yo siempre he tenido una preferencia por la Compañía de Jesús, por la ideología de los jesuitas, por la mística de Ignacio de Loyola y el humanismo de sus universidades.

Mi atracción hacia los Jesuitas inició cuando estudiaba en el Curso Introductorio en el Seminario Diocesano de Saltillo, en dicho seminario estudié dos años, decidí dejar los estudios eclesiásticos por el deseo de estudiar la Licenciatura en Psicología. Dentro del Seminario pude conocer algunos libros de Jesuitas que tenían estudios de psicología como Anthony De Mello, John Powell, Teilhard de Chardin entre muchos otros. Eso me atrajo y mi idea sería estudiar psicología y posteriormente postular mi ingreso a la Compañía de Jesús.

En el transcurso de los cinco años de la carrera de Psicología en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León no dejaba de pensar que al egresar me iría con los Jesuitas, conocí a varios Jesuitas que acudían a impartir cursos en el Centro Cultural Loyola, posteriormente hubo algunos que se quedaron a radicar en la ciudad, solicité acompañamiento con uno de ellos, era un acompañamiento confrontante, cuestionaba mi fe, mi deseo de ser Jesuita, mi proyecto de vida. Acudí a ejercicios espirituales en Puente Grande, Jalisco, allí el padre que dirigía los ejercicios espirituales me dijo que mejor pensara en otra opción.

Casi al egresar de la carrera acudí en semana santa a Totolimispa, Jalisco, a una misión de la Compañía, el Padre Jesuita que nos acompañó me dio otra visión de las cosas, me apoyó en mi deseo de ingresar a la Compañía, me hizo acordar de otro Padre Jesuita que conocí en Parras De la Fuente, Coahuila, que cuando le expuse mis dudas alcanzó a decirme: “hazle caso a tu corazón”.

Cuando egresé de la carrera de Psicología me regresé a mi ciudad natal, Monclova, Coahuila. Por esas fechas iba a acudir a la ciudad de Guadalajara para una serie de entrevistas con los de la Compañía de Jesús, ya estaba todo listo, salía de mi casa cuando recibí una llamada, era el padre Jesuita que se disculpaba porque no podía atenderme, lo habían cambiado de servicio. Ese fue mi último intento de ingresar a la Compañía de Jesús.

Mi atracción hacia la Compañía de Jesús fue por sus logros en la ciencia, el poder compaginar la ciencia con la religión, sus apostolados con los campesinos, con los obreros, en las cárceles, pero sobre todo su dedicación a los estudios.

Recuerdo también que me llamaba mucho la atención cuando la Iglesia Católica estuvo a punto de desaparecer en los días de la Reforma, cuando Martín Lutero en el siglo XVI propone sus 95 Tesis, surge Ignacio de Loyola con la Contra-Reforma y salva a la Iglesia. En ese años se da un parte aguas, la Iglesia se renueva, surgen los Jesuitas y lo que ya todos conocemos de su gran obra.

Ahora, muchos años después, llega el primer Papa Jesuita. ¿También tendrá la misma misión de Ignacio de Loyola? ¿Venir a salvar a la Iglesia de los lobos vestidos de corderos? Grandes cosas vendrán para la Iglesia Católica. Qué bueno que un Jesuita toma las riendas.

Propósitos perversos para el año nuevo

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

imagen tomada de elmunicipiotoledo.blogspot.mx

imagen tomada de elmunicipiotoledo.blogspot.mx

.

En la parroquia de moda en la ciudad, al concluir la “misa de gallo” para agradecer a Dios el fin de año y el comienzo del nuevo, el ángel dorado del nacimiento, que sostenía un listón con la palabra Gloria, le decía al ángel blanco que señalaba, con el índice derecho, el camino a seguir por los pastores: “¡De veras que el párroco se lució esta vez! Hasta yo me conmoví con sus palabras y su elocuencia. Y esa idea de repartir a todos los fieles una hojita con los propósitos de la comunidad para este año, es de verdad ingenioso”. El ángel blanco asentía emocionado: “Sí, en tantas navidades y fines de año que hemos estado aquí, nunca me había emocionado tanto”.

Otro ángel, el que estaba atrás de José, de María y del niño Jesús interrumpió: “Hablen más bajo, o despertarán al Niño. Miren, aquí dejaron una hojita de los propósitos comunitarios”. El ángel comenzó a leer:

“Propósitos comunitarios para el año nuevo. Enero: Oraré a Dios para que toque el corazón de los gobernantes y llegue el fin de la guerra y la obtención de la paz en lugares de conflicto;

Febrero: Con motivo de la cuaresma, oraré para que Dios conceda la conversión de los narcotraficantes y delincuentes;

Marzo: Con motivo de la pascua, oraré para que Dios conceda al mundo su gracia y puedan conocer su amor aquellos que aún no le conocen;

Abril: oraré a Dios por los niños que son explotados y tienen que trabajar, para que el Señor Dios les conceda una niñez alegre y feliz;

Mayo: Oraré a Dios por las personas que emigran en busca de trabajo, para que sean respetadas en sus derechos;

Junio: pediré a Dios por quienes padecen la pobreza, para que les conceda, en medio de su necesidad, el amor y la alegría y el remedio de sus sufrimientos;

Julio: pediremos a dios por nuestro planeta, para que se conserve en él la vida;

Agosto: pediremos a Dios para que les conceda a nuestros niños y jóvenes tener educación de calidad que los haga mejores;

Septiembre: oraré para que Dios de al país gobernantes responsables y honestos que lo hagan crecer y progresar;

Octubre: oraré por los países que padecen hambre, para que Dios tenga misericordia y les conceda bienes y alimentos;

Noviembre: pediré a Dios por los ancianitos, para que les conceda alegría y amor, especialmente a los que viven solos y abandonados;

Diciembre: .

“¡Excelente!” dijeron los tres ángeles con rostro alegre y satisfecho. Un lloriqueo los hizo voltear. El niño Jesús lloraba. “¡Señor!”, exclamaron los tres ángeles, “te hemos despertado con nuestras charlas”. “Nada de eso”, dijo el niño Jesús sorbiendo la nariz y con los ojos rojos, “no he podido dormir desde que escuché el sermón de esta noche. Fue terrible, o ¿es que no se dan cuenta de lo perverso de todos esos propósitos que leyeron?” Los tres ángeles se miraron perplejos. “Pero todo esto son muy buenos deseos Jesús”, dijo el ángel blanco, “no entiendo el por qué sean perversos”. “Sí, explícanos, Señor”, dijeron los otros dos.

“Pues bien”, dijo Jesús, “no dudo de la buena intención con que se hacen estas cosas, pero es señal que no han entendido nada, empezando por su elocuente párroco”. Jesús se acomodó en el pesebre. “Es muy lindo y sencillo pedirle a Dios todas esas cosas, pero piénsenlo bien: ¿Habrá que decirle al Padre Dios que tenga misericordia de sus hijos que tienen hambre, como piden en octubre? ¿Qué el Padre Dios no está enviando el Espíritu al mundo para guiarlo? El que yo haya nacido igual a todo ser humano, haya padecido el frío, el calor, el hambre, la sed, el que yo haya trabajado con mis manos, el que haya tenido amigos y enemigos, el que haya muerto en la cruz no es acaso el signo más claro de que Dios está de parte del ser humano?” La voz de Jesús se endureció. “¿Es que me faltó algo por hacer? ¿Es que tampoco ustedes han entendido lo que significa el Evangelio?”

Los ángeles estaban cabizbajos. Jesús continuó: “No es a Dios a quien hay que pedirle todo eso. No es al Padre Dios, no es a mí a quien tienen que mover a compasión. Son los mismos seres humanos quienes tienen que rogarse unos a otros. No soy yo quien va a las urnas a votar o quien se queda en casa, no soy yo quien decide pagar o no pagar impuestos, no soy yo quien se preocupa primero por el dinero antes que por mi hermano o hermana, no soy yo ni mi Padre quienes no producen empleos y provocan la inmigración ¿o ya se les olvidó que yo fui un inmigrante en Egipto? No somos nosotros quienes impedimos que el amor y la felicidad crezcan en el corazón de los niños, de los ancianos o de los pobres”.

Jesús prosiguió: “por muy buenas intenciones que tengan esos propósitos, son perversos porque desfiguran el rostro de mi Padre, lo hacen aparecer como alguien indiferente al dolor, al sufrimiento, a todo lo que ocurre en el mundo. Son perversos porque hacen a cada persona renunciar a su libertad y a su compromiso por el otro, y lo dejan todo en manos de Dios, cerrando su corazón al mensaje del Evangelio: ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Los ángeles miraban a Jesús. No sabían que decir. Jesús dijo: “El mejor propósito para el año que inicia es hacer el bien a quien pueda hacerlo y en el momento que me necesitan, ser responsable en mi escuela, trabajo y familia, ser conciente que el bien que no haga nadie más lo hará y que el daño que haga a otro, tarde o temprano recaerá en mí. El mejor propósito es vivir como el Evangelio lo pide”.

Los ángeles se miraban tristes. “No estén tristes”, dijo Jesús, “no es imposible, pues mientras exista amor, por pequeño e ingenuo que sea, existe la esperanza para todos. Y Dios es amor. Feliz año nuevo”. Los ángeles volvieron a sonreír. Esa noche, un indigente compartió con otro el pan que encontró en la basura.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com

¿Fue el Diablo? Uy qué miedo.

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen tomada de noteliesmasadroga.blogspot.mx

l

Dirijo   éste   escrito  a  las  mujeres  y  hombres  de  convicción  bondadosa,  a los  católicos – católicas, cristianos – cristianas   actuales  que  buscan  una  verdadera  religiosidad   y  espiritualidad   de  compromiso   histórico,  aquí  en  nuestro  mundo,  que  es   nuestro   hogar  y  dejemos  a   un  lado  una  religión  mágica  –  supersticiosa,  que  fomenta  a   huir  de  los  problemas  reales  que  asechan  a  la  humanidad,  más  para  aquellos  que   sufren  injusticias,  carecen  de   lo  más  esencial,  y   que  necesitan  de  nuestra  solidaridad.   

 

Una  señora  me  pide  que  le  rocíe  con  agua  bendita  su  monedero,  para  que  le  rinda  su  dinerito  toda  la   semana.   Una  madre  me  implora  que  le  bendiga  la  cabeza  de  su  hijo  que  va  a  presentar  examen  profesional;   un  matrimonio  me  solicita que  le  bautice  a  su  niña  para  que  le  corte  la  cola  del   Diablo.   Hacia  los  2: 27 A. M.  de  un  martes  suena  mí  celular,  para  ir  a  un  domicilio,  pues  supuestamente  una  joven  está   poseída  por  el  Demonio.  Debo   decir,  que  esa  madrugada  no  había  ninguna  posesión  demoníaca,  simplemente  la  joven  estaba  haciendo  su  berrinche,  porque  sus  padres  no  la  habían  dejado  ir  a  un  concierto a  Monterrey,  de  su  cantante  favorito.

Así  te  puedo  seguir  compartiendo  muchas  experiencias  reales,  de  supuestas – falsas   brujas  y  hechicerías,  de  bendiciones  que  traigan  abundancia,  de  posesiones  diabólicas,  de   historias  de  fantasmas  y  del  fin  del  mundo.

Todo  esto  me  lleva a preguntarme,  por qué,  nuestra  espiritualidad   no  ha   podido  superar  la  superstición  que  seguimos  arrastrando   de  siglos   atrás.  ¿Por qué  seguir  fomentando  la  creencia  de  un  supuesto   Demonio?  Porque  creer  que  él;  Lucifer,  está  presente  en   todas  partes  y  es  él,  el  que  me  tienta  a  hacer  el  mal.

¿Cómo  catalogar    estas  prácticas  de  nuestra  gente?  Podríamos  afirmar    que  son  producto  de  la   locura   humana;  de  fanatismos  necios    y   tradicionalistas   obtusos  o,   podemos   pensar   que  son  testimonio   de  la  grandiosa   capacidad  del  ser humano  para  comprender  la  vida  y   el   universo  que  nos  rodea.

De  lo  que  sí,  estoy  convencido,  es  lo  que  me  recuerda   el  Evangelio  según  San  Juan  en  su  capítulo  10, 10. “Unos  han  venido  a   robar,  a  matar  y  a  destruir,  mientras   yo  he   venido,  para  que  tengan  vida  en  abundancia  y   vida  en  plenitud”.    Ésta  sentencia  que  nos  deja  Jesucristo   resuena  en  lo  más  hondo  de  mí  conciencia  y  me  recuerda  siempre,   que  en  eso  consiste  la  misión  de  Jesús,  nos  vino  a   traer  un   proyecto  que  es  el   Reino,  que  se  va  haciendo  real,  en la  medida  que  vivamos  en  plenitud,  esa  plenitud  nos   lleva  al  amor  y  ese  amor  nos  lleva  a  comprometernos   con  la  búsqueda  de la  justicia  desde  nuestra   realidad.

Por  eso  afirmo,  que  todas  las   supersticiones,  las   supuestas   brujerías,   seguir  fomentando  una   espiritualidad   torcida  y   errónea,  una   supuesta   existencia  del  Demonio,  no  ayuda  en  nada  a   vivir  una  verdadera   espiritualidad,   que  nos  lleve  a  un  real  compromiso  con   nuestra   Historia,  mucho  menos  a  vivir   en  plenitud.

Desde  la  antropología  filosófica   nos   descubre  que  en   todas  las  culturas   religiosas  antiguas,  han  cultivado   el   prejuicio   de  la  existencia  de  seres  espirituales  malignos,  que  nos  poseen  para  hacer  el  mal,  de  allí   la   necesidad  de  inventar  cultos,  ritos  y  sacrificios   para  ganarse  su  benevolencia   y  calmar  su  ira.

No  podemos  negar,  que   la  Sagrada  Escritura   que  se  escribió  antes  y  después  de  Cristo,  no  está   exenta  de   utilizar  el   folclor   que  reina  en  esas   culturas,  con   seres   fantasmagóricos   y  demoníacos   que   provienen  de   lugares  malditos   de   lo   más   profundo  de  la   tierra.

Estoy  plenamente  convencido,   que  si  existe  Dios,  éste  nos  creó  libres,  con  la  capacidad  de  optar  para  hacer  el  bien  o  el  mal,  está  en  cada  uno – una  de  nosotros,  de  nuestro  libre  albedrío,  el  poder  de  decidir.   Por  lo  tanto,  el   bien  y  el  mal  dependen   de la  Mujer – Hombre,  es  la  aventura que  vivimos  de  nuestra  libertad  y  el   fundamento    de   nuestra   opción,  esto   es  la  prueba  de  nuestra   libertad,  decisiva  e  irrepetible  para  cada  uno – una  de  nosotros.

Entremos  en  el  terreno  de  la  fe.  La  fe  es  una  exigencia  y  una  decisión  concreta,  con  respecto  de  nuestra  inteligencia  a  creer  en  un  Dios  y  en  su  proyecto  de  amor,  éste  amor   me  lleva  a  la  plenitud,  o  viceversa,  nos  conduce  a  nuestro  desarrollo  humano,  para  buscar  la  justicia  entre  la  humanidad,  por  lo  tanto,  vivir  mejor.

Si   existiera   supuestamente  un  Diablo,  se  vendría  abajo  todo  el  proyecto  de  Dios,  revelado  por  su   Hijo.   Fuera  una  mentira   nuestra  libertad,  entonces  seríamos   títeres  de  Dios   y  del  Diablo,  en  este  caso;  a  los  dos  los  mandaría  a   freír  espárragos,  pues,  no  tendría  ningún  sentido  nuestra   libertad.   Es  como  si  estuviéramos  en  una  cancha  de  fut bol  soccer,  en  un   jueguito,  haber  quién  se  gana  más  adeptos,  si  el  Diablo  o  Dios.    Es   por  eso,  que  no  estoy   dispuesto  a  ser  un  maniquí  de  nadie.

Tal  vez,  a  más  de una – uno  que  están  en   las  altas  esferas  del   poder (sea  el  Gobierno  o  la   Iglesia),  les   conviene  que  sigan  fomentando  el  mito   del   Diablo,  pues,  en  épocas  de  crisis,  el   miedo  siempre  es   una  herramienta   para  mantener  sometido  al   pueblo,   lo  podemos  ver  hoy  en  día,  con  la   supuesta   y  espuria “Guerra  contra  el  narco”  no  es  otra  cosa,   que  un   laboratorio  de  experimentación para   producir  shock  entre  la  población.   Siempre   desde   tiempos  memorables  el  miedo  ha  sido  utilizado  por  los  políticos,  gobernadores,  religiosos  y  pastores  para   aquietar   a   su   pueblo,  para  mantenernos  esclavizados  y  enajenados.

También   el   mito  del   Demonio  es   un   negocio   y   trafica   con   muchos  adeptos,   por  eso  a   muchos  les  conviene   seguir  cultivando  el  mito  del  Diablo,  es  negocio  muy  jugoso.

Más  aquí,  en  nuestro   México,  para  echarle   la  culpa  de  nuestros  males,  no  hay como  culpar  al   Diablo,  para  esquivar   nuestra   responsabilidad   histórica.  Como  en   época   de  la  Edad  Media,  en  pleno   siglo  XXI,  Satanás   se   vuelve  a  ser  presente  en  nuestra   vida  cotidiana.  Ahora  más,  con  el   internet  al  alcance  de   todos,  checa   todo  las  supuestas  sectas  satánicas  que   puedes  encontrar  en   Google.   Solamente   crean   más  incertidumbre  y  miedo   entre   la  población  para  que  no   piense,  no  se  junten,  no  se  organicen,  no  comiencen   reales   procesos  de  crecimiento  hacia  una   ciudadanía   adulta   y   más   responsable.

Lo   más   ridículo,  es  que  la  Iglesia   católica  y  demás   corporaciones – sectas  cristianas evangélicas,  invoquen  al   Señor   de las  Tinieblas,  solo  quieren  reafirmar  el  poder  de  sometimiento  por  medio  de   mitos,  de  prejuicios   y  miedos  entre  la   humanidad.

En  épocas   inciertas  como  las  que   vivimos,  plagadas  de  injusticias,  de  matanzas,  de   guerras,  de  epidemias,  de  indiferencia, de  ignorancia   y  pasividad.

El  miedo   retorna  con  muchos  rostros: el  nuevo  PRI,  narcotráfico,  trata  de  blancas,   enfermedades   inventadas  como  la  gripe  porcina;  sodomitas,  chupacabras, el  Ángel  Caído ¿Quién  sigue  para  echarle  la  culpa  de  nuestras   irresponsabilidades  e  injusticias?

 

No  existe  el  Demonio ¡Basta  de   buscar  culpables!  Seamos   racionales  y  responsables,  con  lo  que  me  toca: asumir   nuestra   responsabilidad   histórica.

¿Príncipe  de  la   Oscuridad?  No  será,  más   bien,  una   metáfora  de   nuestra  eterna   lucha  que  se   desarrolla  en  nuestra   inteligencia   y  corazón,  de  estar  condenados  siempre  a  decidir,    por  el   bien  o   por  el   mal.

Seamos  adultas – adultos  y  optemos   por  una  espiritualidad  sin  mitos.  Jesucristo  nos  da  el   proyecto  que  nos  explora   a  la  misma  realidad,   para  llegar  a  lo  más   hondo  de   nuestro  corazón,  que   son   nuestras  motivaciones.   El  Hijo  del  Padre  viene  a  liberarnos  de   todos  nuestros  miedos,  que  no  permiten  ver  nuestra  grandeza  y  libertad,  para   vivir  en   completa   plenitud.

“La  explicación  de  las  creencias  y  las  conductas  religiosas  debe  buscarse  en  la  manera  en  que  funciona   la   mente  de  los  hombres”.

Pascal   Boyer  en <<Y  el   Hombre  creó   a  los  dioses>> Ed.  TAURUS  2001.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

¿Quiénes son esos y esas que no hacen nada? Esos, son los católicos mexicanos

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán


.

“Las  actividades  y  conceptos  religiosos <<secuestran>> nuestros  cerebros,  al  igual  que  la  política  y  la  moda. . . La  religión  como  un  absurdo,  infantil  y  peligroso”. 
Pascal  Boyer  de  su  libro  Y  el  Hombre  creó  a  los  dioses. Ed. TAURUS 2010.

 .

No  podemos  negar  que  nuestro  país  ha  vivido  y  vive  bajo  una  cultura  cristiana.  Convivimos  a  diario  con  una  mayoría  católica  y  el  resto  son  denominación  cristiana,  claro,  habrá   judíos,  musulmanes,  budistas  de  diferentes  ramas,  no  se  excluye  a  nadie  de  ellos.

Parto  de  este   supuesto,  pues  en  México,  aceptando  que  en  todo  nuestro  territorio  hay  una  visión  cristiana,  que  parece  que   la  mayoría   acepta,  ya  sea  por  tradición  o  por  herencia,  en  algunos  casos  por  imposición,  pero  no  podemos  negar  que  vivimos  bajo   ésta   óptica.

Muchos  presumen  de  ser  católicas  y  católicos,  se  creen  la  moral  y  la  verdad  andando,  se  creen  la  mamá  de  Tarzán,  lo  vemos  cuando  se  llenan  los  templos  el  12  de  diciembre (Día  de  la  virgen  de  Guadalupe);  aquí  en  Saltillo,  Coahuila,  somos  testigos  de  cómo  se  llena  la  Catedral  cuando   celebran  a  su  supuesto   fundador<<El  Cristo  de la  Capilla>> El  famoso  6  de  agosto.

Cuantos  no  llevan  un  rosario  en  el  retrovisor  en  su  automóvil  o  una  calca  muy  fresita  de la  virgencita  Lupita.

Lo  único  que  veo,  en  esas  católicas  y  católicos  santurrones,  mochos,  puritanos,  falsos,  es  una  espiritualidad  espiritualoide – tradicionalista,  que  sólo  alimenta  y  sigue  creando  creyentes  agachones  e  ignorantes   y  nada  comprometidos  con  nuestra  Historia.

Actualmente  les  vendría   muy  bien  a  esas  católicas – católicos,  esa  imagen  de<<La  higuera  estéril>> (Lucas  13, 6 – 9).   Hoy  en  día  los  creyentes   son   estériles  y  para  nada  están  proponiendo  actualizar  el  Reino  de  Jesucristo,  en  nuestro  contexto  contemporáneo.

De  lo  que  se  trata  es   de   buscar  que  realmente  la   Religión  sea  un  medio  y  no  el   fin,  y  que   esta  estructura  de  la  Religión  se  encarne,  con  miras   a  la  mujer – hombre  en  su   totalidad  y  busque   su  liberación  integral.

Hoy   más  que  nunca  las  católicas – católicos  es  indispensable  que   busquen   nuevas  fórmulas   y  asuman  su  responsabilidad  histórica,  para  que  la  Iglesia  realmente  anuncie  la  hora  de  la  justicia,  la  del  proyecto  del  Reino,  y  que  realmente  seamos  eficaces  en  nuestra  sociedad.

Las  católicas – católicos  deben  de  atreverse  a    romper  con  sus  prejuicios  y  quitarse  el “chip’s”  de  ser   tan  estrechos  y  cultivar  más  su  capacidad  de  ser  más   creativos  y  más  emprendedores.

Aquí  entramos  al   problema  de  fondo,  que  es  el  de  la  educación,  los  modelos  educativos  del  país,  de  nuestras  Iglesias,  de  nuestras   familias,  nos  lleva  a  quien  está   verdaderamente  interesado  por  la  educación  y  quien  la  controla.   Claro  que,  a  los  poderosos  les  conviene   que  la  Iglesia  retome  también  sus  modelos   educativos,  para  seguir   formando   creyentes,  cristianos,  católicos   ignorantes,  sumisos,  obtusos,  cerrados  y  agachones.

Nuestro  pueblo  es  víctima  de  una  fe   fanática  y  falsa,  que  no  le  permite  competir   y  hablar   frente  a  sus  autoridades  para  exigirles   rendición  de  cuentas  claras.   Nuestra  sociedad   es  víctima    de  una   fe   que  crea  creyentes  apáticos,  indiferentes,  entrenados  para   obedecer   en  vez   de  actuar.   Nos  han  hecho  creer  en  una   fe   para  memorizar  fechas  como  la  del  25  de  diciembre,  en  vez   de  cuestionar   dogmas   que  ya  no  dicen  nada  en  nuestra  actualidad.    Han  pretendido  que  creamos  en  una  fe  para  aceptar  dócilmente  los  problemas  y  dejárselos    supuestamente  a  las  manos  de  Dios,  en  vez  de  que  cada  una – uno  de  nosotros  busquemos  la  manera  creativa  de  resolverlos.     Se  nos  ha  dado   una   fe   que  nos  dice  que  nos  hinquemos   frente a las   autoridades (Ya  sea  las  mismas  Iglesias  y  su  jerarquía,  pero  también   frente  a  partidos  políticos,  frente  a   gobiernos   corruptos),  en  vez  de  pedirles   que   trabajen  para lo  que   fueron  hechas  y   elegidas.   Nos  han  engañado   con  una   fe  resignada,  que  así  son  las  cosas  y  no   podemos  cambiarlas,  sino  dejárselas  a  la   Divina  Providencia.

Las  católicas – católicos  están  llamados  a  ser   los  primeros  en  formar  desde  una  fe  auténtica   y  encarnada  en  nuestro   tiempo – espacio,  a  personas   que  despertando  su  sensibilidad,   activen  su  indignación,  para  que  sean  conscientes   y  sean  capaces   de   comprometerse  seriamente  en  favor  de  una   fe  que  realmente  responda  a  nuestra  época  y  nos  haga  mejores   personas  y   más  libres.    Que   esto  nos  lleve  a  ser  más   responsables  con  nuestra   Historia  y  dejemos  de  ser   telespectadores    de   nuestra   realidad.

“El  cristianismo  no  puede  tener  disculpa.  Es  inútil,  que  se  pretenda  poetizarlo.  Ha  hecho  una  guerra  a  muerte  al  tipo  superior  del  hombre,  ha  prostituido   todos  los  instintos    fundamentales  del  superhombre”. 

Friedrich  Nietzsche  de  su  libro  El  Anticristo.  Ed. DEBOLSiLLO 1993.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Faceboock  Adolfo  Huerta  Aleman.