Reseña: ‘A La Sombra de Mi Vida’ El libro que escribió Cassez

Escrito por: José Jorge Hernández Briones

.

florence c

.

La francesa publicó en 2011 un libro donde relató el montaje transmitido por Televisa en que se le incriminó como secuestradora; acusa a Genaro García Luna de ‘fabricar’ testigos.

.
Uno de los argumentos de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) para dejar libre a la francesa Florence Cassez fue el montaje televisivo durante su captura, organizado en aquel entonces por la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), el cual violó el derecho a la presunción de inocencia, y gracias al cual fue puesta sin demora ante el Ministerio Público.

Y es precisamente con el montaje televisivo con el que la hoy exconvicta, acusada de secuestro, inicia su libro “A La Sombra de mi Vida” (Océano, 2011), el cual leí en marzo de 2011, tres meses después de que Cassez lo escribió.

En el libro, Florence se dirige en una “Carta Abierta” a todo México y aclara desde el primer momento ser inocente; narra el día que la detuvieron (8 de diciembre de 2005), y dos años después (10 de diciembre de 2010), comienza el testimonio en su libro. Manifiesta que ese día viajaba con Israel Vallarta, que ya no era su novio, e informa que ese día ambos llevaban los muebles de Cassez a la nueva casa de ella; los trasladaban luego de haber vivido ella con él en el rancho de Topilejo, propiedad de Vallarta.

Detalla los ultrajes y abusos que sufrió por parte de los policías y el funcionario de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, a quien acusa de ser un hombre violento y el que llamó a los medios de comunicación para que televisaran su detención.

Florence narra que no le gustaba la escuela, que comenzó a trabajar en su país en 1997, en una tienda departamental; asimismo, describe que cuatro años después ya era directora en otra empresa y que buscaba la gerencia; no se la dieron y renunció.

Narra a grandes rasgos que en el 2002 trabajó en otra empresa pero por celos profesionales fue despedida, y un año después llegó a México donde vivía su hermano Sébastien, casado con Iolany y sus dos hijos, pero Florence siempre tuvo problemas con su cuñada.

Su primer trabajo fue en el aeropuerto de Toluca, de ahí administró una estética propiedad de Sébastien y su esposa, pero duró muy poco por conflictos; enseguida se acomodó en la casa de su mismo hermano, quien tenía un negocio con su socio Eduardo Margolis (a quien describe como una persona de cuidado), ahí vendían equipo médico; su estancia fue corta, y luego trabajó alrededor de un año como decoradora de interiores.

Un hombre celoso

Fue en ese lapso cuando conoció a Israel Vallarta a través de Sébastien, a quien a la postre autoridades lo ubicarían como su cómplice de secuestros y novio de la francesa, pero Cassez asegura que era un hombre extramadamente celoso, así que rompió su relación sentimental con él, pero reconciliaron su amistad en buenos términos.

Platica Florence que su estancia en el país fue una historia de altibajos, de ir y venir a Francia, de luchar dos años y no lograr nada, pero asegura que nunca se da por vencida, así que veía su situación como un reto, y luchó hasta conseguir empleo de “Hostess” en un hotel.

Vivió con una amiga (Lupita) a quien describe como fiestera, quien después se fue y Florence ya no pudo pagar su departamento; es ese lapso cuando queda sin empleo, no describe el por qué, pero manifiesta que el día de la detención entraba a las tres de la tarde a trabajar y en la mañana la detuvieron. Vino la pesadilla en el penal con todo tipo de carencias, también trató con Juana Barraza “La Mataviejitos” ; describe que en diciembre y enero solo tuvo un cambio de ropa.

En ese tiempo también asegura que conoció el sistema de justicia mexicano, que su abogado la contactó con la periodista Denise Maerker, quien conocía su historia y le hace una entrevista telefónica. Maerker en su programa estuvo acompañada por Genaro García Luna, a quien la periodista ridiculizó por sus irregularidades en la detención.

Asegura que después del programa, testigos cambiaron sus declaraciones, luego vino una serie de testimonios falsos, las vueltas a los tribunales, las amenazas de celadoras, y la visita de sus padres, quienes vendieron sus empresas para apoyarla económicamente con abogados.

Manifiesta que después de un año de su arresto seguía sintiendo miedo; veía a Israel Vallarta y a su hermana Lupita Vallarta, y dice que la confundían con ella.

Fue en los tribunales donde contactó al periodista francés Jacques-Yves Tapon, quien dio a conocer su caso en Europa, mientras en México, García Luna se hacía brazo derecho de Felipe Calderón, por lo que ella perdía la esperanza de su liberación.

Y con cierta razón, pues le dieron 96 años de prisión, cuando ella creía que el veredicto sería su libertad, así que llama a Jacques-Yves Tapon, le informa, también le envía una carta al presidente francés Nicolás Sarkozy, quien comienza apoyarla y recibe a los padres de Cassez. “Sé que su hija es inocente”, dijo el Mandatario a los padres de Florence.

Florence detalla que la carta de Sarkozy enviada a Calderón, en la que pide respetar los derechos humanos, mientras el proceso diplomático sigue, las relaciones México-Francia se deterioran por el caso que adquiere trascendencia internacional.

El proceso de la francesa sigue y Nicolás Sarkozy llega a México junto a su esposa Karla Bruni para apelar directamente el caso con el presidente Felipe Calderón; también ella escribe que el mandatario le llama por teléfono y le confirma su apoyo.

Un suplicio

El cierre del libro Cassez lo aprovecha para platicar sus desesperanzas. Cómo Genaro García Luna, director de la Secretaría de Seguridad Pública, le “fabricaba” testigos, daba material a los medios de comunicación y seguía con su estrategia para hundirla cada vez más en la prisión, en donde conoció también a Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”.

Afirma vivir un ataque constante por periodistas famosos mexicanos como Ciro Gómez Leyva, Pascal Beltrán y Jean Meyer; también asegura que en el proceso se van fabricando testigos.

Finalmente “A La Sombra de Mi Vida” es cerrado con cartas de apoyo de periodistas y excompañeros quienes le manifiestan su apoyo y reiteran su inocencia.

El libro de la editorial Óceano, es un medio que Florence Cassez, aprovecha para manifestar abiertamente su inocencia, denunciar la corrupción policiaca e informar desde su punto de vista el problema de secuestro en México.

“Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado”, Napoleón.

Cobertura especial

 

 

Por: Juan PabloCruz Alvizo

Twitter: @jpcruzalvizo

jpcruzalvizo@hotmail.com

 

imagen tomada de nexos.com.mx

imagen tomada de nexos.com.mx

.

Para quienes todavía creían que los medios de comunicación masiva, especialmente la televisión   -más específicamente Televisa- no son determinantes en la vida social, política y económica de nuestro país, tenemos el nuevo capítulo de la telenovela AMBICIÓN DE PODER con conocidos actores y actrices en la que ahora las víctimas son los victimarios, los errores los cometen las autoridades, la Suprema Corte de Justicia funge como subordinada del Poder Ejecutivo y las y los secuestrados en realidad no supieron que les habían invitado un café a la casa de sus dizque <<captores>>.

Ciertamente no se ha dado del todo así y podría sonar a telenovela de esas que acostumbra hacer Juan Osorio, pero de que algo salió mal en nuestro sistema judicial, no queda la menor duda.

Para empezar las autoridades se empiezan a exculpar diciendo que todo sucedió en tiempos del expresidente Calderón que al parecer no sólo se divertía haciéndole la guerra a los cárteles, sino que también en sus ratos libres gustaba de montar escenas en las que se llevaba a la justicia a personas <<inocentes>> para dar la imagen de un gobierno eficiente atrapando malandros.

Todo lo anterior, contando con el beneplácito y la colaboración de la Televisión que, para variar, tenía su parte transmitiendo estas escenas, incluso en vivo, dignas de una serie estadunidense. En eso no puede decir nuestro flamante presidente que es original, no, no es él el primero que cuenta con una super producción televisiva para dar la impresión de un gobierno poderoso.

Hemos sido testigos de la libaración de Florence Cassez por parte de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia y no es a las y los ministros a quienes hemos de culpar, pues el problema de raíz es que no se presentó el expediente de la manera correcta, como dicen en mi pueblo, “Entonces los pendejos fueron los de la PGR”.

 Pero eso es lo de menos, aquí lo interesante es que Televisa le hizo un gran favor al presidente haciendo una extensa cobertura del Caso Cassez, pues mientras toda la gente se encontraba indignada por la liberación de la francesa, el IFE daba la sentencia que inculpa al PRI de haber <<dispersado>> 70 millones de pesos en trajetas Monex, pero de manera sorpresiva, exoneró al instituto político, quedando el caso igual o peor que como estaba antes. Podría dicho partido político aplicar al IFE y a los demás partidos aquella frase del personaje Quico en la serie televisiva “El Chavo del Ocho”: ¿Perdí  yo o ganaste tú?