La voz del Evangelio en la posmodernidad

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

imagen de decualquiermodocaeradepie.blogspot.com

imagen de decualquiermodocaeradepie.blogspot.com

.

“Discernimos que al bárbaro le resulta fácil ser sano; para el hombre de cultura, es una tarea dura.” (Sigmund Freud)

.

Hace tiempo escuché a un cura en su sermón señalando que hacía falta que los padres de familia voltearan a ver sus hijos, que los descubran, que les inculquen valores, que les enseñen el respeto al prójimo; que por eso la sociedad está en un bache, la sociedad se desmorona; en un “atolladero”.  La estructura primigenia de la sociedad que es la familia está produciendo sujetos sin ley, que se les hace fácil delinquir; ¿por qué? porque en su familia no se les inculcaron los valores; el amor, el respeto, la gratitud, el esfuerzo, la disciplina, la tolerancia la paciencia, el compartir; todos estos valores con los que la cultura se afianzó y se logró conquistar la civilización.

La cuestión es la siguiente: ¿Cómo enseñar en la familia los valores como lo son la tolerancia, el respeto, la disciplina, cuando la sociedad en la  que estamos inmersos lo que nos dicta son otros valores como la competitividad, el individualismo, el consumismo, el materialismo, el hedonismo, la cosificación? ¿Cómo educar a nuestros hijos con valores de fraternidad cuando vemos que el que tiene éxito en la vida es precisamente por lo contrario? ¿Cómo educar a nuestros hijos en base a que lo bueno cuesta cuando vemos que los que se hacen millonarios lo hacen acosta del dinero fácil?

Resulta interesante la propuesta. De un tiempo para acá la Iglesia está tomando la palabra, está hablando fuerte; sabedora de que en la actualidad las Instituciones como la educativa, la institución política o la ciencia no están respondiendo a la exigencia ética. La Iglesia quiere asumir ese rol, y por eso en la actualidad propone, y nosotros lo que deberíamos hacer es analizar el mensaje y no tanto al mensajero.

Sé que dentro de la Iglesia pudiera existir motivos fehacientes que hacen desmotivar al feligrés, sabemos que la Iglesia está pasando por un mal momento; pero nosotros como sociedad debemos rescatar el mensaje del Evangelio que no es más que otra cosa que el Amor, vivir con Amor y eso a nadie, hasta hoy, le ha hecho daño.

A la iglesia se le puede criticar, por sus frutos, por sus actos, por su pasado, por sus representantes, por sus dogmas, por su metafísica, pero ¿qué ganaríamos con seguir criticando a los prelados? nada, mejor escuchemos sus preceptos, mantengámonos abiertos a sus posturas, escuchemos y analicemos con un sentido crítico y tolerante su visión de la existencia.

 

Va por ti (Pueblo)

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Gente del maíz" de Javier López O. en artistasdelatierra.com

“Gente del maíz” de Javier López O. en artistasdelatierra.com

 .

A  Luis  Alberto  Zavala  Díaz

 .

“El  ciudadano  favorito  de  las  autoridades,  es  el  idiota,  o  sea,  quien  anuncia  con  fatuidad: yo  no  me  meto  en  la  política”.

<<Denise  Dresser  de  su   libro  En  el  país  de  uno  Ed. Aguilar 2011>>

 .

“Los  buenos  ciudadanos no nacen, se  hacen”.

<<Baruch  Spinoza>>

.

Las  y  los  que  nos  encontramos  cada  semana  en  este  espacio,  los  que tratamos  de escribir  algo  y  compartirlo  con  todas – todos  ustedes,  hecho  que  estoy  muy  agradecido  que  se  den  el  tiempo  para  leernos  y  compartir  sus  comentarios,  en  una  sociedad  que no  deja  tiempo  para  alimentar  nuestra  trascendencia  y  más,  en  un  país  donde  casi  no  se  lee.

Este  espacio  alternativo  que  existe  gracias  a   todas  y  todos   sus  lectores,  ante  un  sin  fin  de  ofertas  espectaculares   y  por  demás  desinformativas.

Tratamos  de  dar  nuestro  punto  de  vista  ante  la  realidad  que  nos  presentan   los  que  se  han  adueñado  del  poder,  día  a  día  sin  tregua,   nos  maquillan  y  nos  dan  su  versión  de  “su  verdad”.

Prem  Dayal  nos  recuerda  que  hay  3  grupos  de  individuos   que  nos  echan   a  perder  la  existencia:  los   papás,  los  profesores  y  los  sacerdotes,  agregaría  los  políticos.

Nuestros  papás  hacen  su  mejor  esfuerzo  por  educarnos,  no  lo  hacen  con  malicia  y  mucho  menos  por  intereses  mezquinos, en su  mayoría  nos  dan  lo  que  mejor  les  parece  para  nuestro  bien.

Los profesores,  habrá   muchas  y  muchos  que  no  educan  a  pensar  libremente,  solamente  repiten  discursos  para  domesticarnos  y  conducirnos  bajo  intereses  que  ni  ellos  mismos  se  imaginan.

Los  sacerdotes  que  no  quieren  darse  cuenta  que  ya  han  dejado  de  ser  referencia  para   muchas  de  nuestras  familias,  cada  vez  se  van  quedando  solos  con  sus  dogmas  y  más,   si  siguen  fomentando  el  miedo  y  una  espiritualidad  infantil  supersticiosa  y nada  comprometida  con  la  realidad  que  vivimos.

Los   políticos ¿en qué  momento  se  echaron  a  perder  y  dejaron   de  representarnos?

Hoy  más que  nunca  es  necesario  mirarnos  con  honestidad,  nos  advierte  Denise  Dresser.

Estos  4  grupos de  individuos,  no  lo podemos  negar,  se  han  encargado  de  imponernos <<Jaulas  Mentales>> las cuales  nos  van  conduciendo  y  domesticando  a  su  antojo,  para  su   sistema  de  producción  deshumanizado.

Esas  jaulas  mentales  han  carcomido  nuestra  creatividad  y  nuestro  libre  pensar,  nos  han  hecho  creer  que  tu  personalidad  no importa  y  mucho  menos  tu  participación,  para  eso  están  ellos.

Ellos  son  los  que  saben,  los  que  guían,  los  que  tienen  una  solución,  ellos  son  los “elegidos”  por  lo tanto,  tú  no  hagas  nada,  sigue  viendo  televisión, ellos  lo  harán  por  ti.

A  lo  largo  de la  Historia,  el  pueblo que  lo  formamos   cada  una – uno  de  nosotros,  los  que  llegan  al  poder nos  han  marginado,  nos  ningunean,  nos  menosprecian,  nos  pisotean  y  hacen  lo  que  quieren   con  nosotros.

Eso  es,  porque  lo  hemos  permitido  y  somos  cómplices  de  este  sistema  que  alimentamos  día  con  día  con  nuestra   indiferencia  y  pasividad.

Hoy  somos  testigos,  del  cómo  se  cuestionan  las  viejas  instituciones,  que  antaño eran  intocables,   se les   pide  más  coherencia  y  son  revisadas  por  las  y  los  ciudadanos  de  a  pie.  Esas  instituciones que  antes  nadie  se  atrevía  a  pedirles  cuenta,  están  pasando  por  un  examen público,  están  siendo  llamadas  a  rendir  cuentas  claras,  nadie  se  va  a  escapar  del  escrutinio  del  pueblo,  nos  dice  Alejandro  Jodorowsky.

Esto  me  parece  muy  bueno,  aunque  habrá  instituciones  más  cuestionadas  que  otras,  por  su  papel  que  han  jugado  a  lo  largo  de la  Historia  de la  Humanidad.

Uno  de  esos  grupos,  con  el  paso  del  tiempo  han  perdido  mucha  credibilidad,  son  los  políticos  y  sus   partidos  políticos.  Estos  si  quieren  sobrevivir   tendrán  que  volver  a  su  esencia  y  demostrarlo  con  hechos.

No  te  pido  que  creas  todo  lo  que  pueda  escribir,  lo  que  diga  o  pueda  compartir  contigo,  pero  lo  que  si  te  puedo  pedir,  es  que  vivas  tu  experiencia,  que  despiertes  a  ella,  que  vivas  tu  momento,  que  seas  consciente  de  tu  Ser,  del  contexto  de  tu  historia  y  de la  Historia  que  estamos  construyendo,  nadie  lo  hará  por  ti,  o  peor  aún  lo  harán  individuos  bajo su  conveniencia.

El  poder  de   tu  persona,  esos  4  grupos  de  individuos  han  tratado  de  acallar  y  de  mantenernos  de  rodillas,  para  truncar  tu  desarrollo  humano.

No  dudes   de  tu  gran  capacidad  de   actuar  con  libertad  y  de la  gran  resonancia  que  tienen  tus  acciones,  por  muy   pequeñas  que  sean,  deja  de  subestimarte  antes  de  que  comiences   tu   lucha,  nuestra  lucha.

No   olvides  que  la  existencia  es  una  lucha,  donde  tarde  o  temprano  acaba  por  ganar  el  amor,  nuestra  capacidad  de  amar  y  de  creer  en  el  otro,  que  podemos  construir  otro  mundo  posible.

La  fe  verdadera  es una  fuerza  que  está  en  todas  y  todos, en  ateos  y  creyentes,  una  fe  auténtica   es  aquella  fuerza  que  se  convierte  en  la  convicción  de  muchas  y  de muchos.

¿Qué  podemos  hacer  frente a  la  realidad  que  se  nos  avecina?

Perder  el  miedo,  tirar  a  la  basura  tus complejos  y  prejuicios  que  te  han   metido  a  lo  largo  de  tu  vida esos  4  grupos  de  individuos.

El  cambio  comienza  por  ti,  atrévete  a  cambiar  tu  mentalidad  y   libérate  de  las  jaulas  mentales  que  ten  han  impuesto  y  que  no  permiten  tu  desarrollo  humano  para  vivir  en  plenitud.

Si aún no  haz  abierto  tu  cuenta  en  Facebook   y  en  Twitter,  ya  es  hora  de  hacerlo  y  comparte  en  tu  muro  información  que  no  pasan  en  los  medios “informativos”  oficiales,  para  construir  eslabones  entre  nosotros   y promover  alternativas,  para  asumir   responsabilidades cívicas, que  antes  dejábamos  en  manos  del  gobierno.

Recuperar  nuestros  espacios  públicos,  como  son  las  plazas  y  otros  lugares.

Ser  responsables  y  corresponsables  con  nuestro  compromiso,   asumirlo  con  osadía,  no  tengas miedo de ser  irreverente  frente  a un  poder  que  se  corrompe  día  con  día;  es una  actitud  existencial.

Tu  voto  es  un  derecho  humano  y  estructural,  votar  me  invita  a  pensar,  a  informarme,  a  elegir  bien   a  quien  nos  va  a  representar.  Mientras  no  haya  otro   medio,  el  voto  te  da  voz  ante  el  poder  que  lo  han  secuestrado  algunos  cuantos  que  no lo  están  usando  para  el  bien  de  nuestra  sociedad.

Buscar  información  en  los  medios  alternativos,  no  te  quedes  con  lo  que  te  da  Televisa;  TV Azteca  y  RCG  y  demás  periódicos  que  desinforman.

Súmate  a  ciudadanas  y  ciudadanos,  como  tú,  que  apoyen  a  candidaturas  independientes,  que  realmente  conozcas  su  trayectoria  y  sus  motivaciones, que  están  en  procesos  de  búsqueda  de  justicia  y  transparencia  en  tu  ciudad.

Platica  de  esto  con  tu  familia,  seres  queridos,  amigos  y  compañeros  de   trabajo,  difunde  y  comparte  todo  lo  que  puedas  y  con  los  medios  que  tengas  a  tu  alcance ¡No  te  quedes  con  los  brazos  cruzados!.

“Renovados  en la mente  y  en  el  espíritu  y  vistan  de la nueva condición humana”.

<<Carta  a los  Efesios N.T. De la  biblia  de  Jerusalén>>

“Ve  a las  esquinas  de las  calles  e  invita  al  banquete  a  cualquiera  que  te  encuentres”.

<<Evangelio  según  San Mateo 22, 10 -. N.T. Biblia de Jerusalén>>

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

 

 

Re-inventar el Evangelio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de sinembargo.mx

imagen de sinembargo.mx

.

“Ya  no  podemos  quedarnos  tranquilos  en  espera  pasiva  en  nuestros  templos”.
Del  Papa  Francisco  de  su  exhortación >>Evangelii  Gaudium>> Editorial SAPIENTIA 2013.

.

 ¿Qué  onda  con  el  Papa Francisco?

Al leer la exhortación <<Evangelii  Gaudium>> del  Papa Francisco,  me  quedo  con  un  sabor  de  boca  agradable  y  con  un aliento  lleno  de  esperanza,  pues  nos  invita  a  estar  abiertos  a  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia.

¿Qué  nos  propone  el  Papa?

Estamos  ante  una  <<época  de  cambio>> y  esto  nos  lleva  a  una nueva  etapa  evangelizadora  marcada  por  la  alegría: “Hay  cristianos  cuya  opción  parece  ser  una  Cuaresma  sin  Pascua”.

Estoy  plenamente  convencido  que  si  queremos  dialogar  con  nuestro  mundo  y  con  nuestras  culturas,  no  lo  vamos  a  lograr  con  una actitud  de  imposición  a  la  vieja  usanza,  mucho  menos  tristes.  Hoy  por  hoy,  una  actitud  que  va  a ayudar  mucho  es  la  de  llegar  por la  vía  de  la  amistad;  del  diálogo;  de  la apertura  y  no  la  de  condenar,  mucho  menos  descalificando  lo  nuevo  y  lo  diferente.

Con  tristeza  y  desaliento  no  vamos  a  lograr  nada,  siempre  he  vivido  alegre  por  descubrirme  amado  y  con  la  libertad  de  amar,  desde  que  me  llamó  Jesucristo,  vivo  en  plenitud  y  con  alegría,  aunque  en  más  de  una  ocasión  esa  forma  de  vivir  con  alegría,  me  ha  acarreado   más  de  una  crítica  y  condena.

Nos  recuerda  Francisco  que  la  propuesta  cristiana  nunca  envejece,  está  siempre  es  y  será  joven   y   atractiva  para  cualquier  época  que  viva  la  humanidad.

Los  que  no  la  hemos  hecho  joven  y  atractiva  somos  nosotros  con  nuestras  viejos  esquemas  aburridos  trasnochados  y  que  no  responden  a  nuestra  sociedad  contemporánea.

Jesucristo  también  puede  romper  esquemas  y  los  rompió;  rompe  esquemas  aburridos  en  los  cuales  pretendemos  encerrarlo  y  nos  sorprende  con  su  constante  creatividad  divina.

Creatividad  a  la  cual  estamos  todas  y   todos  invitados  a  usar,  para  descubrir  nuevos  espacios  para  llevar  el  mensaje  liberador  de  amor  y  de  justicia  del  Reino  de  Jesús.

Nos  invita el  Papa: “percibo  la  necesidad  de  avanzar  en  una  saludable <<descentralización>>”.   La  Iglesia  somos  todas  y   todos;  no  nada  más  el  cura  o  la  religiosa,  por  lo  tanto,  los  cambios  los  haremos  todas  y   todos,  formándonos,  leyendo  más  y  claro  está,  participando  más  en  nuestras   comunidades,  no  dejarlo  que  todo  lo  decida  el  párroco.   Cuando  el  poder  reside  solamente  en  una  sola  persona,  pierde  los  pies  sobre  la  tierra  y  se  llenará  de  corrupción.

La  Iglesia  está  invitada  a  que  sea  capaz  de  <<reformarse  y  adaptarse>>  a  cada  época  y  cultura: “Invito  a  todas  y  a  todos  a  ser  audaces  y  creativos  en  esta  tarea  de  <<repensar>> los  objetivos,  las  estructuras,  el  estilo  y  los  métodos  evangelizadores  de  las  propias  comunidades”.   Hoy  es  una  urgencia  a  reinventarnos  y  reinventar  nuestros  métodos  de  llevar  la  Buena  Nueva  a  nuestras  sociedades  contemporáneas,  y  más  a  las  excluidas – excluidos  de  nuestras  ciudades  y  pueblos.

El  Buen  Francisco  nos  llama  la  atención  y  nos  propone: “Exhorto  a  todas  y  a  todos a  aplicar  con  generosidad  y  valentía  las  orientaciones   de   este  documento,  sin  prohibiciones  ni  miedos”.

Esto  no  es  una  crítica  a  la  exhortación,  creo  que  esa  vendrá  después,  mi  intención  es  motivarte  acercarte  a  ella,  a  que  la  leas,   y  sobre todo  a  estar  a  abierta – abierto,  a  que  no  tengamos  miedo  de  cambiar,  de  vivir  una  reforma  profunda  de  nuestra  Iglesia,  me  llena  de  paz,  estar  convencido de  que  el  timón  lo  lleva  y  lo  dirige  Dios,  y  que  nosotros  somos  sus  colaboradoras  y  colaboradores.

Eso  soy,  un  simple  obrero  de  su  Reino; trato  de  colaborar,  y  me  llena  más  aún  de  emoción  saber  que los  cambios  vienen  y  vendrán  siempre,  y  que  nadie  los  podrá  detener aunque  más  de uno  se restista.

“¡Y me hablaron de futuros fraternales, solidarios, donde todo lo falsario acabaría en el pilón.  Y ahora que se cae el muro ya no somos tan iguales, tanto vendes, tanto vales, ¡viva la revolución!  Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo, ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada la belleza…!”  Como  nos  lo  recuerda  el  gran  Luis  Eduardo  Aute.

“Por  consiguiente,  un  evangelizador  no  debería  tener  permanente  cara  de  funeral”.

Papa  Francisco <<Evangelii  Gaudium>>. 

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Carta abierta al nuevo Papa

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de libertaegiustizia.it

imagen de libertaegiustizia.it

 .

 

“Para  ese  cambio  su  Santidad.  Creo  que  necesitarás  a  gente  aventurera, libre,  a  mujeres  y  hombres  dispuestos   a  navegar  entre  incertidumbres,  entre  persecuciones,  en  medio  de  la  tempestad  tal  vez. . .”
Del  libro <<VATiCANO  2035>>  Pietro  De  Paoli.  Ed. Grijalbo 2006. 

 

.

No  quisiera  estar  en  tu  lugar,  estás  en  el  dilema  como  cualquiera  de  nosotras  y  nosotros,  entre  servir  a  una  Institución  o  servir  al  Evangelio  Liberador  de  Jesucristo.  Entre  ser  un  católico  de  “fachada”  o,  esforzarte  por  ser  un  verdadero  seguidor  de  Cristo.

A  la  Iglesia  Católica  se  le  ama  o  se  le  odia  ¿Se  le  puede  amar, sin  criticarla?  En  el  amor  que  se   le  puede  tener,  está  la  corresponsabilidad  de  aprender  de  nuestros  errores  y  crecer,  aceptar  la  crítica   como   motor  de  cualquier   evolución,  siempre  será  necesaria   para  crecer.

¿De  verdad  nos  escuchará  el  nuevo  Papa? ¿O será  como  el  silencio  que  guarda  Dios  ante  nuestras   oraciones,  cuando  gritamos  justicia?

El  mundo  será  siempre  resultado  de  nuestras  acciones  y  de  nuestras  circunstancias,  estamos  ante  una  sociedad  más  sensible,  pero  también  no  dejan  los  poderosos  seguir  descubriendo  nuevas  maneras  para  enajenarnos  y  esclavizarnos.

Estás  ante  una  Iglesia  que  últimamente  está  estigmatizada  por  la  pedofilia  de algunos  de  nuestros  religiosos  y  sacerdotes.

El  problema  viene  de  atrás,  está  en  el  seminario,  tienes  que   apostarle  por  una  formación   verdaderamente  humana  y  no  uniformada – dogmática.   No  cerrar  los  ojos  ante  la  realidad  de  nuestros  seminarios,  donde  muchos  temas  siguen  siendo  tabú,  y  no  se  están  formando  personas,  sino  individuos–robóticos  que  repiten  esquemas,  para  aparentar  y  simular  ser  buenos–bonitos  pastores.

Y  la  postura  que  habrás  de  tomar,  es  que  esos  sacerdotes  sean  juzgados  por  las  leyes  civiles,  porque  de  ninguna  manera  somos  especiales  y  mucho  menos  “intocables”.

Está  la  tarea  pendiente  de  las  directrices  de  acción,  que  nos  propone  el  Concilio  Vaticano II.   Se  notaron  los  cambios  rápidamente  en  la  liturgia, pero  parece  que  nada  más  llegó  allí.

Nos  falta  apostarle  a  toda  una  <<renovación  en  el  lenguaje  teológico  de  nuestra  Iglesia>>. 

Hay  miedo  y  condena  al  tocar  ciertos  temas  y  dogmas  de  la  Iglesia hasta  el  día  de  hoy ¿Qué  no  se  podrían  repensar de  alguna  forma?  ¿No  seremos  capaces  como  Iglesia  abrirnos  a la  novedad  que  nos  pueden  dar  hoy  en  día  esos  dogmas?  ¿Cuál  es  el  miedo? No  somos  una  Iglesia  taquillera  al  estilo  del  PRI,  que  busca  solamente  acarrear  gente  para  sus  intereses  mezquinos.

¿Qué  Papa  se  atreverá  a  dar  la  ordenación  sacerdotal  a  las  mujeres? Y  ya   lo  he  dicho,  no  es  para  darles  su  dignidad,  ésta,  ya  es  de  ellas  desde  que  nacen,  porque  somos  personas  todas  y  todos,  sino  porque  tienen  todo  el  derecho  de  desenvolverse  en  este  medio,  porque  necesitamos  de la  perspectiva  femenina  en  el  Reino  de  Dios,  la  mirada  de la  mujer  en  nuestra  Iglesia,  también  tienes  ésta  tarea,  Papa,  aunque  digas  que  habrá   otros  temas  más   importantes.    Espero  que  tu  actitud  no  sea,  como  la de  muchos  sacerdotes,  sino  te  adaptas  o  no  aceptas  los  términos,  eres  libre  de  irte  de  nuestra  Iglesia  porque  no  eres  capaz  de  llevar  a  cabo  nuestras  normas  y  reglas.

Soy  Humano,  diría  mí  filósofo  predilecto  Friedrich  Nietzsche: “Demasiado  Humano” Eso  soy,  demasiado  humano,  pero  alguna  vez  llegó  a  mí,  el   mensaje  de  Cristo, sobretodo  <<Las  Bienaventuranzas>>  éste  proyecto  le  dio  un  motivo  y  un  significado  a  mi  existencia,  me  ha  regalado  una  vocación  para  seguir  creyendo  en  la  bondad  de  la  humanidad.

Tengo  errores  y  los  seguiré  cometiendo,  pero  tengo  la  libertad  para  aprender  de  ellos  para  seguir  evolucionando  y  crecer  en mi  humanidad,  también  seré  juzgado,  caeré  una  y   otra  vez,  pero  me  levantaré.   Tengo  sentimientos  como  cualquier  persona,  me  enamoro,  lloro  como  cualquier  ser  humano,  echo  de  menos  a  muchas  personas  que  me  han  dado   otra  manera  de  ver  la  vida,  cada  vez  que  me  hago  más  viejo,  los  extraño  más,  me  duele  las  injusticias  cometidas  en contra  de  nuestra  gente,  me  desespero  en  más  de  una  ocasión,  ante  la  violencia  absurda  y  no  poder  cambiar  la  muerte  de  alguien  más,  me  encariño   en  cada  comunidad  en  la  que  me  envían  a  trabajar  y  me  duele;  cuando  me  llaman  a  continuar  mi  misión  en  otro  lugar,  río  y  sonrío  ante  un  rostro  bondadoso,  me  encanta  bailar,  escuchar  música,  leer,  ir  al  cine,  soy  un  ser  humano   con  miedos,  pero  también  con   valentía  para  enfrentar  cualquier  reto  que  venga.

Tu  Iglesia  Papa,  está  formada  y  acuden  a  ella  seres  humanos,  que  tienen  hambre  y  sed  de  misericordia,  como  él,  como  aquellas,  como  yo.

Nuestra  Iglesia  Papa,  está  llamada  a ser  << Ser Humana>>  y  no  dogmática  por  el  dogma  nada  más,  sino  buscar  la  liberación  de  nuestra  humanidad,  para  llegar  a  la  plenitud  de  nuestra  vida.   Tenemos  la  tarea  de  construir  ese  cielo  aquí,  desde  nuestra  realidad.

Me  siento  parte  de  tu  Iglesia,  me  esfuerzo  por  amarla,  en  ese  amor  quiero  ver  una  Iglesia  con  brazos  humanos  como  los  de  Cristo,  abiertos  a  darnos  una  acogida  amorosa  y  no  una  Iglesia  cerrada   por  los  prejuicios.

Alguna  vez  soñé,  que  salía  el  nuevo  Papa  al  balcón  de  Roma,  a  darnos  la  bendición,  pero  antes  de  darnos  el  saludo  papal,  pronunció  éstas  palabras;

Acérquense:

Los  pisoteados  por  los  políticos  corruptos

Los  homosexuales  y  lesbianas   desechadas  por  sus  hogares

Los  divorciados  vueltos  a  casarse

Las  abortistas  no  comprendidas

Las  teólogas  y  teólogos  silenciados  por  buscar  la  transparencia

Los  sacerdotes  casados

Las  sacerdotisas,  pues  ellas  también  son  parte  del  Reino

Las  víctimas  de  los  desaparecidos  y  muertos  por  guerras  estúpidas

Las  prostitutas  y  teiboleras   estigmatizadas  por  la  sociedad

Las  y  los  que  estén  cansados  por  luchar  por  un  mundo  mejor

No  olviden  que  alguna  vez   dijo  Jesucristo: “Bienaventurados  los  que  sean  perseguidos  por  causa  de  la justicia,  porque  de  ellos  es   el   Reino  de  los  Cielos”.

Acérquense,  que  nuestra  Iglesia  los  consolará  y  los  reivindicará,  curará  sus  heridas  y  su  cansancio.

“El  Pontífice  cree  que  la  Iglesia  tiene  necesidad  de  este  nuevo  concilio  ecuménico  para  avanzar  más”.
De la  novela  <<VATiCANO  2035>> Pietro De Paoli. Ed. Grijalbo 2006.     

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pascua también es conversión

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

Durante los cuarenta días de la Cuaresma, previos a la Pascua, la tónica del tiempo es la conversión. Se insiste siempre en ese aspecto esencial de la vida cristiana: hay que cambiar de vida, hay que hacer realidad la metanoia que nos exige el seguir a Jesús y la lucha por el Reino.

La conversión supone así, un esfuerzo conciente por ser como Jesús, por dejar atrás, de la forma más radical posible, al pecado; además de una práctica intensa de la caridad y la misericordia como hábitos de vida.

Estas prácticas, acompañadas por la oración y la penitencia, preparan y disponen al creyente al encuentro profundo, auténtico y personal con el Resucitado; encuentro que se extiende con la exuberancia de la cincuentena pascual.

¿Pero qué pasa durante la Pascua? ¿El cristiano ya no requiere conversión? ¿Ha llegado el Reino? ¿Vivimos en un falso triunfalismo?

Obviamente la respuesta es no. El creyente, mientras peregrine por este mundo, estará necesitado de la conversión. La conversión es permanente. Más aún, la conversión debe ser una actitud en el cristiano.

La falta de conversión como actitud creyente ha degenerado en una vida cristiana edulcorada y sin exigencias. Y eso se nota. El descenso de credibilidad de la Iglesia y su pérdida de prestigio no provienen de una persecución mal intencionada. Si así fuera, podríamos vanagloriarnos de ser perseguidos por la causa de Jesús. Pero no es así. La misma Iglesia Católica que ayer era valorada por su firmeza frente a las dictaduras y su servicio a las víctimas, en un breve tiempo se ha hecho muy poco creíble y hasta despierta animosidad en muchas personas.

Acusan a la Iglesia los abusos protagonizados por sacerdotes o religiosos. Pero también una impresión general de que se ha hecho lo posible por ocultarlos o por dilatar su sanción. Ha predominado una sensación de poca transparencia. Lo que es explicable aunque haya sido con la buena voluntad de no dañar a las personas ni el mismo anuncio de Jesús. Pero de hecho el secretismo ha aumentado el escándalo.

También cuenta en el menor aprecio por la Iglesia, un cansancio generalizado con su autoritarismo y centralismo. Hay razones que avalan la necesidad de cuidar su unidad y disciplina, pero nuestra cultura actual exige más flexibilidad, participación, escucha, libertad de opinión, y reacciona con fuerza ante lo que es impuesto desde arriba.

A veces la Iglesia ofrece públicamente su aporte a la sociedad en una forma que deja la impresión de pretender ser maestra de todos, como exigiendo sumisión de la sociedad entera sin dar argumentos para ello, acentuando así la impresión de ser “dogmática” en el peor sentido de la palabra.

Molesta la gran diferencia entre Jesús y la Iglesia cuando se considera el ejemplo de pobreza y humildad del primero y la riqueza y poder de la segunda. El Papa puede vivir con sencillez, pero si se muestra ante el mundo como un monarca con una corte de lujo, la gente hablará despectivamente del “oro del Vaticano”.

¿Cómo ver el futuro? Hay que entender que esta crisis es una gran oportunidad para tener en cuenta nuestras fallas y nos apliquemos a una conversión más profunda.

De la mano con el Espíritu, hay que repensar la Iglesia. Una Iglesia fervorosa, formada por personas libres, sin fetichismos, sin miedos, alegres, felices de estar tratando de seguir al Señor. Podemos pensarla muy fraterna, con verdadero respeto y cariño de unos por otros. Como una comunidad de iguales en que la autoridad muestra tangiblemente esta igualdad, en su tono, su vestimenta, su modo de proponer, escuchar y mandar. Una Iglesia preocupada de verdad por lo que le pasa al hombre realmente, por la vida de las familias, por el trabajo, la economía, la creación artística y la situación de los más pobres.

Que recuerde el carácter subversivo del Evangelio, que ensalza a Dios que derribó de sus tronos a los poderosos y engrandeció a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos despidió sin nada (Lc 1, 52-53).

Si no soñamos algo así, querrá decir que ha dejado de correr por nuestras venas la alegría de la Pascua de Jesús.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com