Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

La muerte y el sentido de la vida

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

¿En qué momento perdimos la esencia de la vida? ¿en qué momento dejamos de disfrutar la existencia?

Creo que hemos perdido el rumbo. La Existencia es una oportunidad de ser feliz, aunque esta palabra está demasiado trillada. O mejor digamos: “vivir sin la miseria neurótica”.

La vida es tan efímera, en cualquier momento cerramos los ojos y dejamos de existir, como dijera el poeta coahuilense Manuel Acuña: “Y en medio de esos cambios interiores tu cráneo, lleno de una nueva vida en vez de pensamientos dará flores.”

Muy diferente sería nuestra vida si desde pequeños nos comentaran que somos finitos, que un día habremos de morir, que hay que disfrutar cada día que estamos. Un poco de Tanatología no nos vendría mal. Sabernos finitos para experimentar este viaje con mayor pasión, con más garra y menos ideas irracionales, con mayor actitud y menor frustración.

Estar conscientes de que el Amor es lo único que nos salvará. ¿De qué? De una vida sin sentido. Pero saber que el Amor, como dijera Erich Fromm, el Amor es una disciplina, es un Arte, valores que la posmodernidad no los lleva prefigurados.

Vivimos en la cultura del menor esfuerzo, eso nos lleva a no valorar lo que somos, a no valorar a las personas que nos rodean y hacen de nuestra vida una estancia más placentera. Siempre estamos deseosos de algo más, de algo que llene nuestro hueco, el vacío existencial, la falla, la falta, la carencia.

Seguimos creyendo en un ser externo a nosotros que guía nuestra vida o en un ser maligno que nos pone tentaciones y cuando nos va mal es que “metió su cola”. ¿Hasta cuando vamos a hacernos responsables de nuestro destino? Un destino manifiesto, muchas de las veces cruel por nuestra misma decisión.

Lo bueno es que existen los niños; inquietos, llenos de vida, mis hijos, los tuyos, que viven bajo su propia realidad, su propia concepción del mundo, con sus prioridades más sinceras, sin falsedades, sin andar ocultando sus emociones, se presentan tal cual son. Habrá que replantearnos la vida misma, vivimos muy apurados, y ya cuando queremos voltear a ver si ha valido la pena, como dijera Martin Heidegger, ya va a ser muy tarde, demasiado tarde.

@CarlosMorenoMx

El hombre que fue Dios

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

.

imagen de artbible.info

imagen de artbible.info

.

“De poco sirve defender doctrinas sublimes sobre Él si no caminamos tras sus pasos”

José Antonio Pagola

.

No es que Jesús haya sido realmente Dios. Jesús, con sus actos, con su vida, con sus hechos, se hizo Dios.

Jesús hizo realidad el amor encarnado, el amor en la tierra, y eso precisamente es Dios. Algo similar sucede cuando los papás hacen realidad a “Santa Claus”; los niños creen en su existencia pero tiene que haber alguien que haga realidad el acto. Con Dios pasa lo mismo, el ser humano cree en Él pero es necesario que otros humanos hagan realidad en concreto lo que se cree en abstracto. La oración tendría que cambiar, no se trata de pedir a Dios, se trata de colaborar con Él. (A Dios orando y con el mazo dando).

Existe gente que por cuestiones de inseguridad manifiesta su intolerancia; personas que no son capaces de escuchar otro discurso en torno a Dios. No toleran y reaccionan con enojo cuando se les comunica la hipótesis de que Jesús de Nazaret era un loco, que no era Dios, que murió por revoltoso y otras interpretaciones más. Precisamente algún sector de dicha población (gente creyente) reacciona de una manera desmedida porque toca fibras sensibles, fibras superpuestas que no tienen un fundamento, un sustento, son endebles y ante el temor de la destrucción, no les queda otro remedio que reaccionar de manera violenta; no vaya a ser que el mito se destruya.

Con el transcurso del tiempo se ha perdido la esencia de la propuesta del Nazareno: Jesús es un manual de vida y no tanto un sujeto digno de adoración. La vida de Jesús es un “imperativo categórico” de cómo el ser humano debe de proceder en su vida, amando, viviendo con Justicia, optando por una vida digna y plena, sublimando, creando cultura y civilización.

Es muy frecuente distraerse con el mensajero para desatender el mensaje. Es más fácil ir a rezar, hincarse, ir a misa, comulgar, dar la paz en abstracto que comprometerse a una vida como la que llevó Jesús. Resulta más fácil adorar a Cristo que poner en práctica lo que él practicó hace ya más de dos mil años.

Me gusta pensar en ese “amén” que dicen los que creen cuando terminan alguna oración o una frase mística. Me gusta pensarlo y cambiar el acento de lugar, que en lugar de que ese “amén” fuera palabra aguda, fuera palabra grave: “amen”. Esa fue la enseñanza del Nazareno, sólo que fue más fácil cambiar el “amen” por el “amén”; cambiar el compromiso de amar por el ritual “amén” que sepultó la idea original.

 

Dios ha muerto

Escribe: Carlos A. Moreno De la R.

.

imagen de ultradownloads.com.br

imagen de ultradownloads.com.br

.

Dios ha muerto ¿Cuáles son las implicaciones en la subjetividad del ser humano de esta frase de Federico Nietzsche? ¿Qué repercusiones tiene ese grito nietzscheano en las interacciones del sujeto con el otro?

El sujeto se detenía ante la sentencia: “Pórtate bien sino Dios te castiga” o “Si te portas bien tendrás un lugar asegurado en el Reino de los cielos”.

Dios ha muerto y con ello su temor. Dicen que ya no existe el temor de Dios y lo que eso implica. Ahora la ley la impone el ser humano. El psicópata es el que irónicamente impone la ley, irónicamente porque se supone que el psicópata es un sujeto sin ley, un sujeto sin Padre; pero ahora, en tiempos de la “hiper-modernidad”, en donde “todo vale” en donde la relatividad de los valores, el consumismo, el materialismo, el dinero, la perversión, se han convertido en los bienes supremos; ¿y quién tiene acceso a eso? Precisamente los psicópatas, lo perversos; los psicópatas que al no ajustarse a las normas en turno imponen las suyas, una ley del más fuerte, la ley del fusil, la ley de la tortura, de la amenaza, del castigo; la ley de la muerte, la ley del exceso; el mandamiento del goce.

Dios ha muerto y vivimos como si en realidad esto fuera cierto. El ser humano en su intento de vivir al extremo (goce) ha llevado su existencia al ocaso; un caos multitudinario; requiere del exceso para poder sentir, para saberse vivo.

El exceso como la norma: “Nada con medida, todo con exceso” es el mandamiento del superyó lacaniano, y precisamente en una recién entrevista a Eric Laurent, menciona que el psicoanálisis “protege al sujeto del exceso”. ¿En qué se ha convertido el psicoanálisis? ¿El psicoanalista como el portador del “Ethos” en turno?

El psicoanálisis al descubrir que el sujeto tiende al goce con su síntoma, viene a desmitificar lo que anteriormente se creía de la propuesta freudiana.

Antiguamente al psicoanálisis se le concebía como ese dispositivo que emancipaba al sujeto de un superyó  castrante, punitivo, un superyó concebido por Freud que tendía a reprimir al sujeto, que lo hacía infeliz, que le imponía una vida bajo el principio del deber. Ahora las cosas han permutado, el sujeto se encuentra atravesado por la cultura, y la cultura de hoy es muy diferente a la cultura que imperaba en la época de Freud, aquella Viena mojigata en donde la sexualidad era un tema tabú, en donde la represión era el fenómeno a desentrañar; ahora la cosa es diferente, la queja, la demanda es del padre de familia que acude con el especialista de la “salud mental” para que silencie al sujeto, para que no sea él, para que no desee, para que le ayude a imponerle normas, reglas, límites, jerarquías (como si de una psicoterapia estructural de Minuchin se tratara).

El psicoanálisis en la actualidad sabe que el sujeto es atravesado por un superyó perverso bajo el imperativo del goce; a vivir en el exceso, a poner al cuerpo en el límite del acto, inyectarlo, perforarlo, manipularlo, destruirlo, aniquilarlo.

Nietzsche se ha convertido en el mensajero, en el “ángel” que avisa la muerte del último Dios que nos había acompañado en este caminar; Nietzsche con su mirada oteadora proclamó la muerte de Dios y la posmodernidad vino a darle cristiana sepultura. Dios ha muerto y con él el “Último-Gran-Relato”. Ahora el ser humano se encuentra solo, inmensamente solo, sin Dios y sin diablo, abandonado a su suerte.

Paradojas de la posmodernidad: Ahora que Dios ha muerto, ¿quién impondrá la ley? El nombre del padre, el gran otro. El perverso impone la ley; manda, exige el goce. Ronda por las calles. No nos queda de otra más que quedarnos en casa ante este toque de queda no impuesto por la autoridad competente sino impuesto por el demonio que acecha, que intenta ingerir al sujeto.

Hombre posmoderno, hombre estructurado en los límites de la híper-modernidad. Y para muestra basta con salir a la calle: el sociópata se ha apoderado de la ciudad. En un pueblo sin Dios el loco es el rey.

@CarlosMorenoMx

El antónimo de Dios

Escribe:  Paco Robledo

.

imagen de tecnoculto.com

imagen de tecnoculto.com

.

Iguala sigue igual. Como nosotros y como nadie. Y todos se han dado y no cuenta. O qué, ¿alguien sabe para dónde vamos? Digo no para que haga la tarea. Es nomás pa’ que señale un rumbo, que yo, no veo que avance. Será que todos van adelante, y yo los voy viendo, arre que corren, tropezando como si los hubieran dejado libres en el monte de noche. Enserio que si camino, pero esto no avanza, no avanza más que la edad, hay para detener la vejes de la carne, pero no la de la muerte. Y que mejor. Sería agotador no morir. Y no es que me agote todo, como al clásico pesimista apadrinado por la beca. Enserio que no, justo ahora y después, estaré de pie, caminando hacia adelante y en zigzag, y de reversa, esperando que me tope en la frente lo que venga.  De hecho y de milagro, no he parado de trabajar y por alguna extraña razón, sonrió, y me encanta la música, no cabe duda de que sin ella, esto sería MÁS huraño. Aunque sé que a lo que más que se llega en está vida, es a enranciarse. De ahí, lo otro, el pozo, la desaparición total.

Antes de seguir hablando, quiero decir que la trascendencia está mal empleada, los muertos siempre dejan eso entre sus calcetines sucios. Hay una vasta cantidad de personas que trascendieron sus hechos, no sus almas. Ahora la trascendencia es el principal difusor en la obra de alguien. La idea de los arquetipos, refugiados en las ideas de otros, en lo que admiramos poder ser. Hemos intentado ser auténticos, pero los resultados son egocentristas. Aspiramos a la industria y la llevamos a cabo con ritualidad, con manojo de instrucciones y dos granos de sal.

Yo hablo del romance del cuerpo con la lentitud, el achaque y el síndrome de la infantilidad. A pie en el bastón de andar somnoliento, o a las anchas en silla de ruedas. En ese tiempo que es de regresión constante. Estoy resignado, estoy recargado en el marco de la venta. Conformado conforme la luz del día se hace negra nocturna. Acepto que entregamos nuestras habilidades para volver de donde vinimos, si es que venimos de otra parte, y si es que hubo habilidades en el cuerpo. Junto a ese marco, que de esos no faltan por ahí, se observa a las el movimiento de las sociedades que han tocado, y se ve la repercusión de las siguientes. Y no hay qué avance. Pero si mucha mezcla. Sometidos estamos a la reproducción sin medida, a contarles a nuestros hijos que en “nuestros” tiempos hacíamos otras cosas.

Este mundo pare cada vez más habitantes como de otro mundo. Está la habilidad de dar vida; que muere y que no muere. La vida que muere es la del alma, la de la psique. La vida que no muere es la del material, la que se calcula con el peso en la mano; entre más volumen y peso, mayor el precio; lo grande cuesta más, lo que cuesta más, es lo mejor, según los humanos. Somos humanitos jugando al Sísifo de la industria, subiendo (“cielo”) y bajando (“infierno”), naciendo y muriendo. En eso no falla el hombre, que nace sin pedirlo y muere sin quererlo. Viviendo del tiempo que enseña los modales. Somos de carne y hueso, como los animales del rastro. Ellos llevan el privilegio de ser animales, y nosotros, los homo sapiens, terminamos títeres con la tanta tv y todas las modernidades mata neuronas, o como más bestialmente se le llamaría, instintos.   La vida y la muerte van unidas, bailan de cachete el vals del ruido urbano. La viva y la muerta de la mano, cogiendo, pariendo vivos y muertos. Eso como línea apenas perceptible que divide arriba de abajo, entre el ser y la independencia. Esa como línea donde el cielo se recuesta a besar el filo pedregoso de los enormes cerros; tumores negros que nacen de la tierra, lucen como una lápida tiznada que día a día vigila el caserío, como si estas fueran las tumbas que no hay que saquear.

Con el transcurrir de las horas en la ventana, los cerros negros se extienden por el aire, como flor cerrando su florecer.  Somos parte de la mutación que nada lo evita. Bienvenidos al pensamiento universal.

Los pocos milagros que existen, de los cuales la humanidad se siente orgullosa y yo les reconozco, son: la capacidad de dar y quitar vida. De crear Dioses resistentes, el dinero y el materialismo. Eso ni Dios-cruz se ha comprobado que lo evite, ¿cuantos años rezando a oídos sordos? Y aun así, el hombre no ha cargado el triunfo de la guerra contra los Dioses, mientras siga habiendo gente que se comporte como tal para defender su revolución hedonista. Los mexicanos se convirtieron en verdugos de ellos mismos. Explicar el caso sería escurrir demasiada sangre por aquí.

Me apego a lo biológico que a lo espiritual. Lo segundo lo adjudico a la modernidad, al arte y a toda la contaminación occidental de inicios de siglo. Lo primero fue un accidente inalterable, un tropiezo entre gases y la combustión propició la explosión que invadió de parásitos el planeta. A esos parásitos también les llaman vividores, inútiles, pero no solamente al vividor económico-existencial y al imbécil por naturaleza, sino a la bacteria que necesita de un cuerpo para terminar de desarrollar el suyo. Convirtiendo el cuerpo primero en un médium, un aparato zombi que deja de cumplir sus funciones porque ahora un parasito tal, deposito dentro el huevecillo que capitanea su carnaval: la nave de la carne según su sentido original proveniente de las primeras civilizaciones. Donde ya practicaban dichos eventos paganos.

Vamos, vamos y vamos y no veo nada. No veo rumbo. Voy con mi familia de la mano, por el baldío de Saltillense y, en la otra mano, el azadón que le dé a esto un toque camino cuento de hadas. Pero a veces veo lo de siempre: Nada. Como si ese algo estuviera escondido entre los nopales y las ramas. No veo, no hay nadie adelante de mí. No veo nada y no sé a dónde voy a parar. Me da la sensación de que el 2014 como 1914 están entregados al dadaísmo y sus ramos. Es un caso grave que la época se modifique conforme las madres paren de a tres y a cuatro obreritos. Esto es una pena de sociedad, un fracaso inmediato de que no deseamos cambiar, sino acumular lo que vaya saliendo, excepto la censura, todo aquello que afecte las buenas costumbres y la alta moral, cosa referente a la frigidez y la pederastia, el sadismo a cargo de un encargado de pueblo, la falocracia del machismo y la bestialidad de los asexuados, los queers y todos aquellos que alteramos el ya ecosistema dogmático a través del Facebook. Andamos donde las culturas se dividieron.

 ¿Y por qué no mezclarnos, porque no hacer una sociedad multicultural y multipotencial? no una fantasía o una ciencia ficción. No hablo de juegos con el lenguaje, sino de antropología urbana. Hablo de que ya no exista diferencia alguna, repudio alguno por las variaciones en los demás. Al cabo, es un mundo de similares, con las mismas capacidades e incapacidades. Yo, que voy siendo una generación reciente, me miro en la historia que se encapsuló como polvo viejo en los voluminosos libros, y mucho de mis antepasados asquea. No comprendo cómo es que los siglos no han acabado con el cristianismo, la monarquía, el capital, los farmacéuticos, la policía, el presidente y un largo etc… Ya sé que van a salir algunos portando el traje de héroe, levantando la voz para defender su ideología, su espiritualidad, su ser experimentador, compareciente y bondadoso. Qué es lo que esas porras teóricas nos gritan. Que todo quede de igual manera como ahora lo está, porque así es como esto va a funcionar, funcionó, funciona, funcionaba, funcionará. Nadie quiere acceder la razón. Nadie quiere abandonar lo poco que se ha cosechado. Nos quedamos afianzados a la historia, a la historia de los demás, a la de nuestros arquetipos, de quienes retomamos las capacidades para volvernos una extensión de eso, sin ello, también quedaríamos vacíos.

En verdad nada nos pertenece, somos simples contemplantes de un obligatorio fenecer. Ya sé que nadie nos obligó a venir, como nadie nos obliga a quedarnos. Empezamos como el típico animalito que aprende lo que el otro le enseña, autómatas que no aprenden nada nuevo, nada más allá que las nuevas culturas afianzadas a la viejas escuelas, enrolladas y sazonando todo con todo, las modas con las varias formas de pensamiento, la ideóloga con la utopía, los héroes con la fama, los buenos actos con la caridad, la inutilidad de usar traje para Forbes y la extravagancia parásita de andar desaliñado, como acto excluido del cinismo Griego. No hay en realidad, nada nuevo que aprender, no hay cosa más obvia que cambiar.

Hay miedo de dejar el arte y la política, lo entiendo. Pero por un momento, abandonen todo, la ley, los dogmas, el manifiesto, si es posible, tomar asiento para amortiguar la caída de los posibles desmayados de la impresión de la ligereza.

Olviden el alter ego, dejen de ser padres, hijos, trabajadores. Quítense las etiquetas, aunque signifique olvidar a nuestros muertos, hacerlos a un lado junto con las escuelas, las técnicas, los dramas, la mitología Griega, el psicoanálisis, los muros que dividen la tierra, las nacionalidades, los conceptos, el histrionismo, la religión, pero sobre todo, la noción de cultura. Todo lo que el hombre haya “avanzado” deteriorándose y deteriorando, hay que abandonarlo, hacerlo a un lado, inclusive, la literatura, que en nada ha ayudado. Y no porque leer sea malo, sino porque ya hay muchos libros de lo mismo. Todo ese millar de personajes huevones, hedonistas, viciosos y holgazanes, como sus autores, hacerlos por cinco minutos a un lado, como si fuera un papel en el suelo que no desea ni mirar. Si esto ocurre, después de ocurrido, hay que plantarse la idea de que todos somos una familia de similares, con las mismas capacidades e incapacidades. Y que de ahí empiece todo, una reconstrucción fuera de estereotipos, humanos sin angustia para alimentar a Dios.

Olvidemos el pensamiento de la geografía, de los siglos antes y después de Cristo. Démosle nuevamente cuerda al reloj si así lo desean y que esto nuevamente continúe, como el instinto natural que siempre fue. Dirán que volverá a ser lo mismo, con la infraestructura fosilizada por ahí. Ese es el único pedo por el cual llamarme insulso, pero es que el mundo de las imágenes nos tiene tan atrapados, que tú es el otro y el otro-otro es tú. Este mundo de las figuras que tan mal educados nos tiene.

Todos tenemos un modo, y ese modo, nadie puede despreciarlo, porque ese alguien tiene un modo que nadie le despreciará. Hay que quitarnos el mayor temor, antes que al narco, las guerras o los pandilleros, el temor de darle la espalda a nuestras creencias, al barrio, a la academia, al cristianismo, no queremos hacerlo por temor a darnos la vuelta para alejarnos de nuestros desechos y terminemos cayendo en un largo, confuso y profundo vacío negro. Llevamos una vida expensa y agradecida a los que creemos nuestros supremos, esas imágenes que nos frustran y que a escondidas, ahí por el inconsciente, son el espejo en el que te miras, en el que recitas lo que quieres saber para irlo a parlamentar en la primera mesa que compartas con el prójimo.

E iguala sigue igual, como todo la república, rodeados en un mundo que se recuesta sobre muertos anónimos. Vamos pisando suelo donde siembran muertos con la justa injusticia. Donde la primera es para los jodidos y la segunda para los que gobiernan esta milpita.

También esto hay que dejarlo a un lado, sino, vamos a terminar armándonos, dejando las ideas porque ¿y por qué no? Si los gobiernos han matado más cuando portan sus categorías, que todos los malandros de todos los barrios.

Extraditable

La paradoja de llamarse Dios

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

“La  teología  del  siglo  XX,  al  menos  para  mí  ya  no  podía  tener  futuro”

<<Conversaciones  con  Hannover  y  Barth  (Teólogos)>>  

 

La  palabra  “Dios” sigue  teniendo  vigencia  hasta  nuestros  días,  o  cuando menos  se  sigue  mencionando  en  la  mayoría  de  nuestros  círculos,  sean  intelectuales,  en la  sobremesa  de  la comida  de los  domingos, incluso  en  las  películas  pornográficas  la  frase   que  más  se  menciona  es  la  de: “Oh  Dios  mío”.

¿Quién sale  beneficiado  de  que  el  nombre  de  Dios  esté  en  nuestras   bocas? Creo,  que  nadie,  pero  lo  que  si  hay   que  pensar,   es  sobre  el  futuro de  la  teología  y   de  las   Iglesias  tanto  católicas   y   como  cristianas.

El   discurso  de la teología  a  lo  largo  del siglo  XX  fue  casi  la  de  defender  la   existencia  de  un  Dios,  pero  hoy  en  día  la  reflexión  teológica  tendrá  que  apostarle  a  favor  del  <<ser humano>>.  Si  queremos  ver  la  teología  en  el  futuro  tendremos   que  partir  de la  bondad  y la  belleza  del  ser humano,  de  la  solidaridad,  de  la opresión  y  de  la  liberación  que  siguen  buscando  muchas  y   muchos.

Tenemos  la   responsabilidad   de  partir  de una reflexión  teológica  más  encarnada,  más   realista,  que  parta  de  lo  más   cotidiano  de  nuestra  gente,  y  no  seguir  repitiendo   grandes  tratados  sobre  dogmas,  el  discurso  teológico  tiene  que  partir  en  defensa  de  lo  humano  y  de  su  creatividad  divina  que  cada  una – uno  de  nosotros  tenemos.

Hay  que  tener  en  cuenta  el  contexto  experiencial  cultural  y  social,  que  se  vive  hoy    en  nuestras  sociedades.   Estamos  llamados   abrirnos  a   una   teología   crítica  y  que  llegue  a  la  conciencia  del  ser humano  y  que  éste  se  sienta  identificado,  o  cuando  menos  responder  a  sus  miedos,  enajenaciones  y  dudas  que  vive  el  ser humano en esta  época.

La  reflexión  teológica  hoy  en  día  tiene  que  tener  sentido  ecuménico,  ser  cristiano   en  estos  tiempos  es  tener  la  capacidad  de  apertura  para  el  diálogo  con  otras  formas  de  creer  y  de pensar.

Creo  que  nadie  se  beneficia  de  la  palabra “Dios”  siga  en  nuestras  bocas,  pero  sí   nos  lleva  a  reflexionar  que  si  pronunciamos “Dios”  es   porque   hay  en  el  ser humano  esa  sed  de  trascendencia   de  conectarse  con  lo  divino  que  descansa  en  él  y  llegar  a  la  verdadera  liberación  para  poder   vivir  esa  plenitud   existencial,  a  la  cual,  todas  y  todos   podemos  llegar  a  vivir.

“La  teología:  es  la  fe  solidaria  con  el  tiempo,  de  ahí  la  necesidad  de  estar  abiertos  al  propio  tiempo”.

<<Teólogo  católico M. D. Chenu>>

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor    

Va por ti (Pueblo)

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Gente del maíz" de Javier López O. en artistasdelatierra.com

“Gente del maíz” de Javier López O. en artistasdelatierra.com

 .

A  Luis  Alberto  Zavala  Díaz

 .

“El  ciudadano  favorito  de  las  autoridades,  es  el  idiota,  o  sea,  quien  anuncia  con  fatuidad: yo  no  me  meto  en  la  política”.

<<Denise  Dresser  de  su   libro  En  el  país  de  uno  Ed. Aguilar 2011>>

 .

“Los  buenos  ciudadanos no nacen, se  hacen”.

<<Baruch  Spinoza>>

.

Las  y  los  que  nos  encontramos  cada  semana  en  este  espacio,  los  que tratamos  de escribir  algo  y  compartirlo  con  todas – todos  ustedes,  hecho  que  estoy  muy  agradecido  que  se  den  el  tiempo  para  leernos  y  compartir  sus  comentarios,  en  una  sociedad  que no  deja  tiempo  para  alimentar  nuestra  trascendencia  y  más,  en  un  país  donde  casi  no  se  lee.

Este  espacio  alternativo  que  existe  gracias  a   todas  y  todos   sus  lectores,  ante  un  sin  fin  de  ofertas  espectaculares   y  por  demás  desinformativas.

Tratamos  de  dar  nuestro  punto  de  vista  ante  la  realidad  que  nos  presentan   los  que  se  han  adueñado  del  poder,  día  a  día  sin  tregua,   nos  maquillan  y  nos  dan  su  versión  de  “su  verdad”.

Prem  Dayal  nos  recuerda  que  hay  3  grupos  de  individuos   que  nos  echan   a  perder  la  existencia:  los   papás,  los  profesores  y  los  sacerdotes,  agregaría  los  políticos.

Nuestros  papás  hacen  su  mejor  esfuerzo  por  educarnos,  no  lo  hacen  con  malicia  y  mucho  menos  por  intereses  mezquinos, en su  mayoría  nos  dan  lo  que  mejor  les  parece  para  nuestro  bien.

Los profesores,  habrá   muchas  y  muchos  que  no  educan  a  pensar  libremente,  solamente  repiten  discursos  para  domesticarnos  y  conducirnos  bajo  intereses  que  ni  ellos  mismos  se  imaginan.

Los  sacerdotes  que  no  quieren  darse  cuenta  que  ya  han  dejado  de  ser  referencia  para   muchas  de  nuestras  familias,  cada  vez  se  van  quedando  solos  con  sus  dogmas  y  más,   si  siguen  fomentando  el  miedo  y  una  espiritualidad  infantil  supersticiosa  y nada  comprometida  con  la  realidad  que  vivimos.

Los   políticos ¿en qué  momento  se  echaron  a  perder  y  dejaron   de  representarnos?

Hoy  más que  nunca  es  necesario  mirarnos  con  honestidad,  nos  advierte  Denise  Dresser.

Estos  4  grupos de  individuos,  no  lo podemos  negar,  se  han  encargado  de  imponernos <<Jaulas  Mentales>> las cuales  nos  van  conduciendo  y  domesticando  a  su  antojo,  para  su   sistema  de  producción  deshumanizado.

Esas  jaulas  mentales  han  carcomido  nuestra  creatividad  y  nuestro  libre  pensar,  nos  han  hecho  creer  que  tu  personalidad  no importa  y  mucho  menos  tu  participación,  para  eso  están  ellos.

Ellos  son  los  que  saben,  los  que  guían,  los  que  tienen  una  solución,  ellos  son  los “elegidos”  por  lo tanto,  tú  no  hagas  nada,  sigue  viendo  televisión, ellos  lo  harán  por  ti.

A  lo  largo  de la  Historia,  el  pueblo que  lo  formamos   cada  una – uno  de  nosotros,  los  que  llegan  al  poder nos  han  marginado,  nos  ningunean,  nos  menosprecian,  nos  pisotean  y  hacen  lo  que  quieren   con  nosotros.

Eso  es,  porque  lo  hemos  permitido  y  somos  cómplices  de  este  sistema  que  alimentamos  día  con  día  con  nuestra   indiferencia  y  pasividad.

Hoy  somos  testigos,  del  cómo  se  cuestionan  las  viejas  instituciones,  que  antaño eran  intocables,   se les   pide  más  coherencia  y  son  revisadas  por  las  y  los  ciudadanos  de  a  pie.  Esas  instituciones que  antes  nadie  se  atrevía  a  pedirles  cuenta,  están  pasando  por  un  examen público,  están  siendo  llamadas  a  rendir  cuentas  claras,  nadie  se  va  a  escapar  del  escrutinio  del  pueblo,  nos  dice  Alejandro  Jodorowsky.

Esto  me  parece  muy  bueno,  aunque  habrá  instituciones  más  cuestionadas  que  otras,  por  su  papel  que  han  jugado  a  lo  largo  de la  Historia  de la  Humanidad.

Uno  de  esos  grupos,  con  el  paso  del  tiempo  han  perdido  mucha  credibilidad,  son  los  políticos  y  sus   partidos  políticos.  Estos  si  quieren  sobrevivir   tendrán  que  volver  a  su  esencia  y  demostrarlo  con  hechos.

No  te  pido  que  creas  todo  lo  que  pueda  escribir,  lo  que  diga  o  pueda  compartir  contigo,  pero  lo  que  si  te  puedo  pedir,  es  que  vivas  tu  experiencia,  que  despiertes  a  ella,  que  vivas  tu  momento,  que  seas  consciente  de  tu  Ser,  del  contexto  de  tu  historia  y  de la  Historia  que  estamos  construyendo,  nadie  lo  hará  por  ti,  o  peor  aún  lo  harán  individuos  bajo su  conveniencia.

El  poder  de   tu  persona,  esos  4  grupos  de  individuos  han  tratado  de  acallar  y  de  mantenernos  de  rodillas,  para  truncar  tu  desarrollo  humano.

No  dudes   de  tu  gran  capacidad  de   actuar  con  libertad  y  de la  gran  resonancia  que  tienen  tus  acciones,  por  muy   pequeñas  que  sean,  deja  de  subestimarte  antes  de  que  comiences   tu   lucha,  nuestra  lucha.

No   olvides  que  la  existencia  es  una  lucha,  donde  tarde  o  temprano  acaba  por  ganar  el  amor,  nuestra  capacidad  de  amar  y  de  creer  en  el  otro,  que  podemos  construir  otro  mundo  posible.

La  fe  verdadera  es una  fuerza  que  está  en  todas  y  todos, en  ateos  y  creyentes,  una  fe  auténtica   es  aquella  fuerza  que  se  convierte  en  la  convicción  de  muchas  y  de muchos.

¿Qué  podemos  hacer  frente a  la  realidad  que  se  nos  avecina?

Perder  el  miedo,  tirar  a  la  basura  tus complejos  y  prejuicios  que  te  han   metido  a  lo  largo  de  tu  vida esos  4  grupos  de  individuos.

El  cambio  comienza  por  ti,  atrévete  a  cambiar  tu  mentalidad  y   libérate  de  las  jaulas  mentales  que  ten  han  impuesto  y  que  no  permiten  tu  desarrollo  humano  para  vivir  en  plenitud.

Si aún no  haz  abierto  tu  cuenta  en  Facebook   y  en  Twitter,  ya  es  hora  de  hacerlo  y  comparte  en  tu  muro  información  que  no  pasan  en  los  medios “informativos”  oficiales,  para  construir  eslabones  entre  nosotros   y promover  alternativas,  para  asumir   responsabilidades cívicas, que  antes  dejábamos  en  manos  del  gobierno.

Recuperar  nuestros  espacios  públicos,  como  son  las  plazas  y  otros  lugares.

Ser  responsables  y  corresponsables  con  nuestro  compromiso,   asumirlo  con  osadía,  no  tengas miedo de ser  irreverente  frente  a un  poder  que  se  corrompe  día  con  día;  es una  actitud  existencial.

Tu  voto  es  un  derecho  humano  y  estructural,  votar  me  invita  a  pensar,  a  informarme,  a  elegir  bien   a  quien  nos  va  a  representar.  Mientras  no  haya  otro   medio,  el  voto  te  da  voz  ante  el  poder  que  lo  han  secuestrado  algunos  cuantos  que  no lo  están  usando  para  el  bien  de  nuestra  sociedad.

Buscar  información  en  los  medios  alternativos,  no  te  quedes  con  lo  que  te  da  Televisa;  TV Azteca  y  RCG  y  demás  periódicos  que  desinforman.

Súmate  a  ciudadanas  y  ciudadanos,  como  tú,  que  apoyen  a  candidaturas  independientes,  que  realmente  conozcas  su  trayectoria  y  sus  motivaciones, que  están  en  procesos  de  búsqueda  de  justicia  y  transparencia  en  tu  ciudad.

Platica  de  esto  con  tu  familia,  seres  queridos,  amigos  y  compañeros  de   trabajo,  difunde  y  comparte  todo  lo  que  puedas  y  con  los  medios  que  tengas  a  tu  alcance ¡No  te  quedes  con  los  brazos  cruzados!.

“Renovados  en la mente  y  en  el  espíritu  y  vistan  de la nueva condición humana”.

<<Carta  a los  Efesios N.T. De la  biblia  de  Jerusalén>>

“Ve  a las  esquinas  de las  calles  e  invita  al  banquete  a  cualquiera  que  te  encuentres”.

<<Evangelio  según  San Mateo 22, 10 -. N.T. Biblia de Jerusalén>>

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

 

 

Adivinanza  V

Escribe Adolfo Huerta Alemán

 .

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

.

¿Dónde  sucede? ¿Qué  lugar  es?

 

Es  un  lugar  donde la gente  le  importa  más  el  final  de  las  telenovelas,  que  las  leyes  que   los  controlan.

Donde  el  futbol  junta  más  gente,  que  una  manifestación  para  levantar  la  voz  contra  las  injusticias.

Donde  el  miedo,  los  fanatismos  y  las  supersticiones  rigen  los  criterios  de nuestra  vida  cotidiana, en  lugar  de  ser  la  razón.

Donde  un  político  con  sus  mentiras  y  fraudes  puede  endeudar  a  todo  un  estado,  y  regresar  impunemente  a  postularse  de  nuevo  a  un  puesto  público,  y  nadie   dice  nada.

Los  medios  que  se  hacen  llamar  “informativos”  no  hablan  verdaderamente  de  los  problemas  reales  de  la  gente,  sino  que  ocultan  y  simulan  la  corrupción  que  se  vive  día  a  día.  Cuentan  mentira  tras  mentira, hasta  convertirlas  en  verdad,   y  absolutizan  el  espectáculo  chatarra.

La  gente  vive  indiferente  a  lo  que  pasa  a  su  alrededor,  ignorante  frente  a  su  Historia,  y  vive  justificándose: a mí  no  me  importa  la  política.

Donde  la  democracia  es  un  mito  y  los  partidos  políticos   son  un  negocio  tan  rentable  como  el  narcotráfico.

Es  lugar  donde  la  gente  se  acostumbra  muy  rápidamente  a  que  los  mantengan de  rodillas,  y  hacerles  creer  en  un  cielo  prometido  a  todos  aquellos  que  no  sean  rebeldes  y  que  la  sumisión  será   premiada.

Donde  la  memoria  histórica  se  olvida  muy  rápido  con  un  teletón  y  las víctimas  de  la  violencia  son  guardadas  en  los  archivos   de  alguna comisión  inventada  por un  gobernador  oportunista.

Donde  es  condenado  todo  aquel  que  hable  con  la  verdad,  pero  es  aplaudido  y  reconocido  el  corrupto.

Adivina,  adivinador  ¿Quién  es?

                                                                                                                                     (México)

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

El blues del loco

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de rawblues.blogspot.com

imagen de rawblues.blogspot.com

 .

Tributo  a  Robert  Johnson

 

“El  blues  es  fácil  de  tocar,  pero  difícil  de  sentir”.
Jimi  Hendrix.

 .

Cada  vez  que  escuchaba  ese  blues,  se  quitaba  la  ropa  y  corría  completamente  desnudo  por  las  calles,  como  buscando  del porqué  del  pecado.

Ese  blues  es  maldito  y  a la vez  le  recordaba,   que  alguna  vez  creyó  en  el  amor  y  en  la  mujer,  que  no  debió  amar.

Esa  música  creada  por  un   Dios  maldito,  está   cargada  de  esperanza,  pero  también  trae  memoria  de  rencor,  de  sed  de  libertad  ante  la  esclavitud,  es  la  única  manera  de  volar  libremente  con  las  secuencias  y  los  acordes  del   blues.

Por  medio de  la  música  se  pueden  transmitir   las  inconformidades  e  inquietudes  de  una  generación  y  provoca  el  cambio  social.

Los  músicos  de  rock  son  como  una  especie  de  sacerdotes  psicodélicos  que  confrontan  las  mentes  juveniles  por  caminos  de  expansión  de  la  conciencia.

El  blues  sentó  las  bases  de  un  estilo  que  después  se  convirtió  en  rock:  era  como  una  luz  sombría,  oscura,  con  olor  a  Dios  maldito  y  a  tragedia, nacida  de  los  esclavos  negros.

El  que  inició  el  blues,  nos  provoca  una  pregunta ¿cómo  chingaos  toca  así? Cómo  habrá  aprendido  a  tocar  así,  hay  muchos  mitos,  pero  hay  una  leyenda  que  se  cuenta  de  bar  en  bar  por  las  noches.

Los  que  llegan  a  tocar   perfectamente  el  blues,  es  porque  le  han  vendido  su  alma  al  Diablo  en  un  cruce  de  caminos.

La  leyenda  dice  que  si  un  músico  de  blues  quiere  tener  éxito, debe  ir  a   un  cruce  de  caminos  a la  medianoche,  tocar  ahí  algo  de  su  autoría  y  esperar  a  que  aparezca   el  Diablo  en  forma  de  un  hombre  negro.  Este  hombre  le  pide  cortésmente   la  guitarra  al  músico,  la  afina  y  se  la  regresa.  Y  así,  mágicamente,  el  músico  obtiene  las  habilidades   para  interpretar   el   blues.

Cuando  era  interpretado  ese  blues,  en  ese  bar  a  media  noche,  deseaba  intensamente  fuera  el  último  día  de  su  existencia.

¿Quién  comprende  la  soledad  de  un  ser  solitario  y  olvidado,  por las  calles  a  media  noche?

De  vez  en  cuando,  algún  osado   le  invitaba  un  trago,  con  el  cual  se  quitaba  el  hambre  y  el  frío  de  las  noches  de   octubre.

Amaba  tanto  ese  blues,   que  llegó  a  renegar  de  la  existencia  del  Diablo  y de  Dios,  era  un  espíritu  libre,  los  enanos  lo  llamaban  loco.

La  nostalgia  de  sus   acordes,  le  recordaban  el  gran  Dios  que  alguna  vez  fue  para  los  verdaderos   místicos.

Ese   blues  lo  llevó   al  borde  de  la  locura,  cuando  quiso  darse  cuenta,   ya  se  había  encontrado  a  sí mismo,  en  los  silencios  de  esa  bella  música.

Empero,  la  locura  nacida  de  ese  blues,  lo  liberó  para  la  eternidad  de  cualquier  esclavitud,  quienes  lo  estigmatizan  como   loco,  son   aquellos  que  no  se  dan  cuenta  de  su  esclavitud.  Pues,  el  blues  es  la  respuesta  de  cualquier  esclavo,  no  importa  la  época,  a  la  opresión.

Él  es  un  gran  artista  y  lo  era  en  toda  la  extensión  de la  palabra,  nunca  sabremos  cómo  hubiera  sido  la  música  sin  la  existencia  de  él.

No  sabemos  nada  de  ese  loco,  algunos  dicen  que  se  le  ve  de  vez  en  vez, cuando  se  toca  en  especial  ese  blues,  pero  no  hay  duda  que  él,  es  el  único  y  verdadero  abuelo  del   rock & roll  y,  como  a  cualquier  abuelo,  se  le  debe  honrar  y  respetar ¡más  cuando  te  atrevas  a  escuchar  su   blues!.

“¿Sabes  que  me  hace  más  feliz  que  nada?  Dame  seis  cuerdas  y  seré  feliz”.

BB King.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Sor Gofina

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Sor Gofina"

“Sor Gofina”

.

“Lo  importante  es  conseguir  que  el  niño (a)  olvide  lo  que  es, 
para  que  se  vuelva  lo  que  tú  quieras  que  sea”.
Prem Dayal de su libro <<¡Me  vale  madres! Mantras mexicanos para la liberación del espíritu>> Editorial  Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 .

Nacida un 27 de septiembre  del año de 1976, en Saltillo Coahuila;  proveniente  de  una  familia ultraconservadora  y  tradicionalista.

Sus   fieles  seguidoras  comparten  que   fue  formada  por  los  Millonarios  de  Cristo (una congregación  de  reciente  nacimiento  del  siglo  XX proveniente de MissMex),  bajo  la  óptica  estrictamente  cerrada   y  dogmática.

En  junio  del  año  2013,  el  sector  conservador  de  Saltillo,  comienza  su  proclamación  de  su  beatificación,  estando  aún  ella  viva  hasta  el  día  de  hoy,  su  fama  de  santa,  comenzó  a  recorrer  por  toda  la  ciudad.

Comenzaron  a  crecer  sus  seguidoras  y   seguidores,  estos  comenzaron  a  difundir  su  mensaje  por  todas  las  plazas   y  calles.

Fue   cuando  Sor Gofina,  se  anima  abrir  una  congregación:  que  se  hace  llamar <<Las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>>.

Visión 1 (fragmentos).

Tuve  una  visión  y  me  preocupa en demasía,  pues  me  he  enterado  por  algunas  de  ustedes, que  anda  por  allí  un  pseudosacerdote  que  lo  apodan  el  “Padre Gofo”,  que  viste  de  negro  y  escucha  rock,  otras  barbaridades  y  herejías  que  no  quiero  nombrar,  pues  me  dan  nauseas.

Les  comparto  que  en  la  visión  divina  hijitas  e  hijitos  me  dice  que  les  advierta,  que  no  le  hagan  caso,  pues  él,  es  el  mismísimo  Lucifer.

Además  de  que  el  pseudocurita  no  sabe  usar  las  <<Redes  Sociales>>,  como  ustedes   saben  mis  fervientes  seguidoras,   él  crítica  mucho  a  una  santa  familia,  que  en  los   últimos  10 años  ha  mantenido  el  poder  aquí  en  nuestra  entidad  norteña.

Esta  santa  familia  son  nuestros  más  preciados  benefactores  y  bienhechores,  además  de  que  son  muy   honestos  y  ayudan  mucho  a  la  gente.

Hace  poco  nos  construyeron    nuestro  gran  y  santo  convento;  el  cual  tiene  más  de  100  habitaciones,  que  arropan  a  nuestras   novicias,  que  serán  las  futuras  gofianas.

Ya  he  enviado  una  carta  a  nuestro  Prelado,  para   proclamar  la   beatificación  de  uno  de  ellos,  pues   fue   gobernador  y  demostró  a  flor  de  piel  su  santidad  y  transparencia,  me  llena  de  gozo  y  paz  saber  que  será  proclamado  como  el <<Santo  y  protector  de  los  Políticos>>.  No  olvidemos  que  él  bailaba  como  el  Rey  David.

Se  de  buena  fuente  que  también  el  pseudocurita  escribe,  bueno,  si  a  eso  le  podemos  llamar  escritura:  hijitas  e  hijitos,  no  lean  sus  escritos,   pues  abrirán  sus  ojos  como  Adán  y  Eva  y  serán   condenados  y  vivirán  la  misma  suerte.  Toda  y  todo  aquel  que  lean  sus  publicaciones  serán  reos  de  excomunión.

No  se  les  olvide  que   ustedes  cuando llegaron  al  mundo,  nacieron  siendo  oro,  y  Yo  y  los  demás (Profesores,   políticos  y  sacerdotes)  nos  encargamos  de  convertirlos  en  plomo.

Nuestra  misión  es  convertirlos  de  bellas  personas  libres   y   creativas,  en  fenómenos   de  circo  como  animalitos  dóciles,  para  manejarlos  a  nuestro  antojo  y  hacer  de  todas  y   todos  ustedes  lo  que  queramos,  para  mantenernos en el poder  hasta  el  día  de  hoy.

No  olviden  que  no  hay  mayor  virtud  que  la  obedecer  sin  cuestionar;  creer  sin  pensar   y  actuar  como   zombies  bajo  nuestras  leyes   y  mandamientos.

No  olvido  como  en  la  visión  vi   al  pseudocurita,  se  rostizaba   como  carnitas  al  <<estilo  Michoacán>>,  en  el  mismo  infierno   y  escuchaba  sus   gritos  donde  me  pedía  piedad,  todavía  resuena  en  mí  interior  sus  gritos: “¡no  dejen  de  pedir  por  mí  con  sus  rezos  y  ruegos,  sálvame  Sor Gofinaaa!”.

Que  quede  en  su  memoria,  eso  les  pasará  a las  y  a los  que  se  salgan  de  nuestro  redil,  a  los  que  rompan  nuestros  mapas  conceptuales  y  esquemas;  a  los  que  se  atrevan   a  pensar  por  sí mismos;  a  los  que  sean  ellos  mismos;  a  los  que  cuestionen  nuestras  tradiciones  y  enseñanzas  que  hemos  enseñado  por  los  siglos  de  los  siglos,  en  fin,  a los  que  enseñen  a  pensar libremente.

A  continuación  les  comparto  lo  que  la  visión   divina  me  dejó   como  un  plan  de  vida  para  todas   y  todos  ustedes,  serían  así   como  nuestras  normas  y  mandamientos  para  ser  felices  y  ser  parte  de  nuestra  gran  congregación:

–          No  pienses.

–          No  leas.

–          No  escuches  música.

–          No  critiques,  ni  alces  la  voz  para  proclamar  justicia.

–          No  denuncies  la  complicidad  y  el  secretismo.

–          No  te  organices,  ni  vayas  a  manifestaciones.

–          Mantén  tu  autoestima  baja,  vive  bajo  supersticiones  y  miedos.

–          A  todo  di  que  sí, de  lo  que  venga  de  papá gobierno  y  de  mamá iglesia,  con  la  ayuda  de  nuestra  mejor  adiestradora  que  es  nuestra  educación.

–          No  escuches,  no  hables,  no  pienses,  no  actúes  por  ti  mismo.

Si  hacen  esto,  serán  parte  de  mi  congregación  y  serán  muy  felices.  Mejor  sigue  viendo   televisión,  periódicos  de  chismes,  sigue  de  indiferente  y  pasivo  como  hasta  el  día  de  hoy  lo  haz  hecho  y  te  aseguro,  que  serás  parte  de  mí  reino  de  tu  más   humilde  servidora  Sor Gofina.  Amén.

“Los  verdaderos  místicos  van  siempre  contra  tendencia;  son  siempre  críticos  hacia  la  sociedad”.

Prem Dayal <<¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la liberación de espíritu>> Ed. Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

Re-inventar el Evangelio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de sinembargo.mx

imagen de sinembargo.mx

.

“Ya  no  podemos  quedarnos  tranquilos  en  espera  pasiva  en  nuestros  templos”.
Del  Papa  Francisco  de  su  exhortación >>Evangelii  Gaudium>> Editorial SAPIENTIA 2013.

.

 ¿Qué  onda  con  el  Papa Francisco?

Al leer la exhortación <<Evangelii  Gaudium>> del  Papa Francisco,  me  quedo  con  un  sabor  de  boca  agradable  y  con  un aliento  lleno  de  esperanza,  pues  nos  invita  a  estar  abiertos  a  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia.

¿Qué  nos  propone  el  Papa?

Estamos  ante  una  <<época  de  cambio>> y  esto  nos  lleva  a  una nueva  etapa  evangelizadora  marcada  por  la  alegría: “Hay  cristianos  cuya  opción  parece  ser  una  Cuaresma  sin  Pascua”.

Estoy  plenamente  convencido  que  si  queremos  dialogar  con  nuestro  mundo  y  con  nuestras  culturas,  no  lo  vamos  a  lograr  con  una actitud  de  imposición  a  la  vieja  usanza,  mucho  menos  tristes.  Hoy  por  hoy,  una  actitud  que  va  a ayudar  mucho  es  la  de  llegar  por la  vía  de  la  amistad;  del  diálogo;  de  la apertura  y  no  la  de  condenar,  mucho  menos  descalificando  lo  nuevo  y  lo  diferente.

Con  tristeza  y  desaliento  no  vamos  a  lograr  nada,  siempre  he  vivido  alegre  por  descubrirme  amado  y  con  la  libertad  de  amar,  desde  que  me  llamó  Jesucristo,  vivo  en  plenitud  y  con  alegría,  aunque  en  más  de  una  ocasión  esa  forma  de  vivir  con  alegría,  me  ha  acarreado   más  de  una  crítica  y  condena.

Nos  recuerda  Francisco  que  la  propuesta  cristiana  nunca  envejece,  está  siempre  es  y  será  joven   y   atractiva  para  cualquier  época  que  viva  la  humanidad.

Los  que  no  la  hemos  hecho  joven  y  atractiva  somos  nosotros  con  nuestras  viejos  esquemas  aburridos  trasnochados  y  que  no  responden  a  nuestra  sociedad  contemporánea.

Jesucristo  también  puede  romper  esquemas  y  los  rompió;  rompe  esquemas  aburridos  en  los  cuales  pretendemos  encerrarlo  y  nos  sorprende  con  su  constante  creatividad  divina.

Creatividad  a  la  cual  estamos  todas  y   todos  invitados  a  usar,  para  descubrir  nuevos  espacios  para  llevar  el  mensaje  liberador  de  amor  y  de  justicia  del  Reino  de  Jesús.

Nos  invita el  Papa: “percibo  la  necesidad  de  avanzar  en  una  saludable <<descentralización>>”.   La  Iglesia  somos  todas  y   todos;  no  nada  más  el  cura  o  la  religiosa,  por  lo  tanto,  los  cambios  los  haremos  todas  y   todos,  formándonos,  leyendo  más  y  claro  está,  participando  más  en  nuestras   comunidades,  no  dejarlo  que  todo  lo  decida  el  párroco.   Cuando  el  poder  reside  solamente  en  una  sola  persona,  pierde  los  pies  sobre  la  tierra  y  se  llenará  de  corrupción.

La  Iglesia  está  invitada  a  que  sea  capaz  de  <<reformarse  y  adaptarse>>  a  cada  época  y  cultura: “Invito  a  todas  y  a  todos  a  ser  audaces  y  creativos  en  esta  tarea  de  <<repensar>> los  objetivos,  las  estructuras,  el  estilo  y  los  métodos  evangelizadores  de  las  propias  comunidades”.   Hoy  es  una  urgencia  a  reinventarnos  y  reinventar  nuestros  métodos  de  llevar  la  Buena  Nueva  a  nuestras  sociedades  contemporáneas,  y  más  a  las  excluidas – excluidos  de  nuestras  ciudades  y  pueblos.

El  Buen  Francisco  nos  llama  la  atención  y  nos  propone: “Exhorto  a  todas  y  a  todos a  aplicar  con  generosidad  y  valentía  las  orientaciones   de   este  documento,  sin  prohibiciones  ni  miedos”.

Esto  no  es  una  crítica  a  la  exhortación,  creo  que  esa  vendrá  después,  mi  intención  es  motivarte  acercarte  a  ella,  a  que  la  leas,   y  sobre todo  a  estar  a  abierta – abierto,  a  que  no  tengamos  miedo  de  cambiar,  de  vivir  una  reforma  profunda  de  nuestra  Iglesia,  me  llena  de  paz,  estar  convencido de  que  el  timón  lo  lleva  y  lo  dirige  Dios,  y  que  nosotros  somos  sus  colaboradoras  y  colaboradores.

Eso  soy,  un  simple  obrero  de  su  Reino; trato  de  colaborar,  y  me  llena  más  aún  de  emoción  saber  que los  cambios  vienen  y  vendrán  siempre,  y  que  nadie  los  podrá  detener aunque  más  de uno  se restista.

“¡Y me hablaron de futuros fraternales, solidarios, donde todo lo falsario acabaría en el pilón.  Y ahora que se cae el muro ya no somos tan iguales, tanto vendes, tanto vales, ¡viva la revolución!  Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo, ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada la belleza…!”  Como  nos  lo  recuerda  el  gran  Luis  Eduardo  Aute.

“Por  consiguiente,  un  evangelizador  no  debería  tener  permanente  cara  de  funeral”.

Papa  Francisco <<Evangelii  Gaudium>>. 

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

¡Zocalazo!

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

 

imagenes de zocalo.com.mx

imagenes de zocalo.com.mx

.

Zocalazo: cuando eres presa del pseudoperiodismo amarillista  y  distractor de la publicación del Zócalo.

 

“La vida ha dejado de ser vivida para ser sólo representada. El consumidor real se torna un consumidor de ilusiones”.

Mario Vargas Llosa <<La civilización del espectáculo>>.

Nos advierte Mario Vargas Llosa, en su libro <<La civilización del espectáculo>> Editado por Alfaguara 2012. Estamos viviendo la banalización de las artes, de la literatura, el triunfo del periodismo amarillista y la frivolidad de la política, son síntomas de un mal mayor, que se vislumbra: el de la estupidez humana.

La cultura es el vehículo de la conciencia que impide dar la espalda a la realidad.  La  verdadera cultura nos lleva  al  otro  y  a  su  realidad.

La confusión  y  la  desinformación nos  lleva a la indiferencia de nuestro contexto;  la  verdadera cultura nos  lleva a la trascendencia, nos lleva a crecer  como humanidad  y no como la que propone el PRI–PAN–PRD; Televisa; TVAzteca; RCG  o  el  pseudoperiodismo amarillista  que promueve el Zócalo.

Nos alerta Vargas Llosa que estamos ante el mecanismo más poderoso, aún más efectivo que el mismo terrorismo: el mecanismo de la <<distracción  y  entretenimiento>>.

Fundamento con esta pequeña introducción,  lo que pasa en Saltillo Coahuila, México, que  no es  exclusiva  de  nuestro  país,  también porque lo  viví  y  tal vez lo siga  viviendo.

Se me pide retirarme públicamente por 6 meses y concluir con un retiro de un mes en Puente Grande  Jalisco, con los Jesuitas, una experiencia inolvidable, enriquecedora  y  demás bondadosa.

Todo a raíz de una “supuesta entrevista” y digo “supuesta entrevista”, pues en ningún momento se me informó que la subirían a la Revista PROCESO en línea por internet.  Respeto mucho y leo la publicación de PROCESO, no lo he dejado de hacer y no por un colaborador de su equipo, que no sé cuál fue su motivación  o  móvil para poner la “supuesta entrevista”.  Lo que sí hubo fue una charla amena, desahogada, de sobremesa, después de comer con el colaborador, después de presentar un libro de su autoría.

Está el Zócalo, publicación que no descansa en estar publicando, según ellos, lo que digo, lo que he dicho  o  hago en mi vida pública  o  privada.  No  descansan  en estar publicando sobre mi figura. ¿Qué los motiva? ¿Qué intereses hay detrás de todo esto? ¿Para qué lo hacen?

Últimamente publicaron, según ellos, una entrevista concedida a Rebelde Radio; de Zapopán, Jalisco; dicha entrevista dura casi 4 horas,  solamente sacaron algunas líneas fuera de su  contexto,  de una respuesta que dura más de 40 minutos,  además, la entrevista se la concedí a Rebelde Radio  y  no  a  ellos.  También violaron  toda  ética  profesional  del  periodismo  serio  y  comprometido con la verdad.

¿Qué  descubrimos  de  todo  éste  escándalo?

La  figura  del  <<Padre Gofo>> en más de una ocasión es utilizada para alimentar el morbo de una sociedad sedienta de espectáculos que sigan alimentando su indiferencia  y  su <<no  compromiso>> con nuestra responsabilidad histórica.  Es usada para distraer de los verdaderos problemas de nuestra gente ¿Y,  la  MEGADEuDA Rubén Moreira Valdez – PRI? Para alimentar más la desinformación que se vive hoy en día.

<<La  distracción>> es  desviar las miradas  sobre la realidad,  hace pasar la realidad por el filtro del maquillaje,  o  las  oculta  y  las  tergiversa  para  silenciar  aquello  que  no  gusta,  que  no conviene que  se sepa  la  sociedad, por  parte  de  los  poderosos.

Nunca  como  ahora  ha  sido  tan  necesario  mentir,  la  mentira  constituye  la  esencia  de  la  vida  de  la  política  mexicana;  nos  lo  restriega  en nuestro rostro  Sara Sefchovich   en  su  libro <<País  de  mentiras>> Editado  por  OCEANO 2012.

La  distracción  hoy en día  se  está  absolutizando  como  espectáculo.  La  política  como  nuestra  fe;  son  banales  espectáculos,  que  sirven  a  los  intereses  de  los  que  ostentan  el  poder  en  nuestras  instituciones  gubernamentales  y  eclesiales – religiosas.

La  distracción  en  nuestra  sociedad  tiene  muchas  máscaras: promesas,  creación  de  nuevas  comisiones,  inventar  nuevas  leyes  y  reformas,  usar  números  y  estadísticas,  alardear  de  honestidad  y  de estar comprometidos  con  el  pueblo, minimizar  la  real  problemática  de  nuestra  sociedad,  descalificar  y  condenar  lo  nuevo  y  lo  diferente,  hablar  demasiado  sin  decir  nada, enredar  con  discursos  falsos, tergiversar  la  realidad  por  medio de  telenovelas  y  futbol,  no dar verdadera información,  decir verdades a  medias,  dar  versiones diferentes para confundir,  no  llamar  a  las  cosas  por  su  nombre,  cambiar  el  verdadero  significado de las palabras,  ponerle  nombres  nuevos  a  lo  viejo (El ¿nuevo PRI?),  abusar  de  las  palabras,  soltar  chismes  y  rumores  para  destruir,  usar  doble  discurso,  guardar  silencio…  no  ver  ni  oír.  Negar  las  evidencias,  diluir  la  responsabilidad. Echar  la  culpa  a  otros,  apostar  al  olvido.  Cinismo  de  la  mentira  abierta,  manipular  discursos,  entrevistas,  e  imágenes. Más  de  lo  mismo.

Ya  lo  sentenció  el  filósofo  italiano Gianni  Vattimo: “Estamos  ante  la  Babel  de la  desinformación”.

“La civilización del espectáculo es convertir esa natural propensión a pasarla bien en un valor supremo que tiene consecuencias inesperadas: la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad  y, en el  campo de la información que prolifere el periodismo irresponsable de la  chismografía  y  el  escándalo”.

Mario Vargas Llosa <<La civilización del espectáculo>>.    

 .

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

Twitter @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Hacia una Fe más allá de la condena

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 –

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

texto de reflexionesvetero.blogspot.com

 –

“No  se  trata  de  valorar,  sino  de  experimentar, 
que  cada  uno  debe  de  ser  plenamente  Mujer  y  plenamente  Hombre. 
Como  luchador,  el  hombre  es  capaz  de  amar”. 
Anselm  Grüm  de  su  prodigioso  libro <<Luchar  y  Amar:  cómo  los  hombres  se  encuentran  a  sí  mismos>> Ed. San Pablo 2008.

 –

La  propuesta  de Jesucristo;   la  Buena Nueva,  por  algo  la  llamamos   así,  porque  si  de  algo  podemos  presumir  aquellas  y  aquellos  que  nos  esforzamos  por  seguirlo,  en una  sociedad  secularizada,  es  la  novedad  que  nos  regala  Cristo:  es  que  abre   Dios  al  mundo,  por lo tanto,  a  la  humanidad.   Algo  que  vivo,  es  que  Él  comprende  mí  búsqueda,  la  de  aquella,  la  de  nosotros – nuestra  búsqueda.

Nuestra  Iglesia  si  algo  puede  dar  al  mundo,  es  el  proyecto  de  Jesús;  el  Reino  y  nos  recuerda  ÉL  mismo  en  San  Mateo 6, 33-:  “Busquen  primero  el  Reino  de  Dios  y  su  Justicia  y  lo  demás  viene  por  añadidura”.

Podemos  encontrar  nuestro  camino  en  la  pluralidad  que  hay  en  nuestra  propia  Iglesia,  a través  de  la  diferencia  de  los  dones  de  la  presencia  de  muchas  católicas  y  católicos,  en  una  verdadera  escucha  tolerante  y  una  conversación  honesta  y  transparente,  con  ideas  diferentes,  pero  sin  condenar,  mucho  menos  descalificándonos  los  unos  a  los  otros.

Yo  he   encontrado,  y  he  vivido  que  cuando  la  fe  está  separada  de  la  verdadera  misericordia  de  la  ternura  del  Padre,  que  nos  revela  el   Jesucristo  Histórico,  se  abre   un  camino  a  la  violencia,  es  cuando  nuestra  vida  eclesial   se  debilita,  y  ese  desgaste  no  la  provocan  “los  supuestos  enemigos  de  la  Iglesia”  como  suelen  llamárseles  a  los  que  pensamos  diferente,  sino  es  provocado  por  las  y  los  mismos  católicos   llenos  y  sedientos  de  violencia  por  condenar  toda  diferencia  y  pluralidad  existente,  al  estilo  del  fariseísmo,  mismo  que  llevo a la  muerte,  aquel  que  nos  da  su  amor.

En  más  de  una  ocasión,  más  de  una o más de uno  se  ha  sentido  desalentado,  herido  o  enojado  por  éste  tipo  de  catolicismo,  que  no  es  el  que  predica  Jesucristo,  una  verdadera  Comunidad  Cristiana  está  llamada  a  revelar  la  ternura  y  el  amor  de  Dios,  pues  todas  y  todos  somos  Hijos  de  Dios,  está  en  nosotros  de  llevar  a  ese  Cristo  Resucitado  donde  hay  muerte.

Las  y  los  que  se  hacen   llamar  Iglesia  de  Cristo,  no  pueden  entregarse  a  la  violencia  y  mucho  menos  a  la  condena,  que  viola  completamente  las  enseñanzas  de  aquel  que  dicen  seguir.  Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de  la  Iglesia,  sean  las  de  Cristo,  que  realmente  sean  atractivas,  llenas  de  misericordia,  llenas  de  gracia  y  sean  liberadoras.

Tenemos  que  ser  cálidos   hoy  en  día,  no  parecer  una  policía  moralina,  nada  más  viendo  en  qué  se  equivoca  la  humanidad,  para   juzgarla,   para  lograr  un  verdadero  encuentro  con  el  otro,   lograr  un  cierto  nivel  de  confianza,  así  llegar  como  amigos  y  no  como  los  que  se  creen “los  dueños  de  su  verdad”  imponiendo,  sin  importar  la  historia  y  la  humanidad  del  otro.

El  pensar  diferente  en  sí,  no  es  pecado  mortal,  al  contrario  es  una  actividad  que se  hace  libremente  y  bien  intencionada,  para   lograr  una  verdadera  racionabilidad  de  la  fe,  no  se  puede  creer  en  algo  que   nuestra  razón  no  entienda.  La  persona  humana,  hecha  a  imagen  y  semejanza  de  Dios,  es  hecho  por  y  con  amor,  para  llegar  a  nuestra  libertad  y   a  nuestra  plenitud  existencial.

Los  seres humanos  no  son  nada  menos,  que  la  obra  del  amor  de  Dios  mismo,  y  está  en  cada  una – uno  de  nosotros  complementarnos  con  la  riqueza,  la  pluralidad,  la  diferencia   de  los  demás,  estamos  llamados  a  reflejar  la  unidad  interna  del  Creador,  esta  complementariedad   será  posible  si  todas  y  todos  cooperamos  y  participamos  en  transmitir  la  vida  por  una  donación  mutua  del  Ser  al  Otro ¿Cómo  somos  con  el  otro,  con  el  que  difiere  de  nuestras  creencias? ¿Realmente  nos  motiva  la  misericordia  de  Dios?

Por lo tanto, en este momento debemos  ser  cautelosos  con  las  respuestas  rápidas,  duras,  llenas  de  violencia  y  de  condena,  no  son  de  alguien  que  se  atreva  a  llamarse  seguidor  de  Cristo.  Exigir  simulación,  encubrimiento,  excomunión  es,  en  realidad,  un  tipo  de  condena  y  de  rechazo.

El  amor  de  Cristo  nos  impulsa  a  amar  en  respuesta  y  a  buscar  respuestas,  no  condenas  sin  misericordia.   He  descubierto   un  Dios–Amigo,  es  siempre  un  compañero  que  me  acompaña  por   las  aventuras  de  mi  existencia,  de  tu  vida;  no  importa  a dónde  nos  lleve  ésta  aventura,  que  al  fin  al cabo, no  es  otra  cosa  que  nuestra  felicidad  y  nuestra  plenitud.

En  más  de  una   ocasión  Dios  nos  llama  a  transitar  por  caminos  que  no  están  considerados  por  más  de  una/uno,  más,  si  éste  es  de  pequeña  mente  y  llena  de  prejuicios. Dios  nos  acompaña,  ÉL  puede  sostenernos,   no  importa  qué  camino  escojamos.

Un  liberal  real  es  aquel,  cuya  energía  y  enfoque  están  dedicados  a  desarrollar  a  toda  humanidad,  busca  una  mayor  comprensión  de  los  misterios  de  la  fe.  Las   y  los  verdaderos  liberales  ayudan  al  desarrollo  de  los  dogmas  de  nuestra  doctrina,  para  abrirlos  a  la  comprensión  de  nuestra  sociedad  contemporánea.  Sin  liberales,   la  Iglesia  terminaría  siendo  una  comunidad  estática,  sin  vida  y  que  no  está  creando  esperanza,  marcada   por  la esterilidad   y  rígida,  que  no  provoca  palabras  de  vida  eterna,  sin  cuestionar  o   dudar,  sin  la  habilidad  de  crecer  en  sabiduría  y  conocimientos  que  abran  nuestra  mente  y  nos liberen,  están  provocando  su  propia  muerte.

Los  que  pensamos  diferente  hemos  caminado  solos  por  demasiado  tiempo.  Nadie  tiene  que  caminar  solo,  sino  con  el   otro.  La  gracia  y  misericordia  de  Dios  siempre  se  ofrece  a  todas  las  historias  humanas,  y  más,  para  sus  hijas  e  hijos  de  cada  época.

Lo  que  sigue  motivándome  a  enamorarme  del  proyecto  de  Jesús  y  me  sigue  atrayendo,  es  que  descubro  un  maravilloso  regalo  para  mí:  el  de  la  alternativa  de  descubrirme  equivocado   y  no  preocuparme  por  ello,  y  el  del  poder  de  mi libertad,   para  aprender  a  vivir,  para  descubrir  cómo  comportarme,  de  tal   manera  que  estuviera  preparado  para  recibir   el   bello  don  de  ser  amado,  por  los  otros,  por  ustedes,  por  ti,  por  nosotros,  por  Dios.

“Lo  sagrado  y  lo  profano  son  revelaciones  del  único  y  mismo  sol,  el  Misterio  salvífico  y  liberador  de  Dios”.

Leonardo  Boff  en <<Teología  del  cautiverio  y  de  la  liberación>> Ed. Verbo Divino 1992.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

Adivinanza IV

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de soidpastrana.blogspot.mx

imagen de soidpastrana.blogspot.mx

 .

Hace  mucho  tiempo,  en  el  norte  lejano  de un  país,  que  era  rico  en  su  pluralidad  cultural,  tal  vez,  de  eso  no se  daban  cuenta,  por  lo  tanto  no  lo  valoraban,  que  en  su  mismo  entorno  había  una  diversidad  de pensar,   convivían  entre  sí,  muchas  maneras  de  ver  la  vida,  sus   relaciones  humanas,  su  Dios,   en  fin,  se  relacionaban    con  una  armonía,  una  tolerancia  y  una  aceptación  de  unos  con  los  otros,   se  aceptaba  la  diferencia  del  otro,  sin  provocar  la  menor  violencia  para  con  el  otro,  mucho  menos  se  descalificaba,   lo  que  para  ellos  era  otra  manera  de  ser,  de  ver  y  de  actuar.

Este  pueblo,  se  fue  estableciendo,  fue  creciendo,  fueron  naciendo  tradiciones,  comenzaron  a  vivir  de  las  costumbres,  y  más  de  uno,  de  las  apariencias.

Iniciaron  a  crear  escuelas,  para  impartir  su  educación,   provocaron  espacios  públicos  donde  celebraban   sus  fiestas,  empezaron  a  crear  fuentes  de  trabajo.

Todas  y  todos  se  iban  caminando  a  la  escuela,  al  trabajo,  se  visitaban  los  unos  a  los  otros,  todas  sus  actividades  las  hacían   caminando.

Hasta  que  llegó  el  día,  alguien  se  le  ocurrió,  inventar  un  medio  de  transporte  para  llegar  a  sus  lugares  de  trabajo,  a  la  escuela,  a  visitar  a  sus  familiares.

Todas  y  todos  comenzaron  muy  entusiasmados,  todos  cooperaban,  unos  traían  materiales,  otros  con  sus  oficios  empezaron  armar,  a  lo  que  ellas  y  ellos  llamarían:  camión.  Los  más  jóvenes  le  ponían  colores  a  su  camión,  todo  parecía  que  iría  de maravilla.

El  primer  día  se  fueron  todas  y  todos  a  sus  trabajos,  a  la   escuela,  de  visita,  de  compras,  había  una alegría  casi  comparable  a  la  de  un  pueblo  que  vivía  en  paz,  y  hasta  ese  momento  con  justicia  para  todos.

Fueron  poniéndole  más  cosas  a  su  camión,  cada  día  tenía  más  adornos,  el  camión  formaba  parte  de  su  vida  y  de  sus  tradiciones.

Alguien  se  le  ocurrió  hacerle  una  cochera,  para  que  no  se  maltratara  tanto,  con  el  uso  diario.  A  la  cochera  le  fueron  poniendo  más  cosas  y  más  adornos.   No  faltó el  que  se  le  ocurrió  ponerle  horario  de  uso,  se  fueron  acostumbrando  a   ello,  hasta  que  llegaron  las  leyes   para  su  uso,   no  podrían  faltar  los  dogmas  para  la  justificación  de  su  creación.

Lo  más  estúpido  de  sus  costumbres,  de  sus  leyes  y  dogmas,  fue  que  crearon  una  ley,  donde  no  permitían  ya,  usar  el  camión ¿por qué?.

Decían  entre  ellos,  que  ya  no  se  debería  cambiar  nada  al  camión,  que  no  debería  salir  de  la  cochera,  para  que  no se maltratara  ya  más.   Todo  lo  que  tenía  el  camión  ya  no  se  debería  de mover,  mucho  menos  cambiar.

Si a  alguien  se  le  ocurría  cambiarle  algo  al  camión,  para  su  uso  y  mejorar  su  rendimiento,  era  linchado; si  venía  otro  diciendo  que  se  les  olvidó  con  el  tiempo  para  qué  fue  creado  el  camión,  -era  para  hacer  de  su  vida  más   llevadera-,  era  descalificado  de  hereje  y  excomulgado  del  pueblo.

Así  fueron  pasando  los  días,  era  muy  aburrida  y  tediosa  la vida  en  ese  pueblo,  se  fueron  institucionalizando  cada  vez  más,  al  camión  y,  a   su  cochera,   al  grado  que  fueron  adorando  fanáticamente  y  ciegamente,  al  camión  y  se  les  olvidó  que  el  camión  era  un  medio  y  no  el  fin  de  la  motivación  y  significado  de  su   existencia,  adoraban  al  camión,  cual   si  fuera  su  Dios.

La  gente  comenzó   a  ir  a  pie  de  nuevo,  a  su  trabajo,  a  la  escuela,  de  visita  con  sus  familiares.

El  camión  y  su  cochera,  de  primero,  iba  mucha  gente  a  admirarlo,  pero  con  el  paso  del  tiempo,  cada  vez,  era  menos   la  gente  que  iba  a  darle  tributo,  con  el  transcurrir  de  los  días  se  volvía  más  viejo  y  obsoleto  el  camión,  después  se  veía  como  un  cascaron  abandonado.

Posteriormente  se  le  veía  como  un  mausoleo,  como  un  viejo  recuerdo,  que  alguien  un  día  tuvo  la  gran  idea  creativa,  pero,  con  la  costumbre,  las  leyes  y  los  dogmas,  caducó  esa   idea,  al  no  ser  capaces  de  crecer,  de  evolucionar;  ellas  y  ellos  fueron  los  culpables  de  acabar  con  la  espontaneidad  y  la  creatividad,  asesinaron  el  espíritu  de  libertad  y  renovación,  que  los  llevaría  a  una  vida  más  en  plenitud  y  en  abundancia.

Adivina,  adivinador ¿qué  es  ó  quién  es?

Puedes  dar  tu  propuesta  en el área de comentarios.  

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo Huerta Aleman.

 

Carta abierta al nuevo Papa

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de libertaegiustizia.it

imagen de libertaegiustizia.it

 .

 

“Para  ese  cambio  su  Santidad.  Creo  que  necesitarás  a  gente  aventurera, libre,  a  mujeres  y  hombres  dispuestos   a  navegar  entre  incertidumbres,  entre  persecuciones,  en  medio  de  la  tempestad  tal  vez. . .”
Del  libro <<VATiCANO  2035>>  Pietro  De  Paoli.  Ed. Grijalbo 2006. 

 

.

No  quisiera  estar  en  tu  lugar,  estás  en  el  dilema  como  cualquiera  de  nosotras  y  nosotros,  entre  servir  a  una  Institución  o  servir  al  Evangelio  Liberador  de  Jesucristo.  Entre  ser  un  católico  de  “fachada”  o,  esforzarte  por  ser  un  verdadero  seguidor  de  Cristo.

A  la  Iglesia  Católica  se  le  ama  o  se  le  odia  ¿Se  le  puede  amar, sin  criticarla?  En  el  amor  que  se   le  puede  tener,  está  la  corresponsabilidad  de  aprender  de  nuestros  errores  y  crecer,  aceptar  la  crítica   como   motor  de  cualquier   evolución,  siempre  será  necesaria   para  crecer.

¿De  verdad  nos  escuchará  el  nuevo  Papa? ¿O será  como  el  silencio  que  guarda  Dios  ante  nuestras   oraciones,  cuando  gritamos  justicia?

El  mundo  será  siempre  resultado  de  nuestras  acciones  y  de  nuestras  circunstancias,  estamos  ante  una  sociedad  más  sensible,  pero  también  no  dejan  los  poderosos  seguir  descubriendo  nuevas  maneras  para  enajenarnos  y  esclavizarnos.

Estás  ante  una  Iglesia  que  últimamente  está  estigmatizada  por  la  pedofilia  de algunos  de  nuestros  religiosos  y  sacerdotes.

El  problema  viene  de  atrás,  está  en  el  seminario,  tienes  que   apostarle  por  una  formación   verdaderamente  humana  y  no  uniformada – dogmática.   No  cerrar  los  ojos  ante  la  realidad  de  nuestros  seminarios,  donde  muchos  temas  siguen  siendo  tabú,  y  no  se  están  formando  personas,  sino  individuos–robóticos  que  repiten  esquemas,  para  aparentar  y  simular  ser  buenos–bonitos  pastores.

Y  la  postura  que  habrás  de  tomar,  es  que  esos  sacerdotes  sean  juzgados  por  las  leyes  civiles,  porque  de  ninguna  manera  somos  especiales  y  mucho  menos  “intocables”.

Está  la  tarea  pendiente  de  las  directrices  de  acción,  que  nos  propone  el  Concilio  Vaticano II.   Se  notaron  los  cambios  rápidamente  en  la  liturgia, pero  parece  que  nada  más  llegó  allí.

Nos  falta  apostarle  a  toda  una  <<renovación  en  el  lenguaje  teológico  de  nuestra  Iglesia>>. 

Hay  miedo  y  condena  al  tocar  ciertos  temas  y  dogmas  de  la  Iglesia hasta  el  día  de  hoy ¿Qué  no  se  podrían  repensar de  alguna  forma?  ¿No  seremos  capaces  como  Iglesia  abrirnos  a la  novedad  que  nos  pueden  dar  hoy  en  día  esos  dogmas?  ¿Cuál  es  el  miedo? No  somos  una  Iglesia  taquillera  al  estilo  del  PRI,  que  busca  solamente  acarrear  gente  para  sus  intereses  mezquinos.

¿Qué  Papa  se  atreverá  a  dar  la  ordenación  sacerdotal  a  las  mujeres? Y  ya   lo  he  dicho,  no  es  para  darles  su  dignidad,  ésta,  ya  es  de  ellas  desde  que  nacen,  porque  somos  personas  todas  y  todos,  sino  porque  tienen  todo  el  derecho  de  desenvolverse  en  este  medio,  porque  necesitamos  de la  perspectiva  femenina  en  el  Reino  de  Dios,  la  mirada  de la  mujer  en  nuestra  Iglesia,  también  tienes  ésta  tarea,  Papa,  aunque  digas  que  habrá   otros  temas  más   importantes.    Espero  que  tu  actitud  no  sea,  como  la de  muchos  sacerdotes,  sino  te  adaptas  o  no  aceptas  los  términos,  eres  libre  de  irte  de  nuestra  Iglesia  porque  no  eres  capaz  de  llevar  a  cabo  nuestras  normas  y  reglas.

Soy  Humano,  diría  mí  filósofo  predilecto  Friedrich  Nietzsche: “Demasiado  Humano” Eso  soy,  demasiado  humano,  pero  alguna  vez  llegó  a  mí,  el   mensaje  de  Cristo, sobretodo  <<Las  Bienaventuranzas>>  éste  proyecto  le  dio  un  motivo  y  un  significado  a  mi  existencia,  me  ha  regalado  una  vocación  para  seguir  creyendo  en  la  bondad  de  la  humanidad.

Tengo  errores  y  los  seguiré  cometiendo,  pero  tengo  la  libertad  para  aprender  de  ellos  para  seguir  evolucionando  y  crecer  en mi  humanidad,  también  seré  juzgado,  caeré  una  y   otra  vez,  pero  me  levantaré.   Tengo  sentimientos  como  cualquier  persona,  me  enamoro,  lloro  como  cualquier  ser  humano,  echo  de  menos  a  muchas  personas  que  me  han  dado   otra  manera  de  ver  la  vida,  cada  vez  que  me  hago  más  viejo,  los  extraño  más,  me  duele  las  injusticias  cometidas  en contra  de  nuestra  gente,  me  desespero  en  más  de  una  ocasión,  ante  la  violencia  absurda  y  no  poder  cambiar  la  muerte  de  alguien  más,  me  encariño   en  cada  comunidad  en  la  que  me  envían  a  trabajar  y  me  duele;  cuando  me  llaman  a  continuar  mi  misión  en  otro  lugar,  río  y  sonrío  ante  un  rostro  bondadoso,  me  encanta  bailar,  escuchar  música,  leer,  ir  al  cine,  soy  un  ser  humano   con  miedos,  pero  también  con   valentía  para  enfrentar  cualquier  reto  que  venga.

Tu  Iglesia  Papa,  está  formada  y  acuden  a  ella  seres  humanos,  que  tienen  hambre  y  sed  de  misericordia,  como  él,  como  aquellas,  como  yo.

Nuestra  Iglesia  Papa,  está  llamada  a ser  << Ser Humana>>  y  no  dogmática  por  el  dogma  nada  más,  sino  buscar  la  liberación  de  nuestra  humanidad,  para  llegar  a  la  plenitud  de  nuestra  vida.   Tenemos  la  tarea  de  construir  ese  cielo  aquí,  desde  nuestra  realidad.

Me  siento  parte  de  tu  Iglesia,  me  esfuerzo  por  amarla,  en  ese  amor  quiero  ver  una  Iglesia  con  brazos  humanos  como  los  de  Cristo,  abiertos  a  darnos  una  acogida  amorosa  y  no  una  Iglesia  cerrada   por  los  prejuicios.

Alguna  vez  soñé,  que  salía  el  nuevo  Papa  al  balcón  de  Roma,  a  darnos  la  bendición,  pero  antes  de  darnos  el  saludo  papal,  pronunció  éstas  palabras;

Acérquense:

Los  pisoteados  por  los  políticos  corruptos

Los  homosexuales  y  lesbianas   desechadas  por  sus  hogares

Los  divorciados  vueltos  a  casarse

Las  abortistas  no  comprendidas

Las  teólogas  y  teólogos  silenciados  por  buscar  la  transparencia

Los  sacerdotes  casados

Las  sacerdotisas,  pues  ellas  también  son  parte  del  Reino

Las  víctimas  de  los  desaparecidos  y  muertos  por  guerras  estúpidas

Las  prostitutas  y  teiboleras   estigmatizadas  por  la  sociedad

Las  y  los  que  estén  cansados  por  luchar  por  un  mundo  mejor

No  olviden  que  alguna  vez   dijo  Jesucristo: “Bienaventurados  los  que  sean  perseguidos  por  causa  de  la justicia,  porque  de  ellos  es   el   Reino  de  los  Cielos”.

Acérquense,  que  nuestra  Iglesia  los  consolará  y  los  reivindicará,  curará  sus  heridas  y  su  cansancio.

“El  Pontífice  cree  que  la  Iglesia  tiene  necesidad  de  este  nuevo  concilio  ecuménico  para  avanzar  más”.
De la  novela  <<VATiCANO  2035>> Pietro De Paoli. Ed. Grijalbo 2006.     

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.