Premio Nobel a la incongruencia

Escrito por: Luis A. Zavala Díaz

 .

imagen enviada por el autor del texto

imagen enviada por el autor del texto

 .

 

La  mayoría  sabemos  que  estamos  inmersos   en  el  espectáculo  de la  imagen,  parece  que  se  impone  la  imagen,  ante  los  argumentos  que  son  más  válidos  y  necesarios.

No  debemos  de  dejarnos  llevar  por  una  imagen  y  menos  aún,  si  ésta  viene  de  políticos  corruptos,  éstos  son  especialistas   en  mañas  para  manipular.

No  creo  que  hayan  “chamaqueado”  a  Raúl  Vera López ¿Qué  necesidad  hay  de  publicar  una   grosería  así? Una  foto  con  ni  más  ni  menos,  con  el  heredero  de  Humberto Moreira Valdez – PRI,  el  que  dejó  una  deuda  e  hipotecó  a  Coahuila.

Estamos  viviendo  días  muy  convulsivos  que  nos  desorientan,  no  nada  más  en  Coahuila,  sino  en  todo  el  país.

No  estamos  en  días  de  guardar,  son  días  que  estamos  llamados  a  tomar  una  actitud  frente  a  la  realidad,  que  a  todos  nos  ha  alcanzado.

Días  vendrán,  sino  es  que  ya  estamos  ante  la  hora  de  tomar  una  opción  ¿De  qué  lado  estás  Raúl  Vera  López?

Me  dueles,  me  ofendes,  me  lastimas  y  me  indignas  Don  Raúl: obispo  de  Saltillo.

Si  antes  no  creía    en  tu  discurso,  ahora  creo que  se  viene   abajo    todo  tu  discurso,  y  digo  que  eres  puro  discurso,  pues  ¿Qué  acciones  te  respaldan  para  nuestra  diócesis  de  Saltillo?  Ya  no  anuncias  la  justicia  fundamentada  en  el  amor  de  Dios,  y  mucho  menos  denuncias  todo  aquello  que  va  contra  el   proyecto  de  Jesucristo,  al  menos  no  te  he  escuchado  denunciar  toda la  simulación  que  se  vive  en  Coahuila  por  querer  olvidar  la  deuda originada por el Moreirazo,  que  afecta  a  todas  nuestras   familias.

Si  hablas  de  justicia,  comienza  por  tu  propia  casa  que  te  han  encomendado ¿no  crees? A parte  del  seguro  de  gastos  médicos,  de  tu  presbiterio  que  tienen  que  pagar  año  con  año,  que  asciende  a  más  de $36, 000 (treinta y seis mil  pesos) ¿Te  parece  justo  que   lo  pague  el  pueblo  de  Dios?  Porque no  creo  que  lo  pague  un  cura  con  el   salario que  reciben.

Como  siempre,  nuestro  pueblo  lo  viene  pagando  todo ¿Verdad? Cuando  la  mayoría  de  nuestra  gente,  tiene  a penas  seguro social  y  muchos  de  ellos, ni  siquiera  con  seguro  popular  cuentan.

Soy  católico  y  me  esfuerzo   por  amar  a  mi Iglesia,  en la  cual  me  transmitieron  la  fe  católica, me  dueles  Raúl,  porque  eres  mi   obispo.

¿Qué  tramaron  tú  y  Rubén?  ¿Qué  necesidad  de  esa  foto? ¿Se  pusieron  de  acuerdo  para  algo?

Jesucristo  lo  recuerdo  sacando  del  Templo  a   todos  aquellos,  que  hacían  de la  fe  una  mercancía  y  a  mi memoria  viene  aquello  que  viene  en  1ª de Pedro 4, 17: “Porque  ha  llegado  el  tiempo  de  que  el  juicio  comience  por  la  casa  de  Dios”, me incluyo como enjuiciado, pues yo mismo soy Iglesia.

Me  recuerdas  aquella  canción  de  un  gran  cantautor  español  que  admiro,  es  de  Aute: “Antes  iban  de  profetas  y  ahora  el  éxito  es  su  meta;  mercaderes,  traficantes,  más  que  nauseas  dan  tristeza”(La Belleza)

Luis A. Zavala Díaz

@luzavalad

Sor Gofina

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Sor Gofina"

«Sor Gofina»

.

“Lo  importante  es  conseguir  que  el  niño (a)  olvide  lo  que  es, 
para  que  se  vuelva  lo  que  tú  quieras  que  sea”.
Prem Dayal de su libro <<¡Me  vale  madres! Mantras mexicanos para la liberación del espíritu>> Editorial  Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 .

Nacida un 27 de septiembre  del año de 1976, en Saltillo Coahuila;  proveniente  de  una  familia ultraconservadora  y  tradicionalista.

Sus   fieles  seguidoras  comparten  que   fue  formada  por  los  Millonarios  de  Cristo (una congregación  de  reciente  nacimiento  del  siglo  XX proveniente de MissMex),  bajo  la  óptica  estrictamente  cerrada   y  dogmática.

En  junio  del  año  2013,  el  sector  conservador  de  Saltillo,  comienza  su  proclamación  de  su  beatificación,  estando  aún  ella  viva  hasta  el  día  de  hoy,  su  fama  de  santa,  comenzó  a  recorrer  por  toda  la  ciudad.

Comenzaron  a  crecer  sus  seguidoras  y   seguidores,  estos  comenzaron  a  difundir  su  mensaje  por  todas  las  plazas   y  calles.

Fue   cuando  Sor Gofina,  se  anima  abrir  una  congregación:  que  se  hace  llamar <<Las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>>.

Visión 1 (fragmentos).

Tuve  una  visión  y  me  preocupa en demasía,  pues  me  he  enterado  por  algunas  de  ustedes, que  anda  por  allí  un  pseudosacerdote  que  lo  apodan  el  “Padre Gofo”,  que  viste  de  negro  y  escucha  rock,  otras  barbaridades  y  herejías  que  no  quiero  nombrar,  pues  me  dan  nauseas.

Les  comparto  que  en  la  visión  divina  hijitas  e  hijitos  me  dice  que  les  advierta,  que  no  le  hagan  caso,  pues  él,  es  el  mismísimo  Lucifer.

Además  de  que  el  pseudocurita  no  sabe  usar  las  <<Redes  Sociales>>,  como  ustedes   saben  mis  fervientes  seguidoras,   él  crítica  mucho  a  una  santa  familia,  que  en  los   últimos  10 años  ha  mantenido  el  poder  aquí  en  nuestra  entidad  norteña.

Esta  santa  familia  son  nuestros  más  preciados  benefactores  y  bienhechores,  además  de  que  son  muy   honestos  y  ayudan  mucho  a  la  gente.

Hace  poco  nos  construyeron    nuestro  gran  y  santo  convento;  el  cual  tiene  más  de  100  habitaciones,  que  arropan  a  nuestras   novicias,  que  serán  las  futuras  gofianas.

Ya  he  enviado  una  carta  a  nuestro  Prelado,  para   proclamar  la   beatificación  de  uno  de  ellos,  pues   fue   gobernador  y  demostró  a  flor  de  piel  su  santidad  y  transparencia,  me  llena  de  gozo  y  paz  saber  que  será  proclamado  como  el <<Santo  y  protector  de  los  Políticos>>.  No  olvidemos  que  él  bailaba  como  el  Rey  David.

Se  de  buena  fuente  que  también  el  pseudocurita  escribe,  bueno,  si  a  eso  le  podemos  llamar  escritura:  hijitas  e  hijitos,  no  lean  sus  escritos,   pues  abrirán  sus  ojos  como  Adán  y  Eva  y  serán   condenados  y  vivirán  la  misma  suerte.  Toda  y  todo  aquel  que  lean  sus  publicaciones  serán  reos  de  excomunión.

No  se  les  olvide  que   ustedes  cuando llegaron  al  mundo,  nacieron  siendo  oro,  y  Yo  y  los  demás (Profesores,   políticos  y  sacerdotes)  nos  encargamos  de  convertirlos  en  plomo.

Nuestra  misión  es  convertirlos  de  bellas  personas  libres   y   creativas,  en  fenómenos   de  circo  como  animalitos  dóciles,  para  manejarlos  a  nuestro  antojo  y  hacer  de  todas  y   todos  ustedes  lo  que  queramos,  para  mantenernos en el poder  hasta  el  día  de  hoy.

No  olviden  que  no  hay  mayor  virtud  que  la  obedecer  sin  cuestionar;  creer  sin  pensar   y  actuar  como   zombies  bajo  nuestras  leyes   y  mandamientos.

No  olvido  como  en  la  visión  vi   al  pseudocurita,  se  rostizaba   como  carnitas  al  <<estilo  Michoacán>>,  en  el  mismo  infierno   y  escuchaba  sus   gritos  donde  me  pedía  piedad,  todavía  resuena  en  mí  interior  sus  gritos: “¡no  dejen  de  pedir  por  mí  con  sus  rezos  y  ruegos,  sálvame  Sor Gofinaaa!”.

Que  quede  en  su  memoria,  eso  les  pasará  a las  y  a los  que  se  salgan  de  nuestro  redil,  a  los  que  rompan  nuestros  mapas  conceptuales  y  esquemas;  a  los  que  se  atrevan   a  pensar  por  sí mismos;  a  los  que  sean  ellos  mismos;  a  los  que  cuestionen  nuestras  tradiciones  y  enseñanzas  que  hemos  enseñado  por  los  siglos  de  los  siglos,  en  fin,  a los  que  enseñen  a  pensar libremente.

A  continuación  les  comparto  lo  que  la  visión   divina  me  dejó   como  un  plan  de  vida  para  todas   y  todos  ustedes,  serían  así   como  nuestras  normas  y  mandamientos  para  ser  felices  y  ser  parte  de  nuestra  gran  congregación:

–          No  pienses.

–          No  leas.

–          No  escuches  música.

–          No  critiques,  ni  alces  la  voz  para  proclamar  justicia.

–          No  denuncies  la  complicidad  y  el  secretismo.

–          No  te  organices,  ni  vayas  a  manifestaciones.

–          Mantén  tu  autoestima  baja,  vive  bajo  supersticiones  y  miedos.

–          A  todo  di  que  sí, de  lo  que  venga  de  papá gobierno  y  de  mamá iglesia,  con  la  ayuda  de  nuestra  mejor  adiestradora  que  es  nuestra  educación.

–          No  escuches,  no  hables,  no  pienses,  no  actúes  por  ti  mismo.

Si  hacen  esto,  serán  parte  de  mi  congregación  y  serán  muy  felices.  Mejor  sigue  viendo   televisión,  periódicos  de  chismes,  sigue  de  indiferente  y  pasivo  como  hasta  el  día  de  hoy  lo  haz  hecho  y  te  aseguro,  que  serás  parte  de  mí  reino  de  tu  más   humilde  servidora  Sor Gofina.  Amén.

“Los  verdaderos  místicos  van  siempre  contra  tendencia;  son  siempre  críticos  hacia  la  sociedad”.

Prem Dayal <<¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la liberación de espíritu>> Ed. Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

Una mujer de tantas

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

Dedicado  a  las  mujeres  que  han muerto  por  la  violencia
A  todas  esas  mujeronas  luchonas 
No  están  solas.   

 .

“Tu  inseguridad  machista
se   refleja  cada  día  en  mis  lagrimitas, , ,
cada  vez  que  me  dices   puta
se   hace  tu   cerebro  más  pequeño”.
BEBE  cantante  española. 

 .

El  nuevo   siglo  nos  sorprende  con  una  verdad  añeja,  de que  los  seres  humanos  siguen  siendo  una  mercancía.   Mí  país  México  es  uno  de  los  principales  mercados  de  tráfico  de  mujeres  en  el  mundo  y  deja  a  los  explotadores   ganancias  solo  comparables  a  las  del   narcotráfico.   Y  lo  digo   yo,  una  mujer  que  vivió  esta  pinche  realidad,  que  no  debería  de  existir  y  mucho  menos,  que  la  viva  cualquier  mujer  libre.

 Isabel,  así  me  pusieron  en  honor  a  la  abuela  paterna,  que  no  la  conocí,  pues  la  asesinaron  en  su   pueblo,  siendo  muy   joven  y  muy   guapa,  por  no  quererse  dejar  acosar  por  el  alcalde  del  pueblo,  un  lugar  escondido  de  la  modernización  del  PRI  y   de  la   justicia  divina,  parece  que  allí  no  ha  llegado,  ni  la  Iglesia.

Fue  cuando  el  abuelo  tomo  a  mí  mamá  y  mis  demás  tíos,  emigraron  de  Michoacán   al  Estado  de  México.  El  abuelo  casi  no  platica  de la  abuela,  pero  dicen  que  su  belleza  era  infinita,  de  allí  que  yo  heredara  su   belleza.

No  sabía  que  ser  bonita  en  mí  país,  es  un  delito,  menos  aún   que  me  llevaría  casi  a  la   tumba.

En  más  de  una  ocasión,  he tenido  la  necesidad  de  pelearme   con  Dios  para  sobrevivir.

Sentí  impotencia   de  no  saber  por  qué   a  mí. ¿Me  van  a  matar,  a  violar,  a  aventar  del  coche?  No  supe  qué  pensar  o  hacer,  tuve  mucho  miedo  y  no  pude  ni  respirar  profundo  para  no   mover  el  cuchillo,  que  me   pusieron  en  las  costillas.  Sin   familia  no  me  hubiera   importado, habría  peleado,   pero  tengo  tres   hijos  que  son  mi  vida  entera.

El  viaje  tal  vez  duró  dos  horas;  cuando  andas  a  ciegas  pierdes  el  sentido  del  tiempo  y  del  espacio,  me  encerraron  en  un  cuarto  insalubre,  que  olía  mucho  a  sangre  de  menstruación,  junto  con  orín.    Nada  más  me  dejaban  un  vaso  de  agua  y  un  pan  duro.  Así  pasaron  varios  días.

De   repente  un  día,  no  sé  qué  día  y  cuántos  llevaba  allí,  se  abrió   la   puerta  y  entró  un  hombre.  Me   violó  de  la  peor  manera  que  te  puedas  imaginar,  ni  siquiera  a  una  perra  en  celo   la  trataría  así   los  perros  que  anduvieran  tras  ella.  Me  violó   por   todos  los  orificios  que   tiene  mí  cuerpo,  ni  siquiera  se  puso  condón.   Acabó  y  me  dejo  llorando.  Más  tarde   otro   hombre  hizo   lo  mismo,  nada  más  que   éste   me  perforó  por  mi  ano,  al  grado  de  sangrarlo  y   de  mancharle  su   pene  con  excremento,  fue  cuando  me  golpeó  hasta   casi   desmayarme  del  dolor, me  gritaba  cerda  sucia,  me  obligó  que  le  limpiara  su  pene  con  mí  boca.   Llegó   un  tercero,  éste  me  obligó  a  tragarme  una  pastilla,  me  subieron  a  una  camioneta  y  desperté  en  la   zona  de  tolerancia   de  Saltillo,  Coahuila.

 Fui  secuestrada  a  los  26  años,  porque  mi  ex esposo  me  vendió  para  saldar  una  deuda  que  no  pudo  pagar;  él  les  dio  mis  datos  a  mis  secuestradores,  es  inimaginable  que  esto  suceda  a  pleno  nacimiento  del  siglo   XXI,  que   siga  habiendo  esclavas  en  pleno  2012.

 Estando en  Saltillo,  fueron  de  20  a  30  hombres  por  día  de  lunes  a  jueves,  y  de  40  a   60  diarios  de  viernes  a  domingo  de  hombres,  que  me  agredían  de  la  manera  más  ruin  y   baja,  tanto  físicamente   como  sexualmente,   lastimaron  mi  cuerpo  y  mi  alma,  pues  no  era  una  mujer,  era  un  pedazo  de  carne  caliente  nada  más.  La   tarifa  era  de  150  a  200 pesos.  No  me  da  orgullo  decirlo,  pero  lo  cuento  para  que  entiendan  el  dolor  de  las  niñas  que  nos  tienen  allí  secuestradas,   amenazadas  con que  van  a  matar  a  nuestros  hijos  o  a  nuestra   familia.

 Una  vez,  intentamos  escaparnos  Carmen  y  yo,  ella  tenía  apenas  17  años   y  tres  meses  de  embarazo.   En  nuestro  intento  la  mataron  a  ella  junto  con  su   bebé  en  su  vientre,  la   cortaron  en  pedazos  y  se  la  dieron  a  comer  a  los  perros,  que  tenían  en  las  celdas  de la  zona  de  tolerancia.

Para  los  clientes  somos  nada  más  mercancía,  putas,  aparte  de  que  te  violan,  te  pegan  muchos   golpes  sino  les   gusta.  Si  te  niegas  a   hacer  algo  que  ellos  quieren  te   gritan: ¡te  estoy   pagando,  para  eso  estás  perra  mal parida

Por  eso,  en  más  de  una  ocasión,  tenía  la  necesidad  de  pelearme  con  Dios,  todos  los  días  le   reclamé  a  ese  Dios  omnipotente   que  si  de  verdad   existía  que  me  sacara  de  ahí.    Vi   morir  a   muchas   niñas  en  mis   brazos,  desangradas  por  una   violación,  jovencitas  de  apenas  12  años  perforadas  por  una   penetración  por  exceso  de  violencia,  por  una   sobredosis  contra  su  voluntad,  por  un  aborto  mal  hecho.

Estaba   muerta   en  vida,  pesando   no  menos  de  40   kilos.

Qué  difícil  es  volver   a  creer  en  la  gente,  porque  quienes  deberían  cuidarte  son  los  que  te  traicionan  y  te  utilizan:  muchos  de  los  clientes  eran  policías  estatales  y   federales,  había  soldados  de  alto  rango,  senadores  y   diputados,  empresarios  con  cara  de  filántropos,  sacerdotes   y  obispos.   Yo  les  preguntaría ¿les   gustaría  ver  a  su   pinche  madre  trabajando  ahí,  o  alguna  de  sus  hermanas? ¿A  su  hija?   Ojalá   que  los  padres   cuiden  a  sus  hijas  o  a   sus   esposas,  y  que  los  hombres  sean  personas  y  no   animales  que  pisotean  la  dignidad  de  la  mujer.

Ahora  peso  un poco  más  de  60  kilos,  ya  tengo   36  años,  pude  salir  de  ese   maldito  infierno,  con  la  ayuda  de  un  sacerdote,  qué  irónico,  fue  cuando  me  di  cuenta  que  no  todos  son  iguales  de  mierda,  hay quienes  hacen  la  diferencia.   Nunca  me  pasó  por  la  mente  que  fuera  sacerdote,  menos   con  cabello  largo  y  rizado.  Lo  veía  de  vez  en  cuando  por  las  noches,  nada  más  platicaba  con   alguna  de  nosotras  y  nos  motivaba  mucho,  nunca  tomaba  ahí,  eso  sí,  fumaba  mucho.

Logré  escapar  con  la  ayuda  de  él,  me  llevó  a  un  lugar  donde  hay   otras   mujeres tratando  de  seguir  adelante,  con  la  ayuda  de  abogadas, trabajadoras  sociales  y  voluntarias,  hay   bolsa  de  trabajo,  guardería   y  nos  ayudan  a  terminar  la   escuela  primaria,  secundaria  y  la  preparatoria,  para  aquellas  que no  tenemos  estudios.

Con   la   sonrisa  de  aquel  sacerdote  y  su  ternura,    me  ha   devuelto  las   ganas  de  volver   a  vivir,    de  creer  en  la  fe  y  en  la   bondad  de  los  seres  humanos.

Ahora  lucho  junto   con  otras   mujeres,  por  nuestra  libertad   y  dignidad,  gracias  a  todas  ellas,   sé  escribir  y  leer.   Ahora   tienes  en  tus  manos  mí   historia.  La   historia  de  Isabel,  que  así  como  yo,  desgraciadamente  en  este   nuevo   siglo   XXI,  todavía   hay   muchas  Isabel  esclavas.   Por  eso  escribo,  porque  el  mundo  debería  de  conocer  mi  historia,  tu  historia,  la  de  ella,  la  de  nosotras,  la  de   todas.

 “No  veas  putas,  donde  hay  mujeres  libres”.

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.