El hombre ¿nuevo?

Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

imagen de villacultura2.blogspot.com

imagen de villacultura2.blogspot.com

 

 

“Nuestra  época  ha  substituido  el  mecanismo  de  defensa freudiano – la sexualidad, las pulsiones,  estas  insípidas  y  recurrentes  invitadas  de  la  escena  pública  bajo  los  aspectos  políticos  y  mediáticos,  desfilando  de  la  telerrealidad   a  la  política  espectáculo – por  otro  mecanismo  de  defensa  inédito,  el  del  alma.  Egobody    es el  hombre  de la  psiquis  reducida  al  cuerpo,  de la  psiquis  desanimada”.

Robert  Redeker <<Egobody  La  fábrica  del  hombre  nuevo>> FCE. 2014

 

¿Quién  nos  fabrica  hoy  en  día? ¿Somos  producto  de  lo  que  comemos? ¿Dios  nos  sigue  creando?  ¿Es  la  familia  en  su  modelo  tradicional  la  que  nos  está  formando? ¿Quién  forma  ahora  a  las  personas?

Estamos  ante  una  era  donde  las  instituciones  perennes  quedaron  desfasadas,  donde  ahora  los  nuevos  templos  son  los  estadios  de  futbol,  y  donde  la  televisión  absolutiza  la  estupidez  vacía   de  la  sinrazón  del  ser humano,   y  los  padres  de  familia  quedan  sumisos  ante  el  espectáculo  vano  que  se  convierte  en  un  dictador  de  modas  y  costumbres.

La  Santísima  Trinidad  ya  no  rige   la  existencia,  la  trinidad  que  nos  está   fabricando  en  ésta  época  es: el  teléfono  móvil,  el  internet  y  la  televisión.

La  mujer  y  el  hombre  son  una  conexión  más,  por  decirlo  así,  son  una  extensión  más  de  su  teléfono  celular,  lo  adhiere  a  él  como  una   prótesis,  es  una   máquina  de  redes  y  múltiples  conexiones,  pero,  sin  un  real  compromiso  con  el  otro,  lo  único  que  hay  es  el  selfie  del  otro,  pero  sin  saber  si  es  real.

¿Estaremos  ante  la  desaparición  sobre  la  verdad  del  Hombre?  La unidad  del  hombre  se  va  desvaneciendo  poco  a  poco  y  se  pierde  ante  el  mar  de  conexiones  y  colectiviza  su  alma,  o   lo  que  queda  de  ella.

Esas  películas  de  zombis  se  van  haciendo  realidad,  cada  vez  que  la  tecnología  es  más  popular.

En  estos  días  hemos  perdido  nuestra  interioridad ¿ya  no  creemos  en  el  alma? ¿la  hemos  aniquilado? Hoy  el  Facebook  es  el  sacerdote  donde  publican  sus  confesiones,   las  telenovelas  son  los  psicólogos  de  la  gente.

Si  ya  no  existe  el  alma  ¿tiene  sentido  la  salvación  de  nuestra  alma? Si no existe el alma ¿qué  es  lo  que  nos  hace  consciente  de  nosotros  mismos? ¿Nuestra  mente,  o  el  cerebro?

Al  ver  la  cantidad  de  gimnasios   y   el  cómo  la  gente  cuida  su  cuerpo,  cada  vez  quieren  vivir  en  una  eterna  juventud,  descubrimos  como  el  cuerpo  se  va  imponiendo ¡Ya  no  hay  alma  sólo  cuerpo!

Lo  que importa  es  el  cuerpo  sano,  mente  sana ¿De  qué  está  hecho  el  hombre  de  hoy?  Me  resuenan  aquellas  palabras   de  Poncio  Pilato: ”Eche  Homo”  ¡He  aquí   al  Hombre!

En  otras  épocas  el  hombre  buscaba  refugio  en la  literatura,  en  la  filosofía,  en  todas  las  expresiones  de  su  creatividad,  allí   se  encontraba  a  sí mismo  y  luchaba  contra  su  propia  extinción, hoy  no  hay  refugio,  no  hay  horizontes,  sólo  pantallas  de  televisores  y  de  móviles  inteligentes.

Se  va  absolutizando  la  estupidez  humana:  la  propaganda  del  consumo,  el  deporte  como  religión  y  los  políticos  cada  vez  más  parecen  conductores  de  las televisoras.

¿Nos  encontramos  ante  el  nacimiento  del  posthumano?

“El  hombre,  se  convierte  en  un  infierno  deshumanizante. . . El  que  ya  no  escribe  ya  no  piensa “twittea”  navega  en  el  ciberespacio,  donde la  comunicación  se  ha  desconectado  de  la  realidad,  de la  escritura  y  del  pensamiento”.

Robert  Redeker <<Egobody>> FCE. 2014.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

 

De la raza aria a la raza del espíritu. Apuntes sobre la filosofía fascista de la cultura

Escribe: Anel Hernández Sotelo

 

imagen chilango.com

imagen chilango.com

.

Fascismo: Credo político nacionalista, autoritario y anticomunista, antítesis de la democracia liberal, que adopta su nombre del antiguo símbolo romano de la autoridad estatal, un haz de varas en torno a un hacha. Su raíz se halla en la exaltación hegeliana del Estado, el irracionalismo místico de Nietzsche y Schopenhauer y el concepto de Sorel de un “mito” como punto central de emoción y de acción. Hace hincapié en el derecho a gobernar de una élite autoconstituida, un aparato disciplinado de partido en sustitución de la democracia parlamentaria y la exaltación de las virtudes de la guerra y de la agresión como medio de avanzar los intereses de una nación. Toda oposición, política o religiosa, es ilegal. (Cook, 2006: 241-242)

Sabido es que el nazismo alemán compartió con el fascismo italiano –y con muchos otros- la ideología nacionalista, autoritaria y anticomunista. No me interesa detenerme ahora en las convergencias existentes entre ambos totalitarismos. Al contrario, en las líneas que siguen espero poder desarrollar, aunque muy someramente, las diferencias entre ambos conceptos que posibilitaron el surgimiento de dos filosofías bien definidas sobre la noción de raza y la ontología de la raza superior.

            Mientras los miembros del Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei -encabezados por el Fürher- concibieron la idea de la superioridad racial de los arios, los integrantes del Partito Nazionale Fascista -liderados por el Duce- se vieron obligados a preponderar el concepto de raza del espíritu dada la evidente incompatibilidad de postular sólo a los arios como hombres superdotados en una Italia históricamente mestiza.

Adolfo Hitler consideraba que la humanidad podía dividirse en tres categorías o tipos de hombres: los que crean la cultura, los que la conservan y los que la destruyen. El pueblo ario, según esta tesis, formaría parte del primer grupo porque en él se establecieron “los fundamentos y las columnas de todas las creaciones humanas”. Los arios, como detentores de la civilización a pesar de ser numéricamente inferiores, “dominan pueblos extranjeros y desarrollan, gracias a las especiales condiciones de vida del nuevo ambiente geográfico (fertilidad, clima, etc.), así como también favorecidos por el gran número de elementos auxiliares de raza inferior disponibles para el trabajo, la capacidad intelectual y organizadora latente en ellos”. (Hitler, 2000: 101)

El grupo de los hombres conservadores de la cultura estaría integrado entonces por las razas inferiores, cuyo destino era funcionar como auxiliares de la raza superior. Según el Führer, las razas inferiores tuvieron un origen ario, mismo que perdieron al mezclarse con otras razas. En la pérdida de la pureza de sangre aria radicaba su inferioridad aunque, paradójicamente, en esta contaminación sanguínea se encontraba el fin último de estas razas: la conquista de los pueblos autóctonos. Si “una de las condiciones más esenciales para la formación de culturas elevadas fue siempre la existencia de elementos raciales inferiores, porque únicamente ellos podían compensar la falta de medios técnicos, sin los cuales ningún desarrollo superior sería concebible”, el gran servicio prestado a la raza superior por las razas inferiores estaba vinculado al sometimiento de los pueblos en los que no había rastro alguno del genoma ario y a la regulación de sus actividades. (Hitler, 2000: 102)

Audaces conquistadores y fervientes promotores de los avances técnicos, los conservadores de la cultura, sin embargo, nunca se revelarían como el fin último de la historia debido a su incapacidad para conservar la pureza de sangre aria. Al mezclarse con los pueblos subordinados habían cerrado “el capítulo de su propia existencia”. Y es que “la mezcla de sangre, y por consiguiente, la decadencia racial son las únicas causas de la desaparición de viejas culturas; pues los pueblos no mueren por consecuencia de guerras perdidas sino debido a la anulación de aquella fuerza de resistencia que sólo es propia de la sangre incontaminada”. (Hitler, 2000: 102)

El tercer grupo -el de los destructores de la cultura- estaba formado por el judío, calificado por Hitler como “el antípoda del ario”. A pesar de su gran instinto de conservación y de sus admirables capacidades intelectuales, el pueblo judío no podía incluirse en el grupo de los conservadores de la cultura debido a su falta de “sentimiento idealista”. Esta carencia quedaba demostrada con el hecho de que “jamás existió ni hoy, consiguientemente puede existir, un arte judío”. Falto de creatividad, el judío era “un parásito en el organismo nacional de otros pueblos” porque su modus vivendi se basaba en el mercadeo de un pseudoarte que no era más que la imitación del arte verdadero. (Hitler, 2000: 104-105) El pueblo judío destruía la cultura que otros habían creado y conservado. Sobre los escombros de aquella destrucción, los judíos comerciaban con el arte kitsch. (Spotts, 2011)

Esta triada hitleriana de creadores-conservadores-destructores de la cultura funcionó como la justificación filosófica para llevar a cabo el exterminio sistemático de miles de personas –no solamente judías-, gracias al apoyo de instituciones como la Iglesia Católica. (Johan Goldhagen, 2002) Y es que como “guardián de la cultura occidental” -es decir, como celador de la estética grecorromana y de las producciones artísticas decimonónicas-, el Führer consideraba que el sentido del poder no era la dominación política per se sino, mediante ésta, atesorar para el III Reich los portentos artísticos occidentales e instaurar en el orbe una cultura propiamente alemana, previamente purificada de las corrientes extranjerizantes y de la cultura kitsch. Así, una de sus primeras decisiones de gobierno fue la creación de la Cámara de Cultura del Reich (1933), cuyos objetivos principales eran velar por el fortalecimiento de la cultura aria, mediante el aquilosamiento de objetos artísticos por diferentes medios (compras estatales, confiscación, donaciones e, incluso, adquisición mediante capital privado de Hitler), promover la cultura inmaterial (operas y orquestas) gracias a la proyección de verdaderas ciudades culturales a lo ancho del Reich y vigilar que el arte del reino fuere constantemente higienizado, es decir, que adoleciera de las máculas judaizantes, comunistas, extranjerizantes y modernistas. (Spotts, 2011: 262-265)

Esta filosofía de la cultura inviable en la Italia de Benito Mussolini principalmente porque la historia de la Península Itálica es la historia de los préstamos culturales, de la adopción y adaptación de cosmovisiones variopintas y de la sumisión de los pueblos originarios a un único poder legítimo y legitimador. Es la historia de la fragmentación política, de las guerras nacionales por el control de su estratégica geografía y de la construcción del mito orgánico de la noción de Occidente. Este mito fundante de una civilización sin fronteras geográficas ni ideológicas es recreado hasta nuestros días gracias a la institucionalización infalible e inefable de la representación de dos poderes: el de la grandeza del Imperio Romano y el de la dogmática surgida en el seno mismo de la providencial Iglesia Católica, Apostólica y Romana. (Chatelet, 1989: 232-240; Corm, 2010)

En respuesta al restringido principio genético de la superioridad racial, los incondicionales del Duce impulsaron la categoría de la raza del espíritu, con la que se justificaba filosóficamente la calificación de “superiores” a hombres y mujeres partidarios del régimen con independencia a la calidad de su sangre. ¿Cómo surgió esta idea?

Violando las disposiciones de la convención de Ginebra (1925) y las sanciones diplomáticas que la Sociedad de las Naciones había impuesto a Italia, en 1935 Benito Mussolini ordenó el ataque militar al Imperio Etíope -en el que se usaron gases tóxicos contra la población africana- con la finalidad de declarar el renacimiento del Imperio Romano. Esta guerra fue apoyada por los miembros de la Iglesia Católica, quienes celebraron la misión evangelizadora de la milicia fascista desarrollaba en Etiopía (Napoli, 2008: 121) a pesar de que la región había sido cristianizada al menos desde el siglo II. (Fernández, 2000: 167-170) Terminada la guerra, Mussolini fue erigido como Ministro de las Colonias del África Oriental Italiana y fue entonces cuando juristas, historiadores y filósofos cercanos a él concibieron una serie de discursos explícitamente racistas con los que se justificaron las leyes bajo las cuales se regirían las colonias de este Nuevo Imperio Romano. En una de estas leyes, por ejemplo, se prohibían las relaciones conyugales entre los italianos y los súbditos etíopes “para evitar la posibilidad de que los ‘mestizos’ pudieran convertirse en ciudadanos”. (Napoli, 2008: 122)

Para llevar a la práctica las regulaciones racistas -y también antisemitas- dispuestas en África Oriental Italiana fue necesaria la construcción de una conciencia de raza propiamente italiana –conciencia que implicaba la aceptación del su mestizaje histórico-, desvinculada de la ideología alemana de la raza biológicamente superior. Si bien en un primer momento Mussolini avaló los discursos que promovían la existencia de una raza aria italiana -como el contenido en Il fascismo e i problema della raza (1938)-, pronto fue evidente que, de aplicarse este modelo de raza superior, no sólo los judíos sino la mayor parte de la población italiana debía considerarse carne de desecho.  Así, surgió entonces la noción de raza del espíritu.

Heredera directa de las disertaciones raciales con las que se fundamentó la legislación impuesta en Etiopía,  la cultura jurídica promovida por el Duce desde el poder se sustentó en la categorización de los conceptos ciudadano y súbdito como contrapeso a la dogmática biológica del régimen nazi. Y es que, con la aplicación de estos conceptos a la jurisprudencia fascista, se ensalzaba “el componente latino y mediterráneo” de los italianos. (Napoli, 2008: 127)

De las discusiones filosóficas sobre la ontología del racismo no biológico nacieron tesis como las de Guido Cogni y de Julius Evola. El primero postulaba la existencia de “una raza aria […] indogermánica y superior”, compuesta por ciertas variantes “del tipo nórdico.” Una de esas variantes era precisamente “la nación italiana”, porque científicamente se podía constatar que “la nación italiana […] contiene los dolicocéfalos morenos mediterráneos y los dolicocéfalos rubios nórdicos; sólo de este segundo tipo vienen los que le han dado brillo y potencia a nuestra nación; nuestros meridionales, representados como toscos e ignorantes están semitizados”. (Napoli, 2008: 127) Sin embargo, esta doctrina de Cogni fue desechada no por el explícito extremismo antisemita, sino porque “el germanismo profesado era por definición incompatible con el mito romano y con la raíz cristiana de Italia (los mitos teutones son paganos); era sustancialmente una doctrina anti-italiana”. (Napoli, 2008: 128)

 Por su parte, inspirado en teorías esotéricas, Julius Evola proveyó al régimen fascista de una filosofía racista con la que se justificó el terrorismo de Estado desatado por Mussolini: la superioridad racial y cultural de un pueblo no radicaba sólo en los aspectos biológicos, sino principalmente en

el espíritu de un pueblo, es decir, [en] su fuerza creadora [porque] las cualidades morales de un pueblo no permanecen en el ámbito del aspecto ideal y cultural, sino que “crean” la raza, entran de alguna manera en los cromosomas del pueblo. El punto de partida es el principio voluntarista: de las acciones concretas, que son expresión de tal voluntad, de su constante repetición en el tiempo, nace la raza. El elemento biológico, entonces, no está ausente: sólo no es el priüs, es decir, no es la sangre la que determina la moralidad, sino que es precisamente ésta, así como se ha expresado en el tiempo, la que determina la sangre […] La moralidad de los hebreos es inferior en cuanto que ellos, a través de los siglos habrían leído, estudiado y practicado una Ley que exaltaría la falsedad, el engaño, el desprecio por el prójimo. El haber realizado esto durante innumerables años, ha “creado” la raza de los hebreos como raza inferior. (Napoli, 2008: 130)

Así las cosas, con el concepto raza del espíritu se corroboró filosóficamente la superioridad de la civilización italiana como creadora y conservadora de los pilares del mito de Occidente: el Imperio Romano y la Iglesia Católica. La histórica voluntad del pueblo italiano le otorgaba así el estatus de un “organismo ético integral” en el que, justificadamente, los ciudadanos (los de la raza del espíritu) debían someter y/o exterminar a los súbditos (racialmente inferiores) para llevar a cabo la trascendente misión del estado fascista: la defensa de la civilización europea, madre de “las grandes civilizaciones mundiales”. (Napoli, 2008: 139)

            Las generalidades expuestas aquí evidencian la importancia de la filosofía de la cultura en la legitimación de los regímenes totalitarios. Guardando las distancias históricas pertinentes, es claro que en el México del año 2015 existe también una filosofía de la cultura con la que el Estado justifica el terrorismo, los crímenes de lesa humanidad, las desapariciones forzadas, el despojo, los conflictos de interés y tantas otras situaciones imposibles siquiera de reseñar aquí. La utilidad que el Estado mexicano obtiene de la repetición mecánica de un discurso nacionalista, progresista y civilizatorio, es el adoctrinamiento masivo de los ciudadanos –por medio de la televisión, las cadenas de radio, la prensa y las actividades socioculturales federales y estatales- en la aceptación de que existe un tipo de mexicano que merece el trato que recibe de las instancias gubernamentales. La virtud de la filosofía fascista que impera en nuestro país es la indefinición de este mexicano indeseable pues hoy el ciudadano común justifica discursivamente las vejaciones del Estado con la lapidaria frase de que el muerto, el desollado, el desaparecido, el golpeado, el degollado, el acallado “algo ha de haber hecho”.

Bibliografía

COOK, Chris, Diccionario de términos históricos, traducción y adaptación de Fernando

Santos Fontenla, Madrid: Alianza editorial, 2006.

CORM, Georges, Europa y el mito de Occidente. La construcción de una historia,

Barcelona: Península, 2010.

FERNÁNDEZ, Gonzalo, “La cristianización de Etiopía” en REINHARDT, E. (dir.),

Tempus Implendi Promissa. Homenaje al Prof. Dr. Domingo Ramós-Lissón, Pamplona: Eunsa, 2000, pp. 167-170.

HITLER, Adolfo, Mi lucha, México: Editorial del Partido Nacional Socialista de América

Latina, 2000.

JONAH GOLDHAGEN, Daniel, La Iglesia Católica y el Holocausto. Una deuda

pendiente, Madrid: Taurus, 2002.

MAIRET, Gérard, “La ideología de Occidente, significado de un mito orgánico” en

Chatelet, François y Gérard Mairet (eds.), Historia de las ideologías. De los faraones a Mao, Madrid: Akal, 1989, pp. 232-240.

NAPOLI, Olindo de, “El problema filosófico del racismo fascista desde la perspectiva de la

cultura jurídica” en Fronesis, Vol. 15, Núm. 3, 2008, p. 119-147.

SPOTTS, Frederic, Hitler y el poder de la estética, Madrid: Antonio Machado Libros /

Fundación Scherzo, 2011.

Sor Gofina

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

"Sor Gofina"

«Sor Gofina»

.

“Lo  importante  es  conseguir  que  el  niño (a)  olvide  lo  que  es, 
para  que  se  vuelva  lo  que  tú  quieras  que  sea”.
Prem Dayal de su libro <<¡Me  vale  madres! Mantras mexicanos para la liberación del espíritu>> Editorial  Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 .

Nacida un 27 de septiembre  del año de 1976, en Saltillo Coahuila;  proveniente  de  una  familia ultraconservadora  y  tradicionalista.

Sus   fieles  seguidoras  comparten  que   fue  formada  por  los  Millonarios  de  Cristo (una congregación  de  reciente  nacimiento  del  siglo  XX proveniente de MissMex),  bajo  la  óptica  estrictamente  cerrada   y  dogmática.

En  junio  del  año  2013,  el  sector  conservador  de  Saltillo,  comienza  su  proclamación  de  su  beatificación,  estando  aún  ella  viva  hasta  el  día  de  hoy,  su  fama  de  santa,  comenzó  a  recorrer  por  toda  la  ciudad.

Comenzaron  a  crecer  sus  seguidoras  y   seguidores,  estos  comenzaron  a  difundir  su  mensaje  por  todas  las  plazas   y  calles.

Fue   cuando  Sor Gofina,  se  anima  abrir  una  congregación:  que  se  hace  llamar <<Las  Persignadas  de  las  rodillas  ensangrentadas>>.

Visión 1 (fragmentos).

Tuve  una  visión  y  me  preocupa en demasía,  pues  me  he  enterado  por  algunas  de  ustedes, que  anda  por  allí  un  pseudosacerdote  que  lo  apodan  el  “Padre Gofo”,  que  viste  de  negro  y  escucha  rock,  otras  barbaridades  y  herejías  que  no  quiero  nombrar,  pues  me  dan  nauseas.

Les  comparto  que  en  la  visión  divina  hijitas  e  hijitos  me  dice  que  les  advierta,  que  no  le  hagan  caso,  pues  él,  es  el  mismísimo  Lucifer.

Además  de  que  el  pseudocurita  no  sabe  usar  las  <<Redes  Sociales>>,  como  ustedes   saben  mis  fervientes  seguidoras,   él  crítica  mucho  a  una  santa  familia,  que  en  los   últimos  10 años  ha  mantenido  el  poder  aquí  en  nuestra  entidad  norteña.

Esta  santa  familia  son  nuestros  más  preciados  benefactores  y  bienhechores,  además  de  que  son  muy   honestos  y  ayudan  mucho  a  la  gente.

Hace  poco  nos  construyeron    nuestro  gran  y  santo  convento;  el  cual  tiene  más  de  100  habitaciones,  que  arropan  a  nuestras   novicias,  que  serán  las  futuras  gofianas.

Ya  he  enviado  una  carta  a  nuestro  Prelado,  para   proclamar  la   beatificación  de  uno  de  ellos,  pues   fue   gobernador  y  demostró  a  flor  de  piel  su  santidad  y  transparencia,  me  llena  de  gozo  y  paz  saber  que  será  proclamado  como  el <<Santo  y  protector  de  los  Políticos>>.  No  olvidemos  que  él  bailaba  como  el  Rey  David.

Se  de  buena  fuente  que  también  el  pseudocurita  escribe,  bueno,  si  a  eso  le  podemos  llamar  escritura:  hijitas  e  hijitos,  no  lean  sus  escritos,   pues  abrirán  sus  ojos  como  Adán  y  Eva  y  serán   condenados  y  vivirán  la  misma  suerte.  Toda  y  todo  aquel  que  lean  sus  publicaciones  serán  reos  de  excomunión.

No  se  les  olvide  que   ustedes  cuando llegaron  al  mundo,  nacieron  siendo  oro,  y  Yo  y  los  demás (Profesores,   políticos  y  sacerdotes)  nos  encargamos  de  convertirlos  en  plomo.

Nuestra  misión  es  convertirlos  de  bellas  personas  libres   y   creativas,  en  fenómenos   de  circo  como  animalitos  dóciles,  para  manejarlos  a  nuestro  antojo  y  hacer  de  todas  y   todos  ustedes  lo  que  queramos,  para  mantenernos en el poder  hasta  el  día  de  hoy.

No  olviden  que  no  hay  mayor  virtud  que  la  obedecer  sin  cuestionar;  creer  sin  pensar   y  actuar  como   zombies  bajo  nuestras  leyes   y  mandamientos.

No  olvido  como  en  la  visión  vi   al  pseudocurita,  se  rostizaba   como  carnitas  al  <<estilo  Michoacán>>,  en  el  mismo  infierno   y  escuchaba  sus   gritos  donde  me  pedía  piedad,  todavía  resuena  en  mí  interior  sus  gritos: “¡no  dejen  de  pedir  por  mí  con  sus  rezos  y  ruegos,  sálvame  Sor Gofinaaa!”.

Que  quede  en  su  memoria,  eso  les  pasará  a las  y  a los  que  se  salgan  de  nuestro  redil,  a  los  que  rompan  nuestros  mapas  conceptuales  y  esquemas;  a  los  que  se  atrevan   a  pensar  por  sí mismos;  a  los  que  sean  ellos  mismos;  a  los  que  cuestionen  nuestras  tradiciones  y  enseñanzas  que  hemos  enseñado  por  los  siglos  de  los  siglos,  en  fin,  a los  que  enseñen  a  pensar libremente.

A  continuación  les  comparto  lo  que  la  visión   divina  me  dejó   como  un  plan  de  vida  para  todas   y  todos  ustedes,  serían  así   como  nuestras  normas  y  mandamientos  para  ser  felices  y  ser  parte  de  nuestra  gran  congregación:

–          No  pienses.

–          No  leas.

–          No  escuches  música.

–          No  critiques,  ni  alces  la  voz  para  proclamar  justicia.

–          No  denuncies  la  complicidad  y  el  secretismo.

–          No  te  organices,  ni  vayas  a  manifestaciones.

–          Mantén  tu  autoestima  baja,  vive  bajo  supersticiones  y  miedos.

–          A  todo  di  que  sí, de  lo  que  venga  de  papá gobierno  y  de  mamá iglesia,  con  la  ayuda  de  nuestra  mejor  adiestradora  que  es  nuestra  educación.

–          No  escuches,  no  hables,  no  pienses,  no  actúes  por  ti  mismo.

Si  hacen  esto,  serán  parte  de  mi  congregación  y  serán  muy  felices.  Mejor  sigue  viendo   televisión,  periódicos  de  chismes,  sigue  de  indiferente  y  pasivo  como  hasta  el  día  de  hoy  lo  haz  hecho  y  te  aseguro,  que  serás  parte  de  mí  reino  de  tu  más   humilde  servidora  Sor Gofina.  Amén.

“Los  verdaderos  místicos  van  siempre  contra  tendencia;  son  siempre  críticos  hacia  la  sociedad”.

Prem Dayal <<¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la liberación de espíritu>> Ed. Grijalbo 11ª Reimpresión 2013.

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor  

¡MuJER iNDíGNaTE!

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 .


.

“Tengo  una  hija  más,  pensó  Antonio,  nacida  hoy,  28  de  abril  de  1900.  ¡Hija  del   siglo  XX!  La  idea  le  agradó”.
Una  novela  de  Kathryn  S. Blair “A  la  Sombra  del  Ángel” Ed. SUMA  2009.

.

Últimamente  en   estos  días  de  apatía,  que nos  tachan  de  necios,  pero   optamos  por  la necedad  de  la  cual   nos  habla  Silvio  Rodríguez  en  su  canción “El  Necio”.   Donde   buscamos  la  activación  o  cuando  menos   provocar  un  proceso  de  concientización  de  la  participación  ciudadana,  de  la  urgencia  de  asumir  nuestra  responsabilidad  histórica,  donde  tenemos  que  informarnos,  recuperar  la  reflexión  y  por  lo  tanto,  nuestro  actuar   por  ser  protagonistas  de  nuestra  Historia.

Me  extraña   no  ver  alguien  tan  especial  y  tan  amado  por  mí:”La  MuJER”.  ¿Dónde  están  las  mujeres?

Se  habla  de  una   revolución  femenina  y  se  dice  que  es  la  única   revolución   que  hubo  y    triunfo  en  el  convulsivo  siglo  XX:  las   mujeres    pasaron   en  casi   más  de  cien   años  del  anonimato,  de  la   exclusión,  del   encierro  doméstico,  de  estar  en  el   closet,  de  estar  en  el   sótano  a  la  plaza   pública.

Hablando  desde  la   sociología,   constatamos   un  cambio   irreversible   y   titánico,   que  termina   por  fin   con   milenios   de  atavismos  y   prejuicios  históricos    que  han  estigmatizado  a  la  mujer.

Aunque  no  negamos  que  todavía  hay  resabios,  inercias  y  sobre todo  actitudes  que   impiden  la  plena  igualdad  en  nuestra   sociedad.    En   México;  el  machismo   todavía   persiste  en  existir  desde  nuestra   cultura(no  se  diga  en  la  Iglesia  Católica,  todavía   está  pendiente  el Orden  Sacerdotal  de la Mujer,  todavía  hasta  hoy  es  negado  el  sacerdocio  a  nuestras  mujeres,  de  ello  ya  reflexionamos  en <<El  Lado  Femenino  de. . .>>).

El  machismo  no  lo  podemos  negar,  se  va  creando  hacia  una  mentalidad  colectiva   y  comienza  en  la   familia,  más  de  una  ocasión  fomentado  por  la  misma  mujer.   Esta  mentalidad  machista   colectiva  todavía  persiste  y  se  niega  a  morir,  aun  en   las   sociedades  democráticas,    vemos  en  las  condiciones    que  vive  la  mujer   en  nuestras  sociedades,   son   lamentables  todavía.

El   proceso  social  que   hizo  que  la  mujer  se  liberara,   está  en  relación   directa  de  su   visión  propia  de  su  ser  y  del   dominio   propio  de  su  cuerpo.    De  tener  conciencia  de  sí  misma,  de  su   gran  valor  e  igualdad  que   tiene  por  el   hecho  de  haber  nacido  y  ser,  un   ser   humano,   esto  no  se  pone  en  duda,  ni  está  en  debate.  Empero,  ¡mujeres,  hay  que  hacerlo  efectivo! La  iniciativa  habría  que  venir  de  cada  una  de  ustedes ¿no  crees?

¿Cómo  impedir  la  discriminación  de  la   mujer?  ¿Cómo  lograr  efectivamente  los  derechos  en  el  trabajo  de  la  mujer  embarazada? ¿Por  qué  las   mujeres  ocupan    muy  pocos  lugares  en  el   poder? ¿Cómo  lograr  que  se  interesen  más   por  la  filosofía? ¿Cómo  combatir   el  machismo?  ¿Cómo  llegar  a  una   plena  igualdad  entre la  mujer  y  el  hombre  de  una  vez?  ¿Cómo  contrarrestar  la  escasa  participación    de  la  mujer  mexicana  en  la  vida  pública?  ¿Cuál  es  la  causa  de  la  desigualdad  que descubrimos  en   todos  los   ámbitos  de  nuestra  cultura   y  sociedad?  ¿Hay  algo  en   México  que  haga  la  desigualdad  aún  más   difícil   de  superar? ¿Por  qué  las   mujeres,  si  son   más  de  la  mitad  de  los   egresados  de  normales  y  universidades,  no  son  la   mitad  de  los   funcionarios  públicos  también? ¿Cómo  lograr  el  sacerdocio  en  las   mujeres?

Tal  vez,  hay  una  barrera  del  machismo,  que  se   torna  invisible  hasta  nuestra   actualidad,  que   sigue  siendo  muy  eficaz,  que  impide  una   mayor  inclusión  de  la  mujer  en   todos  los    ámbitos  de  la   vida   pública.

No  olvidemos   las   causas   históricas   y  culturales,  pues  se  trata  de  descubrir   y  aceptar,    de  cómo  las   mujeres  han  sido  ubicadas  en  el   ámbito  de  lo  privado,  como  si   fuera   un  espacio  natural  y  absoluto,  el  espacio  “decente”   aquí  las   han  encasillado.    A  lo  largo  de  la  historia   hemos   absolutizado  una  definición    cultural   de  lo  que  es    ser  mujer.   Las   mujeres  tienen  metido  hasta  los  huesos,  esta  definición  y    los   hombres   también.  Esto  significa  que  las  mujeres   son  las   primeras  en  ponerse    a   sí   mismas   obstáculos,  que  estos  después  se  convierten   en  obstáculos   externos   y  culturales  por  consecuencia.

Este  es,  tu   tiempo  mujer,  para  que  te  pruebes  y  darte  cuenta  de  lo que  eres  capaz,   de  luchar  por  esos   espacios   y  te   exijo    que  dejes  atrás  tus  temores,    que  te  han  implantado,  para  que  entremos   en  una  sana  e  igual  competencia  en  nuestra  sociedad.

Si  lucho  por   un  mundo  mejor,  no  lo  haré  sin  ti  mujer,  necesito  de   tu   complementariedad,  de  tu  punto  de  vista  femenino  y  de  tu  actuar,  como   arquitecta  de  tu  propio  papel   y  destino.

Te  llamo  a  que  mandes  a  la  mierda  ese  obstáculo  y  prejuicio  interno,  que  es  solamente  el  miedo  a   asumir   tu  obligación  y  derecho  de  ser  mujer,  de  asumir   el  poder,  el  pudor    ante  la   ambición  de  ser  libre,   no  tengas   miedo  a   tomar  decisiones    en  tu   soledad.

Tira  por  el  excusado  el  miedo  de  la  inútil  timidez  ante  la   posibilidad  de  la  competencia    igualitaria  y  liberadora.     Tú   puedes  manejar   tu  rol  en  la  familia   y   en   otros  muchos  más  campos.    Está  en  ti  mujer,  romper   con  los   prejuicios   y   superar   todos  esos   obstáculos.

No  tengas  terror  de  expresarte   tal  como  eres.     De  dar  a  conocer   tu  ambición,  de  trabajar,  de  manifestarte   y  tomar  poder  de  decisión  de  tu  voluntad,  no  hagas  caso  de  los  estigmas,   de  que  eso  no  es  femenino  para   una  mujer.   Y  eso  sin  contar  que  tú   trabajas  el  doble    que  cualquier  hombre.

Atrévete   al  cambio  y  ser   sujeto  como   ciudadana,  que  eres,  deja  de  no   reconocerte   a  ti  misma  y  de  no   reconocer  a   otras   mujeres  que  se   distinguen    en  la  política,  en  la  cultura,  en  la  sociedad, en  fin  en la  vida   pública.

Lucha  por  la  democratización   e   igualdad  del  trabajo   doméstico  e   igualdad  en  tu  familia – hogar,  en  tu  trabajo.   No  olvides,  de  que  los  hombres  son  quienes   han   diseñado   las   relaciones  humanas,  las  instituciones,  las  estructuras,  así  es  que,   ha   llegado  la   hora  de  tu  participación  y  complementariedad  mujer.

Vive   con  responsabilidad   y  plenitud   tu  sexualidad.   Una  interpretación  torcida   y  mal  llevada  de   herencia  de  la  cultura   judeocristiana,    ha  llevado   absolutizar  el  valor  de  la   virginidad  en  ti,  que  esta,  no  sirve   para  nada,  ni  define  tu  ser.

Es  el  modelo   de  la  Virgen  María;   una  mujer  inmaculada   supuestamente  sin  pecado   original,  que   tiene  un   hijo  sin   tener   sexo   con  un   verdadero  hombre,  aquí   descubrimos   todo  un  mensaje  con  respecto  a  la  sexualidad  de  las   mujeres  que   sigue  siendo   vigente,  no  dudo  que  los  tradicionalistas  la  han,  mal  interpretado  a  esta   gran  mujer   que  es  protagonista  de  la  Historia  de  la  Salvación,  y   la   han  manipulado  a  su  antojo  y  bajo  sus  intereses  nada   liberadores,  pero  si  machistas.  Para   mí,  María  y  Magdalena,  siempre   han  sido   un  ejemplo  de  mujeres  muy,  pero   muy  cabronas.   No  podemos  negar  que  el  machismo  tiene   un  gran – fuerte  ingrediente  católico,  aquí  el  peso  de  lo  católico  es  determinante   en  el  conservadurismo  de  la  sociedad  mexicana  puritana.

No   tengas  miedo   de  que  te  vean   como   un  bicho  raro,  por  intentar   vivir  tu  propia  historia.    Ya    no  descartes   a  otras    muchas   mujeres   que  se  están  revelando  y  destacando  en   otros  muchos  más   ámbitos  de  nuestra  sociedad.    Tienes   la  responsabilidad   histórica  de  recrear  tu  ser,  para   romper   con  las   limitaciones   impuestas   por  otros.

Comienza   por  valorar  la  educación  como   una  herramienta  para   poder  vencer   cualquier   obstáculo,  tus  expectativas   mujer,  deberían   de  ser   tan  grandes   y   válidas   como  la  de  los  varones.

No  pierdas   la   gran  oportunidad   de    sumar  tu  participación   política  ciudadana,   es   muy  importante  y  necesario.  Si  las   mujeres  no  salen  a  la  calle  a  manifestarse  y   gritar  lo  que  quieren,  a  exigir  transparencia   y  justicia,  por  mucho  que  desde  arriba  se  implementen    medidas  y  leyes,  no  va   a  haber   ningún  cambio,  porque  el  cambio  vendrá  de  ti  mujer  y  no de  los  de  arriba.

Esta  en  ti  mujer,  tumbar   y  luchar   con  esa   especie   de   bloqueo   religioso – político    que   tiene   que  ver  con  los   setenta  años  de   gobierno   priista,  que  no   podemos   negar   que  también  ha   marcado   su  historia  como   mujeres.    Eso  sin  olvidar  el  contrato   sexual  arcaico     que   está   avalado    por  la  Iglesia   católica.

Tienes  que  erradicar  la   violencia   intrafamiliar,  crear   y  apoyar  programas  de  una  verdadera  educación  que  te  libere   y  te  comprometa.    Que   todos  los  espacios   esté  más  nivelado  entre  mujeres  y  hombres,    que  haya   más  personas   feministas  en  cuerpo   de  hombre   o  de  mujer.

Gracias  por  existir  mujer.  Eres  más  real  que  Dios.

 

“Una  noche,  le  dijo  a  Julio:  sabes,  soy  muy  afortunada,  tengo  un  concepto  real  del  mundo.  Sólo  tengo  esta  vida  y  quiero  vivirla  comprometida  con  la  causa  de  la  revolución”.

Tinísima  de  Elena  Poniatowska. Ed. Era 1992.

 

“Ahí  va  una  morra  con  güevos – apuntó  Élmer”.

La  Reina  del  Sur; de  Arturo  Pérez – Reverte. Ed. ALFAGUARA  2002.

 

“No  dejes  que  otros  decidan  por  ti  qué  es  lo  que  está  a  tu  alcance  y  qué  es  lo  que  está   fuera  de  él”.

Anita  Nair  en “Las  9  Caras  del  Corazón”. Ed. ALFAGUARA  2005.

 

“por  el  momento,  en  todo  caso,  no  tengo  ganas.  Quiero  vivir  por  fin  un  poco  para  mí”.

Simone  De  Beauvoir  en  “La  Mujer  Rota”. Ed. DEBOLSiLLO  1981.

 

“En  la  última  década  aproximadamente  los  movimientos  fundamentalistas  de  derecha  en  todo  el  mundo  han  insistido  en  retratar  a  las  mujeres  emancipadas  como  signos  de  la  decadencia  occidental  o  del  secularismo  ateo  moderno,  mientras  que  han  representado  el  poder  masculino  como  la  expresión  del  poder  divino”.

Hacia  una  Cristología  Feminista  Crítica  de  Elisabeth  Schüssler  Fiorenza. Ed. TROTTA 2000.

 

“Fidelia:  quiero  invitar  a  las  mujeres  a  que  se  organicen  para  que  juntas  nosotras  podamos  defender  nuestro  derecho  y  también  nosotras  tengamos  igualdad”.

EZLN  20 y 10 el fuego  y  la  palabra  de  Gloria  Muñoz  Ramírez. Ed. Rebeldía  y  La  Jornada  2003.

 

“Esa  imagen  de  luchadora  social  incansable  y  mujer  incorruptible,  que  no  se  deja  comprar  ni  silenciar,  es  la  de  Tita  Radilla”.

PROCESO Ed. Especial N° 35 Heroínas  Anónimas.  Octubre 2011.     

 

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.