Reseña: ‘A La Sombra de Mi Vida’ El libro que escribió Cassez

Escrito por: José Jorge Hernández Briones

.

florence c

.

La francesa publicó en 2011 un libro donde relató el montaje transmitido por Televisa en que se le incriminó como secuestradora; acusa a Genaro García Luna de ‘fabricar’ testigos.

.
Uno de los argumentos de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) para dejar libre a la francesa Florence Cassez fue el montaje televisivo durante su captura, organizado en aquel entonces por la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), el cual violó el derecho a la presunción de inocencia, y gracias al cual fue puesta sin demora ante el Ministerio Público.

Y es precisamente con el montaje televisivo con el que la hoy exconvicta, acusada de secuestro, inicia su libro “A La Sombra de mi Vida” (Océano, 2011), el cual leí en marzo de 2011, tres meses después de que Cassez lo escribió.

En el libro, Florence se dirige en una “Carta Abierta” a todo México y aclara desde el primer momento ser inocente; narra el día que la detuvieron (8 de diciembre de 2005), y dos años después (10 de diciembre de 2010), comienza el testimonio en su libro. Manifiesta que ese día viajaba con Israel Vallarta, que ya no era su novio, e informa que ese día ambos llevaban los muebles de Cassez a la nueva casa de ella; los trasladaban luego de haber vivido ella con él en el rancho de Topilejo, propiedad de Vallarta.

Detalla los ultrajes y abusos que sufrió por parte de los policías y el funcionario de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, a quien acusa de ser un hombre violento y el que llamó a los medios de comunicación para que televisaran su detención.

Florence narra que no le gustaba la escuela, que comenzó a trabajar en su país en 1997, en una tienda departamental; asimismo, describe que cuatro años después ya era directora en otra empresa y que buscaba la gerencia; no se la dieron y renunció.

Narra a grandes rasgos que en el 2002 trabajó en otra empresa pero por celos profesionales fue despedida, y un año después llegó a México donde vivía su hermano Sébastien, casado con Iolany y sus dos hijos, pero Florence siempre tuvo problemas con su cuñada.

Su primer trabajo fue en el aeropuerto de Toluca, de ahí administró una estética propiedad de Sébastien y su esposa, pero duró muy poco por conflictos; enseguida se acomodó en la casa de su mismo hermano, quien tenía un negocio con su socio Eduardo Margolis (a quien describe como una persona de cuidado), ahí vendían equipo médico; su estancia fue corta, y luego trabajó alrededor de un año como decoradora de interiores.

Un hombre celoso

Fue en ese lapso cuando conoció a Israel Vallarta a través de Sébastien, a quien a la postre autoridades lo ubicarían como su cómplice de secuestros y novio de la francesa, pero Cassez asegura que era un hombre extramadamente celoso, así que rompió su relación sentimental con él, pero reconciliaron su amistad en buenos términos.

Platica Florence que su estancia en el país fue una historia de altibajos, de ir y venir a Francia, de luchar dos años y no lograr nada, pero asegura que nunca se da por vencida, así que veía su situación como un reto, y luchó hasta conseguir empleo de “Hostess” en un hotel.

Vivió con una amiga (Lupita) a quien describe como fiestera, quien después se fue y Florence ya no pudo pagar su departamento; es ese lapso cuando queda sin empleo, no describe el por qué, pero manifiesta que el día de la detención entraba a las tres de la tarde a trabajar y en la mañana la detuvieron. Vino la pesadilla en el penal con todo tipo de carencias, también trató con Juana Barraza “La Mataviejitos” ; describe que en diciembre y enero solo tuvo un cambio de ropa.

En ese tiempo también asegura que conoció el sistema de justicia mexicano, que su abogado la contactó con la periodista Denise Maerker, quien conocía su historia y le hace una entrevista telefónica. Maerker en su programa estuvo acompañada por Genaro García Luna, a quien la periodista ridiculizó por sus irregularidades en la detención.

Asegura que después del programa, testigos cambiaron sus declaraciones, luego vino una serie de testimonios falsos, las vueltas a los tribunales, las amenazas de celadoras, y la visita de sus padres, quienes vendieron sus empresas para apoyarla económicamente con abogados.

Manifiesta que después de un año de su arresto seguía sintiendo miedo; veía a Israel Vallarta y a su hermana Lupita Vallarta, y dice que la confundían con ella.

Fue en los tribunales donde contactó al periodista francés Jacques-Yves Tapon, quien dio a conocer su caso en Europa, mientras en México, García Luna se hacía brazo derecho de Felipe Calderón, por lo que ella perdía la esperanza de su liberación.

Y con cierta razón, pues le dieron 96 años de prisión, cuando ella creía que el veredicto sería su libertad, así que llama a Jacques-Yves Tapon, le informa, también le envía una carta al presidente francés Nicolás Sarkozy, quien comienza apoyarla y recibe a los padres de Cassez. “Sé que su hija es inocente”, dijo el Mandatario a los padres de Florence.

Florence detalla que la carta de Sarkozy enviada a Calderón, en la que pide respetar los derechos humanos, mientras el proceso diplomático sigue, las relaciones México-Francia se deterioran por el caso que adquiere trascendencia internacional.

El proceso de la francesa sigue y Nicolás Sarkozy llega a México junto a su esposa Karla Bruni para apelar directamente el caso con el presidente Felipe Calderón; también ella escribe que el mandatario le llama por teléfono y le confirma su apoyo.

Un suplicio

El cierre del libro Cassez lo aprovecha para platicar sus desesperanzas. Cómo Genaro García Luna, director de la Secretaría de Seguridad Pública, le “fabricaba” testigos, daba material a los medios de comunicación y seguía con su estrategia para hundirla cada vez más en la prisión, en donde conoció también a Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”.

Afirma vivir un ataque constante por periodistas famosos mexicanos como Ciro Gómez Leyva, Pascal Beltrán y Jean Meyer; también asegura que en el proceso se van fabricando testigos.

Finalmente “A La Sombra de Mi Vida” es cerrado con cartas de apoyo de periodistas y excompañeros quienes le manifiestan su apoyo y reiteran su inocencia.

El libro de la editorial Óceano, es un medio que Florence Cassez, aprovecha para manifestar abiertamente su inocencia, denunciar la corrupción policiaca e informar desde su punto de vista el problema de secuestro en México.

“Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado”, Napoleón.

Ciro y Jacobo

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

.

“El periodismo o es libre o es una farsa“.

Rodolfo Walsh

.

A Ciro Gómez Leyva lo recuerdo dando las noticias en el Canal 40. Por esos años yo estudiaba la Licenciatura en Psicología en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Recuerdo que veía el noticiero que Ciro hacía en mancuerna con Denise Maerker. Los veía en una televisión de 12 pulgadas, una tele que me había prestado la dueña de la casa en donde rentaba un cuartito en mi paso por la ciudad de Monterrey.

Mientras mis amigos, los otros habitantes de la casa de “Doña Yola” veían el canal de MTV, yo me recluía en mi cuarto a escuchar las noticias que en aquél entonces para mi gusto eran las más imparciales, sin sesgo, sin chayote.

Ciro era un sujeto objetivo, ecuánime, que proporcionaba la nota sin el color que daban en ese entonces sus competidores, los de Televisa y los de Tv Azteca, que se han distinguido por ser los medios al servicio del Poder. A la postre a Ciro lo sedujeron como también lo hicieron en su momento con Víctor Trujillo. Ciro lentamente fue perdiendo credibilidad, era completamente otro, se convirtió en lo que tanto detestaba. Habíamos perdido a Ciro.

De Jacobo Zabludowski se cuentan muchas cosas, que era el pregonero del Sistema en turno, que era el adalid del Partido Revolucionario Institucional, que era el vocero del Presidente, que no había nota que él no supervisara. Dicen que duró muchos años como el principal informador de lo que pasaba en la nación, pero siempre con la consigna de dejar en buen puerto al poderoso. Yo a ese Jacobo no lo conocí, yo apenas si conozco al Jacobo que nos da la información en su programa de radio de una a tres. Conozco a Jacobo el objetivo, conozco a Jacobo el que se ha convertido en líder durante esa búsqueda de la verdad noticiosa. Conozco al Señor Jacobo que investiga, que publica los lunes, que no se queda con la duda y cuestiona al poderoso, ese es el Jacobo que yo conozco, el Zabludowski “trasformado” como dijo Julio Hernández López.

¿Qué le pasó a Ciro Gómez Leyva? ¿Qué le pasó a Jacobo Zabludowski? La respuesta respecto a la incógnita del porqué de la conversión de Jacobo no nos importa tanto, lo bueno es que se convirtió, se trasformó, dejó de ser lo que antes era y se ha convertido en lo que es hoy; pero el que preocupa e impacienta, el que nos ha dejado insatisfechos es Ciro. ¿Por qué? ¿Por qué ese cambio? ¿Por el dinero? ¿O fue por que maduraste y dejaste atrás tus ideas revolucionarias? ¿Por despecho? O será que todo ese rato estabas fingiendo ser una cosa cuando estabas en el Canal 40 y ahora ya todos conocemos tu esencia verdadera.

 ¿Por qué, Ciro? ¿Por qué?

Dóriga, Loret, Ciro y su Fijación Oral

Escrito por: Dr. Psicoanalista José Antonio Lara Peinado

.

Es importante dar una lectura profunda de los comunicadores que ostentan una especie de monopolio en los medios informativos, Dóriga, Loret, Ciro Gómez, entre otros, aparecen en la escena comunicativa, no como periodistas, más como actores y jueces que han encontrado vía el medio que los patrocina formas agresivas para expresar su voracidad oral.

Estos sujetos tienen una fijación oral estructurada como bien nos dice el Psicoanálisis después del nacimiento, un niño para vivir requiere de alimentarse, el pequeño recibe de su mamá ese alimento, si esto se da en un ambiente de amor, el bebé permanece relajado, tranquilo, estructurando dentro de sí afectos y emociones buenas y positivas.

¿Pero qué pasaría si un sujeto recibe de manera agresiva, constante y abrumadora este alimento?, ¿qué pasaría si ese momento fuese frustrante y agresivo? ¿cómo se manifestaría esto en la vida adulta?, la respuesta la tenemos a la vista cuando escuchamos a Dóriga, Loret, Ciro Gómez y muchos más comunicadores que aprovechándose del uso del micrófono, quieren dominar desde su fantasía todo lo que sus palabras tocan, instalados en un Narcisismo patológico se convierten en Parlanchines que no paran de ejercer sus juicios las más de las veces sarcásticos y carentes de sentido, para estos sujetos lo importante es hablar, ejercer su monólogo, y explotar contra quien los cuestione, aprovechando los medios a su alcance, son sujetos que convierten el chisme en noticia, gozan con el dolor de las tragedias en tanto eso les da rating, son complacientes con los que comparten su voracidad y fijación oral, pero implacables con quienes sanamente cuestionan sus delirios en el micrófono, gustan de adornarse al hablar, quieren parecer simpáticos y abusan del sarcasmo, tienen una marcada tendencia a crear conflictos y situaciones problemáticas, suelen ser sumisos y agachados ante el patrón o patrones que les facilitan los medios, atados a una correa simbólica, obedecen al que les paga para abrir la boca, su fijación oral les imposibilita construir procesos de comprensión y consensos, en tanto son pseudo comunicadores que han elegido esa profesión para tratar lamentablemente de exorcizar su infancia.

¿En medio de estas campañas políticas, podríamos acaso creerles a sujetos con estas características?

Dr. Psicoanalista

José Antonio Lara Peinado

Autor de los libros “Psicoanálisis del poder en México” y “El Mal-Estar Docente”

@elpoderenmexico