Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

Re-inventar el Evangelio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de sinembargo.mx

imagen de sinembargo.mx

.

“Ya  no  podemos  quedarnos  tranquilos  en  espera  pasiva  en  nuestros  templos”.
Del  Papa  Francisco  de  su  exhortación >>Evangelii  Gaudium>> Editorial SAPIENTIA 2013.

.

 ¿Qué  onda  con  el  Papa Francisco?

Al leer la exhortación <<Evangelii  Gaudium>> del  Papa Francisco,  me  quedo  con  un  sabor  de  boca  agradable  y  con  un aliento  lleno  de  esperanza,  pues  nos  invita  a  estar  abiertos  a  los  cambios  que  necesita  nuestra  Iglesia.

¿Qué  nos  propone  el  Papa?

Estamos  ante  una  <<época  de  cambio>> y  esto  nos  lleva  a  una nueva  etapa  evangelizadora  marcada  por  la  alegría: “Hay  cristianos  cuya  opción  parece  ser  una  Cuaresma  sin  Pascua”.

Estoy  plenamente  convencido  que  si  queremos  dialogar  con  nuestro  mundo  y  con  nuestras  culturas,  no  lo  vamos  a  lograr  con  una actitud  de  imposición  a  la  vieja  usanza,  mucho  menos  tristes.  Hoy  por  hoy,  una  actitud  que  va  a ayudar  mucho  es  la  de  llegar  por la  vía  de  la  amistad;  del  diálogo;  de  la apertura  y  no  la  de  condenar,  mucho  menos  descalificando  lo  nuevo  y  lo  diferente.

Con  tristeza  y  desaliento  no  vamos  a  lograr  nada,  siempre  he  vivido  alegre  por  descubrirme  amado  y  con  la  libertad  de  amar,  desde  que  me  llamó  Jesucristo,  vivo  en  plenitud  y  con  alegría,  aunque  en  más  de  una  ocasión  esa  forma  de  vivir  con  alegría,  me  ha  acarreado   más  de  una  crítica  y  condena.

Nos  recuerda  Francisco  que  la  propuesta  cristiana  nunca  envejece,  está  siempre  es  y  será  joven   y   atractiva  para  cualquier  época  que  viva  la  humanidad.

Los  que  no  la  hemos  hecho  joven  y  atractiva  somos  nosotros  con  nuestras  viejos  esquemas  aburridos  trasnochados  y  que  no  responden  a  nuestra  sociedad  contemporánea.

Jesucristo  también  puede  romper  esquemas  y  los  rompió;  rompe  esquemas  aburridos  en  los  cuales  pretendemos  encerrarlo  y  nos  sorprende  con  su  constante  creatividad  divina.

Creatividad  a  la  cual  estamos  todas  y   todos  invitados  a  usar,  para  descubrir  nuevos  espacios  para  llevar  el  mensaje  liberador  de  amor  y  de  justicia  del  Reino  de  Jesús.

Nos  invita el  Papa: “percibo  la  necesidad  de  avanzar  en  una  saludable <<descentralización>>”.   La  Iglesia  somos  todas  y   todos;  no  nada  más  el  cura  o  la  religiosa,  por  lo  tanto,  los  cambios  los  haremos  todas  y   todos,  formándonos,  leyendo  más  y  claro  está,  participando  más  en  nuestras   comunidades,  no  dejarlo  que  todo  lo  decida  el  párroco.   Cuando  el  poder  reside  solamente  en  una  sola  persona,  pierde  los  pies  sobre  la  tierra  y  se  llenará  de  corrupción.

La  Iglesia  está  invitada  a  que  sea  capaz  de  <<reformarse  y  adaptarse>>  a  cada  época  y  cultura: “Invito  a  todas  y  a  todos  a  ser  audaces  y  creativos  en  esta  tarea  de  <<repensar>> los  objetivos,  las  estructuras,  el  estilo  y  los  métodos  evangelizadores  de  las  propias  comunidades”.   Hoy  es  una  urgencia  a  reinventarnos  y  reinventar  nuestros  métodos  de  llevar  la  Buena  Nueva  a  nuestras  sociedades  contemporáneas,  y  más  a  las  excluidas – excluidos  de  nuestras  ciudades  y  pueblos.

El  Buen  Francisco  nos  llama  la  atención  y  nos  propone: “Exhorto  a  todas  y  a  todos a  aplicar  con  generosidad  y  valentía  las  orientaciones   de   este  documento,  sin  prohibiciones  ni  miedos”.

Esto  no  es  una  crítica  a  la  exhortación,  creo  que  esa  vendrá  después,  mi  intención  es  motivarte  acercarte  a  ella,  a  que  la  leas,   y  sobre todo  a  estar  a  abierta – abierto,  a  que  no  tengamos  miedo  de  cambiar,  de  vivir  una  reforma  profunda  de  nuestra  Iglesia,  me  llena  de  paz,  estar  convencido de  que  el  timón  lo  lleva  y  lo  dirige  Dios,  y  que  nosotros  somos  sus  colaboradoras  y  colaboradores.

Eso  soy,  un  simple  obrero  de  su  Reino; trato  de  colaborar,  y  me  llena  más  aún  de  emoción  saber  que los  cambios  vienen  y  vendrán  siempre,  y  que  nadie  los  podrá  detener aunque  más  de uno  se restista.

“¡Y me hablaron de futuros fraternales, solidarios, donde todo lo falsario acabaría en el pilón.  Y ahora que se cae el muro ya no somos tan iguales, tanto vendes, tanto vales, ¡viva la revolución!  Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo, ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada la belleza…!”  Como  nos  lo  recuerda  el  gran  Luis  Eduardo  Aute.

“Por  consiguiente,  un  evangelizador  no  debería  tener  permanente  cara  de  funeral”.

Papa  Francisco <<Evangelii  Gaudium>>. 

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Hacia una fe indignada

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 

 

Para  aquellos  católicos – cristianos  trasnochados  y  caducos
Que  no  quieren  adaptarse  a  una  nueva  manera  de  entender 
El  Reino  del  Padre  y  de  recrearlo  para  vivirlo
De  manera  novedosa  hoy  en  día.  

 

“¡iNDiGNATE! Un  grito,  un  toque  de  clarín  que  interrumpe  el   tráfico  callejero  y  obliga  a  levantar  la  vista  a  los  reunidos  en  la  plaza, , ,  una  alerta  para  no  bajar  la  guardia”. 
¡INDiGNATE!  Del  libro  de  Stéphane  Hessel.  Prólogo  José  L.  Sampedro.  Ed.  DESTiNO  2011. 

 .

Tal  vez,  no  me  equivoque,  al  afirmar  que  el  problema  de  México,  es  la  forma  en  cómo  han  utilizado  la  educación  pública  y   privada;  el  Estado,  los  gobiernos,  las  Iglesias,  para crear  ciudadanas  y  ciudadanos  apáticos,  indiferentes  y  sobretodo  sumisos.

Sobre todo  el  PRI,  utilizó  la  educación   para  hacerse  legítimos  en  su  gobierno  por  más  de  70  años  y  la  Iglesia  de  paso  le  ayudó,  para  provocar  católicos  y  católicas  manejables  a  su  antojo  y  a  sus  intereses  mezquinos,  ante  cualquier  autoridad,  sin  cuestionarla  ó  llamarla  a  rendir  cuentas.

Esto  ha  llevado  a  las  y  los  católicos – cristianos   a  llevar   consigo  un  mapa  mental  en  su  cerebro,  imposible  de  romper  con  el.

Esto  ha  creado,  en  las  y  los   ciudadanos  la  creencia  a  reducir  el  papel  de  la  política  a  tachar  el  logo  de  algún  partido  político.

Creer  que  el   y  la  católica,  las   religiosas,  el  sacerdote  se    la  pasen  encerrados  en  la  sacristías  de  sus  templos,  viendo  pasar  la  Historia,  sin  comprometerse  con  ella,  mucho  menos  asumir   nuestra  responsabilidad   histórica.   Es  un  error  garrafal  hoy  en  día  y   una  tristeza,  pues   los  y  las  católicas  en  éste  instante  tienen  una   gran  oportunidad  para   provocar  y  hacer  creíble  el  Reino  de  Dios,  que  no  es  otra  cosa  que  vivir  la   justicia  y   tener  lo  necesario  para  llevar   una  existencia  en  plenitud.

La  fe  como  indignación,  no  es  nueva  en  nuestra  cultura  cristiana,  no  olvidemos  que  el  primer  indignado  es  Jesucristo,  a  muchas  católicos  y  cristianos   quieren  borrar  el  hecho  cuando   el  mismo  Jesús  entró  al  templo  y  se  enfrentó  a  todos  los  negociantes  de  la  fe  de  su  época,  y  parece  que  se  les  olvida  a  esos  católicos  santurrones  y  falsos,  el  motivo   por  el  cual  Jesús   fue  asesinado,  que  fue  por  la  opción  del  Reino  del  Padre.

Los  y  las   católicas,  tienen  que  tener  en cuenta    que  toda  síntesis   de  pensamiento,  de  valores,  de  sentido  y  significado  de  vida,  toda  espiritualidad  precipita  en  torno  a  la  experiencia  humana   fundamental  y  esta  le   sirve  como  catalizador  para  su  Historia.

Esta  experiencia  fundamental  es  algo  que  marca  a  la  persona  en   todos  los  niveles  de  su  vida.

Esta  experiencia   humana  fundamental  Pedro  Casaldáliga (religioso – teólogo – escritor  y  poeta  de  origen  catalán,  radicado  en  Brasil)  la  llama  “indignación  ética”  con  ella  podemos   compartir  con   creyentes  y  no  creyentes,  y  tiene  un  sentido  más  amplio  en  asumir  nuestro  protagonismo  histórico,  más   amplio,  más   allá,  de  la  sacristía  y  estar   encerrados  en  nuestros   templos.    Se  busca  encarnar  la  Buena  Nueva  en  nuestro  entorno  histórico,  que estamos  viviendo  en  éste  instante  y  no  el  pasado.

Atreverse  a  vivir  la  indignación  ética  hoy  en  día  es:  tener  una  percepción  de  la  realidad  fundamental; ser  sensible  y  despertar  mí  indignación  ética  ante  la  realidad   que  estoy  viviendo;  despertar  mí  percepción  ineludible;   y  actuar  por  la  toma  de  una   postura  u  opción   fundamental  en  mí  actuar.   Al  ser  capaz  de   atreverme  a  percibir  estas  realidades,  es  cuando  despertaremos  nuestra  <<indignación  ética>>.

Esta  indignación  ética,  nos  llevará  a  vivir  la  radicalidad  que  viene  en el  hondo,  de  nuestras  raíces    últimas  de  nuestro  ser.   Esta  indignación  radical  no  brota  de una  circunstancia   o  de  una   ideología  en  particular,  mucho  menos  por  pertenecer  a  algún  partido  político  o  religión,  sino,  que  uno  la  percibe   y  la  vive,  por  el  mero  hecho  de  ser,  seres  humanos.

Una  indignación  tan  irresistible  que  no  deja  comprender,  cómo   pueden   no  sentirla   otros  seres  humanos.

La  indignación  ética   que  nos  lleva  a  la  indignación   radical,  nos  cuestiona   en  lo  más  hondo  de  nuestro  ser,  nos  vemos  interpelados  de   una  forma  ineludible,  sentimos  que  no  podemos  convivir  o  pactar  con  la  injusticia,  porque  sería  una  traición  a  lo  más  íntimo  y  profundo  de  nuestra  conciencia  y  ser.

Tomar  una  postura  negativa  frente  a  mí  indignación  ética   radical,  sería   la  cerrazón  de  nuestro  corazón,  la  falta  de  sensibilidad,  la  apatía,  la  indiferencia.

“Una  persona  no  se  hace  revolucionaria  por  la  ciencia,   sino   por  la  indignación”.

Pedro  Casaldáliga  y  José  Ma  Vigil  de  su   libro  contestatario:”Espiritualidad  de  la  Liberación”.  Ed.  Sal Terrae  1992.  Colección  PRESENCiA  TEOLóGiCA.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.    

imagen del texto: blogs.periodistadigital.com

La FE Desde La Perspectiva Gay.

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

 

.

“Si  yo  fuera  mujer
abriría  del  todo  el  telón  de  fondo
del  mito  virginal   y  del  hombre  macho, , ,
me  daría  el   gusto  de  violarle  a  él”.
Patxi  Andion. 

 

“Quizá,  en  estos   tiempos,  sean  precisamente  los   gays  y  las   lesbianas  los  más   aptos   para  avivar  las  implicaciones  de  la  misericordia  de  Dios”.
James  Alison en: Una  Fe  Más  Allá  Del   Resentimiento.  Fragmentos  teológicos  en  clave   gay.  Ed. HERDER  2001.

In  memoriam  de  Agnes  Torres.

 

Para  todas  y  todos  aquellos  que   han  muerto  a  manos  de  la  homofobia   o  por  el  SiDA.

.

Hoy  me  levanté  escuchando  un   gran  éxito  de la  década  de  los  años  80´s.  “Karma  Chameleon”  del  año  de  1983;  del  álbum  Colour  by  Numbers  del  británico  Boy  Goerge,  que  por  aquellos  años  formaba  parte  de  una  banda  llamada  <<Culture  Club>>.   No  olvido   cuando  vi  el  vídeo  por  primera  vez,  tenía  siete  años, me  encontraba  en la  casa de  los  abuelos   maternos,  pues  en  su  casa  mis   tíos  habían  puesto  cablevisión,  por lo  tanto  se  veía  el canal  de  Mtv,  un  canal  que  pasaba   vídeos,  ahora  pasan  pura  basura  de  shows   que  nada  más  embrutecen  al  ser  humano,  ya   no  pasan  casi  vídeos.

Me  enamoré  de  ella,  bueno,  eso  pensé  cuando  vi  el  vídeo  y  escuché  su  música  bailable.

Ese  sábado,  cuando  mi  abuelo  Jonás  me  dio  mí  domingo  famoso,  que  era  dinero,  me  dirigí  al  centro  de  la  ciudad,  a  una  tienda  muy  particular  que  vendía  discos  de  acrílico  y  cassettes (te  acuerdas,  todavía  existe  la  tienda)  de  música,  también  vendían  posters   de  los   grupos  de  moda.

No  pude  evitar  comprarme  el  cassette   de  Culture  Club  donde  viene  la  canción  de  Karma  Chameleon  y   claro,  me  compré  un  poster  de  Boy  Goerge,  que  yo  creía  que  era  ella,   por  eso  digo  que  me  enamoré  de  ella.  Fue  cuando  regresé  a  la  casa  de  los   abuelos,  una  de  mis  tías.  Mi  tía  Neni  me  dijo  que  ella,  no  era  ella,  sino  él… ¿Cómo?

Fue  cuando  mí  tía  Neni  con  su  carácter  afable  me  explicó   que   hay   hombres  que  quieren  ser  mujeres,  que  hay  mujeres  que  se  enamoran  de  mujeres,  igual  hombres  que  se  gustan  entre  ellos,  siguió   con  paciencia.

Lo   que  no  olvido,  ella  nunca  condenó  esas  relaciones,  tampoco  me  dijo  que  se  iban  ir  al  infierno,  contrario  a  lo  que  me  decía  mí  catequista,  que  esas   personas  estaban  poseídas  por  el  demonio,  que  eran  aberraciones  de  la  naturaleza.

El  punto  de  vista  de  mí  tía,  me  ayudó  a  no  tener  una  mentalidad  homofóbica,  por  lo  tanto  ser  abierto  a  aceptarlos.

En  estos  días  obcecados,  nos  damos  cuenta  por  los  medios  de  una  noticia  terrorífica sucedida  en  la  ciudad  de  Puebla,  México.

Agnes   Torres  Sulca.  Fue  encontrada  muerta;  su  cuerpo  estaba  semidesnudo   y  con  signos  de  tortura, por   la  noche   del   10  de  marzo  de  este  año  2012.  Activista  transgénero,  que  trataba  de  romper  con  la  exclusión  y  el  racismo  que  existe  hasta  la  fecha  en  México  contra  las  personas  que  tiene  preferencias  homosexuales.  Se  dice  que  en  México  no  somos  racistas,  somos  de  lo  peor  en  ese  aspecto.

Desde  que  tengo  memoria,  mujeres  y  hombres  homosexuales  han  sido  de las  minorías  más  oprimidas;  he  sido  testigo  de  su   historia  cruenta  de  odio,  persecución,  encierro,  invisibilidad,  de  no  hablar  del  familiar  con  esas   preferencias.  En el  mejor de los  casos,  se  les  ve  de  soslayo  o  se  les  concede  una  engañosa  tolerancia  represiva.   Tal  vez  en  las  últimas  décadas  ha   habido  cierta  apertura  de  criterios,  pero  parece  que  todavía  hay  mucho  que  hacer,  pues   a  las  personas  que   desean  y  aman  a  gente  de  su   mismo  sexo,   se  les  sigue   juzgando   como  sodomitas,  pecadores,  animales  antinaturales,  delincuentes,  enfermos  sexuales,  perversos.

El  asesinato  de  Agnes  Torres,  nos  da  otra  lectura ¿Por  qué   tantos  siguen  estigmatizando  a  las   personas  homosexuales?

Me  doy  cuenta  que  el  espiral  de  violencia  desatado  contra  las  personas  homosexuales,  no  ha  cesado  aun.   Al  contrario,  el  cobarde  asesinato  de  Agnes  Torres,   me   habla  del  odio  de los  seres  humanos  a  lo  diferente.  Quedaría  la  frase  de  José  Ortega  y  Gasset,  pero   parafraseándolo: yo,   soy  yo   y  mi  diferencia.

Sería  muy  atrevido  afirmar  que  ha  llegado  la  hora  de  hablar  de  un  genocidio   homosexual  en  México,  pues  recordemos  que  la   violencia   sólo   engendra  más   violencia,   y  que  esta  violencia   tiene  muchas  caras   y   formas  de  ejercerla  hacia    las   personas   homosexuales.

Habría  que  romper  con  el  silencio,   que  no  es  fácil   en  una  sociedad   puritana   e  hipócrita   como  la  nuestra,  más   aun,   con  el  ingrediente   cristiano   que  reina  en  nuestra cultura,  aquí  tampoco   podemos  negar,  que  gran parte  del  odio  hacia  a  las  personas   homosexuales,  se  le  debe  también  al   catolicismo  tradicionalista  y  trasnochado.

Hoy  ha  llegado  la  hora  de  romper   con  “el  silencio  de  Sodoma”  te  invito  a  ti   heterosexual   y  claro,  a  ti  mí   amado  homosexual    a   romper  de   una  vez   por  todas   con  la  vetusta  tradición  de   tapar   el  sol  con   un  dedo,  sino  vernos  a  todas   y  a   todos   como  un   “Nosotros”.

Me   confieso   un  enamorado  de  un   gran   Hombre  para  mí;  de  Jesucristo  y  un  apasionado   por  la  fe  como  fuerza  que  busca  el  verdadero  significado  de  nuestra  Historia.    Estoy  convencido   que  la  fe  nos  lleva  a  un  proceso  de  ser  mejores  personas  en  nuestra  calidad  humana,   y  que  la  propuesta  de  Cristo   rompe  con  el  espiral   vicioso  de  la  violencia  provocado   hacia  las   personas  homosexuales.

No  dudo,  que  hoy   deberíamos   de   tener   como  un  punto  de  partida    a  mis  hermanas   y  hermanos  gays,   son   capaces  de  hablar   y  de  vivir  desde  el  don  de la  fe.

Pues  es,  desde  su   quebrantamiento  y  desfragmentación    interior,   provocada   por  la  exclusión  comenzando   por  su  propia   familia,  en  la  Iglesia,   en  la  sociedad,  nos  enseñan  desde   su  dolor,  romper   con  el  resentimiento   provocado   por   la   violencia    que  se  ejerce  en  contra  de  ellas  y  de  ellos.

Que  no  se  les   olvide  a  esos  católicos  y  católicas  de  mierda,  como  los  llama  Javier  Sicilia (Católico pensante y  poeta) en  su   libro  “ESTAMOS  HASTA  LA  MADRE”,  que   Jesucristo   no  condeno    a  nadie,   y   que  la  fe  no  es  exclusiva   ó    una  patente  de  un  monopolio   de  las   religiones,   si  tenemos   fe,  no  es   para  pertenecer  a    una  concesión   eclesial,  sino   para   comprender  y  amar  al   ser   humano, con  toda   su   humanidad.

Se   nos   olvida  muy  pronto  que   todos  los  seres  humanos  estamos  en   proceso  de  búsqueda,   y   nuestro  proceso   de  maduración  no   termina   en  cada  etapa  de  nuestro  crecimiento,  sino   éste  siempre  está   en  movimiento,  no  somos  seres   determinados,  nos  vamos  recreando   y   formando  como  tales  en  la  medida  que  acepte   mí   humanidad,  en  todo  su  sentido  de  plenitud.

Nunca    olvides   que  a  muchos  grupos  de  poder (Gobierno – Iglesias – Economía) les  conviene  el   orden  establecido  y  recurrir  al   miedo  como  medio,  para  tenernos  controlados.   A  nuestra  sociedad  le  conviene   que  existan   personas   excluidas   y  que  estas  sean   objeto  de  violencia,  pues  el  orden  establecido   depende  de  ellas.

Si  hay   violencia  contra  alguien  que  es  diferente  a  mí,   es  una  vergüenza  aceptarlo,  es  porque  en  nuestra   sociedad   hay   algo  que  está   jodido  y  no   hemos  avanzado   nada,  en  nuestra  evolución  de  nuestra  calidad  de  ser,  seres   humanos.

Me  confieso  un  enamorado  de  la  mujer,  de  lo  eterno  femenino (como  Pedro  Almodóvar) sin  ellas  no  puedo  vivir,  del  hombre  también.   Desde  hace  mucho  tiempo,   he  optado   por  el  ser  humano,  y   como  siempre  lo  he  dicho;   más  que  creer  en  un  Dios,  me  aferro  a    seguir  creyendo   en   el  ser   humano,  en  su  bondad,  y  en  su  capacidad  creadora   que  es   lo  que  más  nos   asemeja  a  la   Creación.

Me   indigna   todo  aquello  que  va  contra  la  dignidad  de  la  persona.

Dejémonos    de   pendejadas,  que  si  soy  católico,  que  si  el  otro  es  ateo,   que  no  puedo  hablar  de  sexualidad,  de  política,   que  si  los   otros  están  en  partidos   políticos.

No  nos   hagamos   pendejos   y  pendejas,   mirémonos   tal  como  somos,  como   seres  humanos,    lo  demás   son  pendejadas.

Está  en  cada   uno – una  de  nosotros   romper   con   esa  violencia   que  nos  está   llevando  al  caos  nuestro   país.

Se  va  haciendo   costumbre   los  asesinatos  de  ciudadanas  y   ciudadanos,  que  son  activistas   a  partir  de  su  sueño  de  ver  un   pueblo,  un  mejor  país,  un  mejor   mundo,  luchan  por  ese  ideal,  ese  ideal  que  carecen   muchas   mexicanas   y  mexicanos  hoy  en  día.

No  tengamos   miedo  de  volver   a  nuestras  raíces  de  nuestra  humanidad   y    optar   por  el  poder  de  la   libertad   que  tenemos  para  decidir  por   la   bondad   que  descansa  en  cada   uno – una  de  nosotros.

Con  el   Otro  todo,  sin  el   Otro  nada.

“Desde  el   punto  de  vista  de  esos  millones  de  machos   belicosos,  el  mundo  está  diseñado  para <<nosotros>> y   no  para   los <<otros>>”.

José  Ramón  Enríquez.

 

“A  las   mujeres  en  general  se  les  ha  prohibido  o  por  lo  menos  restringido  su  registro  en  la   historia.  A   los   homosexuales   se  les  ha  mutilado  para  poder   ser  contemplados  como   existencias   reales”.

Una  Historia  Sociocultural  de  la  Homosexualidad:  Notas  Sobre  un  Devenir  Silenciado   de  Xavier  Lizarraga  Cruchaga. Ed. CROMA – PAiDóS  2003. 

 

“Necesitamos  hacer  todo  lo  posible  para  que  las  enseñanzas  de la  Iglesia  sean  realmente  atractivas,  llenas  de  misericordia  y  liberación”.

Peter J. Liuzzi  en  Escucha  Con  El  Corazón:  comprendiendo  las  voces  de  las  lesbianas  y   de  los  gays.  Ed. PANORAMA  2003.

 

“La  realización  homosexual  en  pareja  es  un  derecho  de  aquel  o   aquella  que  tiene  esa  identidad  y  de   que   ese  es   para  ellos  y  ellas  el  único  modo   de  auténtica  realización   humana –y  por  tanto <<divina>> -, esa  duda  ha  desaparecido. . .  Y  la  Iglesia  es  responsable  de no  cambiar  la  mentalidad  en  cuestión  tan  sensible  y  decisiva”.

Teólogo  Andrés   Torres  Queiruga. 

 

“¿Se  puede  desnudar   el  alma   sin  ofender  a  los  demás?”.

En  Tránsito  Del  Infierno   a  la  Vida: la  experiencia  de  un  homosexual  cristiano;  de  Juan   González  Ruiz.  Ed. DESCLéE  2002.

 

“Yo  creo  que  uno  es  gay  porque  así  es  como   más  a  gusto  expresa  su  manera  y  su  capacidad  de  amar  y  de  relacionarse”.

Cómo  Salí   del  Closet: Confesiones  de  un  ex – sacerdote  católico.  De  Daniel  Moreno.  Ed. Flor  Del  Viento  2003.

 

 “Descubrí  otra  vez  que  me  aterraba  la  posibilidad  de  ser  en  el   fondo  heterosexual”.

De  la  novela  Toda  Esa  Gran  Verdad;  de Eduardo  Montagner.  Ed. ALFAGuARA 2006.      

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.