Valentine

Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

 

En la soledad de una oficina

espera su turno para el encuentro recóndito,

en las horas solitarias de ésta selva de concreto.

 

¿Qué pensamientos divagarán en su cabeza?

¿Cómo será el siguiente?

Que estén bien mis hijas.

 

El teléfono suena

se prepara el taxista,

suben acompañadas de la volubilidad.

 

Van a su destino

a dar un trozo del paraíso,

como el pan de cada día.

 

Eres la perfecta eucaristía,

tú entrega no mira prejuicios, ni a quién,

solo a quien pide un poco de ternura.

 

Un poco de compañía efímera, pero eterna,

de compartir sueños y frustraciones,

esos instantes que renuevan la resurrección.

 

Eres más pura que un amanecer,

más transparente que esas mojigatas hipócritas

que se golpean el pecho rezando.

 

Conoces las manos falsas, de las auténticas,

descubres los besos fariseos y falsos

de los besos con sed de amor.

 

Tú simple compañía es divina,

me enseña de lo que verdaderamente vale la pena en ésta brevedad.

Lo que importa conocerse, se descubre en la cama.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter  @GofoAutor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s