La muerte del cura (Final) 

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“Porque  ha  llegado  el  tiempo  de  comenzar  el  juicio  por  la  casa  de  Dios”.

Biblia  de  Jerusalén <<1ª  de Pedro 4, 17 –.>>

 

  • Buenas tardes monseñor
  • Buena tarde padre. . .
  • Le  veo  muy  tranquilo  monseñor,  lo  digo  por  la  tormenta  que  nos  acecha  desde  hace  vario  meses,  y  no  me  refiero  a  ésta  hermosa  lluvia,  sino,  la  que  está   cambiando   muchas  cosas.

Ha  escuchado  la  ópera  de las  bodas  de  Fígaro,  una  personalidad  como  usted,  debería  de  escuchar  esas  bellísimas  piezas  musicales,  antes  de  su  muerte.

 

La  mirada  del  obispo  era  como  la  de  un  pajarillo,  buscando  piedad  en  esa  otra  mirada  del  que  podría  ser  su  verdugo.

 

  • No  te  había  visto,  te  veo  algo  emocionado.
  • Motivos  me  sobran  para  estar  emocionado.
  • Pareces,  ser  tú,  el  único  que  no  sabe  de  los  últimos  acontecimientos  de la  diócesis.
  • ¿Qué  tendría  que  saber?
  • Han  asesinado  a  sacerdotes ¿no  tienes  miedo?
  • Le  tengo  miedo  al  poder ¿Tú  monseñor  al  parecer  no  le  tienes  miedo  al  poder?
  • ¿Poder?
  • No  te  comprendo  monseñor,  del  cómo  haz  usado  el  poder,  que  de  hecho  no  deberíamos  de  ostentar  así  el  poder.   No  me  creo  ser  ningún  juez,  pero  alguien  tenía  que  hacer  algo ¿no  cree  monseñor?

 

El  obispo  ya  no  intuye,  está  seguro  de  algo,  comienza  a  invadir  su  viejo  y  decrepito  cuerpo el  terror.

 

  • No  había  tenido  la   dicha  de  verle  a  los  ojos  a  alguien  tan  impune  como  usted  monseñor  y  ver  el  miedo  que  despiden  sus  ojos,  a  alguien  que  se  cree  tan  poderoso  e  intocable,  creo  que  no  hay  mucha  diferencia  entre   usted  y  los  políticos.

Sabe  monseñor,  cuan  fácil  fue  arrebatarles  la  vida  a  esos  sacerdotes,  ya  estaban  cansados  de  su  ministerio,  desilusionados,  ya  no  tenían  esperanza  de  vida,  y  lo  mejor,  confiaban  en  mí,  como  nosotros  confiábamos  en  usted.

¡Ah!  Y  que  quede  claro,  no  asesine  a  su  brazo  derecho,  los  que  asesine  fueron  a  los  otros,  esos  sí  que  los  maté,  y  lo  hice  porque  eran  buenos,  al  resto,  la  gente  hará  su  parte,  ya  lo  verá,  como  ya  comenzaron  hacerlo  con  todos  los  políticos  corruptos.

  • ¿Vienes  a  matarme?
  • ¡, jaa, jaaa! Claro que  no,  sabes,  esa  será  tu  peor  penitencia,  el  dejarte  vivir,  si  a  eso  le  puedes  llamar  vida,  como  la  has  vivido,  será  tu  infierno.

Monseñor  te  informo  que  esos  sacerdotes  tenían  enfermedades  terminales,  lo  que  no  me  deja  de  sorprenderme,  era  como  recibían  la  muerte, su  muerte,  con  un  cansancio  que  rayaba  en  el  hastío,  en  sus  miradas  se  les  veía  la  indiferencia  de  morir.

Ese  era  tu  clero,  cansado,   desesperanzado,  sin  horizonte  alguno  que   los  pueda  sostener,  ni  siquiera  la  iglesia  pudo  hacer  algo  por  su  humanidad.

  • ¿Te  crees  Dios?
  • No ¿Usted  cree  en  Dios  monseñor?  Porque  su  vida  dice  otra  cosa,  que  le  tiene  más  fe  a  los  gobernantes,  al  dinero  y  al  poder.
  • Sino  vienes  a  matarme ¿Qué  es  lo  que  quieres?
  • Vengo  a  despedirme  de  usted  monseñor,  y  ver  como  inicia  su  caída,  no  lo  tome  como  algo  personal,  pero  alguien  tenía  que  hacer  algo,  para  poner  un  alto  a  todo  esto.
  • Y  crees  que  te  podrías  ir,  así  de  fácil. . .
  • Sí,  a  menos  que  usted  me  denuncie,  pero  al denunciarme,  tendrá  que  aceptar   todo  lo  que  ha  hecho,  y   cómo  usted  también  es  cómplice  de  todo  lo  que  ha  sucedido  en  la  diócesis.

Hay  un  policía  honesto,  que  su  testarudez  y  su  voluntad,  no  ha  dejado  de  investigar,  y  claro  que  he  dejado  pistas,  que  parecieran  errores,  pero  no,  eso  lo  llevarán  a  usted  monseñor.

 

  • Eres  un  psicópata.
  • ¿Más  que  ustedes?  No  creo,  bueno,  tal vez  sí,  pero  tome  otras  decisiones  a  las  de  ustedes,  pero  ustedes  me  han  creado,  soy  su  aborto,  de  eso  no  hay  duda  monseñor.

 

  • Padre,  le  encamino a  la  salida,  si  viera  padre  como  le  hacen  bien  al  obispo  las  visitas  de  sus  queridos  sacerdotes.

 

  • ¡Gracias  Socorrito!

 

Esa  figura  clerical  se  fue  desvaneciéndose  entre  las  calles  del  centro  de  esa  ciudad,  y  así   fue   como  se  fue  desapareciendo  la  figura  clerical  y  jerárquica   de  una  iglesia  que  le  aposto  más,  al  poder  y  a  su  imagen de “santa  y  perfecta”  que  a  su  humanidad.

 

“Pues  la  muerte  sólo  existe  sin  Dios,  cuando  Dios  no  nos  ve  morir.  Pero  cuando  llega  un  sacerdote,  Dios  nos  ve  morir  y   nos  perdona,  nos  perdona  la  vida,  la  que  iba  a   arrebatarnos”. 

José  Revueltas <<El luto humano>> Ed. ERA 1980. 

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

 

gofoman@hotmail.com

 

Twitter @GofoAutor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s