Utopía a la Mexicana

Escribe: Luis A. Zavala Díaz

 

Hay una amenaza seria contra México en los próximos meses. La posible llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos podría ser una estrategia de enfrentar a México e invadir la soberanía, una ambición que tienen desde hace más de 200 años. Con las últimas administraciones federales en los últimos casi 100 años, los Presidentes de México han sido muy complacientes con los “gringos” otorgándoles todo tipo de concesiones y permisos para hacer y deshacer en México.

Hay que recordar que la estrategia de la “Guerra contra el Narco” y el terror infundido y generado desde la Presidencia de la República desde el sexenio de Vicente Fox a la fecha, quizá fue también para darle una excusa a Estados Unidos de invadir, como lo ha hecho en Medio Oriente, Centroamérica y África, genera caos y terror para poder “asistir”.

Sin embargo, la estrategia tal vez no fue del todo exitosa, y se plantea la llegada de un fascista radical empeñado a generar más odio contra los mexicanos, apoyados por los mismos mexicanos en Estados Unidos y uno que otro iluso en tierras nacionales, que incluso ha hablado de declarar guerra contra nuestro país.

Desde el primer momento que lo escuché con la intención de contender, apoyé la moción, estoy convencido que no habría nada mejor para México (excepto el PRI desaparezca) que un muro y una separación de nuestro país con Estados Unidos, que sería un gran momento para los mexicanos de unirnos y trabajar ya no para exportar, sino para consumir, ser una Nación autosustentable comercialmente. Soy de la idea de pedirles visa y cobrarles el acceso al territorio mexicano, de cerrar fronteras a los productos de empresas extranjeras y altos aranceles, de un gran muro que impida que tengamos contacto con su cultura. Hasta el narcotráfico podría mermar.

Esto sería óptimo para el País, una liberación de México de la esclavitud a la que hemos sido sometidos.

Sin embargo, para que esto pudiera darse en favor de los mexicanos, necesitamos dos condiciones importantes.

La primera, muy difícil, es la eliminación de la corrupción en los altos puestos de los gobiernos Federal, Estatales y Municipales. Son millones de delincuentes con poder y recursos públicos a su disposición y no ceden ni tantito, al contrario, hurgan hasta el último rincón y el último clip a su disposición para enriquecerse.

La segunda condición es aún más difícil que la primera y mucho más importante; puesto que va a ser indispensable que los mexicanos, empresarios, trabajadores, educadores, jóvenes, comerciantes, mineros, etcétera estemos UNIDOS y bien encaminados al bien común, de los mexicanos. Habría desempleo e incertidumbre financiera los primeros años, por la grave dependencia económica que tenemos, no solo los grandes consorcios económicos sino los consumidores mexicanos, con Estados Unidos.

Sin embargo, en pocos años esa dependencia desaparecerá y podremos aprovechar el gran potencial económico de nuestro país, de producir y consumir de mejor calidad y salud para nuestras familias.

Que Estados Unidos se quede con sus residuos tóxicos, sus dólares, sus marcas de productos solo etiquetados allá, aquí se produce de todo, Autos, Aviones, Trenes, Ropa, Muebles de hogar, frutas, verduras, legumbres, carne, cultivos de todo tipo de plantas y animales.

Podríamos incluso, dar descanso a nuestros ecosistemas y armonizar nuestra vida con la naturaleza, disfrutar los mexicanos nuestras propias playas y centros turísticos, sin prescindir de los gringos y sus dólares.

Nuestra respuesta, obviamente, no puede ser de odio y xenofobia, sino de descanso y sanidad, pues seríamos libres de un yugo incansable, un sanar al interior entre nosotros mismos como mexicanos, no sintiéndonos mejores, sino hermanos, familia.

Entonces el gran fantasma de México “el Masiosare” dejaría de existir y México sería por fin una nación armónica y el mejor lugar para vivir, porque hoy por hoy, todo está al revés…

 

Anuncios

Un pensamiento en “Utopía a la Mexicana

  1. Estimado Lic. Luis Alberto Zavala Díaz, buen día. Le escribe Antonio Villarreal Moreno, mi correo es otono.amigo@gmail.com, celular 04455-60175408. Analicé los juicios ciudadanos SUP-JDC-357/2014 y SUP-JDC-452/2014, y otros, en que usted fue actor, y de cuyas constancias se desprenden diversos aspectos jurídicos relevantes respecto de las candidaturas ciudadanas o independientes. Quisiera preguntarle si me permitiría comunicarme con usted, para lo cual estoy anotando arriba mi teléfono y mi correo electrónico. Cordiales saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s