Re-pensar la propuesta de Jesucristo

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

“La  otra   tarea  de  la   teología,  donde  sostiene  que  la  teología  tiene  también  una  tarea <<erística>>  de  disputa   con  el  no  creyente  y   con  el  no cristiano,  y   que  por  eso  debe  preocuparse  de  encontrarse  en  el  Hombre  un  punto  de  inserción (Brunner)”.

<<Rosino  Gibellini  de  su  gran  libro  La  teología  del  siglo XX.  Ed. Sal Terrae Colección  Presencia  Teológica 1998>>.

 

No  podemos  negar que cada  día es más  visible el  divorcio  entre la Iglesia   y  la  fe.

Comenzando el  2016 me  levanto  con  la resaca  existencial, observando  a  la  jerarquía  católica,  me  surge  una  cuestión  ¿Será  la jerarquía eclesiástica tan  miope  rayando   en  la ceguera,  para no  darse  cuenta  de las verdaderas dimensiones  entre el  gran  bache   que  existe  entre su   discurso   y  la   vida de sus   fieles  cristianos?

Parafraseando  un  pasaje  del  Antiguo Testamento: “No soy hijo de profeta” y  no  quiero   parecer   pesimista  al  comienzo   del  año,  empero,  es   increíble   que   todavía  la  jerarquía   esté  más  preocupada   por   el  dinero   y   por  el  poder  de  su   “autoridad”  cuando  el  mismo   Jesucristo,  la   única   autoridad   que  dejó   a   sus  amigos,  es  la  de  servir   los   unos   a  los  otros (Evangelio según San Marcos 10,  42 – 45).

La   jerarquía  apegada  a un  tradicionalismo  agrío  y  rancio,   está   más  preocupada   por   la  imagen,  que   por  trabajar   radicalmente   por  el  Reino.

Me  siento  triste,  pues   en  más  de  una   ocasión  lo  he  vivido,   como   las  mentes  más  libres   y   creativas  sufren  acoso   constante  por  parte  de  la  misma  jerarquía   y   del  pueblo  de  Dios,   una  implacable   censura,  en  lugar  de  valorar  y  aprovechar  a   esas   personas   creativas   e   innovadoras,  que  sólo   buscamos   encarnar  el  Reino   en  nuestro   entorno   histórico   contemporáneo.

Espero   equivocarme,  pero   creo   que  lo  único  que  hacen,  es  acelerar  el  proceso  de  desmoronamiento  de  su   poder   jerárquico  equivocado.

Nos  encontramos en momentos  excepcionales  y  decisivos  para  nuestra  Iglesia (o demás  profesiones de fe), a veces  tenemos  miedo  muchas  de  nosotras – nosotros  los creyentes  que   buscamos  ser  cada   día más  auténticos,  en  más  de  una  ocasión  nos  desanimamos, a  veces  nos  cansamos   y  nos quiere  ganar  la desesperanza  y  está  la tentación  de  alejarnos  silenciosamente y  discretamente, poco a  poco  nos  adentramos  en  un  suicidio callado.

Se  le olvida a la jerarquía  católica   que  su  papel   en  nuestra  sociedad,  es la  de  ayudar  a  las mujeres  y  hombres,  a   acercarse   y   conocer   mejor  a   Aquel   que  nos  ha  enseñado   el   Camino   para   construir   el   Reino   de  misericordia  y   justicia  en   nuestro   entorno.

La   angustia   y  la  cólera   puede  acabar   con   nuestra  esperanza  de  un  cambio,  para  lograr   una  fe  adulta   y   más   comprometida   con  nuestra  realidad   y  cambie   a   éste  última.

Las  y  los   verdaderos   cristianos  de   hoy,   no  tenemos  de   otra,  que  seguir   esforzándonos   para  recuperar  lo  esencial  de  la  propuesta  de  Jesucristo.

Hoy   estamos  llamadas   y  llamados   a   reinventar   la   fe,   pues   nuestro   mundo   está   en  constante   movimiento   y  evolución.

Hoy   más   que  nunca  necesitamos   proyectar   una  fe  creativa – creadora  en  nuevos  espacios  teológicos,  que  ya   están  allí   frente  a  nosotros.

No   hay   otro  remedio,  que  aferrarnos  a  la  esperanza,  de  que  ese  cambio   que  necesita  nuestra  Iglesia,  se  dará   en  iniciativas   personales,  de  personas   comprometidas   e   informadas,  en  pequeños   grupos  de  creyentes   bien  conscientes   de  su   realidad   y   de  su   protagonismo  histórico.

Nos   queda   prohibido  para   todas   y   todos  aquellos   que   luchamos por  tener   una  fe auténtica   y   liberadora,  no  hundirnos   en  la   oscuridad   del   fatalismo,  del  sin sentido   y   de la  desesperanza,  mucho  menos  dejarnos   llevar  por  el  fanatismo   tradicionalista,  que  nos   siga   llevando  a   una   fe  irrazonable.

“Ante  la  modernidad  y  secularización,  debemos  de  buscar  una  teología  de la  esperanza   y   una  teología política,  para   encaminarnos  hacia  una   teología  de  la  liberación.

Hoy   en  día  la  teología  ha  sentido  cada   vez   con  mayor   urgencia,  la  necesidad  de  encaminarnos   en  una  lógica  de  la  encarnación  y  de  la  redención  de  salir  en  defensa  y  ponerse   al  servicio  de  lo   Humano”. 

<<Rosino  Gibellini  La  teología  del  siglo  XX>>.

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter @GofoAutor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s