El país de los donativos

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

.

imagen de adevaherranz.es

imagen de adevaherranz.es

.

“¿Hay  algo  más  perjudicial  que  cualquier  vicio? Sí;  la  compasión  que  experimenta   el  hombre  de  acción  hacia  los  débiles  y  a  los  idiotas:  el  cristianismo”.

<<Friedrich  Nietzsche  en  el  Anticristo>>

 

Las  mexicanas  –  los  mexicanos   y  su  maldita  manera  de  acostumbrarse  a todo tan  pronto,  como  la  de  no  cuestionar.

¿Ya  es  una  costumbre  y  tradición  entre  los  mexicanos  dar  donativos? ¿Quién  realmente  sale  beneficiado  de  todas  las  donaciones  de  muchas  y  muchos  mexicanos?

Basta  observar  cuando  vas  de  camino  al  trabajo, a  la  escuela  o  simplemente  a  visitar  algún  familiar,  para  darte  cuenta  todo  el  panal  de  individuos  que  tocarán  la  ventanilla  de  tu  automóvil   o  subirán  al transporte  público, para  pedirte  tu  cooperación  económica.

Desde  la  colecta  anual  de  la  Cruz Roja,  la  de  los  bomberos,  otros  para   construir   un  nuevo  albergue,  los  del   ejército  de  salvación, eso  sin  contar todos  los  indigentes,  migrantes,  marías,   y  los  redondeos  de las  tiendas,  que  ya ni siquiera  te preguntan si  quieres  redondear, lo hacen  sin  tu  consentimiento, mucho menos  nos  informan para  quién  es  el  redondeo  de  tus centavos.

¿Quién  es  el  responsable  de  solventar  todas  esas   necesidades? ¿La  sociedad  o,  el gobierno?  La  responsabilidad   es  trabajar  en  su  conjunto   la  sociedad  y  las instituciones,  de  esto  no   hay duda,  empero ¿Dónde queda  entonces  todos  los  impuestos  que  pagan  muchas  y  muchos  mexicanos? Y,  vaya   que  aquí  en  México  se  pagan  en  exceso  impuestos.  Esa maldita  costumbre  del  mexicano  de  no  cuestionar  nada  y  a  nadie,  mucho  menos  a  nuestras  instituciones.

La  y  el  mexicano  es  muy  cooperador,  tal  vez,  pero,  en  más  de  una  ocasión   se  le  dificulta  mucho   trabajar  en  equipo,  el  ser  solidario   también  lo  es,  en  casos  excepcionales (terremoto  de  1985,  por  citar   un   ejemplo) ¿No  será  que  el  dar  una  moneda  es  más  comodino  para  evadir   nuestra  responsabilidad  histórica?  Y  buscar   una  verdadera  y  real  solidaridad,  para  que  realmente   trabajen  nuestras  instituciones  por el  bien  común  de  nuestra  sociedad.

Y   dejar   el  asistencialismo,  que  muchas  veces  se  convierte   en  un  vicio  y  es  utilizado   con   fines  políticos,  que  en  nada  ayuda   a  cambiar   nuestra  realidad miope  y  miserablemente  mediocre.

No  será  que  el  dar  una  moneda,  es  para  sentirme  que  ya  cumplí  como  ciudadano  y   regresar  a  casa  a  mi  confort,  para  seguir  viendo  televisión ¿No  estamos  quitando  gran  responsabilidad  al  gobierno,  para  lo  que  fue  elegido? ¡Todo  lo  arreglamos   con  una  colecta! ¿Cómo  no,  nos  unimos  todas  y  todos  los  mexicanos,  para  hacer  una  colecta  y  recoger  a  toda  la  bola  de  políticos  corruptos?

Además  ¿De  verdad  toda  esa  ayuda  económica   es   utilizada  para  lo  que  nos  dicen  que  es? Los  patronatos  cuándo  nos  han  dado   un  informe  de  lo  recaudado  y  de  cada  peso   llega   a  su  fin.  Ya  casi  tenemos  colectas   todo  el  año,  y  no   duran   un  fin  de  semana,  sino  por  meses.

¿Quién  realmente  está  detrás  de  las  colectas?  ¿De  los  patronatos?  Realmente  hay  gente  desinteresada,  que  le  motiva  el  servicio  a  los  demás,   o   están  como  nuestros   políticos,  que  ya  lo  hicieron  una   forma  de  vida  y  de  allí   toman   para  mantener  su  estilo  de  vida,  que  es  muy  caro   y  nos  está  costando   a  todos  los  mexicanos.

Me  parece  que  la  y  el  mexicano  ya  dona  por  inercia,  por  costumbre,   lo  que  más  se  me  hace  de  miedo  es,  que  no  cuestione  y  pregunte ¿A  dónde  va  a  parar  todo  ese  dinero?

Sólo  es  curiosidad,  sólo  pregunto,  pero  mejor  me  abstengo  de  cuestionar,  pues  también  pertenezco   a  una  institución  que  vive  de  las  limosnas   y  de  colectas  anuales  del  diezmo,  dominicales,   ya  ni  pregunto  mejor ¿A  quién  le  rinden  cuentas  transparentes  y  claras  el  Banco  del  Vaticano? ¿A  Dios?  Será. . .

“¡Que  los  débiles  y  los  fracasados  perezcan! Primer  principio  de  nuestro  amor  al prójimo.  Y  es  que  se  les  ayude  a  morir”.

<<Friedrich Nietzsche  en  el  Anticristo>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.ocm

Twitter  @GofoAutor                 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s