“La historia nos dirá…”: Alfredo Castillo Cervantes

Primera oda a la estulticia

Escribe: Anel Hernández Sotelo

imagen de taringa.net

imagen de taringa.net

.

“Me voy con un Michoacán que es muy distinto al que recibimos. Me voy con un Michoacán totalmente diferente al que había hace más de un año o una década. Me voy con un Michoacán que, hoy por hoy, la gente sale a las calles a diferencia del pasado. Me voy de un Michoacán que, hoy por hoy, el tema del secuestro se ha reducido un 90%. Me voy de un Michoacán en donde las instituciones hoy trabajan de una manera diferente […] Todo depende del cristal con que se mire, el que quiere que se vea mal conseguirá argumentos para que se vea mal […] Se politiza un tema que no tiene absolutamente nada que ver […] Sé que cometimos errores como cualquier ser humano en la vida. Pero, también –como lo dije ayer- la historia nos dirá cuáles fueron. Hoy es difícil poder determinarlo. Nunca existió dolo por una situación, ni por querer abusar del poder, ni mucho menos.”

Alfredo Castillo Cervantes

Entrevista con Carmen Aristegui, 23 de enero de 2015

Soy una joven profesora-investigadora del estudio y el análisis de los procesos históricos, que ha ejercido su profesión ininterrumpidamente durante los últimos quince años. Como ciudadana mexicana he manifestado públicamente mi indignación y repugnancia frente al cínico amancebamiento y la agachona complacencia del Estado mexicano con las empresas lideradas por Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Salinas Pliego, Carlos Slim, Juan Armando Hinojosa Cantú, Rafael Olvera Amezcua, Pedro Aspe Armella, José Luis Ponce Aquino, Lorenzo y Roberto Servitje, entre muchas otras; pero también frente al rapaz neoliberalismo global que hoy sólo puede sostenerse mediante el terrorismo de estado. Ahora, además, deseo manifestar mi crítica a este sistema como profesional de la historia.

Es evidente que Jesús Murillo Karam y Alfredo Castillo Cervantes han perdido la poca credibilidad política que en algún momento tuvieron para algunos como autoridades representativas de un pueblo soberano. Ni duda cabe de que es nula la autoridad y la credibilidad que estos sujetos pudieran tener como analistas de la historia. Sin embargo, entre el viernes 23 y el martes 27 de enero, estos personajes se asumieron como tales al introducir en sus mentirosos y maniqueos discursos conceptos vinculados al trabajo historiográfico. En virtud de su ignorancia en la materia,  han errado nuevamente y han vuelto a evidenciar su falta de escrúpulos. Dado que, siguiendo los discursos que los políticos mexicanos a cada poco resalta últimamente la referencia a la historia, presento a los lectores mis disertaciones sobre el uso y abuso del concepto dentro de un ciclo escritural que he llamado odas a las estulticia.

Aún cuando en el curriculum vitae de Alfredo Castillo Cervantes consta la obtención de tres grados de licenciatura –Ciencias Políticas y Administración Pública (UIA, 1994-1998), Derecho (UAM-A, 1997-2001) y Economía Financiera (EBC, 2003-2010)[1]– el ahora ex Comisionado para la Seguridad Integral de Michoacán parece desconocer que la historia no es un ente metafísico que en algún momento nos iluminará para conocer los aciertos y los errores de su gestión en Michoacán.

La historia la hacemos las mujeres y los hombres que andamos hoy en el camino. La historia es presente en tanto que, mediante la memoria, evocamos eso que ya no es: el ayer. La historia es el background con el que los individuos nos situamos en las coordenadas tiempo-espacio gracias a nuestros recuerdos de vida y, siendo como somos, animales gregarios, la historia entonces es también el background de los pueblos. Los historiadores nos dedicamos a buscar huellas e indicios que nos permitan tejer relaciones entre diferentes hechos para ofrecer una interpretación lógica de la manera en que los hechos sociales ocurrieron, de sus causas y de sus consecuencias. Pero si el ex comisionado se refería a la historia como la escritura que plasma el resultado de un arduo trabajo de análisis sobre el devenir de los pueblos y sobre las formas con las que quienes integraron cada una de esas colectividades –los pueblos- respondieron a un contexto bien determinado, entonces trató –sin éxito- de aludir a lo que los historiadores conocemos como historiografía.

En cualquier caso, al argumentar que la historia nos dirá cuáles fueron los errores de su gestión como comisionado en Michoacán, Alfredo Castillo no ha hecho más que sugerir las cuestiones siguientes: 1. Que considera que los historiadores nos dedicamos a la futurología y no al análisis de los procesos sociales acaecidos en el pasado desde las preguntas que nos planteamos en el presente; 2. Que, dado que la historia es escrita por historiadores, los historiadores somos los jueces morales capacitados para enaltecer o condenar las acciones de los humanos en el pasado; 3. Que, con mucha probabilidad, la única historiografía que Castillo conoce es de corte nacionalista, es decir, la historia escrita por el Estado, para el Estado y desde el Estado; 4. Que los historiadores nos basamos en ocurrencias, visiones y opiniones para construir el discurso histórico; y 5. Que su alusión al juicio de la historia tuvo una intención velada: escapar retóricamente al juicio legal, procesal y público que muchos ciudadanos mexicanos estamos exigiendo para él y para otros servidores públicos, incluyendo al actual presidente Enrique Peña Nieto.

Los operativos de la Policía Federal y de la Gendarmería Nacional implementados bajo el mando de Castillo en el estado de Michoacán para desarticular al “crimen organizado” -ese ente metafísico poliforme que se asemeja a un monstruo quimérico- y la recomposición de las Fuerzas Rurales bajo la nomenclatura de Fuerza Ciudadana, dieron como resultado que el índice delictivo en la región superara, en noviembre de 2014, los índices registrados durante los cuatro años anteriores. Sobre estos cálculos, el pronóstico actual es que en el estado de Michoacán la delincuencia “tiende hacia el nivel más crítico del sexenio pasado”.[2] Más aún, con la injerencia de las fuerzas federales comandadas por el ex comisionado sí se logró desarticular estructuras pero no las de los grupos criminales sino de los colectivos civiles que se habían organizado para defenderse del “crimen organizado”. José Manuel Mireles e Hipólito Mora –quizá los representantes más mediáticos de las Autodefensas Comunitarias michoacanas- hoy están presos porque, absurdamente, creyeron en las bondades del discurso salvífico peñanietista y aceptaron con beneplácito las estrategias que, de la mano de Castillo, el gobierno federal impuso en los municipios de Apatzingán, La Ruana, Zamora, Comalcalco, Aguililla, Buenavista, Yurécuaro, Lázaro Cárdenas, entre otros.

El ex gobernador de Michoacán con licencia Fausto Vallejo Figueroa sigue sin ser investigado, aún cuando está documentado que en 2011 Servando Gómez Martínez “La Tuta” financió parte de su campaña política para la gubernatura de Michoacán por la coalición PRI-PVEM.[3] Tal parece que el proceso judicial que se sigue contra Fausto Vallejo Mora –hijo de Vallejo Figueroa- y contra Jesús Reyna García, otrora la mano derecha del ex gobernador con licencia, no son más que trueques políticos disfrazados de impartición de justicia. Las transacciones políticas y económicas entre Estado y delincuencia –en el supuesto de que los sujetos que ostentan los cargos públicos aún puedan diferenciarse de los asesinos, narcotraficantes, tratantes de blancas, pedófilos, violadores y ladrones- fueron nuevamente evidenciados hace unos días al anunciarse con bombo y platillo la captura de “La Tuta”. Vallejo Figueroa ha tenido el cinismo de exhortar públicamente a las instancias gubernamentales “a no bajar la guardia” tras la detención de Servando Gómez porque “vienen etapas más peligrosas”.[4] Claro, siendo quien es Vallejo Figueroa, es muy probable que conozca el precio que “La Tuta” ha puesto a los años que pasará en prisión. Una revisión a la historia de Joaquín Guzmán Loera, Osiel Cárdenas Guillén, Rafael Caro Quintero, entre otros, [5] bien nos puede ilustrar el tipo de maniobras políticas y económicas que se esconden detrás de la captura de Servando Gómez. No es gratuito que Jorge Vázquez Valencia, líder de las autodefensas de Aguililla, asegure que la detención de “La Tuta” es un negocio redondo: el gobierno federal se coloca una estrellita dorada en sus bitácoras mientras Servando Gómez Martínez obtiene “un trato de privilegio, unos años en la cárcel e impunidad para disfrutar de su dinero después de eso”.[6]

Una historiadora como yo no puede olvidar que, durante el desempeño de Castillo como Comisionado para la Seguridad Integral de Michoacán, saltó nuevamente a la fama la figura de Rosa del Carmen Verduzco Verduzco, “Mamá Rosa” como cariñosamente le llaman figuras de la talla de Enrique Krauze, Jean Meyer, Roger Bartra, “Elenita” Poniatowska, Martha Sahagún y Vicente Fox.  Valga aquí un somero repaso de la historia más reciente de La Gran Familia. En 1993 los reporteros del entonces Instituto Mexicano de la Televisión (IMEVISIÓN) hicieron públicas las denuncias interpuestas en la Notaría Pública No. 78, sita en Zamora, Mich., contra Rosa Verduzco, fundadora y directora del albergue, por los delitos de violación sexual de menores, maltrato físico y psicológico, secuestro de bebés, niños y jóvenes y tráfico de influencias. El Instituto Mexicano del Seguro Social entregó un informe sobre las principales causas de hospitalización entre los internos: desnutrición, fracturas en extremidades, traumatismos craneoencefálicos y ¿casos de prematurez? Aunque las denuncias fueron presentadas formalmente ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán y ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) nada se hizo pues el presidente municipal de Zamora, Guillermo Gómez Vega, negó conocer los hechos.[7]

Y es que en ese momento, Gómez Vega estaba más ocupado en dirimir otros asuntos: los conflictos territoriales relacionados con la catedral inconclusa de Zamora[8] y el pleito por el uso del agua entre los municipios de Zamora y Jacona.[9] Jorge Carpizo McGregor, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México entre 1985 y 1989, ocupaba entonces la presidencia de la CNDH. Su desatención a las denuncias contra Rosa Verduzco, entre otros olvidos selectivos, fue premiada desde la Presidencia de la República: en el mismo año de 1993 Carlos Salinas de Gortari le otorgó la dirigencia de la Procuraduría General de la República y, un año más tarde, en 1994, le ofreció la titularidad de la Secretaría de Gobernación.

En 2010 el periódico El Universal publicó una nota sobre Rosa Verduzco y La Gran Familia, en la que nuevamente se denunciaron los abusos y maltratos que los menores recibían en el hospicio. Además se acusó a “La Jefa” –otro de los motes que recibe Verduzco- de exigir hasta 400 mil pesos como cuota de liberación para los padres que querían recuperar a sus hijos y se evidenció que desde el Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), algunos menores eran canalizados al albergue de La Gran Familia. Se reportó también que, no obstante las regulaciones que impiden a las instituciones privadas tener “zonas ocultas” y la obligación legal del DIF de inspeccionar estos centros, la posibilidad de conocer la infraestructura del albergue en su totalidad era nula debido a la fuerza política que Rosa del Carmen Verduzco tenía en el estado de Michoacán.[10] Otra vez, nada se hizo.

Todos recordamos –o deberíamos recordar- que el 15 de julio de 2014 hubo otra explosión mediática en torno a la figura de Verduzco. El tema sobre la responsabilidad de la mujer octogenaria en los delitos que se cometían en el albergue dividió a la opinión pública. Algunos miembros de la clase “intelectual” defendieron a Verduzco con textos ridículos y carentes de crítica. Baste leer la Historia de una injusticia de Enrique Krause[11] y La Rosa Verduzco que yo conocí de su hijo, León Krause.[12] Otros más, entre los que destacaron más de doscientos miembros de El Colegio de Michoacán, se manifestaron públicamente bajo el siguiente tenor:

“No es imposible que en “La Gran Familia” haya habido irregularidades. Si las hubo, las autoridades deben investigarlas y sancionarlas. Pero el operativo policíaco y mediático desplegado contra Rosa Verduzco es inexplicable. ¿Esperaban encontrar resistencia armada? ¿No pudieron citarla para averiguar los hechos? Las autoridades recurrieron a la fuerza pública y presentaron cargos ante la prensa y la televisión antes de presentarlos ante el poder judicial. La humillación escandalosa de una gran trabajadora social es inmerecida y atenta contra sus derechos más elementales. El linchamiento arroja una mancha de oprobio sobre una vida de servicio. Hacemos un llamado a las autoridades para que respeten la obra y la persona de Rosa Verduzco. Y hacemos un llamado a los medios para que hagan la investigación a fondo que este nuevo michoacanazo amerita”.[13]

En este nuevo episodio de la tragicomedia, nos enteramos de que Rosa Verduzco recibió durante, en los últimos diez años, 334 millones de pesos del erario público provenientes del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, y de los gobiernos estatales de Jalisco, Michoacán y Guanajuato,[14] pero no solo. Se hizo público que quienes fueron detenidos por los delitos de secuestro, abuso sexual, trata de personas y delincuencia organizada, luego del fastuoso operativo “recibían su salario como maestros, personal administrativo y de apoyo con cargo a la nómina de la SEP” y que éste órgano federal destinó durante el primer trimestre de 2014 la nada despreciable cantidad de 66 mil 595 pesos para cubrir los pagos de José Enrique Hernández Valdovino, El Cito; Felipe Serrano Gómez, El Quiro; María de Lourdes Verduzco Verduzco, La Gorda, y David Rogelio Álvarez Murillo, El Rollo, todos trabajadores del albergue.[15] Además, el gobierno federal, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), apoyaba la escuela de música que Verduzco fundó en el albergue.[16] Es muy probable que no sólo estos personajes vinculados al albergue estuviesen contratados por el gobierno federal, lo que es un hecho es los contribuyentes somos quienes pagamos de nuestra bolsa los salarios de los delincuentes institucionalizados.

También supimos que “La Jefa” es propietaria de al menos quince casas-habitación en el estado de Michoacán sin que se sepa, hasta hoy, la procedencia de los recursos con los que las compró:[17] “Mamá Rosa –apunta Ortiz Tejeda- puede ser considerada una terrateniente urbana: tiene en su haber 27 propiedades, 21 de ellas a su nombre. El predio donde se ubica el albergue tiene una extensión de cinco hectáreas. En la ciudad de Zamora, Mamá Rosa es dueña de al menos 60 departamentos y media docena de casas”.[18] Y, por si no fuera ya suficiente, a mediados de 2014 nos enteramos de la relación estrecha que Marcial Maciel tuvo con Rosa Verduzco. Con toda agudeza Carmen Aristegui sugirió que Rosa Verduzco podría considerarse como la “versión femenina pauperizada” del también michoacano Marcial Maciel: “Lo que Marcial Maciel fue para la élite mexicana en muchos sentidos, Mamá Rosa [lo es] para el lumpen y los más desprotegidos”.[19]

De acuerdo con la investigación de Jesús Lemus, Marcial Maciel Degollado era sacerdote del municipio michoacano de Cotija cuando Rosa Verduzco estudiaba para convertirse en maestra de primeras letras. Ésta le confió al sacerdote su proyecto fundacional de un albergue para niños de la calle. Maciel apoyó a Verduzco pagando la renta de una vecindad que, en un primer momento, sirvió como albergue de menores, condicionando a la directora para que en el lugar se enseñara doctrina católica. La benefactora obedeció gustosa y en 1953 dispuso que “la doctrina oficial dentro de la casa era el catolicismo y que la aspiración de todos los menores sería formarse como misioneros del Sagrado Corazón y la Virgen de los Dolores -que era la organización que Maciel manejaba en Michoacán-”. De ahí que más de sesenta niños que habían vivido en el albergue se incorporaron más tarde a la congregación fundada por Maciel, los Legionarios de Cristo.[20]

¿Qué sucedió entonces? La Procuraduría General de la República, al mando del flamante Jesús Murillo Karam, procedió legalmente contra los cuatro trabajadores del albergue detenidos pero desestimó los cargos a Rosa del Carmen Verduzco Verduzco por considerarla anciana y senil. El caso se resolvió con inusitada rapidez y el procurador explicó la determinación de no procesar a la fundadora, directora y propietaria de La Gran Familia en estos términos:

“la señora tiene una historia que yo conozco, a quien yo consideraba una señora con una historia respetable, pero no puedo juzgar en función de historias. La señora tiene 82 años no puede uno exigirle el cuidado estricto de una institución tan grande con 500 niños, son cosas que debo considerar a la hora de consignar… O pudo haber sido un descuido o pudo ser consecuencia de la edad; no juzgo por la historia, mi obligación es atender a quien denuncia la existencia de un delito.”[21]

El caso de Verduzco, así como el de la reciente aprehensión de “La Tuta”, es otro trueque político. No es descabellado suponer que el exagerado operativo policial desplegado en el albergue La Gran Familia fue otro de los patéticos montajes coproducidos por el gobierno federal y Televisa. Hay que recordar que Genaro García Luna –por cierto, ¿dónde está ahora este asesino?- inauguró este tipo de espectáculos mediáticos en el año 2005 con la detención de Florance Cassez e Israel Vallarta Cisneros[22] y que esta forma de impartir justicia en México ya es toda una tradición. Porque Rosa Verduzco sigue paseando por las calles de Zamora y, a pesar de su ancianidad y senilidad, en diciembre de 2014 habilitó una de sus casas como albergue para continuar con su apostólico trabajo. En este nuevo proyecto ha recibido la venia del DIF de Michoacán[23] y, muy probablemente, Verduzco esta recibiendo recursos de personas como Vicente Fox y Martha Sahagún pues el 20 de julio de 2014, Fox hizo públicas sus intenciones de reabrir el albergue bajo el auspicio de la Fundación Vamos México que lidera su esposa.[24]

Si por asomo Alfredo Castillo Cervantes llegara a leer estas líneas, tendría entonces una aproximación histórica, aunque muy somera, de lo sucedido en el estado de Michoacán durante su gestión. No tendrá el ex Comisionado que esperar más al juicio de la historia. Porque con lo escrito hasta aquí –que es sólo la punta del iceberg de una serie inmensa de eventos que nos indican la historia de la corrupción, el terrorismo de estado y la impunidad en el Michoacán del año 2014- queda históricamente documentado que Castillo Cervantes mintió descaradamente en la entrevista que le hizo Aristegui en enero de este año.

Según él, luego de su gestión, en Michoacán “todas las fuerzas políticas pueden estar nombrando a sus candidatos de acuerdo a sus propios intereses y ya no a la imposición del crimen organizado, que es un gran avance que hace tres años o dos años no hubiera podido pensarse y, hoy por hoy, pues no hemos visto que el crimen los mande llamar a un rancho y les diga quien tiene que ser el candidato y por quien tiene que votar. Eso por sí mismo es un gran avance y ya quien debe de gobernar, pues serán los ciudadanos los que [lo] determinen a través del sufragio efectivo”.[25] ¿De verdad? Y entonces, ¿cómo explicamos que una anciana senil tenga tanto poder político en la región?; ¿cómo explicamos las masacres bien documentadas realizadas en los pueblos de las autodefensas michoacanas?; ¿cómo explicamos que Fausto Vallejo opine sobre la aprehensión de su amigo “La Tuta”?; ¿cómo explicamos, entonces, las denuncias que se han interpuesto por violación a los derechos humanos?; ¿cómo, cómo, cómo…?. Alfredo Castillo miente y, para hacerlo, viola los principios metodológicos y éticos propios de los historiadores.

Las respuestas de tantos y tantos cómos las enunció el ex comisionado –supongo que sin intención- en la misma entrevista. Afirmó entonces que “nadie vino aquí [a Michoacán] por gusto, nadie. Lo hicimos por el compromiso, la instrucción y la lealtad a las instituciones, a una instrucción, por supuesto con la confianza y el agradecimiento del titular del Ejecutivo y de la Secretaría de Gobernación pero, hoy por hoy, la gente que pueda permanecer tendrá necesariamente que contar con la venia del gobernador. Y digo la venia, y contar con ella, porque serán solicitudes que haga el gobernador, no imposiciones o sugerencias del gobierno federal, ni mucho menos”.

Sobre la imposición del ex rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, Salvador Jara Guerrero, en la gubernatura del estado, afirmó que no hubo tal puesto que Jara Guerrero “tuvo que comparecer ante todos ellos [los miembros del Congreso Estatal],” además de que el actual gobernador es “una persona sin filiación partidista [aunque] muchos, en su momento, inclusive lo calificaron de perredista o de izquierdista […] una persona extraordinaria [que] ha hecho equipo con la gente que traemos [porque] no somos extranjeros, somos mexicanos y la verdad es que a veces da tristeza ver que seguimos con esta posición de ‘Si tú no eres michoacano, vales menos’. No, no, no… somos mexicanos, antes que nada, y venimos a ayudar a nuestros hermanos michoacanos y generamos grandes relaciones […] Porque, a final de cuentas, apoyar al gobernador es apoyar a Michoacán y apoyar a Michoacán es apoyar al presidente”.

La veneración discursiva de Castillo a Peña Nieto no tiene desperdicio y es quizá la mejor respuesta a nuestros cómos. La entrevistadora le pregunta si, con la transformación de la PGR –que hoy está a cargo de Arely Gómez, hermana del vicepresidente de Noticieros de Grupo Televisa Leopoldo Gómez… la justicia mediática nunca mejor presentada y representada- en la Fiscalía General de la República, él se veía en el mapa. Su respuesta para ser inmortalizada históricamente con letras de oro fue:

“Ante la pregunta, en lo personal ‘si yo me’, no, no me veo Carmen. Pero también, vuelvo a lo mismo: yo, en su momento, haré lo que el señor presidente de la República disponga. Yo te podría dar un ejemplo: yo jamás pensé que podría llegar a PROFECO o, en mi vida, jamás llegué a considerar como una posibilidad y,  bueno, en su momento me hizo esa invitación y con muchísimo gusto aceptamos la responsabilidad. Jamás pensé que me fueran a mandar a Michoacán y, bueno, pues estuvimos aquí en Michoacán. En su momento jamás pensé que hubiera podido llegar a ser Procurador con él. Yo era subprocurador, de una región pequeña, que era la región de Izcalli que tenía diez y seis municipios, de los ciento veinticinco. Entonces, yo te podría decir, Carmen, que prácticamente la vida me ha llevado a otro tipo de circunstancias por coyunturas específicas. En lo personal, yo no me veo pero siempre yo estaré sujeto a lo que a mi me digan. Y en ese sentido, yo sólo tengo palabras de agradecimiento con el señor presidente. Porque lo poco o mucho o lo que sea que haya logrado, ha sido gracias a su confianza y a su apoyo. Y en ese sentido, pues yo trabajaré donde él determine. Y si también él considera que, en estos momentos, no hay un espacio específico en algún área, pues tampoco tengo ningún problema”.

Sería, pues, interesante abordar históricamente la figura de Alfredo Castillo Cervantes pues, tal y como él mismo lo expresa, su carrera política se debió, se debe y se deberá a la genuflexión y a la dádiva y no al trabajo que ha ejercido con sus tres títulos de licenciatura.

[1] Portal oficial de la Procuraduría General de la República.  Información disponible en http://www.pgr.gob.mx/prensa/2007/bol12/dic/CV%20SUBPROCURADORES.pdf, última consulta 28 de febrero de 2015.

[2] MARTÍNEZ, Fabiola, “‘Tierra caliente’. Se disparan cifras de violencia en Michoacán” en La Jornada, 11 de enero de 2015. Disponible en http://www.jornada.unam.mx/2015/01/11/politica/002n1pol; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[3] “Jesús Reyna se reunió con templarios: documento de SSP-Michoacán” en Aristegui Noticias, 7 de abril de 2014. Disponible en http://aristeguinoticias.com/0704/mexico/jesus-reyna-se-reunio-con-templarios-documento-de-ssp-michoacan/; última consulta: 28 de febrero de 2014.

[4] “Pide Fausto Vallejo no bajar la guardia tras la captura de ‘La Tuta’” en Milenio.com, 27 de febrero de 2015. Disponible en http://www.milenio.com/estados/Pide_Fausto_Vallejo_no_bajar_la_guardia_tras_captura_de_-La_Tuta_0_472153127.html; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[5] Consúltese ESQUIVEL, Jesús J., La CIA, Camarena y Caro Quintero. La historia secreta, México: Grijalbo, 2014; HERNÁNDEZ, Anabel, Los señores del narco, México: Grijalbo, 2013; LEMUS, Jesús J., Los malditos. Crónica desde Puente Grande, México: Grijalbo, 2013; RAVELO, Ricardo, El narco en México. Historia e historias de una guerra, México: Grijalbo, 2001 y, del mismo autor, Zetas. La franquicia criminal, México: Ediciones B, 2014.

[6] CABALLERO, Rodrigo, “‘La Tuta’ negoció su arresto con el Gobierno Federal: líderes de autodefensa” en RevoluciónTresPuntoCero, 28 de febrero de 2015. Disponible en http://revoluciontrespuntocero.com/a-pesar-de-la-captura-de-la-tuta-problemas-en-michoacan-continuan-2014-ano-con-mas-homicidios-y-extorsiones-in-sight-crime/; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[7] “Desde hace 20 años existen denuncias en contra de Mamá Rosa” en Aristegui Noticias, 1 de agosto de 2014. Videografía en dos partes, disponible en https://www.youtube.com/watch?v=G86VL_I_dt0 y en https://www.youtube.com/watch?v=r_XM9Ll-uLg; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[8] HERNÁNDEZ MADRID, Miguel Jesús, Dilemas posconciliares: iglesia, cultura católica y sociedad en la diócesis de Zamora, Michoacán, Zamora: El Colegio de Michoacán, 1999, pp. 284-289.

[9] SEEFOÓ, José Luis, “Conflictos urbanos-rurales por el acceso al agua en Zamora-Jacona, Michoacán (1992-1998)” en ÁVILA GARCÍA, Patricia (ed.), Agua, cultura y sociedad en México, Zamora: El Colegio de Michoacán / Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, 2002, pp. 353-368.

[10] MAYA, Nubia y María de la Luz GONZÁLEZ, “Casa hogar ‘secuestra’ menores, afirman padres” en El Universal, 1 de agosto de 2010. Disponible en http://www.eluniversal.com.mx/nacion/179439.html; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[11] KRAUSE, Enrique, “Historia de una injusticia” en Letras Libres, 20 de julio de 2014. Disponible en http://www.letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/historia-de-una-injusticia; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[12] KRAUSE, León, “La Rosa Verduzco que yo conocí” en El Universal, 21 de julio de 2014. Disponible en http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/07/107936.php;  última consulta: 28 de febrero de 2015.

[13] Redacción, “En defensa de Rosa Verduzco” en Letras Libres, 18 de julio de 2014. Disponible en http://www.letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/en-defensa-de-rosa-verduzco; última consulta: 28 de febrero de 2015.

[14] LEMUS, Julio, “El arca de ‘Mamá Rosa’” en Reporte Índigo, 23 de julio de 2014. Disponible en http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/el-arca-de-mama-rosa; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[15] “Cobran en la SEP cuatro implicados en abusos” en Pulso. Diario de San Luis, 23 de julio de 2014. Disponible en http://pulsoslp.com.mx/2014/07/23/cobran-en-la-sep-cuatro-implicados-en-abusos/;  última consulta: 1 de marzo de 2015.

[16] “Marchan en Zamora en protesta por detención de ‘Mamá Rosa’” en Informador.mx, 17 de julio de 2014. Disponible en http://www.informador.com.mx/mexico/2014/538816/6/marchan-en-zamora-en-protesta-por-detencion-de-mama-rosa.htm; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[17] “Rosa Verduzco es dueña de 15 propiedades en Michoacán” en Etcétera, 22 de julio de 2014. Disponible en http://www.etcetera.com.mx/articulo/rosa_verduzco_es_duena_de_15_propiedades_en_michoacan/28171/última consulta: 1 de marzo de 2015.

[18] ORTIZ TEJEDA, “Nosotros ya no somos los mismos. Guía de acontecimientos sobre Mamá Rosa” en La Jornada, 28 de julio de 2014. Disponible en http://www.jornada.unam.mx/2014/07/28/opinion/012o1pol; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[19] “Abusos y denuncias contra ‘Mamá Rosa’ se conocían desde hace 20 años: Carmen Aristegui” en Noticias MVS, 1 de agosto de 2014. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=M_B0zISrUuU#t=61; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[20] LEMUS, Jesús, “Maciel, el benefactor” en Reporte Índigo, 17 de julio de 2014. Disponible en http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/maciel-el-benefactor?page=2; última consulta: 1 de marzo de 2015. Sobre Maciel y los Legionarios de Cristo recomiendo ampliamente la lectura de ATHIÉ, Alberto, José BARBA y Fernando M. González, La voluntad de no saber. Lo que sí se conocía sobre Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944, México: Grijalbo, 2012.

[21] “No hay evidencia contra ‘Mamá Rosa’: Murillo Karam” en Milenio.com, 17 de julio de 2014. Disponible en http://www.milenio.com/policia/Mama_Rosa-Gran_Familia_Mama_Rosa-albergue_Mama_Rosa_0_337166687.html; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[22] Desgraciadamente el mexicano promedio aún considera a Cassez como delincuente y aloja en su ser una especie de resentimiento nacionalista: “Sólo porque es francesa, la dejaron ir”. Estas opiniones se derivan, nuevamente, de la ignorancia gestada por la apatía de quienes siguen cómodos en su mundo de juguete. El caso ha sido documentado y analizado por muchos periodistas de investigación. Ya que no es el tema de este ensayo, aquí sólo recomendaré al mexicano crítico y consciente el excelente trabajo de REVELES, José,  El affair Cassez. La indignante invención de culpables en México, México: Temas de Hoy, 2013.

[23] CASTELLANOS, Francisco, “ ‘Mamá Rosa’ abrió un nuevo albergue: denuncia Estrada Juárez” en Proceso, 12 de diciembre de 2014. Disponible en http://www.proceso.com.mx/?p=390541; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[24] GARCÍA, Carlos, “Acuerda Fox con Mamá Rosa reabrir La Gran Familia con el apoyo de Vamos México” en La Jornada, 21 de julio de 2014. Disponible en http://www.jornada.unam.mx/2014/07/21/politica/018n1pol; última consulta: 1 de marzo de 2015.

[25] “‘Te vas de Michoacán, con un Michoacán no resuelto’: Aristegui a Castillo” en Noticias MVS,  23 de enero de 2015. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=MKrIhY5ZoXs&index=10&list=FLlBsph_z9_-M3gn9lyCkLLQ; última consulta: 28 de febrero de 2015. En adelante, las citas provenientes de esta entrevista provienen de la misma fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s