Año 2049

 Escribe Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de edutop.mx

imagen de edutop.mx

.

“La  muerte  es  una  oscuridad  terca  que  nos  convierte  en  carroña. . . La  muerte  hace  perder  hasta  las  creencias. No  se  duda  cuando  una  está  en la  oscuridad,  nada  más  no  se  cree  en  nada  ni  en  nadie. . .”

De  Marina  Herrera <<El  cuerpo  incorrupto>> Ed. La Fragua 2007.

No  recuerdo  la  última  vez  que  suspire  así,  fue  hace  26 años, será  de  eso,  tampoco  olvido   cuando  me  llamo  desgraciada  y,  sin  embargo,  aquí  estoy,  más  de  una  pensará  que  soy  una  tonta.

Nadie  sabe,  al  menos  el  velador  y  personal  que  trabaja  aquí,  que  vengo  cada  semana.

El  próximo  año   cumplirá  73  años,  odio  los  días  festivos,  y  más  la  cursilería  que  despiertan  los  treinta y unos  de  diciembres.

No sé  qué  le  hizo  perder  su  memoria,  el  hecho  de  que  no  pudo  escribir  algo  que  trascendiera  su  propio  olvido,  algún   poema  que  leyeran  las  cuarentonas  a  sus  nietas,  o. . .  fue  cuando  le  propuse   vivir  una  vida  conmigo,  antes  de  que  la  muerte  nos  alcanzara,  y  aquí  estamos  una  vez  más, como  dos  completos  desconocidos.

Al  menos,  al  término  de  éste  maldito  año me  vuelvo  a  sentir  como  una  quince añera,  bieeen  alucinada   de  amor,  he  recibido  algo  muy  especial  de  sus  labios,  esos  labios  que  no  han  envejecido.

Hoy   puedo  ufanarme  que  este  31  de  diciembre  es  único  y  especial,  pues  desde   hace  9 años  que  tengo  viniendo  todos  los  lunes  de  cada  semana  a  darle  de  comer,  a  bañarlo,  lavarle  su  ropa  y  a  leerle,  me  volvió  a  llamar  como  solía  hacerlo.

Dama  dragón,  así  me  gusta  que  me  diga,  él  me  comentaba  siempre,  que  cuando  una  persona  le  pone  un  sobrenombre  a  otra  persona,  se  adueña  de  ella  para  siempre,  fue  cuando  descubrí  en  su  mirada,  por  un  instante,  al  hombre  que  despertó   los   suspiros  que  me  hacen  sentir  viva,  única  para  él,   esos  suspiros  que  me  susurran  que  estoy  enamorada.

Después  de  todo,  lo  único  que vale  la  pena  en  esta  existencia,  es  sentirse   amada  y  amar.

“Las  letras  se  desangraron,  empaparon  la  hoja  y  el  sobre.  Le  amé  mucho,  en  algún  tiempo”.

Marina  Herrera <<El   cuerpo  incorrupto>>.

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s