Mexicanos al grito de guerra

Escribe: Paco Robledo

Ha habido violencia, incendios, destrozos,  saqueos, interrupciones, bloqueos; actitudes que la sociedad mexicana cataloga como graves para el bien común. En este caso, se llora por la propiedad privada, que funge como objeto mediador  y necesario para el hombre y su declaración de violenta justicia. Las empresas se tienen que ver afectadas, con el cambio de humor en la sociedad en turno, no se esperaba menos.

2014 y la gente ya estamos hasta la madre de que nomás no pase nada. De que nos sigan dando de comer cagada a todos con la misma cuchara cada que los funcionarios hablan en público o ante las cámaras. Ya me cansé dice el puñetas de Karam con un cinismo que me dan ganas de romper la pantalla con la frente. Y luego porqué la violencia, porqué el instinto salvaje, si estos cada que hablan, nomás es para embarrarla más. El otro pendejo arribó el 16 de este mes, en la rueda de prensa que emitió, mencionó que hay que detener los actos vandálicos y buscar a los culpables. En su palabrería, que ni siquiera tiene la dignidad de escribir (sabrá Dios qué escritor-vaca-sagrada-asalariado se encargue de los discursitos) destacó los negocios con Australia y China. Me pregunto ¿A qué potencia le puede interesar  una negociación con un país que se ahoga en sangre y ensordece con gritos de ¡Justicia! y ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! mismos que tienen resonancia en gran parte del mundo? En estos momentos los únicos mandatarios interesados en México, son aquellos que quieren apoderarse de nuestras riquezas. Un Estados Unidos con su clásica bandera y el montón de súper héroes querrán venir a infundir la paz, y después a robarse todo, como ya los hicieron en la conquista los españoles. Pareciera que estás tierras están condenadas a al fatalismo. Y los líderes gubernamentales no ayudan en nada. Se van a cumplir dos meses de lo de Ayotzinapa, tres años de lo de Allende, Coahuila y a cuatro de lo de San Fernando, Tamaulipas, y no han hecho nada. Ni una prueba de que el presidente se vea interesado. Ese es una marioneta que actúa mal, de tras de esa imagen está la mera culpa.

La dominación del país pende de los millonarios. Ellos se encargan de dirigir el país por costumbres y necesidades materiales que la historia ha abastecido con la tecnología y la búsqueda absurda del conocimiento. Materia que nos ha llevado al inhumanismo, a la destrucción, a la burla, al individualismo, a la pérdida del humor, al trabajo desmedido, a la falta de tiempo libre, al sentido de culpa, al vicio, al ocio, a la indiferencia, al hubiera, a la desensibilización. Se ha perdido la capacidad de construir uno mismo su propia casa, porque ahora esas institucionalmente se venden,  construidas por académicos que cotizan caro el curriculum. Se va perdiendo la creatividad cuando empiezan a relegar a los no estudiados, embobándolos con televisión, comidas enlatadas, sitios para sociabilizar y el tan prestigiado día de descanso. A cambio de entregar la vida (mano de obra) por el resto de la vida. Lo que empezó como una experiencia económica, terminó siendo una ley. Todavía hay gente que cree que tiene que obedecer a ciegas su gobierno. Ya no señoras y señores, acaba de iniciar una nueva etapa en su México, y es tan nueva, que podría decir que inició hoy en la mañana. Consta de no quedarse callado, de expresar cuantas injusticias este narco-país no ha solucionado. Es hora de fumigar la ratonera y convertir a México en un lugar habitable, aún más.

Hay que revalorar la situación del dinero. Si cuesta cien pesos crear un billete de doscientos, para qué, si podemos canjear con piedras en la tiendita de la esquina. ¿Cuál es el caso de darse lujos y caprichos tan exuberantes como los que el jeque Alwaleed Bin Talal se da? con su fortuna, con su diez por ciento de las acciones de Disney Land París. Sólo en este mundo de lógica un hombre gasta 90 millones de libras para adaptar una capa de oro en su avión, como lo hizo el príncipe saudita. Mientras miles y miles caen muertos por un peso o un dólar. El dinero tiene un valor muy sucio, es el veneno de la humanidad. Hay que revalorar esa situación y quitar esa cantidad extravagante que ganan los políticos chocolateros aquí en México, donde la riqueza está mal repartida. Insisto que un lugar como éste, sólo se le paga más a los que trabajan menos. Filosofía del mexicano servidor público. Entre más gane y menos trabaje, mejor.

¿Vamos a declararle la guerra al PRI, al PAN y al PRD? una con armas contra el estado no nos conviene, carecemos de rigor militar, si lo adquirimos, vamos a terminar sacrificando a nuestra familia. ¿Más  sangre por una venganza de sangre? ese es un camino que lleva a otro vacío. La caída suena a Tatatá de Liliana Felipe. Vamos a terminar más sádicos que el narco. ¿Más de la misma contaminación? El arma es el aparato menos adecuado para la vida y el dialogo, si el caso es vivirla. No vamos a sacrificar a la familia, vamos a radicalizarla. Qué ideas políticas debo tener sí creo que es injusto asustar a un chofer de la Coca-Cola cuando los “estudiantes” le despojan los refrescos del camión y comienzan a esparcirlos entre la multitud que les rodea. Los “estudiantes” están haciendo una ruptura con la patriarcalidad que el veneno de la coca impone en la familia. El mundo trabaja ocho horas diarias para tener cocacola en la mesa. Se ha gastado más en la compra de ese producto y en las armas, que en cualquier cosa. Me parece buen acto joder con las empresas multinacionales, donde muchos necesitan de McDonald’s para existir. No justifico el asesinato de inocentes, lo que ya no se quiere es ver más charcos de sangre.  En el 68 faltaron armas, ahora faltan ideas. Todavía hay muchos enajenados entregándose a su Arte, cómo si eso les sacara de este puto mundo. No basta con ser buenas gentes, querer el bien común desde el confort. Hay que mancharse de todo, hay que salpicarse de la sangre que por ahí, hay que ver, aceptar, cambiar. No se coincide la idea de uno contra el mundo. Si Nietzsche mató al Dios particular, nosotros tenemos que matar al Dios individual. Mejor prosigamos con alzar la voz con el mismo grito, no para convencerlos de que no tienen razón de estar donde están y ganar lo que ganan. Que les de vergüenza y entreguen los cargos.  Los reorganizaremos con las propuestas de todos, formemos algo que nos convenga por igual, elijamos buenos líderes. Que haya beneficio en todos, ya nadie se va a dejar, si no conviene, no funciona. Hablo de hacer funcionar porque el poder es una máquina que necesita rearme.

Hay que practicar el jardín de techo y en el antiguo jardín plantar vegetales. Es un error aprovechar la guerra que tenemos de ganar para actuar como saqueadores, dejemos el villismo antes que se nos confundan con bandidos y viciosos. El vandalismo se pinta de otras intenciones. A veces los encapuchados son grupos de choque auspiciados por los partidos políticos mexicanos. Los mandan pelear, quemar y gritar cosas que comprometen a otros. De esa manera los policías se creen con el derecho de defenderse hasta matar(nos). No se tienta el corazón para estos sucesos. Se les pasó la mano cuando incendiaron la gasolinera, aun no hay quién dé la cara por la muerte de Gonzalo Miguel Rivas. Eso tampoco debe quedar impune, atentar con la vida de inocentes no tiene justificación.

Mejor jodamos a los políticos y a su forma de hacer política, jodamos a la industria y a toda su contaminación. Con un golpe de estado restauramos las leyes en México. Necesitamos la ayuda radical de todos para apoderarnos de las gasolineras estratégicamente para que no se cargue gasolina. Tenemos que detener la monotonía de los que caminan junto a la marcha, tenemos que hacer lo posible porque todos andemos por el mismo rumbo, y de eso nos tenemos que encargar todos. Solidaridad con aquellos que a veces no se dan el tiempo de leer un libro, pero que en sus instintos está la revolución. Por un cambio total y radical. Todos juntos si podemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s