Creo en ti

Escribe: Adolfo Huerta Alemán


 

“La  indignación  es  el  sentimiento  de  cólera  provocado  por  una  injusticia  escandalosa.  El  coraje  indignado  convoca   potencialmente  a  cambiar  el  estado  de las  cosas”.

Coordinadores Ricardo  Rapahel  y  Antonio  Cervantes <<El  México  Indignado>> Ed. DESTiNO 2011.

 

¿Vale  la  pena  escribir? ¿Servirá  de algo  gritar? ¿Qué  cambiamos  cuando  vamos  a  una  marcha? ¿Qué  le  pasa  a la  y  al  mexicano  común  y  de  a pie? ¿Estará  tan  distraído  o  qué  está  haciendo? ¿Acaso  ya  ganó  TELEViSA, TVAzteca, RCG  y  demás  periodicuchos  paleros  y  chayoteros? ¿Es  el  fin  de  la  Historia  ante  un  NarcoGobierno – Estado fallido que  nos  manda  mensajes   por  medio  de  sus  masacres,  para  decirnos  que  ellos  mandan?

¿Qué  sentimos  cuando  nos  llevamos   el  pan  a  nuestra  boca  para  calmar nuestra  hambre,  cuando  hay   padres  de  familia  que  no  ven  llegar  a  su  hijo? ¿No  sentirán  nada  aquellas  y  aquellos  que  tranquilamente  están  viendo  la  televisión,  sin  hacer  nada  ante la  situación que  vive  el  país? ¿Qué  pensarán  aquellos  que  se  resignan  y  se  conforman  con  una oración  para  pedir por  la  paz  en  México?

¿Qué  pasa  cuando  ya  nos  acostumbramos  a  ver  jóvenes  desollados  de  su  rostro  y  no  hacer  nada? ¿Cuándo  se  jodió  todo? ¿Quién  chingaos  nos  robó  la  valentía  de vivir  con  dignidad  y  con  libertad? ¿Depende  de  nosotros? ¿Nuestros  Estados  están  por  decirlo  de  una  manera  hipotecados  con  megadeudas  y  seguimos  sin  hacer  nada?

No  tiene  sentido  lo  que  hemos  vivido  en  las  últimas décadas  en  nuestro  país,  pero  cómo  mirar  a  México,  cómo  miramos  al  otro,  cómo  nos  miramos  a  nosotros  mismos,  después  de  todo  esto.

No   podemos  mirarnos  igual,  después  de  todo  esto,  estamos  llamados  a  tomar  una  actitud  que  responda  a  nuestra  realidad,  estamos  llamados  de  una  vez  por  todas  a  tomar  una  decisión  ética;  a  tener  voluntad  para  asumir  nuestra  responsabilidad  histórica.   No  están  solos,  no  estamos  solos,  nos  tenemos  el  uno  al  otro.  Recuperemos  la  capacidad  de  indignarnos  y  ponernos  en  los  zapatos  del  otro.

No  pierdo  la  esperanza  en  la  bondad  de  cada  una – uno  de  nosotros,  tenemos  que  despertarla,  eso  me  lleva  a  seguir  creyendo  en el  ser humano  y  en  su  capacidad  de  actuar  por  cambiar  el  rumbo  de  nuestra  Historia.

¡Esto  no  es  el  fin! Todavía  queda  nuestro  aliento,  todavía  quedan  muchas  marchas  a  las  cuales  hay  que  asistir,  todavía  tenemos la  tarea  de  abrir  preparatorias  con  sentido  humanista,  todavía  nos   queda  leer  manifiestos  donde  condenamos  cualquier  injusticia,  todavía  nos  queda  alzar  la  mirada  y  la  voz  por  el  otro  y  que  el  otro  se  involucre,  todavía  queda  que  nuestros  hijos  más   pequeños  despierten  en  otro  México   posible  y  mejor  del  cual  estamos  viviendo.

“Cuando  muere  violentamente  un  ser querido,  con el  alma  empiezas  a  cuestionarlo  todo: ¿qué  hice  mal? ¿A dónde se ha ido? ¿Qué propósito tiene  vivir  en  un  lugar donde  algo  como  esto  puede  suceder? Y  las  respuestas  llevan  a  otras  dudas.  Y  así  seguirá  ocurriendo  mientras  no  mostremos  las  agallas  para  abrazar  la  dignidad  propia”.

Julián  LeBarón <<El México Indignado>> Ed. DESTiNO 2011.  

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Anuncios

2 pensamientos en “Creo en ti

  1. Es demasiado fuerte lo que esta pasando. Quiero escribir todo lo que siento, pero es tanta mi indignación que no hay palabras que describan mi dolor, dolor que es de todas y todos, familiares y no familiares, que han perdido a un ser querido en manos de nuestros empleados, en los cual confiamos y pagamos por nuestra seguridad… ¿Aquién pedir protección, aquién?… Sino, que nosotros mismos tenemos que cuidarnos, unos a otros. ¿Cómo hacer para que toda esa gente que esta metida en sus casas tan indiferente, asuma su responsabilidad como ciudadano, o es que acaso tiene que pasar por algo tan doloroso para que reaccioné?.

    • Pues, no hay que desfallecer por buscar alternativas, para que más mexicanas y mexicanos se involucren. Gracias por darte tiempo para leer y para compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s