El último acto

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen tomada de zocalo.com.mx

imagen tomada de zocalo.com.mx

 

Tributo  a   Alejandro  Esparza  Farías

 

Última  llamada,  a  escena. . .

 

Estoy  actuando,  es  propio  de  mi  existencia  y  no  permite  errores  Nadie  me  avisó  que  de  esta  actuación no  la  iba   librar. La  escena  es  más  que  dramática,  digna  de  mí;  así  tenía  que  ser.

No  importa  el  cómo  morimos  sino  el  cómo   vivimos  y   del  cómo  aprovechamos  esa  puesta  en  escena  que  es  nuestra  propia   vida antes  de  que  se  cierre  el  telón.

Me  voy  desvaneciendo;  solo  quedan   los  aplausos  llenos  de  nostalgia  de  un   público que  también  morirá.

Mí  teatro  me  permitió  vivir  más  de  mil   historias  que  en  nuestra  efímera  y  pobre  existencia  no  me  hubiera  permitido.

El  personaje  me  lo  apropié  o  él se adueñó  de  mi  persona  para  llevarnos  por  caminos  de  libertad todavía  no  recorridos  y  descubiertos.

La  mirada  se  va  mezclando  con  la  tuya  para  formar   un  aurea  mágica  que  nos  lleva al  amor  no  vivido  y  que  estamos  por  vivir.

Cada  actuación   era   una  liberación  que  sólo  la  podía  vivir  en  cada   obra.  He  aquí  la  necesidad  de  actuar  hasta  llegar  a  mimetizarme  al  personaje  y   a  su   historia para  lograr  la  perfección   y  darme  cuenta  que la  perfección   es  asquerosa  en  sí  misma.  Empero, en  eso  consiste  el  teatro,  en  liberar  nuestra  alma,  he  aquí  su  esencia.

De  mí  dirán  que  soy  un  villano,  un  cómico,  dramático,  bipolar,  un  héroe,  un  activista. Después  de  mi  muerte  hablarán  lo  que  quieran,  pero  jamás  que  traicioné  los  valores  trascendentales  del  arte  de  actuar  en  cada  obra  que   tuve  delante  de  mí.

Tengo  la  bienaventuranza  de  ser  un  espíritu  libre, un libre  pensador  que  me  llevó  a  mi  mejor  actuación; la  de  atreverme  a  vivir  en  plenitud  sin  ninguna  cadena  que  esclavizara  mi  ser  y  alzar  mi  voz para  encarnar  al  mejor  personaje  que  pude  interpretar  en  mi  vida; ese  personaje  fue  él,  tú,  yo,  nosotros.

Ese  domingo  nos  encontramos,  nos  miramos,  te  reconocí  en  una  de  mis  tantas  actuaciones,  nos  atrevimos  a  entrar  a la  obra  más  inhumana:  la  injusticia,  y  tratamos  de  actuar  para   cambiar  el  fin   de  la  historia.  Ahora  solo  cenizas,  son  las  que,  como  polvo  cósmico,  iluminarán  mi  actuación  más  importante;  la  de  descubrir  si  existe  la  eternidad.

Aunque  debo  decirlo,  tuve  la  dicha  de  conocer  la  eternidad  en  tus  bellos  ojos,  en  esa  mirada,  que  no  sé  qué tantas  cosas  me  decía.  Espero  tener  ahora  el  tiempo  suficiente  para  recorrer  este  nuevo  camino… para  descifrar  tu  enigmática  mirada.

“Ser  Otro,  es  extender  mí  compromiso  con  el  mundo”.

Alejandro  Esparza  Farías  en  <<Un  Actor  y  su  Brevedad>>

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

Anuncios

4 pensamientos en “El último acto

  1. Muy bello, las personas se recuerdan x lo que hicieron en vida,su personalidad,su amistad;lo que nos dejan de recuerdo, lo bello y bueno que aportaron a nuestra vida,no x la forma que partieron…a un año de su partida y dos de mi querido “D2” #CésarSalas

  2. Personas como el no deberian irse tan pronto. Diosito lo tenga en su santa gloria. Y me lo deje a ud. Padre Gofo muchisisimo tiempo ud. Ha sido una luz en mi camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s