La paradoja de llamarse Dios

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

“La  teología  del  siglo  XX,  al  menos  para  mí  ya  no  podía  tener  futuro”

<<Conversaciones  con  Hannover  y  Barth  (Teólogos)>>  

 

La  palabra  “Dios” sigue  teniendo  vigencia  hasta  nuestros  días,  o  cuando menos  se  sigue  mencionando  en  la  mayoría  de  nuestros  círculos,  sean  intelectuales,  en la  sobremesa  de  la comida  de los  domingos, incluso  en  las  películas  pornográficas  la  frase   que  más  se  menciona  es  la  de: “Oh  Dios  mío”.

¿Quién sale  beneficiado  de  que  el  nombre  de  Dios  esté  en  nuestras   bocas? Creo,  que  nadie,  pero  lo  que  si  hay   que  pensar,   es  sobre  el  futuro de  la  teología  y   de  las   Iglesias  tanto  católicas   y   como  cristianas.

El   discurso  de la teología  a  lo  largo  del siglo  XX  fue  casi  la  de  defender  la   existencia  de  un  Dios,  pero  hoy  en  día  la  reflexión  teológica  tendrá  que  apostarle  a  favor  del  <<ser humano>>.  Si  queremos  ver  la  teología  en  el  futuro  tendremos   que  partir  de la  bondad  y la  belleza  del  ser humano,  de  la  solidaridad,  de  la opresión  y  de  la  liberación  que  siguen  buscando  muchas  y   muchos.

Tenemos  la   responsabilidad   de  partir  de una reflexión  teológica  más  encarnada,  más   realista,  que  parta  de  lo  más   cotidiano  de  nuestra  gente,  y  no  seguir  repitiendo   grandes  tratados  sobre  dogmas,  el  discurso  teológico  tiene  que  partir  en  defensa  de  lo  humano  y  de  su  creatividad  divina  que  cada  una – uno  de  nosotros  tenemos.

Hay  que  tener  en  cuenta  el  contexto  experiencial  cultural  y  social,  que  se  vive  hoy    en  nuestras  sociedades.   Estamos  llamados   abrirnos  a   una   teología   crítica  y  que  llegue  a  la  conciencia  del  ser humano  y  que  éste  se  sienta  identificado,  o  cuando  menos  responder  a  sus  miedos,  enajenaciones  y  dudas  que  vive  el  ser humano en esta  época.

La  reflexión  teológica  hoy  en  día  tiene  que  tener  sentido  ecuménico,  ser  cristiano   en  estos  tiempos  es  tener  la  capacidad  de  apertura  para  el  diálogo  con  otras  formas  de  creer  y  de pensar.

Creo  que  nadie  se  beneficia  de  la  palabra “Dios”  siga  en  nuestras  bocas,  pero  sí   nos  lleva  a  reflexionar  que  si  pronunciamos “Dios”  es   porque   hay  en  el  ser humano  esa  sed  de  trascendencia   de  conectarse  con  lo  divino  que  descansa  en  él  y  llegar  a  la  verdadera  liberación  para  poder   vivir  esa  plenitud   existencial,  a  la  cual,  todas  y  todos   podemos  llegar  a  vivir.

“La  teología:  es  la  fe  solidaria  con  el  tiempo,  de  ahí  la  necesidad  de  estar  abiertos  al  propio  tiempo”.

<<Teólogo  católico M. D. Chenu>>

 

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor    

Anuncios

4 pensamientos en “La paradoja de llamarse Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s