¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi…

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

.

imagen de artistasdelatierra.com
imagen de artistasdelatierra.com

 .

“La revolución cultural,  es la  que  está  dispuesta  a  transformar  mentes, 
las  costumbres, los  valores  y  la  forma  de  vivir  de las  personas”.
<<Carlos  Granés:  El  puño  invisible – Arte, revolución  y 
un  siglo  de  cambios  culturales>> Ed. Taurus 2011.

 .

Cada  generación  se  cree  protagonista  de  su  historia  y  de  poder  cambiarla:  ilusos  dirán   algunos,  pero  mal  harían  en  no  creerse  protagonistas  de  su  momento  histórico  que  les  tocó  vivir,  si  cada  generación  no  se  creyera  responsable  de  su  protagonismo  histórico,  creo  que  no  llegaríamos  a  ningún  lado  o,  no  evolucionaríamos  como  Humanidad.

¿En  dónde  nos  ubicamos  las  y  los  de  nuestra  generación? ¿Hacia  dónde  vamos? ¿Estamos  aportando  algo? ¿Somos  parte  del  cambio?

Se  nos  dice  que  somos  hijos  de  la Caída  del  muro  de  Berlín,  del  derrumbamiento  del  socialismo  real  a  nivel  mundial.

Que  somos  blanco  fácil  del  consumismo,  se  dice  que  todo  lo  que  se  vende  es  inventado  para  el  mercado  joven – adulto “Compra más, la  vida  es  corta”.

Que  estamos  abusando  de  los  recursos  naturales  y  los  usamos  sin  medida,  ni  preocupándonos  por  los  que  vienen  atrás  de  nosotros.

Somos  testigos  pasivos  del  cómo  la  era  digital está  cambiando  nuestras  relaciones  humanas.

Nos  invade  la  impotencia  del  cómo  la  economía  se  va  imponiendo  como  valor  absoluto,  y  cada  vez  arrasa  con  los  derechos  laborales  de  nuestra  gente  trabajadora,  se  ve  menos  en el  trabajo  como  un  medio  digno  para  obtener  beneficios  para  una  vida  más  tranquila  y  satisfactoria.

Vemos  como  todas  las  instituciones  nacidas  del  período  de la  Revolución  Francesa,  de  la  época  de  la  Ilustración,   el  Estado  moderno  y  su  economía  están  en  una  profunda  crisis,  esto  es  un  <<parteaguas  civilizatorio>>;  a donde  quieras  que  volteas,  la  crisis  está  presente,  con  mayor  o  menor  intensidad se  hace  presente:  graves  turbulencias  económicas,  supuestas  guerras  contra  el  narcotráfico,  inoperancia  de  los  partidos  políticos,  movilizaciones  sociales  crecientes,  aumento  de  despojo,  más  enajenación  a la  televisión  y  a  su  entretenimiento  chatarra,  más  miseria,  crece  la  represión  del  Estado  hacia  la  ciudadanía  comprometida  y  actora,  cada  vez  más  se  criminaliza  la  protesta  social.

Las  y  los  que  pertenecen  a  una  religión,  también  nos  han  desilusionado,  vemos  a  flor  de  piel que  no  viven  ninguna  congruencia con  los  fundamentos  de  sus  iniciadores  que  eran  unos  verdaderos  místicos:  sus  palabras  iban  acompañadas  de  acciones  muy  concretas,  las  instituciones  nacidas  de  las  religiones  también  están  pasando  por   una  profunda  crisis.

Claro,  que  esta  generación  también  hay  cosas  propositivas,  pero  esas  te  tocan  a  ti  descubrirlas  y  potencializarlas   para  que  se  vayan  propagando.

¿Podremos  cambiar  algo,  las  y  los  que  pertenecemos  a  ésta  generación?  ¿Queremos  de  verdad  un  cambio?  ¿Cómo  y  para  qué  provocaríamos  un  cambio?  ¿Qué  tanto  estoy  dispuesto,  para  asumir  mí  protagonismo  para  generar  ese  cambio?  ¿Hasta  dónde  estoy  dispuesto  para  salir de  mí  confort  e  individualismo  y  sumarme  a  gente  que  le  está  apostando  al  cambio  que  necesitamos?  ¿Hacia  dónde  nos  dirigimos  con  ese  cambio  que  provocaríamos? ¿Y,  para  qué  queremos  un cambio?

¿Somos  hijas  e  hijos  de  la  desilusión? Aquí  en  México  diríamos ¿Somos  hijos  de la  chingada  desesperación? Si  así  lo  fuera,  esto  no  es  determinante,  pues  tenemos  libertad  de  elegir  y  el  poder  de  nuestra  voluntad,  para  apostarle  a  un  verdadero  cambio  y  decir  con  nuestras  acciones,  que  no  todo  está  dicho ¡Que  la  lucha  está  por  comenzar!

“El  nuevo  protagonista  de  las  futuras  revoluciones  culturales  y  sociales: el  joven  insatisfecho”.

<<Carlos  Granés – El  puño  invisible>>

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

gofoman@hotmail.com

Twitter  @GofoAutor

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s