El discurso del Amo

 Escribe: Adolfo Huerta Alemán 

.

imagen de artistasdelatierra.com

imagen de artistasdelatierra.com

 .

“Un  continuo  susurro  te  obliga  a  cuestionarte  qué  sigue,  qué  se  espera  de  ti”.
De  Gerardo  Laveaga  de su novela <<Justicia>> Ed. Alfaguara 2012.

     .

Aquella  comunidad  la  dirigían  6  ancianos:  el  anciano  del  gobierno  era  el   primero  que  le  rendían  tributo  con  impuestos,  le  seguía la  anciana  de  la iglesia,  otra  anciana  era  la  educación,   una  que  se  imponía con  mayor   fuerza  la  anciana  de  la  economía,  el  anciano  de  los  medios  de  comunicación  y  el  anciano  del   ejército, éste  último  era  usado  para   poner  orden  cuando  era  necesario  imponer  la  ideología  en  turno,  por  medio  del   terror  y   del  miedo.

Esos  viejos   y   viejas  pregonaban  controlando  todo  en  el  pueblo,  se  ayudan  unos  a  otras  para   mantener  su  status quo   y  su  poder.

Día   a   día  no  descansaban  de   repetir   la  versión  de  su  historia  por   todos  los  medios,  del  cómo  habían  fundado  el  pueblo  y  que,  a  ellos  les  debían  toda  obediencia  y  lealtad  absoluta   a  sus  mandatos  y  leyes.

Se  sentaban  juntos  a  comer,  se  burlaban  del  cómo  el  pueblo  los  mantenía  en  sus  pedestales.   Planeaban  del  cómo  hacerles   creer  al  pueblo  que  tenían  poder  sobre  ellos,  les  hacían  creer   que  la  democracia  era  del  pueblo,  lo  único  que  se  hacía,  era  mantener  sus  intereses  mezquinos.

De  vez  en  cuando,  les  hacían  creer  que  entre   ellas  y  ellos  eran  enemigos,  que  unos  defendían al  pueblo,  pero  en  realidad,  solo  actuaban  en  contubernio   contra  el  pueblo.

Una  vez,  alguien  se  atrevió  a  romper  con  esa  paz   falsa  y  simulación  que  se  vivía  en  ese  pueblo,  era   todo  un  sistema  de  complicidad,  donde  todas  y   todos  colaboraban,  se  protegían  unas  a   otros.

Fue  uno  de  tantos  que  descubrió  todo  este  juego   de  poder.

Lo llevaron  al  Tribunal  de  los Ancianos  para  ser  juzgado   por  sus  delitos,  se  le  acusaba  entre  otras  cosas,  de  promover  ideas  contrarias  a  las  que   por   siglos  enseñaban  las   y  los  ancianos.

La  manera  que  tienen  controlado  al  pueblo   por  medio  de  la  anciana  de  la  educación,  con  la  ayuda  de  la  anciana  de  la  iglesia,  pues  estas  llegan  a la  conciencia  y  al  corazón  del  ser.   Su   filtración  entre  los  individuos  era  muy  sutil  y  muy   paternalista,  en  esto  ayudaba  muy  bien  el  anciano de  los medios  de  comunicación,  es  el  más  manipulador  de  todos,  pues  es  un  miembro  más  de   las  familias  que   formaban  aquella  comunidad.

Las  y  los  ancianos  comenzaron  su  veredicto:  aquí   todas  y  todos  cumplen  una  función,  esto  es  lo  que  importa,  seguir  guardando  el  orden  establecido  por  nuestros  antepasados   y  dioses.

Así  que  tú  dedícate  a   creer  ciegamente  sin   cuestionar,  para  obedecer  sin  decir  nada,  de  lo  que  nosotros  enseñamos.

No  puedes  opinar,  mucho  menos  pensar,   tus  pensamientos  personales  no  debes  de  decirlos  en  las  plazas  públicas,  esos  guárdatelos  para  el  ámbito  de  lo  privado.

No  puedes  poner  en  duda  lo  que  nuestro   anciano  mayor  el  gobierno  dice  en  sus  discursos,  mucho  menos  recordar  sus  fraudes,  masacres,  robos,  mega deudas,  genocidios.

Hoy  por   hoy   la  anciana  de  la  economía  rige  nuestras   vidas,  tú  eres  uno  más  en  este  gran  engranaje,  sólo  eres  una  pieza  más  que  nos  mantiene  y  conservas  nuestra  posición  ante  el  pueblo;  tú  dedícate   a  traernos más   dinero  para  seguir  pagando  tus   impuestos.

Todo  te  está  permitido,  siempre  y  cuando  lo   hagas  en  lo  oscurito,  actúes  oculto  ante  los  demás,  te  está  permitido  seguir  fortaleciendo  el   secretismo  que  por  siglos  nos  ha  mantenido  donde  nos  encontramos  y  nos  ha  dado   impunidad  ante  la  verdadera  justicia.

No  te  está  permitido  sobresalir  ante  los  demás,  mucho  menos  ante  nosotros,  pues   darás  algo  que  es  muy   peligroso:  esperanza,  ésta   es  nuestra  peor  enemiga,  pues  motivas  despertar  a  los  demás  y  los  motivará   a  creer  que  las  cosas  pueden  ser  de  otra  manera  y  no, la  que  hemos  enseñado  nosotros.

Tú  no  importas,  mucho  menos   tu  protagonismo.

Si  cumples  esto,  serás   orgullosamente  parte  de  nosotros   y  de  nuestras   instituciones  que  siempre  tienen  la  verdad  y  buscan  el   bien  de  nuestra   hermandad.

Ubícate  y  compórtate  como  te  orientamos  nosotras  las  ancianas   y  ancianos,  nunca  nos  equivocamos.

¡Cúmplelo  y  serás  grande  ante  nuestros  ojos  y  serás  parte  del  paraíso  que  siempre  hemos  prometido  al  pueblo!

¡Bienvenido!

“Las  leyes  son  como  las  telas de arañas: aprisionan a los pequeños  y  a  los  débiles.  Los  ricos  y  poderosos,  sin embargo,  las  rompen  cuando quieren”. 

Anacarsis (siglo 6 a. C.)

Facebook  Adolfo Huerta Alemán

Twitter  @GofoAutor

gofo007@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s