Recuperando nuestro espacio

Escribe: Adolfo Huerta Alemán

 Sociedad

 

“El indio como el fraile  y  el  conquistador  tuvieron que someterse  al  dictado de la Corte,  y  junto  con  la  nobleza  parásita  y  sus  leguleyos,  llegó  también  el  brazo  inquisidor  de  una  Iglesia  cada  vez  más  alejada  del  legado  de  Cristo”. 

Leonardo Da Jandra. De su libro <<La mexicanidad: fiesta y rito>>. Editorial Almadía 2012.

 

Vivimos en una sociedad secuestrada por los intereses de unos cuantos políticos, que nos entregan día  a  día  a la  voracidad  del  libre mercado  de  las  grandes  corporaciones.

Cada vez nuestra  gente  se ahoga en una masa consumista,  conformista  y  alineada por los grandes  consorcios  televisivos.

En  un  cambio  de  época  como  en el  que  nos  encontramos,   nos  estamos  reinventando,  nos   redescubrimos, pero hay  algo  que permanece:  es  nuestra  identidad,  nos  recuerda  el  gran  filósofo  contemporáneo mexicano  Leonardo Da Jandra.

Como  mexicanas  y  mexicanos  que  somos,  nos  comparte  Da Jandra;  son  nuestras fiestas, nuestros ritos, por citar dos rasgos que se ven a flor de piel en nuestra cultura  lo que  nos  da  identidad.   Esto   va  formando  nuestra  identidad  y  nos  da  un  fundamento  para  nuestra  existencia,  esto  nos  lleva  a  la  reflexión  de  dónde  venimos  y  hacia  dónde  vamos.  Esto  es  bueno  y  nos  va  ayudar  a trabajar  una  auténtica  solidaridad;  tener  una  identidad  y  conocerla  es  de  gran  ayuda  para   evolucionar.

Ante  la  riqueza  que  tenemos  como nuestro  México,  con  tanta  pluralidad  cultural  y  también  nuestras  grandes  diferencias ¿qué  nos  da  identidad  el  día  de  hoy? (siempre  que  comienzo  a  escribir,  me  quedo  pensando  aún  más, con  más  preguntas,  que  con  respuestas).

Iré  a  una  tarea  a  más  corto  plazo y  urgente ¿Qué  nos  une  hoy  en  día  a las  y  a  los  mexicanos? Para  comenzar  a  construir   y   vivir  el  otro  México  posible.

Lo  que  seguirá  fortaleciendo  nuestra  identidad  y  le  dará  significado  a  nuestra  contemporaneidad:  es  trabajar  por  la  promoción de <<nuestra ciudadanía>>.

Las  y  los  ciudadanos  asumamos  nuestra  responsabilidad  histórica;  somos  ciudadanos  las  24  horas,  y  no,  nada  más,  cuando  vamos  a  votar   en  alguna  elección.

Nuestros  antepasados,  nuestra  Historia,  la  Conquista,  la  religión  católica,  forjaron  nuestra  identidad,  pero  hoy  como  ciudadanas  y   ciudadanos (como  urbanitas = los que vivimos la urbanización de nuestros pueblos pequeños se van convirtiendo en grandes urbes) que  se  van  formando  de  personas  de  diferentes  partes  del  país,  incluso  extranjeros.

Lo  que  nos  va  a  dar  unidad  a  todas  las  diferentes  formas  de  pensar,  de  creer,  de  actuar,  no  va  ser  la  religión,  las  iglesias,  mucho  menos  la  partidocracia.

Hay  que  enfocarnos  en  nuestra  creatividad  para  lograr  un  punto  de  unión  entre  nosotros;  es  apostarle  a  una  ciudadanía  adulta,  pensante,  crítica  y  más  participativa.

Si no hacemos esto, seguiremos  perdiendo las riendas de nuestro destino  y  nos  seguiremos  convirtiendo  en  una masa acéfala  y  muy  fácil  de  manipular.

Es  la  y  el  ciudadano  de a pie,  que  lograremos  la  unión  con  los  otros,  juntos   haremos posible  este  proyecto.

Desde  su  hogar,  donde  vive  el  amor  y  la  sabiduría;  el  tesoro  de  sus  generaciones,  donde se forman  nuestras  personas;  libres  y  pensantes,  por  lo  tanto,  ciudadanas  y  ciudadanos  comprometidos  con su  contexto  histórico.

Trabajar  cada  quien  con su identidad  y  complementarla  por  una sociedad  adulta,  es  y  será  la  mejor  garantía  contra  la  indiferencia,  contra  las  injusticias  y  la  intolerancia  que  seguimos  arrastrando  desde  tiempos  ancestrales.

El  egoísmo  y  la  intolerancia  son  el  motor  principal  de  odios,  de  condenas  que  aún  persisten  en  nuestra  sociedad  y  que,  en  más  de  una  ocasión,  han  provocado  las  guerras  y  persecuciones.

La  sabiduría  generada  a  la  largo  de  nuestra  Historia  y  la  vivencia  del  amor  en  nuestro  espacio  familiar,  es  y  será  lo  que  nos  liberará   de  las  instituciones  patriarcales   y  tiránicas   como  la  Iglesia  y  el  Estado.

No  olvidemos  que la  Iglesia  y  el  Estado  cuando  han  usurpado  la  función  sagrada  de  la  familia,  el  proceso  civilizatorio  entró   en  una  fase  de  oscurantismo.

El  hambre  de  poder  de  nuestras  cópulas  religiosas – eclesiales  han  desvirtuado   las  más  puras  revelaciones  y   las  han  convertido  en  una  rumia  absurda  y  antievolutiva.

Es  cuando  nuestras  instituciones   se  convierten  en  cadenas  que  nos  esclavizan  a  nuevas  maneras  de  someternos  y  más  sutiles,  en  lugar  de  ser  un  lugar  y  un  espacio  donde  se  viva  verdaderamente  el  amor  liberador,    que  nos  lleve  a  un  verdadero  desarrollo  humano  y  experimentar  una  vida  llena  de  plenitud.

La  renovación  de la  religión – de  las  iglesias,  no  será  resultado  de  una  nueva  revelación  o  el  “fruto  de  alguna  reunión de  clérigos”  éstos,  solamente  son  una  jerarquía  parasitaria que  seguirán  inventando  nuevas  artimañas,  para  seguir  manteniendo  su  confort,  junto  con  los  políticos.

“Cuando  la  adoración del  hombre  hacia  Dios  sea  directa  y  esté  matizada  de  agradecimiento  y  amor,  la  ritualidad  será  algo  tan  elemental  y  simple  como  hoy  lo  es  el  respirar.  Entonces  ya  no  tendrá  sentido  la  vacía  ceremonialidad  actual,  y  en  el  hogar, la  calle  y  la  escuela  sólo  habrá  un  único  mandato:  la  fe  en  Dios  como  única  salvación  y  hermandad  entre  las  mujeres  y  hombres  como  único  principio  moral”.

Leonardo Da Jandra <<La  mexicanidad: fiesta  y  rito>> Ed. Almadía 2012.  

 

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán

Twitter @GofoAutor

gofo007@hotmail.com  

Anuncios

2 pensamientos en “Recuperando nuestro espacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s