Año 2014: Momento crucial para la educación en México

Escribe: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

.

imagen de cai-mb.blogspot.com

imagen de cai-mb.blogspot.com  

.

En tiempos recientes el tema sobre la educación en México ha sido un tema relevante en cuanto a las políticas públicas en nuestro país; amas de casa, profesores, investigadores y diputados han dado su versión de los hechos; también los medios de comunicación.

¿Cuál es el panorama de la educación en México? ¿La Reforma Educativa como un simple cúmulo de buenos propósitos? ¿De nuevo la utopía se impone? El conflicto siempre se ha de revelar: una cosa es la propuesta teórica y otra cosa es la realidad. Una cosa es la utopía propuesta por la Secretaría de Educación Pública en México y otra cosa es el diario vivir del alumno en su proceso de enseñanza aprendizaje y otra cosa también es el diario vivir del docente que se “enfrenta” a ese alumno que ha permutado en los últimos veinte años.

¿Cuál es la propuesta actual de la educación en México? ¿Cuál es el panorama? La educación en México constantemente está cambiando, desde una educación “socialista” de los años cuarenta, pasando por una educación conductista, luego una educación “progresista” hasta lo que tenemos hoy en día: una educación atravesada por un enfoque por competencias con ínfulas de educación inclusiva: “Educación para todos”.

La educación en México está viviendo un momento histórico, un momento cumbre a través de la “Reforma Educativa”; planteemos la interrogante que ronda en cualquier mesa de trabajo: ¿Cuál es el sentido de dicha Reforma?

La propuesta de los personajes que tienen en sus manos el derrotero de la educación en México es convertir las escuelas en “ambientes de aprendizaje” y para ello, como primer paso, han propuesto los denominados “Consejos Técnicos Escolares” que consisten en reuniones de una vez al mes de todo el personal de la institución educativa.

El Consejo Técnico Escolar (C.T.E.) es una propuesta de la Secretaría de Educación en México. El C.T.E. está pensado para fungir como un espacio de oportunidad idóneo en donde se puedan fortalecer las capacidades de la institución educativa con el objetivo de mejorar los aprendizajes. Cabe señalar que dichos espacios de análisis y reflexión ya no giran nada más (o no deberían) en torno a la trasmisión de conocimientos: el interés en la actualidad no solamente se limita a las actividades propias del aula sino a la escuela como conjunto. Construir una “comunidad de aprendizaje” en donde los docentes toman en sus manos el destino de la escuela. ¿Por qué estar en contra de dicho axioma? ¿Será quizá por el temor de no saberse responsable y capaz de semejante reto?

La idea de educación en la actualidad dista mucho de las propuestas que en su momento rigieron los lineamientos por los cuales se guiaba cualquier institución educativa; ahora la innovación radica en que el aprendizaje no se limita simplemente a la reproducción estéril del conocimiento: dadas las circunstancias por las que atraviesa la civilización y las características propias de la globalización, la educación se reparte en cincuenta por ciento aprender a aprender y el otro cincuenta por ciento aprender a convivir. (Sin olvidar las competencias para la vida, los aprendizajes esperados, estándares curriculares, principios pedagógicos, perfil de egreso).

El discurso que impera dentro de los representantes de esta nueva propuesta tiene que ver con constructos como la calidad, inclusión, equidad, educación para todos. Enfoque de inclusión.

¿Qué hace diferente la Reforma actual a las reformas que en su momento tuvo la educación? La reformas educativas de antaño fueron en lo pedagógico, la actual viene a reformar las bases, la estructura, el juego en el que todos participamos. Eso ha quedado asentado en la reforma al artículo tercero; ahora el que quiere ser docente no será por herencia, por tradición, por un resultado en la compra-venta de alguna plaza o por “compadrazgos”. Ahora la propuesta es que el que está frente a los alumnos sea resultado de un mérito, que esté capacitado e impregnado del rol docente, del saber docente, orgulloso de pertenecer a este cambio tan trascendental que estamos viviendo en la educación en México.

¿Cuál es la realidad de la educación en México? El ochenta por ciento de los alumnos que terminan la educación básica presentan resultados que están en la franja de “insuficiente y elemental”. Las reglas del juego indiscutiblemente deben de cambiar. El sistema educativo está agonizando, cualquier cambio a estas alturas es preferible.

Con la Reforma Educativa se pretende valorar la capacidad profesional del docente, el estar frente a los alumnos sea fruto de sus méritos y no un compadrazgo. La Reforma tomará en cuenta el desempeño, las capacidades, la entrega, la idoneidad. La evaluación al docente se centrará en su capacidad de ejercer con competencias claras su función. La intención es dar paso a la “Meritocracia” que tanta falta hace en cualquier sistema institucional.  Dejar atrás esos “Usos y costumbres” en donde la plaza docente se heredaba, se vendía o se pactaba a través de canonjías. La propuesta de la Reforma Educativa es valorar el desarrollo profesional docente.

Otro de los puntos torales de la Reforma Educativa es la “Autonomía escolar”. Estos aires nuevos que se pretenden vienen a impulsar la creatividad, la innovación en estrategias, la participación crítica y autónoma del docente y apertura al padre de familia, partiendo de lo que Silvia Schmelker denominó como “Escuela singular”, tomando en cuenta el axioma de que cada escuela necesita resolver sus problemas de manera distinta. Singularidad y creatividad.

¿Cuál es el fin último de la educación? No hay que perder la brújula, el sentido y el destino final de la educación es el logro del objetivo colectivo plasmado en la consecución de la meta educativa: “Que los alumnos al egresar sean capaces de desempeñarse como ciudadanos de una sociedad democrática”. Habrá que empezar a formar primero esa “sociedad democrática” en donde sean bien recibidos los alumnos que egresan de las escuelas, mismos que serán los creadores de dichas sociedad que anhelamos. Juego dialéctico socializador. Lograr también que los egresados sean capaces de seguir aprendiendo a lo largo de la vida,  alumnos dotados de los instrumentos para aprender.

El reto está allí. Asumir el reto es cuestión de actitud. El reto sirve para crecer. ¿Utopía? Quizá, pero ¿para qué sirve la utopía? (como bien dijera el poeta) precisamente para eso, para caminar.

Autor: Carlos Arturo Moreno De la Rosa (Monclova, Coah. Mx.)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s