Los e-Datos

Escribe  Marko Eskalante

.

imagen tomada de eldiario.deljuego.com.ar

imagen tomada de eldiario.deljuego.com.ar

.

Cuando tomo espacios; como quien dice: “paro mi carro”; paladeando un rico café, a veces, me viene a la cabeza el constante abuso que existe por parte de organizaciones de todo tipo, en su apuesta a la ignorancia de la gente en los “e-servicios” y la actitud tan ventajosa que toman frente a la mayoría de la población.  También me molesta la apatía de la gente que dentro de su incultura opta por no pensar, principio de la no acción; cuando he increpado a algunos con el tema, es común que realicen un ademán parecido al dolor de cabeza y se nieguen a escuchar.

¿A qué me refiero?, a las tantas y tantas compañías que colectan datos de sus clientes y luego utilizan ésta información para dejarles caer una lluvia publicitaria de los productos y servicios que mas anhelan pero como seguramente no podrán comprar, les aparejan una línea de crédito con microabonos y megaplazos, algo muy similar a la técnica de mercado que utilizan los casinos para producir la ludopatía.

¿Cómo funciona?, Primero te atraen con servicios y productos “gancho” consistentes en básicos ultra necesarios, cosas de lo que no se puede prescindir, una vez adentro te “regalan” membresías, tarjetas de descuento, tarjetas de puntos, monederos, etc… y “scuash” cierran la pinza; porque para poder obtener tu tarjeta necesitas dejar: nombre completo (obvio), tu fecha de nacimiento (pa’ saber que eres mayor de edad), copia de tu credencial del IFE (pa’ saber que eres Mexicano), ya nada mas firmas y….. “listo” cumpliste con los “mínimos requisitos”, ya puedes aprovechar todas las promociones que tu tarjeta te da con su premio de bienvenida; peeerooooo… la agrupación ya tiene: Tu nombre, tu RFC, tu CURP, tu IFE, tu domicilio (¿a dónde te van allegar tus estados de cuenta?), tu edad, tu correo, tu firma, tu huella dactilar y próximamente tus gustos, tu capacidad de compra, tu rutina de compras y tu cuenta bancaria; pero poniéndonos un poco más paranoicos pueden obtener tu filiación (talla, peso, color, etc..), tus estados de ánimo a cada visita, fotos y filiación de tus acompañantes, auto, casa y trabajo; todo eso se puede conseguir con un poco más de “acercamiento”; y no falta el bruto (perdón por el adjetivo) que se une a la cuenta de Facebook de la empresa, arrastrando todas sus fotos, las de sus “cuates”, las de su familia, a veces hasta fotos de su casa por fuera y por dentro, y si le seguimos más, no falta el re-bruto (nuevamente perdón) que se compra su “Smartphone” y nunca le desactiva el “GPS” o el “IP/ID” que usa Facebook para saber desde donde se conectan y con eso describen una rutina de sus rutas y lugares visitados, mientras tenga pila la “chancheta” telefónica.

La verdad no se por qué y para quién escribo todo esto (siiii, para Letras del Norte, pero quiero decir las personas), es de saber que las personas que entran a internet a algo más que el Facebook, son personas de un nivel pensante mejor y éstas personas ya hace muucho que entendieron los que escribo, por lo tanto ¿cómo penetrar el mensaje hacia los demás?.. pos con la ayuda del lector.

¿Que por qué me preocupo?:

Primero.- El descontrol de la información; una vez creada la base de datos (juntar y ordenar la información para sus uso por computadora) existen muchas formas de traficar con ésta, la más común es los “servicios de mercadotecnia” que éstas organizaciones ofrecen a sus “socios comerciales” garantizándoles (y no mienten) el efectivo posicionamiento de sus productos; otra es que “venden” los datos a otras compañías (y a veces hasta les cobran por actualizarla cada tiempo), éstas compañías se les denomina “grises” porque no está claro el uso que le darán a los datos de las personas, éstas compañías “grises” a su vez pueden vender la información a verdaderas compañías “negras” que utilizan la información para triangular las posiciones de sus “enemigos” o los mejores objetivos (personas) para crearles daños colaterales y desestabilizar el objetivo; en el menos peor de los casos el gobierno utiliza ésta información para rastrear delincuentes o verificar la identidad de los ciudadanos que solicitan documentos oficiales y de máxima seguridad como los pasaportes; uno nada bueno es el uso que le dan los bancos para ubicar deudores, utilizando sus referencias y beneficiarios (de la solicitud) como nombres, teléfonos, correos, etc.. y a través de ésta información establecer un cerco físico; los últimos jugadores que se han integrado son las instituciones educativas (si, leyó bien, e s c u e l a s) de índole pública y privada que a cambio de “quien sabe qué”, entregan los datos de sus alumnos incluyendo domicilio, CURP, matrícula, edad y fotografía; bajo el cobijo de las autoridades gubernamentales y ni quien diga nada.

Segundo.- La salud mental de las personas, este tratamiento estadístico tan personalizado que se le está dando a las ventas, está produciendo en muchas personas manías compulsivas de un consumismo exacerbado, trato de decir que se está utilizando la psicología; disfrazada de mercadotecnia para manipular a las personas  quienes una vez rebasada su capacidad de compra harán cosas impensables por conseguir aquello que desean y “casi” en sus manos.

Tercero.- El Consumismo, el mismo que ya parece derrotado y está en proceso de extinción; estaría revitalizándose “temporalmente” creando daños irreversibles en la calidad de vida de cada víctima de este fenómeno; el consumismo es un ente voraz y diabólico donde nadie gana, destruye economías de todo tipo y tamaño, resulta terrible que las personas queden atrapadas en él en cualquiera de sus fases evolutivas porque la única salida en la crisis económica, regresar a él o alargar su agonía resulta terrible.

El Consumismo es un ciclo vicioso donde el productor tiene que vender para mantener la planta productiva y por lo mismo cada vez vende (más ilusión y menos solución) menos calidad, menos realidad, más barato y más atractivo; el consumidor se ve bombardeado por publicidad que manipula su realidad y establece una necesidad de adquirir siempre lo último; lo de moda, el consumidor realiza un doble papel al reclamar más paga para adquirir más productos que no necesita, empujando a la planta a crear innovaciones “semi-idealistas” que a su vez crean nuevas necesidades en el consumidor quien al no tener capacidad de compra solicita créditos innecesarios, igual el productor quien cada vez que necesita crear o mejorar un producto solicita créditos para apalancar la producción; cuando uno de los involucrados para, el ciclo se rompe y sucede una crisis.

Los “e-Datos” son la información electrónica producida por medio de formatos de entrevista, registro o servicio, que se captura y crea información electrónica utilizada para crear estadísticas del comportamiento poblacional, pudiendo separar de forma individual o sectorial el análisis.

Para terminar, les  invito a investigar cuántas personas padecían ludopatía antes y después de la llegada de los casinos a su localidad.

Saludos

Marko Eskalante

Anuncios

Un pensamiento en “Los e-Datos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s