El círculo cuadrado

Escribe: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

imagen de soysalesianocooperador.org

imagen de soysalesianocooperador.org

El Vaticano ha anunciado la intención del papa Francisco de realizar la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II, así como la beatificación de los obispos Oscar Arnulfo Romero y de Álvaro del Portillo. Esto no tendría nada de raro si no fueran ellos polos opuestos.

Pareciera que el papa quisiera obrar el milagro absurdo de hacer un círculo cuadrado. Las figuras de Juan XXIII y de Juan Pablo II son diametralmente opuestas. Juan XXIII, el papa bueno, convocó el Concilio Vaticano II hace 50 años y buscó, con todas sus fuerzas y contra todo pronóstico, poner a la iglesia católica Romana al día con un mundo cambiante, donde la democracia, la ciencia, la técnica y el pluralismo religioso eran la tónica de la cultura universal. Ese papa, anciano y de transición, generó una revolución en la Iglesia como no se había visto en siglos.

Por su parte, Juan Pablo II se mostró siempre como un papa integrista, cuya acción al interno de la misma iglesia fue cerrada, involucionista y contraria al espíritu del Concilio Vaticano II, su pontificado se caracterizó por censurar a los teólogos del concilio y a los teólogos de la liberación latinoamericana que buscaban vivir el Concilio y responder a la necesidad de justicia en un subcontinente paradójicamente cristiano y empobrecido.. Hacia afuera, siempre fue un papa mediático, sonriente, abierto a los de fuera, viajero… Sin embargo, los escándalos de pederastia y su encubrimiento, los escándalos de corrupción y lavado de dinero en la Curia vaticana son sombras muy negras sobre la figura de este papa.

La pregunta obvia es ¿cuál modelo de cristiano es el que pretende ponerse a los fieles con estos papas tan diferentes?

Algo semejante ocurre con Romero y del Portillo. Romero, considerado mártir, ha sido canonizado en vida por los cristianos latinoamericanos. San Romero de América, esperanza de la iglesia de los pobres, estandarte de la teología de la liberación y modelo de pastor que vive encarnado en el pueblo sencillo.

Álvaro del Portillo fue el sucesor de Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei –y canonizado por Juan Pablo II-, un movimiento oscuro y extremadamente conservador. Cuentan los vaticanistas que la canonización de Escrivá se debió al rescate monetario que el Opus Dei hizo de la banca vaticana y, además, se ganó su propia legislación en el Codex de 1983.

Nuevamente hay que hacerse la pregunta: ¿cuál modelo de cristiano es el que pretende ponerse a los fieles con estos obispos tan diferentes?

Ojalá que el papa Francisco quiera y pueda ir más allá de una sola intención conciliadora entre los diferentes sectores vaticanos –conservadores y progresistas-, ya que el mismo Evangelio advierte de que no se puede servir a dos amos. Además, hay que esperar que el hablar de la iglesia de los pobres no sea una moda pasajera, mientras tenemos un papa latinoamericano.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

Anuncios

2 pensamientos en “El círculo cuadrado

  1. Totalmente de acuerdo con usted soy catolica, y si, tan distintos ,tuve la oportunidad de ver la pelicula de ambos .VIiva el JUAN XXIII y el ObIspo Romero.

  2. ¿pues quien mas podría haberle dado “like”? solo alguien que no tiene claro lo que es la Iglesia y piensa que Iglesia es lo que el tiene en la cabeza que es. ¿jugando al muñeco de paja?…….Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s