El primer Papa Jesuita

Escrito por: Carlos Arturo Moreno De la Rosa

logo-jesuitas

Ad Maiorem Dei Gloriam
“Nunca hemos entendido la unidad como uniformidad. Hay diferencias culturales muy importantes. La Compañía nace con la apertura a un mundo nuevo: Asia, África, América Latina… Siempre ha habido jesuitas científicos, intelectuales dedicados a la teología, misioneros… Nunca hemos tenido una sola tarea y, gracias al espíritu, eso no nos ha disgregado. Aprovechamos la riqueza de la diversidad para construir unidad”. (Daniel Izuzquiza S.J.)

En la mañana del día de hoy miércoles 13 de marzo de 2013, supe que la Iglesia católica ya contaba con un nuevo Pontífice, soy honesto, cuando supe la noticia no me causó ni la más mínima emoción, ni asombro, ni gusto, ni coraje, nada. Pero por tarde, cuando llegué a mi trabajo vespertino, comentábamos que ya había nuevo Papa, una compañera del trabajo me dijo que era argentino, abrimos Internet y lo primero que vi es que era el primer Papa jesuita. Fue muy grande mi asombro, yo siempre he tenido una preferencia por la Compañía de Jesús, por la ideología de los jesuitas, por la mística de Ignacio de Loyola y el humanismo de sus universidades.

Mi atracción hacia los Jesuitas inició cuando estudiaba en el Curso Introductorio en el Seminario Diocesano de Saltillo, en dicho seminario estudié dos años, decidí dejar los estudios eclesiásticos por el deseo de estudiar la Licenciatura en Psicología. Dentro del Seminario pude conocer algunos libros de Jesuitas que tenían estudios de psicología como Anthony De Mello, John Powell, Teilhard de Chardin entre muchos otros. Eso me atrajo y mi idea sería estudiar psicología y posteriormente postular mi ingreso a la Compañía de Jesús.

En el transcurso de los cinco años de la carrera de Psicología en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León no dejaba de pensar que al egresar me iría con los Jesuitas, conocí a varios Jesuitas que acudían a impartir cursos en el Centro Cultural Loyola, posteriormente hubo algunos que se quedaron a radicar en la ciudad, solicité acompañamiento con uno de ellos, era un acompañamiento confrontante, cuestionaba mi fe, mi deseo de ser Jesuita, mi proyecto de vida. Acudí a ejercicios espirituales en Puente Grande, Jalisco, allí el padre que dirigía los ejercicios espirituales me dijo que mejor pensara en otra opción.

Casi al egresar de la carrera acudí en semana santa a Totolimispa, Jalisco, a una misión de la Compañía, el Padre Jesuita que nos acompañó me dio otra visión de las cosas, me apoyó en mi deseo de ingresar a la Compañía, me hizo acordar de otro Padre Jesuita que conocí en Parras De la Fuente, Coahuila, que cuando le expuse mis dudas alcanzó a decirme: “hazle caso a tu corazón”.

Cuando egresé de la carrera de Psicología me regresé a mi ciudad natal, Monclova, Coahuila. Por esas fechas iba a acudir a la ciudad de Guadalajara para una serie de entrevistas con los de la Compañía de Jesús, ya estaba todo listo, salía de mi casa cuando recibí una llamada, era el padre Jesuita que se disculpaba porque no podía atenderme, lo habían cambiado de servicio. Ese fue mi último intento de ingresar a la Compañía de Jesús.

Mi atracción hacia la Compañía de Jesús fue por sus logros en la ciencia, el poder compaginar la ciencia con la religión, sus apostolados con los campesinos, con los obreros, en las cárceles, pero sobre todo su dedicación a los estudios.

Recuerdo también que me llamaba mucho la atención cuando la Iglesia Católica estuvo a punto de desaparecer en los días de la Reforma, cuando Martín Lutero en el siglo XVI propone sus 95 Tesis, surge Ignacio de Loyola con la Contra-Reforma y salva a la Iglesia. En ese años se da un parte aguas, la Iglesia se renueva, surgen los Jesuitas y lo que ya todos conocemos de su gran obra.

Ahora, muchos años después, llega el primer Papa Jesuita. ¿También tendrá la misma misión de Ignacio de Loyola? ¿Venir a salvar a la Iglesia de los lobos vestidos de corderos? Grandes cosas vendrán para la Iglesia Católica. Qué bueno que un Jesuita toma las riendas.

Anuncios

4 pensamientos en “El primer Papa Jesuita

  1. Una de las ideas claves para explicar el ideario ignaciano es su espiritualidad, entendida como una forma concreta de plasmar su seguimiento de Cristo y que fue desarrollada por San Ignacio en el libro de los Ejercicios espirituales y se plasma también a lo largo de las Constituciones de la Compañía, de las cartas del Fundador y otros documentos de los primeros jesuitas (Jerónimo Nadal, Luis González de Cámara, Pedro Fabro, Francisco Xavier…). Se caracteriza, por el deseo expresado por San Ignacio de «buscar y encontrar a Dios en todas las cosas». Esto significa que es una espiritualidad vinculada a la vida, que invita a los que la siguen a levantar la mirada hacia la globalidad, pero aterrizando en lo concreto y lo cercano.

    Implica un gran dinamismo, ya que obliga a estar siempre atentos a los nuevos retos y tratar de responder a ellos. Esto ha conducido a los jesuitas a realizar su trabajo, en muchas ocasiones, en las llamadas «fronteras», sean geográficas o culturales. Esta espiritualidad ha impregnado no sólo el estilo de los jesuitas, sino también de otras Congregaciones Religiosas y numerosos grupos de laicos.

    El fomento y difusión de esta espiritualidad tiene su eje central en lo que llamamos los Ejercicios Espirituales, que son un proceso de experiencia de Dios para buscar, descubrir y seguir su voluntad.

    Algunos conceptos centrales de su espiritualidad son:

    -La Encarnación: Dios no es un ser lejano o pasivo, sino que está actuando en el corazón de la realidad, en el mundo, aquí y ahora; eso es lo que representa la Encarnación de Dios en un ser humano, Jesús de Nazaret. La espiritualidad de Ignacio es activa; es un discernimiento continuo, un conocimiento del Espíritu de Dios actuando en el mundo, en forma de amor y de servicio.
    -El «tanto cuanto»: El hombre puede utilizar todas las cosas que hay en el mundo tanto cuanto le ayuden para su fin, y de la misma manera apartarse de ellas en cuanto se lo impidan.
    -La «indiferencia»: La necesidad de ser indiferentes a las cosas del mundo, en el sentido de no condicionar a circunstancias materiales la misión que el hombre tiene en su vida. Es una manera de enfocar los esfuerzos en aquello que es considerado importante y trascendental, distinguiéndolo de aquello que no lo es.
    -El «magis»: Solamente desear y elegir lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido creados. Este ‘más’ (magis en latín) se trata de realizar la misión de la mejor manera posible, exigiendo siempre más, de manera apasionada.

    “Tomado de WIKIPEDIA”

  2. Agradezco que hayas compartido parte de tu discernimiento vocacional, parte de tu vida, de esa metamorfosis en la que indudablemente Dios te acompaño, quizás no seas hoy Diocesano o Jesuita, pero me imagino que desde tu trinchera estas abonando en la construcción del reino, en la construcción de un mundo mejor y aunque no siempre estoy de acuerdo con lo que escribes (de a buenas) valoro el solo hecho de darte el tiempo para escribir, muchas gracias………………..

    A mí también me puso muy contento el nombramiento del primer Jesuita como Papa, yo también congenió con la espiritualidad Ignaciana, (más con la antigua usanza que con la contemporánea) pero lo que más contento me puso fue el nombre que escogió Bergoglio para su ministerio Petrino, es la primera vez que un Papa escoge el nombre de Francisco, y esto me lleno de emoción (El cambio de nombre en los cristianos obedece a una muy antigua tradición en la Iglesia primitiva que tienen que ver con la teología Paulina del Hombre Viejo-Hombre Nuevo, en lo referente al Ministerio Petrino, el nombre que escoge un Papa tiene que ver con la orientación y el rumbo que el Papa le dará a su ministerio) esta emoción fue más profunda cuando mis sospechas se confirmaron una vez que S.S. Francisco, confirmo que el nombre lo escogió por San Francisco de Asís, así es que tenemos como Papa a un Jesuita Franciscano, WUAUUUUUUUUU, ……..
    Cuando leí la nota donde el Papa Francisco confirmo el porqué de su nombre, mi corazón palpito al imaginarme que N.S. Jesucristo le hablo a Bergoglio de la misma manera que a San Francisco de Asís, en aquella vieja capilla abandonada de San Anselmo cuando Agustín oraba ante aquel viejo crucifijo y escucho una Voz que le dijo: “VE, FRANCISCO, Y REPARA MI CASA QUE, COMO PUEDES VER, ESTÁ EN RUINAS”,

    G.K. Chesterton definió a San Francisco de Asís como la aproximación más sublime del Maestro, mi esperanza me lleva a pensar que S.S. Francisco será el Papa más parecido a Cristo.

  3. Gracias Carlos por compartir tu experiencia y traer a mi memoria momentos únicos en casa de Ejercicios Puente Grande. Soy Ignaciana (cvx), comparto contigo el gozo y la esperanza de tener en Francisco la posibilidad de hacer este mundo mejor. Si somos de verdad cristianos, nos toca a todos ACTUAR.
    Un abrazo

  4. GRACIAS POR COMPARTIR ESTA FACETA DE SU VIDA, AL IGUAL QUE USTED SIENTO UNA PREFERENCIA POR LOS JESUITAS, SERA QUE LA MAYOR PARTE DE MI VIDA ESTUVE RODEADA DE ELLOS. NO LO CONOZCO, PERO PERSIBO EN USTED UNA GRAN SENSIBILIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s